Hoy más que nunca es necesaria una ética que estudie las relaciones entre humanos y tecnología. Para que esta en lugar de ser una amenaza se convierta en una aliada del ser humano y de su crecimiento espiritual.