Córdoba no te recibe como a un pasajero más. Te abraza y te incorpora a su geografía. Te lleva en un viaje a través del tiempo desde la época de la colonización y la obra de los Jesuitas a los edificios inteligentes; desde las campanas a los ring tones; de las caminatas a los vuelos mediados por drones. Todas las emociones en un solo lugar.