simplebooklet thumbnail

of 0

De vuelta al boom del Renacimiento.

El Renacimiento es la época que refleja que por más siglos que pasen, la humanidad sigue repitiendo los mismos ciclos y necesidades intelectuales. Encarcelamientos, oposiciones, robos de cadáveres por la ciencia. ¿Vale(mos) la pena?

Revista Somega

Breve repaso  

H

istóricamente, como humanos nos hemos visto en un abundante par de situaciones bastante complejas. La oscura y tenebrosa Edad Media, supo llegar para marcarnos estrictamente un modo de vida funcional entre desigualdades, ignorancia y manipulación religiosa y social. Más allá de las lecciones de historia o economía  , la lejanía temporal de esta época no es sinónimo en lo absoluto de que nuestro comportamiento como sociedad haya evolucionado mucho.

Sin embargo, esta edición de Somega hace una convocatoria abierta a regresar al boom del renacimiento, que fue una época de luces y guía en medio de la incertidumbre y la ignorancia. La convocatoria tiene entrada libre y un término casi urgente. Como sociedad no es secreto que nos estamos yendo bien lejos; viéndolo por donde sea, las guerras, hambrunas, carencia de recursos y multiplicación 

de la población en países como Colombia, Siria, gran parte de África y Asia son sólo una muestra de esto. A modo de regaño nos dirían que arriba detrás de la nube de San Pedro, todo es un castigo divino. Pero también está el dicho de que todo en esta vida se soluciona. ¿Qué hay que hacer?

Sencillísimo, podemos empezar por evitar que el mayor logro de las niñas sea mostrar el cuerpo en facebook, o que la gente en zonas vulnerables no planifique con agua de limón, incluso reafirmando nuestra propia personalidad y tomando posiciones críticas. Igualizar en virtudes intelectuales a mujeres y hombres, sin ignorar las físicas, e ilustrando esta oscuridad que no vemos porque hemos hecho el montaje cerebral de que está bien. Volver al ideal de la belleza de las ideas no es hippie, marihuanero, castrochavista, socialista ni una excusa para que lleguen cartas a las editoriales con términos como "feminazi", "vendido", "libertino" o incluso "anarquista"; es una necesidad global que no desaparece, sino que muda con el tiempo. Volver a las ideas es volver a la humanidad, a la reflexión, a los valores y excusarnos por tantos años de comportamiento netamente animal.

Entonces, ¿armamos plan?

Para el desparche.