ROBERT SALA RAMOS (EDITOR) EUDALD CARBONELL JOSÉ MARÍA BERMÚDEZ DE CASTRO JUAN LUIS ARSUAGA (COORDINADORES) LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO BURGOS, 2014
ROBERT SALA RAMOS  EDITOR   EUDALD CARBONELL JOS   MAR  A BERM  DEZ DE CASTRO JUAN LUIS ARSUAGA  COORDINADORES   LOS CAZAD...
Editores Adjuntos: María Gema Chacón Navarro Marcos Terradillos Bernal Amèlia Bargalló Ferrerons Cristina Vega Maeso Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformación de esta obra solo puede ser realizada con la autorización de sus titulares, salvo excepción prevista por la ley. Diríjase a CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos, www.cedro.org) si necesita fotocopiar o escanear algún fragmento de esta obra. Esta edición ha contado con la colaboración de la Junta de Castilla y León a través de la Fundación Siglo para las Artes y el Turismo de Castilla y León. Imágenes de cubierta: 1. Bifaz de Galería, 2. Cráneo 5 de la Sima de los Huesos, 3. y 4. Detalle del nivel TD10.1 de Gran Dolina, 5. Mandíbula de ursus dolinensis Gran Dolina TD5, 6. Marcas de corte identificadas en Gran Dolina, 7. Punta de la Sima del Elefante, niveles superiores, 8. Vista aérea de la Trinchera del Ferrocarril, y 9. Laboratorio de microfauna en el río Arlanzón (imágenes: IPHES) © De los textos: Los autores de los textos y la Fundación Atapuerca © De las imágenes: Los autores de las imágenes y la Fundación Atapuerca © De la presente edición: La Fundación Atapuerca y la Universidad de Burgos Edita: UNIVERSIDAD DE BURGOS SERVICIO DE PUBLICACIONES E IMAGEN INSTITUCIONAL Edificio de Administración y Servicios C/ Don Juan de Austria, nº 1 09001 BURGOS – ESPAÑA FUNDACIÓN ATAPUERCA Carretera de Logroño, nº 44 09198 Ibeas de Juarros (Burgos). ISBN: 978-84-92681-85-3 (Edición impresa) 978-84-92681-86-0 (e-book) Depósito legal: BU-205. – 2014 Fotocomposición: Rico Adrados, S.L. (Burgos) Imprime: Rico Adrados, S.L. (Burgos)
Editores Adjuntos  Mar  a Gema Chac  n Navarro Marcos Terradillos Bernal Am  lia Bargall   Ferrerons Cristina Vega Maeso  ...
Índice PREFACIO .......................................................................................................................................... 9 15 18 Conjunto de Monforte de Lemos .................................................................................................. 26 Valdavara ...................................................................................................................................... 31 Cordillera y litoral cantábricos .................................................................................................... 35 Cueva de Aitzbitarte III y IV ......................................................................................................... 37 Antoliñako Koba ........................................................................................................................... 41 Axlor ............................................................................................................................................ 45 Los Azules .................................................................................................................................... 49 Cabo Busto ................................................................................................................................... 52 El Castillo ..................................................................................................................................... 55 Cueva de la Güelga ....................................................................................................................... 60 Cueva de Las Caldas ..................................................................................................................... 64 Cueva Morín ................................................................................................................................. 72 Ekain ............................................................................................................................................. 78 Cueva del Esquilleu ...................................................................................................................... 82 El Pendo ........................................................................................................................................ 87 Cueva de la Riera .......................................................................................................................... 92 La Viña ......................................................................................................................................... 95 Labeko Koba ................................................................................................................................. 99 Lezetxiki ....................................................................................................................................... 105 Cueva del Mirón ........................................................................................................................... 110 Santimamiñe ................................................................................................................................. 114 El Sidrón ....................................................................................................................................... 122 Sopeña .......................................................................................................................................... 3. 13 Cova Eirós .................................................................................................................................... 2. Cuencas hidrográficas atlánticas noroccidentales ........................................................................ As Gándaras de Budiño ................................................................................................................. 1. 129 Valle del Ebro, Pirineos y Prepirineo ............................................................................................ 133 Abauntz ........................................................................................................................................ 135
  ndice  PREFACIO ...........................................................................................................
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO 6 Arrillor .......................................................................................................................................... 141 Atxoste ......................................................................................................................................... 148 Cova del Parco .............................................................................................................................. 152 Roca dels Bous .............................................................................................................................. 159 Cova Gran de Santa Linya ............................................................................................................ 167 Fuente del Trucho ......................................................................................................................... 171 Fuentes de San Cristóbal ............................................................................................................... 179 Gabasa .......................................................................................................................................... 181 Kanpanoste Goikoa ....................................................................................................................... 188 Forcas ............................................................................................................................................ 192 Nerets, Cova de les Llenes ............................................................................................................. 196 Martinarri ..................................................................................................................................... 200 Mendandia .................................................................................................................................... 204 Conjunto del valle del Montsant ................................................................................................... 208 Cuencas mediterráneas; norte del Ebro ....................................................................................... 219 Abric Romaní ............................................................................................................................... 4. 162 Cova de l´Estret de Tragó .............................................................................................................. 221 La Cansaladeta .............................................................................................................................. 236 Cinglera del Capelló ..................................................................................................................... 238 Conjunto del Reclau Viver ............................................................................................................ 246 Conjunto Pleistoceno de St. Julià de Ramis ................................................................................... 256 Conjuntos de Pleistoceno medio del Montgrí, La Selva y Puig d’en Roca: Puig d´en Roca, Cau del Duc de Torroella de Montgrí, La Selva, Cau del Duc d´Ullà, Can Garriga, Pedra Dreta, Can Rubau y La Jueria ..................................................................................................................................... 260 Cova de l’Arbreda ......................................................................................................................... 266 Cova del Gegant ........................................................................................................................... 276 Cova del Rinoceront ..................................................................................................................... 281 Els Vinyets .................................................................................................................................... 284 Barranc de la Boella ....................................................................................................................... 287 Molí del Salt ................................................................................................................................. 295 Cova de les Teixoneres, cova del Toll ............................................................................................. 302 Vallparadís .................................................................................................................................... 5. 232 La Cativera ................................................................................................................................... 308 Cuencas mediterráneas; Centro ................................................................................................... 317 Abric de El Pastor ......................................................................................................................... 319 Cova del Bolomor ......................................................................................................................... 323 Casa Corona ................................................................................................................................. 331 El Collado ..................................................................................................................................... 338 Cova Beneito ................................................................................................................................ 345 Santa Maira ................................................................................................................................... 353 Cova Foradà .................................................................................................................................. 356
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMI...
ÍNDICE Cova Negra ................................................................................................................................... Cueva de la Cocina ....................................................................................................................... 380 Cendres ......................................................................................................................................... 388 Malladetes ..................................................................................................................................... 395 Cova Matutano ............................................................................................................................. 399 Parpalló ......................................................................................................................................... 402 Sima de las Palomas del Cabezo Gordo ......................................................................................... 410 Tossal de la Font: La Cova de Dalt, La Cova de Baix ..................................................................... 413 Tossal de la Roca ........................................................................................................................... 417 Litoral mediterraneo sur, Guadalquivir y Cuencas intramontanas Béticas ............................... 421 El Aculadero ................................................................................................................................. 423 Ardales .......................................................................................................................................... 426 Bajondillo ...................................................................................................................................... 430 Cueva de Ambrosio ....................................................................................................................... 435 Cueva de Nerja ............................................................................................................................. 442 Cueva y abrigo del Ángel .............................................................................................................. 451 Cueva del Boquete de Zafarraya ................................................................................................... 463 Cuenca de Guadix – Baza y Conjunto de Orce: Venta Micena, Barrranco León, Fuente Nueva 3, Huéscar 1, Cullar-Baza-1, Solana de Zamborino, Cueva Horá ....................................................... 474 Las Grajas de Archidona ............................................................................................................... 494 El Pirulejo ..................................................................................................................................... 497 Estrecho de Gibraltar ................................................................................................................... 501 Abrigo de Benzú ........................................................................................................................... 503 Gibraltar: La Cueva de Gorham, La Cueva Vanguard ................................................................... 8. 372 El Salt ........................................................................................................................................... 7. 370 La Cueva Negra del Estrecho del Río Quípar ................................................................................ 6. 361 506 La Meseta central ......................................................................................................................... 515 Ambrona y Torralba ...................................................................................................................... 517 Cuesta de la Bajada ....................................................................................................................... 528 Jarama VI ...................................................................................................................................... 531 Conjunto de Atapuerca: Gran Dolina, Galería, Sima del elefante, Sima de los Huesos, Portalón y Cueva de El Mirador ..................................................................................................................... 534 Manzanares y Jarama: San Isidro, Las Delicias, Orcasitas, Transfesa, Prepesa, Áridos, Valdocarros, El Cañaveral, Los Ahijones y Los Berrocales ................................................................................. 561 La Peña de Estebanvela ................................................................................................................. 568 Pinedo ........................................................................................................................................... 574 Pinilla: Cueva del Camino, Abrigo de Navalmaillo, Cueva de la Buena Pinta, Abrigo del Ocelado y Cueva Des-Cubierta ..................................................................................................................... 577 San Quirce .................................................................................................................................... 584 Cueva de Maltravieso, Cueva de Santa Ana, Cueva de El Conejar, Vendimia y El Millar ............... 587 7
  NDICE  Cova Negra .........................................................................................................
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO 8 Siega Verde ................................................................................................................................... 601 Valdegoba ..................................................................................................................................... 608 Arte Paleolítico en el Norte de España ......................................................................................... 611 Introducción ................................................................................................................................. 613 Altamira ........................................................................................................................................ 615 Cueva de Altxerri .......................................................................................................................... 628 Ekain ............................................................................................................................................. 630 Santimamiñe ................................................................................................................................. 633 Cueva de Covalanas ...................................................................................................................... 634 La Garma ...................................................................................................................................... 636 El Pendo ........................................................................................................................................ 644 El Castillo ..................................................................................................................................... 647 Las Chimeneas .............................................................................................................................. 651 La Pasiega ..................................................................................................................................... 653 Las Monedas ................................................................................................................................. 656 Hornos de la Peña ......................................................................................................................... 658 Chufín .......................................................................................................................................... 659 El Pindal ....................................................................................................................................... 661 Llonín ........................................................................................................................................... 663 La Covaciella ................................................................................................................................ 666 Tito Bustillo .................................................................................................................................. 667 La Lluera ...................................................................................................................................... 672 Cueva de la Peña de Candamo ...................................................................................................... 674 10. Arte postpleistoceno del Levante Ibérico ...................................................................................... 679 El conjunt d’Ermites: Roca dels Moros de El Cogull, El abrigo de Perellada IV, Llaveria IV, El abrigo de Cabra Feixeta, Abrigos d’Ermites en la Serra de la Pietat, El conjunto d’Ermites, Cova Centelles, Cova del Puntal, Cingle de la Mola Remigia, Cova Remigia, Racó Gasparo, Racó Molero, Abrigos de la Joquera, La Saltadora, El abrigo d’en Melia, El abrigo del Cingle del Barran de l’Espigolar, Barranco de la Valltorta, La Sarga, Abrigo del Lucio, Barranco Moreno, La Cueva de la Araña, El Abrigo de la Pareja, Cueva de la Araña, La Cañaica del Calar, La Fuente del Sabuco, La Risca, El Milano, Cantos de la Visera en Monte Arabí, Cueva de los Grajos, Los Grajos, Estrechos de Santoge, Lavaderos de Tello , Peñón de la Tabla del Pochico, Prado del Azogue, Cueva de la Vieja, Minateda, Abrigo de los toros de las Bojadillas, Solana de las Covachas, Abrigo de los Oculados, Cueva del Tío Modesto, Peña del Escrito, Selva Pascuala, Abrigo de Selva Pascuala, Marmalo, Los Trepadores, Tia Mona, Tio Garroso, Los Chaparros,Cocinilla del Obispo, Doña Clotilde, Prado del Navazo, Toros de la Losilla, Cañada de Marco, Val del Cahrco del Agua Amarga, Barranco Hondo, Roca dels Moros, Calapatá, Chimiachas, Piezarrodilla, Cerrao I y II, Cabras blancas Prado de las Olivanas, Muriecho, Fariceu .......................................................................................................... 697 9.
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMI...
prefacio
prefacio
En el marco del congreso de la UISPP, hemos decido de forma colectiva la puesta al día de los últimos datos de paleohistoria de España. Hemos pensado que este congreso internacional podía ser un marco idóneo para la confección y elaboración de dos volúmenes dedicados a nuestra historia pasada. En este primero hacemos un recorrido por las primeras paleocupaciones registradas en la prehistoria de la Península Ibérica Como todo el mundo sabe, la investigación sobre la prehistoria avanza gracias al trabajo de campo, de laboratorio y de gabinete que llevamos a cabo arqueólogos, biólogos, geólogos y botánicos. Las nuevas propuestas teóricas, que provienen de las ciencias de la vida, de la tierra y las ciencias sociales; la metodología y las tecnologías aplicadas contribuyen a tener nuevas visiones sobre la historia de nuestro pasado y de esta manera avanzar sobre su conocimiento e interpretación. Pero todo esto no se puede realizar sin datos. Sin embargo, y a pesar, de toda esta panoplia de disciplinas, sin excavaciones arqueológicas, no habría posibilidad de explicación de los proceso ecosociales del pasado de la evolución humana de forma consistente. En este volumen y de manera preferente, queremos poner de relieve los datos empíricos que nos permiten a los arqueólogos y prehistoriadores hacer las interpretaciones a “posteriori” de las estructuras y sistemas de vida pretérita. Ha sido esta constatación, la de la necesidad de actualizar los trabajos de campo, la que nos ha llevado a preparar este volumen de la Prehistoria de la Península Ibérica y más explícitamente de España. El objetivo es el de poner a disposición de historiadores, amantes de la historia, y todo tipo de especimenes humanos interesados por el conocimiento, los datos que nos permiten pergeñar los esquemas que son básicos para reconstruir por ingeniería inversa la evolución paleocológica de nuestro género en un marco territorial concreto, se trata de dar a conocer los datos de la evolución del género Homo y de su entorno. De esta manera medio natural y medio histórico se convierten en objetivo de este trabajo. Analizar el estado de la cuestión de los trabajos de campo y, por lo tanto, de las intervenciones en yacimientos contribuyen de forma esencial a dar coherencia al conocimiento de la secuencia histórica de un territorio, nos permite poner al día este tipo de prácticas científicas y nos colocan en mejores condiciones de entender cómo es la especie a través de los registros del pasado. Últimamente el estudio y publicación masiva de resultados en revistas especializadas hace que de forma secuencial se tengan que escribir síntesis, en las que los datos de todas las investigaciones sean accesibles en un solo volumen monográfico. De esta manera se facilita la labor de socialización del trabajo de los especialistas en los distintos períodos de la historia. En imprenta o digital poder consultar directamente el estado de la cuestión arqueológica de la Prehistoria nos hace más capaces de planificar y hablar del pasado, del presente y de tener elementos para la construcción del futuro. La cascada de datos empíricos que presentamos en esta contribución colectiva incluida en este primer volumen, es según nuestro parecer de un inestimable valor, dado que, son el resultado del trabajo de la mayoría de componentes de equipos españoles que investigan sobre el terreno, y que han contribuido a que el conocimiento de la Prehistoria de nuestro país sea de las más rigurosas y actualizadas en el esquema mundial. Ponerlos al día de la actividad arqueológica de la Prehistoria, de forma ordenada y sintética, para evitar una obra inabordable, ha sido lo que nos ha motivado a este concepto y estructura de trabajo. Hemos organizado los yacimientos con un concepto de malla regional, lo que nos ha permitido ordenar y sintetizar nuestro discurso, evitando de esta manera, tener que repetir mapas y otras formas de representación gráfica que harían el texto poco digerible. Se trata de una obra de consulta, se trata de una obra en la que se pueden encontrar los datos imprescindibles de yacimientos arqueológicos, que en opinión de los editores son los más significativos de nuestra Prehisto-
En el marco del congreso de la UISPP, hemos decido de forma colectiva la puesta al d  a de los   ltimos datos de paleohist...
12 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO ria. También nos queremos disculpar si en esta síntesis actualizada no están todos los yacimientos en los que se están trabajando y publicando. Nuestra intención ha sido una síntesis significativa actualizada de la Prehistoria actual de la Península Ibérica, necesariamente abreviada, no sabemos si lo hemos conseguido, pero de todas maneras pensamos que era necesaria y nuestro compromiso ha sido coordinar esta labor. interés por el estudio y análisis del pasado. También queremos que nos sirva para poner al día nuestro trabajo y que se haga visible en otros ámbitos que no sean la Prehistoria. Convertir las Ciencias Sociales en ciencias del conocimiento socializado, es una perspectiva evolutiva de nuestra forma de entender el mundo. Los artículos de yacimientos todos sintéticos y sistematizados nos aproximan a la realidad empírica del conocimiento arqueológico y, por lo tanto, a la realidad de nuestro conocimiento, evitando así interpretaciones con datos y conocimiento que no haya sido publicado y bien contrastado. Intervenir e influir en el estado de conocimiento sobre la historia de las poblaciones configura estratégicamente el marcado carácter empírico de esta propuesta. Probablemente cuando se escriba otra síntesis los datos serán modificados, pero lo que es más substancial va a permanecer, nuestro interés de compartir lo que conocemos con nuestra especie. Se trata, pues, de una contribución que queremos compartir con todas las personas que tengan Esta ha sido nuestra intención, el lector es quien tiene la última palabra. EUDALD CARBONELL Vicepresidente de la Fundación Atapuerca Director del Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social
12  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONO...
1 cuencas hidrográficas atlánticas noroccidentales CUENCAS HIDROGRÁFICAS ATLÁNTICAS NOROCCIDENTALES 13
1  cuencas hidrogr  ficas atl  nticas noroccidentales  CUENCAS HIDROGR  FICAS ATL  NTICAS NOROCCIDENTALES  13
Yacimiento Numeración mapa As Gándaras de Budiño 1 Cova Eirós 2 Conjunto de Monforte de Lemos 3 Valdara 4
Yacimiento  Numeraci  n mapa  As G  ndaras de Budi  o  1  Cova Eir  s  2  Conjunto de Monforte de Lemos  3  Valdara  4
Arturo de Lombera-Hermida *,**,***, Xosé Pedro Rodríguez *,** El yacimiento paleolítico de As Gándaras de Budiño (O Porriño, Pontevedra) El yacimiento de As Gándaras de Budiño está situado en el actual polígono industrial de O Porriño (Pontevedra) (UTMX: 531.407; UTMY: 4.661.631). Se encuentra en el valle del río Louro que discurre por el sector meridional de la Depresión Meridiana gallega, delimitado a ambos lados por las alturas graníticas de Faro de Budiño al Este y Serra do Galiñeiro al Oeste. Descubierto en 1961 por Henri Nonn, en 1963 comienzan los trabajos de excavación y prospección a cargo del Dr. Emiliano Aguirre (1964). En paralelo a la excavación se lleva a cabo un estudio geológico y estratigráfico del yacimiento y varios depósitos costeros y continentales con el fin de correlacionar la geomorfología de Budiño con su contexto regional (Butzer, 1967). Las intervenciones arqueológicas ponen en evidencia la existencia de grandes acumulaciones de material, identificando zonas de talleres y la presencia de hogares. Según D. Echaide, el conjunto lítico se encuadraría en el Achelense. Por la metodología y planteamientos utilizados en la intervención, As Gándaras de Budiño se convierte en el yacimiento emblemático de la investigación paleolítica en Galicia. Sin embargo, la asociación del conjunto lítico Achelense con las sorprendentes dataciones radiocarbónicas obtenidas sobre dos muestras de carbón, encuadradas en el Pleistoceno superior final y a priori corroboradas por las correlaciones estratigráficas de los niveles de As Gándaras con los depósitos de la costa suroeste, lo convertirán en uno de los yacimientos más controvertidos (Aguirre y Butzer, 1967). Ante esta problemática, Julio M. Vidal Encinas reanuda las excavaciones durante los años 19801982 abriendo varias catas en las proximidades del área intervenida por Emiliano Aguirre y recuperando * numeroso material asociado a las formaciones fluviales y coluviales, análogas a las identificadas anteriormente (Vidal, 1982). Finalmente, en el año 1991 se realizan unas intervenciones arqueológicas de urgencia dirigidas por Dolores Cerqueiro Landín. Dada la problemática y controvertida interpretación cronológica de este yacimiento, son numerosos los trabajos de revisión que se han ocupado de la estratigrafía y contexto geomorfológico de As Gándaras de Budiño (Ramil et al., 1993; Gracia et al., 2004), así como de sus conjuntos líticos (de Lombera et al., 2011; Méndez, 2007; 2008). Los trabajos de síntesis basados en las descripciones estratigráficas permiten correlacionar los diferentes niveles y reconstruir la secuencia de los procesos deposicionales observados en el yacimiento de As Gándaras de Budiño (Ramil et al., 1993). Inicialmente, la cuenca del Louro es colmatada por varios niveles de arcosas y arcillas durante el Mioceno superior. Posteriormente, la cuenca es capturada en el Pleistoceno por la dinámica del Miño, formándose la secuencia de niveles fluviales (T+67m; T+56m; T+33m; T+24m) y pequeños canales laterales asociados en el valle del Louro, siendo el nivel T+24m el que se relaciona con el yacimiento (niveles fluviales). Tras un episodio de microfracturación y desmantelamiento de los depósitos fluviales y niveles arcillosos de base, se deposita el coluvio inferior formado por dos unidades (niveles 6a y 6b). Las industrias líticas clasificadas como achelenses se encuentran en este depósito. Tras un segundo episodio de erosión, desmantelamiento y dispersión del coluvio inferior, se produce la sedimentación del coluvio superior, ya sobre el coluvio subyacente, ya sobre los niveles de origen fluvial, ya sobre materiales arcillosos terciarios. Éste contiene algunas industrias en su interior fruto de la desmantelación de los niveles IPHES, Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social, C/ Marcel.lí Domingo s/n. Campus Sescelades, (Edifici W3), Tarragona 43007 ** Area de Prehistoria, Universitat Rovira i Virgili (URV), Av. Catalunya 35, Tarragona 43002 *** Grupo de Estudos para a Prehistoria do Noroeste (GEPN). Dpto. de Historia I, Universidade de Santiago de Compostela. Praza da Universidade 1, Santiago de Compostela 15782
Arturo de Lombera-Hermida  ,  ,   , Xos   Pedro Rodr  guez  ,    El yacimiento paleol  tico de As G  ndaras de Budi  o  O ...
16 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Figura 1. Estratigrafía del yacimiento de As Gándaras de Budiño y posibles correlaciones estratigráficas entre los identificados en las diversas intervenciones. anteriores (vg. Nivel 2 del Locus I). Finalmente se producen diferentes fenómenos de edafogénesis sobre los niveles coluviales (Fig. 1). La presencia de instrumentos líticos es constante en toda la secuencia. Desde un primer momento siempre se señaló la homogeneidad tecnológica de los conjuntos recuperados en los diferentes niveles y catas. Atendiendo a los procesos morfogenéticos del yacimiento, el origen de los materiales líticos debe relacionarse únicamente con las ocupaciones achelenses que se identifican en las secuencias fluviales asociadas a la T+24m. Sin embargo, los materiales asociados al coluvión superior presentaban ciertas divergencias volumétricas y tecnológicas (menor incidencia de grandes configurados, menor formato) lo que, unido a su posición estratigráfica, llevó a algunos autores a considerarlos como muestras de ocupaciones posteriores, inicialmente vinculadas con el Musteriense (vg. Nivel 2 del Locus I) (Vidal, 1982). Las revisiones tafonómicas sobre los niveles coluviales muestran la existencia de fenómenos de selección volumétrica y de alteración mecánica por rodamiento de los artefactos de los conjuntos. A su vez, estos conjuntos muestran una clara convergencia a nivel tecnológico con los identificados en los niveles fluviales (de Lombera et al., 2011; Méndez, 2008). Por ello, estas pequeñas variaciones entre las localidades deben ser entendidas como consecuencia de los procesos de resedimentación de los materiales. La industria lítica está definida por la captación de recursos locales e inmediatos, oscilando el peso de las cuarcitas y cuarzos entre las diferentes localidades (63%-26% y 73.93%-35.5%, respectivamente). Minoritariamente, aparece el cristal de roca (3.2%-0.7%), vinculado a las formaciones de cuarzo. Los cuarzos son un recurso abundante en la cuenca del Louro, mientras que para las cuarcitas de buena calidad, mayoritaria en los conjuntos, su fuente de aprovisionamiento se encuentra en las terrazas del rio Miño, a 3 Km al sur. Los conjuntos están caracterizados por el dominio de los productos de talla, en general de formato pequeño y mediano (30-60 mm), especialmente los elementos en cuarzo. En cuanto a las estrategias de talla se observa un predominio de aquellas más expeditivas mediante series longitudinales y bifaciales (especialmente en los cuarzos), pero con una destacada presencia de núcleos y productos centrípetos y discoidales, mientras que la representación de los productos Levallois es escasa (en torno a un 2%). También se documenta el recurso oportunista de la talla bipolar sobre cuarzo, atestiguada a través de varios productos, así como de grandes bloques interpretados como yunques. La presencia de bifaces y hendedores (Fig. 2), aunque constante, varía según las diferentes localidades. Los bifaces son realizados en su mayoría sobre lasca y con morfologías amigdaloides, siluetas y aristas someramente regularizadas, principalmente mediante percutor duro. Los hendedores tienen una menor representación. En los pequeños objetos retocados dominan los denticulados, raederas y muescas.
16  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONO...
CUENCAS HIDROGRÁFICAS ATLÁNTICAS NOROCCIDENTALES Figura 2. Bifaces y hendedores recuperados en las intervenciones de Emiliano Aguirre (Fotografía: Museo Municipal de Vigo. Quiñones de León). Estos conjuntos muestran una clara gestión diferencial de las materias primas basada en su aptitud para la talla, siendo la cuarcita principalmente empleada en la configuración de bifaces y hendedores productos de mediano y gran formato y en los métodos de talla más complejos. Los cuarzos, en cambio, adquieren una mayor importancia en los instrumentos y configurados de menor tamaño. Si bien para los cuarzos parecen estar representadas todas las fases de la cadena operativa, en las cuarcitas ésta se encuentra fragmentada, representada esencialmente por lascas, núcleos en fase avanzada de explotación y grandes configurados. Conclusiones Las características tecnológicas del yacimiento de As Gándaras de Budiño lo emplazan dentro de los conjuntos Achelenses peninsulares de la segunda mitad del Pleistoceno medio. En este sentido, las dataciones absolutas obtenidas nos marcan los diferentes procesos morfogenéticos de la cuenca del Louro, pero no la antigüedad de las industrias. Su localización en la Depresión Meridiana lo convierte en un emplazamiento estratégico dentro de la movilidad de la Fachada Atlántica, lo que puede explicar el gran número de hallazgos y su amplia distribución en el área. 17
CUENCAS HIDROGR  FICAS ATL  NTICAS NOROCCIDENTALES  Figura 2. Bifaces y hendedores recuperados en las intervenciones de Em...
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO 18 Arturo de Lombera-Hermida *, **, ***, Xosé Pedro Rodríguez *, **, Ramón Fábregas-Valcarce*** El yacimiento arqueo-paleontológico de Cova Eirós (Triacastela, Lugo) 1. El yacimiento de Cova Eirós. Localización y antecedentes El escaso desarrollo de las formaciones calizas en el Noroeste y la concentración de las investigaciones en los entornos de terrazas fluviales y abrigos rocosos han provocado que en el Noroeste contemos con un reducido número de yacimientos en cueva. Entre estos últimos, uno de los más importantes a nivel paleontológico y arqueológico es Cova Eirós. El yacimiento de Cova Eirós está situado en la aldea de Cancelo, en el témino municipal de Triacastela (Lugo) (UTM X: 646.855; UTM Y: 4.736.428). La entrada a la cavidad está ubicada en la ladera NNW del Monte Penedo, en la Serra do Ouribio, a 780 metros de altura s.n.m. y a unos 25 metros sobre el arroyo de Bezcos. El sistema cárstico de Cova Eirós se desarrolla en las calizas de la Serie de Cándana, formadas durante el Cámbrico inferior. La cavidad tiene una longitud de 104 metros, con una boca de entrada de 2 metros de altura y 3,5 metros de anchura en la actualidad. La entrada se estrecha tras los siete primeros metros de recorrido, dando paso a una gatera de aproximadamente 15 metros de longitud. A continuación se accede a la sala de mayores dimensiones de la cueva (“Sala Principal o del Mamut”), con una longitud de 15 metros, una anchura máxima de 6 y una altura máxima de unos 5 metros. El recorrido de la cueva se adentra en dirección NNW y las galerías que la conforman se desarrollan en tres niveles superpuestos (Grandal, 1993), casi colmatados por sedimentos arcillosos intercalados con costras o suelos estalagmíticos. Inicialmente Cova Eirós fue reconocida como destacado yacimiento paleontológico, debido a la existencia de restos de úrsidos. A finales de la década de 1980 la Universidade de A Coruña realizó varias campañas de excavación (1988, 1989 y 1991) en la parte media y final de la cavidad. Como resultado de estas intervenciones se recuperaron alrededor de 4.000 restos de osos, pertenecientes a un número mínimo de 43 individuos (Grandal, 1993). En función de estos hallazgos, Cova Ei* rós se convirtió en uno de los yacimientos con restos de Ursus spelaeus más importantes de la Península Ibérica. El análisis por C14 AMS de un hueso de úrsido proporcionó una fecha 24.090 ± 440 BP (Grandal y Vidal, 1997), coherente con la datación de una costra estalagmítica situada por debajo del nivel fértil en la Galería final de la cueva, con un resultado de 25.233 ± 5.027 BP (U series) (Grandal, 1993). Las últimas dataciones realizadas sobre huesos de úrsidos amplían la horquilla temporal a un periodo entre los 24.000 y 31.000 años BP (Pérez et al., 2011). Finalmente, contamos también con dos fechas realizadas sobre costras estalagmíticas en el pasillo central y Galería final con valores de 117.252 ± 75.438 años BP y 97.051± 15.426, respectivamente, pero cuya gran desviación típica aconseja tomar con mucha precaución (Grandal y Vidal, 1997). En 1993 se realizó la primera campaña de excavación arqueológica en Cova Eirós, limitada a un sondeo de 1 m2 en la boca de entrada a la cavidad. En él se identificaron cinco niveles arqueológicos y se recuperaron 550 artefactos líticos, adscritos preliminarmente al Paleolítico medio y superior. Al hilo de estas informaciones, en 2008 se inició una nueva etapa en la investigación de las ocupaciones de Cova Eirós (Fábregas et al., 2009). Inicialmente, se realizaron dos catas en la boca de la cueva: la Cata A en la entrada (4 m2), integrando en una de sus cuadrículas el sondeo de 1993; y la segunda practicada en el talud exterior (Cata B). La cantidad y calidad de los materiales recuperados, así como el potencial estratigráfico del relleno, condujeron a la ampliación de la superficie de excavación hasta alcanzar casi la mitad del espacio habitable del sector de la entrada (21 m2) (Fig. 1). 2. La secuencia pleistocena de Cova Eirós El sector de la entrada es un tramo de galería que se extiende durante unos 16 metros de longitud de- IPHES, Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social, C/ Marcel.lí Domingo s/n. Campus Sescelades, (Edifici W3), Tarragona 43007 ** Area de Prehistoria, Universitat Rovira i Virgili (URV), Av. Catalunya 35, Tarragona 43002 *** Grupo de Estudos para a Prehistoria do Noroeste (GEPN). Dpto. de Historia I, Universidade de Santiago de Compostela. Praza da Universidade 1, Santiago de Compostela 15782
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMI...
CUENCAS HIDROGRÁFICAS ATLÁNTICAS NOROCCIDENTALES Figura 1. Localización del yacimiento de Cova Eirós. Planta de la cavidad y de la excavación arqueológica actual con la reconstrucción topográfica del sector de la entrada (año 2009). 1) Sector entrada. 2) Gran Sala. 3) Galería final. Intervenciones paleontológicas. creciendo en altura hasta alcanzar 0.8 m en la boca que conduce al interior del complejo. Justo en la vertical de la cornisa, se desarrolla un talud con una fuerte pendiente producida por la elevada inclinación de la ladera. De este modo, el espacio de hábitat disponible se reduce al comprendido entre prácticamente la vertical de la cornisa y el interior. Sin embargo, en la pared oeste se pueden observar restos erosionados de pared de cueva que marcarían la antigua extensión de la entrada. Los sondeos geofísicos realizados con el Georradar en este sector denotan la existencia de un relleno estratigráfico de 3.4 m de potencia. Las intervenciones sólo han alcanzado una cota de -120/140 cm con respecto a la superficie actual, lo que señala la posibilidad de encontrar ocupaciones anteriores a las identificadas en la actualidad. En la secuencia estratigráfica se han identificado 6 niveles arqueológicos que responden a dos tipos de dinámica sedimentaria. Los niveles inferiores se relacionan con una sedimentación in situ, básicamente vinculada con aportes gravitacionales (niveles 4, 3 y 2), y los superiores con aportes eólicos (Niveles 1A y 1B). Los niveles B y C están ligados a la dinámica de exterior de cueva (talud) (Rodríguez et al., 2011) (Fig. 2). La secuencia estratigráfica descrita en el yacimiento es: –Nivel Superficial. Tierra vegetal. Tierra orgánica muy suelta y fuertemente bioturbada. Presenta clastos de caliza fruto de los desprendimientos del techo. Aparece material arqueológico removido. En este nivel se identificó un empedrado perimetral que delimita el espacio de dos silos medievales. Potencia: 10-15 cm. –Nivel B: De matriz limosa de color amarillo blanquecino, bastante compactado y donde se encuentran gravas angulosas de caliza de entre 5-13 mm de eje mayor. Límite superior abrupto e irregular y un límite inferior gradual (difuso). En la parte inferior de este nivel se identifica una capa de sedimento muy orgánico de color oscuro de unos 30 mm de potencia. En esta capa se ha recuperado numeroso material arqueológico (Nivel B arqueológico). El límite superior de esta capa está definido por la presencia de bloques de caliza de entre 40-140 mm de eje mayor, con una pendiente sur predominante y que se podría relacionar con uno de los últimos procesos de reducción de la cornisa de la cavidad. Para el nivel arqueológico se dispone de una datación radiocarbónica C14 AMS de 12.060 ± 50 BP (Beta – 308859) (Fábregas et al., 2012). –Nivel C: De matriz arcillosa fuertemente compactada en el que aparecen gravas y clastos. Presenta 19
CUENCAS HIDROGR  FICAS ATL  NTICAS NOROCCIDENTALES  Figura 1. Localizaci  n del yacimiento de Cova Eir  s. Planta de la ca...
20 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Figura 2. Perfil estratigráfico W del área de intervención de Cova Eirós. una marcada pendiente sur que sigue la topografía del talud y que corta a los niveles 1, 2, 3 y 4. Se interpreta como un removido de los niveles del interior de cueva. te, indicando la existencia de un hiato entre ambos niveles. Nivel arqueológico. Potencia: 20-35 cm. Se dispone de una datación por OSL de 84.807 ±4919 BP (MAD-5612BIN). –Nivel 1: La parte superior está compuesta de arenas finas amarillas, poco compactadas y con estratificación laminar subhorizontal (1A). La parte superior es estéril desde el punto de vista arqueológico. En la parte inferior del nivel las arenas son de color anaranjado, más compactadas y con una estratificación paralela horizontal (1B). Los límites superiores e inferiores del nivel son netos. Potencia: 10-23 cm. –Nivel 4: Integrado por arcillas y arenas finas amarillas fuertemente carbonatadas con gravas subredondeadas de caliza y esquisto. Presenta pequeñas variaciones laterales. Nivel arqueológico. Nivel actual de excavación. Potencia desconocida. –Nivel 2: Franco-arcilloso de color anaranjado con una mayor compactación que el nivel anterior. Ofrece dos facies diferenciadas: en la parte superior (nivel 2a) las arenas son más puras y sin concreciones y su límite inferior viene marcado por la presencia de pequeñas placas de caliza. En la base (subnivel 2b) aparecen varios clastos subangulosos de caliza de pequeñas dimensiones (3-5 cm) y se encuentra muy carbonatado, llegando a formar una costra en el sector sur. Límite inferior ondulado y neto. Nivel arqueológico. Potencia: 34-45 cm. Datación radiocarbónica C14 AMS disponible de 31.690 ± 240 BP (Beta – 254280) –Nivel 3: Formado por arcillas de color marrón con pequeñas gravas de caliza. Presenta una mayor compactación y homogeneidad que el nivel suprayacente. El contacto con el nivel 2 es neto y ondulan- 3. Las ocupaciones del Paleolítico medio En la parte inferior de la secuencia se ha identificado dos niveles adscritos al Paleolítico medio, que constituyen los registros de mayor entidad para el estudio de este periodo en Galicia. Nivel 4 Se caracteriza por su densidad de materiales arqueológicos, actualmente el nivel más rico de la secuencia. La excavación y análisis de los datos están en fase de desarrollo pero su estudio preliminar permite vislumbrar ciertos aspectos. Como en la mayoría de las ocupaciones identificadas en Cova Eirós, el conjunto lítico está dominado por el cuarzo (90.1%), con la cuarcita jugando un papel secundario (9.7%). Los productos de talla están sobrerrepresentados, contando con muy pocos núcleos e instrumentos retocados
20  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONO...
CUENCAS HIDROGRÁFICAS ATLÁNTICAS NOROCCIDENTALES sobre lasca (raederas, denticulados, etc.). Estos datos unidos a la escasa corticalidad de los productos nos indican que en este conjunto sólo representadas las fases finales de talla. Por las características tecnológicas de los productos se deduce que los métodos de talla predominantes son las estrategias longitudinales y ortogonales. No obstante, se han identificado productos discoidales y Levallois en los cuarzos de mayor calidad y, muy especialmente, en las cuarcitas de grano fino. Las características tecnológicas del conjunto lítico de este nivel nos permiten adscribirlo al Modo 3. El conjunto faunístico se define por la presencia de restos de úrsidos, ciervos y équidos, varios de ellos con evidencias de intervención antrópica (fracturación, marcas de corte) y alteración térmica. Varios fragmentos óseos han sido atribuidos a Coelodonta sp. El hallazgo más significativo de este nivel, a unos 5 metros de la entrada actual, consiste en una estructura de combustión que presenta un foco de pequeñas dimensiones (40x25 cm) y morfología ovalada (Fábregas et al., 2012). En torno a este hogar se ha identificado una gran concentración de artefactos y restos óseos, bastantes de ellos con evidencias de impacto térmico. Nivel 3 La excavación inicial de este nivel se vio muy afectada por la construcción de los silos medievales, restringiendo su extensión a 1.5 m2. No obstante, la ampliación de la superficie de intervención ha permitido comenzar su excavación en área, lo que nos permitirá obtener una mayor información sobre las ocupaciones neandertales en Cova Eirós. El conjunto lítico recuperado es de 702 artefactos, con el cuarzo como materia prima predominante (90%), seguido por la cuarcita de grano fino (8%). Los métodos de explotación identificados son el Levallois, discoidal y ortogonal, con alguna evidencia de explotación Kombewa (Fábregas et al., 2009; Rodríguez et al., 2011). Al igual que en el nivel anterior, las cadenas operativas se encuentran fragmentadas, con un amplio dominio de los productos de talla y un escaso número de núcleos. Sin embargo, la presencia de retocados aumenta al 9.9% (raederas denticulados, becs). Este aspecto se hace más evidente con las cuarcitas de grano fino, recurso lítico alóctono que está representado por lascas y puntas Levallois, así como raederas lo que muestra su tratamiento como curated tools (Fig. 3). Las características del conjunto lítico del nivel 3 permiten adscribirlo al Modo 3, con la existencia de una gestión diferencial de los recursos líticos propia de los conjuntos del Paleolítico medio del Noroeste, definida especialmente por la relación de la talla Levallois con la cuarcita de grano fino y la aplicación de métodos más expeditivos con los cuarzos, aunque también se encuentran productos Levallois en cuarzo. Los estudios de funcionalidad realizados sobre este conjunto han permitido la identificación de actividades relacionadas con la caza (puntas de proyectil fracturadas), la carnicería y el tratamiento de pieles secas en el yacimiento (Lazuén et al., 2011). El conjunto faunístico se caracteriza por el alto nivel de fragmentación de los restos, lo que dificulta su reconocimiento taxonómico. Algunos de los huesos muestran evidentes marcas de corte y fracturas que señalan al factor antrópico como el principal agente en actividades de descuartizamiento de los animales, despellejado y acceso a la médula ósea. A nivel taxonómico destaca la mayor representación de Cervus elaphus sobre el resto de especies, seguida por Rupicapra rupicapra y Capreolus capreolus. Entre los carnívoros se encuentra muy representado Ursus spelaeus, con numerosos restos dentales de neonatos. Del mismo modo, se documenta la presencia de Canis lupus y Vulpes vulpes, lo que inidica la alternancia del uso de la cavidad por parte de homínidos y carnívoros. 4. La secuencia del Paleolítico superior Nivel 2 El conjunto lítico del nivel 2 viene definido por el alto porcentaje de industria en cuarzo de pequeño tamaño (93.3%). Si bien el tipo de materia prima y el alto número de fragmentos de talla impiden realizar una caracterización tecno-tipológica precisa, ciertos cambios respecto a las estrategias de abastecimiento, como la aparición en pequeños porcentajes de cristal de roca y sílex y la presencia de elementos laminares en cristal de roca nos permiten encuadrar este conjunto en el Paleolítico superior inicial. La datación obtenida por C14 sitúa estas ocupaciones en el Auriñaciense. En cuanto al registro faunístico junto con la presencia de Cervus elaphus y Capreolus capreolus, destaca la alta representación de carnívoros, con varios restos de Canis lupus y Panthera pardus, así como de las dos especies de úrsidos que usaron la cavidad como lugar de hibernación (Ursus arctos y U. spelaeus). Los restos de fauna muestran un alto nivel de fragmentación y algunos presentan evidentes marcas de corte y fractura en fresco. La escasa densidad de artefactos líticos, así como la identificación de cadenas operativas fragmentadas y la mayor incidencia de taxones de carnívoros, sugieren que nos encontramos 21
CUENCAS HIDROGR  FICAS ATL  NTICAS NOROCCIDENTALES  sobre lasca  raederas, denticulados, etc. . Estos datos unidos a la es...
22 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Figura 3. Puntas (a) y lascas Levallois (b) en cuarcita recuperadas en los niveles del Paleolítico medio (Nivel 3 y 4). ante ocupaciones de escaso impacto, quizás relacionadas con estancias cortas, reiteradas y alternándose con el uso de la cavidad como cubil por parte de carnívoros y úrsidos. Nivel 1 El material se concentra en la base del estrato, donde se han recuperado 729 restos arqueológicos (Fábregas et al., 2010; Rodríguez et al., 2011). El conjunto lítico sigue dominado por el cuarzo (86.1%) pero el sílex y el cristal de roca adquieren una mayor representación (4.8% y 6.1%, respectivamente), paralela al aumento del componente laminar y microlaminar en el conjunto. En este nivel se diferencian dos tipos de cadenas operativas según el tipo de materia prima y el objetivo en la reducción. En los cuarzos y cuarcitas locales se aplican estrategias de explotación más expeditivas (longitudinales o centrípetas) para la obtención de soportes lascares. En cambio, en el cristal de roca y el sílex la producción se centra en los soportes laminares. Encontramos núcleos microlaminares y laminillas en estos materiales, así como algunos elementos de dorso (Fig. 4). Si bien los prismas de cuarzo tienen su origen en las formaciones locales, el sílex, del que sólo encontramos elementos finales de las secuencias de talla, es de procedencias más lejanas, quizás relacionadas con los afloramientos descritos a unos 12-14 Km al NE. Por las características técnicas del conjunto y las dataciones disponibles, este nivel se adscribe a los momentos finales del Gravetiense. El conjunto faunístico se compone de 135 elementos. Si bien en cuanto a especies de herbívoros siguen dominando Rupicapra rupicapra y Cervus elaphus, es significativo el descenso de carnívoros con respecto a los niveles anteriores, especialmente en los relativo a los úrsidos, tendencia también documentada en otros yacimientos de la Cornisa Cantábrica. Entre los hallazgos de este nivel destaca un colgante
22  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONO...
CUENCAS HIDROGRÁFICAS ATLÁNTICAS NOROCCIDENTALES realizado sobre un canino de un pequeño carnívoro (Fábregas et al., 2010). lumétrico, productos retocados…) por lo que la talla de estos soportes se realizó in situ. La parte superior del nivel 1 (denominado 1A) se corresponde con una sucesión de pequeñas capas de arenas finas y groseras de origen eólico. Este nivel es estéril, lo que nos indica que probablemente la cueva estuvo desocupada, tanto por humanos como por animales, durante los momentos más rigurosos del Ultimo Máximo Glaciar, coetáneos a la formación de glaciares cercanos (Glaciar de O Queixadoiro). Los restos de fauna son muy escasos, quizás debido al componente más orgánico del sedimento, destacando la presencia de un candil de cérvido. Nivel B Se relaciona con el último episodio de retroceso de la cornisa de la cavidad, definido por una línea de placas y bloques de caliza, algunos mayores de 30 cm. El paleosuelo responde a una dinámica de talud con una fuerte pendiente hacia el sur arqueológico. Hacia el interior este nivel se pierde lateralmente con el suelo orgánico actual, por lo que el área conservada es muy restringida (apenas 3 m2). Las dataciones radiocarbónicas sitúan este evento en los momentos finales del Magdaleniense (Fábregas et al., 2010). El conjunto lítico muestra una fuerte especialización definida por el alto porcentaje del cristal de roca, que alcanza el 40.6%, sólo superado por el cuarzo. En las estrategias de explotación nos encontramos ante dos cadenas operativas bien diferenciadas: por un lado, la producción de elementos lascares en cuarzo y cuarcita mediante estrategias longitudinales, ortogonales y, en menor medida, la técnica bipolar; por otro lado, una producción especializada centrada en la explotación de prismas de cristal de roca para la producción de laminillas y elementos de dorso. Todos los elementos de la secuencia de talla están representados (núcleos, elementos de acondicionamiento vo- Nivel C El nivel C se encuentra en la parte exterior del talud, con una fuerte pendiente sur (líneas 20-21) y posee una alta densidad de materiales líticos y óseos. Los materiales presentan una mezcla de características, indicativas del carácter removido de este conjunto (Fábregas et al., 2009). A nivel tafonómico, los restos óseos presentan diferentes estados de fosilización y rodamiento. Dentro del conjunto lítico se identifican lascas Levallois en cuarcita y cuarzo propias de los niveles 4 y 3, junto con láminas y laminillas en cristal de roca y sílex propias de los niveles 1 y 2. Por tanto, esta capa se interpreta como fruto del desmantelamiento y remoción de los niveles del interior de la cavidad en el arranque del talud, debido a los procesos erosivos relacionados con los episodios de retroceso de la cornisa y vertiente. 5. Prehistoria reciente y ocupaciones altomedievales Si bien el grueso de ocupaciones identificadas en el yacimiento se corresponde con varios momentos del Paleolítico medio y superior, existen evidencias de posteriores utilizaciones de esta cavidad. Durante la Prehistoria reciente la cavidad fue empleada como lugar de enterramiento, a tenor de las cerámicas de tradición campaniforme recuperadas en la entrada (Fábregas et al., 2012), así como del resto humano encontrado en la cavidad del interior (Pasillo) y data- Figura 4. Núcleo y laminillas en cristal de roca y laminilla en sílex de los niveles 1 y B de Cova Eirós. 23
CUENCAS HIDROGR  FICAS ATL  NTICAS NOROCCIDENTALES  realizado sobre un canino de un peque  o carn  voro  F  bregas et al.,...
24 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO do en momentos plenos de la Edad del Bronce (Ua38121, 3151 ±31 BP). Estas actividades de carácter funerario se encuadrarían en torno a los horizontes tardíos del Campaniforme y mediados del II Milenio aC. Finalmente, en el nivel superficial se identificaron varias estructuras de almacenamiento (Silos, UA1 y UA2), un hogar (UA06) y un empedrado perimetral que se relacionan con el acondicionamiento del espacio de la entrada de Cova Eirós para el desarrollo de actividades agropastoriles desde finales del siglo X dC al siglo XV dC (Teira et al., 2012). 6. Las manifestaciones de arte mueble y arte rupestre La presencia recurrente de comunidades del Paleolítico superior en el oriente gallego, los hallazgos de arte mueble y, principalmente, la documentación de manifestaciones rupestres en el Norte de Portugal, señalaban la probabilidad de que se encontrase arte rupestre en Galicia. En el año 2011 se descubrieron varias pinturas y grabados en el interior de Cova Eirós, convirtiéndose así en las primeras muestras de arte rupestre paleolítico del Noroeste peninsular (de Lombera y Fábregas, 2013). Con anterioridad, las únicas evidencias de arte paleolítico para esta región eran el colgante pétreo de Férvedes II, en Xermade (Lugo) y las conchas de Dentalium recuperadas en los niveles del Magdaleniense inferior de Valdavara 1 (Becerreá, Lugo). Hallazgos de arte mueble En el yacimiento de Cova Eirós se han encontrado asimismo varios elementos de arte mueble (Fábregas et al., 2010; 2012). En el nivel Gravetiense (Nivel 1) fue hallado un pequeño colgante realizado sobre un canino perforado, probablemente de zorro (Vulpes vulpes). Junto a esta evidencia, aparecieron varios restos de industria ósea, destacando una azagaya biapuntada recuperada en la interfacies de un nivel del Paleolítico superior (1C). En ambas caras presenta una decoración consistente en un zigzag compuesto de varios trazos paralelos y discontinuos, cuyos paralelos más próximos nos remiten a los ejemplares Magdalenienses de los yacimientos de Altamira o El Pendo (Fábregas et al., 2012). Arte rupestre En el interior de la cavidad de Cova Eirós se encuentran varias manifestaciones artísticas parietales correspondientes al Paleolítico superior. Los trabajos en curso de catalogación, caracterización y datación de los motivos permitirán situar con mayor precisión las coordenadas crono-culturales de estas expresiones paleolíticas. Hasta la fecha se han identificado once paneles decorados. Una de las características del conjunto -también un condicionante para su estudio-, es el mal estado de conservación que presentan las imágenes, ya sea por el fuerte lavado de las pinturas ya por los numerosos graffitis modernos que han alterado muchos de los motivos. La mayor concentración se produce en la Sala Principal o del Mamut, el espacio más amplio de la cavidad con una longitud que alcanza los 15 metros y una altura que llega a los 5 m. En sus paredes se hallan numerosos motivos pintados y grabados a una altura media o baja. Si bien se han localizado figuras en todos los sectores de la sala, la mayoría se concentra en la pared oeste (Paneles I a VI), a la derecha según se accede. Es en este sector donde se disponen los temas y paneles más complejos, con asociaciones de pinturas en negro y grabados, especialmente en el Panel III. Frente a esta pared nos encontramos con el Panel VIII que presenta una gran complejidad en la concepción, distribución y cantidad de grabados, alternando signos con temas geométricos y zoomorfos. Sin embargo, también se han localizado grafismos en diferentes divertículos de la cavidad, así como en la galería sur-sureste, lo que nos indica la amplia dispersión de estas manifestaciones por la cavidad. La mitad de los motivos descubiertos hasta la fecha se corresponden con elementos pintados, seguidos de los grabados (46.4%) y la posible utilización de relieves o realces naturales de la roca (3.6%). Sin embargo, las figuras grabadas se encuentran verosímilmente infrarrepresentadas en los recuentos, ya que muchos trazos han sido catalogados en conjunto. También debemos tener presente que numerosos trazos o puntos negros pueden ser fruto de las reiteradas visitas al interior de la cavidad durante la Prehistoria reciente, etapa altomedieval o contemporánea. En general los motivos son de pequeñas dimensiones, fuertemente condicionados por los espacios y superficies que ofrece la cavidad. En cuanto a temática, destacan a nivel cuantitativo los puntos o trazos de pintura; los trazos finos grabados, aislados o en conjuntos; zoomorfos, tanto pintados como grabados (bóvidos y posibles cérvidos, équidos y carnívoros), muchos de ellos incompletos (representaciones parciales de líneas cérvico-dorsales, cuartos traseros, etc.); seguidos por la representación de signos. En cuanto a la técnica pictórica sobresale el dominio de la pintura en negro. Los análisis de Espectometría FT-Raman han permitido identificar el uso de carbón como pigmento. Con respecto a los grabados destacan los trazos finos y someros, a veces estriados, asociados en algunos casos de manera densa y abigarrada. Finalmente, también se documenta el posible
24  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONO...
CUENCAS HIDROGRÁFICAS ATLÁNTICAS NOROCCIDENTALES empleo de realces naturales de la roca con morfologías que recuerdan a prótomos o siluetas de animales, donde unos puntos o trazos concretos contribuyen a subrayar ciertas partes anatómicas del animal. En general, existe una gran homogeneidad técnica y temática en las manifestaciones. Según los estudios técnicos y estilísticos en curso, ciertos caracteres tecno-morfológicos nos posibilitan manejar unas hipótesis de partida respecto de su marco crono-cultural. La presencia de numerosos grabados de trazos finos lineales, compuestos y estriados que se superponen a otros motivos, la representación de zoomorfos con cuerpos y miembros alargados, simplificación en el trazado de las extremidades, cuerpos con rellenos interiores (vg. bóvido del Panel I, Fig. 5), así como el reducido tamaño de las figuras, parecen apuntar a los momentos finales del Magdaleniense/transición al Epipaleolítico. Sin embargo, con la información ahora disponible no podemos descartar la presencia de motivos de mayor antigüedad. 7. Conclusiones El yacimiento de Cova Eirós ofrece la secuencia estratigráfica más completa para el estudio del Paleolítico medio y superior en Galicia. Este hecho nos permite comparar directamente la evolución de la tecnología, las estrategias de subsistencia, de adaptación y explotación del territorio entre los Neandertales y sapiens del Noroeste. Cova Eirós se convierte en un lugar de referencia para la reconstrucción de la evolución del poblamiento de las Serras Orientais de Galicia y su relación con los asentamientos al aire libre o en abrigo de otras regiones del Noroeste. Las características del registro arqueológico recuperado, así como las manifestaciones de arte rupestre, señalan la convergencia y las similitudes con los procesos históricos identificados en la Cornisa Cantábrica. Agradecimientos Las intervenciones arqueológicas en Cova Eirós se enmarcan dentro del proyecto de investigación “Poblamiento durante el Pleistoceno medio/Holoceno en las comarcas orientales de Galicia” (HUM2007-63662, HAR/2010-21786 del Ministerio de Economía y Competividad). Figura 5. Fotografía original, filtrada con D-Stretch y calco final de los zoomorfos del Panel I, bóvido y cérvido. 25
CUENCAS HIDROGR  FICAS ATL  NTICAS NOROCCIDENTALES  empleo de realces naturales de la roca con morfolog  as que recuerdan ...
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO 26 Xosé Pedro Rodríguez*,**, Arturo de Lombera-Hermida *,**,***, Ramón Fábregas-Valcarce*** Las ocupaciones paleolíticas en la Depresión de Monforte de Lemos (Lugo, Galicia) Introducción La información disponible sobre el Paleolítico del Noroeste de la Península ibérica, especialmente del interior de Galicia, es escasa y corresponde a hallazgos casuales y esporádicos. En la Depresión de Monforte de Lemos (Lugo) solamente se tenía constancia del hallazgo de un bifaz en Vilaescura (Sober) a mediados del siglo XX. La investigación sistemática de esta zona se inició en 2006, como consecuencia de los hallazgos efectuados de forma casual por un aficionado pero los descubrimientos de los últimos años han puesto de manifiesto la existencia de un importante poblamiento paleolítico en esta zona. La Depresión de Monforte, regada por el río Cabe, es una cuenca terciaria rodeada de zonas paleozoicas y hercinianas más elevadas, que alcanzan 600 m. de altitud al Oeste (superficie de Chantada) y 1.600 m al Este (Serra do Courel). La altura promedio del valle del Cabe es de 290 m.s.n.m. La Cuenca de Monforte, con una extensión de unos 175 Km2, tiene un origen tectónico, siguiendo las líneas de falla herciniana preexistentes con una dirección WNW-ESE. Después de un episodio de neotectónica y una reorganización fluvial posterior, los sedimentos pleistocenos vinculados a paleo-canales y abanicos aluviales cubrieron los márgenes de limos y arcillas terciarias de ambiente lacustre. Estos depósitos cuaternarios, dispuestos en una secuencia de superficies planas, se identifican como terrazas fluviales, glacis y pedimentos (Ameijenda 2011). Las intervenciones arqueológicas Las prospecciones sistemáticas, desarrolladas entre 2006 y 2010, se vieron condicionadas por la densa vegetación, que limitó la extensión del área prospectada. No obstante, se descubrieron más de ochenta dispersiones de artefactos al aire libre que corresponden a ocupaciones del Paleolítico inferior, * medio y superior. Estas localizaciones tienen diversa entidad, desde los sitios con decenas de artefactos por metro cuadrado a otros con sólo algún hallazgo aislado (Fig. 1). Además de las prospecciones, se realizaron algunas catas en lugares cuya densidad de artefactos podría indicar la presencia de sitios arqueológicos en contexto estratigráfico (As Lamas y Valverde en la Cuenca de Monforte y Pedras en la penillanura granítica de O Saviñao) (Fábregas et al., 2009; 2010). Además, se efectuaron hallazgos en contexto estratigráfico en los sitios de O Regueiral y Áspera (Rodríguez et al., 2008). El trabajo geoarqueológico nos ha permitido reconstruir un marco cronológico relativo de acuerdo con las características de las superficies del Cuaternario y las interpretaciones tecnológicas de los conjuntos líticos (de Lombera et al., 2011). Gran parte de los sitios localizados pueden ser asignados al Modo 2 o Achelense. Partiendo de la topografía y la morfometría de los depósitos cuaternarios (considerando terrazas fluviales, glacis y pedimentos), fueron identificados 7 niveles de erosión en los diferentes márgenes de la cuenca (Fig. 1) (Ameijenda, 2011). La mayoría de los hallazgos arqueológicos se encuentran en los niveles medios (N4 y N5), mientras que su presencia en los otros niveles, excepto N1, es más escasa. Las evidencias más antiguas, de acuerdo con las características morfotécnicas y el contexto sedimentario, están ubicadas en Chao de Fabeiro (Nivel de erosión 7), en el borde norte de la Depresión (Fig. 1). En este sitio se recuperaron 26 artefactos tallados fundamentalmente en cuarcita. Las estrategias de configuración se centran en la producción de instrumentos sobre canto. La presencia de bifaces y choppers así como las secuencias de reducción ortogonales, longitudinales y, en menor medida, centrípetas, sugieren una adscripción al Modo 2. La mayoría de los sitios del Modo 2 se encuentran en las superficies medias (niveles de erosión N5-N4). En la superficie N5 las dispersiones más importantes son las de Chao Vilar (I-II y III), con 62 elementos (Fábregas et al., 2009). En el nivel de erosión N4 se localiza el IPHES, Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social, C/ Marcel.lí Domingo s/n. Campus Sescelades, (Edifici W3), Tarragona 43007 ** Area de Prehistoria, Universitat Rovira i Virgili (URV), Av. Catalunya 35, Tarragona 43002 *** Grupo de Estudos para a Prehistoria do Noroeste (GEPN). Dpto. de Historia I, Universidade de Santiago de Compostela. Praza da Universidade 1, Santiago de Compostela 15782
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMI...
CUENCAS HIDROGRÁFICAS ATLÁNTICAS NOROCCIDENTALES Figura 1. Situación de los yacimientos de la Depresión de Monforte. Los cuadrados señalan hallazgos del Modo 2, los círculos del Modo 3 y los triángulos del Modo 4. El color negro indica yacimientos con mayor densidad de artefactos. Los puntos señalan hallazgos aislados. También se indica la extensión de los niveles de erosión (N1 a N7). Los números corresponden a la ubicación de yacimientos significativos: 1, Chao Fabeiro; 2, Chao Vilar; 3, As Lamas; 4, O Reguerial; 5, Valverde; 6, Costa Grande; 7, San Mamede. 27
CUENCAS HIDROGR  FICAS ATL  NTICAS NOROCCIDENTALES  Figura 1. Situaci  n de los yacimientos de la Depresi  n de Monforte. ...
28 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO yacimiento de As Lamas (UTM: 621.332, 4.711.619) donde se descubrieron cinco puntos arqueológicos que proporcionaron 241 piezas (Fig. 2.4-7). Aquí se efectuaron en 2009 dos catas: el Sondeo II reveló la existencia de dos niveles arqueológicos, relacionados con los coluviones que cubrían los sedimentos fluviales, datados por OSL en 39866 ±3554 BP (Nivel III) y 38947 ±3150 BP (Nivel II) (Fábregas et al., 2010). El primer nivel (N-II) se relacionó con una ocupación del Paleolítico medio y el segundo (N-III) proporcionó artefactos con características técnicas y alteraciones (óxidos) muy similares a las de las piezas recuperadas en superficie. Su presencia en un coluvión del Pleistoceno superior debe considerarse como el resultado de un episodio de erosión que destruyó antiguos sedimentos durante el Heinrich 4. En estos yacimientos las estrategias de configuración se centran en la producción de bifaces, hendedores y picos triédricos. La mayoría de los bifaces se tallan sobre cantos y por lo general muestran un alto grado de cortex en su superficie. En los instrumentos sobre lasca los retoques crean filos diedros continuos y denticulados, dominando raederas (17,9%) y denticulados (13,2%) por encima de las muescas, los becs y raspadores. Las secuencias de reducción más frecuentes son las unifaciales / bifaciales unidireccionales y la centrípeta, seguidas por el método ortogonal. La presencia del método discoide es mínima (5% de los núcleos) y el método Levallois sólo se ha identificado en un núcleo en Chao Vilar-II. Teniendo en cuenta la materia prima utilizada (cantos de cuarcita) y su disponibilidad, los núcleos se tallan utilizando plataformas naturales y sus secuencias de reducción son cortas (60-70% de los núcleos abandonados en etapas iniciales o intermedias de reducción). Las lascas suelen presentar un alto grado de córtex en la cara dorsal y las plataformas talonares facetadas son raras (el 3%). En los sitios del Modo 2 la materia prima más utilizada es la cuarcita, seguida por el cuarzo. La presencia de “neocórtex” en casi todos los artefactos sugiere la explotación de los depósitos secundarios de edad Cuaternaria a lo largo de la cuenca. Dado que las dispersiones de artefactos están directamente en estas superficies, el acceso a la materia prima fue inmediato y oportunista. Los yacimientos de Modo 3 se encuentran principalmente en los niveles erosivos 1 y 2, destacando O Regueiral, As Gandariñas, Susao, San Mamede, Gullade y el Nivel II del Sondeo II de As Lamas (Fábregas et al., 2007, 2009, 2010). En estos yacimientos las grandes herramientas de corte están casi ausentes, mientras que los pequeños instrumentos sobre lasca adquieren un papel más importante. Las estrategias de reducción están dominadas por los métodos centrípeto y discoide. Los únicos registros arqueológicos en contexto estratigráfico se identificaron en O Regueiral y As Lamas (Sondeo II). En el primero, situado en un abanico aluvial, fueron recuperados 32 artefactos (Fig. 2.8, 2.10, 2.12), algunos de ellos en un coluvión fechado por OSL en 69446 ± 5472 BP. En el lugar de As Lamas (Sondeo II), el Nivel-II está vinculado al coluvión superior pero el rodamiento y el tamaño de los utensilios líticos sugieren un contexto primario de deposición (Fábregas et al., 2010). En los yacimientos de Modo 3 dominan los núcleos centrípetos y discoidales (Fig. 2.9-10), mientras que los métodos ortogonales o longitudinales son menos frecuentes. Algunos núcleos y productos en cuarcita de grano fino pueden estar relacionados con el método Levallois, ya que muestran jerarquización en la reducción de las superficies. Sin embargo, la utilización del método Levallois en Monforte es bastante restringida, mientras que los productos discoides son más frecuentes, especialmente vinculados a las etapas finales de reducción de pequeños núcleos de cuarzo (Fig. 2.9). Estos conjuntos líticos están dominados por lascas que con frecuencia muestran disposición centrípeta de los negativos en la cara dorsal y la presencia de plataformas talonares diédricas y facetadas (Fig. 2.11-12). Las secuencias de configuración se centran en la producción de herramientas sobre lasca, dominando el grupo de los denticulados (45,5%) sobre las raederas (27,2%) y otras herramientas tales como raspadores y puntas. Algunas herramientas de gran formato, como los bifaces, pueden estar presentes, pero su número es escaso (Fig. 2.8). En sitios del Modo 3 la utilización de cuarcita de grano fino aumenta como respuesta a los métodos de reducción más exigentes (Levallois y discoidales) y la mayor estandarización de las herramientas sobre lasca. En los sitios de Valverde, Costa Grande-III, Áspera y Pedrouzos de Mourelos, fueron descubiertos conjuntos líticos del Modo 4. (Fig. 3) A diferencia de los sitios del Paleolítico inferior y medio, éstos se sitúan en lugares altos y no en las superficies cuaternarias. Su industria lítica se caracteriza por la presencia de la tecnología laminar y una variedad más amplia de materias primas, en especial cristal de roca y sílex. El sitio más importante es Valverde, situado en una ladera a 350 msnm (UTM: 624.434, 4.713.497). Los artefactos fueron tallados con cuarzo, cuarcita de grano fino, cristal de roca y sílex (Rodríguez et al., 2008). Sus características tecnotipológicas (núcleos y productos laminares y microlaminares, así como las puntas foliáceas), permiten adscribirlo al Solutrense. Junto a estas cadenas operativas del Paleolítico superior, talladas en materias primas de buena calidad (cristal de roca, cuarcita de grano fino y sílex), la talla bipolar y el método discoide se centran en la producción de herramientas de cuarcita y cuarzo con buenos filos laterales (de Lombera et al., 2012).
28  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONO...
CUENCAS HIDROGRÁFICAS ATLÁNTICAS NOROCCIDENTALES Figura 2. Industria lítica de la Depresión de Monforte (Modos 2 y 3). 1, Bifaz de cuarcita (Chao Fabeiro, Modo 2); 2, Chopper de cuarcita (Chao Fabeiro, Modo 2); 3, Bifaz de cuarcita (Chao Vilar, Modo 2); 4 y 5, raederas de cuarcita (As Lamas, Modo 2); 6, muesca de cuarcita (As Lamas, Modo 2); 7, Bifaz de cuarcita (As Lamas, Modo 2); 8, Bifaz de cuarcita (O Regueiral, Modo 3); 9, núcleo discoide de cuarzo (Gullade III); 10, núcleo discoide de cuarcita (O Regueiral, Modo 3); 11 y 12, lascas de cuarcita (Gándara Chá y O Regueiral, Modo 3); 13 y 14, lascas de cuarcita retocadas (Gandariñas, Modo 3). 29
CUENCAS HIDROGR  FICAS ATL  NTICAS NOROCCIDENTALES  Figura 2. Industria l  tica de la Depresi  n de Monforte  Modos 2 y 3 ...
30 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Figura 3. Industria lítica de la Depresión de Monforte (Modo 4). Yacimiento de Valverde (1-10): 1 y 2, fragmentos de puntas foliáceas en sílex (1) y cuarcita (2); 3, núcleo de laminillas en cristal de roca; 4 y 5, elementos de dorso en cristal de roca; 6, 7 y 9: fragmentos de lámina y microláminas en cristal de roca (6) y cuarcita (7 y 9); 8, núcleo bipolar de cuarzo; 9, lasca de sílex; 11, núcleo laminar de cuarcita, yacimiento de Áspera.
30  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONO...
CUENCAS HIDROGRÁFICAS ATLÁNTICAS NOROCCIDENTALES Conclusiones La Depresión de Monforte desempeña un papel estratégico por su ubicación geográfica, ya que se sitúa en la vía natural que comunica el interior de Galicia con la Meseta occidental (de Lombera et al., 2011). Además, está enmarcada por los dos principales sistemas fluviales del NW de la Península Ibérica (Miño y Sil) que condicionan la movilidad estructural a través de este territorio. Por otra parte, debido a su baja altitud, las temperaturas medias del valle del Sil y de la Depresión de Monforte durante los períodos glaciares serían más suaves que las de las zonas circundantes y comparables a las registradas en la costa. Por ello, la cuenca de Monforte podría funcionar como zona refugio durante los períodos glaciales, mientras la montaña Susana Alonso Fernández *, Manuel Vaquero *,**, Alicia Ameijenda Iglesias *** y la región interior, con condiciones más secas y más frías, estarían cubiertas por casquetes glaciares y estepas herbáceas. La confluencia de estas características geológicas, geográficas y topográficas podría explicar la alta densidad de asentamientos humanos identificados en la Depresión de Monforte durante el Pleistoceno Medio y Superior. Agradecimientos Las intervenciones arqueológicas en Monforte de Lemos se enmarcan dentro del proyecto de investigación “Poblamiento durante el Pleistoceno medio/Holoceno en las comarcas orientales de Galicia” (HUM200763662, HAR/2010-21786 del Ministerio de Economía y Competividad). La Cova de Valdavara y Valdavara 3 (Becerreá, Lugo) Las intervenciones arqueológicas que se han venido realizando desde 2007 en el término municipal de Becerreá (Lugo) han proporcionado un amplio registro arqueológico correspondiente a diferentes periodos cronoculturales, incluyendo momentos casi desconocidos hasta ahora en territorio gallego, como el Pleistoceno Superior antiguo o el Magdaleniense Medio. Los trabajos se ha desarrollado en dos yacimientos: la Cova de Valdavara, en la que se ha constatado una secuencia bien conservada que incluye niveles de Prehistoria Reciente y de Paleolítico Superior final, y Valdavara 3, otro depósito en cueva con restos del Pleistoceno Superior antiguo (Vaquero et al., 2011). La Cova de Valdavara y Valdavara 3 se encuentran en los complejos kársticos situados en el margen derecho del río Narón (denominado en esta zona con el nombre de Cruzul), uno de los afluentes del margen izquierdo del río Navia, a unos 120 m y 220 m de altura con respecto al cauce actual del río respectivamente. Forman parte del conjunto de cavidades localizadas en las formaciones calcáreas denominadas Calizas de Ve- gadeo, de edad Cámbrico Inferior-Medio, que afloran a lo largo de una amplia franja de trazado NNO-SSE entre las formaciones paleozoicas del Dominio del Manto de Mondoñedo, en las que predominan las rocas arenosas y pizarrosas (Vera, 2004). Alguna de estas cuevas era ya conocida por haber proporcionado algunos restos arqueológicos o paleontológicos aislados, como la Cueva de Furco o la Cova da Venta (Fernández Rodríguez, 1993; Grandal, 1991). La Cova de Valdavara fue descubierta en los años 60 por un grupo de aficionados de Becerreá. Las excavaciones arqueológicas se desarrollaron entre 2007 y 2013, trabajándose en tres localizaciones con secuencias y depósitos diferenciados: Valdavara 1, que es la cavidad original localizada en los 60, Valdavara 1-2, que corresponde al talud exterior, y Valdavara 2, otra pequeña cavidad situada apenas 6 m por debajo de Valdavara 1. En Valdavara 1 se ha documentado una secuencia de casi metro y medio de potencia compuesta por dos conjuntos estratigráficos principales (Fig. 1). El superior corresponde a la Prehistoria Reciente (Vaquero et al., * Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolucio Social (IPHES), Escorxador s/n, 43003 Tarragona ** Area de Prehistoria, Universitat Rovira i Virgili, Avinguda Catalunya 35, 43002 Tarragona *** Universidade de Santiago de Compostela (USC) 31
CUENCAS HIDROGR  FICAS ATL  NTICAS NOROCCIDENTALES  Conclusiones La Depresi  n de Monforte desempe  a un papel estrat  gic...
32 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Figura 1. Secuencia estratigráfica de Valdavara 1. 2009). El estudio de la industria lítica en sílex y cuarzo, la fauna doméstica y la cerámica recuperadas en esta unidad superior evidencian un uso diversificado de la cavidad durante el Neolítico final-Calcolítico. La recuperación de elementos de adorno marinos (Dentalium) permite inferir la movilidad por el territorio de estas poblaciones y posibles contactos con las poblaciones costeras. Asimismo, la recuperación de restos humanos de pequeño tamaño como falanges y dientes de diferentes individuos, presuponen un uso reiterado de la cavidad con fines funerarios, probablemente como lugar de enterramiento primario (Vaquero et al., 2009). La diversidad de micromamíferos recuperada es coherente con otras asociaciones Holocenas-Calcolíticas del Norte Penínsular y sugiere un clima más mediterráneo (Blain et al., 2009). El conjunto inferior corresponde al Paleolítico Superior final, en el que parece haberse producido una ocupación reiterada de la cavidad entre los 16.800 y los 18.700 años cal BP (Tabla 1) (Vaquero et al., 2009). Las evidencias documentadas, sobretodo en el nivel 4, son coherentes con las características del Magdaleniense Inferior y Medio de la cornisa cantábrica: talla laminar, claro predominio de los buriles entre los artefactos retocados, arte mueble, industria ósea decorada y elementos de adorno: entre los cuales un conjunto de conchas marinas y un colgante realizado a partir de un canino de ciervo atrofiado (Fig. 2). Es especialmente significativa la recuperación en este nivel de un diente de leche, que es hasta el momento el resto humano más antiguo de Galicia. En la base de este paquete parece producirse un cambio significativo a nivel cultural, caracterizado por la aparición de elementos líticos en cuarcita. La amplia diversidad de especies de micromamíferos recuperada en este conjunto ha aportado una gran cantidad de datos ambientales y paleoclimáticos para este periodo y sugieren unas condiciones más frescas que en el conjunto superior (Lopez-García et al., 2011). En la localización de Valdavara 1-2, bajo un nivel superior muy alterado por los procesos postdeposicionales y que contenía materiales muy heterogéneos, apareció una unidad más homogénea (nivel C) con evidencias líticas en sílex y cuarzo que indican unas estrategias técnicas encaminadas a la obtención de lascas. La datación de restos faunísticos asociados indica una cronología de comienzos del Holoceno para este nivel (Fábregas et al., 2010). Estas dataciones, junto con las características del conjunto lítico, son coherentes con la atribución de este nivel al Mesolítico Macrolítico, que se documenta por primera vez en Galicia. Por debajo de esta unidad, identificamos otro nivel (nivel D), caracterizado por el predominio de lascas de cuarcita, que de confirmarse su cronología, se correspondería con el momento de ocupación más antiguo documentado en la Cova de Valdavara. En Valdavara 2 se localizó a techo un nivel que contenía los restos de al menos tres individuos infantiles, carente de elementos de cultura material asociados, pero cuya datación los sitúa en el contexto cronológico del Bronce Medio (Vaquero et al. 2008, Vaquero et al., 2009). Por debajo de este nivel, apareció otra unidad estratigráfica con un registro fósil caracterizado por la presencia de un gran número de restos de carnívoro, pero con ausencia total de evidencias de presencia humana.
32  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONO...
CUENCAS HIDROGRÁFICAS ATLÁNTICAS NOROCCIDENTALES Loc. Nivel Material Lab.ref. Años 14C Años cal. BP Años cal. BC Val 1 2 Hueso humano Beta-235727 4410 ± 40 5160-4840 3210-2890 Val 1 4 Hueso Beta-235728 13,770 ± 70 17,080-16,880 15,130-14,930 Val 1 4 Hueso Beta-235726 14,630 ± 70 17,890-17,730 15,940-15,780 Val 1 6 Hueso Beta-257849 15,120 ± 70 18,700-17,820 16,750-15,870 Val 1-2 C Hueso Beta-257850 8920 ± 50 10270-9830 8320-7880 Val 1-2 C Hueso Beta-259199 8890 ± 60 10250-9770 8300-7820 Val 2 3 Hueso humano Beta-235729 3270 ± 40 3600-3400 1650-1450 Val 2 3 Hueso humano Beta-235730 3250 ± 40 3600-3360 1650-1410 Tabla 1. Fechas radiocarbónicas de la cueva de Valdavara. La calibración a 2s (p= 95%) se ha realizado mediante la curva CalPal-2007-Hulu (Weninger y Jöris, 2004). Entre 2009 y 2011 se realizó una intervención de urgencia en una cavidad expuesta a consecuencia de la voladura de una cantera, a 100 metros de la Cova de Valdavara, a la que se denominó Valdavara 3. La gran variedad faunística recuperada en este yacimiento (león, leopardo, hiena, rinoceronte, bisonte, oso, zorro, lobo, caballo, jabalí, corzo, rebeco, gamo), las características de la microfauna y los primeros datos radiométricos sugieren una cronología de Pleistoce- no Superior antiguo, entre los 100.000 y los 120.000 años. Aunque se trata principalmente de un conjunto paleontológico, el descubrimiento de industria lítica in situ asociada estratigráficamente a la fauna, confirma la presencia humana en el yacimiento. A la espera de la verificación de la cronología del depósito, estos datos sitúan Valdavara 3 como una referencia importante para el conocimiento del poblamiento más antiguo de Galicia. Figura 2. Elementos de adorno personal encontrados en los niveles magdalenienses de Valdavara 1. 33
CUENCAS HIDROGR  FICAS ATL  NTICAS NOROCCIDENTALES  Loc.  Nivel  Material  Lab.ref.  A  os 14C  A  os cal. BP  A  os cal. ...
2 cordillera y litoral cantábricos CUENCAS HIDROGRÁFICAS ATLÁNTICAS NOROCCIDENTALES 35
2  cordillera y litoral cant  bricos  CUENCAS HIDROGR  FICAS ATL  NTICAS NOROCCIDENTALES  35
Yacimiento Numeración mapa Yacimiento Numeración mapa Cueva de Aitzbitarte III y IV 5 Cueva del Mirón 21 Antoliñako Koba 6 Santimamiñe 22 Axlor 7 El Sidrón 23 Los Azules 8 Sopeña 24 Cabo Busto 9 El Castillo 10 Cueva de la Güelga 11 Cueva de Las Caldas 12 Cueva Morín 13 Ekain 14 Cueva del Esquilleu 15 El Pendo 16 Cueva de la Riera 17 La Viña 18 Labeko Koba 19 Lezetxiki 20
Yacimiento  Numeraci  n mapa  Yacimiento  Numeraci  n mapa  Cueva de Aitzbitarte III y IV  5  Cueva del Mir  n  21  Antoli...
Jesús Altuna*, Koro Mariezkurrena*, Joseba Ríos** La Cueva de Aitzbitarte III (País Vasco) En la colina de Aitzbitarte (Rentería, País Vasco) hay un conjunto de cuevas, dos de las cuales, la III y la IV, las mayores, han sido excavadas. La IV lo fue en los años 60 del siglo pasado por J. M. de Barandiaran (1961) y la III lo ha sido recientemente por J. Altuna (Altuna et al., 2011). Distan 7 km de la costa actual en línea recta. Es en la cueva IV donde E. Harlé (1908) determinó por vez primera para la Península Ibérica, restos de reno. La cueva III orientada al SW presenta un gran vestíbulo, que da paso a una gran sala de 60 m de largo por 15 de anchura media. Es a la entrada de esta sala y en su zona profunda, donde se han realizado las recientes excavaciones. Aquí damos cuenta de las llevadas a cabo a la entrada. Actualmente está en estudio ya avanzado el resultado de las excavaciones realizadas en la zona profunda. La estratigrafía (Fig. 1) ha mostrado un nivel estéril (n. VI), un Auriñaciense evolucionado (n. Vb inferior), tres niveles Gravetienses (n. Vb central y superior, Va, IV) y dos superiores (III y II) de cronología Solutrense, pero ligados al tecnocomplejo Gravetiense. El I está revuelto con elementos modernos. El estudio sedimentológico ha mostrado un clima general frío y húmedo. El nivel VI es el menos frío del conjunto. El nivel V es algo húmedo y frío, sobre todo en su tramo Vb. El n. IV es algo húmedo y no tan frío. El III es de intenso frío y algo húmedo y el II frío y húmedo. El nivel Vb central cuenta con 4 dataciones hechas en Upsala, que van de 33.605 ± 1165 a 31.000 ± 835 y una más de 28.010 ± 600 BP. Para el n. Va hay cinco dataciones, una de 31.210 ± 860 y 4 más que van de 28.950 ±655 a 26.350 ± 475. Para el n. IV contamos con 5 dataciones más, que van de 28.320 ± 605 a 24.240 ± 365 y una más de 22.420 ± 290. Para el n. III hay 7 dataciones que van de 22.580 ± * ** 295 a 18.400 ± 215. Por fin para el n. III tenemos una datación de 19.765 ± 220 (Ua-37959). El estudio polínico indica un predominio de paisaje abierto, con escasa representación arbórea (menos de 6%). Es el nivel VI el que muestra mayor presencia arbórea (5.6%) con Pinus, Juniperus y Betula. El nivel Vb inferior es muy frío (cubierta arbórea 1.6 %) con Pinus y Juniperus. El Vb superior muestra una débil recuperación arbórea (2.5%) con las mismas especies. El Va indica una débil recuperación de Betula. En el IV se observa un incremento (3%) merced a Juniperus. La deficiente conservación esporopolínica no ha permitido obtener información sobre los niveles III y II. Los Micromamíferos obtenidos mediante un cedazo de 1 mm de malla, suman 16.556 restos. La mayor parte proceden de los niveles Vb a III. Los restos son similares en todos los niveles. Domina el grupo Microtus gr. agrestis-arvalis, seguido de Microtus oeconomus. Pitymys pyrenaicus forma el conjunto mayor del género Pitymys. Está también presente la especie relicta Pliomys lenki. El clima que denota el conjunto es frío y húmedo y el paisaje mayoritariamente abierto. Hay pues coincidencia entre Sedimentología, Palinología y estudio de Micromamíferos. Desde el punto de vista climático los Macromamíferos indican paisajes abiertos. Se encuentran presentes Rangifer tarandus y Alopex lagopus, éste último en el nivel IV. También las Aves indican lo mismo ya que es abundante la perdiz nival Lagopus mutus, que vive hoy en el borde superior del bosque de coníferas y en zonas rocosas de alta montaña de los Alpes y Pirineos. La industria lítica y ósea muestra dinámicas de cambio entre el Auriñaciense Evolucionado (Vb) y el inicio del Gravetiense (Vb sup, Va y IV) y ofrece Centro de Custodia e Investigación de los materiales Arqueológicos de Gipuzkoa. 20015 San Sebastián (GOAZ). Altuna@arkaios.com Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana. 09002 Burgos. joseba.rios@cenieh.es
Jes  s Altuna , Koro Mariezkurrena , Joseba R  os    La Cueva de Aitzbitarte III  Pa  s Vasco   En la colina de Aitzbitart...
38 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Figura 1. Estratigrafía del yacimiento. datos para caracterizar las ocupaciones humanas producidas en torno al 20.000 BP (niveles III y II), que tienen una difícil adscripción cultural en el marco regional Cantábrico. En el nivel VI solo se hizo un sondeo de 1 m2, que proporcionó un reducido material que permite una adscripción al Paleolítico Medio, sin mayor precisión. La parte alta de este nivel está mezclada con el tramo inferior del nivel Vb, por lo que el conjunto industrial muestra un carácter anómalo que mezcla elementos del Paleolítico Medio y del Auriñaciense Evolucionado. El nivel Vb muestra una intensa producción de laminillas a partir de núcleos carenados, bordes de lasca y núcleos tipo Vachons, así como una producción unipolar de láminas anchas y aplanadas. Los tipos de sílex utilizados son especialmente los obtenidos en los afloramientos más cercanos, bien sean los Urgonianos, que afloran en las mismas calizas en las que se abre la cueva, bien los del Flysch de la variedad de Gaintxurizketa (<10 km N). Se ha documentado también el uso de sílex del Flysch de afloramientos situados entre 30 y 100 km (Flysch de Barrika– NO– o Bidache– N) y puntualmente la presencia de sílex procedente de afloramientos situados a gran distancia como de Chalosse (130 km, N), Salies de Bearn (100 km, N), Urbasa (90 km, S) o Treviño (125 km SO). El utillaje retocado destaca el utillaje fabricado sobre lámina, típico Auriñaciense como raspadores o láminas Auriñacienses. Los buriles muestran una gran variabilidad de funciones y de morfologías destacan- do los nucleiformes (Vachons, Diedros, Mixtos) y los realizados sobre truncadura. El utillaje de sustrato y las piezas astilladas son muy abundantes y el realizado sobre laminilla es escaso destacando las laminillas Dufour. Hay también abundante utillaje macrolítico, poco configurado, y la industria ósea es escasa y poco significativa, destacando los alisadores y los retocadores. Además en este nivel se recuperó una Plaqueta de esquisto grabada con motivos no figurativos que entronca con las primeras tradiciones gráficas del Cantábrico (Fig. 2a y 2b). El conjunto puede caracterizarse como un palimpsesto de ocupaciones con actividades intensas y variadas entre las que destaca el procesado de la fauna. Estas características industriales y las dataciones obtenidas en el nivel permiten una adscripción cultural del conjunto al Auriñaciense Evolucionado. El tramo superior del nivel Vb muestra un cambio. La producción de laminillas se realiza a partir de núcleos prismáticos de laminillas, la talla laminar es más regular y produce láminas estrechas. El conjunto retocado muestra menos útiles típicos Auriñacienses, aumentando los buriles, con algunos ejemplares de Noailles (Fig. 3). Del utillaje óseo destacan los punzones y las azagayas. En el nivel Va destaca la producción de láminas y laminillas a partir de núcleos prismáticos, núcleos piramidales y núcleos-buril, unipolares. Entre el utillaje retocado destacan los buriles diedros y sobre truncadura –algunos Noailles típicos– y las piezas astilladas. La industria ósea
38  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONO...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS Figura 2a. Plaqueta grabada del nivel Auriñaciense. Figura 2b. Plaqueta grabada. Dibujo. muestra una presencia escasa de útiles apuntados, posiblemente azagayas. Este utillaje parece estar relacionado con actividades de vinculación “doméstica”. El nivel II se caracteriza por la producción de laminillas de distintos tamaños especialmente a partir de núcleos piramidales y probablemente a partir de buriles de tipo Busqué, mientras que la producción de lascas y una producción de láminas parece realizarse fuera del yacimiento. Respecto al utillaje retocado destaca la abundancia de buriles de todo tipo, con formatos tipo Noailles y Busqué, y la ausencia En el Nivel IV la talla es prácticamente idéntica a la registrada en el nivel Va. Destacan los buriles de diferentes tipos –con algunos Noailles típicos– y las piezas astilladas, seguidas de raspadores, truncaduras y utillaje de dorso. Dentro de la industria ósea sólo se ha recuperado un fragmento de azagaya. La composición del conjunto parece relacionarse también con actividades de tipo doméstico. Los niveles Vb superior, Va y IV se relacionan por su composición tecno-tipológica y por su cronología con una fase antigua del Gravetiense. En estos niveles se documenta un descenso significativo en el uso del sílex local (Urgoniano o Gaitxurizketa), aumentando el uso de los sílex de Bidache y Chalosse especialmente. El nivel III se caracteriza por la variabilidad de los sistemas de producción entre los que destaca una producción de laminillas estrechas, una producción de laminillas anchas, ambas realizadas sobre lasca, una producción de lascas y una importación de soportes laminares. Entre el utillaje destacan los buriles de morfologías diversas –incluyendo Noailles y Busqué– las laminillas de dorso, los raspadores y dos geométricos. El utillaje óseo es el más rico y variado de la secuencia destacando dos fragmentos de agujas, y dos azagayas de sección circular aplanada. Hay además un colgante realizado sobre canino de zorro y un fragmento de cuenta de hueso. Este nivel se correspondería con ocupaciones con funciones variadas incluyendo actividades de tipo doméstico o la preparación y reparación de utillaje de caza. Figura 3. Buriles de Noailles de los niveles Gravetienses. 39
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  Figura 2a. Plaqueta grabada del nivel Auri  aciense.  Figura 2b. Plaqueta grabada. Dibu...
40 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO de raspadores y de elementos foliáceos claros. Hay también una relativa abundancia de elementos de retoque abrupto, dorsos y truncaduras con algunos dorsos que podrían asimilarse a fragmentos de puntas de muesca. La industria ósea muestra un posible fragmento de azagaya y un tubo de hueso de ave con grabados lineales transversales. Los niveles III y II son contextos con una cronología que coincide con el inicio del Solutrense regional, sin embargo el conjunto industrial muestra unas características particulares, más propias del tecnocomplejo Gravetiense, por lo que parece una variante industrial original que lo relacionan con otros conjuntos como Amalda (V) o Ermittia (V). Por fin el nivel I indica un carácter muy alterado con datos poco fiables. El nivel III (Gravetiense reciente) ha proporcionado 4 piezas dentarias humanas pertenecientes a tres niños menores de 13 años y un adulto. Se trata de los más antiguos restos de nuestra especie conocido hasta el presente en el País Vasco. Las piezas son un D2 de un infante de 12 a 21 meses, un M1 de uno de 5,5 a 6 años, un M2 de otro de 11 a 13 años y un P4 de un adulto. El conjunto de Macromamíferos asciende a 30.261 restos, en general muy fragmentados, de los que han sido determinados 2.149. Este número elevado de indeterminados se debe a que el tamiz era de 2 mm y se tamizó con agua. Se recogieron por tanto todos los fragmentos superiores a esa dimensión. Los Macromamíferos constituyen la principal fuente de subsistencia de origen animal de los pobladores de la cueva. Dominan los bovinos (entre los que hay Bos primigenius y Bison priscus), Cervus elaphus y Rupicapra rupicapra. Los restantes Ungulados Rangifer tarandus, Capreolus capreolus y Capra pyrenaica, los tres en pequeñas cantidades y no en todos los niveles. En el nivel Vb inferior (Auriñaciense evolucionado) domina Cervus elaphus seguido de .los bovinos y luego de Rupicapra rupicapra. Ursus spelaeus es también numeroso. El nivel Vb superior (Gravetiense más antiguo) muestra un espectro faunístico análogo, para ir dando paso posteriormente a un aumento de los bovinos, que dominan ampliamente en los niveles Gravetienses Va y IV. Por fin en los niveles III y II descienden los bovinos dejando paso a Rupicapra rupicapra. El reno está presente en los niveles Va, IV, III y II, si bien con pocos restos. Las huellas de origen antrópico sobre los restos óseos (fracturaciones, incisiones varias, huellas de fuego en distinto grado) son numerosas. Hay algunas escasas huellas de mordeduras de Carnívoros, causadas probablemente sobre el material abandonado por los humanos. Cabe destacar una ulna de Ursus spelaeus del n. Vb inferior, con incisiones de origen antrópico. Por otro lado en el nivel IV, nivel de amplios hogares, hay muchísimos huesos troceados de pequeño tamaño, también quemados. El elevado número entre ellos de partes esponjosas de hueso, ricas en grasa, indica que han servido probablemente como combustible en esa época de escasa cubierta arbórea. Las Aves suman un conjunto reducido de 137 restos determinables. Los niveles con más restos son el III (82) y el IV (32). La composición anatómica de los huesos de Lagopus mutus y Perdix perdix que constituye con Pyrrhocorax el conjunto más numeroso, es compatible con la introducción en la cueva por humanos, aunque no se han observado marcas de origen antrópico. La alta presencia de restos de especies rupícolas, en especial en el nivel III, indica que la cavidad no fue ocupada permanentemente por grupos humanos en esa fase. Los Peces se limitan también a un reducido conjunto de 156 restos. El género más abundante es Salmo, entre los que la trucha es mayoría. Destaca Anguilla anguilla, pero sobre todo cuatro de indudable origen marino como son Trisopteros minutus (n. III), Blenius sp. (n. Va y IV), Scomber sp. (n. Va) y Platichys flesus (n. Vb). Esta última penetra en la zona marítima de los ríos, por lo que pudo ser pescada en el río Oiartzun. Entre los Moluscos hay conchas de origen marino, típicas del Golfo de Bizkaia: Patella vulgata (n. I, II y III), Littorina littorea n. II, III y IV), L. obtusata, L fabalis (ambas en n. III) Stramonita haemastomsa, Mytilus sp., Pecten maximus y Antalis sp. (las cuatro en el n. II). Tres de las conchas han sido transformadas en objetos colgantes de adorno. En la secuencia exterior de Aitzbitarte III se documentan por tanto una serie de niveles arqueológicos en los que se observa una evolución ambiental y unos cambios en las formas de vida de los grupos humanos que incluyen el modo de ocupación, las estrategias de subsistencia y de aprovisionamiento del utillaje y las actividades realizadas en el sitio. Actualmente se encuentra en una estado muy avanzado el estudio de los niveles de la zona profunda de la cueva, donde son especialmente ricos los niveles gravetienses con buriles de Noailles, unidos a una subsistencia basada casi exclusivamente en la caza de bovinos (más el 90% de los restos). La cueva de Aitzbitarte IV, situada encima de la III, dio un nivel Auriñacoide no bien definido, un nivel Solutrense, dos niveles Magdalenienses y un nivel Aziliense. Llama la atención que los grupos humanos del Gravetiense no aparecieran en la cueva IV. En el interior de Aitzbitarte III han aparecido casi 2.000 buriles de Noailles típicos y en la IV ninguno. A la inversa, a los grupos Magdalenienses y Azilienses de la IV no les interesó la III.
40  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONO...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS Mikel Aguirre* Antoliñako Koba (Gautegiz-Arteaga, Bizkaia) La cueva de Antoliña (Antoliñako koba en euskara) (DATUM ETRS 89 x: 528.685.46 Y: 4.801.186,83 Z: 285) se sitúa en la cuenca baja del río Oka, o ría de Gernika, en el entorno llamado de Urdaibai (Bizkaia) a 285 m.s.n.m., y a escasa distancia del clásico yacimiento de Santimamiñe (Fig. 1: 1). Con excelente orientación sur suroeste, su emplazamiento estratégico permite el dominio visual de buena parte de la cuenca de Urdaibai y de los accesos hacia los valles costeros de los ríos Lea y Artibai. La excavación arqueológica se ha desarrollado entre 1995 y 2008, y ha permitido la identificación de una importante secuencia estratigráfica con ocupaciones del Auriñaciense, Gravetiense, Solutrense superior, Magdaleniense inferior avanzado, indicios del Magdaleniense superior, y Aziliense (Aguirre, 1996, 2001; Aguirre et al., 2001). Su registro arqueológico y paleoambiental es el más completo y rico entre los c. 35.000 BP y 14.500 BP en el área de Urdaibai, con algunos hiatos bien definidos en una secuencia estratigráfica cuya dinámica de acumulación parece esencialmente antrópica. ¿Contracciones demográficas en el Cantábrico oriental? ¿cambios de estrategia de explotación territorial?... Se han realizado algunas aportaciones sobre el origen de las materias primas silíceas de Antoliña (Tarriño et al., 1998; Tarriño, 2006: 136-139) y de paleoambiente a partir de los microvertebrados de su secuencia (Zubeldia et al., 2006). En la actualidad se halla en marcha el estudio interdisciplinar de su registro. La configuración del relleno sedimentario de la cueva presenta importantes cambios laterales en sus caracteres y en su desarrollo vertical. En la sala oeste (Fig. 1: 2) la estratigrafía posee escasa potencia por la cercanía de la roca base, donde se registra lo que llamamos Conjunto Sedimentario Superior –CSS– y Medio –CSM–, y una considerable profundidad en la galería norte y parte del vestíbulo, con niveles arqueológicos ausentes allí (Conjunto Sedimentario Inferior –CSI–). Presentamos, de muro a techo, los diferentes horizontes arqueológicos documentados (Fig. 2): 1. Las evidencias más antiguas de ocupación en Antoliña se localizan en un nivel confinado en* tre coladas estalagmíticas (Fig. 2) del CSI, LsmP (limo arenoso marrón con fosfatos) donde se identificó marmota entre la escasa fauna, una raedera y otros pocos elementos líticos. No se dispone por el momento de datación de estos estratos, sí de algunas analíticas geoquímicas (Yusta et al. 2005). Estos niveles forman parte de la mitad inferior de este conjunto sedimentario de base, en donde se observan varias fases de formación de espeleotemas, bloques y escasos clastos, diferentes capas arenosas, arcillo limosas marrones a veces brechificadas, y paquetes o bolsadas de arcillas naranjas muy compactas mezcladas con fosfatos. Todo ello arqueológicamente estéril con la salvedad del estrato mencionado. 2. La mitad superior del CSI lo forma un grueso paquete de fosfatos, espeleotemas y bolsadas arcillosas diversas, que contiene el primer nivel arqueológico de cierta entidad, compuesto por arenas marrones con abundantes grumos de fosfatos (Sm-P). Aportó industrias auriñacoides, siendo el orden de retoque simple el de mayor significación (en denticulados y raederas), con algunas escasas laminillas Dufour. 3. Se halla cubierto por fosfatos y arenas naranjas (Sj-P), que también libran material lítico arqueológico análogo, con escasa fauna, mal conservada en estos niveles, aún pendientes de datación. Su techo marca diferencias con lo superior en coloración, textura y pequeñas bioturbaciones. 4. Por encima se define un paquete de arenas marrones rojizas, compactas (Smk), con escasos clastos o bloques muy corroídos y diversas variaciones laterales. Disponemos de una data (Tab. 1) prácticamente a techo, de 30640 ± 240 BP (Beta-251304), y otra sobre carbón de 29990 ± 230 BP (GrA-23898) en la parte baja del nivel. Contiene industrias auriñacienses de matiz evolucionado, con importantes porcentajes de grupos de sustrato, escasas laminillas de tipo Dufour e industria ósea escasa y banal. Este estrato (Lmbk inf/Smk) constituye la base del CSM. UNED, CA Bergara, San Martin Agirre Plaza 4, 20570 Bergara (Gipuzkoa) maguirre@bergara.uned.es 41
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  Mikel Aguirre   Antoli  ako Koba  Gautegiz-Arteaga, Bizkaia   La cueva de Antoli  a  An...
42 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Figura 1. 1. Situación de Antoliña 2. Planta 3. Canto grabado del Gravetiense de Antoliña 4 a 7. Piezas de retoque plano del Solutrense de Antoliña. En 7, costilla de ungulado indeterminado con extremo distal de punta.
42  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONO...
Aziliense Magd. inf. Sol. sup Sol. sup Gravetiense Gravetiense Auriñ. evol. Lgc inf Lmb Lmc Lab/Sab Lmbk sup/Smbk Lmbk inf/Smk cultural Ads. Lanc/Lgc sup Nivel de referencia Material Hueso Hueso C14AMS C14AMS C14AMS Hueso Hueso C14AMS Hueso Hueso Hueso Carbón Hueso C14AMS C14 C14AMS C14AMS C14AMS Hueso C14AMS Hueso Hueso C14AMS C14AMS Hueso C14AMS Hueso C14 Hueso Hueso C14AMS C14AMS Hueso C14 C14AMS Hueso C14 Hueso Método Beta-251304 GrA-23898 Beta-230279 GrN-23786 Beta-251300 Beta-251299 Beta-230282 Beta– 251303 Beta– 215542 Beta-233766 GrN-23785 Beta-230284 Beta-251301 GrN-23784 GrN-23783 Beta-230280 Beta-230281 Beta-215543 Beta-215544 Ref. lab. Tabla 1. Dataciones de Antoliñako koba y su calibración (CalPal 2007 HULU, Weninger et al. 2010). Medio Superior Sedimentario Conjunto 30640 ± 240 BP 29990 ± 230 BP 27520 ± 190 BP 27390 ± 320 BP 27100 ± 190 BP 26720 ± 180 BP 26710 ± 180 BP 26140 ± 150 BP 26080 ± 200 BP 22640 ± 120 BP 19280 ± 120 BP 19020 ± 120 BP 17340 ± 100 BP 14680 ± 100 BP 14680 ± 80 BP 14630 ± 70 BP 14580 ± 70 BP 10800 ± 40 BP 10220 ± 40 BP Fecha BP 34823 ± 355 34253 ± 196 32109 ± 222 32064 ± 277 31822 ± 154 31486 ± 273 31469 ± 284 31046 ± 343 31011 ± 356 27358 ± 388 23044 ± 283 22879 ± 303 20801 ± 301 17998 ± 378 18003 ± 374 17954 ± 379 17829 ± 314 12777 ± 63 11932 ± 128 CalBP 34467 – 35178 34057 – 34449 31887 – 32331 31786 – 32341 31667 – 31976 31212 – 31759 31185 – 31753 30702 – 31389 30655 – 31367 26969 – 27746 22760 – 23327 22575 – 23182 20500 – 21102 17619 – 18376 17628 – 18377 17574 – 18333 17515 – 18143 12713 – 12840 11804 – 12060 68% range calBP CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS 43
Aziliense  Magd. inf.  Sol. sup Sol. sup Gravetiense  Gravetiense  Auri  . evol.  Lgc inf  Lmb  Lmc  Lab Sab  Lmbk sup Smb...
44 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Figura 2. 1. Ensayo de correlación provisional cronoclimática de la estratigrafía de Antoliña, según el radiocarbono y las curvas de variación de temperatura según el procesado parcial de la columna de muestreo de microvertebrados (Zubeldia et al. 2006). 5. Tras un posible hiato sedimentario relativamente corto (sin interfacies definida en la sala oeste, más clara en la galería norte) se desarrolla un paquete con alta densidad de material arqueológico en su base, de limos y arenas marrón amarillento compactas con abundantes bloques (Lmbk sup/Smbk) adscrito al Gravetiense con buriles de Noailles (Aguirre, 2013). En su industria ósea sobresalen azagayas de sección oval, en morfologías cercanas a las de Isturitz. Destaca por sus implicaciones un pequeño percutor-abraseur con una figura de cierva (Fig. 1: 3) (Aguirre y González Sainz, 2011). Disponemos de seis fechas de
44  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONO...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS C14 AMS y una convencional, escalonadas coherentemente entre los c. 25800 y 27700 BP (c. 31000-32300 CalBP). El material arqueológico, del mismo tenor gravetiense con Noailles, se hace más escaso hacia arriba, con limos y arenas amarillas con bloques (Lab/Sab). Presenta a techo contacto erosivo neto. Ha sido datado en 22640 ± 120 BP (Beta-233766). 6. Sobre la discordancia erosiva se inicia el CSS, ya del Tardiglaciar, con importantes ocupaciones del Solutrense superior: el inferior, de limos marrones con clastos (Lmc), y limos marrones con bloques (Lmb) el superior. Ambos libran piezas de retoque plano en abundancia (Fig. 1: 4 a 7), con predominio de bases cóncavas (en torno a medio centenar) y escasas muescas laterales de pequeño formato. Están presentes los buriles de Noailles. Disponemos de tres fechas: 19280 ± 120 BP (GrN-23785) y 19020 ± 120 BP (Beta-230284) para Lmc; y 17340 ± 100 BP (Beta-251301) para el superior Lmb. 7. Tras otro hiato, con indicios de erosión a techo de Lmb, le siguen limos grisáceos con clastos (Lgc), que se presentan ya en superficie en parte del vestíbulo y sala oeste. Se hallan muy afectados, no obstante, por diversas afecciones (ganado, clandestinos) que llegan González-Urquijo, Jesús*; Ibáñez, Juan José**; Lazuén, Talía*** y Mozota, Millán** 8. No es posible establecer diferenciación sedimentaria con la sección superior de Lgc (Lgc sup) salvo, localmente, mayor densidad de pequeños clastos y de moluscos entre el material arqueológico. Está fechado (Beta-215543) en 10800 ± 40 BP. En áreas marginales de la sala oeste y galería norte se conservan pequeñas áreas de limos y limoarcillas negros con clastos (Lanc), en superposición con Lgc, sellados a techo por espeleotemas y fechados en 10220 ± 40 BP (Beta-215544), data muy cercana a la anterior aunque no solapada. En el cribado del sedimento revuelto se han recuperado varios fragmentos de arpones magdalenienses, difícilmente atribuibles a fechas tan tardías. Lógicamente, este hecho evidencia visitas ocasionales durante el Magdaleniense superior en el tramo central de Lgc. La composición del material arqueológico de Lgc sup y Lanc es similar (destacan los elementos de dorso y la análoga variedad de moluscos) y lo asignamos al Aziliense. Axlor Historia de la investigación El yacimiento de Axlor (Dima, Bizkaia) si sitúa en la fachada atlántica norte de la Península Ibérica. La cueva se abre a unos 320 m. de altitud sobre el nivel del mar, en un valle interior cercano a uno de los puntos de paso entre la cuenca atlántica y la mediterránea. El yacimiento fue descubierto por J.M. * hasta los niveles solutrenses en la mayor parte de la superficie excavada. La industria ósea (secciones subtriangulares y cuadradas, puntas espatuladas) y dataciones (cuatro: dos AMS y dos convencionales), entre 14510 y 14780 BP (17515 y 18377 Cal BP) de su sección inferior corresponden a un Magdaleniense inferior tardío (Lgc inf). de Barandiarán en 1932 y excavado por este mismo arqueólogo entre 1967 y 1974. Barandiarán describió 9 niveles estratigráficos y definió como fértiles del III al VIII, todos ellos con industrias líticas de tipo musteriense (Barandiarán, 1980). La fauna de macromamíferos fue estudiada por J. Altuna (1989). Las industrias lítica y ósea fueron analizadas por A. Baldeón en el marco de su tesis doctoral (1985) y Instituto de Prehistoria (IIIPC) / Departamento de Ciencias Históricas, Universidad de Cantabria, Avda de los Castros, s/n, 39005 Santander, gonzalje@unican.es ** Institució Milá i Fontanals, CSIC, C/Egipciaques, 15 08001 Barcelona, ibanezjj@imf.csic.es y millanm@imf.csic.es *** PACEA (CNRS-Université de Bordeaux), Allée Geoffroy de Saint Hilaire 33615 PESSAC t.lazuen@pacea.u-bordeaux1.fr 45
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  C14 AMS y una convencional, escalonadas coherentemente entre los c. 25800 y 27700 BP  c...
46 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO publicadas más tarde de manera extensa (Baldeón, 1999). A. Baldeón clasifica todos los niveles como musterienses charentienses –con algunos matices para los dos niveles inferiores– con abundantes raederas. Secuencia estratigráfica A partir del año 2000 la excavación del yacimiento de Axlor se retomó por un equipo dirigido por J. González-Urquijo y J.J. Ibáñez. En la nueva excavación se ha intervenido en niveles contemporáneos de la secuencia excavada por Barandiarán. Grosso modo los niveles B a N (Fig.1) coinciden con los niveles III a VIII de la excavación de los años 60-70 (GonzálezUrquijo et al., 2005, 2006). Esta secuencia corresponde cronológicamente a las fases finales del Paleolítico Medio. El nivel D se sitúa en 42010 ± 1280 BP (Beta-144262) y los niveles inferiores de la secuencia exterior (M y N) tienen cronologías >47500 bp. La secuencia reconocida hasta ese momento se completaba, en la base, con un paquete de arcillas amarillas, el nivel IX. Las nuevas excavaciones han revelado un depósito sedimentario situado estratigráficamente por debajo de la secuencia original, con dos subniveles que contienen material arqueológico, depositados en torno al OIS 4-5. Un sondeo profundo hasta la cota –6,80 ha revelado un potente relleno estéril. También se han localizado restos de un nivel de inicios del Paleolítico Superior en la parte superior de la secuencia (nivel A) correspondiente con la base del Figura 1. Estratigrafía Axlor. nivel II de J.M. de Barandiarán, en su momento considerado estéril. En los niveles inferiores (Axlor R), la industria lítica es escasa (n=414), y está tallada en sílex (46,5%), cuarzo (27%), lutita (14%), caliza (8%), cuarcita, limonita y arenisca. En el entorno inmediato del yacimiento las posibilidades de acceso a las rocas útiles para la talla se limitan a lutita, caliza, limonita y arenisca. Estas materias son relativamente fáciles de localizar tanto en posición primaria como secundaria, en los canchales y cursos de agua cercanos, a menos de 1 km. de la cavidad. La lutita de mejor calidad aparece en las formaciones del Flysch negro supraurgoniano, que se sitúa unos kilómetros al norte de Axlor. Sin embargo, pueden encontrase nódulos aprovechables para la talla en afloramientos de edad albiense, a unos pocos centenares de metros del yacimiento. El cuarzo aparece en los bordes del sinclinorio vizcaíno a unos 5-10 km al norte del yacimiento. Desconocemos la procedencia de la cuarcita, que está presente en los depósitos fluviales cercanos a Axlor en cantidades muy bajas. El sílex procede básicamente del Flysch costero, situado a 35-40 km del yacimiento. El grueso del conjunto está compuesto por restos de talla (65%) y lascas (28%), mientras que núcleos y utillaje retocado apenas alcanzan el 1% y el 5,8%, respectivamente. Cabe destacar, sin embargo, que de las 116 lascas presentes en la colección 48 (41%) se corresponden con lascas de reavivado. Las raederas de diferentes tipos (laterales, transversales y dobles, cuatro de ellas con retoque Quina o semiquina) constituyen el útil más representado.
46  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONO...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS En el nivel R se observa una gestión diferencial del sílex con respecto a las otras materias primas. Los soportes en sílex son de menor tamaño y se retocan mucho más a menudo. Una parte importante de los soportes en sílex son de hecho lascas de reavivado de raederas Quina, que en ocasiones han sido, a su vez, Figura 2. Raederas Quina. retocadas y usadas (Lazuén y González Urquijo, e.p., a). El estudio funcional de una muestra del utillaje lítico de este nivel evidencia el desarrollo de una cierta variedad de trabajos, que incluye carnicería, así como tareas sobre vegetales no leñosos, piel seca y madera (Lazuén y González Urquijo, e.p. b). 47
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  En el nivel R se observa una gesti  n diferencial del s  lex con respecto a las otras m...
48 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO En la parte inferior de la secuencia moderna (niveles M y N), las materias primas empleadas para la producción lítica es similar a la de los niveles inferiores: sílex (45%), cuarzo (30%), lutita (20%), cuarcita y otras. El sílex llega de los afloramientos situados al norte, en el flysch costero, en forma de lascas y útiles de tamaño mediano o grande (> 5 cm.) o de núcleos de tipo Levallois de pequeño formato. Estos núcleos producen lascas de hasta 1 ó 1,5 cm de dimensión máxima para las últimas extracciones. Una parte relevante de los útiles aportados al yacimiento son puntas de tipo musteriense, para ser empleadas como proyectiles. La lutita se explota a menudo con esquemas Levallois para la producción de lascas de mayor tamaño, que se suelen retocar como raederas. Los esquemas de producción seguidos con el cuarzo están peor definidos. La fauna del Nivel N está dominada por el ciervo (74%, Altuna, 1989), con un 20% de animales de roquedo (cabra, rebeco) y casi nula presencia de grandes bóvidos y caballo. Un rasgo importante de los comportamientos reconocidos en Axlor es el uso intensivo de percutores de hueso, aprovechando sobre todo esquirlas diafisiarias. Casi mil han sido recuperados en las campañas llevadas a cabo hasta la fecha y cerca de 500 analizados técnica y funcionalmente (Mozota, 2012). De ellos 73 proceden del nivel N y 92 del nivel M. Estos útiles se obtienen entre los restos de fauna, sin criterios estrictos de selección, y sin una manufactura intencional, a diferencia de lo que ocurre en los niveles superiores. Se emplean fundamentalmente en distintas técnicas de retoque lítico. En estos niveles, especialmente en el nivel N, destaca la presencia de estructuras de combustión, abundantes y bien conservadas. La parte más reciente de la secuencia correspondiente al Paleolítico medio (niveles D, C y B) presenta una estrategia de gestión del utillaje bastante diferente. La mayor parte del material aportado es sílex (algo más del 60%) seguido de lejos por la lutita y el cuarzo (entre el 10% y 15% cada materia). En estos niveles el sílex procede de tres fuentes diferentes, el Flysch costero, la sierra de Urbasa y los afloramientos de Treviño (González Urquijo et al., 2005). Apenas hay núcleos ni evidencias de talla de bloques. Al yacimiento se importan soportes de sílex gran tamaño, obtenidos mediante una producción de tipo Quina para la obtención de soportes espesos con dorso. Estas lascas se conforman como raederas Quina en el yacimiento, donde son intensamente utilizadas y reacondicionadas hasta alcanzar tamaños muy reduci- dos en el momento del abandono (Fig. 2). Algunas de las lascas de reavivado, las más grandes, parecen ser el resultado de una producción intencional o al menos de una selección preferencial para fabricar una nueva generación de útiles. Como se ha podido comprobar con el análisis de una amplia muestra de útiles retocados del nivel D (n=917, Frías, 2013), las raederas constituyen el tipo más abundante –en torno al 75%– y son, muy a menudo, dobles o múltiples. El utillaje retocado final, como consecuencia de esta explotación intensiva y del uso de lascas de reavivado como soporte (que suponen en torno al 30% de los soportes retocados), es de muy pequeño tamaño. A diferencia de lo que se observaba inicialmente con una pequeña muestra (n=50, Ríos, 2007), las dimensiones medias de las raederas finales solo alcanzan 2,3 x 2,2 x 0,8 mm. y buena parte de ellas son menores de 2 cm. en cualquiera de sus dos dimensiones. Los percutores de hueso son muy abundantes en estos niveles. Según la muestra analizada (más de 200, Mozota, 2013) se obtienen tras una fuerte selección de los formatos, o quizás una producción intencional de esquirlas durante el procesado alimenticio de la fauna. Su uso es más especializado (con variantes en los tipos de útiles y predominio del uso de los retocadores en tareas “Quina”). En el nivel B son especialmente masivos, adaptados a la extracción de las lascas de reavivado de mayor tamaño. La fauna de los niveles D, C y B es mucho más diversificada, con el aumento progresivo de la presencia de caballo y grandes bóvidos en detrimento del ciervo. En el nivel más reciente del Paleolítico Medio, el B, ciervo, cabra, grandes bóvidos y caballo se reparten el espectro de ungulados de forma casi equilibrada (Altuna, 1989; Castaños, 2005). Balance La mayor parte de las ocupaciones en el yacimiento de Axlor se producen durante el Paleolítico Medio y las más intensas a lo largo del OIS 3. El comportamiento histórico que mejor se refleja en estas ocupaciones del OIS 3 es la variabilidad de la organización técnica de las sociedades neandertales del periodo. Esta variabilidad se aprecia en el espectro de animales cazados, en la formación y uso de la industria ósea, en la gestión de las materias primas líticas –con porcentajes muy variables de los distintos tipos de rocas y con captaciones de sílex en regiones distintas-, en el repertorio de técnicas de talla o en los patrones de movilidad territorial deducibles.
48  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONO...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS Manuel R. González Morales* La Cueva de los Azules (Cangas de Onís, Asturias) Localización y descripción: La Cueva de los Azules se abre en la ladera sur del Monte de Llueves, en el barrio de Contranquil (Cangas de Onís), y a unos 30 m. sobre el curso actual del río Sella.. Tomó su nombre de la finca en la que se ubica, en las márgenes del río, y se ubican en lo que hoy es un denso bosque. En realidad, se trata de un complejo de pequeñas cavidades abiertas en un mismo frente de afloramientos de calizas cretácicas de edad Albiense superior-Cenomaniense inferior. La que ha sido objeto de excavaciones se compone en realidad de dos bocas –denominadas originalmente Cueva de los Azules I la occidental y II la oriental– separadas por un pilar rocoso que dan acceso a una única sala interior. En el momento se su hallazgo se hallaba casi totalmente colmatada de sedimentos, incluyendo una potente capa superior resultado de deslizamientos de la ladera, como el resto de las otras bocas inmediatas del conjunto. Descubrimiento y excavación: Figura 1. Arpones azilienses de la Cueva de los Azules: 1-2: Nivel 5; 3-4: Nivel 3g; 5-9: Nivel 3f. (Según FernándezTresguerres y Junceda 1994). * El yacimiento arqueológico fue descubierto de manera fortuita en 1971 por Alberto Blanco Castaño y Francisco de la Roz Soto, que encontraron en superficie un arpón aziliense y algunas lascas de cuarcita y sílex. En 1973 se iniciaron las excavaciones formales bajo la dirección de Juan Fernández-Tresguerres, después que el yacimiento sufriera en ese intervalo un importante expolio por parte de furtivos. En las dos primeras campañas se pudo comprobar que el yacimiento contaba con una amplia serie de ocupaciones azilienses de extraordinaria riqueza, incluyendo el hallazgo de varios arpones típicos (Fig. 1) y numerosa industria lítica. Al final de la campaña de 1974, el hallazgo de algunos huesos de un pie humano en el borde de la zona excavada dio paso a una amplia campaña, en 1975, que permitió exhumar un enterramiento (Fig. 2) incluido en el nivel aziliense con restos excepcionalmente bien conservados de diversas partes del esqueleto. Las sucesivas campañas de excavación se continuaron hasta mediados de los años 90, ampliando la zona excavada a la sala interior de la Cueva de los Azules II, y posteriormente se realizaron sondeos en los rellanos existentes al exterior, ante cada una de las bocas y en la plataforma entre ambas. Instituto Internacional de Investigaciones Prehistoricas de Cantabria, 39005 Santander, Spain 49
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  Manuel R. Gonz  lez Morales   La Cueva de los Azules  Cangas de On  s, Asturias   Local...
50 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Figura 2. Plano del enterramiento de la Cueva de los Azules (Según Fernández-Tresguerres 1976; dibujo de Lorenzo Arias Páramo). Estratigrafía: El relleno de las dos bocas de la cueva revela una historia sedimentaria relativamente convulsa, con sucesivas fases de erosión por corrientes de agua y rellenos de arcilla producto de deslizamientos de ladera, intercalados con episodios clásticos favorecidos por la exposición a los agentes externos y la mala calidad de la roca. En resumen, según sus excavadores, y con la salvedad de las referidas alteraciones, la secuencia cultural es la siguiente: Nivel 1: Estéril. Nivel 7 (capas a-c): Magdaleniense. Nivel 2: Aziliense final. Nivel 8: Magdaleniense. Nivel 3 (capas a-h): Aziliense final. Nivel 9: Magdaleniense. Nivel 4: Estéril. Nivel 10: Magdaleniense. Nivel 5 (capas a-b): Aziliense antiguo. Nivel 11: Magdaleniense. Nivel 6: Magdaleniense final. Nivel 12: Magdaleniense. La cueva se hallaba casi totalmente colmatada en el momento del hallazgo, y la capa superficial formaba un amontonamiento ante la entrada. Muy probablemente se trata de una colada de arcilla de la lade- ra que fosilizó definitivamente la cavidad. Las capas superiores del nivel 3 (3a-d) tenían un distribución limitada a la entrada de la cueva y exterior de la misma, en tanto que las más profundas (especialmente 3d2 y 3e) se extendían por toda la cueva y contenían abundantes cenizas, materia orgánica y testimonios de intensa actividad humana. A partir de la capa 3f las ocupaciones aparecen en el interior de la cueva, hacia el fondo de la misma, también con abundantes cenizas. El nivel 4 marca un momento de desocupación, y está formado por arcillas amarillentas con abundantes clastos angulosos de caliza que cubren toda la superficie de la cueva. El nivel 5, como las capas más profundas del nivel 3, se asienta en la zona del fondo de la cueva, rellenando una amplia depresión erosiva que afectó a los niveles correspondientes al Magdaleniense superior (6 a 9). Estos sufrieron tanto la acción de diversos fenómenos erosivos ligados a la circulación de agua hacia en interior de la cueva como la de la intensa utilización del espacio por parte de los azilienses, que realizaron en ellos zanjas, pozos y otras estructuras diversas. Los niveles más profundos (10 a 12) han sido provisionalmente asignados al Magdaleniense, aunque sin mayores precisiones. En ellos también se detectaron diversas estructuras, como capas de cantos, muros de cierre, depósitos de ocre y otros.
50  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONO...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS Las industrias líticas y óseas: Según Fernández-Tresguerres, la gestión de las materias primas se caracteriza por la progresiva selección de materias primas localizadas en lugares más próximos al yacimiento a través de los tiempos azilienses. Menos común en el Aziliense antiguo, se hace más marcada la tendencia a lo largo del proceso de azilianización de las industrias líticas. En el Aziliense clásico, de la selección cuidada se pasa la explotación a zonas más próximas al yacimiento. En los niveles magdalenienses se da una utilización casi constante del sílex de buena calidad, tendencia que persiste, como se ha dicho, en el Aziliense antiguo. En el Aziliense clásico la acumulación de restos de talla es enorme, reflejo de unas prácticas de talla constantes durante la ocupación de la cueva, incluyendo una presencia importante de la de cuarcita de origen ultralocal, recogida en las orillas de los ríos Güeña y Sella, aunque su utilización para la fabricación de útiles es limitada, con un uso preferente en los tipos del sustrato (denticulados, escotaduras, lascas retocadas), mientras que es menor el número de raspadores fabricados con esta materia y, prácticamente, ninguna laminilla ni punta. El sílex, en cambio, se utiliza ampliamente para la manufactura de raspadores, hojitas y puntas, con predominio de la radiolarita de calidad mediocre o mala; los sílex de calidad están presentes, pero en proporciones mucho más bajas que en los periodos anteriores. En cuanto al utillaje retocado, el Aziliense antiguo de Los Azules cuenta, según Fernández-Tresguerres, con una industria muy bien definida por “pequeñas puntas alargadas, con doble dorso, en ocasiones con tendencia a ser rectilíneo y, a veces, con un retoque plano en la cara dorsal distal, que recuerdan en su forma las puntas más tardías de Sauveterre”. Su aparición va precedida por puntas muy cortas, de pequeño tamaño y espesas. “El resto de la industria se distingue menos del Magdaleniense superior/final, en la cual ya se observa la presencia de los pequeños raspadores de tendencia circular y las muy abundantes laminillas de dorso, frecuentemente rectilíneo y a veces doble. Los buriles se hacen más raros. Los denticulados y las muescas son tan habituales como en cualquiera de los niveles del yacimiento”. Pero si algo es especialmente destacable en Los Azules es su industria ósea, y de manera especial los arpones azilienses, cuyo número se eleva a 105. A través de la secuencia de la cueva se puede apreciar, de manera excepcional, la evolución de sus tipos desde los ejemplares más antiguos del Aziliense clásico (nivel 3 h), que por lo general presentan un mayor número de dientes que los más modernos, en los que la perforación tiende a situarse hacia el centro de la base, para posteriormente desplazarse, en las capas centrales del nivel 3 (g, f y e), hacia el centro del fuste, para retornar luego de nuevo al centro de la base. Mención especial merecen los arpones del Nivel 5, correspondiente al Aziliense antiguo: en él solamente aparecieron cuatro arpones, dos de ellos completos: en uno la base tiene una perforación circular y en el otro caso ésta carece de perforación, dos características muy poco frecuentes entre los arpones de este periodo. Pero lo más destacado es que un de los arpones completos –una pieza extraordinaria con siete dientes– y uno de los fragmentos están decorados, hecho este excepcional para esta época, sobre todo teniendo en cuenta las particularidades de la decoración. El fragmento roto y el arpón entero comparten una misma decoración, a base de líneas oblicuas con trazos cortos adosados a las mismas, decoración que aparece también en colgantes que se sitúan cronológicamente a caballo entre el Magdaleniense final y el Aziliense. Pero lo más singular es que, en el caso de la pieza completa, esa decoración inicial fue recubierta por otro motivo a base bandas formadas por dos líneas paralelas entre las cuales se grabó un relleno de líneas cortas y oblicuas, motivo que se extiende también a los dientes. Esta segunda fase decorativa se corresponde casi exactamente con la decoración de un fragmento de arpón de similares características hallado en la Cueva de La Lluera, a más de 60 km de distancia en línea recta. Aparte de los arpones, en los niveles superiores del Aziliense clásico se recogieron también una azagaya decorada en la mayor parte de su cuerpo central con series de líneas cortas oblicuas, y una espátula realizada sobre un metápodo de ciervo fuertemente pulido –aunque conserva parte de la cabeza articular– y de punta roma, con una de sus caras cubierta de una serie de líneas de puntos finamente grabados. La sepultura aziliense: En la campaña de 1975 se llevó a cabo la excavación controlada de un enterramiento que contenía, además de los restos humanos, una serie notable de elementos de ajuar. El cuerpo, tendido sobre la espalda, había sido depositado en una fosa somera, situada junto a la pared oeste de la cueva y excavada en las capas 3b-d, cuyo fondo parece haber estado espolvoreado con ocre; una serie de bloques parecía delimitar su lado derecho. Sobre las piernas del difunto, a la altura de las rodillas, se había depositado una gran laja de caliza, y en conjunto del enterramiento hanía sido recubierto con una acumulación de cantos y tierra. Se trataba de un varón adulto, de más 40 años de edad y 1,75 m de estatura, que sufría patologías óseas 51
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  Las industrias l  ticas y   seas  Seg  n Fern  ndez-Tresguerres, la gesti  n de las mat...
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO 52 que dificultaban seriamente la marcha y que posiblemente arrastraba desde una edad temprana. Según Fernández-Tresguerres, su aportación a la actividad económica del grupo debía ser muy reducida, pese a lo cual alcanzó una edad relativamente avanzada –lo que atestigua la existencia de una fuerte solidaridad intragrupal– y fue objeto de un singular enterramiento, quizá relacionado con sus posibles funciones de otro tipo en su grupo social. Junto al cadáver se habían dispuesto diversos elementos reconocibles como un ajuar funerario: utensilios líticos, dos arpones, núcleos de materias primas líticas y percutores, así como fragmentos de asta de ciervo. Entre la pierna izquierda se habían colocado dos montones de grandes conchas de Modiolus sp. cuidadosamente apiladas y un cráneo de tejón. Como complemento aún más llamativo, el conjunto contenía diversos cantos pintados con puntuaciones en negro, varios de los cuales delimitaban la cabecera de la sepultura. Este complejo enterramiento, excepcional en el ámbito del Aziliense del suroeste europeo, es uno de los escasos elementos que nos pemiten asomarnos al mundo espiritual y social de estos últimos cazadores recolectores del Paleolítico. José Adolfo Rodríguez Asensio* A falta de una publicación detallada de sus materiales líticos y óseos, y de la información relativa a sedimentología, restos de fauna y elementos de caracterización medioambiental, Los Azules es sin duda el principal yacimiento aziliense de la Península Ibérica, y un sitio clave para la definición de la secuencia Magdaleniense final/Aziliense en el suroeste europeo. Su colección de arpones, superior en número al conjunto de arpones procedentes de los yacimientos azilienses de toda la Península, cuando menos, es clave para poder determinar la evolución –y extinción– de esta tecnología peculiar, como una base comparativa extraordinaria. La posibilidad futura de continuar excavando sus niveles magdalenienses o de amplia el área de los azilienses significa también un recurso único para la investigación de estos momentos de fines del Pleistoceno, dada la riqueza del yacimiento y la existencia constatada de diversos tipos de estructuras ligadas a la habitación y uso de la cueva, una información clave para la comprensión de las formas de vida de los cazadores recolectores del Paleolítico final en tránsito al Mesolítico. Cabo Busto: Un Asentamiento del Pleistoceno Medio El yacimiento de Cabo Busto (x: 704192,35 m. y: 4826947, 59 m) está situado al borde del acantilado en la rasa costera occidental asturiana y fue excavado por J. A. Rodríguez Asensio entre 1993 y 1997, aportando una estratigrafía con dos niveles de ocupación humana, los niveles II y V, ambos pertenecientes al Achelense, aunque en dos momentos diferentes cronológicamente y separados por varios miles de años. La Rasa litoral cantábrica se nos muestra como una plataforma lisa y llana de unos cinco kilómetros de ancho, desde las estribaciones de las montañas de la antigua línea de costa hasta los propios acantilados que, en esta zona, se mantienen a una altitud de 60 m sobre el nivel del mar. Esta plataforma que desde el cabo Peñas, donde alcanza los 100 m de altitud, va descendiendo * Comentario final: por un proceso de basculamiento hasta introducirse en el mar en la costa lucense de Burela, se nos muestra como una de las zonas más importantes de habitabilidad en los momentos de la llegada humana al norte peninsular. En ella desembocan los ríos de la región, en cuyas terrazas fluviales hemos encontrado los restos de los asentamientos de esta época. Es una zona de desplazamiento fácil y cómodo, es una zona que se puede dominar como un auténtico territorio de caza, es una zona que ofrece agua en abundancia y, por tanto, en ella se desarrolla toda la vida animal, y, en definitiva, es una zona que ofrece unas condiciones de habitabilidad inmejorables. Importantes y conocidos yacimientos inferopaleolíticos como Bañugues, Tenrero, Louselas se localizan en esta plataforma costera. Área de Prehistoria. Dpto. de Historia. Universidad de Oviedo. Campus de El Milán. 33011 Oviedo. adolfo@uniovi.es
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMI...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS aún no estudiados en detalle, siguen los mismos patrones de nuestro estudio pudiendo concretarse más, tipológica y tecnológicamente el nivel V que hasta ahora descansaba sobre escasas evidencias y que ahora se fortalece con la nueva y rica colección de materiales líticos recuperados. Se trata de piezas masivas, de útiles grandes, de bifaces toscos, de lascas de grandes dimensiones con retoques grandes y toscos sin una tipología definida clara, de cantos trabajados y una ausencia casi total de materiales pequeños, de lascas pequeñas o de núcleos definidos. Son materiales de tipología primitiva con tecnología elemental y consecución de formas poco definidas La cronología relativa mínima para este nivel V puede remontarse a un contexto situado entre los MIS 13-11situándose este horizonte entre 500 y 300 ka, dentro del periodo Achelense, para lo cual, además de los recientes descubrimientos, podemos apoyarnos en algunas interpretaciones sobre depósitos fluviales interglaciales altamente concrecionados, similares a los de Cabo Busto, que en otras zonas de la cordillera han sido fechados en torno al MIS 11. Figura 1. Estratigrafía de la excavación de cabo Busto en la que se ven los dos niveles fértiles arqueológicos, el II y el V. El río Esva o Canero que, en la actualidad, se encuentra encajado y entrega sus aguas al Cantábrico por la parte baja de la Rasa litoral, es el causante de los depósitos que se encuentran en la Rasa en la zona de Busto y es precisamente en estos depósitos donde se han localizado los restos más antiguos del asentamiento humano, por lo que creemos que no están in situ sino que vendrían arrastrados y formando parte integrante de estos sitos de arroyada. Es lo que hemos definido como Busto V o el nivel más antiguo y cuya cronología hemos propuesto integrarla en el Pleistoceno medio (Fig. 1). Se trata del nivel arqueológico más antiguo documentado hasta la fecha en Asturias, siendo el primer testigo de poblamiento humano en el Cantábrico, el cual parece remontarse a un contexto en medio fluvial, que en el momento de su excavación no pudo definirse demasiado desde un punto de vista tecnotipológico debido al escaso número de piezas recuperadas entonces, aunque recientemente, en 2013, se ha procedido a una excavación de urgencia debido a las obras de acondicionamiento de una charca cercana al lugar de las excavaciones en la que se ha podido recuperar una amplia colección de materiales líticos en una estratigrafía que básicamente coincide con la propuesta en la excavación y en la que se diferencian dos niveles que se corresponderían con los definidos como II y V de las excavaciones. Los materiales líticos, aunque Una vez que estos depósitos se asientan en la plataforma es cuando se van abriendo varias charcas y será al borde de ellas donde encontramos los restos de un asentamiento humano que por sus características tecnomorfológicas lo incluimos en el Achelense superior que en Asturias hemos encajado en unas cronologías relativas que se enmarcan en una horquilla que abarca el interglacial Riss-Würm. En la estratigrafía de Busto hemos definido este nivel como Busto II (Fig. 1). Este asentamiento nos ofrece unas colecciones de materiales diferentes y realizados en otro tipo de cuarcita, la armóricana que es la roca más usada, junto con la arenisca de grano fino, para la talla en esta época prehistórica, tanto en este yacimiento como en el resto de los sitios conocidos en Asturias. Este hecho hace que los materiales obtenidos presenten a menudo un aspecto tosco y primitivo, al contrario que la cuarcita de los cabos de grano muy fino y de extrema dureza que es muy difícil de tallar pero que permite lograr instrumentos de gran precisión. La tipología y tecnología es más elaborada y las formas más hechas y diferenciadas, entre las que destacan el amplio conjunto de bifaces de tamaño medio y de formas no muy evolucionadas que giran entre los subtriangulares y los amigdaloides y la amplia y rica colección de hendidores de tamaño grande, extraídos de grandes lascas que predeterminan su forma, escasos picos triedros y un importante conjunto de útiles en lasca y de tamaño pequeño, entre los que hemos hecho un aparte con las muescas y los denticulados, amplio número de raederas, puntas musterienses y, aunque escasa, presencia de técnica levallois y algu- 53
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  a  n no estudiados en detalle, siguen los mismos patrones de nuestro estudio pudiendo c...
54 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO fológica viene marcada por la escasa diversidad. Los tipos se repiten y las únicas escasas variantes vienen impuestas más por la materia prima que por el logro intencionado a la hora de la confección del útil. La baja especialización funcional se encuentra estrechamente ligada a la característica anterior. La mayoría de los útiles son polivalentes y que pueden haber sido usados en múltiples, variadas y, a veces, contrapuestas funciones. La característica de la plurifuncionalidad parece ser la más adecuada a estas industrias líticas. No obstante, sí existen algunos grupos instrumentales como son las muescas y denticulados en los que sí hemos podido determinar un grado de especialización. Figura 2. Cadena Operativa lítica del Yacimiento de Cabo Busto. nos útiles de tipología más evolucionada como perforadores, cuchillos y piezas retocadas. Los escasos núcleos están confeccionados directamente a partir de cantos rodados, aunque aparecen algunos ejemplares de núcleos preparados. La escasez de cantos tallados, en cualquiera de sus variantes, indica que nos encontramos ante una cadena operativa bifacial y de producción de soportes primarios (Fig. 2). Además, este dato viene reforzado con el hecho de que los núcleos son pequeños y con escasa representación de técnicas de preparación. Las zonas de cantera serían la misma plataforma en la que se encuentran las afloraciones de las cuarcitas y areniscas y también, aunque excepcionalmente, las playas de la zona en las que encontrarían los grandes cantos y bloques para la extracción de lascas de gran tamaño para la confección de los útiles masivos como bifaces y hendidores. La cadena lítica del yacimiento de Cabo Busto presenta tres rasgos fundamentales que la definen: simplicidad, alta uniformidad y baja especialización funcional. La simplicidad la vemos en los procesos técnicos de producción ya que los cantos rodados aportan la materia prima para la confección de los instrumentos y determinan, según sus formas y características, el tipo y la forma del útil logrado. La alta uniformidad con escasa variabilidad técnica y mor- Todos estos aspectos de la industria que hemos visto nos llevan a la característica más importante de la cadena lítica del yacimiento de Cabo Busto y que es la inmediatez de las estrategias en la transformación y uso de los elementos líticos y el localismo en la captación y distribución de materias primas. Inmediatez y localismo que son observables en la captación de los recursos, en su elaboración y en la utilización del producto elaborado, es decir, los útiles. La captación para la talla serán los cantos rodados que se encuentran en el mismo sitio del yacimiento, la elaboración de los instrumentos se realiza en el mismo sitio del asentamiento una vez llevadas a él las lascas soporte de tamaño grande extraídas en los pedreros de la zona y la utilización de los instrumentos también se habría hecho en el mismo lugar ya que pensamos que la mayoría de los instrumentos fueron realizados para confeccionar otros instrumentos, no de piedra, sino de otros materiales perecederos como la madera. Por tanto, en la plataforma de Cabo Busto se ha definido una estratigrafía que desde el punto de vista arqueológico prehistórico presenta dos niveles fértiles, Busto II y Busto V, el primero de ellos, del Achelense superior y de características similares a los yacimientos de la Rasa litoral asturiana conocidos como Bañuges, Tenrero, Louselas, etc y el segundo, se nos muestra, por el momento, único en el norte peninsular, por sus características geológicas y estratigráficos que le llevan al final del Pleistoceno medio. Además, la diferencia de los materiales es clara y no ofrece ninguna duda a la hora de separar ambos momentos de ocupación humana. El material usado para la confección de los útiles es diferente siendo cuarcita de los cabos de grano más fino la empleada durante los momentos más antiguos y cuarcita armoricana la elegida por los Achelenses de los momentos finales (Rodríguez Asensio, 2001).
54  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONO...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS F. Bernaldo de Quiros * A. Neira Campos * J.M. Maillo Fernández ** La Cueva de “El Castillo” 1. Introducción Se encuentra situada en el municipio de Puente Viesgo (Cantabria), en el monte del mismo nombre, muy cerca de los yacimientos de La Pasiega, Las Monedas y Las Chimeneas. Esta conjunción de yacimientos decorados convierte el monte del Castillo en el mayor conjunto conocido de arte rupestre paleolítico. La cueva fue descubierta por H. Alcalde del Rio en 1903. Es importante considerar que los sedimentos arqueológicos cubrían todo el actual vestíbulo, teniéndose que entrar en la cavidad reptando (Fig. 1). A H. Alcalde del Rio debemos las primeras excavaciones, encontrando los niveles Magdalenienses. Posteriormente la visita del Príncipe Alberto I de Mónaco significó que el recién creado Institut de Paleontologie Humaine encargase a H. Breuil y H. Obermaier, junto con H. Alcalde del Rio, la realización de nuevas excavaciones. Éstas se sucedieron desde 1910 a 1914, descubriendo una larga estratigrafía que abarca desde la Edad de los metales hasta el Paleolítico Inferior, constituyendo una de las secuencias más largas conocidas en Europa. La sucesión de niveles sirvió en gran medida a H. Breuil como primer esquema para la realización de sus subdivisiones del Paleolítico Superior. 2. Investigaciones en la “Cueva del Castillo” La secuencia arqueológica de la Cueva del Castillo representa una de las más largas conocidas, y contiene una sucesión completa de ocupaciones paleolíticas que se subdividen en 25 Unidades. Estas incluyen series del Paleolítico Inferior (Unidad 26), Medio (Unidades 24, 22 y 20), y todas las complejos del Paleolítico Superior: una del Auriñaciense de Transición (unidad 18), Auriñaciense Arcaico (Unidad * ** Figura 1. Plano de la cueva de El Castillo. 16), dos del Gravetiense (Unidades 14 y 12), uno del Solutrense (Unidad 10), uno del Magdaleniense Inferior Cantábrico (Unidad 8), otro del Magdaleniense Superior (Unidad 6) y uno Aziliense (Unidad 4) El total de la secuencia según cálculos de H. Obermaier alcanzaba de los 18 a los 20 m. (Fig. 2.) La estratigrafía mostraba capas intermedias “estériles” arqueológicamente que aislaban unas series de ocupaciones de otras. Evidentemente uno de los problemas que se presentan en el estudio previo del yacimiento es el sistema utilizado en 1910/14. Sabemos, por la documentación conservada, que H. Obermaier recogía el material por estratos geológicos que contenían un mismo tipo de sedimentación y al mismo tiempo unos vestigios arqueológicos que Área de Prehistoria, Universidad de León, Campus de Vegazana, León. 26071 fberg@unileon.es Dpto. Prehistoria y Arqueología, UNED. C/ Paseo Senda del rey, 7. 28040 Madrid. 43°17’32”N, 3°57’53”W Zona 30 X 421.678 Y 4.793.734 55
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  F. Bernaldo de Quiros   A. Neira Campos   J.M. Maillo Fern  ndez     La Cueva de    El ...
56 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Unidad 16 Figura 2. Estratigrafia. se correspondían con una unidad cultural determinada (Obermaier, 1916). De esta manera algunas capas no presentan dificultades de estudio como el Aziliense o el Solutrense. Sin embargo, otras capas presentaban una gran densidad de ocupaciones que en una excavación actual representarían un proceso gradual de transformaciones industriales dentro de determinadas unidades culturales. En este aspecto podemos citar la Unidad 6 del Magdaleniense Superior: en ella H. Obermaier, al dibujar la estratigrafía, representa claramente dos niveles de “hogares” que han sido confirmados por las dataciones del Oxford AMS, como veremos mas adelante 3. Nuevas excavaciones Una vez analizada la documentación y materiales de la excavación antigua (Cabrera 1984), comenzamos en 1980 a despejar de escombros y vegetación el vestíbulo de la cueva. Desde esta fecha hasta la actualidad continuamos el estudio de la estratigrafía y del yacimiento con un equipo interdisciplinar, dirigido por V. Cabrera y F. Bernaldo de Quiros y desde 2004 por este último. Al despejar lo que quedaba de yacimiento observamos que las capas que eran susceptibles de análisis más completos se correspondían con la secuencia que alcanzaba desde las primeras ocupaciones del Paleolítico Superior, las Unidades 16 y 18 de Obermaier hasta la base. Esta serie, que alcanza 5 m. de altura, se prolonga hacia el exterior de la cueva y en ella se pueden observar gran densidad de materiales, además está aislada, por cerca de 40 cm. de limos, de las ocupaciones del Paleolítico Medio. La cultura material de la Unidad 16 es exigua en número pero, desde un punto de vista cualitativo, se incluye sin dificultad en el tecnocomplejo Auriñaciense arcaico. El conjunto litológico está dominado por la cuarcita de grano fino, seguido, a mucha distancia por el sílex, la cuarcita de grano grueso o el cuarzo. En lo referente a la tecnología lítica, existen dos grupos de esquemas operativos: uno laminar y otro de lascas. Los esquemas laminares se dividen en esquemas operativos tipo prismático, raspador carenado y buril carenado (Cabrera Valdés et al., 2002). Al igual que en otros conjuntos regionales del Auriñaciense arcaico, existe una continuidad de explotación en los núcleos prismáticos, que comienzan produciendo hojas para finalizar con hojitas. Ambos soportes son rectilíneos y con poca curvatura y, en el caso de las hojitas, sin torsión. Esta característica se hace extensible a las hojitas obtenidas mediante los otros esquemas citados. En el caso del esquema tipo raspador carenado, más común, la tabla de extracción es ancha, por lo que los soportes son anchos, rectilíneos y sin torsión. La producción de lascas también es escasa, pero se caracteriza por una producción de tipo discoide. Tipológicamente las hojitas Dufour (típicas, con retoque muy marginal o denticulado) suponen el 26% del conjunto, seguida por las piezas de sustrato con un 14%. Los raspadores son de tipo auriñaciense y entre los buriles destaca uno de tipo busqué. Unidad 18 Desde un punto de vista estratigráfico la Unidad 18 fue subdividida en 18a, 18b y 18c, y se sitúa entre dos unidades estériles (17 y 19) que son fruto de dos colapsos de la cornisa de la cavidad. La Unidad 19 sella la Unidad 20 (Paleolítico Medio) y está constituida por un gran cono de gruesos bloques que forman un contrafuerte externo sobre el que reposan arcillas limoarenosas –de color marrón amarillento, con surcos horizontales, en ocasiones debidos a la escorrentía– marcadas por capas discontinuas de grava y de arena en una misma matriz arcillosa. Sobre este sedimento, se formaron los niveles 18c y 18b que presentan una potencia variable en función del área de la cueva. El nivel 18c aparece fundamentalmente en el corte longitudinal y está formado por materiales subhorizontales de color negro con capas muy finas (<1 cm.) de carbones, pero sin evidencias de alteración térmica o rubefacción. Esto nos lleva a proponer que se formó con materiales procedentes de la limpieza de hogares situados en otras zonas de la cavidad (Cabrera y Bernaldo de Quirós, 1984, Bernaldo de Quirós et al., 2008, 2010). Dicha interpretación se apoya también en su posición marginal en la cueva,
56  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONO...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS así como en la alta proporción de microdesechos líticos en relación con los soportes encontrados. El nivel 18b se encuentra formado por una densa concentración ósea junto a una industria lítica dominada en su mayoría por la caliza, junto a percutores de cuarcita y arenisca y, en menor número, por lascas de cuarcita y sílex. La fauna está compuesta en gran parte por elementos craneales, mandíbulas y restos del esqueleto axial, lo que nos lleva a interpretar esta zona como un lugar de procesado primario de los restos animales con instrumentos de gran tamaño y fácil sustitución. En este aspecto, la caliza es una materia prima ideal Ambos niveles tienen como matriz arcillas marrones, caracterizadas por una mayor abundancia de materia orgánica y una menor presencia de los elementos detríticos calcáreos que la unidad 19, y en su interior presentan bloques calcáreos angulosos de tamaño mediano, dispersos o formando agrupaciones irregulares, producto de desprendimientos parasedimentarios. Sobre estos niveles se depositó el nivel 18a estéril, posiblemente indicativo de los momentos previos al derrumbe. La industria lítica encontrada en estos niveles presenta constantes con la recogida por H. Obermaier, pero sin olvidar la diferencia del área de ocupación. En ambos subniveles el material retocado está compuesto por raspadores, tanto simples como carenados y escasos buriles (destacando los diedros). Es importante el material de sustrato como raederas y denticulados. También están presentes las hojas auriñacienses, realizadas sobre lasca laminar (como es común en la región cantábrica). En cuanto a las materias primas, encontramos la cuarcita, de diferentes variedades, y el sílex, sin embargo la predominante cuantitativamente es una caliza negra jurásica, alóctona de la formación de la cueva y que se encuentra en grandes cantos rodados en los valles circundantes. Su grado de alteración es muy grande especialmente en el sector excavado del 18c. En el área del 18b, aparece casi siempre en forma de restos de talla, núcleos y lascas entre los restos de fauna. Sin embargo algunos de los menos alterados del nivel 18c ofrecieron un raspador carenado y un buril diedro, lo cual nos ofrece la posibilidad de suponer que algunos elementos, de los abundantes irreconocibles por factores de alteración posterior, pudieran haber sido útiles característicos. Tecnológicamente, la producción lítica está dominada por los esquemas operativos de concepción discoide con dos métodos bien definidos: unifacial y bifacial. El débitage se inicia con la extracción de lascas corticales en dos direcciones: cordal y centrípeta. Es interesante constatar cómo en los núcleos de menor espesor los negativos son menos secantes que en aquellos cuyo espesor es mayor, debido a que en los primeros no es posible realizar una explotación secante, por lo que se realizan en dirección subparalela a la cornisa que separa ambas caras del núcleo. Ello provoca que la morfología final del núcleo sea muy similar, morfológicamente, a los núcleos Levallois recurrentes centrípetos. La técnica empleada durante toda la secuencia de débitage es, exclusivamente, la percusión directa con percutor duro. Se ha identificado, de forma más discreta, un esquema operativo laminar de hojitas y lasquitas laminares a partir de núcleos de tipo buril o pseudoprismáticos unipolares en cuarcita de grano fino. Por su parte, la producción de hojas se realiza sobre caliza bajo esquemas de tipo prismático y tipo buril carenado y, en menor medida, a partir de raspadores carenado. La técnica empleada es la de la percusión directa con dos modalidades: con percutor duro y blando. La industria ósea es muy escasa, pero significativa. En el nivel 18c encontramos dos fragmentos distales de azagayas sobre asta de ciervo, un anzuelo sobre fragmento óseo –similar a los encontrados en los niveles auriñacienses de, y un punzón sobre esquirla de asta. A ellos tenemos que añadir un mango sobre candil descubierto en el 18b (Tejero et al., 2005; Tejero y Bernaldo de Quirós, 2008) (Fig. 3).La aparición de esta industria ósea nos permite relacionar estos niveles con las excavaciones de H. Obermaier, concretamente con su Auriñaciense D (Unidad 18 de V. Cabrera) donde apareció el lote de diez azagayas y varios huesos con marcas (Cabrera Valdés, 1984). Por lo que se refiere al ámbito del simbolismo, debemos señalar que el nivel 18c proporcionó un fragmento distal de cincel que muestra una serie de incisiones cortas y rectilíneas, situadas en el borde izquierdo de la cara superior, y orientadas de manera transversal con respecto al eje longitudinal de la pieza (Cabrera et al., 2001). También encontramos un fragmento mesial de metápodo de ungulado que Figura 3. Mango procedente del nivel 18b. 57
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  as   como en la alta proporci  n de microdesechos l  ticos en relaci  n con los soporte...
58 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO posee una serie de incisiones en la cara superior. Éstas están constituidas por tres marcas profundas de contorno irregular; dos de ellas están dispuestas paralelas entre sí y perpendiculares respecto al eje longitudinal de la pieza, mientras que la tercera se desarrolla en dirección oblicua y divergente con respecto a las anteriores. Más interesante es un fragmento óseo aplanado que presenta trazos pintados en su cara superior. Éstos configuran una representación figurativa que ha sido interpretada como una cabeza de animal orientada hacia el flanco derecho del fragmento óseo conservado. Mediante análisis de composición por SEM hemos detectado en ella la presencia de grafito natural. El nivel 18b, presenta varias piezas, entre las que destaca un fragmento proximal de hueso hioides, posiblemente de Cervus elaphus, con trazos grabados y pintados en negro sobre su cara superior (Cabrera et al., 2001; Tejero et al., 2005; Tejero et al., 2008).El tema que conforman se ha interpretado como la pata delantera de un animal. El estudio de los pigmentos que componen los trazos pintados ha revelado la presencia de manganeso, lo que nos permite proponer que se realizó con un lápiz de este mineral, cuya incisión dejó las marcas grabadas presentes en su interior. Nos parece interesante señalar que no se trata de un caso único pues el uso de instrumentos que dibujan y graban al mismo tiempo ha sido identificado en varias figuras de la cueva de Chauvet. También procedente de este nivel tenemos una plaqueta de arenisca, de morfología triangular, que presenta cuatro trazos grabados sobre la superficie aplanada de una de sus caras, mientras que la opuesta ofrece una concavidad de origen natural. Las incisiones muestran sección en U y parecen haber sido realizadas con un útil lítico de filo grueso. ra provisional se puede caracterizar como Musteriense. De su industria podemos comentar que, en casi todos los niveles, destaca la producción lítica bajo esquemas de tipo discoide en las modalidades unifacial y bifacial. Los métodos Levallois están presentes en algunos niveles, como el 20e, donde se enfocan a la producción de lasquitas laminares u hojitas (Sánchez Fernández y Bernaldo de Quiros, 2008). Debemos citar también una pequeña producción de hojitas a partir de núcleos Levallois, pero también a partir de núcleos unipolares. Algunos de estos soportes están retocados con retoque alterno bifacial. La industria lítica del nivel 20e se caracteriza, desde un punto de vista tipológico, por un índice de raederas medio, pocos denticulados y poco retoque de tipo Quina. Se puede clasificar como Musteriense típico. También hemos encontrado, en las nuevas excavaciones, hendedores sobre lasca semejantes a los hallados en las campañas antiguas. Estas piezas llevaron a F. Bordes a denominar vasconiense a los niveles musterienses de este y otros yacimientos cantábricos, aunque la entidad de dicha facies ya fue suficientemente refutada para los yacimientos españoles. Unidad 21 Pese a que su estudio está en un estado preliminar, debemos hacer constar un elemento que puede ser interpretado dentro del denominado mundo simbólico. Se trata de un canto de cuarcita de 5,7 cm de largo que presenta en su cara exterior una línea formada por cuatro puntos piqueteados con un quinto situado encima y en la parte central de la línea (Cabrera et al., 2004, Bernaldo de Quirós, 2006) (Fig. 4). Las características de los piqueteados excluyen cualquier interpretación funcional. Los dos niveles de esta Unidad se han atribuido a un “Auriñaciense de transición”, complejo industrial que, para nosotros, constituye la fase más antigua del Paleolítico superior, asimilable a otras como el Chatelperroniense, Jermanoviciense, Bohuniciense, Neroniense, etc., independientemente de la especie humana que lo haya realizado. En ellas aún están presentes muchos elementos del Musteriense pero aparecen nuevos rasgos que pueden representar ya la presencia de los grupos de humanos modernos y la consiguiente crisis del Paleolítico medio. Estos complejos se pueden considerar, así, como “Industrias de transición” que mostrarían las diferentes soluciones locales a una temprana presencia de nuevas poblaciones. Unidad 20. La Unidad 20, aún en proceso de estudio, ha sido dividida en 20 a/b, 20c, 20d y 20e. Aunque de mane- Figura 4. Canto decorado del nivel 21.
58  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONO...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS 4. Cronología Una misión fundamental de nuestra revisión de la cueva fue el establecimiento de un marco cronológico en el que situar todos los diferentes conjuntos culturales presentes en la estratigrafía. En el momento actual tenemos dataciones para casi todas las Unidades de la cueva. Las dataciones se han realizado fundamentalmente en hueso y las muestras han sido extraídas del mismo corte, durante la limpieza que se realizó en 2002, o de los materiales conservados en el American Museum of Natural History en el que en los años 20 del siglo pasado se depositó una serie de cajas con muestras de sedimentos (materiales arqueológicos incluidos), que representan para nosotros una capsula del tiempo, pues las atribuciones a las Unidades arqueológicas son las del propio Obermaier. En otros casos, especialmente en las Unidades 18 y 20, se han tomado muestras durante el proceso de excavación. Para el Magdaleniense Superior, presente en la Unidad 6, contamos con las dataciones realizadas por I. Barandarian para objetos artísticos que han proporcionado una fecha de 10.310 ±120 BP para el subnivel superior y otra de 12.390 ±220 BP para el subnivel inferior (Barandiaran, 1988). Es interesante considerar que en esta Unidad se encontró también un resto de rinoceronte que arrojo una datación de 31.800±600, lo que evidencia que el interés por la recogida de fósiles es más antiguo de lo que parece cierva (Bernaldo de Quirós et al., 2006). Para la Unidad 8, atribuible al Magdaleniense inferior cantabrico con sus característicos omoplatos grabados con cabezas de cierva y fuertes relaciones con el arte rupestre, tenemos dos dataciones, ambas inéditas, una es un fragmento de hueso recogida en la estratigrafía durante la limpieza de la misma el 2002 que ofreció 15.540±70 BP (Beta 242618) y otra sobre un fragmento de omoplato seleccionado en el IPH. que dio 15.160±70 BP (Beta 242620) ambas fechas son cercanas a las obtenidas en otros yacimientos con omoplatos grabados con cabezas de. A fin de conocer mejor la datación de la Unidad 10 procedimos a tomar un muestra de la colección conservada en el American Museum of Natural History que fue enviada a BETA Analityc y que nos aportó una fecha de 19.260±90 (Beta 242619). El mismo proceso se repitió con las unidades gravetienses, para la Unidad 12 tenemos fechas desde el 24.070 BP a 25.920 BP y para la unidad 14 tenemos 29.600 BP y 29.740 BP (Bernaldo de Quirós et al., 2012). En las unidades 18 y 20, dada su complejidad y las implicaciones relativas a su entidad, se realizaron una serie de dataciones de extrema importancia para la reinterpretación de la Transición Paleolítico Medio- Superior. Se realizaron fundadamente en AMS de C14 y en ESR en tres laboratorios diferentes: Tucson, Oxford y Gif-sur-Yvette (Cabrera Valdés y Bischoff 1989, Cabrera Valdés et al., 1996). Las muestras para estas dataciones fueron extraídas de zonas diferentes de la excavación y en campañas distintas, siendo todas independientes las unas de las otras. Además se dataron materiales procedentes de los fondos de Museo Arqueológico Nacional de Madrid y del AMNH. Pese a la cantidad de muestras, la diversidad de laboratorios y de métodos empleados, los resultados obtenidos resultan muy coherentes entre ellos. Por el momento para la unidad 18 contamos con más de veinte dataciones situadas alrededor de los 40.00045.000 BP. Para la Unidad 20 tenemos también dataciones de C14, aunque la mayoría son de ESR, todas ellas se escalonan entre los 41-49.000 BP (Liberda et al., 2010). La Unidad 22 posee una datación de ESR de 59.100 BP y la Unidad 23, una costra estagmitica que sella las Unidades de base (Unidades 24, 25, y 26), dos: 89.000 y 92.200 BP (Rink et al., 1995, 1997). 5. Gestión de recursos La gestión de los recursos utilizados por las poblaciones que ocuparon la cueva del Castillo es otro de los intereses que han guiado nuestro trabajo. Las posibilidades que plantea un yacimiento de sus características es algo que no se puede dejar de lado. El control de los cambios en el uso de recursos y del territorio es una de las líneas de investigación realizadas en el yacimiento. Para llevarlo a cabo se ha realizado en un primer momento un análisis de estacionalidad de la fauna, ya que los datos relativos a la estación anual en el momento del abatimiento y la edad de dichas presas se derivan del análisis de las marcas de crecimiento de sus dientes. Para el yacimiento del Castillo se seleccionaron 159 dientes de ciervo (la especie más numerosa) de los niveles 18b, 18c (Auriñaciense de Transición), 20a, 20b y 20c (Musteriense con hendedores). Los resultados más importantes son que durante el musteriense los animales fueron capturados desde finales del otoño hasta la primavera (Pike Tay et al., 1999). Durante el Auriñaciense de Transición se realizan desde el invierno y durante toda la primavera. En ambos casos todas las edades están representadas, pero destacan los adultos jóvenes, lo que nos acerca a soluciones de gestión de recursos faunísticos semejantes en ambos casos y centrados en el invierno, lo que sería coherente con un modelo de agregación en el que en esa época del año los diferentes individuos del grupo compartirían sus recursos. 59
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  4. Cronolog  a Una misi  n fundamental de nuestra revisi  n de la cueva fue el establec...
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO 60 En la actualidad se están realizando varios estudios sobre la fauna en los que se intenta contrastar estos resultados y ampliar nuestro conocimiento de las formas de vida de los grupos humanos en este momento tan interesante. 6. Conclusiones El yacimiento de la cueva de “El Castillo” se sitúa como uno de los más importantes registros del Paleolítico medio y superior de la Península Ibérica y de Mario Menéndez*, Gerd-Christian Weniger **-***, David Álvarez-Alonso1, María de Andrés-Herrero ***,Eduardo García *, Jesús F. Jordá *, Martin Kehl ****, Julio Rojo *, José M.Quesada *, Isabell Schmidh ** La Cueva de la Güelga. Cangas de Onís. Asturias Introducción La Cueva de La Güelga, cuyo nombre hace referencia en la lengua local a los sitios húmedos y umbríos, se abre en la base de un afloramiento de calizas namurienses que cierran un valle de montaña, formando un cul-de-sac. El arroyo que configura el karst y se sume por la actual boca de la cueva ha creado un sistema de terrazas con sus correspondientes cuevas de desagüe que han sido sucesivamente ocupadas durante el Paleolítico medio y superior. Este conjunto de abrigos y cuevas ha sido dividido en diferentes zonas para su investigación, que se ha desarrollado desde 1989 hasta la actualidad. En la terraza inferior se localizan las zonas A-B y C, ocupadas durante el Solutrense y Magdaleniense. En la superior, la Zona D, con ocupaciones atribuidas al Chatelperroniense, Auriñaciense y Musteriense. Este valle, cerrado en sí mismo, ha proporcionado numerosos restos líticos en superficie, mayoritariamente asignables al Modo 3, seguramente exponentes de una ocupación intensa y prolongada. Se sitúa a 200 m. sobre el nivel del mar, y junto con las * Europa en general. La presencia de una estratigrafía en la que están representadas todas las fases de la presencia humana desde hace más de 300.000 años permite contrastar las más variadas hipótesis de trabajo, tanto desde el punto de vista histórico como de otras disciplinas (Paleontología, climatología, etc.). Nuestros estudios se han centrado por el momento en la transición del Paleolítico medio al superior y han aportado una serie de cuestiones que en muchos aspectos han cuestionado y cuestionaran la visión actual. Esto nos confirma la importancia del yacimiento y las posibilidades que presenta. cuevas del Buxu y los Azules, constituye un núcleo de yacimientos en el cauce medio del río Sella que pueden ponerse en relación territorial con los existentes en la costa, a 15 km. de distancia, en torno a la bahía de Ribadesella (Menéndez, 2003; Menéndez y García 1999). Zonas A, B y C (Paleolítico superior): Situadas en torno a la boca actual de la cueva. Muestran los restos de una intensa ocupación solutrense que fue arrastrada por el río hacia el interior del karst. Restos de brecha adheridos a la pared del abrigo y de un nivel in situ (Zona C), con puntas de muesca y de base cóncava, es lo único que se conserva del Solutrense superior, también presente en la vecina Cueva del Buxu. Igualmente, en las zonas A y C, se excavó una ocupación asignada al Magdaleniense Inferior Cantábrico o Magdaleniense III, de la denominada facies Juyo. La industria lítica y, sobre todo, ósea muestran la presencia de un grupo de cazadores especializado en abatir ciervos (55%), rebecos (24%) y cabras (20%), seguramente durante los meses centrales del año (primavera/verano), que dejó en el nivel 3 una excelente colección de arte mueble. Merecen desta- Departamento de Prehistoria y Arqueología, Universidad Nacional de Educación a Distancia. Ciudad Universitaria, Paseo Senda del Rey 7, E-28040 Madrid, Spain; mmenendez@geo.uned.es; dalvarez@gijon.uned.es; egarciasmail@gmail.com; jjorda@geo.uned.es; juliorojo@juliorojo.jazztel.es; jmquesada@geo.uned.es; ** Neanderthal Museum. Talstr. 300, 40822 Mettmann, Germany; schmidt@neanderthal.de; weniger@neanderthal.de *** University of Cologne, Institute of Prehistoric Archaeology. Albertus-Magnus-Platz, 50923 Cologne, Germany mdeandres@ neanderthal.de, **** University of Cologne, Institute of Geography. Albertus-Magnus-Platz, 50923 Cologne, Germany; kehlm@uni-koeln.de
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMI...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS carse los colgantes sobre hioides de ciervo, azagayas y huesos decorados, destacando un fragmento de tibia de ciervo adulto con tres cabezas de cierva grabadas sincrónicamente, todas ellas con el hueso fresco, aunque con estilos y convenciones muy diferentes (Fig.1). Esta ocupación de finales del Magdaleniense inferior está bien datada, hacia 14 ky BP. Figura 1. Tibia grabada magdaleniense. Zona D (Transición PM/PS): En la terraza media, unos 11 m sobre el cauce actual del arroyo, se abre una boca de cueva excavada desde el año 2000, colmatada de sedimentos y bloques de derrumbe que buzan hacia el interior de la cueva formando un talud. En total se han excavado nueve niveles arqueológicos en el interior del abrigo, que hemos denominado Zona D interior. El resultado fue una secuencia Chatelperroniense – Auriñaciense – Musteriense, separadas por derrumbes y periodos de abandono de la cueva (Quesada y Menéndez 2009). Como se observaron alteraciones estratigráficas en algunas áreas y la interestratificación auriñaciense resultaba del máximo interés para el paradigma de la transición PM/PS, en 2005 se decidió abrir una nueva zona de excavación en la terraza exterior, bajo los grandes bloques de derrumbe del antiguo abrigo. Esta área se ha denominado Zona D exterior y proporcionó una intensa ocupación Musteriense. En 20012, en colaboración con el equipo del Neanderthal Museum de Mettmann y la Universidad de Colonia (Alemania), dirigido por G-Ch.Weniger, se realizó el análisis micromorfológico de todos los niveles de la Zona D, interior y exterior, para contrastarlos con los resultados sedimentológicos (Jordá et al., 2013; Menéndez et al., 2014). Resumimos a continuación los resultados geoarqueológicos actuales y las hipótesis para futuros trabajos. La secuencia geoarqueológica del sector D de La Güelga está formada en una serie de niveles generados por procesos antrópicos y procesos naturales. Entre los procesos naturales que se detectan mediante el análisis sedimentológico destacan la caída gravitacional de grandes bloques, la gelifracción y la arroyada difusa de muy baja energía (Jordá Pardo et al., 2013). El análisis micromorfológico de los niveles de la Zona D interior permite identificar rasgos que indican el carácter in situ de los niveles musterienses (N9) y auriñacienses (N5-N6), mientras que en los niveles chatelperronieses (N1 y N2) se reconocen rasgos que indican que se desplazaron por procesos de reptación después de una caída de bloques del techo y se encuentran no significativamente compactados por pisoteo (Martin Kehl com. pers.). La inversión cronológica parece confirmar esta hipótesis. Zona D interior: La secuencia excavada hasta la fecha está formada por nueve niveles arqueológicos depositados en pendiente (Fig. 2), hacia el interior de la cueva, bajo una potente capa de superficie (S1 y S2) (Quesada y Menéndez, 2009; Jordá et al., 2013). Chatelperroniense (N1 y N2): Los niveles 1 y 2 forman una unidad sedimentológica que buza en pendiente hacia el interior de la cueva. Solamente resultaron útiles para su excavación 3.7 m2. Allí se localizó una industria laminar en sílex, debiendo destacarse la presencia de dos puntas de chatelperron, y otro conjunto en lascas de cuarcita, con raederas y denticulados. Este conjunto industrial, la ausencia de útiles óseos y las dataciones 14C (Tabla 1)nos animaron a definir este conjunto como Chatelperroniense, planteando la posible interestratificación del Auriñaciense subyacente. La reciente datación del nivel inferior (N5), así como los análisis sedimentológicos y microestratigráficos realizados en la Univ. de Colonia no garantizan que este nivel esté in situ. Bajo el nivel 2 aparece una línea de bloques de piedra desprendidos del abrigo y una capa de arcillas y limos procedentes del exterior. Son los niveles 3 y 4, prácticamente estériles. Auriñaciense (N5 y N6): Bajo una línea de bloques de piedra (N5) aparece una capa arcillosa (N6), que los análisis sedimentológicos y microestratigráficos muestran in situ. Esta unidad ha proporcionado restos antrópicos en número reducido, pero muy característicos. El conjunto lítico, mayoritariamente laminar, está realizado en sílex y cuarcita. Hay raspa- 61
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  carse los colgantes sobre hioides de ciervo, azagayas y huesos decorados, destacando un...
62 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Figura 2. Estratigrafía de la Cueva de la Güelga. dores altos y en hocico, una hoja auriñaciense y lascas retocadas. En el capítulo óseo, diversos punzones de sección oval y aplanada, un fragmento mesial de azagaya aplanada y un silbato sobre falange de ciervo. La cronología (pendiente de nuevas dataciones) lo sitúa hacia 38Ky calBP. Por tanto, a pesar de la muestra reducida, la homogeneidad y carácter convencional del conjunto, la ausencia de elementos contradictorios, la datación preliminar y la posición estratigráfica indican una indudable presencia auriñaciense. Por debajo se documenta un largo periodo de abandono de la cueva (N7 y 8). Musteriense: Está representado en la Zona D interior por el nivel 9 que muestra una intensa presencia humana evidenciada en restos de combustión, abundancia de industria lítica (modo 3), con piezas levallois, y huesos animales con huellas de descarnado, así como la posibilidad de establecer patrones de ocupación espacial. Esta ocupación interior se corresponde en la terraza con el nivel 4B de la Zona D exterior. Ambas han proporcionado un conjunto lítico típicamente musteriense, formado por lascas retocadas de cuarcita local, denticulados y raederas, así como puntas levallois. Están presentes todas las fases de la cadena operativa, mayoritariamente discoide y en menor medida levallois. Algunos restos de sílex tipo Piloña muestran relaciones con otros yacimientos, como Sidrón, en la misma cuenca fluvial. Se halló un premolar (15) y varios fragmentos dentales humanos, de morfología neandertal. Las dataciones 14C con pretratamiento por ultrafiltración (OxA) sitúan esta ocupación en la horquilla 55/44 Ky, en OIS 3c, entre los eventos H6 y H4 (Menéndez et al., 2009; Quesada y Menéndez, 2009; Jordá et al., 2013). La fauna recuperada, más de 70.000 restos, muestra un predomino de ciervo (66%) y rebeco (31%), pero también especies poco frecuentes y de ecosistemas diversos, tales como Mammut (M primigenius), pantera (P pardus), megaloceros, rinoceronte, lobo, jabalí, etc. lo que indica un uso recurrente y prolongado del yacimiento por parte de las poblaciones neandertales de la cuenca del río Sella. Conclusiones 1. Los sedimentos de atribución Chatelperronense (N1 y N2) están removidos. Su calidad sedimen-
62  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONO...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS Zona Nivel Adscripción Material Procedimiento Código Fecha BP Desviación D Interior 2 ¿Chatelperroniense? Hueso con marcas AMS + ultrafiltración COL2014 37429 D Interior 2 ¿Chatelperroniense? Hueso con marcas AMS + ultrafiltración OxA27958 D Interior 5 Auriñaciense Hueso con marcas AMS + ultrafiltración D Interior 9 Musteriense Hueso con marcas D Interior 9 Musteriense D Exterior 4b D Exterior Fechas calibradas 95% probabilidad CalPal 2007 Hulu INTCAL 13 302 42780 -41460 calBP 42320 -41400 calBP 40300 1200 45910 -42070 calBP 45890 -42090 calBP Beta377233 33610 220 41730 -35570 calBP 38720 -37200 calBP AMS + ultrafiltración OxA19244 43700 800 49020 -44540 calBP 48740 -45300 calBP Hueso con marcas AMS + ultrafiltración OxA19245 44300 1200 50660 -44380 calBP fuera de rango calibración Musteriense Hueso con marcas AMS + ultrafiltración OxA20122 47400 2700 fuera de rango calibración fuera de rango calibración 4b Musteriense Hueso con marcas AMS + ultrafiltración OxA20123 >43200 D Exterior 4b Musteriense Hueso con marcas AMS + ultrafiltración OxA20124 48500 3500 fuera de rango calibración fuera de rango calibración D Exterior 4b Musteriense Hueso con marcas AMS + ultrafiltración OxA20125 >43600 Tabla 1. Dataciones de la Cueva de la Güelga. calBP, anterior a una muy intensa ocupación musteriense (45/48 Ky calBP). tológica no es suficiente para defender una hipótesis tan significativa como la interestratificación auriñaciense. Futuros trabajos deberán buscar una explicación a su posición estratigráfica y su cronología (42/45 Ky calBP). 3. Entre Auriñaciense y Musteriense existe un vacío ocupacional, con un largo periodo de abandono (7/10Ky). 2. Existe una presencia auriñaciense, con escasa información, pero con una cronología hacia 38Ky 4. La ocupación magdaleniense inferior proporcionó una excelente colección de arte mueble. 63
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  Zona  Nivel  Adscripci  n  Material  Procedimiento  C  digo  Fecha BP  Desviaci  n  D I...
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO 64 Mª Soledad Corchón Rodríguez* La Cueva de las Caldas (Priorio, Norte de España) 1. La cueva de Las Caldas en su contexto del valle del Nalón La cuenca de Oviedo, donde se sitúa la Cueva de Las Caldas, constituye la parte nord-central de la zona cantábrica de Asturias y el extremo occidental de la Depresión central asturiana. Es una región de materiales mesozoicos y terciarios, que se extienden hacia la costa, caracterizada por un paisaje de intenso modelado cárstico. Este territorio constituye el límite conocido de los yacimientos del Paleolítico superior cantábrico, ya que hacia el oeste se extienden las rocas paleozoicas de la zona astur-occidental-leonesa y no se conocen asentamientos al aire libre. Desde un punto de vista geomorfológico, el entorno de Las Caldas corresponde a una depresión cuya evolución está ligada al encajamiento del río Nalón. En el tramo medio de este valle, la red de afluentes y arroyos que vierten al Nalón han configurado un paisaje de pequeños valles abrigados, laterales al principal, en uno de los cuales está situada la cueva, en la margen derecha del río. Ésta forma parte de un complejo cárstico desarrollado en la Caliza de Montaña (Viseense-Namuriense, Carbonífero inf.), integrado por dos cavidades comunicadas entre sí –Caldas I y Caldas II-, estructuradas en una compleja red de galerías y conductos de más de 1 km. de longitud. La boca principal (Caldas I) está orientada al SW-W, y sus coordenadas geográficas son: 5º 54´ 723´´ W, 43º 20´ 123´´ N, a 160 m.s.m. Hacia la salida del valle de Las Caldas, a 800 m del yacimiento se encuentra una fuente de aguas termales minero-medicinales que da nombre la cueva; no lejos de ésta, entre 5 y 20 km, se conocen otros dieciocho manantiales con propiedades terapéuticas. A finales del Pleistoceno estas circunstancias, unidas a la variedad de ecosistemas creados por los fuertes contrastes altitudinales, generaron un entorno-refugio con gran diversidad de ecosistemas en el entorno de Las Caldas: alta montaña (Sierra del Aramo, a 8 km de distancia, con cumbres de 1.700 m.), cerros de poca altitud (Peña Avis: 410 m) y valles abrigados. Estos datos contribuyen a explicar la gran concentración de yacimientos paleolíticos en valle medio del Nalón: más de 20 cuevas y * abrigos ocupados entre el Auriñaciense y el Aziliense, 13 de ellos con Arte parietal . La cueva conserva en la cavidad principal (Caldas I) uno de los registros estratigráficos del Solutrense y Magdaleniense más importantes del suroeste de Europa. El yacimiento ha sido excavado en una superficie de 24 m2, representativa de todas las unidades topográficas habitadas: Salas I y II, Pasillo I y Corte Exterior. La secuencia estratigráfica abarca una horquilla temporal de ca.10.000 años, desde el inicio del Solutrense regional (24185 ± 370 calBP, S.Med.) al Magdaleniense final (14936 ± 342 calBP). El paquete estratigráfico solutrense más potente corresponde a la Sala I, con 17 niveles que abarcan la secuencia completa del Solutrense cantábrico (niv. 3 a 19-Base). Sobre esta serie se encuentran restos de niveles magdalenienses erosionados, uno de ellos Magdaleniense final (n.2A). En cambio, la Sala II sólo conserva un nivel Solutrense final (n.XIV) reposando sobre el piso calizo, ya que los niveles más antiguos fueron evacuados hacia Caldas II por las crecidas de un rio hipogeo. Sobre este nivel se depositó un potente relleno de 16 niveles magdalenienses, con todos los estadios representados: Magdaleniense inferior, medio antiguo y reciente, superior y final. Esta sedimentación abarca desde la Oscilación de Lascaux al Alleröd, y para la datación de los niveles se dispone de 26 dataciones 14C (Tabla 1). 2. La estratigrafía solutrense de Caldas I y los grabados exteriores El registro solutrense de Las Caldas constituye un referente en la Región cantábrica, pero su conservación es desigual en las 4 zonas excavadas. El vestíbulo exterior, alterado por el desplome de la visera que cubría la boca, sólo conserva un nivel Solutrense superior (n.III); y lo mismo sucede en la sala II, con un único nivel (n. XIV). En el Pasillo y la Sala I, aunque los niveles no son siempre coincidentes el registro es muy amplio: niv. 3-18 y 3-19base, respectivamente. Otro aspecto relevante es la existencia de grabados lineales e ideomorfos en el muro derecho, cerca Chair in Prehistory. University of Salamanca, Department of Prehistory, c/Cervantes s/n, 37002 Salamanca, Spain. scorchon@usal.es
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMI...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS Ref. Lab. C BP 14 CalBP_CalPal 2007-HULU (68% range calBP) Nivel / Sector Clasificación Ua-15318 20250 ± 235 (AMS) 24185 ± 370 (23814 – 24555) 15 (Sala I) Solutrense Medio Ly-2428 19510 ± 330 23340 ± 468 (22872 – 23808) 16 (Topera) Solutrense Medio Ly-2426 19480 ± 260 23296 ± 413 (22882 – 23709) 12b (Pasillo) Solutrense Medio Ly-2425 19030 ± 320 22857 ± 404 (22452 – 23261) 12t (Pasillo) Solutrense Medio Ly-2429 19000 ± 280 22843 ± 379 (22464 – 23222) 18 (Topera) Solutrense Medio Ly-2424 19390 ± 260 23199 ± 398 (22801 – 23597) 9 (Pasillo) Solutrense Superior Ly-2423 18310 ± 260 21960 ± 388 (21571 – 22348) 7 (Pasillo) Solutrense Superior Ua-15316 18305 ± 295 (AMS) 21949 ± 412 (21537 – 22361) 11 (Sala I) Solutrense Superior Ua-15315 17945 ± 370 (AMS) 21541 ± 603 (20938 – 22144) 9 (Sala I) Solutrense Superior Ua-4302 17380 ± 215 (AMS) 20837 ± 358 (20478 – 21195) XIVc (Sala II) Solutrense Final Ly-2422 17050 ± 290 20405 ± 495 (19910 – 20900) 4 (Pasillo) Solutrense Final Ly-2421 18250 ± 300 21904 ± 424 (21480 – 22328) 3 (Pasillo) Solutrense Final Ua-4301 15165 ± 160 (AMS) 18324 ± 273 (18051 – 18597) XIII (Sala II) Magdaleniense inferior Ua-4300 14835 ± 130 (AMS) 18156 ± 282 (17874 – 18438) XII inf (Sala II) Magdaleniense inferior Ua-2735 14495 ± 140 (AMS) 17635 ± 282 (17353 – 17917) XII (Sala II) Magdaleniense inferior Ua-2734 13755 ± 120 (AMS) 16881 ± 230 (16651 – 17111) XI (Sala II) Magdaleniense inferior Ua-10188 13370 ± 110 (AMS) 16297 ± 436 (15860 – 16733) IX (Sala II) Magdaleniense Medio Ua-10189 13640 ± 150 (AMS) 16604 ± 393 (16211 – 16997) VIII (Sala II) Magdaleniense Medio Ly-2936 13310 ± 200 16220 ± 475 (15745 – 16695) VIII (Sala II) Magdaleniense Medio Ly-3318 12869 ± 160 15571 ± 512 (15059 – 16083) VII (Sala II) Magdaleniense Medio Ua-10190 13650 ± 140 (AMS) 16641 ± 363 (16277 – 17004) VIc (Sala II) Magdaleniense Medio Ly-2427 13400 ± 150 16314 ± 454 (15860 – 16768) IV/III (Sala II) Magdaleniense Medio Ua-10191 13185 ± 155 (AMS) 16114 ± 441 (15672 – 16555) IIIb-IIIc (Sala II) Mag Medio / Mag Sup. Ua-10192 12960 ± 190 (AMS) 15775 ± 529 (15245 – 16304) II (Sala II) Magdaleniense Sup. Ua-10193 12595 ± 125 (AMSA) 14936 ± 342 (14594 – 15278) I (Sala II) Magdaleniense Sup. Ua-10194 12590 ± 120 (AMS) 14931 ± 337 (14593 – 15268) -II (Sala II) Magdaleniense Sup. Tabla 1. Dataciones 14C de la Cueva de Las Caldas (Weninger, B., Jöris O., Danzeglocke, U. 2007: Calpal – Cologne University Radiocarbon Calibration Package). 65
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  Ref. Lab.  C BP  14  CalBP_CalPal 2007-HULU  68  range calBP   Nivel   Sector  Clasi   ...
66 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO de la boca e iluminados por la luz diurna. Los grabados solutrenses son profundos surcos lineales, en series regulares. Revisten el interés adicional de su datación estratigráfica en el Solutrense medio, ya que aparecen cortados por una línea de fractura y desplome de grandes bloques del muro derecho, producida durante la sedimentación del nivel 15, según revelaron las excavaciones realizadas en el Pasillo I. En la zona media del Pasillo, los grabados solutrenses son sustituidos por otros magdalenienses; los más recientes, fusiformes, se superponen a otros de trazo múltiple fino con ideomorfos de tipo claviforme y una estilización femenina. Un gran canto cuarcítico grabado con un trazo fusiforme similar, de la base del Magdaleniense medio, constituye un sólido referente cronológico para los primeros, superpuestos al resto (Corchón et al., 2009a). 2.1. Caracterización de los niveles solutrenses Las excavaciones realizadas revelan que, con los datos actuales, los niveles basales son los más antiguos de la Cornisa cantábrica. Se sedimentaron bajo las condiciones muy húmedas y frías del Último Máximo Glaciar (LGM: nivs.19 Base, 19, 18). Al avanzar el Solutrense medio, el ambiente se torna moderado y muy húmedo (GI 2), con episodios intermitentes de inundación en los que se abandona la cueva. Son las condiciones registradas en los niveles 17 a 13 (Sala I) y 17 a 11 (Pasillo I). Este Solutrense inicial cantábrico (medio de la secuencia europea) está fechado en 24185 ± 370 calBP (AMS, n.15, Sala I), 23340 ± 468, 23296 ± 413 y 22857 ± 404 calBP (C14 ordinario: nivs.16, 12base y 12techo, Pasillo). A comienzos del Solutrense superior persisten las condiciones anteriores, muy húmedas (Sala I, nivs.1211); pero al avanzar éste, el clima se torna muy frío y húmedo (GS-2c), los niveles cercanos a la boca se presentan crioturbados (n.9-8), y aparece fauna estépica fría en todo el tramo (niv. 9-4: mamut y reno). Se data en 23199 ± 398 y 21904 ± 424 CalBP (niv. 9 y 7). El final del Solutrense arroja 20837 ± 358 calBP en la Sala II (AMS, n. XIVc), una fecha similar a las obtenidas en el Pasillo (niv. 4-3, más alterado por su proximidad a la boca). Durante esta sedimentación, la humedad y el frío son intensos con procesos de inundación y erosión parcial de los depósitos. La fauna de los niveles solutrenses es muy abundante (84.465 restos), con 14.579 determinables; en opinión de los autores del estudio (J.Altuna y K. Mariezkurrena) es el Solutrense más rico en restos de toda la Península Ibérica. En todos los niveles, las alteraciones de origen antrópico (marcas de fracturación para obtención de la médula y de descarnizado o desarticulación) son muy numerosas, revelando que el material de Ungulados en su inmensa mayoría procede de aportación humana. La especie dominante entre los macromamíferos en los 17 niveles solutrenses es el ciervo (> 65%). Le sigue el caballo, que a comienzos del Solutrense medio supera el 20% (niv.19base y 19), si bien su presencia es mínima (3-4,6%) en el Solutrense superior y final (niv. 8 y 4-5). A continuación, la cabra montesa supera e iguala al caballo en algunos niveles del Figura 1. Complejo kárstico (Caldas I y II). Estratigrafía de la Sala II.
66  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONO...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS centro de la secuencia; y el rebeco, ausente en el Solutrense medio, incrementa su presencia al final (niv. 4-5: 18,9%). El corzo ha dejado algunos restos en el Solutrense superior. Respecto de los bovinos, están representados en toda la secuencia pero la escasez y fragmentación de los restos no permite determinar si se trata de uro o bisonte. En cuanto al reno, se encuentra a comienzos del Solutrense superior (niv. 12, 11, 10), y en un nivel del medio (n.15); pero en ningún caso supera el 0,2% de los restos determinados. Esta escasez es coherente con los datos generales de la Región cantábrica, donde se percibe su rarificación los yacimientos situados al Oeste (Asturias), mientras que en el territorio más oriental (Guipúzcoa) la frecuencia es mayor. Las Caldas, dada la riqueza del material faunístico y el hecho de que la mayor parte de la secuencia corresponde a un período especialmente frío (UMG), confirma estos datos. Por su rareza relativa, tienen interés los 20 restos de dentina de molar de mamut, coincidiendo con la fase más álgida del Solutrense superior y final (niv. 9, 8, 7 y 3); y fragmentos de marfil de defensa de esta especie se utilizaron como materia prima para la fabricación de una varilla (n.18, S.med.), y en el arte mueble (un marfil grabado, n.10b-11; dos placas-colgante, nivs 9 y 8, S.sup). Los primeros restos de molares fueron determinados por E. Aguirre y F. Poplin, y posteriormente también por J. Altuna. Además de los Ungulados mencionados, completan el registro algunos restos de carnívoros en el Solutrense medio y superior (oso de las cavernas, zorro, tejón, marta, leopardo y lince). Mas escasos aún son la marmota, el conejo (un extremo distal de húmero de éste, muestra incisiones de descarnado) y la liebre. 2.2. Materias primas, tecnología e industrias solutrenses Las estrategias de subsistencia de los grupos solutrenses y magdalenienses de Las Caldas son similares, en lo que se refiere a la práctica de una amplia movilidad logística para la captación de materias primas exóticas, e intercambios de ítems culturales. En el arte mueble solutrense y magdaleniense se utilizaron recursos minerales locales poco habituales, como el ámbar y el azabache, para fabricar cuentas de collar. Y el estudio de las materias primas líticas permite reconocer rutas tradicionales de desplazamiento, y la amplitud de los territorios frecuentados por los grupos paleolíticos del Nalón para la captación de rocas silíceas de gran calidad. En Las Caldas, A. Tarriño ha identificado una quincena sílices locales de calidad mediocre para la talla, entre ellos sílex lacustre (Cenozoico), sílex jurásico (Mesozoico), sílex carbonífero de las calizas de Montaña (Paleozoico), así como cuarcita Barrios y cristal de roca paleozoicos. Todos se encuentran en el entorno de la cueva, entre 2 y 15 km. de distancia. Con ellos, Figura 2. Solutrense superior. Distribución de la fauna y hojas de laurel de diferentes calibres (Sala I). los niveles solutrenses y magdaleniense muestran sílex alóctonos de gran calidad que constituyen verdaderos marcadores litológicos, evidenciando el transporte de estos materiales desde áreas-fuente alejadas (Corchón, Martínez y Tarriño, 2009). Se trata del sílex Flysch, aportado a la cueva desde Vizcaya (Barrica) y los Pirineos franceses (Bidache), a 150 y 300 km de distancia; el sílex Urbasa (Navarra) desde 380 km de distancia, y el sílex de Treviño (Álava) alejado 350 km de la cueva. Finalmente, se ha identificado el sílex Chalosse (SW de Francia), cuya área-fuente más próxima se encuentra a 550 km de distancia, lo que representa el mayor desplazamiento de sílice paleolítico conocido. Posteriormente, han sido reconocidas nuevas variedades alóctonas y locales, una de ellas muy apta para la talla laminar: el sílex Piloña, transportado a Las Caldas desde el oriente de la cuenca de Oviedo, a 40-50 km. de distancia (Tarriño et al., 2013). 67
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  centro de la secuencia  y el rebeco, ausente en el Solutrense medio, incrementa su pres...
68 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO La tecnología y técnicas de talla aplicadas para la talla de los foliáceos solutrenses se conocen gracias al hallazgo de numerosos soportes en diversos estadios de reducción, que han permitido reconstruir dos cadenas operativas en la talla de las hojas de laurel, y otra para las puntas de muesca (Corchón et al., 2013a). En el Solutrense medio (nivs. 19B –13, Sala I), desde los niveles más antiguos coexisten las delgadas hojas de laurel bifaciales, talladas por presión frecuentemente en sílex foráneos de calidad (Treviño, Urbasa, Flysch), con foliáceos bifaciales gruesos, de base redondeada y talla irregular realizada por percusión, en muchos casos desechados en estadios preliminares de talla. Un caso único es el uso de soportes escasamente operativos por su fragilidad: tres foliáceos y una raedera delicadamente tallados en cristal de roca (n.13 y 14), además de una frágil hoja de laurel bifacial de sílex asociada a un collar de 7 caninos de ciervo en la base de la secuencia (niv.19B). Sin embargo, los foliáceos sólo son abundantes en dos niveles (14 y 18: 18%), escaseando en el resto (3-5,5%). Otros tipos característicos son las puntas de cara plana, que habitualmente son piezas en proceso, y las raederas foliáceas para las que también se han reservado sílex foráneos. Abundan las hojas retocadas, y los raspadores (3%-5%), algunos sobre hojas solutrenses, siempre prevalecen sobre los buriles, escasos y mediocres. En síntesis, aunque el registro es menos numeroso que en otros niveles (440 útiles), a causa de las intermitencias y lavados producidos por las inundaciones, en el Solutrense medio se percibe que el perfeccionamiento técnico, la tendencia laminar de los soportes y la generalización del retoque solutrense por presión, que caracterizan los niveles del Solutrense superior, aún no se encuentran plenamente desarrollados. Esto se plasma en los numerosos núcleos informes tallados en cuarcita y sílex locales; y también revelan una menor pericia técnica los altos porcentajes del sustrato (>25% de escotaduras, denticulados, astillada y raederas) y los diversos (40% de lascas y otros con retoques atípicos), en todos los niveles. En el Solutrense superior (niv.12-7, Sala I) el registro es muy rico: 13.125 materiales líticos recuperados, 1.049 de los cuales son útiles (8%) y 96 núcleos (0,73%). La estructura del utillaje común no acusa grandes cambios respecto al estadio anterior, y aunque los raspadores superan a los buriles, en todos los niveles, los porcentajes están equilibrados. Algunos foliáceos gruesos de cuarcita, desechados en proceso de talla, han sido reutilizados como buriles. El sustrato sigue teniendo un gran peso específico (14,6 – 19%), al igual que las hojas retocadas (14,62 – 9,09%). El alto índice de laminaridad es el rasgo más característico, coherentemente con la abundancia de foliáceos en todos los niveles tallados a partir de grandes hojas y SPL. Las hojas de laurel, de sauce, puntas de muesca y otros foliáceos en proceso de elaboración oscilan entre el 43% y el 38%, revelando el auge de las técnicas del retoque plano cubriente en el tramo. Las hojas de laurel, unifaciales y bifaciales, ofrecen unas dimensiones muy contrastadas, con técnicas de enmangue variadas –base convexa, recta, cóncava, asimétrica–, revelando una gran especialización y su adaptación a diferentes tipos de presas de caza. En cuanto al Solutrense final, aunque la muestra es numerosa (5.036 restos), se considera menos representativa por los procesos erosivos e inundaciones producidos durante y después de la sedimentación de los niveles. Los útiles (608) alcanzan un porcentaje elevado (12,07%), pero este incremento se debe a los altos índices del sustrato. La proporción IR /IB se ha invertido a favor de éstos; aparecen gruesos raspadores sobre lascas y las hojas retocadas son abundantes, especialmente al final (n. 3). El número de foliáceos decrece al 6% (niv. 3-6), acorde con el proceso de abandono gradual de la talla de foliáceos a finales del Solutrense, en vivo contraste con el Solutrense superior (39% y 43%, niv. 10 y 8, respectivamente). En suma, el Solutrense final (n.XIV y n.6-3), representa un empobrecimiento de los tipos líticos, con escasas hojas de laurel, lascas con finos retoques marginales y útiles compuestos (raspador-hoja truncada, buril-hoja truncada). Escasas raederas, perforadores, denticulados, y algunas atípicas raclettes completan el equipamiento. Los tipos óseos, que son escasos y poco característicos en el Solutrense medio (azagayas, varillas y alisadores grabados) y final (algunas azagayas, punzones de economía), revelan una gran creatividad en el Solutrense superior. Las azagayas muestran diferentes formatos de enmangue –biseladas, biapuntadas, con aplastamiento central–, acompañadas de varillas y agujas. Con ellas, se han recuperado dos piezas únicas en el Solutrense cantábrico: un propulsor en asta de gran tamaño (183,3 x 17,23 x 8,78 mm), inédito (n.11c), con gancho distal obtenido por recorte y pulimento, y el fuste incompletamente pulido, con huellas raspado y ranurado; y una punta de muesca fabricada en hueso sobre una tibia de ciervo, conservada completa (n.12 techo: Corchón et al., 2013b). También destaca la abundancia de colgantes, fabricados sobre variados soportes: placas de marfil (S.Sup.), cuentas de collar en hueso, asta, ámbar, marfil y azabache (S.med. y sup.), con huesos y dientes perforados e incisos en todos los niveles. 3. La secuencia magdaleniense de Las Caldas 3.1. El Magdaleniense inferior El segmento temporal entre 18324 ± 273 y 16881 ± 230 calBP está ocupado por el Magdaleniense infe-
68  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONO...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS rior, un episodio de gran complejidad en el Cantábrico. En la cueva de Las Caldas la sedimentología revela que corresponde a la transición de Lascaux (n. XIII) a las condiciones muy frías y húmedas siguientes (niv. XII-inf, XII, XI), con procesos erosivos, solifluxión y en un caso deslizamiento del tramo sedimentario (n. XII-inf). (Fig.1). Según Altuna y Mariezkurrena, la fauna de ungulados aparece dominada por Cervus elaphus (>40%) en todos los niveles, alcanzando el 61 y 80% (XII-inf. y XIII). Le sigue de cerca el Equus ferus, cuyos restos son muy numerosos en todos los niveles. Si valoramos la carne suministrada por el caballo, su importancia es creciente en el Magdaleniense Inferior, alcanzando el 70% en algunos niveles (niv. XII, XI). En cambio, cabras, corzos y rebecos tienen una presencia discreta, al igual que bovinos (uro-bisonte). Éstos sólo tienen una presencia notable en los niveles XIII y XII-inf. (4,3 y 4.6% de los restos); estos valores se incrementan, obviamente, si atendemos a la carne suministrada, dado que es una especie de gran corpulencia que proporciona abundante carne. Como dato notable, del XII-inf procede un resto de Coelodonta antiquitatis. El Rangifer tarandus está presente en los niveles XII y XII-inf (2 y 1 resto, respectivamente, y 1 cuerna del XII), en concordancia con el rigor medioambiental descrito. En ambos niveles aparece con el corzo (cf. más adelante). Entre los no ungulados, son igualmente raros el lobo, el zorro y la marmota. Los cuatro niveles muestran industrias de características similares (facies del oeste de Asturias), con utillajes más laminares y de mejor factura que los existentes en el centro de la Región (Cantabria-Asturias oriental: facies Juyo). Destaca la selección de sílex alóctonos de gran calidad para la talla laminar, el elevado número de buriles sobre hojas, las hojas retocadas, hojitas de dorso y triángulos escalenos, éstos superando el 40% del total en algún nivel. La industria ósea muestra variados tipos de azagayas –monobiseladas, acanaladas-, varillas y agujas, y numerosos soportes óseos ofrecen trazos pareados, series lineales paralelas, escaliformes y otros signos grabados. La temática figurativa se reduce a un asta de muda grabada con ciervos y un caballo de diseño sintético, en el n.XII (Corchón, 1994) 3.2. El Magdaleniense medio Los niveles IX-IV de la Sala II se sedimentaron sobre un grueso depósito de arcillas estériles de inundación (>40 cm, n.X), que separa el tramo del Magdaleniense inferior subyacente (Fig.1). La sedimentología (Hoyos, 1995) y la cultura material muestran que corresponden a dos estadios sucesivos. El Magdaleniense medio antiguo (niv. IX-IV) es un episodio muy frio y húmedo (GS2), con un potente depósito (>70 cm) que ofrece representaciones de fauna estépica fría grabadas en plaquitas: Rangifer tarandus, Mammutus primigenius y Coelodonta antiquitatis. Acorde con ello, la fauna consumida incluye restos de reno tanto en la base (collar de 11 incisivos aserrados, n. IX) como en el techo (n.VI) del tramo. En este último nivel, especialmente frío, jabalí y reno aparecen juntos reproduciendo la asociación renocorzo observada en el Magdaleniense inferior. Al respecto, Altuna señala (Corchón, en proceso) que la presencia simultánea de pequeñas comunidades de ungulados antagónicos, no existente en la actualidad en ningún biotopo, ni entre las faunas de yacimientos de zonas abiertas de Europa central y occidental durante la Glaciación würmiense, no es extraña en la Región cantábrica. Su compleja orografía origina valles laberínticos, con solanas y umbrías en un mismo valle, donde pueden coexistir zonas esteparias frías junto con bosquetes caducifolios. La paleoeconomía se sustenta en la explotación de ciervos (61%), caballos (19%) y cápridos (Capra y Rupicapra, 15%), con algunos bovinos y carnívoros. Las visitas a la costa marina aportan al registro arqueológico mamíferos marinos (Physeter macrocephalus, Globicefala melas, Halichoerus gryphus), la mayoría dientes perforados como colgantes, y una extensa colección y moluscos (Pecten maximus, Nucella lapillus, Littorina obtusata, Mytilus, Teredo navalis). Un dato interesante se refiere a la asociación del cachalote con Coronula diadema (n.VIII), un ectoparásito de grandes cetáceos que prueba el transporte y consumo de carne de estos animales a la cueva. También el molusco Teredo navalis evidencia que se transportó a las Caldas madera que estuvo sumergida en el mar (Corchón et al., 2008). El Magdaleniense medio evolucionado (niv. V-IV) se sedimenta bajo condiciones ambientales aún rigurosas y muy húmedas, en la transición al Interestadio Tardiglaciar (GI Ie), con procesos erosivos y desplazamientos por solifluxión. La fauna registra la desaparición de las especies estépicas, y una llamativa disminución de los grandes ungulados: Equus ferus (1,5-2,3%) y Bos/Bison (<4%). La especialización en el ciervo (55%), la cabra (34%) y el rebeco (8-9,5%) son notorias. El techo del Magdaleniense medio antiguo se fecha en 16641 ± 363 calBP (n.VIc), y su base (n. IX) en 16297 ± 436 calBP, ésta última probablemente rejuvenecida por la intensa humedad y carbonataciones del nivel. El Magdaleniense medio evolucionado (n. IV: 16314 ± 454 calBP) también es coherente con la fecha del nivel siguiente, transicional al Magdaleniense superior (n.IIIb-c: 16114 ± 441 cal BP). La industria lítica Magdaleniense medio antiguo, con más de 50.000 restos, muestra un índice de buri- 69
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  rior, un episodio de gran complejidad en el Cant  brico. En la cueva de Las Caldas la s...
70 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO tes, propulsores, dientes equinos apuntados y grabados. Con ellos, aparecen protoarpones, azagayas ahorquilladas, puntas dentadas, varillas semicilíndricas, espátulas y bastones perforados, profusamente grabados. Las plaquitas líticas grabadas, muy numerosas (ca.100 a 200 por nivel), reproducen junto al bestiario habitual (caballo, ciervo, cabra, bisonte, uro, reno, mamut, rinoceronte), temas simbólicos: acéfalos, manos o patas aisladas, y antropomorfos bestializados, portando un bulto a la espalda o en actitud dinámica (sedentes, en cuclillas, o con los brazos extendidos). El Magdaleniense medio evolucionado en el ámbito de la expresión simbólica traduce los cambios paleocológicos descritos. Los modelos y técnicas volumétricas pirenaicas (relieves, esculturas, rodetes, contornos recortados, etc.), la fauna estépica y la temática simbólica desaparecen o son muy raros. En el ajuar óseo se rarifican las azagayas ahorquilladas y protoarpones, pero las varillas semicilíndricas con decoraciones lineales se incrementan, al igual que las agujas con una notable presencia y variedad (3%). El arte mueble muestra una gran variedad signos complejos (arcos, husos, ángulos embutidos, oculados, rombos, etc.), pero el bestiario es limitado: cabras, caballos, ciervos y salmónidos, de diseño sintético y miembros, apéndices y crineras apenas esbozados (Fig.4). 3.3. Magdaleniense superior y final Figura 3. Magdaleniense medio antiguo: diente de cachalote grabado, dientes de foca y delfín; moluscos marinos; resto de Coronula Diadema. les elevado (20%), especialmente diedros (14%), duplicando a los raspadores, unos y otros habitualmente tallados en hojas. Hojas retocadas y auriñacienses alcanzan el 10%, y las de dorso y Dufour el 16%. En cambio, el índice de laminaridad es bajo entre los restos de talla, quizá explicable por el aprovechamiento de las hojas y lascas laminares para tallar útiles. El Magdaleniense medio evolucionado, con una muestra igualmente representativa (>24.000 restos líticos), ofrece índices de laminaridad muy elevados, los soportes son de segundo orden y las hojas/hojitas alcanzan el 40% de la talla. Del mismo modo, el 49% de los núcleos son laminares (prismáticos, piramidales). En los útiles, los buriles (8%) apenas superan a los raspadores, unos y otros laminares, abundando las hojas retocadas (8%) y hojitas de dorso con algunos triángulos. Las industrias óseas y arte mueble son particularmente típicos en el Magdaleniense medio antiguo (Fig.4), ofreciendo numerosos elementos de tipo pirenaico: relieves, esculturas, contornos recortados, rode- El Magdaleniense superior ha sido datado en 14936 ± 342 calBP en la Sala II. Como en el resto de los yacimientos del Nalón, son industrias muy laminares que han reducido notablemente sus dimensiones. Se caracteriza por la abundancia de buriles, la continuidad en los tipos de puntas óseas (azagayas cilíndricas y ovales, bases biseladas, redondeadas y ahorquilladas, varillas semicilíndricas con decoración tuberculada), con arpones unilaterales. En el nivel más reciente, Magdaleniense final (n.2A, Sala I), se recogió un arpón con perforación central característico del final de la secuencia en el Cantábrico (Corchón, 2007). En el arte mueble se percibe la rarificación de los temas zoomorfos, y en general de las anteriores decoraciones muy elaboradas, y las plaquitas grabadas. Paralelamente, proliferan las decoraciones lineales, habitualmente series regulares de incisiones cortas grabadas en el fuste de azagayas, varillas y arpones, que armonizan lo funcional con esquemas gráficos decorativos sencillos. 4. Conclusiones Los datos que aportan las investigaciones en la Cueva de Las Caldas, muestran que el valle medio del
70  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONO...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS Figura 4. Arte mueble magdaleniense medio antiguo (1-7: plaquitas grabadas con antropomorfos, huesos con grabados de patas equinas y propulsor con mano de bisonte en relieve) y evolucionado (8: pelvis de caballo con équidos grabados). Nalón pudo actuar como un entorno refugio durante el UMG y el Tardiglaciar. Las Caldas revela que, desde los inicios del Solutrense regional, se ha producido una vertebración territorial de las estrategias de subsistencia. Esto se pone de manifiesto en la amplia movilidad practicada por los grupos sociales que ocupan el valle, relacionada con la captación de recursos y materias primas, que en ocasiones son transportadas a la cueva desde distancias considerables. En el Magdaleniense medio antiguo, estos desplazamientos implican la existencia de contactos culturales a larga distancia, intercambios y difusión de elementos cuyo origen el arte mueble sitúa en los Pirineos y SO de Francia. El brusco descenso en los niveles de ocupación y manifestaciones culturales en el valle del Nalón, al avanzar el Magdaleniense superior, es un fenómeno poco conocido. El corte de estos flujos de difusión cultural, que coincide en el tiempo con la instalación de unas condiciones climáticas más moderadas, quizá se relaciona con las descargas glaciares y deslizamientos en masa documentados en el Alto Nalón (Jiménez, 1997), que pudieron afectar al tramo medio del Nalón en ciclos climáticos cálidos y húmedos, habida cuenta de que éste drena todo el Macizo Central de Picos de Europa y su cabecera albergaba importantes glaciares würmienses (Jiménez, 1996). 71
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  Figura 4. Arte mueble magdaleniense medio antiguo  1-7  plaquitas grabadas con antropom...
72 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Maíllo-Fernández, José Manuel*; Arteaga, Carlos**; Iriarte-Chiapusso, María-José***; Fernández, Antonio****;, Wood, R.*****, Bernaldo de Quirós, Federico******. Cueva Morín (Villanueva de Villaescusa, Cantabria) 1. Introducción Cueva Morín representa uno de los yacimientos clave para comprender la evoluciónd el Paleolítico de la Región Cantábrica gracias a su larga estratigrafía. En ella podemos encontrar gran parte de los tecnocomplejos del Paleolítico Medio y Superior, así como una serie de hallazgos, escasos en la región, relativos a los modos de vida y mundo funerario de sus habitantes paleolíticos. La cueva está situada en el municipio de Villanueva de Villaescusa (Cantabria) y es conocida también como Mazo Moril o cueva del Rey. Se ubica en una pequeña colina de formación urgoniana(Aptense) en la cuenca de drenaje del Solía, a 57 s.n.m. a 22 m sobre el arroyo Obregón y a 6 km de la línea actual de costa de la Bahía de Santander. La entrada de la cavidad está orientada hacia el noroeste y es de escaso recorrido (González-Echegaray y Freeman, 1971). Cueva Morín no es la única cavidad de la colina, de hecho se ubica en ella una compleja red de galerías en las que cabe destacar otra cavidad en un nivel inferior, cueva del Oso, cuya prospección aportó algunos materiales líticos en superficie (Serna et al., 2001). 2. Historia de la investigación en el yacimiento La cueva fue dada a conocer a la comunidad científica por H. Obermaier y P. Wermet en 1910. Tras varias visitas a la cueva, dos años más tarde de su descubrimiento (1912), J. Carballo y P. Sierra realizan un pequeño sondeo que queda inédito hasta que O. Cendrero publica posteriormente algunos de los materiales extraídos por estos investigadores (Cendrero, 1915). Entre 1917 y 1919, J. Carballo retoma los trabajos en la cueva y realizará la que podemos considerar como primera intervención seria y sistemática en el yacimiento. Durante ésta se excavan los * ** *** **** ***** ****** niveles correspondientes al Paleolítico superior y dos niveles del Paleolítico medio (Carballo, 1923). A su vez en 1918 J. Carballo invita al Conde de la Vega del Sella a excavar el yacimiento tras la finalización de las campañas del primero. Estas nuevas intervenciones, que duran dos años, son rápidamente dadas a conocer por el Conde (Vega del Sella, 1921), donde también pone de manifiesto las ocupaciones del Paleolítico Medio y Superior. El yacimiento queda abandonado hasta mediados de los años sesenta del s. XX, cuando entre 1966 y 1969, un equipo hispano-estadounidense dirigido por los profesores J. González-Echegaray y L. G. Freeman retoma los trabajos. Esta excavación supone una de las primeras actuaciones “modernas” en la arqueología paleolítica de la época, introduciéndose nuevas técnicas de excavación y la participación de un equipo interdisciplinar con el objetivo de valorar el conjunto de datos aportados por el yacimiento (González-Echegaray y Freeman, 1971, 1973).Esta intervención aportó, además de la aplicación de nuevos métodos de excavación, una secuencia completa y renovada de los diferentes periodos de ocupación del yacimiento que incluye por primera vez, un nivel Chatelperroniense claro y definido. La secuencia estratigráfica que presenta el yacimiento tras esta intervención se compone de 22 niveles, cuyas atribuciones industriales son las siguientes: Aziliense (nivel 1); Magdaleniense (nivel 2); Solutrense superior (nivel 3); Gravetiense (niveles 4 y 5b); Auriñaciense evolucionado (nivel 5a); Auriñaciense antiguo (niveles 6 y 7); Auriñaciense arcaico (niveles 8 y 9); Chatelperroniense (nivel 10); arqueológicamente estériles (niveles 18 a 21) y Musteriense (nivel 22). Además de la secuencia industrial de gran relevancia, las excavaciones de González-Echegaray y Freeman pusieron en evidencia sendas estructuras de habitación pertenecientes al Musteriense y al Auriña- Dpto. Prehistoria y Arqueología, UNED. C/ Paseo Senda del rey, 7. 28040 Madrid. jlmaillo@geo.uned.es Dpto. de Geografía y ordenación del territorio, Área de Geografía Física. Universidad Autónoma de Madrid. IKERBASQUE /Área de Prehistoria, Universidad del País Vasco. Departamento de Geografía, UNED. Research School for Earth Sciences, Australian National University, Canberra, Australia Área de Prehistoria, Universidad de León.
72  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONO...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS ciense, la exhumación de tres pseudomorfos (uno de ellos completos) y la fosa de un cuarto muy alterado (Freeman, 1971a, 1973; Freeman y González-Echegaray, 1973, González-Echegaray y Freeman, 1978). Treinta y cinco años después, Cueva Morín necesitaba actualizar su información a partir de los avances y novedades producidos en este periodo, tanto desde la perspectiva metodológica como desde los planteamientos epistemológicos de la disciplina. Por ello, uno de los firmantes (J.M. Maillo-Fernández), junto con el profesor J. González-Echegaray como codirector, desarrolló un proyecto de investigación que comprendía la realización en 2005, de una mínima actuación arqueológica sobre el testigo estratigráfico del yacimiento con la finalidad de determinar las características sedimentológicas y geomorfológicas del mismo, así como la evolución paleoambiental (Palinología) y crono cultural del depósito arqueológico. Las reducidas dimensiones del testigo sedimentario resultante de las antiguas investigaciones y su delicado estado de conservación, han sido determinantes a la hora de seleccionar el área de excavación, con el objetivo de preservar la mayor parte posible de este destacado testigo. 3. Estratigrafía, geomorfología y cronología La secuencia estratigráfica más completa del yacimiento (veintidós niveles aunque no todos arqueológicos) se obtuvo en la excavación llevada a cabo entre 1966 y 1969 (Tab. 1). Nivel Composición Espesor (cm) Atribución cultural 1 Arenoso-limoso, 7,5 YR 3/2 2-20 Aziliense 2 Limo-arenoso con gravas, 10 YR 2/2 5-10 Magdaleniense 3 Limo, 7,5 YR 3/2 2-8 Solutrense superior 4 Limo arenoso, 5 YR 3/2 5-20 Gravetiense 5 Limo arenoso con gravilla, 5 YR 2/1 15-30 Gravetiense y Auriñaciense final 6 Limoso, 5 YR 3/3,5 20-30 Auriñaciense antiguo 7 Limo arenoso con lentejones arcillosos, 5 YR 2/1 10-18 Auriñaciense antiguo 8 Limo-arenoso, 5 YR 3/3 10-20 Protoauriñaciense 9 Limo-arenoso con grava fina, 10 YR 3,5/3 5-8 Protoauriñaciense 10 Arcilloso, 10 YR 3/3 2-5 Chatelperroniense 11 Arcillo-limoso, 2,5 YR 2/0 8-18 Musteriense 12 Limo con gravilla, 7,5 YR 3/2 12-20 Musteriense 13 Limo arcilloso, 7,5 YR 2/0 5-8 Musteriense 14 Arcillo limoso, 10YR 3,5/3 7-10 Musteriense 15 Limo-arcilloso, 10 YR 3,5/3 15-20 Musteriense 16 Areno-limoso, 10 YR 5/6 12-15 Musteriense 17 Limo-arenoso con gravillas, 10 YR 4,5/5 12-22 Musteriense 18 Limo-arenoso, 7,5 YR 4/4 45-70 Estéril 19 Arenoso-limoso, 7,5 YR 4/4 12-22 Estéril 20 n/a 2-5 Estéril 21 n/a 7-10 Estéril 22 n/a 2-5 Paleolítico Indet. Tabla 1. Niveles arqueológicos de Cueva Morín. 73
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  ciense, la exhumaci  n de tres pseudomorfos  uno de ellos completos  y la fosa de un cu...
74 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Figura 1. Planta del yacimiento. El estudio del registro sedimentario realizado por H. Laville y M. Hoyos (Laville y Hoyos, 1994) puso de manifiesto algunos problemas en lo referente a la secuencia crono-climática y la composición de algunos niveles, en comparación con trabajos anteriores (Butzer, 1981). Posteriormente, J. Sanguino y colaboradores, de manera indirecta a partir de los trabajos de éstos últimos, llegan a poner en duda incluso, la naturaleza de algunos de los depósitos arqueológicos (Sanguino y Montes, 2005). Por tanto, el conocimiento de la génesis del depósito sedimentario de la cueva era uno de los objetivos principales de la intervención que realizamos en Cueva Morín. En el estudio sedimentológico realiza- Figura 2. Estratigrafía de Cueva Morín. do con muestras recogidas en 2005, se han caracterizadoen el corte estratigráfico principal del yacimiento, IB-IXB en la nomenclatura clásica (Fig. 1), sedimentos de dos naturalezas diferentes. Por un lado, aquellos cercanos a la entrada de la cueva, de origen externo y con una dinámica clásica de formación de rellenos de abrigo/cueva. Por otro, sedimentos relacionados con la circulación hídrica desde el interior de la cavidad hacia el exterior (Fig. 2). Esta corriente multiepisódica pudo ser alternante a la ocupación de la cueva, ya que no se observan cicatrices erosivas entre los sedimentos de ambas partes. Ésta, que pudo observar el Conde de la Vega del Sella en su excavación, formaría un meandro cuyos depósitos de canal (channel-lag)podrían situarse alrededor de la cuadrícula IX, donde se acoda la cueva y el material es más grosero, mientras que la parte externa del meandro, donde se depositan los sedimentos más finos, los podemos rastrear en el perfil de las cuadrículas J (Fig. 1). Dicha corriente pudo funcionar en diferentes momentos de la historia sedimentaria de la cavidad, ya que la parte interior de la misma se encuentra sellada por una costra y cantos subangulares o subredondeados, como si se tratara de un “point bar” hipogeo. Éste quedaría abandonado, favoreciendo el posterior asentamiento en el mismo, como así apuntan los hallazgos encontrados en el área central de la cueva en las anteriores intervenciones arqueológicas y como se observa en todo el corte estratigráfico principal. La cronología supone el talón de Aquiles del yacimiento. Varios han sido los intentos para datar sus ocupaciones humanas con resultados dispares y dejando parte de la estratigrafía sin muestrear (tab. 2). El primer intento fue durante las excavaciones de González-Echegaray y Freeman (Stuckenrath, 1978). Los resultados fueron en parte contradictorios con la estratigrafía y generalmente desechados por la comunidad científica. Sin embargo, debemos prestar atención a aquellas fechas del nivel 8, Protoauriñaciense, ya que no están relacionadas con el perfil estratigrá-
74  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONO...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS Nivel Tecnocomplejo Material Contexto Lab. Ref. Fecha (BP) Rango de calibración (cal BP, 95.4% rango Referencia de probabilidad) from to 5s Gravetiense Carbón Excavación SI 953 20120 ± 340 BP 25194 23452 Stuckenrath, 1978 7 Auriñaciense antiguo Carbón Excavación SI 954 31500 ± 880 BP 37985 33975 Stuckenrath, 1978 7 Auriñaciense antiguo Carbón Excavación SI 955 28680 ± 840 BP 34381 31171 Stuckenrath, 1978 7 Auriñaciense antiguo Carbón Idem, parte soluble en NaOH SI 955a 27260 ± 1500 BP 35220 28610 Stuckenrath, 1978 8 Protoauriñaciense Carbón Morín III SI 956 27710 ± 1300 BP 34925 29420 Stuckenrath, 1978 8 Protoauriñaciense Carbón Perfil (ABA) GifA96263 36590 ± 770 BP 42432 39734 MaílloFernández et al., 2001 8 Protoauriñaciense Carbón Perfil OxA19084 40060 ± 350 BP 44399 43052 Maroto et al., 2012 8 Protoauriñaciense Carbón Parte superior de Morín I SI 952 27630 ± 540 BP 33022 30820 Stuckenrath, 1978 8 Protoauriñaciense Carbón Idem, parte soluble en NaOH SI 952a 27360 ± 740 BP 33445 30214 Stuckenrath, 1978 9 Protoauriñaciense Carbón Perfil (ABA) GrA33891 33.430 +250 -230 BP 38470 36879 Maroto et al., 2012 10 Chatelperroniense Carbón Perfil (Acid only) GrA33823 29.380 +260 -240 BP 34033 32984 Maroto et al., 2012 10 Chatelperronense Carbón Perfil SI951 27800 ± 560 BP 33235 30935 Stuckenrath, 1978 10 Chatelperroniense Carbón Perfil, parte soluble en NaOH SI951a >30340 BP 11 Musteriense Carbón Perfil (ABA) OxA19083* 41800 ± 450 BP 46022 44406 Maroto et al., 2012 11 Musteriense Carbón Perfil (ABOxSC) OxA19459* 43600± 600 BP 48343 45648 Maroto et al., 2012 11 Musteriense Carbón Perfil (ABA) GifA96264 42000 ± 730 BP 46922 44120 MaílloFernández et al., 2001 N/A Stuckenrath, 1978 Tabla 2. Dataciones de Cueva Morín. Las dataciones de Stuckenrath (1978) estaban presentadas en a.C. asumiendo una vida media de 5730 años. Éstas han sido recalculadas siguiendo a Stuiver y Polach (1977), usando una vida media de 5568 y ubicándola en la escala temporal antes de 1950. Estas fechas recalculadas han sido empleadas en la calibración. Las dataciones con asterisco son dataciones de la misma muestra. Las fechas han sido calibradas en contra de IntCal13 (Reimer et al., 2013) en OxCal v.4.2 (Ramsey, 2009). 75
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  Nivel  Tecnocomplejo  Material Contexto  Lab. Ref.  Fecha  BP   Rango de calibraci  n  ...
76 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO fico o con la excavación de esa área, donde se han definido las industrias. Estas dataciones corresponden a la zona de las “sepulturas”, que se asociaron a este nivel 8. Todas ellas tienen una horquilla cronológica comprendida entre 27-26 Ka BP. Dentro de nuestro proyecto de investigación, realizamos una serie de dataciones con material extraído del corte estratigráfico, que han aportado fechas para el Musteriense de 40 Ka BP y para el nivel 8 de 36.5 Ka BP (Maíllo-Fernández et al., 2001). Recientemente, Maroto y colaboradores han vuelto a datar,mediante ultrafiltración, materiales proporcionados por nosotros, obteniéndose también fechas desconcertantes, que en el caso del nivel 10 (Chatelperroniense) es muy similar a la obtenida por Stuckenrath (Maroto et al., 2012 y tab. 2). Desafortunadamente, el fragmento estaba muy mal conservado y sólo se pudo datar el carbón preparado antes del proceso de datación. Por lo tanto, sóloaporta una edad mínima para esta Unidad. Una vez más, las mejoras técnicas nos llevaron a realizar un nuevo intento con material procedente de la colección 1966-69, mediante el método de ultrafiltración. El escaso contenido de colágeno de las muestras seleccionadas ha proporcionado resultados infructuosos. 4. Secuencia cultural Cueva Morín es un yacimiento clave para la comprensión del Paleolítico Medio y Superior de la región cantábrica debido a la gran secuencia cultural que conserva en su depósito: 7 niveles musterienses; uno chatelperroniense; dos protoauriñacienses; dos auriñacienses antiguo; uno auriñaciense evolucionado; dos gravetienses; uno solutrense; uno magdaleniense y uno aziliense. El nivel Aziliense (nivel 1) del yacimiento no está datado, aunque grosso modo este tecnocomplejo puede ubicarse entre e 11500 y 9500 BP (Tresguerres, 2004). Este nivel se concentra cerca del exterior de la cueva y presenta una gran densidad de piezas entre las que destaca el utillaje microlaminar compuesto en su mayoría por hojitas retocadas, microgravettes y gran abundancia de raspadores (González-Echegaray, 1971a). El nivel 2, corresponde a un Magdaleniense superior caracterizado por un abundante número de buriles, piezas truncadas y raspadores carenados y nucleiformes, junto a una gran proporción de utillaje microlítico (hojitas de dorso, denticuladas, Dufour, microlitos geométricos, etc.). La industria ósea es abundante con fragmentos de azagayas de sección circular, alguna con ranura central, varillas aplanadas con decoración y algunos colgantes en hueso y canino de ciervo (González-Echegaray, 1971a). El Solutrense superior (nivel 3) es en un nivel de poca potencia sedimentaria y no demasiado rico en su industria lítica. Sin embargo en ésta se encuentran de manera relativamente abundante puntas de muesca y en menor número, hojas de sauce y laurel, lo que lo encuadra claramente dentro del solutrense superiorde la Región cantábrica (González-Echegaray, 1971a). El Gravetiense está representado por dos niveles, niveles 4 y 5 superior, con importante número de piezas de dorsos (Punta de la Gravette, microgravettes), truncaduras y algún buril de Noaillense el nivel más reciente. No hay ningún estudio reciente que ahonde en la tecnotipología de estos dos niveles, ni tampoco una datación que nos ayude a ubicarlo dentro del Gravetiense cantábrico ya que la obtenida por Stuckenrath es muy anómala (Stuckenrath, 1978). Recientemente, el Gravetiense de Cueva Morín ha sido reconocido como perteneciente a un momento tardío en el que los buriles Noailles son raros y las piezas de dorso más abundantes (Peña, 2011). Al igual que ocurre con el Gravetiense, el Auriñaciense evolucionado de Cueva Morín (nivel 5 inf.), necesita de una revisión tecnotipológica. El propio Auriñaciense evolucionado resulta un tecnocomplejo polimórfico en la Región Cantábrica haciendo muy difícil su caracterización (Cabrera et al., 2004). Así, en Cueva Morín tenemos una industria lítica alejada del Auriñaciense antiguo con menor número de raspadores carenados y más abundancia de los rapadores en hocico. Mientras que entre la industria ósea, abundante y significativa en este nivel, hay azagayas losángicas, fusiformes o aplanadas con pervivencia de azagayas de base hendida. Los niveles 6 y 7 del yacimiento se corresponden al Auriñaciense antiguo. Una industria muy característica con este tecnocomplejo, con abundancia de carenados, con dos tipos de débitage laminar, uno para hojas a partir de núcleos prismáticos de gestión unipolar y otra para hojitas a partir de núcleos carenados (Arrizabalaga 1995, Cabrera et al., 2004). Sin embargo la industria ósea es pobre y poco característica. El Protoauriñaciense (niveles 9 y 8), sí ha sido revisado en los últimos años desde un punto de vista tecnológico y tipológico (Arrizabalaga 1995, MaílloFernández, 2003). Se trata de una industria de marcado carácter microlaminar, con abundantes hojitas Dufour de tipo Dufour. La industria lítica laminar se obtiene a partir de núcleos prismáticos de gestión unipolar en un continuum entre las hojas y las hojitas. Debemos destacar la importancia relativa de las piezas de sustrato (raederas, denticulados y muescas), así como los esquemas operativos de lascas (MaílloFernández, 2012). El nivel 9, por cuestiones tecnotipológicas y sedimentológicas, podría haber sufrido
76  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONO...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS alteraciones tafonómicas que han alterado su integridad industrial. Sin duda, el nivel más relevante, y sobre el que más ha orbitado la atención sobre Cueva Morín, ha sido el nivel 10 correspondiente al Chatelperroniense. Cuando se identificó sirvió para solventar el problema de la transición entre el Paleolítico Medio-Superior, en aquel entonces relacionada con el Auriñaco-Musteriense (González-Echegaray, 1969, 1971a). Posteriormente, su industria lítica ha sido puesta al día en varias ocasiones (Arrizabalaga, 1995, Maíllo-Fernández, 2003). Sin embargo, el nivel y su integridad no han estado exentos de polémica por parte de algunos autores. K. Butzer, que realizó el primer estudio sedimentológico de la cueva, concluye que este nivel tiene partes coluvionadas por crioturbación posterior (Butzer, 1981: 146), probablemente atendiendo a lo dispar de las dataciones (Stuckenrath, 1978). En la revisión efectuada por H. Laville y M. Hoyos, se considera que está erosionado hacia el interior y festoneado al exterior por procesos de crioturbación (Laville y Hoyos, 1994: 204). Recientemente, se ha puesto en duda la integridad total del nivel tras una reinterpretación de los datos aportados por Laville y Hoyos, quienes consideraban que Cueva Morín no era apta, como casi todas las cuevas cantábricas, para realizar una secuencia paleoclimática de la región (Laville y Hoyos, 1994: 209). En esta nueva interpretación se toma el festoneado como indicador exclusivo de solifluxión y junto a lo delgado del nivel (2-5 cm) concluyen que el nivel 10 “es un contacto erosivo y alterado por corrientes hídricas de los niveles 11 y 9” (Muñoz y Montes, 2003: 206). En 2005 realizamos la primera limpieza del corte desde 1969. Nuestro trabajo nos permite adelantar que el nivel 10 es visible en la zona exterior del corte estratigráfico tal como reconocieron Butzer, Laville y Hoyos, y cuya representación aparece en las monografías pertinentes (González Echegaray, 1971b: 16; Butzer, 1981: 143). Además, la curva sedimentológica de este nivel 10 revela que la deposición se debió a un proceso de baja energía y no de solifluxión. El festoneado se debe a un proceso de deformación por carga que también provoca volutas, las cuales se sitúan únicamente a techo del nivel, aunque no se puede descartar, de manera parcial, una acción hídrica de mayor energía que generó una gran voluta. Desde el punto de vista de la industria lítica, el conjunto Chatelperroniense ha sido puesto en duda, negando incluso su existencia y arguyendo que es una mezcla “a partes iguales” de materiales Auriñacienses y Musterienses (Muñoz y Montes, 2003: 206). Ya hemos argumentado largo y tendido en contra de esta hipótesis (Maíllo-Fernández, 2007a, 2008), pero recordaremos que nos resulta muy complejo entender cómo la mezcla de dos conjuntos líticos que corres- ponden a dos tecnocomplejosbien definidos (Auriñaciense y Musteriense), cuando se mezclan, den como resultado otro tercero completamente diferente (Chatelperroniense). La secuencia cultural de Cueva Morín termina con una serie de niveles Musterienses. Los más recientes, 11 y 12, clasificados como Musteriense de denticulados se caracterizan por una producción de tipo discoide y escasamente Levallois con una reducida, pero significativa, producción microlaminar (MaílloFernández, 2001, 2007b). La sección inferior (niveles 13-17) donde el predominio de los hendedores es el elemento más significativo (variedad de Musteriense tradicionalmente conocida como Vasconiense), fue adscrita en los primeros estudios al Musteriense de Tradición Achelense (Freeman, 1971b). 5. Estructuras de habitación y enterramientos. La excavación de Cueva Morín entre 1966-69 no sólo aportó una secuencia cronoestratigráfica de vital importancia para la región cantábrica, sino también dos estructuras de habitación y una serie de sepulturas. Las estructuras de habitación aparecieron en la zona central de la cavidad, aunque pertenecen a periodos culturales diferentes. La más antigua correspondiente al nivel 17 (Musteriense) fue seccionada por las excavaciones de Vega del Sella. Tiene unas dimensiones de 6,6 m2, y consiste en una alineación de piedras que forman un recinto curvo con un sedimento en el interior claramente diferente del resto del nivel. No se aprecian restos de hogares en su interior (Freeman, 1973). En el nivel 8, Protoauriñaciense, también se excavó un área que fue interpretada como una estructura de habitación. Parcialmente destruida por las excavaciones de principios del siglo XX, lo que impide saber su anchura, la estructura tenía casi tres metros de longitud y forma rectangular. No había evidencias de que tal estructura hubiese estado cubierta, al menos con postes clavados. El sedimento tenía un rebaje de unos 27 cm máximo, en la pared más interior había restos de un hogar posiblemente en cubeta y en el lado opuesto un escalón de 125 cm de altura y 50 cm de anchura interpretado como un banco (Freeman, 1971a). Asociado al Auriñaciense, en el fondo de la cueva, tras la zona interpretada por los excavadores como un murete de postes de madera, aparecieron una serie de montículos que albergaban las sepulturas de cuatro individuos. La peculiaridad más relevante de dichas sepulturas es que éstas no conservaban los restos óseos de los cadáveres, sino que éstos en 77
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  alteraciones tafon  micas que han alterado su integridad industrial. Sin duda, el nivel...
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO 78 el proceso de putrefacción se habían convertido en adipocira y se recubrieron por sedimento posteriormente, convirtiendo dichos restos en un molde en positivo difícilmente interpretable. El más completo y más reciente es Morín I, situado en una fosa de 210 x 52 cm. Aunque es difícil su interpretación, parece ser que este individuo estaba recostado sobre el lado izquierdo con los brazos y las piernas ligeramente flexionadas. Los excavadores interpretaron que la cabeza fue amputada y depositada en la parte inferior de la trinchera. En el montículo de tierra que tapaba este cuerpo aparecieron restos de dos hogares de pequeño tamaño (Freeman y González-Echegaray, 1973). Los restos denominados como Morín II se limitan a sustancia oscura, grasienta y plástica, similar Jesús Altuna* Koro Mariezkurrena* a las de las otras sepulturas, pero sin poder delimitar ésta. Debajo de Morín I, y destruido parcialmente por éste, se encontró Morín III, el cual consistía en las dos piernas. Por último Morín IV se circunscribe a los restos parciales de la fosa y del túmulo que lo cubría, ya que fue destruido cuando se realizaron las otras sepulturas. Agradecimientos Este trabajo está dedicado a la memoria del Profesor Joaquín González-Echegaray y del Profesor Leslie G. Freeman verdaderos impulsores del conocimiento de Cueva Morín. La Cueva de Ekain (Deba, País Vasco) La cueva de Ekain (Deba, País Vasco), famosa por el santuario de arte rupestre que encierra su interior (Altuna, 1996), tiene a su entrada un yacimiento arqueológico excavado en dos fases: entre 1969 y 1975, excavaciones dirigidas por J. M. de Barandiaran primero y J. Altuna después (Altuna y Merino, 1984) y entre 2009 y 2011 dirigidas por J. Altuna (Altuna, 2009). La cueva está situada en la confluencia de dos valles, recorridos por sendas regatas, en los que existen biotopos de roquedos abruptos. Ambas regatas unidas desembocan en el río Urola kilómetro y medio más abajo en un punto que dista de la costa actual en línea recta 8 km. En esta zona en cambio hay biotopos de colinas suaves. El sedimento de Ekain, de 5 metros de potencia, ha dado 12 niveles (Fig. 1): Los niveles inferiores XII y XI son totalmente estériles, tanto arqueológica como paleontológicamente. El nivel X es un nivel muy rico en restos de Ursus spelaeus. La presencia humana es mínima y solamente han podido observarse indicios Chatelperronienses. * Figura 1. Estratigrafía del yacimiento de Ekain. Centro de Conservación e Investigación de los materiales Arqueológicos de Gipuzkoa (GOAZ). Paseo de Zarategi 84-88. 20015. San Sebastián. altuna@arkaios.com
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMI...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS El nivel IX contiene aun bastantes restos de Ursus spelaeus, pero solamente algunas escasas evidencias de tipo Gravetiense. Su base fue datada por radiocarbono en más de 30.600 años BP (I-11056). En estos dos niveles apenas hay restos de talla, lo cual indica que las piezas halladas en el yacimiento habían sido fabricadas en otro lugar. La cueva fue por tanto visitada muy esporádicamente por gentes que no vivían habitualmente en ella. El yacimiento de Irikaitz, sito a 2 km de Ekain, con evidencias Gravetienses en su parte superior puede tener relación con ello. El nivel VIII, depositado probablemente en el interestadial Würm III/IV, ya no contiene restos de Ursus spelaeus. La industria es escasa y poco significativa. Hay pocos restos óseos, entre los que dominan los de Rupicapra rupicapra. La presencia de Sus scrofa y Capreolus capreolus indica el atemperamiento climático de este nivel, que ha sido datado en 20.900 ± 450 años BP (I-13005). El nivel VII (Magdaleniense Inferior Cantábrico) es el primero que muestra una presencia humana intensa. El análisis sedimentológico indica que la base del mismo se depositó bajo condiciones de humedad moderada y temperatura relativamente alta, para continuar y terminar siendo frío y húmedo al final de su deposición. Hay 5 dataciones de C14 entre 16.500 y 15.400 BP (todas de Isotopes Westwood, New Jersey). El análisis polínico muestra, en la base del nivel, una presencia de 12% de Pinus, 3% de Corylus y presencia de Alnus, Betula y Quercus t. pedunculata así como abundancia de ericáceas y de filicales triletes. Esta base perece pertenecer al final del interestadial de Lascaux. Esta situación se degrada disminuyendo los taxones indicados, pero experimenta una mejora climática, al final de la deposición del nivel, que indicaría el Bölling. Entre los Micromamíferos en las fases más frías domina Microtus oeconomus y en las menos frías Arvicola terrestris. Es notoria también la presencia de Microtus gr. agrestis-arvalis y la de Talpa europea. La industria lítica muestra una especialización con una gran abundancia de laminillas de dorso microlíticas para la construcción de últiles de caza. Esto apunta a una ocupación estacional de la cueva. Esta ocupación sin embargo se prolongaba cierto tiempo, como lo denota el hecho de que se tallaba también en la cueva. Los restos de talla son abundantes. Las readaptaciones sobre lascas de decorticado y lascas de talla de núcleos, así como de algunos buriles y sus recortes confirman lo que decimos. La industria ósea muestra claramente los rasgos peculiares del Magdaleniense Inferior Cantábrico. Los instrumentos más característicos por su precisión cronoestratigráfica son una azagaya de sección cuadrada y base hendida y una pieza biapuntada. Hay que destacar su pertenencia a un tipo único, los apuntados, lo que parece apuntar a una actividad concreta (caza). La presencia de varillas de desecho en cuerno permite suponer la elaboración de ciertas piezas in situ. Los restos de Ungulados indican claramente lo que decimos y precisan la estacionalidad indicada por la industria. La base de subsistencia de origen animal es el ciervo. El análisis de la edad de los cervatillos y otros Ungulados jóvenes muestra que fueron abatidos en su primer mes de vida (junio) y los restantes también en época templada del año. No hay ninguno cazado en invierno. Aquí se plantea la pregunta de cuál es el yacimiento base desde el que se viene a utilizar Ekain como puesto de caza. A 2 horas andando se encuentra el yacimiento de Urtiaga, habitado durante todo el año y a hora y media Erralla (Altuna, Baldeón y Mariezkurrena, 1985), con importantes niveles del Magdaleniense Inferior en ambos. Por otro lado el análisis de las partes del esqueleto presentes en el yacimiento muestra que se traía a él el animal entero, lo cual es comprensible si se tiene en cuenta que gran parte de las presas eran cervatillos muertos en su primer mes de vida. La industria de hueso de este nivel de Ekain muestra también un parentesco con la existente en el nivel F de Urtiaga. El nivel VI (Magdaleniense Superior-Final) se desarrolla durante su mitad inferior bajo condiciones muy frías y menos húmedas que la fase anterior. En él se da el mayor crioclactismo de todo el depósito. La mitad superior del nivel es frío y seco. El polen muestra para esa primera mitad un descenso de los árboles, así como de las filicales. Los caducifolios son prácticamente inexistentes. Las Carduáceas adquieren sus valores máximos, las Ericáceas los mínimos y nos encontramos aquí en el momento más riguroso (poco húmedo y muy frío) de la secuencia de Ekain. El C14 da 12.050 ± 190 BP (I-9240). La mitad superior del nivel indica una leve mejoría, probablemente el Alleröd. Quizá el fuerte descenso de las Ericáceas, unido a los mínimos arbóreos produjo un descenso en la población de Cervus elaphus, razón por la que se cambió la caza de este animal por el de Capra pyrenaica. El análisis faunístico sugiere que el yacimiento sigue siendo estacional. El análisis de los restos óseos muestra que la presa era traída entera a la cueva menos veces que en el nivel VII. Esto es también com- 79
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  El nivel IX contiene aun bastantes restos de Ursus spelaeus, pero solamente algunas esc...
80 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO prensible si se tiene en cuenta que la presa preferida era la cabra montés adulta y que el lugar de caza era de más difícil tránsito. Se descuartizaba por tanto el animal en el lugar de caza y se acarreaban partes seleccionadas del mismo. Entre el conjunto de restos faunísticos merece destacar la presencia de Rangifer tarandus y de Lepus timidus. Es de notar la presencia de vértebras de salmones. Hay también un ejemplar de salmón pintado en el santuario. No apareció en este nivel un solo resto de molusco marino. La industria lítica apoya esta estacionalidad. El utillaje más abundante sigue siendo microlítico, con escasez de útiles de tamaño medio como buriles, raspadores, denticulados etc. Aumenta también algo el porcentaje de buriles, lo que puede estar relacionado con la mayor importancia que alcanza la industria ósea en este nivel. Los pequeños útiles de dorso muestran un cambio dentro de este nivel VI, pues en el tramo inferior (VIb) no hay puntas de dorso, mientras que en el superior (VIa) sí los hay. La industria ósea distingue también estas dos fases, ya que en el VIb no hay arpones y en el VIa sí. El conjunto de arpone VIa muestra caracteres homogéneos. Son unilaterales, con cierto aplanamiento. Dientes espaciados, grandes y en pequeño número en relación con el fuste y profundas incisiones. Uno de ellos es de fuste aplanado, con una sola fila de dientes. Presenta una incisión profunda longitudinal junto a la zona de despegue de los dientes en una de sus caras e incisiones profundas en los dientes. Otro de ellos lleva incisiones Figura 2. Plaqueta del nivel VI. muy finas en una de sus caras formando un motivo decorativo en “V”. En el margen opuesto lleva siete incisiones transversas cortas y poco profundas semejantes a las llamadas “marcas de caza”. Este ejemplar que más separa es semejante a otro existente en el nivel D del yacimiento de Urtiaga. Entre las azagayas hay dos en cuya decoración hay esquematismos de cabra en visión frontal, como algunos que se hallan en el santuario. En este mismo nivel apareció una plaqueta grabada en arenisca, en la que se grabaron tres animales: una cabra macho, un ciervo y un caballo (Fig. 2). La cabra es la Figura que más destaca. La cabeza está grabada con gran detalle. Muestra una cuerna con las dos curvaturas típicas de la especie pirenaica. En esta cuerna se han detallado bien los medrones mediante una serie de líneas transversas. El ciervo, más finamente trazado, presenta una cornamenta en la que se han señalado los dos candiles basales, el candil medio de cada cuerno y la corona en forma ensanchada. La tercera Figura, una caballo, es la menos conspicua y menos perfecta de las tres. El nivel V es más húmedo y algo menos frío que el VI, aunque persiste la reducción del componente arbóreo y de las Filicales. La industria lítica, pobre en piezas, sigue mostrando puntas y laminillas con dorso, raspadores, buriles y denticulados, El conjunto del nivel queda poco caracterizado, pero parece concluir el Magdaleniense Final de la cueva.
80  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONO...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS Los niveles IV a III, pertenecientes al Aziliense, muestran ya claramente la mejoría climática preboreal, con condiciones muy húmedas y un notable caldeamiento de la temperatura. El pino, hasta ahora principal protagonista, se ve poco a poco sustituido por taxones caducifolios como Corylus y Alnus. Aparecen también Juglans, Tilia, Quercus, Betula, Fagus, Cupresáceas y buenos porcentajes de Ericáceas, que alcanzan los valores máximos. Dentro de los Micromamíferos desaparece por completo la presencia de Microtus oeconomus y aparece el murciélago Myotis myotis. El ciervo es la presa preferida con gran ventaja sobre la cabra. Aumenta Capreolus capreolus y aparece Sus scrofa por vez primera en toda la secuencia de Ekain, así como también Meles meles. Se practica ampliamente el marisqueo a juzgar por los importantes restos de Patella y Osilinus lineatus. Estos recursos eran más fácilmente obtenibles en esta época, debido a la aproximación de la línea de costa. La industria lítica sigue indicando una especialización en la caza. La industria de hueso muestra una base de arpón plano con perforación en ojal, típicamente Aziliense. El Nivel II se manifiesta muy seco y templado. Ha sido datado en 9.540 ± 210 BP (I-11666). La industria muestra un parentesco con el nivel III, pero con un matiz Mesolítico más avanzado, sumándose algunos triángulos a la vez que aparece la técnica del microburil. El marisqueo adquiere el grado máximo dentro de toda la secuencia de Ekain. Las especies representadas son Osilinus lineatus, Patella vulgata, P. depressa, P. aspera y Mytilus edulis. Los restos de Macromamíferos son escasos, y están presentes Cervus elaphus, Capra pyrenaica y Sus scrofa. Llama la atención la presencia de 11 restos de Bos taurus, introducidos, sin duda alguna, posteriormente. En este nivel apareció también un resto de cerámica, que supone así mismo una inclusión posterior. Ambas intrusiones plantearon la conveniencia de realizar una nueva excavación en zona intacta a fin de aclarar estas intrusiones. El Nivel I es el nivel superficial actual. Excavaciones modernas Los años 2009 a 2011 hemos emprendido nuevas excavaciones, que han arrojado datos importantes Figura 3. Contorno recortado de ave. (Altuna, 2009, 2010 y 2011) y que inciden sobre el yacimiento en dos aspectos: 1. Por un lado, y afectando a los niveles II, III y IV, ha aparecido una serie de restos humanos infantiles y fragmentos de cerámicas a mano, una con mamelones y otra con impresiones de uñas. Uno de los fragmentos de la mandíbula infantil apareció en el nivel II y remonta con otro trozo aparecido en el nivel III. Esta mandíbula ha sido datada en 4.960 ± 60 BP (Ua-36854). A este conjunto deben adscribirse la cerámica aparecida en el nivel II en las excavaciones antiguas, así como los restos de Bos taurus. 2. Al excavar la base del nivel VI apareció un contorno recortado de ave en costilla de bovino, con un profuso modelado interno (Fig. 3) (Altuna y Mariezkurrena, 2013). Su datación ha dado 13.862 ± 129 BP (Ua-39108). Tanto la fecha como la naturaleza del hallazgo corresponden al Magdaleniense Medio. Esta fase, que debió ser un momento pasajero en la cueva de Ekain, no fue detectada en la excavación antigua. Inmediatamente por debajo aparece el nivel VII. El motivo representado es excepcional, pues no se conocían, hasta el presente, representaciones de aves en este tipo de soporte. Por otro lado está hecho en costilla de bovino, en lugar de hioides, cosa también muy poco frecuente. 81
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  Los niveles IV a III, pertenecientes al Aziliense, muestran ya claramente la mejor  a c...
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO 82 Javier Baena Preysler * Elena Carrion Santafé ** La Cueva de El Esquilleu como nuevo referente para el musteriense cantábrico Como resultado de la colaboración entre la Universidad Autónoma, y la Consejería de Cultura y Deporte de Cantabria, y en el contexto del proyecto HUM2004-04679/HISTCONTEXTO CRONOLÓGICO Y CULTURAL DEL FINAL DEL PALEOLÍTICO MEDIO EN EL NORTE PENINSULAR durante los años 1997-2006 se llevaron a cabo distintas campañas de sondeo en la Cueva de El Esquilleu en Cillórigo de Castro (Cantabria). El estado de conservación de la secuencia de la Cueva de El Esquilleuy el método empleado (primando el establecimiento de secuencia y la toma de muestras) ha permitido la integración de una gran cantidad de datos procedentes del registro faunístico, polínico, antracológico, sedimentológico, estratigráfico y por supuesto arqueológico. A ello se han unido el estudio tafonómico, los estudios técnicos y de pro- Figura 1. La cueva de El Esquilleu (Cantabria-España) y sus alrededores. * ** cesos funcionales, los hallazgos de restos humanos, la reconstrucción microespacial mediante el análisis de fitolitos, y el análisis de procesos de captación de recursos líticos y de la relación funcional del yacimiento con el entorno. En definitiva, hoy contamos con una nueva secuencia de las más completas del Paleolítico Medio peninsular. El Esquilleu es un yacimiento singular. Aunque no se encuentra a una gran altura (280 m. y a 68 sobre el cauce del río Deva), el entorno montañoso es excepcional. Formalmente, se trata de un abrigo rocoso de grandes dimensiones, inscrito en una orografía dominantemente caliza (formación Valdeteja). Un contexto rocoso, diferencial respecto a la mayoría de los valles cantábricos habitados y que sólo puntualmente encontramos en otros yacimientos musterienses del cantábrico, como Axlor (Ríos Garaizar, 2012). El esquema orográfico es de una pequeña cuenca entre montañas, limitada hacia el sur por el abrupto descenso de los ríos de montaña, con glaciarismo en las cabeceras y una muy difícil conexión con los valles circundantes (Fig. 1). El carácter general del relieve cantábrico, proclive a la parcelación y a la territorialidad, se acentúa en la cuenca del Deva, con una conexión con el pasillo litoral sólo accesible por un corredor desfiladero. También resulta diferencial una cierta suavidad climática debido a su especial orografía. La magnitud temporal (de más de 50.000 años) y la sucesión estratigráfica son únicas en el cantábrico. La intervención –formalmente sondeo– se desarrolló de 1997 hasta 2006, a partir de dos catas perpendiculares entre sí, una de ellas transversal a la pared rocosa. La máxima superficie de excavación abierta ha sido de 14m2. En la cata transversal a la pared de la cueva, se ha alcanzado una profundidad de 4,20 m. y han llegado a definirse 41 niveles estratigráficos, 34 de ellos fértiles y en sucesión (Fig. 2). Se ha obtenido más de 100.000 restos líticos, de los que ha sido descritos y analizados desde un punto de vista técnico (más allá de una primera asignación tipológica y del reconocimiento general de su atribución) aproximadamente un 25%. Dpto. Prehistoria y Arqueología, Universidad Autónoma de Madrid, Campus Cantoblanco, 28049 (Madrid, Spain) Subdirección General de Museos Estatales, Ministerio de Cultura, 28071 (Madrid, Spain)
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMI...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS III B OxA-19967 19,300±100 BP III Hueso OxA-19968 19,310±80 BP AA37883 34,380±670 BP Carbón GrA-33816 40,110±500.420 BP Bone OxA-19965 43,700±1400 BP Bone OxA-19966 44,100±1300 BP Carbón AA37882 36,500±830 BP Carbón Beta149320 39,000±300 BP OxAX-2297-31 49,400±1300 BP OxA-20320 52,600±1200 BP Carbón OxA-20318 53,400±1300 BP XVII Carbón OxA-19993 >54,000 BP XVII Hueso Carbón XVII III 30,250±500-430 BP XVII-2 Carbón 12,050±130 BP GrA-35065 XVII-1 Carbón AA-29664 Carbón XIII Hueso 23,560±120 BP XIF III GrA-35064 VI-2 3640±90 BP Carbón VI-1 GrA-33829 22,840±280-250 BP VI Carbón GrA-35064 VIF III Carbón V La batería de fechas obtenidas es considerable: 20,810±110 BP IV La cronología de El Esquilleu abarca desde el comienzo del OIS 3, incluyendo OIS 3c y OIS 3b, los eventos fríos H5, H4 y H3, ya en la parte media del OIS 3a, y probablemente parte del OIS 2.Sus niveles recorren un completo tramo (>53 ka BP a <20 ka BP) (Jordá Pardo et al., 2009; Baena et al., 2012; Maroto et al., 2012; Yravedra y Uzquiano, 2013). Las dataciones radiocarbónicas existentes nos permite situar con bastante seguridad esta secuencia entre aproximadamente entre 60 y 20 ka BP. Desde una perspectiva convencional, la secuencia de El Esquilleu se extiende, por supuesto, más allá del límite climático natural asociado con el final del Paleolítico Medio, adentrándose en el Würm III (H4 en terminología Heinrich, 1988). Toda la secuencia es musteriense. OxA-19246 IV Figura 2. Secuencia estratigráfica de la cueva de El Esquilleu. Perfil este. Hueso Carbón OxA-20319 >58,500 BP XVIII Carbón xA-19993 49,700±1600 BP XIX-1 Carbón OxA-19085 39,280±340 BP XIX-2 Carbón OxA-19086 >54,600 BP XIX-3 Carbón OxAV-2284-29 39,600±400 BP XIX-4 Carbón OxAV-2284-30 39,650±450 BP XXI-I Carbón OxA-20321 >59,600 BP XXId Arcilla quemada Mad3299 (TL) 51,034±5114 BP XXIb Arcilla quemada Mad3300 (TL) 53,491±5114 BP Tabla 1. Dataciones de El Esquilleu. La secuencia es especial no sólo por las fechas tardías de sus niveles superiores, sino por el temprano arranque cronológico de la misma (53 ka BP para el nivel XXIB teniendo una secuencia total de 41 niveles). No se conocen en Paleolítico Medio cantábrico (e incluso en el contexto peninsular) evidencias de una ocupación tan continuada y recurrente de un mismo espacio. Reducido a expresión de generaciones, y suponiendo una continuidad absoluta de ocupación –sin duda estacional y acaso intermitente–, se alcanzarían las 1.600. 83
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  III B  OxA-19967  19,300  100 BP  III  Hueso  OxA-19968  19,310  80 BP  AA37883  34,380...
84 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Las dataciones de El Esquilleu son de una razonable coherencia teniendo en cuenta en la alternancia de tipos de muestras, métodos y laboratorios diferentes. Algunos de los desajustes se explican por errores de laboratorio. Así por ejemplo las diferentes fechas obtenidas para el nivel XVII: 53,400 ± 1,300 BP, Oxa-20318, carbón y >58,500 BP, OxA-20319, carbón, o aquellas del Nivel XIF (36,500 ± 830 BP; AA 37882; AMS carbón y 34,380 ± 670 BP; AA 37883; AMS), que han sido obtenidas a partir de una misma muestra dividida. Otros casos sí pueden considerarse inconsistentes, como son (1) las fechas obtenidas para el Nivel VI (para el que se han obtenido tres dataciones entre 44 y 40 ka BP que no encajan en la secuencia cronológica de ocupación), y (2) las del nivel XIX, para el que las nuevas las nuevas dataciones (30 ka BP) contradicen las previamente obtenidas. Sin embargo, la fecha del Nivel III (12,050_130 BP; AA29664; AMS bone), es solo atípica. Encaja en la secuencia arqueológica y las muestras han resistido los test de estrés realizados en estudios específicos (Jordá Pardo et al. 2009; Maroto et al., 2011). Estratigráficamente, puede asumirse que la secuencia ingrese a partir del nivel VI en momentos marcadamente más fríos que puedan corresponderse con el H3(c. 30 ka BP). Las nuevas dataciones obtenidas para el Nivel III (19,300±100 y 19,310±80 14C ka BP y 20,810±110 14 C BP), realizadas dentro de un proyecto monográfico que ha realizado una revisión crítica de gran parte de las dataciones obtenidas en el marco peninsular, refuerzan su validez (descartándose otras dataciones claramente aberrantes, como la obtenida recientemente para el nivel III – 3640_90C BP –, que parece explicarse por la intrusión de carbones del Holoceno; Maroto et al., 2011). De esta forma, encontramos coherencia radiométrica en las fechas c. 20 ka BP para el final de la secuencia. Proceden de laboratorios diferentes, han intervenido distintos métodos de pretratamiento (incluyendo ultrafiltración) y que ofrecen valores de C13 que confirman la calidad la muestra (Maroto et al., 2011). Aunque se haya producido un envejecimiento general de muchas de las fechas consideradas tardías, el Esquilleu resiste, en general, dentro del cada vez más selecto grupo. No obstante, no pueden descartarse problemas no controlados, como una potencial contaminación de las muestras debido a procesos posdeposicionales o a problemas de percolación. Las revisiones tafonómicas (Yravedra y González Castanedo, 2013; han sugerido que las fechas podrían haberse obtenido a partir de material óseo, no manipulado por el hombre, que no constituyera material arqueológico. Metodológicamente (i.e. De la Rasilla y Santamaría, 2013) se ha señalado la limitación del propio método radiométrico, debido a las deficiencias de calibración (Jöris et al. 2011) y los resultados divergentes provocados por los tratamiento específico y el protocolo específico de análisis (Bird et al., 2010). Y tecnológicamente (Vaquero, 2013) algunos trabajos parten del carácter del propio conjunto lítico (del que se viene destacando su carácter expeditivo e indeterminado) para sugerir que el nivel III podría suponer una facies de atribución cultural atemporal. En cualquier caso, por el momento puede aprovecharse una posición relativista de las fechas obtenidas, en las que, con independencia de su valor numérico, aprovechemos, al menos, su posición relativa en la secuencia (Carrión et al., 2013). El análisis interno de la industrias y sus relaciones con el entorno en términos de cadena operativa nos proporciona, en cualquier caso, interesantes datos sobre la evolución de las relaciones entre el grupo y el entorno (Carrión et al., 2008). El Esquilleu es especial, también, por el temprano arranque de su secuencia. Apenas hay en el cantábrico musteriense anterior a 40-45 ka. Las cronologías clásicas de Castillo 22, Pendo XVII o Lezetxiki V se han revelado discutibles, y es puntual la obtención de fechas más antiguas, como en El Sidrón (p.e. el Sidrón, c. 50 ka BP; De la Rasilla et al., 2013) o, ya en el entorno próximo a la región, Cueva Corazón, 96.95 ka BP por TL (Díez et al., 2008). La mayoría de las ocupaciones conocidas se concentran en momentos próximos al final del musteriense: El Mirón, Covalejos, Arrillor, Sopeña, Morín, Amalda o Axlor (Hoyos et al., 1999; Sanquino y Montes, 2005; Straus y González Morales, 2001; Maroto et al., 2011, etc.). Y esta circunstancia se ha intentado explicar por la propia limitación del método radiocarbónico (Santamaría y de La Rasilla, 2013), que potencia exponencialmente el riesgo de rejuvenecimiento cuanto más antigua es la muestra a procesar. El análisis litoestratigráfico ha dividido la secuencia en cuatro tramos en función de su composición y de los agentes implicados en su formación, integrando criterios tafonómicos y geoarqueológicos, combinando difracción de rayos x, microscopía electrónica de barrido ambiental y termoluminiscencia (Jordá, 2008). De muro a techo se han definido cuatro grandes tramos: ESQ-D (niveles XXXI a XLI), ESQ-C (niveles XII a XXX), ESQ-B (niveles I a XI) y ESQA (Brecha y espeleotema de remate; la cavidad, que se encuentra parcialmente colmatada, habría estado inicialmente sellada por ésta formación de grandes dimensiones; Jordá Pardo et al. 2009). La ocupación humana se localiza en las unidades centrales B y C. La unidad C coincidiría con una sedimentación de abrigo rocoso con procesos de arroyada
84  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONO...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS difusa; la central superior (B), ofrece dominio de clastos y crioclastia con aportes de arroyada difusa y flujos densos a techo. (Las características de la matriz del tramo superior podrían, según algunos autores, haber favorecido los desplazamientos verticales de material contaminante; Santamaría y de La Rasilla, 2013). Los análisis micromorfológicos (Mallol et al., 2010) confirman una buena preservación del tramo B (si bien afectado en su estructura interna por crioturbación) y de una moderada acción diagenética en la unidad C (con niveles que revelan una intensa acción antrópica). De esta forma, en ninguno de los dos tramos se han detectado en general procesos que hayan podido alterar el depósito de una forma considerable. Posiblemente existan por debajo unos 9 metros de sedimentación estéril, una matriz masiva arcillosa alternada con clastos calizos muy alterados, formados en ambientes endokársticos (Mallol et al., 2010). Los análisis de fitolitos (Cabanes et al., 2010) han arrojado resultados sorprendentes. La muestra del tramo litoestratigráfico superior (unidad B) ha ofrecido peor muestra, pero la diagénesis moderada del nivel litoestratigráfico C –y de los últimos niveles del tramo B– ha favorecido la conservaciónde una mayor concentración de restos, que inicialmente habían sido interpretados como acumulación de cenizas (Jordá Pardo et al., 2008), y que sólo en un análisis microestratográfico detallado se revelaron como una sucesión de estructuras de combustión de origen humano con gruesas acumulaciones de cenizas, huesos quemados y artefactos. De esta forma, se ha sugerido la presencia de lechos de herbáceas en relación con lo que sería una gran área central de hogares, y se ha sugerido una posible selección de herbáceas en función de propiedades añadidas a las apuntadas. El registro de carbones es desigual. Contamos con datos aceptables desde el nivel XI al nivel XVII, aunque se dispone de muestra hasta el nivel XXII. De esta forma, encontramos bien identificadas especies comprendidas en el lapso datado grosso modo entre los 53 y los 36 ka. (Uzquiano et al., 2012). La muestra confirma la presencia general del pino en la secuencia, aunque entre los niveles XIV y XI se observa un descenso porcentual del pino en favor de una mayor variedad de especies, como Sorbus aria,elmatorral tipo landa, Juniperus, Betula y una gran variedad de arbustos (quizás seleccionados para favorecer la ignición). Quizás este descenso del pinose explique por cambios ambientales, que habría obligado a ampliar el área de captación de leña y a utilizar en mayor profusión la combustión de arbustos (Uzquiano et al. 2012).Los datos no parecen indicar, en ningún caso, escasez de materia vegetal suficiente. Los datos polínicos (Ruíz Zapata y Gil García, 2005) confirman este dominio del pino durante toda la secuencia, que, acompañado de herbáceas, se alterna ocasionalmente con especies de ribera en los óptimos climáticos. Una rápida reconstrucción nos confirmaría entre los niveles antiguos XXX y XX (>50 ka BP) de una fase quizás más fría (con paisaje abierto dominante con Asteracae, Poaceae, Chenopodiaceae) con una presencia relevante del pino y presencia de Betula y Cupresaceae. En todo caso, entre la fase XXX y XIV la presencia de hogares ha afectado notablemente a la conservación del polen, por lo que el registro ofrece sobre todo pino, abedul, cupresáceas y asteráceas. Este tramo podemos situarlo grosso modo hasta 39 ka BP. La columna palinológica ofrece entre 39 y 34,5 ka BP) un óptimo en las condiciones de humedad, al acompañarse el pino de una mayor variedad de plantas mesófilas, y especialmente de Betula. Esta circunstancia, que podemos también encontrar en fechas afines en otras cuevas cantábricas, coincidiría con los datos antracológicos obtenidos en El Esquilleu (Uzquiano et al., 2010). El registro arqueozoológico de El Esquilleu coincide con lo esperable en el entorno (Yravedra, 2006; Uzquiano et al., 2012).La cabra y el rebeco (Rupicapra rupicapra) son dominantes, y sólo ocasionalmente localizamos bóvidos (uro) en los niveles XIII y XIF, y cérvidos entre los niveles V y XIV. Parece que esta presencia, aunque puntual, denotaría probablemente relaciones con ámbitos territoriales del pasillo litoral. Además, en los niveles en los que ha podido reconstruirse la estacionalidad de las capturas (básicamente, del nivel XIV al III, debido a una menor fragmentación del material óseo), éstas se concentran en el verano, con prolongaciones hacia el final de la primavera y el comienzo del otoño. Sólo en el nivel XI encontraríamos, precisamente, cápridos abatidos también en invierno (Uzquiano et al., 2012; Yravedra, 2006) lo que podría interpretarse como un cambio en el patrón de estacionalidad yun carácter más residencial para la cueva. De forma general, por tanto, podríamos apuntar que el contexto ambiental de los niveles XI a VI ofrece algunos indicadores que apuntarían un carácter más integrador del papel del yacimiento en el entorno; una ocupación más estable en términos estacionales, una mayor variedad cinegética (comprendiendo puntualmente a especies que no se encuentran en el entorno inmediato) y un área de captación vegetal más amplia y variada. Los datos polínicos nos indican una mayor humedad y una cierta extensión de especies complementarias al pino. (Y la captación de materias primas, precisamente, también apoyauna estrategia cambiante de aprovechamiento del medio, en la que en estos niveles centrales, y frente a unas ocupaciones inferiores –XIX a XVI– con transportes de hasta 30 km y conexiones litorales (litologías que integran cadenas operativas fragmentada, aludiendo a 85
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  difusa  la central superior  B , ofrece dominio de clastos y crioclastia con aportes de...
86 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO una alta movilidad), a partir del nivel XIV aumenta la selección de materiaprima (cantos cuarcíticos procedentes de depósitos secundarios agregados; Manzano et al., 2005) y la cueva actúa como lugar central. Probablemente, El Esquilleu y otros yacimientos como el Habario o El Arteu (Carrión, 2002) están actuando entonces de manera funcionalmente combinada. Pero a partir del nivel VIII, la captación aprovecha nuevos depósitos y litologías, en el valle del Deva hacia el sur del yacimiento, sureste y afluentes, para ir ganando progresivamente en localismo hacia el final de la secuencia. En estos niveles superiores, un análisis tafonómico detallado señala el aumento de la actividad de los carnívoros a partir del nivel V y sobre todo, de los niveles IV y III, hasta el punto de que podrían haber constituido el principal agente acumulador. El material óseo del nivel III ofrece muy pocas marcas de intervención humana (Yravedra y González Castanedo, 2014). Esta Figura 3. Material lítico de El Esquilleu. (I). Niveles del III al VI (II) Niveles del VII al IX (III) Niveles del XI al XV y (IV) Niveles inferiores. (draws by E. Carrión). acción principal de los carnívoros en la formación del depósito se ha constatado también en otro conjunto cantábrico de referencia (el nivel VII de la Cueva de Amalda), y se define tanto por marcas distintivas como por la presencia diferencial, en los recuentos, de cráneos y partes apendiculares distales. Explicaría directamente la presencia de la mayor parte de los carpidos de estos niveles (rupicapra rupicapra y capra pirenaica en el caso de El Esquilleu) frente a otras piezas de mayor tamaño (como los équidos o los ciervos), cuyo origen se entiende necesariamente antrópico (dado que en todo caso se trataría de carnívoros de escaso porte, como hienas o zorro). El estudio en profundidad del material recuperado de los hogares de El Esquilleu (que se encuentran en su mayor parte en el tramo litoestratigráfico C) ha resultado también revelador. Hay hogares constatados en los niveles XXI, XXIII, XXV, XXVIII y XXIX; el XXI fue datado por AMS carbón en 53.491±5114 BP TL; es el último nivel datado de la serie y se corresponde con el contexto de ocupación más antiguo. La cantidad de huesos quemados y el grado de fracturación aumentan progresivamente desde el nivel XIV hacia la base de la secuencia. El grado de combustión de la materia ósea es elevado y, ocasionalmente (nivel XXI) se observa una presencia bastante inequívoca de patrones de fracturación intencionada para uso como combustible y mantenimiento de los hogares (Yravedra y Uzquiano, 2013; Uzquiano et al., 2010). Y aunque los datos polínicos nos informaban de condiciones de vegetación abierta con predominio de herbáceas, la antracología confirmaba que no habría habido haber habido escasez extrema de material vegetal ni de especies de iniciación (para lo que en El Esquilleu se utilizaron ericáceas y fabáceas). Tampoco se aprecia en El Esquilleu una selección activa de los huesos más favorables a la combustión. Todo ello ha permitido apuntar la posibilidad de un hábito higiénico para explicar la práctica de arrojarla basura orgánica a los hogares (Yravedra y Uzquiano, 2013). En lo que respecta a la microfauna, prácticamente todos los niveles han proporcionado restos, salvo los tres niveles de base (XVIII a XXX) y los niveles XVI, XXI y XXIIIafectados por diagénesis y procesos de disolución; el nivel VIII es el que más restos ha ofrecido (Sesé en Baena et al., 2005; Sesé en Uzquiano et al., 2012). Desde un punto de vista paleoambiental, ninguno de los taxones presentes a lo largo de toda la secuencia refleja unas condiciones marcadamente frías. Entre los niveles XXVI y XIV encontramos sólo roedores indeterminados (arvicólidos). Pero a partir del nivel XI, un conjunto mayor de especies (Eliomysquercinus, Pliomyslenki, Microtus cf. lusitanicus, Microtusarvalis– agrestis, etc.) aludiría a las mismas condiciones templadas para el tramo entre 34.3 y 36.5 ka BP que han sido detectadas en
86  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONO...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS otras secuencias polínicas del cantábrico, como Covalejos o Labeko Koba. Por último, el estudio de los materiales arqueológicos ha proporcionado una destacada colección secuencial de materiales que viene permitiendo realizar un estudio tecno-económico singular, que seguramente responde a procesos adaptativos del entorno en que se inscribe la ocupación. Resulta en este sentido sorprendente, la estrecha correlación entre las secuencias técnicas dominantes y la inversión energética en los cambiantes modelos de captación de Ramón Montes Barquín* La secuencia estratigráfica de la Cueva de El Pendo (Escobedo de Camargo, Cantabria) 1. Introducción La cueva de El Pendo fue descubierta para la ciencia en 1878 por Marcelino Sanz de Sautuola (1880). Desde entonces ha sido objeto de numerosas actuaciones arqueológicas, como las de Juan Vilanova y Piera (finales s. XIX), J. Carballo y B. Larín (primeras décadas del s. XX) o Martínez Santa-Olalla (excavaciones de 1953-1957), entre otros muchos. Tres monografías sobre la cavidad marcan el desarrollo de la investigación en la misma hasta el momento actual: la publicada por Carballo y Larín, en 1933, la de J. González Echegaray (1980) relativa a las excavaciones de Martínez Santaolalla, y la publicada por Montes y Sanguino (2001) sobre las actuaciones desarrolladas entre 1994-2000, durante las cuales se descubrieron las manifestaciones rupestres pictóricas. A ellas se suman, además, numerosos trabajos sobre aspectos parciales y referencias en trabajos de conjunto. La importancia adquirida por El Pendo a nivel internacional se debe, sin duda, a los Cursos Internacionales de Arqueología de Campo desarrollados con motivo de las excavaciones de 1953-1957, bajo la dirección del arqueólogo español Julio Martínez Santaolalla, cursos en los que arqueólogos europeos y norteamericanos desarrollaron una intensa actividad investigadora. Figuras de la Arqueología prehistórica * materias primas y las fluctuaciones climáticas del entorno, en especial en los últimos tramos de la secuencia (Baena et al. 2012). Por otro lado, los materiales recuperados, muestra un alto desarrollo tecnotipológico, (Fig. 3) en especial en los tramos con dominio quina (niveles XX y XV-XIf), levallois (niveles IXI y X-VIII) y discoide (niveles XXX-XXI y VI-III), con una presencia claramente rupturista y cierto dominio laminar el nivel XVII, y en todos los casos conviviendo esquemas dominantes junto a otros de carácter de carácter secundario. de la época, como Cheynier, o el matrimonio LeroiGourhan, dirigieron personalmente al equipo en la excavación del depósito localizado en el interior de la cueva, en el que se documentaron hasta 18 estratos diferentes, que –en teoría– abarcaban desde el inicio del Paleolítico Medio hasta la Edad del Bronce. Estos trabajos, desgraciadamente, no fueron publicados en su momento, siendo Joaquín González Echegaray quién, en 1980, editó una memoria de las excavaciones y una interpretación científica del yacimiento apoyada en diversos estudios que, en el apartado de la geología, se debieron a K.W. Butzer (1980). La generosa –y muy posiblemente escasamente documentada sobre el terreno–, interpretación que K.W. Butzer (1980; 1981) realizó de esta serie convirtió a El Pendo en una suerte de icono recurrente (que sumar a las secuencias de El Castillo y Cueva Morín), a la hora de establecer la secuencia general del Paleolítico cantábrico (y peninsular). Sin embargo, en los últimos años la idílica interpretación de Butzer ha sido muy cuestionada y el valor de esta secuencia se ha matizado (Montes y Sanguino, dirs. 2001; Montes et al., 2005). Además, estos últimos estudios han redefinido la serie, la cual poseería –en realidad– un total de 33 niveles con una batería de dataciones para su tramo basal que informan de la existencia de vestigios de hasta 84 K.a. B.P., pero también de la existencia de severas inversiones cronoculturales que Unidad Técnica del Itinerario Cultural del Consejo de Europa Caminos de Arte Rupestre Prehistórico. RCDR C/San Martín del Pino, 16 – 3 bajo. 39011 Peñacastillo-Santander. rmontes@prehistour.eu. 87
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  otras secuencias pol  nicas del cant  brico, como Covalejos o Labeko Koba. Por   ltimo,...
88 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO denotan una acumulación post-deposicional claramente anómala a la hora de establecer una secuencia de algún interés (un fragmento de azagaya –o varilla– de aspecto claramente superopaleolítico fue recuperada en la base de la secuencia…). del Cretácico Inferior y formando parte del denominado Complejo Urgoniano. Las calizas que nos ocupan se han atribuido al Aptiense . La karstificación de la caliza ha dado lugar a numerosas dolinas y uvalas. Precisamente la cueva de El Pendo se encuentra en la cara norte de una de las frecuentes uvalas que se han formado en este sistema. 2. De Referencia estratigráfica clásica a referencia erudita inconsistente Un levantamiento topográfico de precisión (Luque, 2001) ha situado el suelo del abrigo de la cavidad a una cota de 90 m.s.n.m., mientras que la altura de la superficie del lugar donde se iniciaron las excavaciones arqueológicas de las campañas de los años 1953 a 1957, y las más recientes de 1994 a 1997, está a 71 m.s.n.m. (19 m de desnivel en apenas 35 m lineales, entre el vestíbulo y la zona excavada). La cueva de El Pendo se abre en la localidad de Escobedo, dentro del término municipal de Camargo (Cantabria). Se encuentra en el macizo kárstico del Alto del Peñajorao, una de las muchas sierras litorales menores de la región. La zona presenta una fisiografía relativamente suave, propia de la franja costera cantábrica, estando compuesta por materiales mesozoicos La secuencia “clásica” (con los 18 niveles identificados por Butzer) se basa en una serie de cortes localizados en el lado izquierdo del enorme cono de derrubios que comienza unos metros antes de la verja colocada al fondo del vestíbulo de la cavidad y se prolonga más de 80 metros después de la citada cancela (Fig. 1), hasta poco antes de llegar a la zona donde se encontraron las pinturas rojas en la campaña de 1997. La interpretación de González Echegaray (1980) y sus colaboradores otorga a la serie ocupaciones de la Edad del Bronce (nivel 0), Aziliense (nivel I), Magdaleniense final (nivel II), “Auriñaciense tardío” (niveles III y IV), Gravetiense (V y Va), “Auriñaciense evolucionado” (VI), “Auriñaciense I” (VII), “Perigordiense inferior (VIII), “Auriñaciense arcaico” (VIIIa y VIIIb), “Musteriense de denticulados” (VIIId), Musteriense (IX y X), “Musteriense de denticulados” (XI y XII), “Musteriense típico” (XIII y XIV), Musteriense (XV), “Musteriense de denticulados” (XVI), “Industria no identificada y sin identificar (XVII y XVIII). Sobre las características e interpretación de este depósito a lo largo del tiempo podemos remitir a Montes el alii (2005). Ciñéndonos únicamente a la interpretación más actual de este depósito sedimentario, la misma pone de manifiesto la existencia de una amplia gama de procesos postdeposicionales –visibles y documentables en los corte abiertos en las excavaciones realizadas– y concluye que, en cualquier caso, la zona en donde se ha trabajado en el siglo XX y donde se documentó la “secuencia clásica” no es más que un monumental cono de derrubios procedente de una zona de acumulación original que cabe situar en el vestíbulo pleistoceno de la gruta (Fig. 2), es decir, que estaríamos ante un yacimiento derivado con infinidad de problemas geoarqueológicos que cabe invalidar como referencia para el establecimiento de una secuencia de algún valor cronoestratigráfico. Figura 1. Localizacion y planta. Actualmente no hay muchas dudas en torno al hecho de que la dinámica sedimentológica general ha estado muy condicionada por la acción del arroyo
88  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONO...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS Figura 2. Sección de la cueva. que drena la uvala, a la cual el sistema de la gruta sirve como drenaje natural (actualmente el piso activo de la gruta se documenta a unos 20 m por debajo de la boca por la que se accede al yacimiento). De hecho, el fondo actual de la uvala se encuentra por encima de buena parte de los niveles que forman el tramo basal del yacimiento. Los elementos calcáreos que componen el depósito parecen proceder de desprendimientos por procesos de termoclastia, pero no habrían sucedido sobre la vertical de la secuencia. Sobre ésta podrían caer sólo los bloques desprendidos del techo por procesos de disolución química a favor de las diaclasas. Habría que retrasar el punto de desprendimiento mecánico a la zona cercana a la boca de la cavidad. Por último, la alteración de los elementos detríticos habría estado motivada no sólo por procesos postsedimentarios, sino también por la duración de la exposición subaérea de estos elementos y las condiciones climáticas que existieran durante su transporte. 89
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  Figura 2. Secci  n de la cueva.  que drena la uvala, a la cual el sistema de la gruta s...
90 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Tres son los agentes principales que han intervenido en la formación de los depósitos sedimentarios de la cueva de El Pendo: la pendiente del cono de acumulación que se proyecta desde el abrigo rocoso de la boca de la cueva, el arroyo que drena la uvala y la topografía del cono. Estos tres elementos han actuado combinados, predominando en algunos casos unos sobre otros y dando lugar al depósito que se conoce (Fig. 2). a) La pendiente. A partir del vestíbulo de la cueva se observa un gran cono de deyección formado por grandes bloques que se distribuyen hacia el interior de la cueva modelando un cono de acumulación. La distancia desde el punto de ruptura de la pendiente en el vestíbulo de la cavidad hasta el área donde se levanta la secuencia principal del yacimiento es de 34,6 m, con una inclinación de 44 grados. Con esta pendiente la acción de flujos gravitatorios es muy factible. b) El arroyo que drena la uvala de El Pendo actúa como un agente de transporte muy eficaz, capaz de desalojar los materiales detríticos que se producen dentro de ella. Actualmente circula, dentro de la cavidad, por debajo de los depósitos arqueo-sedimentarios, pero su altura en el punto en el que desaparece está unos metros por encima de los niveles del pozo, como se ha podido constatar al levantar la topografía. Como se documentó en la gota fría de 1983, en determinadas circunstancias el arroyo no es capaz de desalojar todo el volumen hídrico que se acumula en la pequeña cuenca de la uvala. Entonces se desborda y utiliza el nivel superior de la cavidad, el que contiene el depósito geoarqueológico, para evacuar el agua. En el registro sedimentario quedan evidencias incuestionables de otros momentos en los que el agua del arroyo penetró en cavidad. c) Por último, la topografía del cono ha organizado el recorrido de los flujos y las de las zonas de acumulación de materiales. El escarpe rocoso de la entrada ha sufrido considerables procesos de alteración química y mecánica. Los materiales desprendidos se han ido desparramando en forma de cono de derrubios. Estas caídas de bloques han modificado la dirección de las corrientes, provocando cambios laterales en las aguas de escorrentía, lo que puede explicar la deposición de algunos materiales en una zona de la cueva y su inexistencia en otras. Estas tres piezas sirven para desarrollar la interpretación de la secuencia deposicional de El Pendo y los medios sedimentarios que han dado lugar a la estratigrafía que hoy podemos ver. En el estudio de los materiales recuperados en la intervención de 1994-1997 sobre los niveles de la base de la secuencia (en “el pozo”), especialmente en los obtenidos en los niveles 25 y 26 (que aportaron un número importante de efectivos), también se obtuvieron datos que abogan por una clara inconsistencia de los mismos como registro cronocultural fiable. Al margen de algunas cuestiones anecdóticas (pero tremendamente sintomáticas, como el hallazgo de un fragmento de azagaya –o varilla– en el nivel 32), o de piezas líticas de dudosa adscripción al tecnocomplejo Musteriense en buena parte de los niveles basales de la secuencia (teóricamente del Paleolítico Medio), el estudio interno de las series líticas, a partir de la metodología de análisis de las cadenas operativas líticas, informa de anomalías notables. También los datos palinológicos y paleontológicos revelaban infinidad de anomalías que sería prolijo de sintetizar (Montes, Sanguino, dirs., 2001). Las últimas excavaciones incluían, además de estudios geológicos, paleoecológicos y arqueológicos, la obtención de dataciones absolutas, por los métodos de ESR, Termoluminiscencia y series de Uranio/Thorio (se prescindió del Carbono 14 dada la pretendida cronología de la secuencia inferior en la que se trabajaba). Este programa de dataciones absolutas, fue sin duda determinante para el establecimiento de la hipótesis de que estábamos ante un monumental revuelto arqueológico. A partir de sus resultados, quedó clara la inconsistencia de la secuencia de El Pendo que los datos geológicos proporcionaban de manera abrumadora (Fig. 3). 3. El Yacimiento de El Pendo, una valoración actual Lamentablemente, los depósitos sedimentarios de El Pendo puestos al descubierto por las excavaciones de 1953-57, son el resultado de un gran proceso postdeposicional que incluye tres elementos: la pendiente, el arroyo que drena la uvala –en cuyo fondo se abre la cavidad– y la topografía cambiante del cono de derrubios en donde se localizan los distintos cortes. Toda la dinámica sedimentaria que ha dado lugar a la secuencia deposicional puede ser explicada con la actuación de estos tres ingredientes. En los estudios geoarqueológicos desarrollados tras la propuesta de K.W. Butzer (Hoyos y Laville, 1982; Montes y Sanguino, 2001; Montes et al., 2005), se han documentado infinidad de evidencias de un medio de alta energía capaz de transportar ingentes cantidades de materiales y de acarrearlos de forma masiva, con gran capacidad erosiva. También se han documentado episodios de inundación, total o parcial, de la gruta.
90  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONO...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS El análisis de los 33 niveles que –realmente– componen la serie, y los contactos entre los mismos, arroja interesantes datos sobre la naturaleza y procedencia de la secuencia, que en modo alguno cabe ser interpretada como una estratigrafía geo-arqueológica válida como serie de referencia. Además, las dataciones absolutas (obtenidas por varios métodos) han confirmado la existencia de importantes anomalías en lo referido a la existencia de una auténtica secuencia crono-cultural. El estudio de los materiales arqueológicos y paleontológicos obtenidos en los muestreos efectuados en la base de la secuencia ha demostrado la escasa coherencia cultural interna de muchos de los niveles. Como se deriva de la interpretación dinámica de los niveles estratigráficos y la sedimentología, los fenómenos de ladera son los responsables principales de la formación del depósito. La descripción de los procesos, nivel por nivel, hace que perdamos perspectiva, pero si examinamos el conjunto, el depósito de El Pendo es –a grandes rasgos– una macrosecuencia con granoselección positiva. Los rellenos sucesivos han ido suavizando la pendiente y disminuyendo la energía potencial, lo que explica la tendencia positiva de la granoselección. Las diferencias sedimentarias se deben a distintas pulsiones de los procesos gravitatorios. Igualmente, gran parte de los contactos entre los niveles son erosivos, lo que implica, por un lado, una ausencia del registro de tiempo de la secuencia y, por otro, la incorporación de material, arqueológico o no, del infrayacente al nivel superior. Varias de estas erosiones se suceden. En resumen, la estratigrafía de El Pendo no puede estimarse, en la zona trabajada en el siglo XX, como una fuente segura de conocimiento para el Pleistoceno Superior. Las mezclas de material arqueológico de distintos niveles no admiten considerar este yacimiento, pese al peso de la Historiografía, como una referencia en la secuencia paleoclimática y cronocultural de la Región Cantábrica. Aunque existen distintos grados de contaminación en la estratigrafía, y no todos los niveles deben ser tratados igual, los numerosísimos trabajos que han utilizado datos de los niveles de El Pendo, en cualquier tramo de su secuencia, deben ser cuestionados muy severamente, máxime porque no existe garantía de la sincronía de los elementos que contiene cada nivel. Figura 3. Corte estratigráfico y dataciones absolutas. A pesar de todo, también ha sido posible documentar la presencia de algunas zonas, en el abrigo exterior (no al interior de la cavidad), que parecen no haber sufrido alteraciones relevantes y ofrecen una esperanza para futuras investigaciones (Montes y Sanguino, dir., 2001), las cuales, en cualquier caso, deberían realizarse fuera de la zona que conocemos como “yacimiento clásico de El Pendo”, en concreto en la zona actualmente recubierta aún por los derrubios procedentes del desplome de la visera del abrigo. 91
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  El an  lisis de los 33 niveles que    realmente    componen la serie, y los contactos e...
92 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Lawrence Guy Straus*,**, Geoffrey A. Clark*** Cueva La Riera (Posada de Llanes, Asturias) La excavación en la Cueva de la Riera se llevo a cabo en cuatro campañas comprendidas entre 1976 y 1979 en colaboración con M.R. González Morales, justo una década después de que J. González y L.G. Freeman habían excavado en Cueva Morin (Cantabria). Ambas investigaciones representaron esfuerzos de colaboración entre diversos investigadores de nivel internacional, que tenían como objetivo modernizar los estudios de Paleolítico realizados en el Norte de España. Estos proyectos hispanoamericanos al igual que los siguientes realizados en los yacimientos de El Juyo (por Freeman y González Echegaray) y El Mirón (por Straus y González Morales) fueron diseñados desde una perspectiva multidisciplinar, con el objetivo de diseñar metodologías de excavación, de análisis e interpretaciones globales contrapuestas al tradicional enfoque Histórico-Cultural imperante en las investigaciones arqueológicas realizadas en España hasta entonces. En este sentido, resulta paradigmática la publicación de la monografía de la Cueva de La Riera (Straus y Clark, 1986). Este trabajo y las excavaciones realizadas en el yacimiento han sido objeto de múltiples citas en la literatura científica, suscitando intensos debates en la investigación dedicada al Paleolítico Superior y Mesolítico de la región cantábrica de España. A pesar de ser una cueva pequeña, las investigaciones de La Riera han jugado un rol fundamental en el desarrollo de la arqueología científica moderna de la Península Ibérica, siendo fundamental las aportaciones realizadas por la primera excavación y publicación llevada a cabo por el Conde de la Vega del Sella, que sirvieron como punto de partida para los otros investigadores 60 años después. Figura 1. Entorno de La Riera en 1976. La entrada de La Riera estaba completamente sellada por un depósito típico de los yacimientos de * ** *** La Cueva de la Riera (Fig. 1) se encuentra situada en la estrecha franja costera del oriente de Asturias, siendo sus coordenadas geográficas 43° 25’31 “N x 4° 52’ W, y su elevación 30 m sobre el nivel del mar. La boca de la cueva baja hacia el oeste quedando enfrente de la ladera sur de la rasa costera o loma de La Llera, la cual se eleva paralela a la costa recorriendo de Oeste a Este el Valle del Río Bedón, situado junto al pueblo de Llanes (Asturias). Entre este y la Sierra del Cuera (con una elevación máxima de 1315 m y situada a solo 7 km de la línea de costa), existe una depresión drenada por la corriente del Río Calabrés, la cual discurre bajo tierra atravesando un sistema cáustico adyacente que está ligeramente por debajo de La Riera. El Calabrés resurge en la entrada de la localidad de Niembro, que está situada a 1,5 km de La Riera, teniendo la línea de costa a 1,75 km, estando está situada a unos 10 km durante la última glaciación. Otros yacimientos cercanos a La Riera son Cueto de la Mina (ubicado a tan solo 50m de La Riera), Balmori, Tres Calabres, Bricia, etc., siendo así este área una de las zonas con mayor densidad de yacimientos Paleolíticos y Mesolíticos (incluyendo varias cuevas menores) de la Península Ibérica. Department of Anthropology, University of New Mexico, Albuquerque, NM 87131 USA Instituto Internacional de Investigaciones Prehistoricas de Cantabria, 39005 Santander,Spain School of Human Evolution& Social Change, Arizona State University, Tempe,AZ 85287 USA
92  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONO...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS concheros asturienses. Fue descubierta durante la excavación de Cueto de la Mina realizada por el Conde de la Vega del Sella durante 1917-1918, el cual publicaría una monografía sobre La Riera junto con la cercana Cueva de Balmori en 1930. La secuencia de la cueva incluyó niveles Solutrenses, Magdalenienses, Azilienses y Asturiense. Dentro del Magdaleniense, se encuentran elementos característicos que abarcan desde el Magadaleniense Inferior al Superior, destacando los raspadores nucleiformes, azagayas de sección cuadrangular, y arpones en asta con una cara grabada con puntos. También dentro del horizonte Magdaleniense hay utillaje macrolítico de “aspecto arcaico”, atribuidos por el Conde (de forma poco probable) a un teórico depósito Achelense rodado –en posición secundaria– desde la ladera de la cueva, a pesar de la existencia de artefactos claramente magdalenienses hallados en el mismo nivel. La Riera fue para el Conde un sitio clave para definir una nueva “cultura” mesolítica: el Asturiense, caracterizada por la presencia de útiles “toscos” macrolíticos (picos asturienses y cantos rodados), que posteriormente también fueron mal interpretados por otros estudiosos, los cuales los atribuyeron al periodo Achelense (véase la discusión en Clark 1976, 1983). El talud situado frente a La Riera era una capa cementada del conchero muestreada y testada por Clark en 1969, e investigada por el mismo dentro de su tesis doctoral sobre el Asturiense (Clark 1976, 1983). Esta investigación daría como fruto dos fechas de radiocarbono que sirvieron para ubicar estos tecnocomplejos como post-Pleistocenos y preNeolíticos. La excavación de los anos 1970 tuvo como propósito explicito recoger y analizar los datos sustanciales para poder reconstruir el medio ambiente que había durante el último periodo Glaciar y a principios del Postglaciar, para ello se estudiaron los artefactos y los restos de fauna y su evolución a lo largo del tiempo, con el objetivo de dar explicaciones a las posibles estrategias de adaptación y uso que adoptaron los grupos de cazadores-recolectores en la cueva en función de las condiciones climatológicas cambiantes. De esta manera, la investigación se dirigía a formular varias hipótesis de corte antropológico de claro carácter procesual, explicada esta tendencia porque ambos directores de dicho trabajo habían sido estudiantes de L.G. Freeman en la Universidad de Chicago, recibiendo así influencia directa o indirecta de las tesis de L.R. Binford y su “Nueva Arqueología” emergente a finales de los 60 y comienzos de los 70. En este contexto, la mayor relevancia se depositó en las dataciones de radiocarbono realizadas en los niveles (a diferencia de lo que hacían los estudios bordesianos con los gráficos de porcentajes acumulativos de herramientas retocadas), siendo los artefactos diagnósticos como puntas solutrenses, arpones magadalenienses y azilienses, o los picos asturienses un elemento más que apoyaba las fechas de las dataciones. En este sentido, La Riera fue el primer yacimiento de Paleolítico Superior/Mesolítico en Cantabria (y también en la Península Ibérica) donde se realizó una inversión importante para llevar a cabo un número relevante de dataciones por C14 –aunque existieron algunas inconsistencias y contradicciones dadas en primer lugar porque se emplearon diferentes laboratorios para realizarlas, porque se usaron muestras de hueso y de carbón de leña, a esto de unió una lógica incapacidad de eliminar la mayor cantidad de contaminantes de la muestra como lo hacemos hoy en día, existiendo la posibilidad de mezclar crioturbación con actividades humanas prehistóricas dentro de las excavaciones. Otras fechas sobre conchas (corregidas por el efecto de reserva marina) se publicarían más tarde por A. Craighead (1.999), y en general confirmaron la edad de los niveles más antiguos solutrenses, seguidos por el Magdaleniense, el Aziliense y el Asturiense de concheros. Se excavaron 7-10 m² (de un testigo de depósitos intactos dejados por el Conde en el interior de la cueva) empleando a nivel metodológico la disección fina, desvelándose así a nivel horizontal los suelos de ocupación del yacimiento. El resultado fue la diferenciación de 36 niveles que contrastan con los 4 horizontes definidos por el Conde. Además los niveles asturienses (salvo pequeños remanentes) habían sido eliminados, por lo que esta nueva excavación probó la existencia de los periodos Solutrense, Magdaleniense (de carácter local) y Aziliense, dentro de una secuencia estratigráfica de unos 1,8 m de potencia, más unos 60 cm más de profundidad excavados en un depósito de arcillas situadas en la zona basal (Niveles 1-3). El resultado estableció una secuencia estratigráfica compuesta por un pre-solutrense en los niveles 1-3 (> 20 uncal. BP) que probablemente sean Auriñaciense o Gravetiense. El Solutrense (niveles 4-17, 20-17 uncal. ka), presenta su utillaje típico con hojas de laurel de base cóncava y puntas de muesca. Seguidamente están los niveles correspondientes a Magdaleniense Inferior (niveles 18-19, 16,5-15,2 uncal. BP), y Magdaleniense Superior (Niveles 2024, 13-11,5 uncal ka). A continuación se encuentra el Aziliense (niveles 26-27, 11,5 a 10,5 uncal. ka ), y por ultimo completa la secuencia el Asturiense ( 9,0 a 6,5 uncal. BP). Todos los hallazgos fueron documentados con sus coordenadas 3D y los sedimentos fueron tamizados y seleccionados 93
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  concheros asturienses. Fue descubierta durante la excavaci  n de Cueto de la Mina reali...
94 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO mediante cribados en agua con malla fina (Fig.2). En la monografía son publicados los siguientes análisis: sedimentología (H. Laville), espeleotemas (R. Harmon), palinología (Arl. Leroi-Gourhan), macrobotánica (K. Cushman), tecnología lítica (Straus y Clark), estudio de materias primas líticas (J. Ordaz, L. Suáraz y R. Esbert with Straus y Clark), industria ósea (M. González Morales), estudio de la fauna de mamíferos (J. Altuna); peces (M. Menéndez de la Hoz con Straus y Clark), moluscos marinos (J. Ortea), isótopos de oxigeno de las conchas marinas (M. Deith y N.J. Shackleton), restos humanos (M. D. Garralda). Se plantearon diferentes objetivos a nivel estadístico, de síntesis e interpretativos, que se pueden ver en las conclusiones realizadas por Straus y Clark en los capítulos finales de la monografía. Algunas de las conclusiones de la investigación son las siguientes: 1. No existe ninguna base sólida para subdividir el Solutrense en fases atendiendo a los artefactos líticos hallados, por eso el Solutrense te- nia bastante continuidad con el Magdaleniense Inferior, produciéndose así un proceso de “desolutrización”, el cual cuestiona la “realidad” asumida de que Solutrense y Magdaleniense Inferior sean realmente “culturas” diferentes, si no una cultura que cambia con el tiempo y con los cambios ambientales y demográficos. 2. El uso del yacimiento ha cambiado notablemente a lo largo del tiempo en sus diferentes fases de ocupación. Por ejemplo siendo un campamento transitorio especializado en la caza del cabra montes en la zona del acantilado cercana a la Sierra de la Cuera, para convertirse en un centro residencial multifunctional con tecnologías diversas asociadas a las diferentes tareas de caza y recolección diversificadas. Además de ser un sitio para la creación de arte mueble y parietal o al final de su ocupación un vertedero de conchas y otros muchos elementos de basura. 3. El proceso de subsistencia se intensifica a través de la especialización y diversificación, Figura 2. La Riera Cave, L.G.Straus y G.A.Clark, eds., Anthropological Research Papers, 36, Tempe, Arizona, 1986; dibujo G.A.Clark”.
94  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONO...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS comenzando en el Solutrense e inicios del Magdaleniense donde se produce la recogida masiva de mariscos, escasa pesca, y una caza intensiva muy focalizada en la cabra montés y el ciervo (en cierta medida contraproducente por la caza de individuos de corta edad), así como la caza de especies adaptadas al bosque como el corzo o el jabalí durante el periodo Postglaciar. 4. No parece existir una relación clara entre los cambio del uso de la cueva y los grandes cambios climáticos que se producen, pero la presión demográfica se contemplaba como un motor clave para impulsas los cambios en el modelo de subsistencia, y en este sentido es de suponer que muchas David Santamaría*, Elsa Duarte*, María González-Pumariega**, Lucía Martínez*, Paloma Suárez*, Javier Fernández de la Vega*, Gabriel Santos***, Tom Higham****, Rachel Wood*****, Marco de la Rasilla* En resumen, se puede decir que las investigaciones realizadas en La Riera, a pesar de las numerosas diferencias interpretativas que han surgido desde 1979, contribuyeron muy significativamente a cambiar el dialogo metodológico entre investigadores a la hora de abordar el estudio de periodos de transición, y la consiguiente variabilidad que puede existir en ellos. El abrigo de la Viña (Asturias, España) El yacimiento se localiza en La Manzaneda, a 9 km al sur de Oviedo, en la cuenca media del río Nalón. Con una orientación S-SE el abrigo se abre sobre un frente calizo de edad Viseense-Namuriense (formación Caliza de Montaña) de ~200 m de longitud y ~30 m de altura, y a unos 500 m de la margen derecha del río Nalón. Las coordenadas UTM30 ETRS89 del yacimiento son X = 270725.79 Y = 4799477.68 Z = 292 m.s.n.m. Se trata de un abrigo de grandes dimensiones con una superficie aproximada de 225 m2 y ~30 m de longitud (Fig. 1), que conserva una amplia secuencia estratigráfica y cultural datada en el Paleolítico medio y superior (Fig. 2), y numerosos grabados parietales parcialmente cubiertos por la estratigrafía (Fortea, 1994). * de las novedades y desarrollos a nivel tecnológico (puntas solutrenses, azagayas de hueso/asta; arpones de asta, la presunta invención de trampas, redes, etc.) tuvieron como consecuencia la aparición de nuevas estrategias de caza más eficientes. El abrigo fue descubierto en 1978 por A. J. Gavelas (1981), y poco después el Área de Prehistoria de la Universidad de Oviedo realizó una prospección del abrigo en la que se constató su potencial arqueológico y artístico. Las excavaciones, dirigidas por J. Fortea e integradas en el Proyecto de Investigación Nalón medio, comenzaron en 1980 prolongándose hasta 1996 (Fortea,1981, 1990, 1992, 1995, 1999 y 2001). En la actualidad se están realizando estudios de los diferentes episodios culturales, de los medios físico y biológico, de las representaciones parietales, del arte mobiliar y de las materias colorantes. Las intervenciones arqueológicas se centraron en dos sectores del abrigo, denominados central y occidental, coincidiendo con las zonas donde se concentra- Área de Prehistoria. Departamento de Historia. Facultad de Filosofía y Letras. Universidad de Oviedo, c/ Teniente Alfonso Martínez s/n, 33011, Oviedo (España) santamariadavid@uniovi.es duarteelsa@uniovi.eslucia_satis@hotmail.com psuarez. ferruelo@gmail.com mrasilla@uniovi.es ** Consejería de Educación, Cultura y Deporte del Principado de Asturias, Apartado de correos nº 29, 33590 Ribadedeva. maria.glez-pumariegasolis@asturias.org *** Departamento de Ingeniería Cartográfica y del Terreno, Facultad de Ciencias, Universidad de Salamanca, Pza. de la Merced s/n 37008 Salamanca (España) gsd@usal.es **** Research Laboratory for Archaeology and the History of Art, University of Oxford, South Parks Road, Oxford OX1 3QY, United Kingdom thomas.higham@rlaha.ox.ac.uk ***** Research School of Earth Sciences, Australian National University, 1 Mills Road, Canberra 0200, Australia rachel.wood@anu.edu.au 95
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  comenzando en el Solutrense e inicios del Magdaleniense donde se produce la recogida ma...
96 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Figura 1. Planta y corte estratigráfico del Sector occidental. ban los grabados parietales, y en dos testigos adosados a la pared del abrigo donde se conservaban restos de las ocupaciones posteriores al nivel IV que constituye el suelo actual. Sector Central. Situado entre las bandas 10 y 14, tiene una superficie aproximada de 30 m2. Fue excavado en toda su extensión hasta el techo del nivel V, y hasta la roca basal en la banda 14. Presenta una amplia secuencia estratigráfica y cultural. De techo a muro: Estratos I a III. Identificados en el Testigo 4, adosado a la pared norte del abrigo (cuadro H-15). Asignados al Tardiglacial y al Holoceno (Fortea, 1990). Estrato IV. Adscrito al Magdaleniense medio. Datado en 13.300 ± 150 (Ly-3317) y 13.360 ± 190 años
96  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONO...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS BP (Ly-3316)(González-Morales et al., 1989; Fortea, 1990, Duarte, 2010). El contacto con la unidad infrayacente es discordante erosivo. Muy rico en industria lítica, ósea y arte mueble. Estrato V. Subdividido en varios subniveles en la zona no cubierta por la visera. Clasificado como Solutrense superior con puntas de muesca y puntas de base cóncava (Fortea, 1990). Estrato VI. Subdividido en tres niveles (VIa, VIb y VIc). El nivel VIa fue asignado a un Solutrense anterior al superior –o Solutrense medio–, y los niveles VIb y VI cal Gravetiense, el último, VIc, con buriles de Noailles (Fortea, 1992). Estrato VII. Desplome de la visera; sólo aparece en la zona externa del abrigo. Estéril desde un punto de vista arqueológico. Estrato VIII. Atribuido al Auriñaciense (Fortea, 1995). Estrato IX. El análisis tecno-tipológico de la industria lítica lo asigna al Auriñaciense antiguo (Suárez, 2013). Estrato X. Clasificado como Paleolítico superior inicial indeterminado (Suárez, 2013). Escasos restos líticos. Estrato XI. Roca basal calcárea. Arqueológicamente estéril. Sector Occidental. Situado entre las bandas 23 y 27, junto a la pared occidental del abrigo. Tiene una superficie aproximada de ~17 m2. Fue excavado en extensión hasta el techo del nivel V, y hasta la roca basal en los cuadros F-25 a F-27 y G-25 a G-27. Presenta asimismo una amplia secuencia estratigráfica y cultural datada parcialmente por radiocarbono, convencional y AMS (Santamaría, 2012; Wood et al.2014, Tab. 1). De techo a muro: Estrato I. Identificado en el Testigo 1. De edad Holocena, presenta una industria con una tipología poco diagnóstica. Estrato II. Identificado asimismo en el Testigo 1, sin adscripción cultural (Fortea,1990). Estrato III. Excavado en las bandas I y J y en el Testigo 1. Clasificado provisionalmente como Magdaleniense superior (Fortea,1990). Figura 2. Selección de materiales arqueológicos. 1-5. Magdaleniense, 6-8. Solutrense, 9-12. Gravetiense, 13-14. Auriñaciense, 15-16. Musteriense. Dibujos: 1-9, 14 y 16 E. Duarte, 10-12 L. Martínez, 13 y 15 D. Santamaría. Estrato VII. Gravetiense final con puntas de la Gravette, microgravettes y laminillas con borde abatido (Fortea,1992). En las actuales investigaciones se han detectado unos pocos Noailles por lo que es más ajustado adscribir este nivel a una fase avanzada del Gravetiense. Estrato VIII. Gravetiense con Noailles, microgravettes y tipos pedunculados próximos al morfotipo Font-Robert (Fortea,1992). Estrato IV. Se corresponde con el estrato IV del sector central. Asignado al Magdaleniense medio (Fortea,1990, Duarte, 2010). Estrato IX. Gravetiense con Noailles, microgravettes, numerosos buriles y un tallo fósil de calamites modificado voluntariamente (Fortea,1992; Martínez y Rasilla, 2013). Datado en 24.680 ± 130 años BP(OxA-21688). Estrato V. Similar al V del sector central. Asignado al Solutrense superior (Fortea,1990). Estrato X. Gravetiense con Noailles (Fortea, 1992; Martínez y Rasilla 2013). Estrato VI. Solutrense medio con puntas de cara plana y hojas de laurel (Fortea,1990, Fernández de la Vega y Rasilla, 2012). Estrato XI. Auriñaciense con raspadores carenados y en hocico, buriles carenados/busqué y laminillas Dufour subtipo Roc-de-Combe. Este nivel perte- 97
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  BP  Ly-3316  Gonz  lez-Morales et al., 1989  Fortea, 1990, Duarte, 2010 . El contacto c...
98 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO nece al Auriñaciense reciente (Martínez, 2010) y ha sido datado entre 27.900 ± 280 (OxA-X-2290-19) y 30.600 ± 370 años BP (OxA-21687). Estrato XII. Auriñaciense con raspadores carenados y en hocico, buriles carenados/busqué, algunas láminas auriñacienses y numerosas laminillas Dufour subtipo Roc-de-Combe. Adscrito al Auriñaciense reciente (Santamaría, 2012). En F-26 se recuperaron dos puntas de azagaya con la sección aplanada. Datado en 31.500 ± 400 (OxA-21689) y 31.600 ± 400 años BP (OxA-21678). Estrato XIII. Este nivel se superpone a XIII basal en los cuadros G-25 a G-27 y a XIII inferior en la banda F. Asignado al Auriñaciense antiguo (Santamaría, 2012), con numerosos raspadores carenados, algunas láminas auriñacienses y laminillas Dufour subtipo Dufour. En el cuadro F-27 se recuperó una azagaya de base hendida con sección elíptica. El tramo medio y superior de este nivel ha sido datado entre 30.650 ± 360 (OxA-21845) y 31.860 ± 680 años BP (GifA-95463). Las interfacies XIII-XIII basal y XIII-XIII inferior han sido datadas respectivamente en 35.800 ± 1000 (GifA-95550) y 36.500 ± 750 años BP (Ly-6390). Estrato XIII inferior. Primera ocupación Auriñaciense del yacimiento. Esta unidad se depositó parcialmente sobre los estratos XIII basal, XIV*, XIV e IA, profundizando en algunas zonas del sector hasta la roca basal. El contacto entre esta unidad y las infrayacentes (IA, XIV, XIV* y XIII basal) es discordante erosivo. Clasificado como Protoauriñaciense polimórfico con núcleos prismáticos microlaminares, raspadores carenados, y laminillas Dufour subtipo Dufour (Santamaría, 2012). Sólo se ha podido datar el contacto con el suprayacente XIII (Ly-6390, vid supra). NºInv Ref. Lab Nivel Pret. Edad BP Edad cal BP Desde Hasta VI-1 Ly-3317 IV C 13300±150 15986±223 16453 15515 VI-2 Ly-3316 IV C 13360±190 16075±285 16664 15469 VI-45 OxA-21688 IX UF 24680±130 28716±152 29016 28403 VI-35 OxAX-2290-19 XI UF 27900±280 31800±376 32586 31190 VI-36 OxA-21686 XI UF 20820±130 - - VI-39 OxA-21687 XI UF 30600±370 34581±342 35285 33922 VI-83 OxA-19195 XI ABA 30130±170 34180±176 34541 33848 VI-72 OxA-21678 XII UF 31600±400 35521±415 36309 34734 VI-73 OxA-21689 XII UF 31500±400 35431±409 36231 34671 VI-4 Ly15/OxA-4092 XIII C 19930±220 - - VI-5 GifA-95463 XIII C 31860±680 35976±828 37846 34545 VI-67 OxA-21705 XIII UF 31160±230 35073±248 35582 34615 VI-68 OxA-21845 XIII UF 30650±360 34621±339 35320 33967 VI-6 Ly-6390 XIII-XIII inf C 36500±750 41043±676 42341 39676 VI-7 GifA-95550 XIII-XIII bas C 35800±1000 40412±961 42230 38560 VI-8 GifA-99230 XIII bas C 48100±1600 50650±1820 54424 47305 VI-9 GifA-99231 XIII bas C 37700±590 - - - VI-10 GifA-95537 XIII bas C >39000 - - - VI-85 OxA-19144 XIII bas ABOx >59300 - - - VI-85 OxA-19196 XIII bas ABA >62000 - - - VI-11 GifA-95551 XIV* C >39000 - - - - - Tabla 1. Dataciones de La Viña. En negrita se muestran las dataciones anómalas. Pretratamiento (Pret). UF: Ultrafiltración. ABA: ácido/base/ácido. ABOx: ácido/base/oxidación. C: Convencional. Las Columnas Edad cal BP, Desde y Hasta están calibradas con el programa OxCal a partir de la curva IntCal 2013 (Bronk Ramsey, 2009, Reimer et al., 2013).
98  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONO...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS Estrato XIII basal. Última ocupación Musteriense del yacimiento. Sólo se conserva en la banda G, y en los subcuadros 3, 6 y 9 de F-25 y 1 de F-26. Hacia el sur, el nivel se acuña pasando a XIII inferior. El contacto entre estas unidades es discordante erosivo. Se trata de un Musteriense rico en industria lítica, con numerosas raederas de variada tipología, alguna punta musteriense y de Tayac, bastantes denticulados, una buena punta de Chatelperron y cuatro bifaces con el filo transversal (Santamaría, 2012). Datada en >62.000 años BP (OxA-19196). Estrato XIV*. Esta unidad se conserva en las bandas 25 y 26 del sector occidental. No se superpone a XIV, sino que ambas dibujan en el corte una banda pseudohorizontal con similares cotas a techo y muro. Esta unidad se deposita parcialmente sobre IB, IA y XIV en discordancia erosiva. Musteriense con más raederas que denticulados y algunas puntas musterienses (Santamaría, 2012). Datado en >39.000 años BP (GifA-95551). Estrato XIV. Esta unidad sólo aparece en las bandas 26 y 27. Musteriense con más denticulados que raederas (Santamaría, 2012). Estrato XV/IA. Presente en las bandas 25 y 27 del sector occidental. Musteriense con más denticulados que raederas (Santamaría, 2012). Estrato IB. Preservado en los subcuadros 7, 8 y 9 de G-25, y 1-2 de G-26. Musteriense con pocos efectivos líticos y una proporción equilibrada de raederas y denticulados (Santamaría, 2012). Alvaro Arrizabalaga *, María-José Iriarte-Chiapuso ** Estrato RA. Roca basal alterada. Arqueológicamente estéril. Los procesos erosivos identificados en el tramo inferior del sector occidental, desde IB hasta XIII, han favorecido el desplazamiento vertical y lateral de materiales arqueológicos entre los niveles Musterienses y Auriñacienses. Esas contaminaciones han desempeñado un papel significativo en la configuración tecnotipológica de la serie estudiada, generando una transición PM-PS autóctona (i.e. arraigada culturalmente al Musteriense local) y gradual, reconocible al menos desde IA, pero cuyo origen es estrictamente tafonómico o postdeposicional. Esas contaminaciones son muy evidentes en los niveles musterienses y algo más sutiles o esquivas en los niveles auriñacienses, más claras en XIII inferior que en XIII, e imperceptibles en XII (Rasilla y Santamaría, 2011-12, Santamaría, 2012). Por su parte, los grabados parietales se distribuyen en cinco áreas diferentes a lo largo del gran frente rocoso, todos expuestos a la plena luz del día(GonzálezPumariega,2013). En la actualidad están despejados unos cuantos conjuntos grabados, que fueron documentándose en paralelo al desarrollo de las excavaciones. Éstos han sido organizados en dos horizontes gráficos sucesivos en el tiempo (Fortea, 1994): el primero y más antiguo, asociado al auriñaciense, formado por series de líneas profundamente grabadas, organizadas rítmicamente en diferentes agrupaciones; y el segundo, graveto-solutrense, constituido por representaciones figurativas (fundamentalmente, ciervas) y no figurativas. Labeko Koba (Arrasate, Gipuzkoa) 1. Introducción El yacimiento arqueológico de Labeko Koba se localizaba en el extremo sudoccidental del territorio guipuzcoano, en el tramo alto del río Deba, dentro de un entorno fuertemente antropizado (prácticamente dentro del casco urbano de Arrasate). Como todo el territorio guipuzcoano, se sitúa en un área geográfica de encrucijada entre los medios cantábrico, aquitano y pirenaico. Su excavación arqueológica tuvo lugar entre septiembre de 1987 y diciembre de 1988, en unas condiciones excepcionales, que podrían denominarse de salvamento, mejor que de urgencia. La metodología de trabajo fue adaptada en algunos términos con el fin de garantizar la remoción total del yacimiento antes de la destrucción de la cavidad * Universidad del País Vasco (UPV-EHU). Tomás y Valiente s/n. 01006 Vitoria. alvaro.arrizabalaga@ehu.es ** Universidad del País Vasco IKERBASQUE (UPV-EHU). Tomás y Valiente s/n. 01006 Vitoria. 99
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  Estrato XIII basal.   ltima ocupaci  n Musteriense del yacimiento. S  lo se conserva en...
100 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO por la carretera de circunvalación de Arrasate, pero incluyó las garantías comunes a esta modalidad de depósito. Todo el sedimento recuperado en la excavación fue tamizado con agua, lo que permitió una recuperación sistemática del conjunto de los restos del yacimiento, próximo a la totalidad. De hecho, las dataciones absolutas, el espectro de fauna determinado (Fig. 1), los análisis paleoambientales y los tecnocomplejos líticos y óseos permiten en el caso de Labeko Koba precisar bastante bien la caracterización de las ocupaciones humanas del yacimiento. A estos efectos, se puede afirmar que Labeko Koba constituye uno de los principales yacimientos correspondientes al Paleolítico superior inicial excavados en el medio cantábrico durante las últimas décadas. Con cierta posterioridad a la excavación, fueron publicados avances a su monografía (Arrizabalaga, 1989a, 1989b, 1991, 1992, 1993), la propia monografía con numerosos estudios analíticos (Arrizabalaga y Altuna –eds.–, 2000) y síntesis resumidas sobre sus contenidos (Arrizabalaga et al., 2000, 2002, 2003). 2. Circunstancias del depósito y su datación Las circunstancias postdeposicionales han alterado mucho los restos arqueológicos. La mayoría de la superficie del yacimiento ha perdido la protección de la visera rocosa original, de modo que los restos allí depositados han sido intensamente lavados por la lluvia y sometidos a todos los elementos naturales. Esta degradación afecta de modo especial a los restos óseos (tanto faunísticos, como de industria) y polínicos, y llega a alterar fuertemente el registro lítico. De hecho, esta circunstancia es la que impone mayores limitaciones a la lectura e interpretación del yacimiento, muy por encima de las que se pueden suponer por tratarse de una excavación de desarrollo ininterrumpido durante un largo período. Por recordar un dato especialmente sintomático, destacaremos que las principales diferencias estratigráficas del sitio se dan lateralmente (en función a la ubicación bajo visera o exterior a la misma), frente a las verticales, más atenuadas (sobre todo en el área exterior a la protección del pequeño abrigo rocoso). Figura 1. Muestra de la fauna recuperada. Industria ósea de los niveles VII a IV (Protoauriñaciense y Auriñaciense antiguo).
100  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS La datación radiocarbónica de los diferentes niveles del yacimiento ha resultado dificultosa por las particularidades tafonómicas del depósito, cuyos sedimentos se han visto sometidos a un intenso lavado. Las fechas inicialmente disponibles resultaban mucho más recientes que las previstas para el Paleolítico superior inicial de la región: Nivel IX inferior (Chatelperroniense) 34.215 + 1265 BP (Ua 3324); Nivel VII (Protoauriñaciense) 31.455 + 915 BP (Ua 3321); Nivel V (Auriñaciense antiguo) 30.615 + 820 BP (Ua 3322). Recientemente ha sido publicado un artículo (Wood et al., 2014) que presenta diecinueve fechas nuevas para la secuencia de Labeko Koba, mucho más consistentes entre sí y con el nuevo marco regional para el Paleolítico superior inicial tras el empleo de los nuevos pretratamientos de las muestras radiocarbónicas (en este caso, por ultrafiltración). De acuerdo al mismo, las fechas sin calibrar que enmarcan el Chatelperroniense en el lugar serían el 38,100 ± 900 BP (OxA-22562) y el 37,400 ± 800 BP (OxA-22560); por su parte, el Protoauriñaciense abarcaría entre el 35,250 ± 650 BP (OxA-21793) y el 36,850 ± 800 BP (OxA-21766); y los tres niveles del Auriñaciense antiguo, del 35,100 ± 600 BP (OxA-21778) para el nivel VI, entre el 34,750 ± 750 BP (OxA-21767) y el 34,650 ± 600 BP (OxA21779) para el nivel V, y entre el 33,600 ± 500 BP (OxA-21768) y el 33,550 ± 550 BP (OxA-21780), para el nivel IV. La calibración, tal y como se muestra en el citado artículo, representa un envejecimiento adicional de estos resultados entre cuatro y seis milenios. Así, la curva de probabilidades de las dataciones más antiguas supera netamente el 44,000 cal BP y las dataciones más recientes son, como mínimo del 37,000 cal BP. Estas fechas resultan significativamente más consistentes con el nuevo marco regional establecido para el SW de Europa (Francia, Italia, Alemania). Debemos añadir que casi todas estas nuevas dataciones han sido efectuadas sobre retocadores en hueso, con el objetivo de minimizar el riesgo de datar restos óseos introducidos por depredadores o carroñeros y sin relación directa, por tanto, con la actividad humana. 3. La secuencia estratigráfica de Labeko Koba y su reconstrucción arqueológica Tenemos constancia de unas primeras visitas a la cueva por parte de las especies que se alternarán a lo largo de toda la secuencia en su ocupación (diversos carnívoros y humanos). Antes de que comenzara a sedimentarse la boca que nosotros excavamos, existía al fondo de la misma una sima que daba acceso a la red kárstica inferior de Labeko Koba. Tanto en el tramo superior de esta sima, como en la base del cono de derrubios en ella originado, fueron recuperados en 1973 y 1987 tres lotes de materiales (fundamental- mente arqueozoológicos), denominados como Sima (1973), Derrubio Superior (1987) y Derrubio Inferior (1987). La presencia de un fragmento de punta de Châtelperron entre los materiales de Sima, de un recorte de buril (en Derrubio Superior) que remonta con un buril del subnivel IX inferior y las asociaciones de fauna presentes en ambos lotes conducen a sospechar cierta identidad cronológica entre estos materiales y el conjunto del nivel IX. Es probable, por tanto, que estos materiales carentes de estratigrafía se correspondan con unas primeras visitas de hienas, osos de las cavernas y humanos a Labeko Koba, en el caso de los carnívoros, empleando la sima como guarida. La presencia humana, muy ocasional, resulta más difícil de explicar, aunque puede interpretarse en relación con el aprovisionamiento de recursos bióticos (carne, piel, cuerna, hueso, etc.) presentes en la sima por la actividad de los carnívoros, principales actores en la tanafocenosis de la base del depósito. La presencia de abundantes restos de hiena y oso en la sima se explicaría porque tendrían dificultades para remontar la pendiente de la estrecha sima de Labeko Koba, tras arrojar a ella los despojos de animal para comérselos. Así, algunos de estos carnívoros morirían en la propia cueva inferior. Destacan entre sus presas el caballo y el ciervo, especies que quedarán relegadas a posiciones más secundarias en aquellos niveles en los que es el ser humano el principal autor de los aportes de fauna. La sedimentación del yacimiento se origina al cegarse parcialmente la sima que alimentaba al cono de derrubios de la red inferior. Suponemos que durante algún tiempo la sima todavía se activaba ocasionalmente como sumidero por el parecido de los materiales paleontológicos del subnivel IX superior y los del Derrubio Superior. En cambio, no hay una sola laminita Dufour entre sus materiales (sobreabundantes en el nivel VII), lo que permite deducir que el cierre definitivo de la sima se produjo en este período o en el nivel VIII (estéril desde el punto de vista arqueológico). También se puede haber producido una obstrucción completa del sumidero antes de la deposición del nivel IX, activándose con posterioridad de modo ocasional. En todo caso, lo que parece cierto es que sólo arrastra materiales sedimentarios englobados en los subniveles IX inferior y superior, y quizás también VIII. Las primeras fases de colmatación de Labeko Koba, que suponen prácticamente la mitad de la potencia arqueológica total del yacimiento, constituyen el nivel IX (en algunos cuadros se aproxima a los dos metros de espesor). Este nivel no parece tener origen antrópico y la mayoría del material en él recuperado está constituida por restos faunísticos, acumulados 101
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  La dataci  n radiocarb  nica de los diferentes niveles del yacimiento ha resultado di  ...
102 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO por los aportes de hienas (que han dejado parte de sus restos óseos y marcas de dentelladas en buena parte de la serie) y otros carnívoros (Arrizabalaga et al., 2010; Villaluenga et al., 2012). Como ocurría entre los materiales arqueológicos procedentes de la red inferior de galerías, la presencia humana parece limitarse a visitas esporádicas de aprovisionamiento de materiales o carne. En el curso de estas visitas han dejado algunos testimonios de industria, cuyo carácter es oportunista (apenas se talla y los restos son soportes brutos o útiles probablemente empleados como instrumental de corte). La distribución de restos arqueológicos en su interior, así como algunas diferencias sedimentarias menores aconsejaron, ya desde su misma excavación, diferenciar dos tramos o subniveles en el seno del nivel IX, separados por un horizonte de fragmentos de plancha estalagmítica. El subnivel IX inferior ha sido atribuido a un alto de caza del Castelperroniense, fundamentalmente por el peso que tiene sobre un lote restringido de industria lítica la presencia de tres puntas de Chatelperron (Ríos-Garaizar 2008; Ríos-Garaizar et al., 2012). También está presente un fragmento de azagaya, muy deteriorada. Llama la atención el hecho de que la escasa industria lítica procedente de este subnivel muestre ya unas características propias del Paleolítico superior, como la alta laminaridad del conjunto. Del mismo modo, las fuentes de aprovisionamiento del sílex van a ser las mismas observadas a lo largo de todos los niveles: la Sierra de Urbasa y el sinclinal de Treviño (por el Sur) y el Flysch costero (al norte) integran los afloramientos detectados. Estas circunstancias van a ser comunes a toda la serie de Labeko Koba. La información ambiental para este subnivel IX inferior procede de diversas muestras de polen y Sedimentología, así como a la ecología de las especies animales acarreadas al yacimiento por los carnívoros. Se observa cierta convergencia en estos análisis, que proponen una datación en el Interestadio Würmiense– Les Cottés para esta fase húmeda y relativamente atemperada con la que arranca la serie estratigráfica. Así, la Sedimentología detecta un alto grado de humedad, en paralelo a un ambiente en el que, si hay frío, no es intenso. El análisis polínico, desarrollado a partir de muestras exteriores a la columna principal, testimonia la aparición de taxones mesotermófilos (como Castanea). Entre los macromamíferos se observa la presencia muy dominante (65%) de ciervo, y una menor frecuencia de hiena que en el derrubio superior, en un espectro que da indicación más atemperada que en al tramo superior del nivel. Salvo restos aislados de reno, están ausentes los indicadores de clima frío. Como sucede en el resto de la serie estratigráfica, los micromamíferos proporcionan una lectura templada del nivel y la avifauna no proporciona información significativa a estos efectos. El tramo superior del nivel IX ocupa la mayor parte de la unidad y carece prácticamente de restos de industria (apenas cinco lascas de sílex y otros tantos posibles percutores en asta de megaceros). Desde el punto de vista cultural resulta complicado etiquetar este subnivel, que se ubica como sándwich entre el Castelperroniense (IX inferior) y el Protoauriñaciense (VII), separándolos más netamente que el irregular nivel VIII. Sin embargo, su caracterización ambiental permite certificar que hemos entrado en el Pleniglaciar – Würm III. En efecto, la indicación proporcionada por Sedimentología, Palinología y Arqueozoología es de frío intenso. La Sedimentología detecta además un ambiente húmedo, de poca energía, que disminuye a techo del nivel. La vegetación estépica y el recrudecimiento climático se visualizan en el registro polínico con el dominio de Poaceae en todo el nivel, así como por la presencia continua de Ephedra. Entre los espectros de ungulados se restringe el dominio de ciervo e irrumpen con fuerza sobre la secuencia estratificada mamut y rinoceronte lanudo. El nivel VIII, localizado de manera difusa en distintos lentejones por la cueva, se caracteriza precisamente por ser arqueológicamente estéril. Con mucha frecuencia, el nivel VII descansa directamente sobre el techo del nivel IX, sin solución de continuidad. Precisamente por su carácter discontinuo, no ha sido identificado en las columnas de muestreo y carecemos también de información paleoambiental respecto al mismo. En cuanto al nivel VII, marca una inflexión clara con respecto a los niveles subyacentes. Por primera vez en la secuencia de Labeko Koba, el ser humano cobra auténtico protagonismo, rivalizando con los carnívoros (en este nivel, fundamentalmente osos) para ocupar el pequeño espacio disponible. Aunque en el registro del que disponemos no podemos discriminar su ritmo, parece haberse dado una alternancia entre ocupaciones humanas de cierta estabilidad en el tiempo, con el aprovechamiento de la cueva como cubil de osos. De hecho, la industria lítica parece indicar que este nivel es el único de Labeko Koba que presenta un conjunto relativamente completo y cerrado, en el que están incluidos todos los segmentos de la cadena operativa lítica. En particular, por la composición de su industria lítica (Fig. 2), este nivel se conforma como claramente Protoauriñaciense, en concreto de la variedad con abundantes laminitas de retoque semiabrupto (frecuentemente, tipo Dufour). Las fuentes de aprovisionamiento del sílex son sustancialmente las mismas (como en el resto de la secuencia), aunque se nota un avance del aprovisionamiento desde los afloramien-
102  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS Figura 2. Muestra de la industria lítica. tos del sur en los niveles de ocupación estable, frente a una mejor representación del sílex del Flysch septentrional, común en las presencias más esporádicas. Sin embargo, la proximidad física de los afloramientos y su conocimiento no parecen presuponer completa accesibilidad, puesto que el aprovechamiento de la materia prima en toda la secuencia es de tal Figura 3. Canto con líneas grabadas del nivel VII. grado, que permite detectar una grave escasez de recursos líticos. En el nivel VII han sido recuperados varios restos (un canto con líneas grabadas (Fig. 3), una pequeña bola de ámbar y varias evidencias de decoración sobre soporte óseo) que testimonian que, al menos desde el Protoauriñaciense, estos grupos disponían de un universo simbólico similar al que se observará a lo largo del Paleolítico superior. Como consecuencia de la irregular presencia de este tipo de restos en los inicios del Paleolítico superior cantábrico, nos podemos encontrar ante los primeros testimonios de este tipo descritos para el norte peninsular. Desde el punto de vista ambiental, la lectura del nivel VII no es unívoca a la luz de las diferentes analíticas. La Sedimentología registra una notable intensificación del frío. En el registro polínico, la base del nivel evidencia un mantenimiento o incremento del frío observado en el subnivel IX superior, en paralelo a una reducción de la humedad. Sin embargo, en el tramo superior del nivel VII se revela una mejoría notable, presentándose un paisaje más atemperado y húmedo, del que desaparecen los taxones estépicos. Finalmente, el análisis arqueozoológico detecta un importante cambio en la representación de ungulados, probablemente relacionada con la generalización del aporte humano. Desde el punto de vista ambiental, aunque no se han discriminado distintos tramos, se observa una disposición predominante de los res- 103
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  Figura 2. Muestra de la industria l  tica.  tos del sur en los niveles de ocupaci  n es...
104 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO tos de rinoceronte lanudo en la base del nivel, del mismo modo que corzo y jabalí se ubican preferentemente en su zona superior, lo que puede contribuir a confirmar la hipótesis planteada por la Palinología. En Labeko Koba, los niveles VII y V se encuentran separados por un nivel VI, muy pobre, que parece bascular culturalmente más hacia el nivel V que hacia el VII por su composición industrial. Aunque la industria lítica no es significativa, en este nivel existe una evidencia ósea que ha sido identificada como azagaya de base hendida, testimonio que nos acota la ocupación como una primera presencia de gentes del Auriñaciense antiguo. Caracteriza a este nivel VI una gran cantidad de cantos y pequeños bloques, a menudo cementados por una reactivación de la cavidad que ha disuelto y precipitado parte de los carbonatos contenidos en los propios cantos. Resulta sugerente ver en esta masa brechificada el resultado de la última fase de colapso importante de la visera de la cueva. El mantenimiento o incremento de la humedad está certificado por Sedimentología y Palinología, aunque se registra menor unanimidad en la caracterización de la temperatura dominante durante la deposición de esta unidad. Mientras que la Sedimentología observa una remisión del frío en el nivel VI, el registro polínico parece evidenciar un empeoramiento climático, que se cierra con un paisaje plenamente estadial. El análisis arqueozoológico no aporta demasiada información desde el punto de vista ambiental, aunque sí muestra una regresión en los aportes de carnívoros (que ahora son de pequeña talla) sobre el conjunto del nivel, en correlación con la mayor importancia de la caza humana. En este sentido, el gran incremento en la presencia de bovinos (seguido de ciervos y caballos) marca la pauta del resto de la secuencia, que llama la atención por diversas características recurrentes. Entre éstas, citaremos la especialización en la caza de bovinos que se evidencia si expurgamos los restos de carnívoros del conjunto, la práctica ausencia de animales de roquedo entre las especies cazadas, o la determinación de un área probable de explotación preferente sobre la vega del río Aramaio, en cuyo otro extremo se localiza el yacimiento de Lezetxiki. La adscripción cronológica del nivel V también se presenta como cierta, a la vista de la existencia de una azagaya de base hendida casi completa en esta unidad. También existen otros fragmentos de azagaya de sección aplanada que pueden corresponder a restos de este tipo óseo. Los tecnocomplejos líticos apuntan en la misma dirección, al presentarse los niveles modal y grupal dentro de los parámetros observados para el Auriñaciense antiguo en otros niveles del Cantábrico (Cueva Morín o la Cueva del Polvorín, entre otros). En el nivel V, todavía se dispone de cierto grado de información paleoambiental, si bien los datos polínicos proceden de muestras aisladas. La Sedimentología vuelve a registrar una situación de frío intenso, del mismo modo que las citadas muestras de polen, en las que también es relevante la caída de la humedad ambiental. Tanto en este registro, como en el superior (nivel IV), está constatado el empleo de restos óseos como combustible, tras haber sido cuidadosamente fragmentados (Yravedra et al., 2005). Cabe sospechar que, en un entorno sin apenas cubierta forestal, se empleara este subproducto como combustible, una vez recuperados los restos de tuétano más fácilmente aprovechables. En el registro arqueozoológico vuelve a presentarse el mamut, atestiguando también el deterioro climático. Respecto a sus variables económicas, este nivel permite observar una todavía mayor especialización en la caza de bovinos, a los que siguen en preferencias caballos, ciervos y otros ungulados. El nivel IV de Labeko Koba se presenta más problemático de datar. Apenas contamos con una datación absoluta. Nuestro principal apoyo para la adscripción del nivel IV consiste en su fuerte similitud con el nivel V, a todos los efectos (ambiental, sedimentario, industrial, comportamental). Si observamos el registro lítico comprobamos que en la mayor parte de los tests empleados en la dinámica estructural de la industria lítica, ambos niveles tienden a asociarse. La estructura lítica más diagnóstica a efectos culturales (la modal) muestra una gran similitud entre ambos modelos, a pesar de que el retoque semiabrupto, todavía fuertemente presente en el nivel V, casi desaparece en el nivel IV. También resulta fácil referir este modelo de Auriñaciense antiguo con otros posibles paralelos (unidades de Gatzarria o Cueva Morín). La industria ósea no aporta informaciones determinantes a efectos de cronología cultural. En consecuencia, consideraremos a este nivel IV como una fase más avanzada del Auriñaciense antiguo. Debe de precisarse en este punto que no nos referimos a un Auriñaciense evolucionado o évolué en su nomenclatura francesa, que reúne una serie de características que lo hacen diferenciarse netamente del Auriñaciense antiguo. En su conjunto, en la caracterización del nivel IV parece predominar la proximidad al modelo del nivel V. El análisis sedimentológico detecta para el nivel IV una remisión progresiva del frío. No contamos con otras informaciones relevantes para conocer la climatología paralela a la deposición del nivel, ni los posteriores, puesto que el registro polínico se encuentra muy alterado y los restos de ungulados siguen manteniendo unas circunstancias similares a las del nivel V, con gran predominio del gran bóvido, seguido en esta ocasión de caballo y ciervo.
104  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS Las últimas ocupaciones del yacimiento se detectan en el nivel III, con la cueva casi colmatada. No existen dataciones, ni prácticamente materiales susceptibles de ser datados en este nivel. Además, las industrias localizadas en el mismo son particularmente pobres. Por estos motivos, el único elemento de juicio para aproximarse a la posible datación del mismo deriva de la continuidad entre los niveles III y IV, tanto por cuanto se refiere a la estratigrafía, como a otras Alvaro Arrizabalaga * Lezetxiki (Arrasate, Gipuzkoa) 1. Historia de las investigaciones La cueva de Lezetxiki, aunque conocida desde 1927, sólo comenzó a excavarse en 1956, tras la vuelta de J. M. de Barandiarán del exilio. Entre 1956 y 1968, sólo o en compañía de diversos colaboradores (Fernández Medrano, Boucher o Altuna, entre otros), Barandiarán excavó una superficie superior a los cien metros cuadrados, en una profundidad superior a los nueve metros en algunos tramos. La secuencia incluía niveles del Paleolítico medio y superior, además de diversos restos humanos fósiles con una contextualización bastante deficiente, debido a la mala conservación de la secuencia y las dificultades de lectura del yacimiento. Las memorias de excavación fueron publicadas en fascículos anuales, así como los estudios de los restos antropológicos (Basabe), faunísticos (Altuna y Chaline) o la secuencia sedimentológica (Kornprobst y Rat), entre otros análisis. Tratando de clarificar algunos aspectos no resueltos por estas publicaciones, en 1996 (y hasta la actualidad) un nuevo equipo está excavando de nuevo, bajo la dirección de A. Arrizabalaga y M. J. Iriarte-Chiapusso, en un sector más restringido del yacimiento. Se trata de una superficie de unos veinticinco metros cuadrados, en el perfil sur de Barandiarán y una trinchera de cuatro metros cuadrados en un locus lateral, denominado Lezetxiki II. 2. Secuencia cronoestratigráfica Aunque las excavaciones modernas han mantenido la trama topográfica de las antiguas, los niveles han * circunstancias (la fauna recuperada es muy similar, la escasa industria lítica, coherente, y la Sedimentología indica que prosigue el atemperamiento iniciado en el nivel IV). A juzgar por ello y teniendo en cuenta que no parecen registrarse hiatus sedimentológicos entre el inicio de la estratificación y la colmatación de la cavidad podemos deducir que el nivel III no se ubica cronológicamente lejos del Auriñaciense antiguo al que adjudicábamos los niveles V y IV. sido nombrados con otra nomenclatura (con letras, en lugar de números romanos) para evitar confusiones. De muro a techo, los niveles anteriores al Eemiense serían las unidades VII y VIII de Barandiarán, y las M, N, O, P y R, hasta el momento en la de Arrizabalaga. Por encima de ellos, los niveles musterienses de Barandiarán serían las unidades IIIb, IVa, IVc, Va y VI, que se corresponden con nuestras unidades F, G, I, J (Fig. 1) y L, respectivamente. Finalmente, el nivel Auriñaciense (IIIa o E), Solutrense (D) y Magdaleniense (Ia o B) completan nuestra secuencia. La intrincada topografía de la cueva y la enorme superficie excavada hasta el momento explican las discrepancias entre ambas series, casi todas las cuales se concentran en la secuencia basal de la cueva, en que Barandiarán sólo intervino en una pequeña zona marginal, mientras las excavaciones modernas están permitiendo descubrir una secuencia nueva y cada vez más antigua. Por estos mismos motivos, conviven en el yacimiento de Lezetxiki los medios sedimentarios exteriores, intensamente lavados, con áreas bien protegidas en el interior de la cueva y áreas intermedias de transición o abrigo. Los cambios laterales en las condiciones del relleno sedimentario y en el grado de conservación de los materiales arqueológicos recuperados son, por esta causa, muy notables. Esto ha provocado igualmente enormes dificultades para la datación precisa del yacimiento (Falguères et al., 2005/2006), a pesar de los numerosos intentos efectuados, según métodos diversos (radiocarbono, Th/U, ESR, AAR, entre otros). Atendiendo a criterios geo- Universidad del País Vasco (UPV-EHU). Tomás y Valiente s/n. 01006 Vitoria. alvaro.arrizabalaga@ehu.es 105
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  Las   ltimas ocupaciones del yacimiento se detectan en el nivel III, con la cueva casi ...
106 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO sica. Igualmente, hemos iniciado la cuadrícula en la que sería la banda E de la misma, dejando un corte abierto Norte/ Sur, del que no disponemos en la excavación clásica, puesto que la estrategia de trabajo obligaba a excavar de pared a pared en el túnel. Figura 1. Fragmento de mandíbula de Macaco de Berbería, procedente del nivel J de Lezetxiki II. Referencia: Castaños et al., (2011). cronológicos y bioestratigráficos expuestos en diferentes publicaciones, estimamos que el muro de Lezetxiki II está establecido en el estadio isotópico 6, mientras que el nivel R de Lezetxiki, el más profundo que estamos excavando, se corresponde ya, probablemente, con el estadio isotópico 7. 3. Interpretación del yacimiento y aspectos destacados de las nuevas campañas Las más recientes campañas de actuación vienen aportando algunas informaciones de cierto interés para la revalorización del yacimiento de Lezetxiki. Algunas de ellas requieren trabajo adicional, de modo que podamos ir obteniendo durante los próximos años toda una serie de resultados de analíticas y dataciones que nos permitan conocer mejor el yacimiento. En este sentido, la mayor parte de las observaciones que siguen a este texto deben valorarse aún como provisionales y pendientes de verificación en una memoria exhaustiva. 3.1. Conflictos estratigráficos En este sentido, nuestra contribución se refiere básicamente al seguimiento de las circunstancias estratigráficas en el área de excavación abierta en el perfil sur de la excavación Barandiarán. Hemos abierto una superficie de unos veinte metros cuadrados (su evolución en profundidad motiva cambios continuos de su superficie) en las bandas 18, 20, 22 y 24, proyectando la cuadrícula de la excavación clá- Lo que podemos decir a partir de nuestra experiencia acerca de la estratigrafía de Lezetxiki es que parece bastante clara y continua. Clara, en el sentido de que los contactos entre niveles (casi siempre de un espesor grande o muy grande) resultan bastante netos (si se identifican durante el trabajo de campo) y que también hemos registrado la alternancia entre niveles con industria y sin industria que facilitó en su día a Barandiarán el seguimiento de un criterio uniforme para la adjudicación de niveles a la mayor parte de la excavación. Continua, desde la perspectiva sedimentaria, puesto que la caracterización sedimentaria resulta muy homogénea (grandes paquetes de arcillas muy compactas, ocasionalmente conteniendo bolos calcáreos de diferentes tamaños) entre nuestros niveles A y L (hasta el VI de Barandiarán, inclusive); no se observan (salvo quizás en el tránsito entre los niveles IIIa y IIIb de Barandiarán) contactos erosivos que rompan esta uniformidad. Sólo muy ocasionalmente se han observado fenómenos de alteración estratigráfica (bio o crioturbación), focalizados en áreas puntuales. Entre estas alteraciones, las que parecen haber resultado más usuales son las deformaciones mecánicas originadas por la plasticidad de las arcillas embebidas en agua. Se ha especulado sobre el buzamiento original de los niveles en Lezetxiki. A partir de nuestras observaciones, podemos constatar que existía un fuerte buzamiento en el eje Norte–Sur (hacia el sur), que supone un desfase de unos tres metros de profundidad para los mismos niveles, sobre los quince metros de desarrollo lineal en este eje de la excavación Barandiarán. Sin embargo, sobre nuestro perfil Norte – Sur (en la banda E) este fuerte desequilibrio ha desaparecido y los niveles aparecen casi subhorizontales. Puede que este fenómeno guarde relación con la apertura del túnel por una brecha en su lado oriental en la banda 18 (precisamente, por esta brecha se accedía al yacimiento durante la excavación), justo en el límite de la zona que nosotros estamos excavando. Esta brecha pudo generar una tensión mecánica sobre los niveles arcillosos de Lezetxiki, originando la caída de sedimento y materiales arqueológicos de los niveles superiores hacia el barranco situado al este de la cueva. Superado este punto, zonas más bajas del túnel no se verían afectadas en tanta medida por esta tensión, manteniendo aproximadamente su disposición horizontal. La existencia de este fenómeno resulta una hipótesis de difícil verificación, desgraciadamente, al carecer de registro sedimentario en los tramos afectados del túnel. Sin embargo,
106  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS la presencia de algunos elementos arqueológicos en diferentes niveles de Lezetxiki, como diversos elementos incorrectamente adjudicados a industria ósea (en realidad, fruto de una alteración postdeposicional conocida como charriage à sec), permiten considerar seriamente esta hipótesis. Por el contrario, contamos con una información preciosa en cuanto se refiere al buzamiento de los niveles en el eje Este-Oeste. Para la zona que hemos podido controlar hemos verificado la complicación extrema de estos buzamientos, así como la imposibilidad de establecer una pauta firme para su buzamiento: algunos niveles están dispuestos subhorizontalmente, mientras que otros aparecen tendidos buzando ligeramente –o no tanto– hacia el Este, o hacia el Oeste, dominando (contra lo que se ha venido suponiendo) estos últimos. Sin duda, el efecto de abrigo que origina la pared rocosa determina que el sedimento se apile en mayor cantidad frente a ésta, cayendo luego hacia la pared (hacia el oeste) en un plano más o menos inclinado. Es muy probable que este mismo efecto se produjera en otras áreas del túnel (las bandas con número par) en las que la desaparición de la visera da lugar a una sedimentación característica de abrigo rocoso, y no de cueva. En el mismo sentido, aunque Lezetxiki constituye obviamente un fenómeno kárstico, su evolución postdeposicional guarda una relación directa con los yacimientos al aire libre, ya que la mayor parte del sedimento se localiza fuera del abrigo de la visera del túnel o de la pared rocosa. Por todos estos motivos, en la interpretación del relleno y la evolución del yacimiento debemos valorarlo en tres registros diferentes: como cueva, como abrigo rocoso y como yacimiento al aire libre. Estas circunstancias nos empujan a corregir nuestras valoraciones previas en relación con las adjudicaciones industriales de los diferentes niveles de Lezetxiki. Excepción hecha de las bandas centrales del yacimiento (las excavadas en primer lugar y en las que es presumible que la ausencia de materiales arqueológicos en el nivel superficial pudo originar una traslocación en la denominación de los niveles con respecto a las bandas al norte y al sur de ellas), nos inclinamos por respetar en su integridad las adjudicaciones de materiales arqueológicos a niveles establecidas por el excavador durante el trabajo de campo. Precisamente debido a esa ausencia de parámetros fijos en el buzamiento de los niveles, resolver gráficamente la adjudicación estratigráfica de materiales podría inducir a error la definición de conjuntos industriales. Es conveniente hacer también algunas indicaciones en relación con la caracterización industrial de las series de Lezetxiki, en particular las correspondientes a los subniveles de transición entre el Paleolítico medio y el Paleolítico superior. Sin querer prejuzgar la cronología que finalmente se adjudicará a los subniveles IVc, IVa y IIIa, siempre ha llamado la atención la presencia en los mismos de industria lítica heterogénea, que presenta componentes de Cadenas Operativas ambivalentes. Esta dualidad en la apariencia de la industria ha sido alternativamente atribuida al arcaísmo de los conjuntos del Paleolítico superior inicial cantábrico, a una mezcla cultural y tecnológica de modelos, a fenómenos de severa alteración postdeposicional y a una excavación poco cuidadosa. Nuestras observaciones permiten minimizar esta última hipótesis, puesto que venimos verificando sobre el terreno las principales situaciones anómalas detectadas en la excavación de Barandiarán y valorando la posibilidad de perturbaciones postdeposicionales. Así, como sucedía en cuadros distantes del nivel IVc, excavación Barandiarán, en los que se detectaban industrias laminares en el contexto de puntas Levallois, en nuestro caso y con una gran proximidad topográfica hemos localizado útiles muy similares a aquellos que debían probar la supuesta mezcla estratigráfica. O cuando se hacía hincapié en la gran cantidad de materias primas alternativas al sílex empleadas en Lezetxiki, nosotros hemos podido incrementar aún el margen de representatividad de aquellas. Todo ello, sobre paquetes estratigráficos que superan frecuentemente el metro de espesor y ante los que no resulta sencillo simplificar la explicación. En definitiva, la caracterización industrial de Lezetxiki requiere, desde nuestra perspectiva, una explicación en clave cultural y tecnológica y no cabe seguir invocando una y otra vez la sospecha de mezcla estratigráfica (independientemente de cuándo se date ésta) entre unidades que distan más de un metro de profundidad y están separadas por paquetes estériles desde el punto de vista industrial. En tal sentido, el conjunto de los niveles III y IV de Lezetxiki requiere una nueva aproximación en su estudio, prescindiendo de los tópicos sobre la caracterización “típica” del Musteriense o del Auriñaciense que tan poco aportan en este y otros yacimientos. 3.2. Geocronología Las dataciones disponibles para Lezetxiki hasta la fecha, por diferentes motivos, resultan poco determinantes, aunque marcan tendencias interesantes en la línea de valorar los niveles como más antiguos de lo supuesto inicialmente (Falguères et al., 2006). Uno de nuestros principales objetivos al abordar el estudio de Lezetxiki radica en dotar a la secuencia de un marco geocronológico que permita interpretar los niveles en un contexto regional más amplio. Durante las recientes campañas de excavación hemos recogi- 107
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  la presencia de algunos elementos arqueol  gicos en diferentes niveles de Lezetxiki, co...
108 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO do nuevas muestras de carbón vegetal y hueso para su datación por C14. Las cuatro muestras estudiadas hasta la fecha (C14 convencional y mediante acelerador) han dado resultados insatisfactorios, entregando fechas muy inferiores a las que corresponderían a su contexto arqueológico, por lo que se consideran aberrantes. En el artículo señalado contamos con las principales referencias disponibles a día de hoy, aunque contamos también con algunas novedades posteriores. Entre estas últimas, además del empleo de la técnica de racemización, contamos con algunos criterios bioestratigráficos, desarrollados en extenso en la más reciente bibliografía. Como ya ha sido expuesto en otras ocasiones y se explicará en el siguiente punto, en ausencia de materiales sedimentarios o arqueológicos que doten de contexto al conocido húmero de Lezetxiki (Fig. 2), nuestra esperanza se centra en la localización en Lezetxiki II del auténtico contexto de los fósiles humanos recuperados en la excavación clásica. Como ha sido indicado, existe cierta indefinición en la ubicación de los tres restos humanos fósiles con los que contamos en la excavación clásica de Lezetxiki. Si las piezas dentarias neandertales ubicadas entre los niveles III y IV pueden ser fácilmente concretadas a partir de sus coordenadas con respecto a la nube de puntos de los niveles arqueológicos y no presentan además dificultades de adscripción filética, no sucede lo mismo con el conocido húmero de Lezetxiki. Conocemos con precisión dónde fue localizado, pero ello no nos impide tener pegas en tres líneas diferentes de interpretación: 1. La adscripción filética del propio húmero resulta algo confusa en la literatura científica, siendo empleado, tanto como término de Figura 2. Húmero humano procedente del nivel VIII de la cueva de Lezetxiki (excavación J.M. de Barandiarán). comparación de materiales neandertales, como en relación a tipos humanos anteneandertales, como el Homo heidelbergensis (Fig. 2). 2. El húmero fue recuperado en una bolsa sedimentaria en la que no se recuperaron materiales líticos, ni óseos. Una vez vaciada tal bolsa, carecemos de posibilidades de datar elementos de ese contexto o de obtener informaciones paleoambientales referidos al mismo. Por otro lado, el alto grado de mineralización del húmero imposibilita su datación directa, que resultaría, por otro lado, muy discutible desde la perspectiva metodológica. 3. Desde 1998 venimos excavando en una pequeña cueva, que hemos denominado Lezetxiki II y que tiene una orientación dirigida hacia la cueva de Leibar. Esta pequeña cueva fue explorada ya durante la excavación clásica de Lezetxiki, precisamente con ocasión del hallazgo del húmero humano en la cueva de Leibar, pero debido a que la disposición de la criba había cerrado bastante su acceso, se desistió de investigarla. Hemos sospechado siempre que esta cueva puede presentar el auténtico contexto del húmero de Lezetxiki. Como consecuencia de todo lo anterior, hemos procedido sucesivamente a retirar el montón de criba de la excavación clásica, a localizar el suelo original de esta cueva y a abrir una excavación en trinchera (la cueva estaba colmatada de sedimento en algunos sitios hasta el mismo techo), avanzando cada año entre medio metro y un metro. En la campaña 2012 completamos la excavación de los cuadros J15, K15, L15 y M15, en una trinchera de un metro de ancho, cuatro de largo y unos 320 cm de profundidad. Sobre la misma estamos reconociendo una secuencia (Calcolítico, estéril, Paleolítico superior inicial, plancha estalagmítica, estéril, un posible Musteriense y niveles atribuidos a los MIS5 y MIS6). Durante la campaña 2004 efectuamos una topografía de detalle de esta cavidad y hemos podido ubicar la relación estratigráfica entre Lezetxiki II y la galería principal de Lezetxiki o la cueva de Leibar. Además de una pequeña galería, hoy inaccesible, que comunica directamente la galería principal de Lezetxiki con Lezetxiki II, parece evidente que hay una conexión directa entre Lezetxiki II y Leibar. De prolongar un metro más (cuadro I15) la trinchera hacia el oeste y bajando unos 50 cm desde el fondo actual de la misma, debemos dar con el techo de la cueva de Leibar, en el área aproximada en que fuera hallado el húmero de Lezetxiki. La relación topográfica entre ambas cavidades parece por tanto segura, y su vínculo estratigráfico, muy probable. Queda por verificar si, en estas circunstancias, existen y se han conservado más fósiles
108  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS humanos en la cueva de Lezetxiki II. En todo caso, contamos con una nueva estratigrafía en Lezetxiki II, paralela a las más antiguas ocupaciones de la cueva principal, así como de una fuente de máximo interés para dotar de contexto y soporte geocronológico a estas ocupaciones. 3.3. Comportamiento simbólico de los neandertales Aún cuando nunca supusimos que la apertura de una pequeña superficie de excavación nos fuera a aportar nuevos materiales arqueológicos muy relevantes para modificar la comprensión global de Lezetxiki, hemos recuperado una interesante colección malacológica (Fig. 3) (Arrizabalaga et al., 2011) que nos permite valorar el comportamiento simbólico de los últimos neandertales que ocuparon la cueva. Se trata de dos fragmentos de concha respectivamente para la base del nivel III y otras dos en el subnivel IVc. Las primeras (una, posiblemente de un molusco marino de clima cálido, y la otra, de un bivalvo de agua dulce) se situaban en la base del nivel III, precisamente en el mismo contexto en que fueron localizadas las dos piezas dentarias atribuidas al neandertal en las bandas 16 y 18 de la excavación. Para estas primeras apariciones, resulta muy complicado establecer que haya habido manipulaciones de las conchas, aunque también es evidente que ha existido una intencionalidad clara en la selección y transporte al yacimiento de dos restos en los que podemos descartar el fin alimenticio. Ambos restos se encuentran pulimentados y uno de ellos, de vivos colores, ha sido manifiestamente seleccionado entre otros muchos atendiendo a criterios estrictamente estéticos. El caso de las dos conchas marinas localizadas en el nivel IVc resulta aún más llamativo, en el doble sentido de que no cabe duda de que han sido los neandertales los autores del transporte de estas piezas al yacimiento (las piezas dentarias antes señaladas se ubican casi un metro por encima del nivel relativo de este hallazgo) y de que resulta más fácil establecer algún tipo de manipulación (siquiera complementaria a la acción natural de otros elementos) en ellos. Se trata de dos fragmentos de conchas de caracoles, probablemente marinos. Uno de ellos conserva la columna central y una sección de la pared exterior de la concha, de manera que puede emplearse como colgante simplemente haciendo pasar un cordel por el espacio intermedio. La otra parece un fragmento de la columna helicoidal de una concha aún mayor, dentro de la cual puede también hacerse pasar un cordón y emplearlo como colgante. La pega de que también resulta fácil que el cordón se suelte al salirse por el camino inverso de un helicoide abierto puede haber sido resuelta mediante el atoramiento de un gran grano de cuarzo (que no procede del yacimiento) en el canal. En ambos casos, una observación sencilla al microscopio permite observar estrías de regularización del pulimento natural, así como otras abrasiones compatibles con el uso de estas conchas como colgantes según el procedimiento descrito más arriba. La presencia de estos restos malacológicos en un contexto en el que es verosímil entender que han sido aportados por seres humanos del tipo neandertal, aconseja abrir una reflexión acerca del comportamiento simbólico de esta especie. Aunque tradicionalmente se les hayan venido asignando unas pautas de conducta extremadamente simples, como la recogida y transporte a contextos de habitación de fósiles y minerales que “llamaban su atención”, en los últimos años se vienen reconociendo otras situaciones más sofisticadas. En la actualidad, parece reconocido que los últimos neandertales tuvieron, aunque fuera ocasionalmente, conductas y actitudes hacia los elementos ornamentales y simbólicos similares al menos a los que reconocemos en algunos grupos de humanos modernos del Paleolítico superior inicial. Figura 3. Fragmento de concha de Spondylus rojo, procedente del nivel III de Lezetxiki. Referencia: Arrizabalaga et al., (2011). El debate aparece centrado más bien en el motivo por el que encontramos estos comportamientos entre los neandertales, sea como práctica aprehendida y mimetizada de los primeros humanos modernos en Europa, sea como una evolución cultural intrínseca al desarrollo filético del género Homo. 109
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  humanos en la cueva de Lezetxiki II. En todo caso, contamos con una nueva estratigraf  ...
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO 110 Manuel R. González Morales* y Lawrence Guy Straus*,** Cueva del Mirón (Ramales de la Victoria, Cantabria) El Mirón (Fig. 1) es una gran cueva situada en una cadena montañosa secundaria que se ubica a los pies de la Cordillera Cantábrica y al Este de la provincia cántabra, estando ya muy cerca del límite de la misma con Vizcaya. Su ubicación exacta responde a las coordenadas geográficas 43 ° 14’ 42” N y 3 ° 27’ 9 ” W, ya una altitud de 260 m sobre el nivel del mar. Se halla en un farallón en la cara oeste del Monte Pando, a unos150 m sobre el fondo del valle del Río Asón, en su confluencia con los Ríos Calera y Gándara. El Mirón posee una boca de grandes dimensiones, unos 16 m de ancho y 20 m de altura, dominando así visualmente todo el Valle del Ruesga. Además se ubi- ca en un punto geoestratégico tanto norte-sur como este-oeste para la conexión de la costa cantábrica con la meseta castellana a través del Puerto de los Tornos (920 m) y por el valle de Carranza se comunica con el País Vasco, mientras que la zona costera central de Cantabria (actualmente ocupada en gran parte por la Bahía de Santander) queda comunicada a través del valle de Ruesga y el Puerto de Alisas (674 m). Así, El Mirón se halla rodeado de cumbres ≥ 1.000 m de altitud, a tan solo 20 km de la actual costa en la desembocadura del Asón (y a solo unos 25 km de lo que sería la línea de costa en el Pleniglacial). Figura 1. Imagen de la Cueva del Mirón (fotografía: Alejandro García Moreno). * ** Instituto Internacional de Investigaciones Prehistoricas de Cantabria, 39005 Santander, España. Department of Anthropology, University of New Mexico, Albuquerque, NM 87131 USA.
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMI...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS El Mirón probablemente se usó de una forma más o menos continuada por los humanos en el Paleolítico, a modo de residencia habitual, y de manera ocasional (desde el Neolítico) para un uso ganadero. El descubrimiento de El Mirón como yacimiento arqueológico lo realizó L. Sierra (en Agosto de 1903; él mismo y H. Alcalde del Río también descubrieron Covalanas (situada justo encima de El Mirón) y La Haza (300 m por debajo de El Mirón y al norte de la misma) algunos días más tarde, siendo estas cuevas el segundo y tercer yacimiento con arte paleolítico descubiertos en España. La única excavación antigua conocida fue realizada por unos obreros (a las órdenes de un ingeniero y arqueólogo aficionado llamado A. García Lorenzo) que abrieron el camino de acceso a Covalanas en la década de 1950. Allí excavaron una trinchera en la galería interior de la cueva, destruyendo parte de sus niveles arqueológicos. En Octubre de 1973, una visita de la LGS advirtió del potencial extraordinario de la cueva, pero sería entre 1996 y 2013 cuando se realicen investigaciones sistemáticas en El Mirón (Straus y González Morales 2012). El Mirón (Fig. 2) presenta un gran vestíbulo, iluminado por el sol, y que mide 30 m de profundidad,7 a 11 m de ancho y unos12 m de alto. La galería interior de la cueva tiene 7 a 8 m de ancho y es accesible durante unos 80m, después de los cuales se colmata hasta el techo de depósitos aluviales y travertino. La conexión entre ambas es un conducto de estrecho (3-4 m de ancho) y de unos 20 m de longitud, que incluye una rampa de sedimentos de coluvión y aluviales erosionados desde el interior de la cueva. Evidentemente, la cueva ha sufrido a lo largo del tiempo diferentes procesos o ciclos de deposición y erosión causados por el efecto del agua y estudiados por el ya fallecido W.F. Farrand (2012). De hecho, la zanja realizada en el interior de la cueva (que fue limpiada y excavada en la campaña de 1996) reveló una secuencia que abarcaba desde la Edad Media, pasando la Edad del Bronce y hasta el Magdaleniense Inferior, donde las diferentes ocupaciones llenaban un antiguo canal que atravesaba el aluvión, y las terrazas remanentes se conservan a lo largo de los laterales del interior de la cueva. En la parte superior de la rampa de acceso a la galería existe una brecha con un resto de travertino que incluye lascas y restos de fauna que han permitido datarlo en el periodo Aziliense. Además en un depósito sedimentario hallado en un nicho de la pared y cerca de la base de la rampa se hallan restos líticos y óseos diagnósticos, así como una fecha radiocarbónica, que permiten datarlo el Magdaleniense Inicial. El Vestíbulo (la prospección geofísica demuestra que hay 9m de depósitos hasta llegar a la roca madre) probablemente fue vaciado en fecha muy antigua y rellenado progresivamente, sobre todo por sedimentos arrastrados desde el aluvión del inte- rior de la cueva, pero también por otros sedimentos provenientes del exterior que entrarían por la inmensa boca de la cueva y fosilizaron materiales y restos de animales producto de la acción de los humanos que habitaron el yacimiento durante miles de años. Las excavaciones se desarrollaron en tres áreas del vestíbulo de la cueva: en el exterior del vestíbulo (9,5 m²), en la zona trasera del vestíbulo (con un máximo de 17 m², dependiendo del nivel), y en la trinchera central que conecta ambas áreas del vestíbulo (con un máximo de 7,5 m²). Se incluyen dentro de la zona trasera del vestíbulo un gran hoyo expoliado por buscadores de tesoros, del que se extrajeron unos 25 m³ de sedimentos revueltos que se cribaron en seco. Dicho pozo, de unos 4m de diámetro, había llegado a la base de la secuencia Magdaleniense, poniendo de manifiesto su gran riqueza. Realizamos una cata de sondeo de 2x1 m a partir de su fondo, que reveló la presencia de niveles solutrenses y gravetienses, llegando hasta el 41 uncal. kya –final del Paleolítico Medio–. Después de la excavación de dos niveles magdalenienses los cuadros contiguos a este sondeo, se amplió el muestreo de los niveles solutrenses a un total de 4 m². Además, en este fondo del vestíbulo, en una zona de 3 m² situada entre la paredes de la cueva y un gran bloque grabado se halló un enterramiento humano atribuido al Magdaleniense y situado entre dos capas del mismo periodo. El Mirón ha sido datado a través de84 fechas de radiocarbono convencionales y AMS (Straus y González Morales 2003, 2007, 2010; Straus et al.,), que abarcan desde AD 1.400 hasta el 41.000 uncal. BP. La secuencia estratigráfica y cultural revela, para la zona exterior del vestíbulo, las siguientes ocupaciones: Magdaleniense Inferior (16.600-15.000 uncal.BP), posible Magdaleniense Medio (ca. 15.000 a14.600 uncal.BP), Magdaleniense Superior (13.000-12.000 uncal.BP), Aziliense (ca. 12.00011.00 uncal.BP), un extremadamente pobre periodo Mesolítico con algún hiato intermedio (9.500 a 8.400 uncal.BP), Neolítico (5.900 a 4.700 uncal. BP), Calcolítico (4.100 a 3.800 uncal.BP) y principios de la Edad del Bronce (3.700 uncal.BP). En la trinchera central las dataciones desvelan un posible Solutrense o Magdaleniense Inicial (17.400 uncal. BP), Magdaleniense Inferior (15.900 uncal.BP), Magdaleniense Superior (12.500 uncal.BP), Aziliense (11.060 a 10.030uncal.BP), Neolítico (5.800 –4.900 uncal.BP) y posibles depósitos Calcolíticos y/o la Edad de Bronce alterados. La zona del fondo del vestíbulo presenta una secuencia iniciada en un Musteriense Final (41.300 uncal. Kya), Gravetiense (27.600 uncal.BP), Solutrense (19.200-18.400 uncal.BP), Magdaleniense inicial (17.600-17.000 uncal.BP), Magdaleniense Inferior (ca.17.000 –14.900 uncal.BP), posible Magdaleniense Medio (ca. 14.100-13.400 uncal.BP), posible Magdaleniense 111
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  El Mir  n probablemente se us   de una forma m  s o menos continuada por los humanos en...
112 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Figura 2. Estratigrafía de la Cueva del Mirón. Superior (12.500-12.000 uncal.BP), y posibles niveles pobres de Aziliense y Mesolítico. Es probable que existieran en la zona trasera del vestíbulo depósitos de cronología Neolítica, Calcolítica y de la Edad del Bronce, pero fueron retirados y usados por pastores para nivelar ese área y emplearlo como un corral, que aun existía en 1996 al comienzo de las campañas de excavación. Se han obtenido tenido resultados paleomagnéticos de gran importancia (Carrancho et al., 2013), y esta secuencia completa de casi 40.000 años también ha permitido investigaciones detalladas de micromamíferos del Pleistoceno Tardío y el Holoceno, así como obtener datos relevantes sobre el clima y la vegetación de los mismos periodos (Cuenca-Bescós et al., 2008, 2009), mientras que el registro palinológico aun continua en estudio (por M. J. Iriarte). Con respecto a los niveles Musteriense y Gravetiense (González Morales y Straus 2013a) se puede decir que presentan visitas esporádicas por parte de los humanos, al menos en lo referente a la zona del vestíbulo trasero. Sin embargo los niveles de Solutrense indican visitas repetitivas de grupos humanos, probablemente asociadas a incursiones en la zona de montaña en verano, desde campamentos base de la zona costera, en los cuales se ha documentado una caza intensiva de ciervo y cabra montés, Además este hecho se asocia también a la presencia de diferentes tipos de útiles líticos típicos como puntas o piezas foliáceas solutrenses, que están acompañados de un enigmático conjunto –muy numeroso– de conchas y dientes perforados, así como numerosas cuentas de collar hechas en hueso y piedra (Straus y González Morales 2009; Straus et al., 2011a, 2013). El Mirón posee una de las secuencias del Magdaleniense Inicial más importantes dentro de los yacimientos de la región cantábrica. Este periodo se caracteriza en el registro material por la desaparición de puntas de flecha solutrenses, que dan lugar a azagayas de sección redonda realizadas en asta, típicas de estos momentos iniciales, y el material lítico destaca la presencia de hojitas (sin retocar y retocadas) talladas en un sílex alóctono de excelente calidad, aunque no hay presencia de artefactos diagnósticos como sucede en el Magdaleniense Arcaico o el Badeguliense en Francia. En este periodos la cueva se convierte en un asentamiento estable,
112  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS con estancias a largo plazo para los grupos humanos, existiendo ocupaciones reiteradas con diferentes usos, como demuestran la gran masa de restos de fauna, los múltiples residuos y herramientas líticas, rocas rotas por la acción del fuego, hogueras y restos de carbón (Straus et al., n.d.b). Además, llama la atención un colgante de pizarra fragmentado que tiene una cabeza de caballo grabado típica de este periodo (González Morales y Straus 2013B). Este tipo de ocupaciones intensivas continuaron durante todo el Magdaleniense Inferior, danto lugar a suelos de palimpsestos muy similares a los hallados en los yacimientos de El Juyo, Altamira, Santimamiñe, El Castillo y otros del mismo periodo situados en el litoral cantábrico. En cuanto a la fauna, los restos de ciervo, de cabra montés (en estudio por J. M . Geiling) y de salmón son muy abundantes en el yacimiento, así como los múltiples elementos de industria ósea, donde destacan los diferentes tipos de azagayas, siendo las más icónicas las de sección cuadrangular con decoraciones geométricas o “tectiformes”; también hay agujas con perforación en ojal y un propulsor similar en dimensiones y morfología a los encontrados en los yacimientos del Suroeste francés (González Morales y Straus 2005, 2009). Entre los materiales líticos destacan los núcleos de hojitas y los raspadores nucleiformes (Straus et al., 2008), aunque también hay herramientas macrolíticas elaboradas en materias primas locales como la cuarcita y la caliza, aunque para la elaboración de los núcleos de hojitas se ha atestiguado la captación de sílex a unos 50 km de distancia del yacimiento en los afloramientos existentes en la zona costera de Vizcaya y otros situados en la parte oriental de Cantabria (Rissetto 2009). Igualmente, los niveles de este Magdaleniense Inferior contienen muchos hogares que a menudo han sido reutilizados y rodeados por piedras rotas por la exposición al fuego (algunas de estas piedras previamente se usaron como yunques), así como gran cantidad de huesos largos fragmentados, testimonio de los procesos de procesado de la grasa/tuétano (Nakazawa et al., 2009). También cabe destacar que estos niveles contenían omóplatos de ciervo grabados, como por ejemplo una escápula de un gran ciervo que tenía grabada una cabeza de cierva y el esbozo de una cabeza de un bóvido. El estilo del grabado, la composición y la técnica son prácticamente idénticas a las escápulas con grabados halladas en varios yacimientos del Magdaleniense Inferior del centro de Cantabria y en la zona oriental de Asturias (en particular Altamira, El Castillo y El Juyo)que con similares motivos y técnica aparecen también en el arte parietal de estos yacimientos y otros de la zona cantábrica, definiéndose así un claro marcador o una identidad cultural de carácter regional (González Morales y Straus 2009). Por otro lado, los estudios de ADN realizados en El Mirón y otros yacimientos de la región sobre animales como el salmón y el ciervo demuestran que esta zona fue un refugio idóneo para estas especies (al igual que para los seres humanos) durante el último periodo glaciar, y por tanto una fuente básica de repoblación de dichas especies para el Norte de Europa durante el Dryas Antiguo–momento que se desarrolla el Magdaleniense Iniciale Inferior– (Consuegra et al., 2002; Méiri et al., 2013).También pertenece al Magdaleniense Inferior el enterramiento de un humano cercano a un grabado sobre un gran bloque de caliza; detrás de este se encontró la mandíbula y otro centenar de huesos de un individuo, que después de haber perdido de forma natural la carne fueron espolvoreados o teñidos con ocre rojo (Straus et al., 2011b). También se encuentran teñidos de ocre rojo y hematita los sedimentos utilizados para cubrir los huesos humanos (R. Seva, comunicación personal),así como también está teñido de ocre el bloque grabado adyacente a los huesos, posiblemente relacionado con la multitud de grabados encontrados en la zona trasera del vestíbulo –incluyendo la imagen de un caballo–, que pueden corresponder al Magdaleniense Inferior, por la altura a la que se encuentran en relación con el nivel arqueológico de este momento (García Díez et al., 2012 ). Además, sabemos que el bloque había caído sobre un nivel (110) datado en torno a 16.000 uncal.BP, antes de que esta gran roca fuera cubierta por los niveles del Magdaleniense Medio/Superior, Aziliense y los niveles Mesolíticos. Los conjuntos de ungulados hallados en los niveles del Magdaleniense Medio y Superior, así como los del Aziliense están compuestos en su mayoría por ciervos y cabras monteses, cazados en el periodo cálido del año, lo que induce a pensar en un patrón de movilidad estacional, donde el invierno los hábitats residenciales se hallarían en la zona costera (Marín 2009, 2010). A diferencia de otros yacimientos en cueva cercanos como el de El Valle o El Horno–ubicados en el fondo del valle–, las ocupaciones de El Mirón durante el Magdaleniense Superior y el Aziliense parecen ser de baja intensidad y frecuencia: en ellos se encuentran pocos restos materiales, destacando un arpón en asta de ciervo del Magdaleniense Superior, y un canto rodado pintado de ocre para el periodo Aziliense (González Morales y Straus 2012). En el Mesolítico la cueva fue frecuentada esporádicamente, en contraste con la concentración de concheros en torno al estuario del Asón. El Mirón fue uno de los primeros yacimientos conocidos para el Neolítico del Norte de la Península –ca. 4.700 cal BC– y ocupado intensamente. En este periodo se hallaron cerámicas a mano sin 113
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  con estancias a largo plazo para los grupos humanos, existiendo ocupaciones reiteradas ...
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO 114 decoración bien manufacturadas (estudiados por C. Vega 2012), al igual que hay restos de fauna doméstica como la oveja/cabra, ganado vacuno y porcino (estudiados por J. Altuna y K. Mariezkurrena [2012]).A diferencia de la mayoría de yacimientos del Calcolítico y de la Edad del Bronce en la región cantábrica, que son sitios funerarios, en El Mirón existe un contexto doméstico claro: es un lugar de residencia en ambos periodos que se caracteri- Juan Carlos López Quintana* Amagoia Guenaga Lizasu* La cueva de Santimamiñe (Kortezubi, Bizkaia). Estratigrafía y ocupaciones humanas 1. La cueva de Santimamiñe (Kortezubi, Bizkaia). Geografía y primera etapa de excavación del depósito arqueológico La cueva de Santimamiñe se localiza en la cuenca hidrográfica del río Oka, valle de ubicación litoral situado en el sector oriental de la cornisa cantábrica, en la provincia de Bizkaia. Su emplazamiento, en la ladera Sur del monte Ereñozar (446,50 m), muestra una posición estratégica sobre el valle. La boca de la cueva, a una altitud de 137 metros, se orienta al Sur/ Sudeste, dando paso a un amplio vestíbulo al que llega la luz exterior. El portal y el vestíbulo contienen un depósito estratigráfico con una secuencia ambiental que va desde el final del estadio isotópico MIS 3 hasta aproximadamente la mitad del MIS 1. Santimamiñe incluye un conjunto de arte parietal paleolítico, descubierto en 1916, y visitado ulteriormente por H. Breuil (1917), quien descubrió algunos grabados nuevos y definió las principales unidades gráficas del camarín. La excavación arqueológica del depósito se desarrolló en dos fases: la primera, entre 1918 y 1926, por parte de T. Aranzadi, J.M. de Barandiarán y E. Eguren (Barandiarán, 1976: 11-344); la segunda, de 1960 a 1962, por J.M. de Barandiarán (Barandiarán, 1976: 345-419). En el sondeo estratigráfico realizado en el portal de la cueva se superaron los 8 metros de profundidad, identificando una secuencia estratigráfica desde el Auriñaciense a época romana y posterior (Barandiaran, 1976: 421-475). * za por hogares de grandes dimensiones. Entre los materiales del Calcolítico destacan las cerámicas y un par de puntas foliáceas de aletas y pedúnculo, mientras que en la Edad del Bronce inicial existen posibles escorias de este mineral. Posteriormente, hay evidencias de visitas eventuales o intermitentes a la cueva durante la Edad Media, llegando incluso los hallazgos hasta comienzos de la Guerra Civil Española (1936-1939). 2. La fase de revisión del yacimiento en los años 2004-2006: secuencia estratigráfica Tras 42 años sin intervenir en el depósito de Santimamiñe, en 2004 se inicia una nueva fase de actuaciones arqueológicas (2004-2014), con el objeto de revisar y poner al día el registro estratigráfico de este yacimiento vizcaíno. La actuación se enmarca en un programa integral de estudio y puesta en valor, impulsado por el Dpto. de Cultura de la Diputación Foral de Bizkaia. Este plan abarca la reexploración, topografía y seguimiento ambiental de la cueva, además de la reevaluación del depósito arqueológico y del conjunto rupestre paleolítico. En cuanto a la evaluación arqueológica, desde el año 2004 se han invertido 25 meses de trabajos de campo, dirigidos por J.C. López Quintana y A. Guenega Lizasu. Los tres primeros años (2004-2006) se dedicaron a la revisión estratigráfica del depósito, habiendo publicado ya una primera monografía-presentación del yacimiento (López Quintana y Guenaga, 2011); entre 2007 y 2014 se trabaja en un proyecto de excavación en extensión de las ocupaciones humanas del Holoceno y Tardiglaciar. Los trabajos de revisión estratigráfica de Santimamiñe han revelado una secuencia de 6 metros de potencia, analizada e interpretada desde los principios de la Estratigrafía Analítica (Laplace, 1971; Sáenz de Buruaga, 1996). En dicha secuencia, se suceden 27 unidades estratigráficas, articuladas en cuatro con- Asociación de Arqueología AGIRI / Círculo de Estratigrafía Analítica. Apartado de Correos nº 208, 48300 Gernika-Lumo (Bizkaia). E-mail: arkeoagiri@hotmail.com
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMI...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS Figura 1. Corte estratigráfico frontal de Santimamiñe y matrix analítica de la secuencia. juntos definidos en base a criterios geoclimáticos y paletnológicos (López Quintana y Guenaga, 2011). Exponemos, de muro a techo, los cuatro conjuntos estratigráficos (Fig. 1): – Conjunto inferior paleontológico (MIS 3 / MIS 2). El conjunto inferior de la serie estratigráfica de Santimamiñe presenta un espesor de 1,05 metros y comprende 4 unidades estratigráficas: Lsm-Sa, Arb-o, Arp y Arg-o. A nivel sedimentológico, se da un pre- dominio de los materiales finos (arcillas y limos), siempre en porcentajes superiores al 95%, revelando procesos de decantación en medio húmedo (Areso y Uriz, 2011). Sin embargo, en la unidad Arg-o se detectan algunos indicadores de ambiente frío, refiriendo un entorno vegetal abierto con presencia de reno. La ausencia de huellas de ocupación humana es uno de los rasgos que caracterizan este conjunto, que acoge dos niveles con contenido paleontológico (Arb-o y Arg-o). El primero incluye un repertorio faunístico enormemente alterado; el segundo contiene una acu- 115
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  Figura 1. Corte estratigr     co frontal de Santimami  e y matrix anal  tica de la secu...
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO 116 mulación paleontológica que testimonia un refugio de carnívoros. Las dataciones radiométricas1 (AMS) sitúan el conjunto entre el final del estadio isotópico MIS 3 (unidad Arb-o: 26890 ± 180 BP, Beta-259132) y la primera parte del estadio isotópico MIS 2 (unidad Arg-o: 20530 ± 110 BP, Beta-240906). – Complejo de inundación (MIS 2) El complejo de inundación es un paquete sedimentario de 2,30-2,60 metros de potencia, organizado en 4 unidades estratigráficas: Avp-Sj, Lrg, Arp-Sa y Lsr-Ap. En todas ellas predomina la fracción fina (limos y arcillas), estando ausentes los componentes gruesos. Es estéril a nivel arqueológico y paleontológico, y su formación tuvo lugar durante una oscilación templada y húmeda, que podemos situar dentro del interestadial GI-2 de la secuencia climática del NGRIP (Rasmussen et al., 2008), entre ca. 20000 y 18800 BP. – Conjunto meso-superior crioclástico (MIS 2) El conjunto meso-superior, de 1,80 metros de espesor, integra 12 unidades, con una cierta complejidad estratigráfica: 8 niveles u horizontes con contenido arqueológico, 1 nivel estéril, 2 horizontes estalagmíticos (T4 y T5) y 1 episodio erosivo (V-Almp). El rasgo sedimentario que define este conjunto es la presencia de procesos crioclásticos, fundamentalmente referidos a las unidades Csn-Camr, Slnc y Arcp. Estos tres niveles aportan testimonios ambientales indicadores de frío, de desigual intensidad, que hemos asociado a las pulsaciones frías del GS-2, GI-1d y GS-1 del NGRIP (Rasmussen et al., 2008). Dentro del conjunto se incluyen los niveles Balm y Almp, que corresponderían, con toda probabilidad, a la fase GI-1e del NGRIP. En la secuencia paleoclimática regional del Tardiglaciar, de M. Hoyos, equivaldría a la fase Cantábrico VI (Hoyos, 1995). Este conjunto acoge las primeras ocupaciones humanas de la cueva, coincidiendo con esas tres fases de recrudecimiento climático. La primera ocupación de Santimamiñe (Csn-Camr), de acuerdo a los datos de la excavación actual, se produce durante el Magdaleniense inferior reciente, en torno a ca. 14700 BP. Por tanto, la revisión estratigráfica de Santimamiñe ha descartado la existencia de ocupaciones del Paleolítico superior antiguo (López Quintana y Guenaga, 2011: 56). – Conjunto superior holocénico (MIS 1) Las primeras fases del Holoceno están significa1 Todas las dataciones C14 referidas en el texto se expresan en años BP sin calibrar (edad C14 convencional). das en el hiato erosivo V-Arcp, y en un leve rastro de presencia humana (facies de hogar H-Sln), incluido dentro de los horizontes estalagmíticos T2 y T3 y datado en 7580 ± 50 BP (Beta-240899). Por encima, se asienta el conjunto estratigráfico Slm-Lsm, de 0,50 metros de grosor, con una preponderancia de la fracción fina. La parte inferior de este conjunto (horizonte Slm) acoge testimonios de ocupación humana del Neolítico, entre ca. 5500 y 5000 BP. Desde este momento, la presencia humana de Santimamiñe se hace cada vez más ocasional, identificando un uso sepulcral de la cueva durante el Calcolítico-Edad del Bronce (horizonte Lsm). 3. La secuencia de ocupación en la cueva de Santimamiñe: paisaje y estrategias de explotación del medio desde el Magdaleniense inferior al Calcolítico-Edad del Bronce La secuencia estratigráfica de Santimamiñe acoge 7 fases de ocupación humana, situadas sobre el complejo de inundación y comprendidas dentro de los eventos climáticos GS-2, GI-1, GS-1 y MIS 1. 3.1. Los cazadores de ciervos del Magdaleniense inferior reciente La primera ocupación humana de Santimamiñe (unidad Csn-Camr) se produce durante una pulsación fría, asignable a un momento avanzado del estadial GS-2 del NGRIP (Rasmussen et al., 2008), o al inicio de la fase Cantábrico V de Hoyos (Id., 1995). De muro a techo, se percibe una intensificación del establecimiento humano en la cueva, paralelo a un recrudecimiento de las condiciones ambientales. Todo ello dentro de un corto período de tiempo, a juzgar por las dos dataciones C14-AMS disponibles: 14670 ± 80 BP (Beta-240904) y 14650 ± 80 BP (Beta-240905). El registro arqueozoológico de Csn-Camr muestra una ocupación polarizada en la caza del ciervo, que supone el 91,4% del total de ungulados cazados (Castaños y Castaños, 2011). Llama la atención la baja representación del sarrio y la cabra (4,6% y 3,2%, respectivamente), dentro de un yacimiento situado en un medio de roquedo y fuertes pendientes. La escasa incidencia de la pesca y de la recolección de moluscos con fines alimenticios refuerza esta idea de una estrategia de subsistencia extraordinariamente especializada. El repertorio lítico cuenta con el mayor porcentaje de útiles retocados de la secuencia, a la par que el más bajo de productos de debitado, manifestando una baja representación de las labores de talla en la cueva. En cuanto al aprovisionamiento de recursos líticos
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMI...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS (Tarriño, 2011), los sílex exóticos suman el 23,2% del total, con unas fuentes de suministro situadas entre 70 y 180 km de distancia (Urbasa, Treviño, Tercis y Chalosse). Estos datos reflejan una gran movilidad territorial por parte de los cazadores de ciervos del Magdaleniense inferior. El estudio tafonómico de los macromamíferos propone una ocupación especializada en tareas de procesamiento esencialmente de ciervos, que se transportan enteros a la cueva para ser allí despellejados, desarticulados, descarnados y, finalmente, fracturados para aprovechar la médula (San Pedro y Cáceres, 2011). Es, asimismo, importante la transformación industrial del asta y el hueso, que aporta un significativo conjunto de azagayas biapuntadas de sección triangular-trapezoidal. 3.2. ¿Evidencias de ocupación humana durante la formación de la unidad estratigráfica Almp? Tras el ciclo de cazadores de ciervos del Magdaleniense inferior, se registra un episodio de desmantelamiento de un horizonte estalagmítico (Balm), posiblemente por procesos erosivos relacionados con el incremento de la humedad. El fondo del vestíbulo aparece nuevamente encharcado y sin rastros de presencia humana, hasta que una relativa moderación de la humedad (en la parte media y superior de Almp) posibilita algún evento de ocupación humana más ocasional. Este nivel muestra unas condiciones ambientales frescas y húmedas, potencialmente dentro de la fase “e” del interestadial GI-1 del NGRIP o, a nivel regional, en la fase Cantábrico VI de Hoyos (ca. 13300-12700 BP). En este tramo de la secuencia se han detectado alteraciones estratigráficas (materiales removilizados desde el nivel suprayacente Slnc), que obligan a valorar con prudencia el registro arqueológico recuperado (López Quintana y Guenaga, 2011: 33-36). Si consideramos la serie faunística de Almp en su totalidad, se observa un cambio relevante con respecto a la unidad infrayacente Csn-Camr. La unidad Almp aporta un conjunto faunístico diversificado, en el que la cabra (Capra pyrenaica) supera al ciervo en una proporción del 50,3% al 40,4%. Los resultados del estudio de los peces son concordantes con las nuevas estrategias de diversificación de los recursos consumidos. Almp revela un incremento de la pesca (esencialmente de salmónidos), pasando, respecto al total de la serie ictiológica de la secuencia, del 2,37% de Csn-Camr al 28,40% en Almp (Roselló y Morales, 2011). 3.3. El Magdaleniense superior-final: la diversificación y aprovechamiento integral de los recursos naturales. El siguiente episodio en la secuencia estratigráfica de Santimamiñe representa el momento más intenso de ocupación humana y coincide con la fase más fría y seca del relleno (Slnc). A nivel climático, se encuadra en el interestadial GI-1 del NGRIP, posiblemente dentro de la oscilación fría GI-1d (Rasmussen et al., 2008). En la secuencia regional del Tardiglaciar de Hoyos (Id., 1995), corresponde de forma clara a la fase Cantábrico VII, datada entre ca. 12700 y 11700 BP. El registro polínico manifiesta las peores condiciones climáticas de la secuencia, con un 2% de polen arbóreo (pino, abedul y enebro) y, dentro del estrato herbáceo-arbustivo, dominan las compuestas y aparece Artemisia (Iriarte, 2011). Disponemos de una datación C14-AMS para la parte inferior de Slnc (H2-Slnc): 12790 ± 70 BP (Beta-240902). Otra datación C14-AMS, obtenida en el nivel infrayacente Almp (12250 ± 70 BP: Beta-240903), y valorada como intrusiva, podría proceder (removilizada) del tramo superior de Slnc (H1-Slnc), encajando bien con el episodio más frío y seco de la fase Cantábrico VII. La serie arqueozoológica de Slnc expone un conjunto diversificado en la caza de ungulados. El ciervo (49,1%) supera a la cabra (30,7%), y cobran mayor importancia algunas especies mal representadas en las fases anteriores (corzo y gran bóvido). El grupo de los peces (casi exclusivamente salmónidos) se ajusta bien al modelo de aprovechamiento de recursos diversificados, siendo el nivel con mayor número de restos. Esta unidad computa el 58,58% del total de la serie ictiológica de la secuencia (Roselló y Morales, 2011). En relación al procesado de alimentos, se ha identificado una plaqueta de arenisca utilizada como posible base refractaria en un contexto de hogar (Delgado-Raack, 2011). Entre los recursos vegetales seleccionados para su uso como combustible, el taxón dominante es el enebro, siendo también importante el número de coníferas no determinables (Euba, 2011). El registro arqueológico de Slnc muestra un modelo económico orientado al aprovechamiento integral de los recursos naturales. Esta diversificación de las estrategias de subsistencia se asocia a una relativa reducción de los territorios de explotación y a una ampliación de los ciclos de ocupación de la cueva. En la cuenca del río Oka se percibe un aprovechamiento más exhaustivo de los diferentes ecosistemas, desde los fondos de valle y áreas abruptas de roquedo, hasta los ríos y el estuario, e incluso el medio litoral, éste último con menor intensidad por su alejamiento. En concordancia con un establecimiento humano de mayor intensidad y en ciclos más prolongados durante esta fase, apunta la idea propuesta en la revisión del arte parietal paleolítico, por parte de C. González Sainz y R. Ruiz Idarraga. En este trabajo, el dispositivo rupestre de Santimamiñe se interpreta como un conjunto sincrónico, que se habría realizado, con más 117
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS   Tarri  o, 2011 , los s  lex ex  ticos suman el 23,2  del total, con unas fuentes de su...
118 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Figura 2. Selección de puntas y laminitas de dorso del nivel Slnc (Magdaleniense superior-final).
118  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS probabilidad, durante las fases de ocupación del nivel Slnc, descartando la hipótesis de una acumulación de figuras ejecutadas entre el Magdaleniense medio y el Aziliense (González Sainz y Ruiz Idarraga, 2010: 150-151). En cuanto a las industrias, la unidad Slnc aporta el repertorio más profuso de la secuencia. Como dato revelador, el 62,88% del total de la industria lítica de la secuencia 2004-2006 procede de este nivel, que procura un conjunto lítico especializado en las laminitas de dorso (Fig. 2), que suponen el 38,36% de los objetos retocados del nivel (López Quintana et al., 2011). En coherencia, se da un predominio de los núcleos prismáticos, orientados a la obtención de soportes microlaminares, siendo las laminitas el tipo de soporte predominante. La industria ósea integra un lote compuesto por arpones (con un magnífico ejemplar de una hilera y perforación en la base de tipo cantábrico) (Fig. 3), azagayas, espátulas, varillas industriales, punzones, puntas finas o estiletes, agujas y alfileres (González Sainz, 2011). 3.4. El nivel aziliense: los últimos cazadores-recolectores del Tardiglaciar La secuencia de ocupación tardiglaciar de Santimamiñe concluye en la unidad estratigráfica Arcp, situable en la parte final del estadial GS-1 del NGRIP (Rasmussen et al., 2008) o fase Cantábrico IX de la secuencia regional (Hoyos, 1995). Disponemos de 2 dataciones C14-AMS, de la base y techo del nivel: 10060 ± 60 BP (Beta-240901) y 10100 ± 60 BP (Beta-240900), respectivamente. A nivel paisajístico, el polen refiere un incremento de la masa arbórea, apareciendo, por vez primera en la secuencia, el avellano y el roble (Iriarte, 2011). En cuanto al clima, se ha definido como un período frío y húmedo, con una recuperación de las condiciones Figura 3. Selección de arpones de Santimamiñe: campañas de 1924 (3 y 6), 1961 (5), 2005 (2 y 4), 2007 (7) y 2008 (1). 119
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  probabilidad, durante las fases de ocupaci  n del nivel Slnc, descartando la hip  tesis...
120 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO ambientales en la fase más reciente (Murelaga et al., 2011), tal vez anunciando ya el comienzo del estadio isotópico MIS 1. aunque con evidencias en los sitios de Goienzabal 1, Sollube Txikerra 1, Katillotxu, Garbola y Landabaso (López Quintana y Guenaga, 2009: 110 y 117). Los datos arqueológicos sugieren una ocupación más eventual que en las fases precedentes (López Quintana y Guenega, 2011: 439). Entre los ungulados capturados, vuelve a prevalecer con cierta holgura el ciervo (63,7%), a la par que disminuye la caza de cabras (21,9%), corzos y grandes bóvidos (ambos con un 6,1%). También se reduce significativamente la pesca de salmónidos que pasa, dentro del total de la serie ictiológica, del 58,58% del suprayacente Slnc, al 7,99% en la presente unidad. Los moluscos marinos tampoco están representados en este nivel, incrementándose los restos de erizo de mar, aunque con poca incidencia como recurso alimenticio (los 437 restos corresponden a dos únicos individuos, NMI=2) (Gutiérrez Zugasti, 2011). En el sondeo de revisión estratigráfica de 20042006, se constata el aprovechamiento de los recursos malacológicos del estuario, con un predominio de taxones recolectados en zonas de roca y fango (Ostrea edulis, 37%, y Scrobicularia plana, 32%) (Gutiérrez Zugasti, 2011). A partir del Holoceno, el estuario ampliará de forma significativa la diversidad de recursos aprovechables. El equipamiento industrial de Arcp se ha definido como un “episodio crítico de transición” dentro de la secuencia de Santimamiñe (López Quintana et al., 2011: 103). Por una parte, desaparecen los componentes de industria ósea. La industria lítica revela un conjunto polimórfico, caracterizado por el peso de los denticulados y por la regresión de las láminas de dorso. Respecto a las materias primas silíceas, el porcentaje de sílex exótico se reduce significativamente desde el Magdaleniense inferior (Csn-Camr), pasando del 23,2% al 7,8%. Aparecen las variedades de Urbasa (a 70 kms de distancia) y Chalosse (a 180 kms en línea recta); y desaparecen, con respecto al Magdaleniense inferior, los sílex de Treviño y Tercis (Tarriño, 2011). 3.5. El comienzo del Holoceno: el aprovechamiento de los recursos de zonas de estuario El área excavada en 2004-2006 aporta unos escasos testimonios mesolíticos (malacológicos, faunísticos y líticos), incluidos en la unidad H-Sln y datados en 7580 ± 50 BP (Beta-240899). Por el contrario, las campañas antiguas de excavación documentaron un potente paquete de conchero (ca. 1 m de espesor), cuyo tramo inferior (nivel IV), sin cerámica, fue atribuido al Mesolítico y aportó una rica colección de materiales arqueológicos (Barandiaran, 1976: 429431). A partir del Holoceno (MIS 1), se percibe en Santimamiñe un cambio en el uso del espacio de la cueva, concentrándose el hábitat humano en el portal y parte exterior del vestíbulo, zona excavada durante las campañas del siglo pasado (Barandiarán, 1976). Y este dato concuerda bien con una de las importantes novedades de los nuevos tiempos climáticos, como es la proliferación del hábitat al aire libre, con el ejemplo más sólido en el yacimiento de Pareko Landa, 3.6. El Holoceno medio: los grupos de agricultores y ganaderos neolíticos El marco ambiental de los agricultores y ganaderos neolíticos corresponde al momento de mayor grado de humedad de la secuencia de Santimamiñe. La formación del horizonte Slm se ha datado por C14-AMS en 5450 ± 50 BP (Beta-240898) y 5010 ± 40 BP (Beta-240897), dentro de una fase avanzada del Neolítico. El análisis polínico manifiesta un incremento importante del estrato arbóreo (53% en la parte media de Slm), con una preponderancia del abedul (37%), al que acompañan, secundariamente, el avellano y el roble (Iriarte, 2011). La serie arqueozoológica es francamente pobre, aunque se advierte un predominio de las especies domésticas (bovino, ovicaprino y porcino) frente a los ungulados salvajes, esencialmente ciervos, y de forma testimonial cabra, sarrio y corzo (Castaños y Castaños, 2011). Llama la atención que las dos terceras partes de la colección de ungulados, al igual que ocurre con la industria lítica y la cerámica, se concentran en el horizonte superior Lsm, lo cual manifiesta una ocupación muy tenue del interior del vestíbulo en las primeras fases neolíticas. Complementariamente, este nivel acoge el momento de mayor intensidad en la explotación de moluscos marinos (Gutiérrez Zugasti, 2011). La recolección se centra principalmente en zonas de estuario con fondos fangosos y, en menor medida, rocosos, siendo la almeja Scrobicularia plana (86% NMI), la especie más abundante, seguida de la almeja Ruditapes decussatus (5,5%) y de la ostra (3%). En contraste, los testimonios de pesca disminuyen precipitadamente (suponen el 2,66% de la serie ictiológica de la secuencia) y muestran algunos cambios en la representación taxonómica, con una caída de los salmónidos (Roselló y Morales, 2011). Las evidencias de madera carbonizada se incrementan de forma extraordinaria, certificando el predominio neto del roble, y siendo más secundarias las rosáceas (Prunus sp.) (Euba, 2011). En el horizonte inferior Slm, las dos especies principales (roble y avellano) se acompañan, aunque de forma marginal, de madro-
120  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS ño, abedul, brezo, fresno, pomoideas, sauce/chopo, aladierno y pino, siendo llamativa la presencia de un fragmento de acebuche (Olea europaea). El contenido arqueológico de Slm es exiguo, pero coherente con un conjunto industrial neolítico. Entre la industria lítica, los grupos tipológicos mejor representados son los denticulados y los raspadores y, más secundariamente, las láminas de dorso (López Quintana et al., 2011). No obstante, destacan cualitativamente los segmentos de retoque en doble bisel, anotando una bitruncadura triangular al estilo de las puntas de Sonchamp. En cuanto a la procedencia de los sílex, el 95,9% es local, del Flysch cretácico, disponible a menos de 20 kilómetros de Santimamiñe. Los sílex foráneos se reducen al 4,1%, siendo exclusiva la variedad de Urbasa, y desapareciendo las procedencias más lejanas (Chalosse y Tercis). Todo ello apunta a una progresiva reducción de los territorios de explotación de estos primeros grupos agropecuarios. Como dato novedoso, hay que reseñar la identificación de siete fragmentos de conchas con huellas de haber sido utilizadas como herramientas (cuatro de Ostrea edulis, uno de Mytilus galloprovincialis, otro de Ruditapes decussatus y el último de Patella sp.), siendo las primeras piezas de este tipo publicadas en la región cantábrica (Gutiérrez Zugasti et al., 2011). En general, se han utilizado en acciones transversales de raspado y, en algún caso, intercalando cinemáticas longitudinales de corte. A excepción del fragmento de Ruditapes decussatus, quizás empleado para el procesado de algún vegetal, el resto de conchas fueron utilizadas para procesar alguna materia de dureza blanda/media, de origen animal. Como conclusión, dentro del Holoceno medio, en un contexto ambiental templado y húmedo, la cueva de Santimamiñe es ocupada, posiblemente de forma eventual y recurrente, por grupos de agricultores y ganaderos que mantienen, adicionalmente, un aprovechamiento diversificado del medio (caza de ungulados y recolección intensiva de moluscos de zonas de estuario). Como dato complementario, a 1,5 km de distancia de Santimamiñe, la cueva de Kobaederra (en sus niveles III y IV, datados entre ca. 5800 y 5600 BP) muestra un predominio de la fauna doméstica, que supone el 70,2% de la colección arqueozoológica (Altuna y Mariezkurrena, 2009: 762). Por el momento, en el sondeo de revisión estratigráfica de Santimamiñe no se ha determinado la presencia de cereales cultivados, que sí aparecen en la vecina cueva de Kobaederra, donde se ha identificado cebada y escanda dentro de los niveles neolíticos, con una fecha de 5375 ± 90 BP (AA-29110) para un grano de cebada procedente del nivel IV (Zapata, 2005: 557). 3.7. La fase sepulcral durante el Calcolítico-Edad del Bronce A partir del Neolítico, la ocupación humana de Santimamiñe se hace cada vez más ocasional, identificando, hacia la parte media y superior de Lsm, restos humanos dispersos que denuncian un episodio, posiblemente muy esporádico, de uso funerario de la cueva (Fig. 4). El estudio antropológico de los restos humanos (Herrasti y Etxeberria, 2011), incluyendo también las excavaciones antiguas, determina un NMI de 6 individuos. Uno de éstos, procedente de la campaña de 2004, ha sido datado en 3710 ± 40 BP (Calcolítico-Edad del Bronce) y su estudio genético revela que era portador del linaje mitocondrial T2b (Cardoso et al., 2011). Figura 4. Escoplo de cobre con mango en cuerno de ciervo (campaña de 1924), procedente del nivel II (CalcolíticoEdad del Bronce). 121
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS    o, abedul, brezo, fresno, pomoideas, sauce chopo, aladierno y pino, siendo llamativa ...
122 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Marco de la Rasilla*,Antonio Rosas**, Juan Carlos Cañaveras***, Carles Lalueza-Fox****, David Santamaría*, Sergio SánchezMoral*****, Almudena Estalrrich**, Antonio García Tabernero**, Pablo G. Silva******, Enrique Martínez*, Gabriel Santos******, Lucía Martínez*, Elsa Duarte*, Rosa Huguet*******, Markus Bastir**, Javier Fernández de la Vega*, Paloma Suárez*, Ana Belén Díez*, Beatriz Fernández Cascón**, Soledad Cuezva*****, Ángel Fernández Cortés*****, Elena García Antón*****, Concepción Muñoz***, Javier Lario********, Pedro Carrasco******,Pedro Huerta******, Puy Ayarza******, Fernando Álvarez Lobato******, Loreto Rodríguez******, Inmaculada Picón******, Begoña Fernández******, M. Standing******, Carmen Sesé*********, Trinidad de Torres**********, José Eugenio Ortiz**********, Helène Valladas***********, Norbert Mercier***********, Nadine Tisnèrat-Laborde***********, Rainer Grün************, Stephen Eggins************, Thomas Higham*************, Rachel E. Wood************, Ramón Julià**************, Vicente Soler***************, Ernestina Badal****************, Antonio Tarriño*****************, Domingo Carlos Salazar****************** y Jesús Alonso*******************.# La Cueva de El Sidrón (Piloña, Asturias) A Javier Fortea Pérez (1946-2009), A Manuel Hoyos Gómez (1944-1999) y A Olvido Otero González (1908-1938) El ya conocido epónimo El Sidrón atesora una historia muy particular (Fig. 1). Comienza con el desarrollo del sistema cárstico entre dos litologías diferentes (areniscas y conglomerados neógenos) a consecuencia de la circulación de un pequeño arroyo; continúa con el uso de la cavidad como refugio y escondite durante la Guerra Civil Española y la posguerra, y con la presencia de algunas especies endémicas de quirópteros e insectos * Universidad de Oviedo. mrasilla@uniovi.es ** Grupo de Paleoantropología. Dpto. de Paleobiología. MNCN. CSIC. Madrid. arosas@mncn.csic.es *** Universidad de Alicante. jc.canaveras@ua.es **** Inst.de Biología Evolutiva. CSIC/UPF. Barcelona. carles.lalueza@upf.edu ***** Dpto. de Geología. MNCN. CSIC. Madrid. ssmilk@mncn.csic.es ****** Universidad de Salamanca. pgsilva@usal.es ******* Universidad Rovira i Virgili. Tarragona. rhuguet@iphes.cat ******** UNED. Madrid. javier.lario@ccia.uned.es ********* Dpto. de Paleobiología. MNCN. CSIC. Madrid. c.sese@mncn.csic.es ********** LEB. ETSIM. Universidad Politécnica de Madrid. trinidad.torres@upm.es *********** LSCE/IPSL. CEA-CNRS-UVSQ. Francia. helene.valladas@lsce.ipsl.fr ************ Australian National University. Canberra. Rainer.Grun@anu.edu.au ************* ORAU. University of Oxford. UK. thomas.higham@rlaha.ox.ac.uk ************** ICTJA-CSIC. Barcelona. rjulia@ictja.csic.es *************** IPNA-CSIC. Tenerife.vsoler@ipna.csic.es **************** Universidad de Valencia.ernestina.badal@uv.es ***************** Universidad del País Vasco. antonio.tarrinno@gmail.com ****************** Max Planck Institute. EVA. Leipzig. domingo_carlos@eva.mpg.de ******************* FASE. Asturias. jesusalonso002@gmail.com # Javier Fortea Pérez fue investigador principal del proyecto hasta el año 2009.
122  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS Figura 1. Arriba: Desarrollo del sistema cárstico y situación de la entrada y la Galería del Osario. Abajo: Planta de la Galería del Osario y sectores excavados (2013). cavernícolas; para terminar siendo el contenedor de un exiguo y enigmático arte rupestre no figurativo (Pinto, 1975; Rasilla et al., 2011: 189-191) y, sobre todo, de un importante número de restos fósiles de Homo neanderthalensis asociados a industria lítica musteriense. Su incorporación a la investigación arqueológica y paleoantropológica va inevitablemente unida al devastador episodio bélico antes aludido, porque el hallazgo de dos mandíbulas en 1994 desencadenó por razones obvias un expediente judicial, un atestado policial y un expediente administrativo que, tras demostrarse su pertenencia a la especie neandertal (Prieto et al., 1998, 2001; Rosas y Aguirre, 1999), culminó en 1999 con el diseño del proyecto de investigación y su inmediata puesta en marcha. El proyecto planteaba al inicio una pregunta clave: si el material que apareció en la llamada Galería del Osario (Fig. 1) realmente provenía de ese lugar; y si se había removido el registro existente. Comprobados positivamente ambos asuntos durante los primeros tiempos de la excavación arqueológica, el proyecto contemplaba asimismo la respuesta a nuevos interrogantes: ¿cómo llegaron los restos a esa galería?, ¿qué cronología tenían?, ¿cuáles son las cualidades físicas y la paleobiología de los fósiles humanos? y ¿qué relación hay entre esos fósiles y los artefactos asociados a ellos? (Fortea, 2003, 2007b, 2007c, Rasilla et al., 2011a, 2011b; Rasilla et al., 2013). Naturalmente era difícil predecir al comienzo que el registro arqueológico y antropológico obtenido sobrepasara con creces las expectativas, pues estamos ante un yacimiento excepcional por la cantidad y calidad de los restos y por los resultados, inferencias e interpretaciones obtenidas y obtenibles. Desde 2000 hasta la actualidad se ha intervenido en varios lugares del complejo cárstico según fueron contestándose las preguntas antes formuladas, y los 123
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  Figura 1. Arriba  Desarrollo del sistema c  rstico y situaci  n de la entrada y la Gale...
124 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO requerimientos que la propia investigación iba imponiendo. En la Galería del Osario la intensidad de actuación ha sido constante, llegando incluso a utilizarse técnicas de georradar para verificar desde el comienzo la tesis del enterramiento y actuar en consecuencia, y se fue comprobando que los materiales estaban en posición secundaria con una concentración casi total en el área comprendida en los sectores 2 y 3 a partir de la banda 10 hacia el norte, y algunos restos en el sector 4 (Fig. 1 y 2). Por tanto, en esa galería no hubo acción funeraria alguna. Al contestarse cómo llegó el registro ahí, las preguntas apuntaban en otra dirección, esto es al exterior del sistema; y además su carácter daba claros indicios de que el lugar de depósito original no era un asentamiento al uso, de modo que había que buscar el área donde estuvieron depositados los fósiles humanos, la industria lítica y la poca fauna asociada y, además, el yacimiento arqueológico. Para resolver esa pregunta se realizaron dos actividades complementarias: por un lado, mediante técnicas geofísicas, gravimétricas, sondeos mecánicos y arqueológicos se procuró conocer el subsuelo en la vertical exterior de la Galería del Osario y reconocer abrigos, galerías y conductos presentes en el sistema cárstico relacionados directamente con la misma y actualmente tapados (Fig. 2). Por otro, se hicieron varios sondeos en dos abrigos del complejo con buenas opciones para contener yacimiento: en el de La Cabañina y en el de La Tumba, además de recoger datos de la carta arqueológica realizada en el concejo y de prospectar el área circundante. Los resultados obtenidos han sido dispares. En relación con la propia Galería del Osario y con su vertical exterior se ha establecido una hipótesis del modelo de relleno implementando los datos geológicos y geofísicos de ambos sitios (Cañaveras et al., 2011; Silva et al., 2011); mientras que los sondeos arqueológicos en los abrigos no han ofrecido nada relacionado con el musteriense/neandertal, aunque La Cabañina ha entregado una interesante, pero modesta, colección de materiales líticos, óseos, cerámicos y faunísticos –salvaje y domesticado según etapas– de fines del Paleolítico Superior/Mesolítico, Calcolítico/Bronce, Hierro, Romano y Medieval que avalan la presencia de esos grupos y, en algún caso, el uso de las cuevas para su estancia (Rasilla et al., 2011c). Asimismo, el estudio de la industria lítica que se estuvo realizando desde 2005 en El Sidrón y poco después en el abrigo de La Viña (Santamaría 2006, 2012) puso de manifiesto un dato interesante relacionado con la materia prima que, paralelamente, exigió prospectar también ese elemento abiótico. Hay un tipo de sílex en la zona, e incluso en los conglomerados del interior de la cueva, en el que está hecha buena parte de la industria lítica de El Sidrón, pero también aparece en cantidades modestas en los niveles del Paleolítico Medio y del Superior de La Viña. Ese hecho tuvo un corolario inmediato, puesto que había que comprobar si ese sílex se encontraba en otros yacimientos y niveles paleolíticos asturianos y cantábricos, como así ocurre, y paralelamente desarrollar una línea de investigación específica sobre materias primas silíceas1 (Fortea et al., 2010; Santamaría et al. 2010, 2011). La información obtenida ha permitido dar nombre a esa materia prima “Sílex de Piloña”, y desde ahora los estudios de industria lítica prehistórica tienen que tener en cuenta esta variedad silícea pues su demostrada cualidad viajera le convierte en un trazador litológico a escala regional. Con todo, aunque la región cantábrica se ha incorporado tarde a estos estudios, vamos progresivamente conociendo las materias primas silíceas presentes en Asturias y susceptibles de haber sido utilizadas por nuestros antepasados (Duarte et al., e. p.; Tarriño et al., 2013). Las inferencias emanadas desde las diferentes disciplinas y técnicas analíticas. 1. La arribada del registro arqueológico (Sánchez-Moral et al., 2007; Silva et al., 2011; Cañaveras et al., 2011; Santamaría et al., 2010, 2011, 2012; Rasilla et al., 2011a; Santos et al., 2012a y b). Desechada la posición primaria y el enterramiento del depósito de la Galería del Osario era preciso explicar la forma de llegada del material acumulado, puesto que indefectiblemente éste provenía de una zona externa a la misma. Inicialmente los aportes debían proceder de la zona sur siguiendo el sentido de la estratificación y del agua que, procedente de la escorrentía y el goteo, discurre en invierno y primavera por el interior de la galería; sin embargo, los datos ponían en cuestión esa hipótesis y trasladaban el vehículo de transporte a unos conductos situados en el techo. Esto se debe a que la inmensa mayoría del material está concentrado entre los cuadros E-H/10 – E-H/4 y hay unos pocos restos, con un ligero repunte numérico de la siempre escasa fauna, en los cuadros D-EF/20-23 (Fig. 1). Incluso si proyectamos las evidencias arqueológicas sobre el plano vemos una forma de cono en ambos casos, lo que apoya una entrada desde la parte superior. 1 Al respecto ya se había hecho alguna tarea, aunque parcial en el planteamiento y localizada en unos yacimientos concretos: L. G. Straus en la Riera, M. S. Corchón en Las Caldas y P. Arias en varios yacimientos postpaleolíticos del oriente asturiano.
124  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS Figura 2. Arriba: Corte geológico interpretativo sobre la Galería del Osario. Se muestran las características geológicas y niveles geomorfológicos más importantes en relación a las anomalías geofísicas detectadas, sondeos mecánicos realizados y los perfiles de la Galería del Osario (GO) y Galería Principal de la Cueva de El Sidrón (P). Abajo: Mesomorfologías de disolución en el suelo de la Galería del Osario. A: Detalle de cómo los tabiques y espadiformes controlan la textura y la geometría de los depósitos (zona F-G/9). B: Detalle de tabiques y bloques al descubierto en la zona E-F/8-9. C: Vista desde el norte de la parte central de la galería (septiembre 2010) y croquis de la serie estratigráfica. 125
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  Figura 2. Arriba  Corte geol  gico interpretativo sobre la Galer  a del Osario. Se mues...
126 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Este fenómeno se explica porque al exterior en uno de los bordes de un poljé hubo un abrigo en donde se depositó el registro arqueológico y unos metros más abajo se sumía un regato; tal y como sucede en la actualidad en el Abrigo de La Cabañina. Por alguna razón el sistema se taponó, coincidiendo con una tormenta o una etapa de importantes lluvias, subiendo el agua hasta llegar al nivel del abrigo; y un posterior destaponamiento hizo que lo que estaba depositado en el mismo se introdujera por unos conductos al interior de la cavidad de forma brusca, muy rápida y como una colada de barro, quedando atrapados en la Galería del Osario (Fig. 2). En esa posición final hubo algún proceso postdeposicional centrado, sobre todo, en la pared occidental a favor de la circulación de agua mencionada y en un sumidero que interesó a la zona de E/9. Posteriormente el abrigo se desmanteló y se cubrió de sedimentos cuaternarios, si bien ha podido localizarse su posición gracias a los análisis geofísicos, gravimétricos y la pertinente topografía. Estamos tratando de acceder a ese lugar para comprobar si quedan restos, y, de haberlos, cómo ha sido el proceso de deposición; pues en este caso se abre de nuevo la hipótesis de que hubiera sido un enterramiento. Además probablemente podamos inferir, a partir de la posición del registro en el interior de la galería, la distribución espacial general de los diferentes elementos (fósiles, herramientas y fauna) en el abrigo exterior original: la ubicación del grueso del material estaba en una zona concreta que entró por un conducto que los llevó al sector 2 y 3 de la Galería, y otros pocos materiales –especialmente la fauna– estaban en una zona distinta –aunque próxima– a aquélla y entraron por otro conducto que los llevó a sector 4 de la Galería (Fig. 1). 2. La cronometría de los fósiles y de las herramientas líticas (Torres et al., 2010, 2011; Wood et al., 2013). Tanto el taxón de los fósiles como el tecno-complejo cultural al que pertenecen obligaba a utilizar diferentes sistemas de datación absoluta, ya que en el mejor de los casos desde ~55.000 años BP el 14C no sirve, y porque dependiendo del resultado podíamos estar en el centro del actual debate sobre la transición Paleolítico Medio/Paleolítico Superior – Homo neanderthalensis/Homo sapiens o sobre la perduración en la Península Ibérica de grupos neandertales hasta cronologías en torno al 25-24.000 BP. Conviene decir, en primer lugar, que por diferentes causas no todos los procedimientos elegidos han ofrecido resultados satisfactorios (p. e. Uranio/Torio); y, por otro, que se han puesto en evidencia los problemas que pueden derivarse según los métodos empleados por los laboratorios y, de paso, los relativos a la interpretación arqueológica posterior. Para minimizar ese impacto se dataron varios restos por tres procedimientos diferentes (AARD, ESR y 14CAMS), coincidiendo razonablemente bien las fechas de los dos primeros y siendo muy diferentes y fuera de rango las del tercero (Laboratorio Geochron). Como las dataciones podían entrar dentro del rango del C14, y para resolver la incertidumbre generada, se enviaron unas muestras a otro laboratorio (Beta Analytics) cuyos resultados (entre ~35.000 y ~41.000 BP) situaban el registro de El Sidrón dentro del debate arriba aludido. Sin embargo, se tuvo noticia de las fechas obtenidas en una muestra enviada en 1998 al laboratorio de Gif-sur-Yvette (48.500±2600 y 49.200±2500 BP) que cambiaban en buena medida la visión e interpretación del registro de El Sidrón. A la vez, se tomaron unas muestras para datar el sedimento mediante OSL, las cuales encuadraban razonablemente bien, a techo y a muro, los materiales arqueológicos y antropológicos y se correlacionaban con las obtenidas por otros procedimientos. Por último, con motivo de un proyecto liderado por la Universidad de Oxford se han datado varios yacimientos europeos singulares entre los que estaba El Sidrón, que entregó una fecha de 48.400±3200 BP. Como fácilmente puede colegirse hay un desacuerdo entre las dataciones de Geochron/Beta y de Gif/ Oxford, y la razón principal del mismo es el pre-tratamiento utilizado para eliminar las contaminaciones: en el caso de Geochron/Beta se ha aplicado el sistema convencional, mientras que en Gif/Oxford se hizo mediante unos protocolos más sofisticados, respectivamente nynhidrina y ultrafiltración. Por ello, es más sensato asumir las dataciones más antiguas, siendo la media ponderada de las mismas: 48.800±1600, y además están genéricamente de acuerdo con las de AAR, ESR y OSL. 3. La naturaleza de la colección antropológica y su paleogenómica (Rosas y Aguirre, 1999; Lalueza, 2011; Lalueza et al., 2005, 2011, 2012a y b; Rosas et al., 2006, 2007, 2011a, 2011c, 2012, 2013; Bastir et al., 2010; Dean et al., 2013; Hardy et al., 2012; Engelken et al., 2014, Castellano et al., 2014). Lo que quizá sea más sobresaliente es haber demostrado la existencia de trece individuos y la práctica de antropofagia (Fig. 3). Y se ha podido hacer porque han aparecido varios molares concretos o bien otras partes óseas específicas, y por la presencia fehaciente de unas marcas de corte y fracturación intencionada en diversos huesos humanos. Contamos con otros ejemplos del hallazgo de un elevado número de individuos neandertales en un mismo yacimiento, pero en este caso además se ha podi-
126  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS do estudiar el ADN mitocondrial de doce, lo que nos está dando una visión novedosa de algunas formas de comportamiento, como en este caso el movimiento de las hembras y la mayor estabilidad de los machos (patrilocalidad) en los grupos neandertales. Además están abiertas varias líneas de investigación que ahondarán en la interpretación de esta previsible “familia” a una escala desconocida hasta la fecha; ayudados por la buena conservación general de los fósiles. Siete adultos (3 , 3 , 1 (2 , 1¿ ?), dos juveniles (1 ?), tres adolescentes ?, 1¿ ?), un infan- til (1 ?) y una cifra de ~2100 efectivos ofrecen un ilustrativo vivero de información sobre la lateralidad (diestros); el uso de la boca como tercera mano por todos los adultos y los adolescentes (estrías en la dentición anterior); episodios de estrés fisiológico –malnutrición– (al menos una hipoplasia coincidiendo con el destete y, en algún caso, dos o más); un abceso mandibular en el adulto 2 que le debió producir problemas masticatorios y dolores; la presencia de sarro en todos los individuos con huellas en algún espécimen de bitumen y del consumo de plantas medicinales; la altura Figura 3. Arriba izquierda: Vista lateral de una mandíbula y un maxilar en conexión anatómica. Arriba derecha: Marcas de corte en un húmero. Abajo: Foto y dibujo de uno de los conjuntos remontados que totaliza veintiún piezas. 127
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  do estudiar el ADN mitocondrial de doce, lo que nos est   dando una visi  n novedosa de...
128 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO estimada (entre 164-171 cm y entre 153-161 cm: 164 cm de media); una morfología neurocraneana tendente a braquicéfala; una ligera variación anatómica según zonas geográficas teniendo los del sur una cara más ancha y menos prognata que los del norte; y sus caracteres esqueléticos corresponden a lo que se conoce como neandertales clásicos. Pero también, que una hembra adulta era pelirroja y de piel clara; que un individuo tenía el grupo sanguíneo 0 (variante 001); que los neandertales tenían lenguaje, aunque de momento no sepamos su grado de complejidad; que un espécimen podía detectar el gusto amargo pero necesitaba consumir más cantidad de producto para notarlo; y que se ha podido establecer el linaje mitocondrial de doce individuos. Así, al linaje A pertenecen cuatro adultos (1 , 3 ), dos adolecentes y un juvenil, al linaje B sólo pertenece un adulto femenino, y al linaje C pertenecen un adulto ( ), un adolescente, un juvenil y el infantil. Lo significativo es que cada hembra adulta tiene un linaje diferente (A, B, C) y que todos los adultos masculinos pertenecen al mismo linaje (A). Así pues, en un momento dado se produjo una práctica culinaria sobre un grupo en alguna medida emparentado, lo que da una fotografía muy precisa de un hecho no sólo biológico sino también cultural, quedando sus restos en ese abrigo mencionado de una manera tal que no estuvieron afectados por los carnívoros ni los roedores y pudieron fosilizarse sin altibajos hasta su descubrimiento. 4. Las cualidades de la cultura material y de los recursos bióticos y abióticos (Fortea et al., 2003; 2007a, 2007b, 2007c, 2009, 2010; Rasilla et al., 2011a, 2011b; Sesé, 2011; Sanchiz y Martín, 2011; Santamaría 2012; Santamaría et al., 2010, 2011; Duarte et al., e. p.; Tarriño et al., 2013). Asociados a los fósiles humanos se han hallado unos ~400 artefactos líticos con unas inequívocas con- diciones tipo-tecnológicas musterienses, y unos pocos restos de fauna. Destaca sobremanera el tipo de materia prima generalmente empleada –sílex de Piloña–; el remontaje de varias piezas líticas que por ahora constituye un 20%, pero se incrementará con las nuevas incorporaciones anuales (Fig. 3); la distribución espacial del registro arqueológico y la escasez y propiedades de la fauna macro-mamífera (ciervo, gran bóvido, rebeco, caballo, lobo y oso)2. La presencia de sílex cretácico tanto en posición primaria como en secundaria en los conglomerados neógenos tiene un interés notable, porque los neandertales tomaron esa materia prima, más algún canto de cuarcita, para hacer sus herramientas en relación directa con la actividad prioritaria deducida de los datos expuestos: utensilios para el procesado de sus congéneres. Y ello se apoya en que ese material entró a la vez que los fósiles al Osario, y su remontaje también muestra que se cogieron los núcleos en la cercanía inmediata, se manipularon, se usaron determinados soportes (lascas, denticulados, etc.) y se dejaron en el mismo sitio. Por su parte, un elemento alimenticio clave como es la fauna no tiene, en principio, nada que ver con la actividad planteada, porque sólo presenta marcas de carnívoros y, por tanto, aquí no estaba directamente asociada a los humanos. Estaba en ese depósito por la acción de los carnívoros y cuando se produjo el evento mencionado entraron a la vez todos los materiales que estaban en esa parte del yacimiento, quedando atrapados en las trampas naturales de la Galería del Osario. Los datos van apuntando a que es un hecho cultural único y rápido en el tiempo, focalizados en una tarea prominente, por lo que es fundamental descubrir –y en ello estamos– otros asentamientos musterienses próximos a El Sidrón para documentar esa otra parte del quehacer humano que no está reflejada en el que nos ocupa. 2 También están presentes algunos micromamíferos (musaraña, musgaño, topo, murciélago mediterráneo y mediano de herradura, marmota alpina, lirón gris, ratón, rata topera, topillo campesino, topillos lusitno y conejo) y herpetofauna (sapo compún, rana bermeja, salamandra común y lución).
128  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS Ana Cristina Pinto Llona* 25.000 años de ocupación paleolítica en Sopeña (Asturias, España) Introducción El abrigo de Sopeña Descubierto en 2001, Sopeña contiene una secuencia estratigráfica antigua, intacta y rica en restos de ocupación humana intensa en el Paleolítico Medio y Superior inicial. Debido a la abundancia de hallazgos y a la sofisticación de las técnicas de registro, la excavación progresa despacio. Mucho de lo que ya sabemos de Sopeña proviene de estudios realizados sobre materiales y estructuras documentados en un pequeño sondeo inicial (2x1 m.), y los progresos de los mismos se han ido publicando en varios medios (Pinto Llona et al., 2005, 2006, 2009, 2012). Sumarizo aquí aspectos que creo más relevantes del yacimiento y del trabajo llevado a cabo hasta la fecha y en curso actualmente. Se encuentra en el Concejo de Onís (Asturias), lindando con el Parque Nacional de los Picos de Europa, a 450 m. sobre el nivel del mar. Orientado al suroeste (Fig. 1) tiene una magnífica vista del valle del río Güeña. Se manifiesta como un abrigo calizo de escasa amplitud. La boca se encuentra protegida por una sucesión de coladas estalagmíticas tal vez sobre caos de bloques. Observaciones in situ y estudios en curso (Ground Penetrating Radar) sugieren que la secuencia expuesta es una colmatación a techo de una caverna de mayor entidad. Todos los niveles son arqueológicos, prácticamente horizontales y muy fértiles. Contiguo a las coladas, cierran el abrigo por el noroeste bloques calizos caídos, de unos dos metros de altura, en cuya superficie superior se observan grabados lineares profundos del tipo que ha sido asignado a veces al Auriñaciense (ej. Fortea Pérez, 2000-2001). En el lateral de los mismos bloques, a media altura, hay piqueteado un antropomorfo itifálico Neolítico. Hasta la profundidad con que estamos familiarizados, los sedimentos de Sopeña se dividen en dos unidades netamente diferentes. Una línea imaginaria de este a oeste hacia la mitad del yacimiento, corta como a cuchillo, verticalmente, la secuencia estratigráfica arqueológica, que no existe en la parte norte. Allí aparece una colada masiva de sedimentos amarillentos no estratificados y estériles. Actualmente estamos realizando un pequeño sondeo en esta zona, para comprender mejor la historia del yacimiento. El Sondeo Figura 1. Plano de Sopeña. Sombreado, el sondeo. * En 2002 realizamos un sondeo de 2x1 m. (Figura 1). Bajo más de un metro de estiércol apareció la primera superficie arqueológica (Nivel 0). Los abrigos calizos eran, y son actualmente, empleados como cuadras; periódicamente, el estiércol se rastrilla y transporta a los pastos vecinos. Aunque esta práctica puede haber arrasado algunos niveles superiores del yacimiento, la falta absoluta de vestigios anacrónicos no apoya esa idea. c/o J. Villarías, ILLA, CCHS-CSIC, c/ Albasanz 26-28, 28037 Madrid acpintoll@gmail.com 129
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  Ana Cristina Pinto Llona   25.000 a  os de ocupaci  n paleol  tica en Sope  a  Asturias...
130 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO El sondeo se excavó debajo de la falla principal del abrigo. Alcanzamos una profundidad de aproximadamente 3 metros bajo Datum, y se documentaron 16 niveles arqueológicos discernibles por diferencias en color, grano, textura e inclusiones en el sedimento (Fig. 2). El sondeo se detuvo debido a la friabilidad del sedimento y a la presencia de bloques en los niveles inferiores de retirada imposible sin destruir la secuencia expuesta. En ella alternan los niveles claros con los muy ricos en carbones; la sedimentación es subhorizontal, y la secuencia estratigráfica continúa a mayor profundidad. A la vista de esa nítida alternancia y horizontalidad, y de los análisis micro-sedimentarios, las inversiones estratigráficas no son plausibles en Sopeña. El sondeo se ha excavado junto a una pared que se inclina hacia adentro; en los niveles superiores no es posible estar de pie; el sedimento adyacente al muro es muy friable. Dataciones sobre materiales de esa zona podrían ofrecer resultados aberrantes, y aunque hemos procurado escoger muestras de la parte del sondeo más alejada de la pared, sin duda las dataciones que obtengamos en el futuro a partir de muestras obtenidas durante la excavación en superficie ofrecerán una imagen más precisa. Sopeña compensa la escasez de su superficie con la gran abundancia de hallazgos: en los aproximadamente 2 x 1 x 2 metros del sondeo se recuperaron Figura 2. Esquema de la secuencia estratigráfica en la pared oeste del sondeo. NIVEL LÍTICA % Lítica FAUNA % Fauna TOTAL % Total 0 95 43,38 124 56,62 219 0,53 I 417 26,77 1141 73,23 1558 3,78 II 400 24,43 1237 75,57 1637 3,97 III 1153 20,62 4439 79,38 5592 13,56 IV 41 11,71 309 88,29 350 0,85 V 104 15,27 577 84,73 681 1,65 VI 115 13,79 719 86,21 834 2,02 VII 436 16,50 2206 83,50 2642 6,41 VIII 202 4,57 4220 95,43 4422 10,72 IX 662 7,91 7711 92,09 8373 20,30 X 276 7,78 3271 92,22 3547 8,60 XI 1232 48,52 1307 51,48 2539 6,16 XII 187 18,17 842 81,83 1029 2,49 XIII 130 16,09 678 83,91 808 1,96 XIV 90 7,95 1042 92,05 1132 2,74 XV 319 5,42 5567 94,58 5886 14,27 Tabla 1. Número de hallazgos por nivel en el sondeo. Niveles I a VII son Gravetienses; VIII a XI Paleolítico Superior Inicial y XII a XV Musterienses.
130  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
CORDILLERA Y LITORAL CANTÁBRICOS más de 40.000 restos, que denotan un uso frecuente e incluso intenso, del yacimiento, en el Musteriense, Paleolítico Superior inicial y Gravetiense. La Tabla 1 nos da una idea de estos datos. En el sondeo no se ha documentado ningún útil que pueda ser clasificado como transicional, y en esos materiales la transición parece abrupta, o bien hay un hiato sedimentario. El registro se compone básicamente en cuanto a industria lítica, de muchos restos de talla y pocos artefactos formales, sobre todo en el Paleolítico Superior. En cuanto a la fauna, la mayoría de restos no son identificables. Se han observado marcas de corte antrópicas, aunque no son frecuentes, y también se ha identificado la acción de carnívoros. No hemos registrado en el sondeo ningún resto humano, lo que contrasta con el cercano yacimiento del Sidrón (Rosas et al., 2012) donde en cronologías similares se han encontrado abundantes restos de Neandertal canibalizados. Estratigrafía, atribución arqueológica y dataciones Los niveles I al XI se atribuyen al Paleolítico superior: al Gravetiense los niveles I al VII y al Paleolítico superior inicial los nivelesVIII al XI. Los niveles XII al XV son Musterienses. Aunque insuficientes, tenemos varias dataciones que listamos a continuación y que sugieren una acumulación relativamente rápida de los sedimentos en la secuencia Gravetiense (Pinto Llona et al., 2012). Una datación del nivel XII de Sopeña convierte a éste, al menos en teoría, en el Musteriense más reNivel ciente del norte de la Península Ibérica (Maroto et al., 2012), seguido casi inmediatamente por el Paleolítico Superior inicial. Las dataciones del nivel XII sugieren en conjunto una ocupación de c. 10.000 de duración en ese nivel. Consideramos estos datos como orientativos, a la espera de que se realicen más dataciones, y mientras progresa la excavación en superficie hasta esos niveles. El método de excavación La excavación del sondeo se realizó tomando medidas verticales de los niveles excavados con un nivel de agua artesanal; en general, no se tomaron medidas verticales de hallazgos individuales. En cambio, en la excavación en superficie de Sopeña hemos empleado desde el primer momento la tecnología más avanzada disponible. Se excava por unidades estratigráficas discretas dentro de cada Nivel, con cuadrícula de 250 cm de lado, estaciones totales reposicionadas continuamente que nos permiten un error medio de 2 mm, conectadas a ordenadores portátiles equipados con programas de Sistemas de Información Geográfica (ArcViewtm, ArcGistm) en la cueva, y escaneadores de código de barras para transmitir sin error el número de hallazgo a la base de datos. Todos los hallazgos de más de 2 cm. han sido ploteados con este sistema que permite el mapeo vertical y horizontal de artefactos en tiempo real. Todos los sedimentos se flotan y se criban. No obstante, dada la abundancia de hallazgos, este método resulta lento y la excavación progresa despacio. Tras más de diez años apenas comenzamos Cultura lítica Método Ref. Lab. dataciones fecha BP Ka CalPal online CalBC III Gravetiense C14 AMS Beta-198144 21.020 ± 100 25.168 ± 377 X EUP C14 AMS Beta-198145 23.550 ± 180 28.496 ± 393 XI EUP C14 AMS Beta-171157 32.870 ± 530 37.359 ± 857 XI EUP C14 AMS GrA-39.760 34.470 + 650 – 450 39.726 ± 891 XI EUP ESR-LU Williams 2005SP02 40.300 ± 4.800 XII Musteriense C14 AMS GrA-35.500 35.500 + 650 – 460 40.336 ± 975 XII Musteriense C AMS Beta-198146 38.630 ± 800 43.052 ± 741 XII Musteriense ESR-LU Williams 2005SP03 49.300 ± 5.300 XIII Musteriense ESR-LU Williams 2005SP05 57.100 ± 12.500 XIV Musteriense ESR-LU Williams 2005SP08 50.400 ± 8.700 XV Musteriense ESR-LU Williams 2005SP10 57.200 ± 12.300 14 Tabla 2. Dataciones absolutas de algunos niveles de Sopeña. El nivel XI es el Paleólitico Superior inicial más antiguo. El nivel XII es Musteriense. 131
CORDILLERA Y LITORAL CANT  BRICOS  m  s de 40.000 restos, que denotan un uso frecuente e incluso intenso, del yacimiento, ...
132 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO a excavar el Nivel IV, y eso en una trinchera de unos 6 x 2 m. más destructivo. Es necesaria una conciencia local, una interiorización del valor del Patrimonio y del trabajo que realizamos los arqueólogos para subrayarlo; valor cuyo rédito será siempre social y local. Reflexiones finales Sopeña es sin duda un yacimiento a tener en cuenta. Con o sin industrias transicionales, las secuencias estratigráficas continuas in situ, que documentan los años alrededor de la desaparición del Musteriense y la implantación del Paleolítico Superior son escasas en el norte de la Península Ibérica. Aparte del trabajo científico, hemos realizado un gran esfuerzo para “revalorizar” la percepción local del yacimiento, protegerlo en todo lo posible, y para cambiar la noción de que se trata de un lugar sin interés, adecuado sólo para el ganado Agradecimientos Mi agradecimiento a la Consejería de Cultura del Principado de Asturias, Concejo de Onís, National Geographic CRE, Wenner-Gren Foundation, Institute of Human Origins (ASU), Wings WorldQuest Foundation, Programa Ramón y Cajal del Ministerio de Ciencia e Innovación, y a todos los colaboradores científicos del Proyecto Sopeña y participantes en las excavaciones.
132  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
3 valle del ebro, pirineos y prepirineo CUENCAS HIDROGRÁFICAS ATLÁNTICAS NOROCCIDENTALES 133
3  valle del ebro, pirineos y prepirineo  CUENCAS HIDROGR  FICAS ATL  NTICAS NOROCCIDENTALES  133
Yacimiento Numeración mapa Abauntz 25 Arrillor 26 Atxoste 27 Cova del Parco 28 Roca dels Bous 29 Cova Gran de Santa Linya 30 Cova de l’Estret de Tragó 31 Fuente del Trucho 32 Fuentes de San Cristóbal 33 Gabasa 34 Kanpanoste Goikoa 35 Forcas 36 Nerets y Cova de les Llenes 37 Martinarri 38 Mendandia 39 Conjunto del valle del Montsant 40
Yacimiento  Numeraci  n mapa  Abauntz  25  Arrillor  26  Atxoste  27  Cova del Parco  28  Roca dels Bous  29  Cova Gran de...
Pilar Utrilla *, Carlos Mazo * y Rafael Domingo ** La cueva de Abauntz (Arraitz, Navarra) Introducción Cercana al pueblo de Arraitz, la cueva se abre a unos 30 metros sobre la orilla izquierda del Zaldazaín. Conocida desde antaño, es citada ya por J.M. de Barandiarán en 1956. Hidrográficamente en el Valle del Ebro, por cercanía al ámbito cantábrico y condiciones climáticas actúa como bisagra entre ambas vertientes. Controla el paso entre una planicie al sur y el entorno más abrupto y boscoso de la zona norte. Se abre a 650 m snm junto al puerto de Velate, que permite un paso sencillo a través de los Pirineos. Es un área de media montaña aunque de suave relieve. Intensas precipitaciones (cercanas a los 1800 mm) se reparten a lo largo de todo el año. Las excavaciones se han desarrollado en dos fases: de 1976 a 1979 a cargo de Pilar Utrilla (Utrilla, 1982) y en 1988, 1991 y 1993-1996 en codirección con Carlos Mazo. Desde entonces el equipo se ha centrado en estudios de laboratorio, algunos de gran interés y repercusión mediática. Los diez niveles arqueológicos documentan 50000 años de visitas recurrentes por parte de gentes con tradiciones culturales y necesidades distintas: fue alto de caza en el Solutrense, campamento de hábitat en el Musteriense, Magdaleniense Medio y Neolítico, asentamiento esporádico en el Magdaleniense Final y Aziliense, recinto funerario en el Calcolítico y escondite ante las invasiones en el Bajo Imperio romano, configurando así una secuencia estratigráfica de las más completas y complejas del Valle del Ebro (Fig. 1). 1. El Musteriense de tradición Achelense. Osos y hendedores La presencia humana más antigua corresponde al nivel h, localizado en 1994 en la zona interior dos metros por debajo del último estrato arqueológico (solutrense); ha sido excavado en unos 8 m2. Carece de estructuras u hogares aunque presenta huesos quemados. Su espesor ronda los 50 cm. (Mazo et al. 2013). Algunos dientes de oso han sido datados por racemización de aminoácidos (T. Torres y E. Ortiz) en 47±7 ka, lo que coincidiría con la fecha AMS (GrA16.960) >45000: ambas se adecuan a la industria, en la que la abundancia relativa de hendedores sugiere una facies M.T.A. Hay unos 2.000 restos de fauna reconocibles, muy bien conservados. El 81,4% son de Ursus spelaeus, sin huellas de actividad antrópica, en lo que parece una acumulación ligada con la hibernación y el fallecimiento por causas naturales. Del resto el 10% corresponde a carnívoros (Panthera pardus, Canis lupus, Vulpes vulpes, hiénidos) y sólo el 7% a ungulados. Se documenta consumo humano (marcas de cortes en huesos de Cervus) y también de carnívoros (huesos de Rupicapra roídos), siguiendo un patrón similar al detectado en Moros de Gabasa. En cifras inferiores hay bóvidos, renos, cabra, caballo o rinoceronte. Casi el 90% de la fauna se debe al uso natural de la cueva como refugio por osos y otros carnívoros. Entre los 42 restos líticos destacan 11 hendedores (26% del total) (Fig. 2), además de 2 bifaces, 2 raederas, 2 raspadores, 3 truncaduras y 4 lascas retocadas. Los hendedores están fabricados sobre caliza, basalto y otras rocas volcánicas, mientras que para bifaces y otras piezas sí se elige el sílex como materia prima (al igual que en el Najerilla, Utrilla y Mazo, 1996d). Abauntz se alinea así con sitios en torno al golfo de Vizcaya (Castillo, Morín, Pendo, Olha…) con idéntica tecnología en la fabricación de sus hendedores (Mazo et al. 2013), para los que podemos recuperar la denominación de Vasconiense propuesta por Bordes, hoy rehabilitada por varios autores. * Área de Prehistoria. Universidad de Zaragoza. C/ Pedro Cerbuna, 12. 50009 Zaragoza ** Área de Prehistoria. Universidad de Zaragoza. Pza. Constitución, s/n. 22005 Huesca
Pilar Utrilla  , Carlos Mazo   y Rafael Domingo     La cueva de Abauntz  Arraitz, Navarra   Introducci  n Cercana al puebl...
136 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Figura 1. Secuencia estratigráfica documentada en la cueva de Abauntz, con indicación de niveles arqueológicos, materiales más significados, fechas y asignación cultural. 2. Solutrenses de paso y ecos gravetienses Algunos materiales del nivel revuelto (puntas de la Gravette y Vachons) permiten sugerir una posible presencia en la cueva de un nivel gravetiense, hoy arrasado por actividad kárstica. (Fig. 3.1) En cuanto al nivel f, alterado tras su sedimentación, conserva elementos residuales de aire solutrense superior aunque la ocupación no es intensa ni especialmente fértil. Entre las escasas piezas destacan un grueso perforador de retoque plano y bellas puntas de muesca, la mayoría rotas, lo que permite interpretar el asentamiento como un alto de caza temporal donde se sustituían las armas inservibles. (Fig. 3) Ese retoque plano coexiste con dos puntas de escotadura de retoque abrupto de aire salpetriense, afirmando el carácter “de bisagra” del yacimiento entre las influencias cántabro-atlántica y mediterránea. Esta es la aparición más occidental de ese morfotipo conocido en el Prepirineo central (Chaves, Trucho), donde las puntas son “más salpetrienses” que las de entornos costeros (como las de pedúnculo curvo de Ambrosio o Parpalló), lo que refuerza la idea de una comunicación con el norte de los Pirineos a través de pasos centrales (como el de la Cerdaña) además de por la evidente ruta de la costa (Bocaccio y Utrilla 2013, Domingo et al. 2012). Esta dualidad técnica en Abauntz reflejaría contactos entre gentes de tradición salpetriense del Valle del Ebro y las que recorrían el corredor cantábrico entre Aquitania y la zona asturiana. 3. Cazadores transpirenaicos en el Magdaleniense Medio El nivel e, el mejor conocido y conservado de la estratigrafía, es la única presencia humana bien documentada durante el Magdaleniense Medio en el Valle del Ebro, aunque se vincula claramente al mundo cántabro-aquitano. Está datado (hueso, AMS) en 13500±160 (OxA-5983; 16413±423 cal BP). Identificado en las primeras campañas (Utrilla, 1982), sirvió de soporte a la tesis de Mazo sobre la funciona-
136  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO lidad de las herramientas líticas magdalenienses, con resultados sorprendentes. Los buriles nunca habían servido para ranurar: en los tipos sobre truncadura la parte activa era la propia truncadura, utilizada para raspar pieles; el negativo del golpe de buril servía para facilitar la prensión de la pieza. Buriles diedros y perforadores, localizados en la misma zona, habían perforado pieles; en los útiles dobles buril-raspador la parte activa era el raspador y el buril servía sólo para favorecer el enmangue (Mazo, 1989). Estudios microespaciales, palinología y análisis funcional han hecho posible una propuesta de reconstrucción de actividades en las dos cámaras principales de la cavidad (Utrilla y Mazo, 1992; Utrilla et al., 2003). Se documentaron concentraciones significativas: buriles diedros y perforadores en la zona de entrada delante del hogar; raspadores y buriles sobre truncadura a la derecha de la Sala 1, alrededor de un hogar; azagayas y otras puntas óseas en el pasillo intermedio y la Sala 2. A cambio, en el ángulo septentrional de la cueva casi no aparecen materiales líticos, abundando el polen de plantas aptas para acondicionar zonas de descanso: helechos y juncos. Como actividades realizadas planteamos la talla de sílex junto a la entrada, la zona mejor iluminada; a continuación espacios de trabajo de pieles (perforación y raspado) y al fondo el área de descanso. La sala interior podría tratarse de una zona de descanso donde las armas se apilaban en la pared u otra área de trabajo para procesado de pieles, que podrían tundirse y/o ahumarse allí. Varios pozos de pequeño tamaño localizados entre el pasillo y la Sala 2 permiten imaginar una estructura de pieles sustentada en un armazón de postes que aislaría ambas zonas. Figura 2. Hendedores del nivel h de la cueva de Abauntz (Navarra) (1 a 4) comparados a otros del río Najerilla (La Rioja) (5 a 8). Altuna y Mariezkurrena (1996) documentaron los únicos restos de Saiga tatarica en la Península Ibérica, confirmando las relaciones de Abauntz con áreas norpirenaicas: 6 huesos, apenas un 1% de un nivel e dominado por Rupicapra y, en menor medida, Cervus y Capra. Los autores cifran su extensión máxima por Europa occidental durante el Magdaleniense (especialmente el M. Medio, cuando se encuentra en sitios tan cercanos a Abauntz como Isturitz y Dufaure). Los restos (5 falanges y 1 centrotarsal) inducen a pensar que el animal no fue cazado en las inmediaciones sino que esos huesos formaban parte de una piel aportada por gentes que venían desde territorio aquitano. El rico ajuar de industria ósea confirmaría que Abauntz parece dependiente del gran asentamiento de Isturitz, aunque también presenta similitudes con enclaves del occidente cantábrico. Motivos decorativos complejos que adornan varillas en asta de cérvido de Abauntz se repiten de forma casi idéntica en sitios como Caldas y La Viña en Asturias, Isturitz en Figura 3. Punta de Vachons (nº1) y materiales solutrenses del nivel f. 137
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO  lidad de las herramientas l  ticas magdalenienses, con resultados sorprendentes. Lo...
138 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Pyrénées-Atlantiques o La Madeleine en Dordogne, conformando así una koiné magdaleniense a lo largo de la costa cantábrica y el sureste francés. Abauntz se sitúa en un punto clave, cerca (y con acceso sencillo) de grandes sitios como Isturitz. Podemos destacar entre otros tres motivos decorativos reiterados en distintos enclaves: series de triángulos enmarcados en líneas paralelas (chevrons emboités), paréntesis inversos o cabezas de bisonte vistas de perfil. (Utrilla y Mazo, 1996 a y c; Utrilla et al. 2013; Duarte et al. 2012). El nivel entregó también dos huesos grabados con marcas en múltiplos de siete, que evocan cuentas calendáricas referidas a fases lunares, relativamente sencillas de seguir con una observación mínima del cielo (Utrilla, 2004; Utrilla y Martínez-Bea, 2008, Mazo et al., 2008): un hueso hioides de caballo, perforado para su suspensión, y un colgante en marfil de mamut. El hioides presenta dos series de 13 y 14 incisiones profundas en sus laterales. El colgante de marfil cinco series de marcas con la secuencia 10-1414-14-14. Este tipo de colgantes aparecen en sitios como La Güelga y Tito Bustillo (2 en cada uno, también en múltiplos de siete) o en la lejana cueva de La Marche (Vienne), donde existen al menos tres hioides perforados con este tipo de marcas. Figura 4. Caballo grabado sobre el bloque 3. 4. El Magdaleniense Final del nivel 2r Datado por C14 en 11760±90 (OxA-5116; 13643±151 cal BP), se trata de una potencia limitada, que apenas dejó algunas decenas de restos líticos. Los hallazgos más importante de esta ocupación son tres bloques pétreos de arte mueble grabados con diversas figuras. Intensamente estudiados (Utrilla y Mazo 1996 b y c; Utrilla et al. 2004 y 2007-2008), en 2009 se publicó en la revista JHE que uno de ellos contenía el mapa más antiguo de Europa Occidental (Utrilla et al., 2009) en un artículo de gran impacto mediático. El bloque 1 incluye en una de sus caras lo que interpretamos como la más antigua representación de un mapa del entorno inmediato de un asentamiento prehistórico. Diversos grabados esquemáticos mostrarían el paisaje que se ve desde la cueva: un monte, arroyos y barrancos que discurren desde la zona agreste hacia el llano… y algunos de los animales que habitan esos lugares: cabras muy esquemáticas (cuerpos de perfil, cabeza de frente indicada mediante dos signos en “V” superpuestos) en torno al monte, dos bóvidos jóvenes en la supuesta zona llana… Además, marcas interpretadas como sendas y vados, en lo que parece una “guía” del entorno para el propio grupo humano o, dado que el bloque quedó allí abandonado, para otras partidas de caza. En la misma cara un gran ciervo macho está acompañado de signos en espiral que podrían representar ruidos u olores de la berrea. El bloque 2 pudo tener, a diferencia de los otros dos, auténtica utilidad como lámpara de grasa o tuétano, aprovechando una oquedad natural. Su representación más destacada es un caballo al que acompañan varias cabras que repiten el modelo esquematizado del bloque 1. Se observan además marcas similares a las interpretadas en el bloque 1 como símbolos del paisaje: una posible corriente de agua, un sendero… El bloque 3 acoge la representación más cuidada desde el punto de vista artístico. De forma subtriangular, presenta grabado, con profusión de detalles anatómicos, un prótomo de caballo, animal característico del arte parietal y mueble del Magdaleniense, sobre todo en la zona del Pirineo occidental (Fig. 4). Por su frecuencia, se podría interpretar como “marca del clan” de un grupo humano fuertemente vinculado a enclaves aquitanos como Isturitz donde L. Mons (1996) identifica 180 figuras de caballo o Duruthy, donde el valor simbólico del caballo es evidente (Cleyet-Merle 1996). 5. Los últimos cazadores: el Aziliense del nivel d Sólo aparece en la Sala 1. Su formación se liga a corrientes de agua que incorporaron al depósito ma-
138  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO teriales de los niveles magdalenienses. Abundan las conchas de Helix en un contexto arqueológicamente pobre, con unas 70 piezas retocadas y núcleos. Las hojitas de dorso suponen casi el 41% de los efectivos; se documentan raspadores unguiformes y puntas azilienses para un nivel datado por C14 convencional en 9530±300 (Ly-1964;10858±405 calBP). Esta breve ocupación humana se inserta en un complejo panorama cronocultural cuya definición aun debe aquilatarse (Soto et al., e.p.). 6. El neolítico del nivel b4 El nivel b4 testimonia una notable ocupación humana con abundantes estructuras: algunos pozos y potentes hogares. Una capa estéril de piedras angulosas (b3) lo individualiza de la suprayacente. Presenta láminas con marcas de uso y retoques abruptos, cerámica lisa poco cuidada junto a vasijas finas, de color negro y superficie espatulada y bruñida, una hachita pulimentada y dos geométricos con retoque abrupto y en doble bisel. Se identificaron cinco pozos en la zona central de la Sala 1. Uno podría ser un depósito de cenizas del hogar adyacente, y otro contenía diversos materiales: un percutor-machacador-alisador sobre canto, una hachita pulimentada (de menos de 3 cm de longitud), una lámina retocada y fragmentos de cerámica lisa, pertenecientes al menos a dos vasos, uno tosco y otro espatulado. Está datado sobre carbón por C14 convencional en 5390±120 (I-11309; 6158±129 cal BP), lo que lo ubica en un Neolítico avanzado. El entorno de la cueva podría resultar interesante como lugar de residencia temporal para grupos de gentes neolíticas posiblemente más ligadas con el pastoreo que con el cultivo. 7. Una gran tumba colectiva: enterramientos calcolíticos Es imposible saber el número de enterramientos efectuados, pues ya en época antigua fueron objeto de remociones y combustión intencionados, formando un potente depósito de huesos quemados que cubría buena parte de la superficie. El total superaría el centenar. Los restos han sido estudiados por J. I. Lorenzo, D. Turbón y D. Campillo, siendo E. Fernández (2005) quien ha realizado análisis genéticos, detectando presencia de linajes próximo-orientales e incluso africanos. Se han podido identificar cuatro modalidades de enterramientos. Las más antiguas son las tumbas de fosa, individuales o dobles, que suelen incorporar espátulas de hueso depositadas cerca del fémur del difunto. La tumba denominada “Alberto” acogía un individuo maduro, replegado y acompañado de dos espátulas de hueso, una punta de retoque plano y dos cuentas de tonelete de piedra. Este tipo de fosas son más frecuentes en el pasillo y la Sala 2. Un hueso humano de una de las fosas fue datado en 4370±70 (CSIC 785; 5012±124 cal BP). Los muertos quemados ocupaban una superficie homogénea de unos 16 m2 en la Sala 1. Al parecer su combustión no fue parte del rito de enterramiento, sino que tuvo lugar tiempo después, quizás con propósitos higienizantes. Alrededor de esa gran zona de huesos quemados se localizaron fosas que parecen evitar el mismo espacio. Entre el material arqueológico destacan puntas foliformes, muchas con craquelados térmicos, y algunas cuentas de collar. El nivel fue datado en 4240±140 BP (Ly-1963; 4798±205 cal BP), casi contemporáneo a los enterramientos en fosa. Un tercer tipo lo constituye una estructura en cista de piedra, compuesta de bloques hincados verticalmente, con una gran losa (de arenisca no local) como tapa. Contenía los restos de dos varones adultos, dos mujeres jóvenes y dos niños, todos ellos con las piernas replegadas. En cuadros cercanos se localizaron restos quizás relacionados con los anteriores: dos varones adultos, una mujer de más de 30 años, un individuo infantil, otro subjuvenil y una mujer joven. Se dató en 4025±35 BP. La última modalidad es la de muertos depositados sin estructura visible. Son las inhumaciones más recientes y debieron repartirse a lo largo de toda la cueva. Cerca de la boca se superponen a los muertos quemados; en lo material se diferencian por presentar puntas de pedúnculo y aletas además de las foliformes. Destaca la presencia de colgantes fabricados sobre colmillos de jabalí junto a adornos diversos, así como la casi ausencia de objetos ornamentales en la Sala 2, en contraste con su profusión en la zona de la entrada. Se dataron en 3975±35 BP en la entrada y en 3900±35 BP en la segunda sala. (Fig. 5) 8. Romanos se refugian en la cueva durante el Bajo Imperio La última presencia humana registrada en la cueva de Abauntz responde a la situación de inestabilidad y violencia social de época tardoimperial romana, cuando grupos incontrolados (bagaudas) o bandos armados que pugnaban por el poder sembraban el terror entre las poblaciones, con fines políticos o puramente de subsistencia. En este duro contexto se inserta la excavación de una serie de hoyos (acti- 139
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO  teriales de los niveles magdalenienses. Abundan las conchas de Helix en un contexto...
140 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Figura 5. Modelos de enterramiento del Calcolítico. vidad de la que conservamos una azada) donde depositaron objetos de valor, entre los cuales destacan anillos de plata y más de 300 monedas que permiten datar estos sucesos entre los reinados de Constantino y de Arcadio: la fecha mínima post quem es el 408, año de la última emisión monetal documentada. Un escondrijo ante las invasiones bárbaras es otra interpretación viable. 9. Conclusión La cueva de Abauntz, geográficamente en la cuenca del Ebro, se vincula por su entorno más claramente con el mundo cantábrico-aquitano. Fue utilizada, con diferente función e intensidad, por numerosos grupos humanos a lo largo de cincuenta mil años. Los primeros fueron neandertales, musterienses de tradición achelense, que se alternaban en la ocupación
140  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO con osos y algunos carnívoros que encontraban refugio e hibernaban en la cueva. Hubo visitas esporádicas por parte de grupos de cazadores durante el Paleolítico superior: con dudas en el Gravetiense y con seguridad, aunque sin fechas, en el Solutrense superior, por un grupo humano que combina influencias atlánticas y mediterránea. El Magdaleniense medio de Abauntz, por el momento único nivel contemporáneo en el Valle del Ebro, es la ocupación más intensa e importante. Ha ofrecido información microespacial (áreas de actividad y descanso), funcional (empleo “anómalo” de buriles sobre truncadura y raspadores-buriles, utilizados para raspar) y de contactos regionales a partir de los motivos decorativos de la industria ósea que relacionan fuertemente Abauntz con yacimientos como el super-site de Isturitz y otros de la zona aquitana, pero también con sitios como La Viña o Caldas en Asturias. En el Magdaleniense Final hubo una ocupación esporádica pero muy interesante, ya que dejó tres magníficos bloques grabados con arte mueble: un mapa que representa el entorno (bloque 1), una lámpara decorada con temas similares (bloque 2) y una representación aislada de caballo que podría representar la marca del clan de Isturitz (bloque 3). Los últimos cazadores que visitaron la cueva fueron gentes de tradición aziliense: a la escasa intensidad de la ocupación humana se une el mal estado de conservación sedimentológica del nivel. Los primeros productores presentes fueron gentes neolíticas que posiblemente usaban la cueva para actividades de pastoreo. Andoni Sáenz de Buruaga * El último uso antiguo data de comienzos del siglo V d. C., cuando algunas gentes escondieron objetos de cierto valor (anillos de plata y varios cientos de monedas) en un contexto de fuerte inseguridad y violencia social, cuando penetraban en la Península los primeros grupos bárbaros. Desde 1976 hasta la actualidad nuestro equipo ha venido trabajando sobre la cueva de Abauntz, en el terreno o en el laboratorio. Como hemos visto, se trata de uno de los yacimientos más notables, por potencia estratigráfica e importancia, del suroeste europeo. Una monografía sobre las primeras campañas (Utrilla, 1982) y decenas de reseñas en artículos específicos o generales dan cuenta de los hallazgos y conclusiones obtenidos. Un resumen de todos ellos aparecerá en breve en Quaternary International en las actas del Coloquio celebrado en Bilbao a fines de 2013. Estas investigaciones han sido posibles gracias a subvenciones del Gobierno de Navarra y a la ayuda de sucesivos proyectos de investigación concedidos por el MINECO, estando en vigor el HAR 201127197: “Ampliando nuevos horizontes, repensando viejos yacimientos del Valle del Ebro”. Los firmantes forman parte del Grupo Consolidado de Investigación “Primeros pobladores del Valle del Ebro”, H07 del Gobierno de Aragón. Cueva de Arrillor (Araba, País Vasco): notas de su evolución climática e industrial durante el Pleistoceno superior 1. Contextualización geográfica La cueva de Arrillor se encuentra situada en la vertiente meridional de los Montes Vascos –alinea* Durante el Calcolítico la cavidad tuvo un uso notable y prolongado durante varios siglos como lugar de enterramiento: en fosa simple, en cista o simplemente depositadas en la superficie, al menos un centenar de personas fueron inhumadas allí. Algunas fueron objeto de quema intencionada, probablemente con fines higiénicos y no rituales. ción de relieves que configura en el País Vasco la divisoria de aguas cantábrica (al N) y mediterránea (al S)–, en el marco orográfico del macizo de Gorbea, al N de la provincia de Araba. Administrativamente, Círculo de Estratigrafía Analítica. Departamento de Geografía, Prehistoria y Arqueología. Facultad de Letras. Universidad del País Vasco (UPV-EHU); (andoni.buruaga@ehu.es) 141
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO  con osos y algunos carn  voros que encontraban refugio e hibernaban en la cueva. Hu...
142 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO a la búsqueda de referencias paleolíticas en el territorio histórico de Araba, comenzaba un proyecto de investigación sistemática en el lugar. En consecuencia, un total de siete campañas de excavación fueron realizadas (entre 1989-1994 y 1997) espacialmente sobre la misma entrada de la cavidad. Fruto de esta intervención fue la excavación de una cuadrícula de 22 m² de superficie, en alguna de cuyas partes se llegaron a alcanzar los 5 m de profundidad. En ese importante relleno se identificaron un considerable número de ocupaciones humanas, especialmente, del Musteriense, a lo largo de diferenciados episodios climáticos de la primera mitad de la última gran glaciación de Würm. Incluso, de forma marginal se controló algún testimonio de su ocupación durante el Magdaleniense (Sáenz de Buruaga, A. 1989, 1990, 1991, 1992, 1993, 1994, 1997). Figura 1. Marco geográfico particular de Arrillor. En 1997 se dio por concluido el proceso regular de excavación en el lugar. se halla en terrenos pertenecientes a la localidad de Murua, en el valle alavés de Zigoitia (Fig. 1). 3. Dinámica estrato-sedimentaria Sus coordenadas geográficas se ajustan a los valores X = 521.057, Y = 4.761.540, siendo su altitud de unos 710 m.s.n.m. Los sedimentos de la cueva de Arrillor se extienden básicamente desde los estadios isotópicos 3 a 1, y, conforme a las denominaciones de la cronoestratigrafía alpina, representan diversos eventos entre el Würm II y el Würm IV. La cavidad se encuentra abierta al E.NE sobre una formación de calizas arrecifales urgonienses. Su desarrollo ronda los 150 m de longitud máxima, disponiéndose sobre un eje preferente de W a E. Ocupa el extremo meridional de un espolón rocoso en el que confluyen los barrancos de Asunkorta (por el W) y de Errekaseku (por el E), cuyos sendos arroyos vierten sus aguas en el cauce del Zallas, a unos 25 m en línea recta de Arrillor y en torno a 12 m de desnivel. Un contexto, sin duda, de carácter estratégico por sus regulares recursos hidrográficos y como área particular de tránsito para las especies animales. 2. Breve historia de las investigaciones Las primeras investigaciones arqueológicas en Arrillor fueron realizadas en 1959 por J. M. Barandiarán y D. Fernández Medrano que efectuaron un rápido sondeo, de unos 3,5 m² de superficie y 1 m de profundidad, en la entrada de la cueva (Barandiarán y Fernández Medrano 1959). La intervención aportó un discreto lote de piezas líticas talladas y restos faunísticos de apariencia prehistórica. En cualquier caso, se trataba de un repertorio poco expresivo de cara al establecimiento de un diagnóstico crono-cultural preciso. Treinta años después, en 1989, A. Sáenz de Buruaga, en el marco de un programa de estudio orientado Encontrándose pendiente de realización el estudio sedimentológico especializado del relleno, seguiremos manteniendo las asignaciones paleoclimáticas en la terminología alpina que utilizamos en el momento de su excavación y consecuente interpretación (Hoyos et al., 1999). Por otra parte, hay que advertir que la definición secuencial de los niveles y estructuras estratigráficas se ajustó, desde sus inicios, a las bases teóricas de la Estratigrafía Analítica (Laplace 1971; Sáenz de Buruaga 1996; Sáenz de Buruaga et al., 1998). La secuencia estratigráfica de Arrillor, de ca. 5 m de potencia, se puede ordenar básicamente en torno a 3 complejos sedimentarios: uno inferior, con aportes crioclásticos y fluviales; uno medio, de génesis fluvial; y, uno superior, de formación crioclástica, y con importantes alteraciones postdepositacionales en tu tramo meso-superior (Fig. 2 y Tab. 1). • El complejo sedimentológico inferior conlleva una serie de niveles de origen crioclástico (Cag, Blm, Car, Clmg, Cglm y Clm) con los que coexisten en planta otros de origen fluvial (Lgj, Ln y Lj). Su espesor varía entre 50 y 115 cm. La presencia de este tipo de depósitos con componentes sedimentarios bien diferenciados y su ordenación estratigráfica en la secuencia general, sugieren su formación probablemente durante una fase avan-
142  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO una fase interestadial (posiblemente del Würm IIa/b). El componente sedimentario predominante es la arena: en la que se suceden depósitos de gran potencia con otros de muy débil espesor. En la base de la formación, los limos remplazan a las arenas. Esa sucesión ordenada entre capas arenosas amarillas (denominadas como Sa), otras arcillosas grises y plásticas (denominadas como Agp), y, finalmente, otras más arenosas rojizas y compactas (denominadas como Srk), permite identificar 10 unidades sedimentarias (US). Si, por lo general, las capas Sa y Agp son arqueológicamente estériles, no ocurre lo mismo con las Srk que, en diversas situaciones, contienen indicios y testimonios arqueológicos varios: esencialmente, a base de restos óseos de fauna y efectivos industriales que deben de relacionarse con los tecno-complejos del Musteriense. Los conjuntos más notables se encuentran concentrados en el conjunto estructural Amk (integrado por las capas Amk, H-Amk e I-Sa 8), Figura 2. Depósitos sedimentarios en el sector frontal anterior del área central de excavación. zada fría atemperada del Würm IIa, es decir, con el prolegómeno del proceso de transición climática del Würm IIa al Würm IIa/b. En los niveles crioclásticos fueron controlados diversos indicios tecno-tipológicos del Musteriense asociados con algunos restos de fauna. • El complejo sedimentológico medio es de claro origen fluvial. Su espesor varía entre 245 y 305 cm. En términos generales, se ha formado como resultado de una sucesión cíclica de alteraciones mecánicas de arrastre y erosión, con procesos análogos de deposición, generados en un ambiente climático templado que debe correlacionarse con Tabla 1.Matrix Analítica de la secuencia estratigráfica general de Arrillor. 143
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO  una fase interestadial  posiblemente del W  rm IIa b . El componente sedimentario p...
144 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO a las que se superpone un episodio de formación postpleistocénica. Así, por una parte, los estratos pertenecientes al Würm IIb mantienen incialmente una composición fina de arenas marrones y presencia cada vez más notoria de gelifractos: primero en forma de clastos (Smc), y luego con mayor incidencia de bloques (Smb), coincidiendo aquí con una fase especialmente fría del estadial. Tras ello, un cambio en la matriz fina se hace sentir: las arenas son definitivamente sustituidas por limos marrones conformando un nuevo episodio estratigráfico (Lmc). Si Smc y Smb han ofrecido un repertorio discreto de evidencias óseas y restos líticos tallados musterienses, Lmc muestra un conjunto más notable de restos arqueológicos asimismo de filiación musteroide. Se cierra esta fase inferior con una última estructura estratigráfica (Lam), poco representativa culturalmente. Por otra parte, un nuevo hiatus sedimentario (VLam), originado por una colada de solifluxión acaecida en algún episodio del Holoceno, evacuó, por un lado, la mayor parte de los depósitos del Würm III y IV del área central de la cavidad, y, por otro, conformó un nuevo depósito arcillolimoso amarillo (Ala). Sólo en un divertículo lateral se conservaron los testimonios estratigráficos de estas fases avanzadas würmienses: primero, con un nivel de bloques y clastos (Labc), arqueológicamente estéril, y que pudiera estar en relación con una fase de desarrollo pleno y avanzado del Würm III; y, después, con un depósito de limos amarillos (La), formado en el Würm IV, que contiene indicios industriales del desarrollo pleno del Magdaleniense (Fig. 4). 4. Presencia humana en la cavidad y ocupaciones más representativas. Figura 3. Corte estratigráfico frontal posterior de Arrillor: depósitos superiores y medios del área central de excavación. en la mitad inferior de esta formación fluvial, y en el nivel Smk-l, en el tercio superior de la misma (Fig. 3). • El complejo sedimentológico superior es, en general, de génesis crioclástica. Su espesor varía entre 65 y 95 cm. Tras un neto contacto erosivo en la base (V-Sa 1), se acumula un relleno en el que deben diferenciarse dos fases: a) una inferior, cuya formación debe de asociarse al estadial Würm IIb; y, b) una superior, generada en el Würm III y IV, y En 22 estructuras estratigráficas diferenciadas del relleno sedimentario de Arrillor se han controlado referencias arqueológicas varias. Ahora bien, dos precisiones deben establecerse, de partida, sobre esos niveles particulares: 1) que con la excepción de uno que se ajusta al Magdaleniense, los restantes forman parte de diferentes tramos de desarrollo del Musteriense; y, 2) que en la gran mayoría de las situaciones arqueológicamente fértiles, el efectivo documentado es muy limitado y poco representativo de cara a intentar una aproximación precisa a su caracterización morfo-técnica: sólo los casos, de abajo a arriba, de Amk, Smk-l y Lmc agrupan los testimonios más considerables y sólidos de las ocupaciones humanas de la cavidad. En este sentido, además de restos líticos
144  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO La parte superior de este complejo sedimentario está singularizada por un horizonte de fuegos concentrados a lo largo de la superficie y de tonalidad muy oscura (H-Amk). En él se contiene un elevado efectivo de carbones y de restos óseos. Precisamente, en este particular contexto se reconoció un molar humano (AR-1740) perteneciente a un joven individuo, de entre 9 y 13 años de edad (Bermúdez de Castro y Sáenz de Buruaga 1999) (Fig. 5). Y de esta misma formación estratigráfica, sendas muestras de carbón y hueso aportaron dos dataciones AMS -respectivamente de 45700 ± 1200 B.P. (OxA-6084) y 45400 ± 1800 B.P. (OxA-6251)- que lo situarían de forma precisa en el desarrollo pleno del interestadial Würm IIa/b. En la fauna hay un dominio de los ungulados: siendo el ciervo y los grandes bóvidos las especies mejor representadas, frente a los escasos aportes de cabra y caballo, y los aún más residuales de corzo y rinoceronte. Figura 4. Depósitos superiores en una parte del área central de excavación. En la base, tras un neto contacto erosivo, el tramo superior de arenas amarillas pertenecientes al complejo sedimentario medio. tallados, se cuenta en estos niveles con un interesante lote de evidencias de fauna que han sido oportunamente identificadas (Castaños Ugarte 2005), y pueden ayudar a mejorar la perspectiva ambiental de cada uno de esos depósitos. • El depósito Smk-l, emplazado en el tercio superior del depósito medio fluvial, ofrece, por su parte, un interesante lote de utensilios líticos de sustrato musteroide (raederas, puntas, etc.) e ilustrativos ejemplos de gestión técnica levallois, tallados casi con exclusividad en lidita. Pudiera afirmarse que el conjunto está especializado verdaderamente en la explotación de este tipo de roca (Fig. 6). Su particular composición tecno-tipológica tiende a definirlo como un Musteriense relativamente especializado en raederas y puntas, de módulos tipométricos largos y planos, y desarrollo técnico levallois. • El conjunto estructural Amk, emplazado en el tercio inferior del depósito medio fluvial conservado, se encuentra integrado, de abajo a arriba, por las siguientes estructuras estratigráficas: Amk, H-Amk e I-Sa 8. En él se reconoció un notable y variado conjunto de utensilios líticos tallados en sílex y cuarcita, entre los que se advierten elementos propios del sustrato musteroide (raederas, puntas, denticulados) y formas morfo-técnicamente más evolucionadas (raspadores, truncaduras, buriles). Unos caracteres tipológicos que tienden a determinarlo como un Musteriense polimórfico, enriquecido de protoformas leptolíticas, y tipométricamente de formatos cortos. Figura 5. Molar de un joven neandertal recuperado en un depósito estratigráfico (H-Amk) datado en torno a los 45000 años B.P. (Foto: Museo de Arqueología de Araba Bibat; D.F.A.). 145
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO  La parte superior de este complejo sedimentario est   singularizada por un horizont...
146 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Figura 6. Tipos en lidita del nivel Smk-l (Foto: Museo de Arqueología de Araba Bibat; D.F.A.). El espectro faunístico sigue mostrando un predominio de los ungulados: si bien hay que precisar que a la anterior presencia de grandes bóvidos y ciervos se suma ahora la de la cabra; el caballo, por otra parte, es francamente residual. rentemente en un sílex negro, de origen local, y calidad mediocre. Una datación AMS sobre una muestra ósea aportó la fecha de 43100 ± 1700 B.P. (OxA6250), momento éste que sitúa temporalmente la última ocupación humana conservada en el depósito medio fluvial del relleno en una fase de desarrollo avanzado del interestadial Würm II a/b. Así, en Lmc se advierten, por su parte, elementos industriales propios del sustrato musteroide (raederas, puntas, denticulados), junto a algunos tipos morfo-técnicamente evolucionados (raspadores, buriles), tallados preferentemente en sílex de aceptable calidad, y complementariamente en otras rocas locales (cuarcita, cuarzo, etc.). Industrialmente, la serie tiende a definirse como un Musteriense de raederas y tipos de formato corto y plano. • El nivel Lmc se encuentra en la mitad inferior del complejo crioclástico superior. Industrialmente, incluye una muestra más notable y bien diferenciada tipológicamente del repertorio procurado conjuntamente por los niveles inmediatamente subyacentes Smb y Smc, los primeros que testimonian en nuevo ciclo climático frío del Würm IIb en Arrillor, y que parecen asociarse básicamente con un Musteriense de denticulados y tipos de formato carenoide, tallados prefe- La datación AMS de un hueso de este nivel procuró la fecha de 37100 ± 1000 B.P. (OxA-6106), situando temporalmente su ocupación en una fase avanzada del Würm IIb, inmediata al episodio húmedo y templado del Würm II/III. El repertorio de fauna continúa caracterizado por la presencia de los ungulados, siendo ahora netamente dominante el ciervo, frente a los aportes de rebeco y grandes bóvidos, y a los más residuales de rinoceronte, corzo y caballo.
146  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO 5. Recapitulación general Las excavaciones sistemáticas emprendidas durante 7 campañas, entre 1989 y 1997, en esta cueva situada al N de la provincia de Araba han proporcionado un rico relleno sedimentario que encierra un expresivo conjunto industrial y faunístico del Pleistoceno superior, así como una pieza dentaria de un neandertal. Los sedimentos, con un espesor de en torno a los 5 m, se extienden desde una fase antigua del mesowürmiense inferior del Würm II (o Würm IIa) al tardiglaciar del Würm IV. Los depósitos sedimentológicos y arqueológicos más significativos son los que conciernen al desarrollo del Musteriense -con especial incidencia en los niveles estratigráficos Amk, Smk-l y Lmc-, resultando el testimonio aislado del Magdaleniense francamente residual. Figura 7. Hogar musteriense del nivel Smk-l, en el tramo superior del complejo sedimentario medio de Arrillor. De abajo a arriba, se han definido 3 grandes complejos sedimentarios: a) Complejo inferior: de origen crioclástico y fluvial, conlleva algunos niveles con industrias musterienses. Climáticamente, se ha relacionado con el ciclo frío ya avanzado del Würm IIa. b) Complejo medio: de génesis fluvial, que conserva un buen número de niveles y horizontes musterienses. Desde el punto de vista climático, se le ha vinculado con el desarrollo genérico de la fase templada y húmeda propia del interestadio Würm II a/b. Algunos tramos del mismo se han datado entre 46000 y 43000 B.P. (Fig. 7). c) Complejo superior: de formación crioclástica, contiene las últimas industrias del Musteriense en el tiempo, y conserva residualmente algunos indicios del Magdaleniense evolucionado. La serie sedimentaria parece haberse formado a partir de diferentes depósitos asociados a las fases frías de la evolución climática del mesowürmiense superior del Würm II (o Würm IIb), del peniglaciar superior neowür- miense (o Würm III) y del tardiglaciar würmiense (o Würm IV). Una datación de los depósitos meso-inferiores sitúa la fase avanzada del Würm IIb en torno a 37000 B.P. La importancia del relleno de la cueva de Arrillor debe de ser contemplada por relación a las respuestas concernientes al proceso de evolución y de transición climática y medioambiental del Würm antiguo al Würm reciente en los territorios interiores del País Vasco. La parte del relleno conservada y comprendida entre ca. 55000 y 35000 B.P. constituye un testimonio sedimentológico ciertamente remarcable. Una secuencia de notable envergadura que, por otra parte, debiera ser cotejada con las asimismo musterienses de los cercanos yacimientos de Axlor (Bizkaia) y Lezetxiki (Gipuzkoa): participando todas de ese mismo marco ambiental de los Montes Vascos y configurando espacialmente entre sí un triángulo cuyos vértices no superan los 20 km lineales (Sáenz de Buruaga 2000: 62). 147
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO  5. Recapitulaci  n general Las excavaciones sistem  ticas emprendidas durante 7 cam...
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO 148 Alfonso Alday* El yacimiento de Atxoste (Vírgala, Álava) Atxoste es un abrigo bajo roca ubicado en las inmediaciones del río Berrón, orientado al sur en un medio de amplia variabilidad paisajística, con recursos de valle y de montaña. Dio refugio a comunidades del Magdaleniense superior-final, y aunque su cobertura se derrumbó entrado el Holoceno, las condiciones del lugar propiciaron su ocupación a todo lo largo del Mesolítico (están representadas todas sus fases), el Neolítico, cerrando su uso la deposición de enterramientos de la Edad de los Metales. La secuencia estratigráfica supera los seis metros de potencia, y ha sido subdividida en diversos tramos, donde solo la capa de base –arcillosa- y la superficial –vegetal- carece de interés arqueológico. Discernimos dos grandes unidades sedimentarias, la primera del final del Pleistoceno de rápida formación, y la segunda del Holoceno de más lenta constitución. La coherencia interna de los sedimentos, las dataciones absolutas y su recorrido cultural garantizan la viabilidad del depósito que es, para el ámbito cronocultural en el que se inscribe, el yacimiento de mayor envergadura de, al menos, la Cuenca del Ebro. La excavación del abrigo se efectuó, ininterrumpidamente entre 1995 y 2066 bajo dirección de A. Alday. Secuencia estratigráfica Nivel VIII: base sedimentaria de arcillas húmedas, plásticas y compactas del diapiro de Maestu. Su inicial color marrón claro se va anaranjando. Carece de interés arqueológico. Nivel VII: con potencia media de 80cm, de matriz limoarcillosa oscura, con participación de materia orgánica, donde se incorporan bloques de gran tamaño vencidos en distintos momentos, comprimiendo las tierras. Las situaciones de frío y humedad originaron encharcamientos y procesos de gelivación que disgregación los bloques. Así el nivel va a ir evolucionando internamente, con distintas situaciones de coloraciones, texturas y participación de la fracción mayor. Culturalmente se adscribe al Magdaleniense * superior-final caracterizada su industria lítica retocada por la amplia representación de las puntas y láminas de dorso y los raspadores. Carece de industria ósea reseñable y la fauna está muy fragmentada. Nivel VI: denso paquete de metro y medio de potencia cuya formación se vio afectada por la caída del voladizo y la posterior disolución de los bloques, originando diversas situaciones deposicionales. En su amplia potencia cabe hacer una separación interna: desde su base hasta -320 caracterizado por la importancia de la fracción mayor, y la compacidad de las tierras; de -320 a -270 cuando las tierras de aclaran y adquieren una textura más suelta; de -270 a techo con unos sedimentos más compactos, rasposos y orgánicos. Esta partición va pareja a la individualización de tres unidades culturales: la inferior del Mesolítico laminar con los elementos de dorso como elementos retocados más abundantes; la intermedia de estilo Sauveterriense donde se hace sentir la evolución de los elementos dorsales y la introducción del componente geométrico pigmeo y de piezas astilladas; la superior que ofrece un cambio industrial notable al descansar su industria en lascas y soportes informes de frentes denticulados (sean raederas, perforadores u otros prototipos), instrumentos que definen al Mesolítico de muescas y denticulados. Nivel V: con potencia de 15-20cm, de estructura limosa, coloración marrón-rojiza y constante presencia de motas blanquecinas y negruzcas (carbones). Es importante la participación de moluscos terrestres y son muy numerosos los fuegos. Culturalmente adscrito al Mesolítico de muescas y denticulados, ofreciendo una evolución morfotecnológica con respecto al anterior episodio. Nivel IV: su espesor oscila entre los 20 y 25cm, con tierras aclaradas, descenso llamativo de los hélix y de los elementos de fracción mayor. Son sedimentos más compactos y húmedos. Culturalmente su industria retocada se adscribe al Mesolítico geométrico, con más trapecios que triángulos, presencia de microburiles, dorsos y un buen cortejo de elementos de substrato (con cierta herencia de productos sobre lasca). Área de Prehistoria Universidad del País Vasco (EHU/UPV). Tomás y Valiente s/n 01006 Vitoria-Gasteiz. a.alday@ehu.es
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMI...
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO Nivel III: de formación continua pero donde se distinguen varias unidades. La inferior (IIIb2) de 20cm de tierras limosas, finas y negras donde son representativas las colonias de hélix que ofrecen un tacto rasposo a las tierras; la intermedia (IIIb1) de 20cm, de disposición horizontal, con tierras limosas algo más claras y perdida de granulosidad; la superior con potencia de 20cm, para unas tierras finas y limosas grises oscuras. El nivel destaca por su carácter untoso y grasiento. Su base responde a los cánones del Mesolítico geométrico, ahora con más significado de los triángulos frente a los trapecios. Los otros dos tramos pertenecen al Neolítico antiguo, siendo muy significativos los segmentos en doble bisel entre la industria lítica retocada, la decoración tipo boquique, entre otras, en la cerámica, el hallazgo de un molino de grandes dimensiones para la molienda de vegetales, la reseña de hoces y la identificación de fauna salvaje y doméstica. Nivel II: de espesor variable (entre 15 y 35cm), presenta mezcla entre tierras y productos arqueológicos de la fase funeraria (nivel I) y del último momento de ocupación como hábitat del abrigo (nivel II). Son tierras sueltas y limosas, de color marrón con elementos líticos de la esfera calcolítica. Nivel I: conserva parte de los elementos vegetales del nivel superficial, en unas tierras secas y sueltas de coloración marrón, sin corte neto respecto al siguiente horizonte. De carácter funerario adscrito a la Edad de los Metales, donde un par de cadáveres se dispusieron encajados en posición fetal, alguno más estaba en conexión anatómica parcial y el resto desordenado. Figura 1. Corte estratigráfico y formación sedimentaria en Atxoste. 149
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO  Nivel III  de formaci  n continua pero donde se distinguen varias unidades. La infe...
150 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Nivel Superficial: capa vegetal de textura granulosa, seca y en ocasiones polvorienta con desigual participación de bloques. Carece de interés arqueológico (Fig. 1). Nivel III IIIb1 IIIb2 IV V VI VIb1 3360±40 GrA-9787 3470±40 GrA-24684 II Fecha BP GrA-9786 I Código 3680±50 GrA-24683 4980±50 GrA-6846 4730±50 GrN-22739 4560±110 GrA-9789 6220±50 GrA-13414 6050±40 GrA-13415 6940±40 GrA-13468 7140±50 GrA-13418 7340±50 GrA-14419 6970±40 GrA-13447 7810±40 GrA-13448 8030±50 GrA-15700 8510±80 GrA-15699 8760±50 GrA-15858 9550±60 E E2 11720±70 GrA-22866 11760±70 GrA-23107 11690±80 GrA-22900 D 9510±50 GrA-22865 VII GrA-35142 11800±60 GrA-13473 8840±50 GrN-26663 9650±150 GrA-35141 9450±50 GrN-26664 9510±150 GrN-26665 9820±150 GrN-26666 11910±170 GrN-26667 11960±180 F2 GrA-19554 12070±60 G GrA-19502 12200±90 H GrA-19870 11730±80 H2 GrA-19503 12540±80 F Tabla 1. Referencias radiocronológicas del yacimiento de Atxoste. Valoración cultural: Atxoste es un depósito arqueológico que reúne información, prácticamente ininterrumpida, de 10000 años de la prehistoria (Tab. 1), contando con un rico inventario material, de sílex, cerámica, hueso, así como abundantes documentos de fauna y carbones (Fig 2). A fines del tardiglacial las poblaciones paleolíticas van a ir desbordando sus tradicionales entornos refugio para ocupar zonas más interiores. En la Península Ibérica el fenómeno se traduce en la denuncia de bastantes yacimientos de nueva planta en, por ejemplo, la Cuenca del Ebro: en este contexto Atxoste es el reflejo del asentamiento de poblaciones en su tramo alto. La elección del lugar, y su reiterada visita, manifiesta el interés de las comunidades por explotar un entorno donde ecosistemas de valle y de media montaña conviven. De ahí el amplio espectro faunístico recuperado durante su excavación: ciervo, corzo, caballo, jabalí, cabra, sarrio, lobo, además de fauna menor y, como anécdota, tortuga. Sin embargo el territorio carece de sílex, soporte casi exclusivo en el que se fabrica el instrumental pétreo. El mismo es recogido en los afloramientos de Urbasa (unos 30km al noreste), Treviño y Loza (ambos a unos 30km al suoeste), del Flysch cantábrico (al menos 100km al norte) y, para momentos neolíticos, evaporítico del Ebro (unos 100 km al sureste). Los porcentajes de una u otra variedad varían según los caracteres industriales de cada episodio, reflejando, en cualquier caso, la voluntad de una explotación integral de la comarca. Los estadios culturales representados nos remiten a estadios diversos de los últimos cazadores-recolectores. La traceología documenta prácticas de caza, de carnicería, de trabajo de la piel, de madera, de hueso… Con el tiempo los grupos asentados en el lugar estabilizan su presencia, amplían sus actividades se y, en su fase final, levantando una cabaña anexa a la pared del abrigo como un signo más de su sedentarización geográfica. Este modelo pervive en las primeras fases del Neolítico, con ciertas novedades: renovación del equipamiento lítico, introducción de la cerámica, domesticación agrícola y ganadera (según identificación de taxones directos, o por evidencias indirectas asociadas a dichas prácticas).
150  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO Figura 2. Selección de materiales prehistóricos de Atxoste. 151
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO  Figura 2. Selecci  n de materiales prehist  ricos de Atxoste.  151
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO 152 Javier Mangado*, José Miguel Tejero*, Josep Maria Fullola*, Maria Àngels Petit*, Marta Sánchez *. La Cova del Parco (Alòs de Balaguer, La Noguera, Lleida). La secuencia del Magdaleniense La Cova del Parco se encuentra en el Prepirineo leridano, y más concretamente en el término municipal de Alòs de Balaguer, en la comarca de la Noguera (coord. UTM 31 T – X:329322; Y:4642202). El yacimiento se sitúa a 420 m snm, y a 120 m sobre el río Segre, con una orientación Norte-Sur. La cavidad está formada por una galería única de planta triangular de 10,5 m de largo por 4,5 m de ancho máximo en la entrada, y comunica lateralmente con un gran abrigo de 5,5 m por 30 m, cercado por un muro de mampostería de época histórica. (Fig. 1.) El hallazgo del yacimiento se remonta a mediados de la década de 1970, cuando se llevaron a cabo las primeras intervenciones por parte del Prof. Joan Ma- luquer de Motes en los años 1974, 1975 y 1981, que comportaron el casi completo vaciado de los niveles superiores de la estratigrafía que contenían los niveles cerámicos. Diez años después de su descubrimiento (1984) un sondeo en trinchera de 3m2 le permitió al Dr. Maluquer de Motes establecer una secuencia estratigráfica en seis estratos, en el más profundo de los cuales localizó un conjunto de materiales líticos del final del Paleolítico superior (Maluquer de Motes, 1983-1984, 1985; Fullola et al., 1988). Se retomaron los trabajos de excavación en 1987 por parte del Dr. Fullola, en campañas de excavación que continúan desarrollándose anualmente bajo la dirección de diversos investigadores del Seminari d’Estudis i Recerques Prehistòriques de la Universidad de Barcelona. Figura 1. Situación y planta del yacimiento. * SERP (Seminari d’Estudis i Recerques Prehistòriques) de la Universidad de Barcelona, área de Prehistoria, Departamento de Prehistoria, Historia Antigua y Arqueología, Facultad de Geografía e Historia, Universidad de Barcelona; calle Montalegre, 6, E-08001, Barcelona.
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMI...
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO inferiores corresponden, por lo tanto, a la sedimentación provocada por una caída de bloques (n. XV y XIV), y son, desde un punto de vista arqueológico, estériles. A partir del nivel XIII y hasta el VI se producen procesos de escorrentía de débil intensidad y con gran actividad antrópica. Climáticamente los niveles comprendidos entre el XI y el VII presentan un ambiente húmedo, a excepción del nivel IX, en el cual se detecta una pulsación más fría. Desde un punto de vista palinológico la presencia en el nivel XII de roble y de esporas de helechos demostraría unas condiciones más templadas y húmedas, como en los niveles VIII y VII, donde se documenta por primera vez la presencia de avellano y salce, y se mantiene la presencia de robles. En cambio, los niveles X y IX son fríos y secos, y destaca la presencia de coníferas: Pinus y Juniperus, siempre en porcentajes bajos (Fullola et al., 1997). Figura 2. Estratigrafia del Corte oeste de la Cata Maluquer (M.M. Bergadà, 1998). 1. Secuencia sedimentaria y evolución paleoambiental El análisis pormenorizado de la secuencia sedimentaria y el establecimiento de la evolución paleoambiental, a partir de la estratigrafía dejada en el “corte Oeste” por el sondeo del Dr. Maluquer, se realizó a partir de los estudios que dieron como resultado la Tesis doctoral de M.M. Bergadà (Fig. 3); en la cual se estableció una secuencia sedimentaria en quince niveles, que fue una de las primeras aportaciones científicas del yacimiento de la Cova del Parco al Paleolítico superior en Cataluña (Bergadà, 1998:46-51, Bergadà et al., 1999). (Fig. 2). En el análisis de la secuencia de relleno se observó la intervención de dos tipos de procesos: por un lado los sedimentarios (escorrentías y desprendimientos de bloques); por otro, los post-deposicionales (circulaciones hídricas y actividad biológica). Los niveles La sedimentación de los niveles VI a Ia presenta escorrentía de fuerte intensidad y desprendimiento de bloques por procesos de disgregación de la pared y del techo de la cavidad. Además, del nivel VI al nivel IV se observa la formación de costras sedimentarias, que evidenciarían condiciones de aridez y pulsaciones frías más intensas que las anteriores. En los niveles III y II, en especial en el primero, se observó un depósito de gravas y bloques de calizas y conglomerados con fisuras, propias de condiciones periglaciares, que procedían de la disgregación de las paredes y del techo de la cavidad. En el nivel II se documentó un aumento de la humedad. En el contacto con el nivel I se observan grandes bloques de calizas y conglomerados desprendidos, que también serían consecuencia de un proceso de origen climático. Finalmente, la sedimentación en el nivel I, de potencia considerable, se debe a procesos de escorrentía de diversa intensidad en el flujo hídrico. En la parte superior del nivel I se localizan evidencias de crioclastia, pequeños desprendimientos de bloques y disgregación de la pared. Las condiciones ambientales serían semiáridas, con pulsaciones de humedad y frío. En resumen, en los niveles XI y VII se localiza un ambiente húmedo y templado con una pulsación fría. A partir del nivel VI se detecta un medio semiárido (régimen de precipitaciones tormentosas) con pulsaciones frías. Posteriormente, en el nivel III, aún imperan las condiciones frías; sin embargo, en el nivel II aumenta la humedad. En el nivel I se produce un aumento de las precipitaciones tormentosas que erosionan las vertientes (tasas de sedimentación elevadas) en condiciones semiáridas, con pulsaciones de humedad y frío (Bergadà, 1998: 79-80). 153
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO  inferiores corresponden, por lo tanto, a la sedimentaci  n provocada por una ca  da...
154 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO En segundo lugar, se desarrolló la excavación y el registro de los niveles epipaleolíticos del yacimiento (entre los años 1993 a 1999), cuya presencia había pasado inadvertida con anterioridad. Era la primera vez que se documentaba en la zona occidental catalana la presencia de la secuencia “clásica” epipaleolítica definida por Fortea, unos niveles microlaminares a los que se superponían los geométricos con triángulos y segmentos, junto a abundantes microburiles. La excavación nos permitió el establecimiento de su correspondiente secuencia cultural y cronológica. Por debajo de un horizonte Epipaleolítico geométrico muy antiguo (nivel Ia2, comprendido entre unas profundidades de -175/-200 cm. aprox.), datado a partir de carbones procedentes de dos estructuras de combustión (en adelante EC): EC11 y EC12 en 10930±100BP (GifA 95562) y 10770±110BP (GifA95563) respectivamente, y con una industria en la cual se documentan microburiles y geométricos de tipo sauveterriense (triángulos y segmentos) (Fullola et al., 1998) apareció una fase de Epipaleolítico microlaminar (niveles Ib y Ic, comprendidos entre unas profundidades de -200/-230 cm. aprox.), datados a partir de los carbones de la EC15a en 11430±60BP (OxA 8656) (Fullola et al., 2004). Figura 3. Sección Oeste del sondeo del Dr. Maluquer de Motes estudiado por Bergadà (1999). 2. La secuencia arqueológica de la Cova del Parco Los materiales arqueológicos de la Cova del Parco exhumados durante las intervenciones del Dr. Maluquer de Motes y depositados en el Museo del Montsec, en la cercana localidad de Artesa de Segre, demuestran ocupaciones neolíticas diversas desde el Neolítico cardial al reciente, así como del III milenioCampaniforme y del Bronce inicial (Petit, 1996). Las intervenciones llevadas a cabo por nuestro equipo desde 1987 han permitido documentar una secuencia cultural que presenta tres etapas. En primer lugar, en los restos que quedaban de niveles neolíticos, casi inexistentes, se documentó la parte basal de una estructura de almacenamiento (silo) datada a partir de restos de carbón en 6120±90BP (GrN-20058); el contenido cerámico situaba su abandono durante el Neolítico Epicardial, momento en que se reutilizó como escombrera con abundante estiércol y cenizas (Petit, 1996). Finalmente, bajo este Epipaleolítico microlaminar, y tras un episodio de abandono, documentamos una fase estratigráficamente muy precisa (profundidad entre -230/-240 cm. aprox.) datada en 12605±60 BP (OxA 10796) que se corresponde con la última ocupación del Magdaleniense Superior final (nivel II), separada del resto de la secuencia de ocupaciones magdalenienses por una gran caída de bloques (-240/-260 cm. aprox.), tras la cual, se desarrolla la secuencia de ocupaciones magdaleniense que se está excavando hasta la fecha. 3. Dataciones radiocarbónicas de los niveles magdalenienses de la Cova del Parco La secuencia sedimentaria analizada por M. M. Bergadà (1998) fue datada radiocarbónicamente en un principio a partir de muestras antracológicas extraídas de la misma sección por ella descrita. A lo largo de estos años nuevas dataciones llevadas a cabo a partir de carbones recuperados durante la excavación de diversas ECs nos ha permitido establecer la secuencia cronológica que a continuación presentamos. Así, hemos diferenciado un Magdaleniense Superior final, datado en: 12460±60BP (OxA10797) (z-269 cm) y 12560±130BP (OxA10835) (z-271 cm) ( La fecha 13175±60BP correspondiente a (OxA10798) (procedente de un carbón recuperado del interior de
154  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO la EC19 (zഡ-273 cm), no la consideramos válida) de un Magdaleniense Superior, que sitúa su inicio a cotas de entre -280/-285 cm. en base a la documentación de triángulos escalenos alargados y que cuenta con diversas dataciones: 12995±50BP (OxA13597) (zഡ285 cm), 13025±50BP (OxA13596) (z-280 cm) y 13095±55BP (OxA17730) (z-293,5 cm). La progresiva desaparición de estos elementos líticos, así como la aparición de diversos cambios tecnológicos (p.ej. en los módulos de los soportes laminares), tipológicos (nuevos tipos de azagayas) y funcionales (en la dinámica de las ocupaciones del espacio habitable); así como las últimas dataciones radiométricas obtenidas: 13255±50BP (OxA29336) (z-322 cm) y 13475±50BP (z-318 cm) nos plantean la hipótesis de situarnos ya en ocupaciones pertenecientes al Magdaleniense medio. 4. Principales características de las ocupaciones magdalenienses de la Cova del Parco Presentaremos a continuación un resumen, necesariamente sintético, de lo que han supuesto las intervenciones arqueológicas en la Cova del Parco por lo que respecta al Magdaleniense; nuestra presentación será necesariamente incompleta, ya que los trabajos de campo continúan en la actualidad. 4.1. Dinámica de ocupación del espacio Queremos señalar que la excavación sobre una extensión de 40 m2 de las ocupaciones magdalenienses de la Cova del Parco no es casual. Una de nuestras principales prioridades en el momento de abordar el estudio del Magdaleniense en este yacimiento ha sido desarrollarlo desde una perspectiva socio-económica y de los comportamientos humanos; por este motivo hemos llevado a cabo una excavación en extensión, que nos ha permitido observar las relaciones espaciales entre los múltiples vestigios (artefactos y ecofactos) y las estructuras evidenciadas. Especial mención merecen para nosotros las estructuras de combustión (EC), ya que consideramos que en torno a ellas se han articulado la mayor parte de las actividades productivas, sociales y culturales de dichas comunidades, motivo por el cual han recibido a lo largo de estos años una especial atención. No debemos sin embargo obviar que nuestro trabajo se enfrenta con un problema importante: la trinchera-sondeo realizada en 1984 por el Dr. Maluquer de Motes seccionó longitudinalmente el yacimiento por su parte central, y afectó a toda la secuencia arqueológica, motivo por el cual no podemos, por un lado, establecer con absoluta certeza la continuidad estratigrá- fica entre las actividades desarrolladas en cada uno de los ámbitos en los que quedó divido el yacimiento tras esta actuación, a saber: a la derecha el espacio definido propiamente como cueva, y a la izquierda, el ámbito considerado más externo o abrigo. Además, por otro lado, la trinchera supuso la pérdida irremediable de la información contextual asociada a los vestigios recuperados durante su excavación, y acabó constituyendo únicamente una colección de materiales. Las ocupaciones magdalenienses de la Cova del Parco se caracterizan por una gran complejidad, evidenciada por distintos elementos. En primer lugar, por el número y diversidad de las estructuras descubiertas y excavadas; por un lado tenemos las ECs: planas sin delimitación, o delimitadas por una corona de piedras, o un enlosado y en cubeta, ya sea ésta simple o doble; y por otro contamos con los “Depósitos de Restos de Talla” (DRT), que definimos como acumulaciones en una superficie muy reducida de restos de talla procedentes de un proceso técnico concreto (Mangado et al., 2009, 2010). En segundo lugar, la complejidad ha quedado evidenciada a partir de la variedad de actividades documentadas gracias a la diversidad tipológica y funcional de los utillajes líticos (Calvo, 2004) y sobre materias duras animales (Tejero, 2005); así lo certifican tanto la fabricación y reparación de instrumental lítico (Langlais, 2004, 2010) y óseo (Tejero y Fullola, 2008), como el trabajo de la piel en las diversas fases de su cadena operativa (Calvo 2004). Por lo que respecta al Magdaleniense superior final, los estudios de distribución espacial de los vestigios, así como los análisis de las principales características de las estructuras de combustión (tipología, microestratigrafía y contenido), nos demuestran una ocupación importante y multifuncional del área central del ámbito de la cueva, donde, junto a la funcionalidad culinaria de los hogares –asociados a abundantes restos de fauna quemada–, se manifiestan otros tipos de actividades, básicamente de tipo laboral: trabajo lítico, óseo, de la piel... Dentro de este ámbito, aquellas zonas más próximas a las paredes demuestran su marginalidad funcional, y se reservan principalmente como áreas de acumulación de desechos, ya que en ellas se recuperan básicamente restos faunísticos de escaso o nulo valor alimenticio y vestigios líticos desestimados para la producción (Mangado et al., 2006-2007). También el sector más externo, o ámbito del abrigo, se caracteriza por este comportamiento marginal, en el cual se desarrollaron apenas algunas actividades de tipo laboral, como el posible ahumado de la piel o de alimentos (Bergadà, 1998: 77-79). Este comportamiento, tan marcadamente diferenciado en el uso de los espacios por lo que respecta a las actividades en ellos documentadas, se verá mo- 155
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO  la EC19  z   -273 cm , no la consideramos v  lida  de un Magdaleniense Superior, qu...
156 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO dificado a medida que nos adentremos en el Magdaleniense superior. Así, las ECs relacionadas con este momento aumentan su presencia y reutilización en el sector externo, del ámbito del abrigo, y manifiestan a la vez tanto una mayor variabilidad tipológica como en sus funciones; de este modo, junto a las actividades meramente de señalización e iluminación, aparecen las actividades laborales de talla lítica asociadas a dichas estructuras, lo que nos ha permitido incluso los remontajes tecnológicos entre varios conjuntos de vestigios líticos. Las otras estructuras que nos manifiestan la complejidad de las ocupaciones llevadas a cabo por los cazadores recolectores magdalenienses son lo que hemos denominado Depósitos de Restos de Talla (DRT), que hemos definido como: “la acumulación en un espacio delimitado y restringido de una gran cantidad de restos de procesos técnicos líticos concretos” que nos permiten incluso reconstruir la movilidad intrasite (Mangado et al., 20062007). 4.2. La gestión de los recursos a lo largo del Magdaleniense de la Cova del Parco Los estudios llevados a cabo a lo largo de estos años no sólo nos han permitido una cierta mirada intrasite hacia la organización del espacio de trabajo y vida de los ocupantes magdalenienses de la Cova del Parco, sino que también nos han resultado básicos para llevar a cabo una cierta visión hacia el exterior extrasite, más allá del propio yacimiento, para conocer cuál era la gestión del territorio y de sus recursos por parte de estas comunidades. En este sentido hemos observado también algunas diferencias entre el Magdaleniense superior final y el Magdaleniense superior. 4.2.1. Recursos abióticos Así pues, a lo largo del periodo analizado hemos documentado la presencia de determinados tipos de sílex, que han sido objeto de caracterizaciones petroarqueológicas detalladas que ponen de manifiesto como, de manera progresiva, se va produciendo una reducción en la variabilidad de los tipos de sílex utilizados, ya que estas variedades más lejanas no aparecen representadas ya durante el Magdaleniense superior final, en lo que podemos considerar un cierto proceso de regionalización de la explotación de los recursos. De este modo, para las fases más antiguas de la secuencia estudiada hasta la fecha (Magdaleniense superior), hemos podido evidenciar la presencia, aunque en número escaso, de materiales procedentes de largas y/o muy largas distancias, que superan ampliamente el rango regional de desplazamientos; estos materiales son introducidos en el yacimiento tanto en forma de soportes laminares tallados, como de núcleos configurados. Este hallazgo que forma parte de la tesis doctoral de uno de nosotros (MS) que próximamente verá la luz, pone de manifiesto un comportamiento de aprovisionamiento de materiales silíceos sobre el eje de las largas distancias, que engloba tanto ambas vertientes de los Pirineos como algunos territorios vecinos, ya no estrictamente pirenaicos, circunstancia que nos muestra una amplia movilidad de estos grupos del Magdaleniense superior; esta movilidad se verá reducida progresivamente a lo largo del Magdaleniense superior final, durante el cual los materiales documentados son de adscripción regional, para acabar adoptando un régimen local de recursos durante las ocupaciones de los últimos cazadores-recolectores, ya holocenos. Las cadenas operativas líticas para la producción del utillaje, asociadas a estos recursos silíceos, manifiestan también a lo largo de la secuencia estudiada un progresivo comportamiento adaptativo tanto a las características métricas como a la tallabilidad de las materias primas empleadas para la confección del utillaje. De este modo, durante el Magdaleniense superior el módulo laminar presenta tanto hojas como hojitas, talladas en el propio yacimiento a partir de la secuencia de reducción de núcleos de materias primas de calidad elevada y de morfologías principalmente, piramidales y prismáticas, y se recuperan a la vez parte de los elementos de mantenimiento de los núcleos (lascas y lascas corticales) para la confección de utillaje doméstico variado (raspadores, raederas, buriles, perforadores, etc…). Progresivamente, asistimos a la explotación de módulos menores de materia prima, por lo que en el yacimiento se genera un mayor número de hojitas que de hojas; éstas últimas parece que llegan en parte ya talladas como soportes, e incluso como utillaje finalizado (algunos raspadores y buriles así lo manifiestan), al mismo tiempo que las actividades de configuración y mantenimiento de los núcleos de hojitas se simplifican, pues se recurre principalmente a la explotación de volúmenes de materia prima de menor tamaño y a partir de aristas de origen natural (Langlais, 2010). En consecuencia, el utillaje se resiente de esta circunstancia, y se echa mano progresivamente con mayor frecuencia del sílex local de menor aptitud de talla para la elaboración de los diversos tipos de instrumental lítico (Mangado, 2005). El instrumental lítico de los niveles magdalenienses de la Cova del Parco se encuentra ampliamente dominado por los elementos cinegéticos y de proyectil a lo largo de toda la secuencia exhumada. El predominio de hojitas y puntas de retoque abrupto manifiesta una amplia variabilidad tipoló-
156  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO Figura 4. Industria lítica y ósea de las ocupaciones del Magdaleniense superior de la Cova del Parco (dibujos, R. Álvarez). 1,10,16: raspadores. 2: perforador. 3: hojita de dorso abatido. 4-9: triángulos escalenos. 11-13: buriles. 14-15: núcleos de hojitas. 17: fragmento de hoja retocada. 18: Dentalium sp. 19: Nasarius sp. 20: Homalopoma sanguineum. 21: Theodoxus fluviatilis. 22: colgante de canino atrofiado de ciervo . 23: aguja. 24: fragmento distal de azagaya. 25: azagaya. 157
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO  Figura 4. Industria l  tica y   sea de las ocupaciones del Magdaleniense superior d...
158 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO gica, en la que destaca la presencia de las hojitas de dorso abatido truncadas (LDT), elemento que hemos utilizado como marcador cultural para señalar la transición entre la fase final y la superior del Magdaleniense. El conjunto cinegético se acompaña de utillaje doméstico que manifiesta la amplia diversidad de actividades laborales desarrolladas en el yacimiento, tanto en lo referente al trabajo de raspado y curtido de las pieles (Calvo, 2004) como en el de elaboración y mantenimiento de utillaje óseo (Tejero y Fullola, 2008) (Fig. 4). 4.2.2. Los recursos bióticos La industria en materias duras de origen animal de la Cova del Parco comprende dos grandes apartados. El primero se refiere al equipamiento doméstico y cinegético fabricado en hueso y asta de cérvido. En segundo lugar, contamos con un conjunto de objetos de adorno personal que, con la excepción de dos colgantes en canino atrofiado de ciervo, se confeccionaron a partir de la concha de diversas especies malacológicas. Ambas entidades del registro arqueológico material de la Cova del Parco constituyen un conjunto notable tanto desde un punto de vista numérico como, sobre todo, desde una óptica cualitativa, puesto que incluyen no sólo objetos acabados sino otros elementos “técnicos” (restos de fabricación, piezas en curso de trabajo, soportes…). Estos últimos resultan imprescindibles para reconstituir los esquemas técnicos operativos de explotación de las materias orgánicas de origen animal. Este aspecto constituye precisamente la mayor aportación de la industria ósea de la Cova del Parco al conocimiento de las ocupaciones magdalenienses del yacimiento y, por extensión, del Magdaleniense peninsular. Si bien el desarrollo de la tecnología ósea es relativamente reciente en relación a la tecnología lítica, ha quedado ampliamente demostrado su enorme potencial para el mejor conocimiento de los aspectos paleoetnográficos de los cazadores-recolectores del Paleolítico superior (Averbouh, 2000). Los resultados de nuestros análisis muestran que el esquema operativo de la explotación del hueso y del asta está orientado a la obtención de soportes de tipo varilla o baguette mediante el procedimiento del doble ranurado longitudinal (Tejero 2005, Tejero y Fullola 2006, 2008, Tejero et al. 2010). En el caso del hueso, los bloques a explotar se seleccionan plausiblemente entre los restos óseos desechados de la cadena alimenticia, sin que se observen patrones específicos de fracturación de carácter técnico. La fauna recuperada en los niveles magdalenienses de la Cova del Parco son fundamentalmente restos de cabra (Nadal, 1998). Las astas trabajadas, siempre de ciervo (Cervus elaphus), proceden probablemente de colectas de astas de muda, si nos atenemos a sus módulos de espesor del tejido cortical y la escasa presencia de ciervos entre la fauna cazada de Parco. Los soportes en hueso y asta son transformados, mediante un raspado integral, respectivamente en agujas y azagayas. Esta correspondencia entre materia prima y tipo de objeto, que no es exclusiva del Magdaleniense, está relacionada con las propiedades estructurales de cada materia, que las hacen más eficaces en tareas de transformación (hueso) o como elementos de proyectil (asta) (Christensen y Tejero e.p). En relación a los objetos de adorno personal, la Cova del Parco ha proporcionado un conjunto de más de un centenar de piezas, con una destacada presencia de gasterópodos marinos (Homalopoma sanguineum y Cyclope neritea) y fluviales (Theodoxus fluviatilis) (Tejero 2005, Estrada 2009, Estrada et al. 2010). Las conchas de los diferentes taxones citados –algunas de las cuales conservan restos de ocre– fueron perforadas probablemente mediante una percusión indirecta. La aplicación de esta técnica para perforar la concha de unas especies de tamaño muy reducido y relativamente poco espesas requiere de un control muy preciso de la operación. Este hecho muestra un elevado grado de maestría técnica por parte de los magdalenienses de la Cova del Parco. Al mismo tiempo, la selección de unas pocas especies –difíciles de trabajar–, entre el amplio abanico de moluscos que podemos suponer a disposición de los magdalenienses, indica una elección guiada por criterios culturales y no de disponibilidad y/o eficiencia técnica. Sin embargo, la mayoría de elementos faunísticos documentados durante el Magdaleniense en la Cova del Parco corresponde a restos abandonados de la fauna cazada y consumida. Su estado de conservación suele ser precario ya que aparece muy fragmentada. A pesar de ello, ha sido posible en numerosas ocasiones identificar cut-marks, que demuestran una explotación intensiva de las presas, fundamentalmente Capra pyrenaica. 5. Conclusiones La excavación durante más de un decenio de los niveles magdalenienses de la Cova del Parco por parte del equipo del SERP de la UB ha resultado clave para la comprensión de las ocupaciones del Pleistoceno final en el noreste de la península Ibérica. Tanto por la larga secuencia sedimentológica y paleoambiental, como por la cantidad y calidad de los vestigios culturales y estructuras antrópicas exhumados, este yacimiento es un punto de referencia obligado para el estudio global de las ocupaciones magdalenienses en ambas vertientes de los Pirineos.
158  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO Rafael Mora *,**, Jorge MartínezMoreno*, Xavier Roda Gilabert *,***, Ignacio de la Torre****, Alfonso Benito-Calvo*****, Miquel Roy *,******, Sofía Samper*, Susana Vega *, Jezabel Pizarro*, Javier Plasencia* El yacimiento Musteriense de la Roca dels Bous (Prepirineo de Lleida) En una reseña de 1973, Emili Sunyer menciona una importante secuencia musteriense en el primer contrafuerte del Pirineo de Lleida. Esta escueta nota que nos llevó hasta Roca dels Bous (Mora, 1988), está en el origen de nuestra investigación sobre el poblamiento humano en las primeras sierras del Prepirineo Oriental (Fig. 1A). Los trabajos de campo realizados estos años en Roca dels Bous, Tragó, Cova Gran de Santa Linya y más recientemente en Abric Pizarro, indican que es un área clave para analizar la presencia humana en el Pleistoceno superior y Holoceno en el nordeste de Iberia. Deconstruyendo palimpsestos Roca dels Bous (X = 321.266, Y = 4.638.067, UTM H31 N ETRS89) se localiza en el Cingle de la Cascalda, un acantilado de calizas eocenas y conglomerados oligocenos de más de 40 m en el margen derecho del Segre, a 275 m snm (Fig. 1B). Este depósito de vertiente tiene 20 m de potencia y en su base una terraza fluvial se acuña sobre el sustrato (Fig. 1C). La excavación se ha centrado en la plataforma superior (Fig. 1C), sobre la que afloraba un primer nivel –R3–, datado por 14C AMS, proporcionando la fecha de 38,8±1,2 ka BP (AA 6481). La secuencia excavada alcanza una cota de 1,5 m de profundidad. A nivel sedimentario es una sucesión de brechas poco consolidadas de arenas y lutitas con abundantes clastos angulosos de tamaño mediopequeño junto a grandes bloques autóctonos, resultante de la meteorización de las calizas del abrigo. Hasta el momento se han excavado los niveles N10 y N12 por 100 m2. En varios sondeos se han detectado * Figura 1. A) Posición topográfica de Roca dels Bous, Cova Gran de Santa Linya y Cova del Estret de Tragó, y de los depósitos de rocas silíceas y metamórficas del Prepirineo de la Noguera. B) Roca dels Bous. Centre d’Estudis del Patrimoni Arqueològic de la Prehistòria (CEPAP). Universitat Autònoma de Barcelona. 08193 Bellaterra, Spain. cepap@uab.cat ** Programa ICREA-Academia. *** Becario Programa FPI–MINECO **** Institute of Archaeology-University College London 31-34 Gordon Square, WC1H 0PY London, United Kingdom. i.torre@ucl.ac.uk ***** Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH). Paseo Sierra de Atapuerca s/n. 09002 Burgos. alfonso.benito@cenieh.es ****** Becario Programa FI DGR-Generalitat de Catalunya 159
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO  Rafael Mora  ,  , Jorge Mart  nezMoreno , Xavier Roda Gilabert  ,   , Ignacio de la...
160 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Figura 1. C) Perfil del yacimiento. otros niveles, N14 y S9, que podrían extenderse por superficies similares. Los complejos procesos de formación del depósito dificultan reseguir la dispersión de estas unidades arqueológicas. En los extremos del depósito se localizan 2 conos de deyección, uno en el lado E articula la entrada de sedimentos con una pendiente de 10º-15º hacia el sudoeste; el segundo en la zona W es subhorizontal (5º) y vierte hacia el sudeste. Estos lechos se enlazan y forman una depresión sobre la zona excavada. Estas superficies están muy carbonatadas lo que homogeneíza la coloración de los sedimentos. Para superar esta escasa visibilidad asumimos que restos líticos y óseos son partículas sedimentarias. Su coordenación define acumulaciones con una dispersión horizontal y vertical separadas por estériles que delinean superficies con pendientes y depresiones derivadas de la acreción sedimentaria de los conos laterales (Fig. 2A). Las numerosas estructuras de combustión excavadas advierten del uso regular del fuego y confirman la geometría de las unidades arqueológicas. Igualmente, permiten detectar superposiciones que implican la sucesión de ocupaciones. Estos fenómenos de fusión/ fisión denotan que los ritmos de sedimentación no son homogéneos (Fig. 2A). Los niveles arqueológicos son agregados de eventos de corta duración, que se escalonan durante una escala temporal difícil de evaluar (Mora et al., 2008; Martínez-Moreno et al. 2010). Artefactos y comportamientos Contextualizar estos procesos es esencial para analizar la variabilidad observada en el instrumental musteriense de Roca dels Bous. Se ha considerado prioritario determinar la procedencia de las materias primas indentificándose los afloramientos de sílex y cuarcita que nutren a Roca dels Bous. Básicamente gestionan rocas metamórficas que abundan en los depósitos fluviales de la zona. Las rocas silíceas no es un recurso local, aunque aparecen en dos afloramientos en el entorno regional: (1) la formación Garumniense que se extiende por las sierras de Montclús y Tragó y (2) Serra Llarga (Oligoceno) (Fig. 1A) (Roy et al., 2013). En esta zona no escasean rocas para elaborar artefactos, por lo que los cambios en la aportación de materia prima y cómo inciden en la configuración del instrumental lítico, informan del entorno tecnocognitivo y tecno-económico de estos grupos neandertales. Esta noción puede evaluarse en los niveles N10 y N12, derivando observaciones que inciden en el debate sobre las causas de la variabilidad musteriense (Mora et al., 2008). En N12, excavado a lo largo de 105 m2 y con un espesor medio de 20 cm, se identifican 22 hogares y la acumulación de 90 kg de rocas que conforma un conjunto de más 23.500 artefactos, en el que están presentes todos los segmentos relacionados con la talla. Las rocas metamórficas, a las que se tiene un acceso inmediato, suponen el 80% del conjunto (Fig. 1C). Al mismo tiempo, se seleccionan retocados y pequeños fragmentos de sílex tallados expeditivamente. Estos comportamientos sugieren un transporte desde unos 15-20 km. de piezas acabadas y de pequeñas reservas de materia de las que sólo se pueden obener pocos soportes. Se aprecia que los retocados sobre cuarcita son de gran tamaño y tienen bordes denticulados, mientras los de sílex son pequeños y conforman instrumentos con frentes continuos (Fig. 2B). En N10 se aprecian notables diferencias. Este nivel se resigue a lo largo de 95 m2 y tiene 10 cm de espesor medio, en el que se excavaron 20 hogares. Se aprecia un descenso radical de artefactos (alrededor de 2100 piezas) que representan el transporte de 11 kg de rocas. El 66% de instrumentos se elabora en sílex, aunque a partir del peso, la distribución entre rocas metamórficas y sílex está equilibrada, lo que sugiere que el instrumental en sílex es de pequeño tamaño, tal y como se aprecia en N12. Hay más núcleos de sílex que de cuarcita, aunque igualmente señalan una gestión a partir de métodos expeditivos así como métodos centrípetos recurrentes que conforman volúmenes inferiores a 5 cm (Fig. 2B). Los retocados se elaboran preferentemente sobre sílex (80%) siendo más habituales los denticulados que las piezas con borde continuo, al igual que en los soportes de cuarcita (Martínez-Moreno et al., 2010; Mora et al., 2008). Las piezas retocadas suelen estar fragmentadas y algunos remontajes sugieren que son instrumentos
160  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO Figura 2. A) Distribución de los hogares excavados en N10. Proyección vertical E-W (arriba) y N-S (derecha) en las que se aprecia la superposición de hogares y fenómenos de fusión/fisión dentro del nivel. En la proyección N-S se observa el estéril entre N10 y N12. B) Tendencias en núcleos de sílex y rocas metamórficas explotados de forma intensiva hasta conformar volúmenes de reducidas dimensiones (arriba), y artefactos retocados (abajo). 161
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO  Figura 2. A  Distribuci  n de los hogares excavados en N10. Proyecci  n vertical E-...
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO 162 reparados (de la Torre et al., 2012). Muchas piezas presentan retoques por todos los bordes que interpretamos como resultado de un intenso reciclado. Las dobles patinas identificadas en algunas piezas pueden corresponder a artefactos recuperados en el sitio o en el paisaje circundante, que se reactivan para obtener nuevos soportes (Mora et al., 2008). Esta gestión intensiva sobre los artefactos no obedece a la ausencia de este material en el entorno, por lo que permite aproximarnos al entorno tecno-cognitivo de estos grupos. De igual forma, especialmente en N10 denotan que actividades de corta duración; lo que nos lleva a plantear que el yacimiento sirvió de parada en los desplazamientos entre lugares residenciales. De ser así, Roca dels Bous advierte de una amplia red de asentamientos dentro de este ámbito regional del Prepirineo de Lleida y Huesca (Mora et al.; 2008). Perspectivas de futuro Estos argumentos, tratados en otras aportaciones (Casanova et al., 2009; Martínez-Moreno et al., 2010; de la Torre et al., 2013), señalan que estas tendencias Rafael Mora Torcal *,**, Alfonso BenitoCalvo***, Jorge Martínez-Moreno *, Ignacio de la Torre****, Susana Vega Bolivar *, Miquel Roy *,*****, Xavier Roda Gilabert*,******, Sofia Samper Carro(*) Estos comportamientos relacionados con la aportación de sílex debe relacionarse con un fraccionamiento de la chaine operatoire a lo largo de un amplio rango espacio-temporal, convirtiendo a la Roca dels Bous en un lugar privilegiado en los desplazamientos de los grupos neandertales (Mora et al., 2008; de la Torre et al., 2013). La posición estraté gica del asentamiento permite un control efectivo de los desplazamientos estacionales de animales, especialmente équidos y cérvidos, entre la Depresión del Ebro y el Pirineo. Las ocupaciones de corta duración del abrigo se asociarían a breves periodos del ciclo anual, en los que ese entorno ofrecía oportunidades para adquirir presas, que se transportan y consumen en el yacimiento. Las inferencias que deriva Roca dels Bous, y en general los asentamientos del Prepirineo de la Noguera, sugieren que esta zona está llamada a tener un papel destacado en la investigación del Paleolítico medio del noreste de la Península Ibérica. Una secuencia clave en la Prehistoria del Mediterráneo Occidental: Cova Gran de Santa Linya (Prepirineo de Lleida) Este abrigo de grandes dimensiones fue descubierto el año 2002 dentro de un programa de prospecciones coordinado por el Centre d’Estudis del Patrimoni Arqueològic de la Prehistòria. Este asentamiento contiene una larga secuencia cronocultural que abarca Paleolítico medio, Paleolítico superior antiguo, Magdaleniense, Neolítico y Calcolítico. El uso de este entorno por cazadores-recolectores y agricultores-pastores lo convierte en un lugar clave * tecno-tipológicas no responden a factores de tecnoeconómicos, como la escasez de materia prima en el entorno. N12 señala que la opción de emplear rocas locales es una alternativa posible. para analizar las transformaciones en la organización de los habitantes del Pirineo durante la Prehistoria. Situación geográfica Cova Gran (X=318541, Y=4643877, UTM H31N ETRS89) se localiza en el Prepirineo Oriental de Lleida (ver Fig.1A en el artículo de Roca dels Centre d’Estudis del Patrimoni Arqueològic de la Prehistòria (CEPAP). Universitat Autònoma de Barcelona. 08193 Bellaterra, Spain. cepap@uab.cat ** Programa ICREA- Academia. *** Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH). Paseo Sierra de Atapuerca s/n. 09002 Burgos, Spain. Alfonso.benito@cenieh.es **** Institute of Archaeology-University College London 31-34 Gordon Square, WC1H 0PY London, United Kingdom. i.torre@ucl.ac.uk ***** Becario Programa FPI – MINECO ****** Becario Programa FI DGR- Generalitat de Catalunya
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMI...
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO Bous) a 385 msnm. En un valle lateral del NogueraPallaresa, el torrente de Sant Miquel excava las calizas del Cretácico Superior generando un abrigo de más de 2000 m2 de planta (Fig; 1A). La secuencia cronoestratigráfica de los procesos sedimentarios y culturales del depósito se conforma a partir de la información obenida en los sectores Rampa, Transición y Plataforma, que se correlacionan a partir de 40 dataciones 14C AMS y Tl (Fig. 1B). No descartamos que aparezcan nuevos segmentos cronoculturales. Estos indicadores confirman que Cova Gran es relevante para contextualizar los últimos 50.000 años de historia de los grupos humanos del Mediterráneo occidental (Mora et al., 2011). El perfil longitudinal del abrigo permite apreciar que el depósito se conforma a partir de dos grandes plataformas yuxtapuestas (Fig. 1B). La secuencia de la primera, al oeste y externa al abrigo, se define en el sector Rampa. Los sectores Transición y Plataforma registran el desarrollo sedimentario bajo la visera. El sector Rampa: arqueoestratigrafía de la plataforma exterior El sector Rampa (R) es una plataforma de 200 m2 con una pendiente de 20º en dirección Este. La zona excavada se extiende por 120 m2 y algunos niveles continúan hacia el exterior. En esta área de 2,5 m de potencia se diferencian las unidades sedimentarias S1 y 497, originadas por procesos distintos (Fig. 1C). La unidad basal S1 es una serie de 2 m compuesta por derrubios de matriz areno-arcillosa y clastos calizos angulares de origen gravitatorio, que denotan unas condiciones climáticas relativamente frías. En la unidad 497, de 0,5 m, se compone de sedimentos granulares afectados por corrientes hídricas que sugieren unas condiciones ambientales menos rigurosas. No se aprecian procesos sin/post deposicionales relevantes (Benito Calvo et al., 2011). En estos niveles estratigráficamente superpuestos se recuperan conjuntos líticos que corresponden a tradiciones culturales distintas, con cambios que afectan a la captación de materias primas, los sistemas de talla, los soportes y al instrumental retocado (Fig. 2A). Este cambio tecnológico remite al debate sobre la transición Paleolítico medio/superior, y la posible relación entre la extinción de H. neanderthalensis en paralelo a la dispersión de H. sapiens por Europa Occidental. A modo de resumen, reseñar que S1B es representativo de las tendencias del resto de niveles Musterienses de Cova Gran (Martínez-Moreno et al., 2011; Mora et al., 2012). La gestión de los núcleos dirigida a obtener lascas centrípetas es similar a la observada en Tragó y Roca dels Bous (de la Torre et al., 2013). El sílex, que procede de las formaciones garumnienses adyacentes al asentamiento, es la materia prima más utilizada en todos los niveles. Igualmente se transportan rocas metamórficas conformando grandes soportes pseudo-levallois que pudieron ser elaborados fuera del yacimiento (Fig. 2B). La totalidad de materiales se obtienen en el entorno inmediato (ver Fig. 1A artículo sobre Roca dels Bous). En lo referente a los retocados, los soportes denticulados son más comunes que los bordes continuos (Mora et al., 2012). Las características de 497D son completamente diferentes. Desaparecen las rocas metamórficas, y aunque el sílex garumniense es el recurso principal, aumenta la aportación de soportes configurados que proceden de la Serra Llaga (a 20 km). El sistema de talla se dirige a obtener soportes alargados de tipo laminar con una baja estandarización morfotécnica. Estos conforman raspadores y buriles sobre lámina, dorsos y puntas sobre laminita, un instrumental desconocido en el Musteriense. Persiste un importante componente de raederas, denticulados y muescas so- En el sector R se estratifican 8 ocupaciones puntuadas por estériles. La unidad S1 contiene los niveles S1E, S1D, S1C, S1B1 y S1B que corresponden al Musteriense, y 497D atribuido a un Paleolítico superior inicial no determinado. En la unidad sedimentaria 497, los niveles 497C y 497A se adscriben a otras fases dentro de este ciclo de Paleolítico superior antiguo. Todos los niveles contienen abundante industria lítica, fauna y hogares. En 497D, 497C y 497A se han recuperado ornamentos marinos, especialmente Nassarius incrassatus (Martínez-Moreno et al., 2011), artefactos considerados trazadores de la aparición de H. sapiens en Europa occidental. El cambio tecno-tipológico detectado entre S1B y 497D –a techo de S1– señala varias implicaciones. Figura 1. A) Cova Gran de Santa Linya. 163
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO  Bous  a 385 msnm. En un valle lateral del NogueraPallaresa, el torrente de Sant Miq...
164 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Figura 1. B) Secuencia arqueoestratigráfica: A) planta del abrigo en la que se posicionan los sectores excavados (Plataforma, Transición y Rampa). B) Transet longitudinal del depósito. C) Cronoestratigrafía de los sectores R, T y P (ver leyenda en Mora et al., 2011).
164  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO bre lasca (Fig. 2B). Estos atributos no encajan con las tendencias identificadas en los primeros tecno-complejos del Paleolítico superior de Europa occidental (Martínez-Moreno et al., 2010). En algunas de las dataciones de este sector se aprecian anomalías que pueden estar relacionadas con los protocolos empleados en los laboratorios de 14C. Sin embargo, las fechas que se disponen para 497D a partir de carbones que proceden de un hogar, ubican este nivel en el intervalo 40-38,5 ka calBP. La resolución arqueoestratigráfica y los intervalos cronométricos de estos niveles contribuyen al debate sobre la transición Paleolítico medio/superior (Martínez-Moreno et al., 2010). Arqueoestratigrafía de la plataforma interior: los sectores Transición y Plataforma La plataforma central es una superficie que se extiende bajo la visera del abrigo por unos 2000 m2. Esta delineación restringe las ocupaciones más antiguas al sector R (Fig. 1B). Esta secuencia se conoce a partir del sector Transición (T) –un sondeo de 2x2 m–, y una zona excavada de 32 m2, el sector Plataforma (P). En ambas se identifican dos unidades: la unidad N corresponde con la sedimentación holocena, y la unidad P se adscribe al final del MIS 2 (Fig. 1B). La presencia humana más antigua se detecta durante el Ultimo Máximo Glaciar (LGM) en la unidad sedimentaria P del sector Plataforma, y está compuesta por clastos muy angulares y caídas de grandes bloques con escasos sedimentos finos (Fig. 1B). En esta secuencia de 1,7 m de potencia se suceden los niveles 4P, 5P, 6P y 8P, datados entre 20,4-18 ka CalBP –subestadio Gs2b–. Abundan las puntas y láminas de dorso sobre laminita, buriles y raspadores sobre lámina, que se asocian a azagayas masivas, agujas y gasterópodos perforados. Estas características remiten al Magdaleniense antiguo. El sector T es un sondeo de 3,5 m profundidad en el que se suceden varios niveles con unas características técnicas distintas a las del sector P (Fig. 1B). Una datación en la base del sondeo (17-16,8 ka CalBP) indica ocupaciones de Magdaleniense medio y posiblemente por encima, niveles de Magdaleniense superior (Mora et al., 2012). La secuencia holocena N erosiona los niveles P en los sectores T y P, generando geometrías complejas sobre las que se instalan comunidades agro-pastoras, a partir del Neolítico antiguo tal y como se identifica en el sector Plataforma (Fig. 1B). El momento de ocupación más intenso se desarrolla durante el Neolítico final (5500-5100 calBP) documentándose 30 estructuras domésticas (hogares y fosas) (Mora et al., 2012). Por encima de estas ocupaciones, esta zona se utiliza para estabular ovicápridos durante el Neolítico final (5000-4600 calBP) y Calcolítico/Bronce inicial (3950-3000 calBP). En estas acumulaciones, cada una de ellas de 0,5 m de potencia, se aprecian varias fases de quema de excrementos a fin de acondicionar el lugar en vistas a futuras visitas. Estas observaciones abren nuevas perspectivas a la hora de analizar los orígenes del pastoreo transhumante en el nordeste de Iberia (Pol et al., 2014). 165
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO  bre lasca  Fig. 2B . Estos atributos no encajan con las tendencias identi   cadas e...
166 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Figura 2. A) Proyecciones N-S y E-W de 497D (triángulos) y S1B (puntos) separados por un nivel estéril. B) Artefactos líticos de S1B Paleolítico medio (arriba) y 497D Paleolítico superior inicial (abajo). Perspectivas de futuro Cova Gran de Santa Linya articula varias líneas relevantes en la actual discusión científica: la desaparición de los neandertales y la aparición de los humanos modernos; las adaptaciones de los cazadoresrecolectores durante el LGM; o la instalación en estas tierras de grupos agro-pastores. Estas cuestiones son esenciales para analizar la presencia humana en la vertiente sur del Pirineo, zona en la que se están produciendo importantes avances. Pensamos que este es un lugar privilegiado para analizar las trayectorias de los distintos grupos humanos que ocuparon este abrigo durante los últimos 50.000 años.
166  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO Joel Casanova i Martí *, Rafael Mora Torcal *,**, Xavier Roda Gilabert *,***, Jorge Martínez-Moreno *, Miquel Roy *,****, Susana Vega * La secuencia de Paleolítico medio de la Cova de l’Estret de Tragó (Prepirineo de Lleida) Durante las prospecciones en el curso medio del Noguera Ribagorzana, realizadas en 1990 por el IEIDiputació de Lleida, se descubre la Cova de l’Estret de Tragó (ver Fig. 1A en el artículo de Roca dels Bous). Este abrigo de 14 x 10 m de superficie, forma parte del karst de las calizas de la Fm. Bona (X= 301856 Y= 4644190 UTMH31N ETRS89) a 390 msnm (Fig. 1A). Esta posición en las primeras estibaciones del Prepirineo de Lleida controla una conexión clave en- tre la Depresión del Ebro y los Pirineos (MartínezMoreno et al., 2004; Casanova et al., 2009). Contexto geográfico y cronoestratigráfico Se identifican 8 unidades arqueológicas de Paleolítico medio interestratificadas con sedimentos estériles lo que permite su análisis individualizado. La arqueoestratigrafia del depósito se configura a partir de las secuen- Figura 1. A) Vista de Cova del Estret de Tragó actualmente anegada por el pantano de Santa Anna. B) Secuencias del interior del abrigo (sondeo 78-23) y la zona excavada en la plataforma del depósito. Se posicionan la Unidad Superior (US), Unidad Media (UM) y Unidad Inferior (UI). C) Serie Termoluminiscencia de la secuencia. * ** *** **** Centre d’Estudis del Patrimoni Arqueològic de la Prehistoria. Facultat de Lletres. Universitat Autònoma de Barcelona. 08193 Bellaterra. cepap@uab.cat Programa ICREA-Academia Becario programa FPI-MINEC Becario Programa FI-DGR. Generaltitat de Catalunya 167
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO  Joel Casanova i Mart    , Rafael Mora Torcal  ,  , Xavier Roda Gilabert  ,   , Jorg...
168 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO cias obtenidas en el sondeo 78-23 y del área excavada (25 m2), definiendo 3 unidades (Martínez-Moreno et al., 2004; Casanova et al., 2009) (Fig. 1B): – Unidad inferior (UI): depósito fluvial de alta energía del Noguera Ribagorzana, compuesto por cantos rodados de tamaño medio y grande, dentro de una matriz arenosa carbonatada. Esta terraza conforma la base del yacimiento. – Unidad media (UM): depósito de baja/media energía compuesto por arenas y limos arcillosos resultantes de la alternancia de procesos de inundación que provocan la migración vertical de carbonatos, concrecionando el material arqueológico. En este nivel de 1,5 m de espesor se excavan las unidades arqueológicas UA3, UA2 y UA1. – Unidad superior (US): brechas adosadas a la pared del abrigo desmanteladas en el resto del depósito. En este sondeo de 1 m2 y 1,10 m de profundidad, se suceden los niveles S4, S5, S6 y S7. No se han podido correlacionar los niveles arqueológicos de la unidad media y la unidad superior (Fig. 1C). Sin embargo, 11 dataciones por termoluminiscencia generan rangos cronométricos que encuadran la ocupación del asentamiento. Los niveles S5, S6 y S7 de la unidad superior se adscriben al MIS 3 (entre 43±4.6 y 52,1±6,7 ka). La fecha de UA1 (41,7±4,5 ka) sugiere que este nivel de la unidad media puede estar relacionado con los de la unidad superior. Las 4 fechas obtenidas en UA2 se escalonan en el intervalo 75,3±7,8-110±12 ka, señalando que este nivel de 60 cm espesor se forma en el MIS 5. De las 2 fechas de UA3, aceptamos la que corresponde al estadio MIS 5e (126±15 ka). Esta serie convierte a Tragó en un asentamiento clave para analizar el Musteriense del Pleistoceno superior en el nordeste de la península Ibérica (Casanova et al., 2009). Registro arqueológico Los niveles excavados configuran palimpsestos de baja resolución arqueológica con miles de artefactos líticos y restos óseos imbricados sin aparente orden (Tab. 1). Estas acumulaciones serían el resultado de la visita reiterada al abrigo en diferentes periodos temporales, puntuados por fases de abandono. Aunque no se identifican hogares, carbones, fauna y restos líticos termoalterados atestiguan el uso regular del fuego en toda la secuencia. La carbonatación de los restos óseos dificulta su determinación a nivel anatómico y/o específico, no pudiéndose calcular índices sobre su presencia. Se ha identificado Vulpes vulpes, Sus scropha, Cervus elaphus, Capreolus capreolus, Bos sp., Capra pyrenaica, Equus caballus y Equus cf. hydruntinus, un conjunto que refiere una asociación euriterma que a nivel ecológico encaja con un entorno que integra praderas con áreas arboladas en un ambiente de montaña baja. Muchas diáfisis con fracturas helicoidales denotan una intensa recuperación del tuétano (Martínez-Moreno et al. 2004). El conjunto lítico, compuesto por más de 20.000 artefactos es esencial para caracterizar el Musteriense en esta zona. Las rocas metamórficas y las rocas silíceas abundan en el entorno (ver Fig. 1A en el artículo de Roca dels Bous). El sílex, presente en los Montes de Tragó y en la Serra Llarga (10 km), remiten a Unidad Superior Unidad Media S4 S5 S6 S7 UA1 UA2 UA3 Superficie (m2) 0,5 1 1 1 23 35 13 Espesor (cm) 20 30 15 15 10 60 15 Percutores 0 4 1 1 3 75 38 Núcleos 1 10 14 11 15 423 229 Lascas 33 315 184 152 496 6564 2303 Fragmento lasca 70 406 502 328 777 7895 2275 Chunks 15 76 185 88 73 947 452 Retocados 16 163 140 41 143 791 274 Tabla 1. Superficie excavada y el espesor medio de los niveles arqueológicos de la Unidad Superior y Unidad Media con el número de artefactos recuperados.
168  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO un abastecimiento local. A nivel diacrónico, las rocas metamórficas tienen mayor importancia en UA3 y UA2, tendencia que se invierte en UA1 y en S4, S5, S6, S7 en los que el sílex es mayoritario (Casanova et al., 2009; de la Torre et al. 2013). Todas las categorías relacionados con la talla, incluidos restos inferiores a 1,5 cm están representadas. El débitage se estructura a partir, de sistemas técnicos expeditivos y organizados (Fig. 2). Los sistemas organizados permiten una gestión a partir de Figura 2. A) Macroutillage lítico de UA3 relacionado con actividades de percusión. B) Variabilidad de los sistemas de talla organizados en los que se aprecia la configuración pequeños volúmenes. C) Núcleos expeditivos. 169
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO  un abastecimiento local. A nivel diacr  nico, las rocas metam  r   cas tienen mayor...
170 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO esquemas de talla que remiten a la esfera Levallois y Discoide. Los expeditivos se aplican a volúmenes de los que se obtienen pocos soportes. Estas estrategias, presentes en toda la secuencia, denotan comportamientos técnicos complementarios que se aplican en función de necesidades concretas (Casanova et al. 2009; 2014). Los núcleos suelen ser inferiores a 5 cm y se aprecia una gestión intensiva hasta su agotamiento (Fig. 2). Este comportamiento no se explica por la escasez de materia prima en el entorno, es una opción técnica enfocada a elaborar artefactos pequeños (Casanova et al. 2009). El soporte más habitual son las lascas –puntas y láminas son escasas– obtenidas con percutor duro que genera accidentes como piezas fracturadas, buriles de siret y dobles bulbos. Esta continuidad en los métodos de talla deriva varias reflexiones. En los niveles de la unidad media los métodos expeditivos son mayoritarios frente a métodos estructurados, patrón que continua en la unidad superior. Esta noción de stasis tecnológico denota un patrón cognitivo en la transmisión de saberes técnicos que advierte que en esta zona se podría configurar una tradición cultural estable (Casanova et al., 2009). En UA3 se identifican 25 cantos de rocas metamórficas y granito, generados por façonnage para obtener instrumentos macrolíticos (Fig. 2). En estos útiles masivos se aprecian modificaciones sobre los filos que se relacionan con actividades de percusión (Casanova et al. 2014). En la secuencia el porcentaje de retocados es bajo (Tab. 1), seleccionando el sílex para elaborar retocados pese que en UA3 y UA2 las rocas metamórficas son más abundantes. Los soportes más habituales son lascas cortas de los que se transforma un único borde (lateral o transversal), mientras las piezas con doble retoque son escasas. Son más numerosos los denticulados y muescas con retoque simple y abrupto que las raederas con retoque continuo. Esta preponderancia de piezas con bordes denticulados es constante a lo largo de secuencia. Aunque se identifican soportes pseudo-levallois retocados, la mayoría se elaboran sobre lascas o fragmentos de lasca. Tragó en el contexto del Paleolítico medio del noreste de Iberia El reiterado uso de este espacio durante el Pleistoceno superior entre el MIS 5e, MIS 5 y MIS 3 debe relacionarse con el control que desde el asentamiento se dispone sobre el estrecho de Noguera-Ribagorçana y las llanuras aluviales actualmente anegadas por el embalse de Santa Ana. Ese carácter estratégico no debió pasar desapercibido para las gentes neandertales. El abrigo centraliza la adquisición de presas que transitan por ese corredor, permitiendo emboscarlos en las zonas boscosas en torno al rio. Igualmente, se registra el tránsito por los roquedos adyacentes al asentamiento. Aunque el registro radiométrico es impreciso, no se puede confirmar su ocupación en el MIS 4. Este hiato podría relacionarse con crisis climáticas que provocan el abandono de este entorno. La ocupación/vaciado cíclico de la zona como consecuencia de factores ambientales es una posibilidad que merece ser examinada. La continuidad técnica señalada a partir de la combinación de métodos técnicos expeditivos y organizados, presente a lo largo de toda la secuencia, es relevante. Subrayamos la importancia de la noción stasis tecnólogico, y que se identifica en otros yacimientos del Prepirineo, al advertir que estas opciones técnicas articulan una tradición cultural que se prolonga en el Pleistoceno superior por el nordeste de Iberia. Algunos atributos de esta entidad son la panoplia de métodos de métodos de talla, una orientación a obtener soportes de pequeño tamaño y la configuración preferente de denticulados (Casanova et al., 2009; de la Torre et al., 2013). Bajo esta perspectiva, Cova del Estret de Tragó en un lugar relevante para investigar la forma de vida neandertal en la Península Ibérica. Agradecimientos Queremos dedicar este artículo a Joel Casanova i Martí. Sirvan estas líneas como muestra de nuestro respeto, afecto y admiración.
170  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO Pilar Utrilla Miranda*, Vicente Baldellou Martinez**, Manuel Bea Martinez*, Lourdes Montes Ramirez* y R. Viñas Vallverdú*** La cueva de la Fuente del Trucho (Asque – Colungo, Huesca) 1. Localización La cueva de la Fuente del Trucho se sitúa en el barranco de Arpán, en la margen izquierda del río Vero, junto a la fuente que le da nombre. Se concentran en este mismo barranco el arte paleolítico de la citada cueva y el levantino y esquemático del abrigo de Arpán, situado a tan sólo 870 m de distancia, un caso excepcional en la Península Ibérica. El río Vero discurre encañonado a lo largo de 10 Km y durante este recorrido sólo hay dos entradas naturales que salvan las verticales paredes para acceder al cauce: el puente de Villacantal y el Tozal de Mallata. En ambas existen pinturas prehistóricas. Se trata de una cueva poco profunda, con una gran boca de 22 m de ancho orientada al SE, que da acceso a una amplia sala de 24 m de profundidad dividida en dos lóbulos disimétricos. El menor de ellos, a la izquierda, posee una cúpula esférica ennegrecida por materia orgánica y humo y una ventana oval que permite la entrada del sol con iluminación cenital. Su suelo cae en forma de colada de calcita oblicua y sobre él se realizaron una serie de grabados de trazo profundo que reciben el sol directo al amanecer. El segundo lóbulo, en un ambiente de semipenumbra, presenta sus paredes y techo cubiertos con pinturas, la mayoría de color rojo. El suelo presenta hoy la roca desnuda en una gran parte de la sala, a excepción de la parte de la derecha de la cueva, bajo los signos trilobulados donde un depósito revuelto presenta materiales líticos pertenecientes al Paleolítico Superior y al Musteriense. Más al exterior, fuera de la zona pintada, los niveles presentan una mayor potencia, aunque en este caso parecen adscribirse sólo al Musteriense. 2. Historia de las investigaciones Fueron los primeros exploradores de los barrancos de la Sierra de Guara, en especial Pierre Minvielle, quienes dieron cuenta del depósito arqueológico que contenía la cueva. Sin embargo, sus * ** *** Universidad de Zaragoza utrilla@unizar.es Museo de Huesca IPHES pinturas rupestres fueron descubiertas en 1978 por un equipo del Museo de Huesca y de la Universidad de Zaragoza dirigido por Vicente Baldellou. Éste encargó la excavación de los niveles musterienses de la zona exterior a Anna Mir, quien actuó durante 5 campañas a partir de 1979 (Mir, 1987) y de los pertenecientes al Paleolítico Superior a Pilar Utrilla quien realizó un primer sondeo en 1980 al pie de los grabados exteriores que quedó interrumpido por la presencia de una durísima costra. En 2005 ha reanudado la excavación en colaboración con Lourdes Montes como codirectora, actuando además en la parte derecha del interior de la cavidad, al pie de los signos trilobulados (Montes et al., 2006; Utrilla et al., 2010). Una nueva campaña está prevista para el verano de 2014. V. Baldellou, director durante muchos años de las prospecciones de arte rupestre en el río Vero, coordinó desde el primer momento las diversas actuaciones en la Fuente del Trucho, ocupándose del estudio de las manifestaciones parietales, primero en colaboración con A. Beltrán, en los avances del Altamira Symposium (Beltrán y Baldellou, 1981; Beltrán, 1993) y años más tarde con R. Viñas elaborando los calcos directos entre 1989 y 1991. En el año 2000 S. Ripoll y F.J. Muñoz realizaron la documentación fotográfica del techo (Ripoll et al., 2001) y a partir del 2011, V. Baldellou, M. Bea y P. Utrilla han realizado el tratamiento digital y montaje de los calcos, dentro del proyecto HAR 2011-27197 “Repensando viejos yacimientos. Ampliando nuevos horizontes en la Prehistoria del Valle Medio del Ebro”. Para ello se han digitalizado la totalidad de las fotos antiguas que barrían sistemáticamente todas las paredes de la cueva, se han tratado con la aplicaciónDStretch para Image JyPhotoshop CS5y se han cotejado con los calcos originales de Baldellou y Viñas. En el congreso sobre el gravetiense celebrado en Altamira aparecen publicados los dos conjuntos principales de la cueva: el techo (panel XV) y el friso (paneles VI y VII) (Utrilla et al., 2013). En este mismo congreso (sesión A11a) se presentan los resultados de las dataciones realizadas por U/Th 171
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO  Pilar Utrilla Miranda , Vicente Baldellou Martinez  , Manuel Bea Martinez , Lourdes...
172 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Figura 1. Planta del techo (izquierda con indicación de los paneles pintados) y del suelo (con indicación de las catas arqueológicas y la posición de los grabados). Topografía J. Angás (Scanner 3D. Patrimonio e Industria). sobre las costras, muy puras, que recubrían algunas figuras (manos, puntos, caballo y trilobulados) (Hoffman et al.,e.p.), mientras que en el de Candamonos centramos en la relación entre el yacimiento arqueológico y las pinturas (Utrilla et al., 2014). El estudio definitivo se halla pendiente de la proyectada limpieza del humo y del polvo que ensuciahoy la pared, un magnífico soporte de color blanco que permitiría resaltar el centenar de pinturas, la mayoría rojas, que cubriríanla superficie decorable en techo y paredes. Existen dos zonas bien definidas en la Fuente del Trucho: las pinturas, ubicadas en semipenumbra en el gran covacho derecho (Fig. 1.1); y los grabados exteriores, situados en el suelo inclinado del pequeño lóbulo izquierdo (Fig. 1.2). 3. Las pinturas El inventario provisional de los motivos pintados (Ripoll et al., 2001) registra 22 paneles con un centenar de figuras. Series de puntos, signos trilobulados, manos y caballos son los cuatro temas principales pintados, a los que se añaden una cabrita, un cérvido, un animal indeterminado (oso, bóvidoo caballo) y algunos signos. Las series de puntos se encuentranrepresentados en 8 paneles. Aparecen en líneas horizontales formado un friso a lo largo de 6 metros en el panel VI (Fig. 2), o formando parte de motivos más complejos representados tanto en las paredes (panel VII) como en el techo (panel XV) (Fig. 3). El panel XI contiene trazos pareados en rojo, característicos también de paneles arcaicos del gravetiense, asociados por lo general a manos y digitaciones (González Sáinz, 2003). En cuanto a la interpretación de las series complejas del techo Beltrán propuso en 1993 que representarían quizá la bóveda celeste, constelaciones de estrellas que mantienen ritmos. En otra línea, Utrilla sugirió en 2005 que podrían marcar a los viajeros las rutas de los puertos pirenaicos que separan Gargas y Fuente del Trucho, pudiendo quizá perder el rumbo dando rodeos, lo que quedaría representado en la complejidad de algunos motivos. Con respecto a las series lineares del friso vertical, en bandas de 4 y 5 hileras, llama la atención la representación del mismo motivo en arte levantino en
172  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO Figura 2. Calco del friso (paneles VI y VII). Abajo, detalle de los caballos listados, el cérvido, manos y puntos donde se tomron las muestras datadas por U/Th. la cercana cueva de Arpán.Sus paralelos paleolíticos los encontramos en muchas cuevas de la Costa Cantábrica, la mayoría en cronología antigua (Candamo, Llonín, Pindal, Mazaculos II, La Meaza, Chufin, Porquerizo, Castillo, la Pasiega, La Garma, Castillo o Cullalvera), del Pirineo francés (Niaux, Marsoulas, TroisFrères, Bedeilhac) o del Sur Peninsular, en este caso asociados a caballos (Las Palomas, Atlanterra, el Moro). La fecha U/Th que se ha obtenido para la costra que recubre la serie de puntos del panel VII, con más de 31.000 años (la más antigua del conjunto pintado) coloca a este motivo en la transición auriñaciense/gravetiense (Hoffman et al., en este mismo congreso). Las manos: se reconocen unas cuarenta manos negativas seguras que podrían llegar al centenar una vez se limpien las paredes (Fig. 3). Al menos 13 son zurdas frente a 6 diestras. En algún caso aparece también pintado el arranque del antebrazo y en dos más los dedos aparecen tan cortos y separados que recuerdan la zarpa de un oso (panel VII) (Fig. 3.2). Son frecuentes las manos infantiles, destacando por su tamaño la de un bebé en el fondo de la cueva, tal como ocurre en Gargas (Sahly, 1975). En varias manos se observa la superposición de costras de calcita (Fig. 3.4) lo que ha permitido la datación por U/Th de 6 casos, siendo la fecha más antigua superior a 27.500, colocándose así en el mismo rango de fechas de todas las manos gravetienses (Hoffman et al., e.p.). Su ubicación presenta una concentración en dos zonas de la pared vertical: el fondo de la cavidad, con 18 ejemplares agrupados en 3 paneles (I, III y VII); y la pared derecha con 16 casos en otros 8 paneles (VIII, IX, XIII, XIV, XVIII, XIX, XX y XXI). Sin embargo, el núcleo más interesante se ubica en el centro del techo (panel XV). Allí aparecen 3 manos negras, infantiles y con falanges incompletas, junto a dos manos rojas, las cuales pudieran ponerse en relación con las complejas series de puntos rojos que presentan motivos radiales. Vistas en su conjunto, las manos de Fuente del Trucho presentan dos rasgos peculiares que las diferencian de las manos conocidas en la Costa Cantábrica y que, en cambio, las aproximan a las representaciones francesas de la vertiente norte del Pirineo: 1) –que 173
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO  Figura 2. Calco del friso  paneles VI y VII . Abajo, detalle de los caballos listad...
174 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Figura 3. Calco de las series de puntos y manos ubicados en el centro del techo (panel XV) junto con algunas fotografías de manos. Nótense las falanges incompletas de las manos 1, 3 y 5, el aspecto de garra de oso de la mano 2 y las costras calcáreas sobre a mano 4 donde se tomaron las muestras para U/Th. Fotos tratadas con D-Strech.
174  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO existen manos pintadas en negro; y 2) –que muchas de ellas están incompletas, con ausencia de las terceras falanges. En efecto, entreel centenar de manos representadas en cuevas de la Costa Cantábrica –la mayoría de Castillo (56), la Garma (32) y Fuente del Salín (14), con menores casos en Altamira, Tito Bustillo y Cudón– solo dos están pintadas en negro: una, negativa, del gran techo de Altamira y otra positiva de la Fuente del Salín y sólo la mano de Cudón presenta dedos incompletos. En el Sur de la Península en cambio encontramos dos manosnegras con dedos incompletos en Ardales (Málaga) y con alteración del meñique, en rojo, en Maltravieso (Cáceres). Sin embargo, en la vertiente francesa las manos negras son dominantes, al mismo tiempo que se concentran la mayoría de las manos incompletas en las cuevas de Gargas y Tibira nubicadasen la misma vertical que la Fuente del Trucho al otro lado de los Pirineos. Este dato nos llevó a sugerir como hipótesis que quizá existiera una pérdida auténtica de falanges debida a la congelación de los dedos al cruzar el Pirineo por su parte central (la más alta), siendo mayor la incidencia en las personas más débiles, los niños (Utrilla, 2005). No cabe en el Trucho valorar la clásica interpretación de LeroiGourhan como código de caza con dedos doblados ya que la mayoría de las falanges incompletas aparecen sobre manos infantiles. Hay dudas respecto a la superposición entre manos negras y puntos rojos. Para Ripoll tanto las manos rojas como las negras del panel XV se hallan infrapuestas a las series de puntos rojos (Ripoll et al., 2001). En cambio, Beltrán y Baldellou advertían en 1981 que “una mano negra está encima de los puntos rojos”. No es fácil de resolver esta cuestión ya que a la izquierda del dedo meñique parecen estar ocultos los puntos rojos bajo el halo negro de las manos, mientras que en el dedo índice los puntos rojos aparecen sobre un desvaído color negro (Fig. 3.5). Por el momento las fechas de U/Th (Hoffman et al.,e.p.) se inclinarían en principio hacia una mayor antigüedad de los puntos, aunque, al ser una fecha ante quem, ambos temas bien pudieran ser contemporáneos. La datación en el gravetiense de la costra que recubre las manos sería algo posterior a las fechas en torno al 26.000 que ha entregado la cueva Cosquer o al 26.860±460 BP de un hueso de Gargas, ya que éstas, calibradas cal BP, entregan fechas en torno al 32.000 que son las que deben compararse a la de U/Th de Fuente del Trucho. Una fecha similar a la nuestra es la entregada por los carbones hallados al pie del panel de Fuente del Salín (calibradas, en torno al 27.000) (García Diez y Garrido, 2012). En cuanto a las manos de Castillo donde se ha utilizado la misma tecnología por el mismo equipo, las fechas más antiguas alcanzan el 37.630 en la muestra 0-82 (Pike et al., 2012). Los caballos: Se reconocen en la sala interior siete ejemplares claros y dos dudosos, todos ellos pintados en rojo. Tres de ellos (dos en el panel VI y uno en el VIII) se ubican en un mismo friso ocupando un espacio intermedio entre dos bandas con figuraciones de manos, mientras que un cuarto, en el panel IV, se sitúa a la izquierda del extremo opuesto del friso, aunque ya en el techo. Parecen estar vinculados a series lineares de puntos (panel VI) o a digitaciones (panel VIII) presentandouna gran similitud compositiva las dos cabezas de caballos del panel VI, ambas con crines enhiestas y trazos listados en el cuello (Fig. 2). Esta presencia de detalles llevaría a datarlos por estilo en un Solutrense avanzado, tal como indicarían las crineras marcadas en cuellos listados de un caballo grabado sobre canto de la PetiteGrotte de Bize que Sacchi (1986) atribuye al Solutrense superior pero que, según Djindjian (2013) procede de una excavación antigua (Genson) con materiales mezclados por lo que tanto podría perteneceral Solutrense como al Gravetiense. En el panel VIII, asociado a 5 digitaciones, aparece una quinta cabeza de caballo de morro alargado y belfo caído, del cual se ha podido datar una costra formada sobre su lomo que llevaría su ejecución a un momento anterior al 29.000, es decir, en cronología al menos gravetiense. Por otra parte, es sorprendente la total similitud de esta figura con la representada en el sector C2 de la Pasiega: el mismo morro alargado y caído, un moñete curvado hacia delante en la crin y una doble línea en el lomo (Utrillaet al., 2012, fig. 7). Éste se halla asociado a dos series curvas de puntos y a un signo triangular (González Sáinz y Balbín, 2002). En el panel XII, ya en el techo, aparecen dos caballos opuestos, estando uno de ellos en figura completa, herido por una lanza o dardo. La ausencia de detalles en su interior, la curva cérvico-dorsal marcada y las patas en líneas paralelas abiertas formando paréntesis, llevaría a clasificarlo en un Solutrense Medio, según la secuencia de Parpalló (Villaverde, 1994). El otro, representado sólo por una cabeza pequeña y alargada y un largo cuello curvo, encajaría mejor en un gravetiense (Utrilla et al., 2012, fig. 8). Ciervo, cabra ¿y oso?: En el panel VII se publicó un desvaído “caballo acéfalo” (Ripoll et al., 2001) pero el tratamiento digital de la figura mediante la aplicación DStrecth permite apreciar una cabeza pequeña y alargada, una reconocible asta de cérvido y una cola corta (Fig. 2). Ello lleva a descartar su catalogación como caballo a pesar de presentar idéntica morfología que el caballo del panel IV,con cuartos traseros masivos y patas en líneas paralelas abiertas (Utrilla et al., 2012, fig. 6). En el panel XXI aparece una cabrita de morro levantado y abierto y pequeños cuernos paralelos, 175
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO  existen manos pintadas en negro  y 2     que muchas de ellas est  n incompletas, co...
176 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO enmarcada por fisuras y asociada a manos y a tres o cuatro signos trilobulados (Utrilla et al., 2012, fig. 9). Esta cabrita es similar a un zoomorfo de Nerja (Sanchidrián 1994, fig. 66) para el que se propone, según los vestigios de iluminación, una cronología presolutrense, dadas las dataciones de 24.130±140 BP (28.532-27.832 calBP) y 20.980±100 BP (25.60025.060 cal BP) (Medina et al., 2010). Ello concordaría con las fechas de TL y U/Th propuestas para otras cabras similares en el panel IV/6 de la Garma en torno al 26.000 (González Sáinz, 2003); o la cierva de cabeza trilineal de Antoliña en un canto de un nivel gravetiense datado en 27.390±320 (31.94230.840 calBP) (Aguirre, 2007). Existe otra cabrita similar procedente del Solutreogravetiense II de Parpalló (nº18.100, fig. 156), aunque corresponde al tipo TTN (triple trazo naturalista), más frecuente a comienzos del Solutrense (Villaverde, 1994). Por último, en el centro exacto de la hilera de puntos del panel VI se representa una gran cabeza que tanto pudiera pertenecer a un oso como a un bóvido o caballo (Fig. 2). Los signos trilobulados aparecen en posición destacada en dos paneles: en forma de trilobulado ojival en el friso del panel VI, asociado al caballo de melena listada (Fig. 2); y en el panel XXI, en forma de tres o cuatro signos de frente semicircular asociados aparentemente a la cabrita, a dos manos y a una serie de puntos (Utrilla et al., 2012, fig. 9). El trilobulado ojival presenta varias costras bien visibles sobre su trazo, sobre las que el equipo de Pike y Hoffman ha obtenido cuatro dataciones, acercándose al 26.000 la más antiguade ellas, lo que de nuevo confirmaría la cronología gravetiense propuesta. En cuanto a su interpretación, la existencia de un signo alargado cruzando uno de los lóbulos llevó a Beltrán en 1993 a identificarlo como signo vulvar, aunque también podría corresponder al vientre del caballo. Motivos lejanamente parecidos serían las formas vulvares de Castillo (los escutiformes) o Micolón (con trazo interior en ambos casos) o los signos triangulares de santuarios antiguos, como Pasiega, La Lluera II, Lloseta, Chufin o Maltravieso. Sin embargo Eric Robert no ha documentado en su Corpus franco-cantábrico de signos (2006) ningún ejemplar del mismo tipo que los de Trucho (comunicación personal). Para Casado (1979) las formas triangulares parecen más propias de la región central de la Península, con el núcleo más importante en Ojo Guareña y Maltravieso, en este caso asociados, como en Trucho, a manos y digitaciones. Un último dato a reseñar es su distribución topográfica, con una posición principal y bien visible en los paneles de la Fuente del Trucho, lo que le separa, de nuevo, de la tónica general de los signos cantábricos plenos (cuadriláteros y ovales) que se realiza- ron “en divertículos, camarines laterales a los ejes de circulación o en los márgenes de las composiciones principales, evidenciando con frecuencia un afán de ocultación que contrasta con la visibilidad buscada para las figuras de animales” (González Sáinz, 2005). 4. El panel de grabados En posición central y lugar preferente aparece una gran figura de oso, hecho un ovillo en la típica posición de hibernada realizado por una técnica que combina excisión para el cuerpo e incisión para la cabeza. Se documentan además una cabeza incisa de un segundo oso y una zarpa y un pie del mismo animal, ambos de técnica excisa (Utrilla et al., 2012, fig. 2, nº 1 a 4). A la derecha del oso se distinguen tres cabezas de herbívoros en la misma vertical. De arriba hacia abajo se individualizan un caballo y un cérvido mirando a la izquierda y un segundo caballo de morro rectangular mirando hacia la derecha, quizá felino en interpretación de Beltrán (1993). Resulta también difícil la identificación de la especie del cérvido: el arranque palmeado de sus cuernos, hacia delante y junto a la frente, lleva a descartar un ciervo y a pensar bien en un reno (Beltrán, 1993; Ripoll et al., 2001) bien en un Megaceros, animal que encajaría bien en la cronología antigua y del que se han documentado ejemplos grabados en la Meseta (Siega Verde, Cueva del Reno) (Alcolea y Balbín, 2003). No se aprecia la típica joroba que vemos en los ejemplos de Cougnac, aunque la cabeza, muy pequeña, conviene en cambio al Megaceros. El conjunto es claramente atípico, tanto por la técnica de ejecución (la “excisión” en el oso y la zarpa) como por la temática de los animales representados (no hay ciervas de cabeza trilineal, ni bisontes acéfalos, ni uros) aunque el oso encuentra paralelos en las zarpas grabadas de Niaux o en santuarios exteriores como Venta La Perra (Arias et al., 1998). 5. El depósito arqueológico El material arqueológico se obtuvo de dos lugares diferentes durante la excavación efectuada por Utrilla y Montes en la campaña de 2005: 1) al pie de los signos trilobulados del panel XXI apareció un nivel revuelto pero que indicaba, a través de los clásicos “fósiles directores” de la industria lítica y de algunas dataciones absolutas, la existencia real de gentes del Paleolítico Superior Inicial y del Solutrense (Fig.4). Además, ya con dudas,quizá también
176  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO del magdaleniense con ecos tipológicos de la etapa inferior (4 perforadores múltiples, dos de ellos en estrella) o Superior-Final (raspadores diminutos circulares, otros unguiformes y dos pequeñas puntas con pedúnculo central destacado, tipo Teyjat). Por otra parte, una fecha de termoluminiscencia de 13.244±945 obtenida sobre un raspador craquelado por el fuego, sugeriría la presencia de hogares en el Magdaleniense Medio, pero no existen los materiales óseos significativos de esta etapa. La industria ósea sólo ha entregado un fragmento de azagaya de sección subcircular y un fragmento de diáfisis de sección longitudinal con extremo redondeado y pulido, muy similar a un ejemplar aparecido en el gravetiense de Reclau Viver. 2) al pie del oso, en la zona de los grabados de trazo profundo en el exterior de la cueva. Allí se detectan dos áreas: una alterada por estructuras altomedievales en forma de cubetas circulares y hogares pavimentados con piedras; y otra contigua apenas sondeada que, en principio, podría estar intacta, algo que esperamos confirmar en la campaña de 2014. La primera entregó algunas cerámicas a torno y vidriadas y una fecha sobre el carbón del hogar de 1.235±35BP (GrA-29918), que calibrada al 68% supone un 776 ± 63 d.C. Este dato lleva la ocupación a los inicios de la presencia musulmana en el alto Vero, quizá relacionada con el momento en que Abderramán I emprende una bien documentada campaña de castigo en la zona (781) tras la expedición de Carlomagno en el 778 ante Zaragoza. La segunda zona entregó en conjunto seis hojitas de dorso, una de ellas pieza gibosa de dorso rebajado, junto a una fecha sobre un solo hueso de 31.880±220BP (Beta 365760) (Cal BC 34.560), de cronología auriñaciense pero que no hay que descartar que proceda del nivel musteriense subyacente rejuvenecido por raíces. Con ellos aparecieron 6 raspadores, 2 perforadores, un recorte de buril y 4 raederas. Nuestro objetivo para la campaña de 2014 será ver si esta zona está realmente intacta, qué data el hueso y como se produce el encaje con la cata próxima de la excavación de Anna Mir que entregó dos niveles fértiles con materiales musterienses. El inventario tipológico de las piezas atribuibles al Paleolítico Superior,procedentes del nivel revuelto del sondeo interior, entrega 14 raspadores planos, 8 carenados y 4 de hocico. Estos últimos nos llevan a sugerir, junto a la existencia de 15 láminas retocadas, algunas de ellas estranguladas, la presencia de gen- tes auriñacienses en el yacimiento. Como elementos gravetienses (o magdalenienses) podrían incluirse 21 puntas y hojitas de dorso entre gravettes, microgravettes, puntas de Vachons y otras pedunculadas cortas, más de tipo Teyjat que de Font Robert. Entre las 12 hojitas de dorso, algunas presentan truncadura oblicua sin llegar a escalenos. Existen además 4 piezas esquilladas (écaillées) de forma cuadrangular, presentes en contextos gravetienses. Hay 7 buriles diedros y 8 sobre truncadura, uno de ellos múltiple, al estilo de los buriles de Noailles, aunque de gran tamaño. Al solutrense habrá que atribuir 4 piezas de retoque plano y 4 puntas de escotadura de tipo mediterráneo, una de ellas idéntica en su tipometría a las halladas en la vecina cueva de Chaves datadas en 19.700BP, momento que encajaría bien con el estilo de algunos caballos. Un estudio más detallado de los materiales líticos puede verse en Monteset al., 2006; Montes y Utrilla, 2008; Utrillaet al., 2010; y Domingo et al., 2012. 6. Cronología En resumen, el arte parietal de la Fuente del Trucho se enmarca en momentos antiguos del arte paleolítico, como mínimo en un Gravetiense, tal como señalan las dataciones U/Th de las costras superpuestas a las series de puntos, manos, trilobulados y alguno de los caballos (de morro alargado y caído). Sigue así la secuencia estilística del primer horizonte de Llonín (Fortea et al., 2004) y de los paneles arcaicos de la parte terminal de la Garma (González Sáinz, 2003). Sería también arcaico (G/SI) el caballo de cuello largo y cabeza pequeña del panel XII, según ejemplos de Parpalló y la cabrita de morro levantado y abierto (similar a los zoomorfos “datados” en Antoliña, Nerja, Parpalló o la Garma). Una datación AMS de 20.800±100 BP (25414-24640 calBP), procedente de un hueso extraído de un nivel revuelto al pie de la cabrita situaría esta ocupación en el Gravetiense Final-Solutrense Inicial. Sin embargo la tipología lítica de algunos fósiles directores del depósito avalan también una presencia solutrense más avanzada en la cueva, marcada por piezas de retoque plano o por puntas de escotadura que indicarían un Solutrense Medio y Superior. Por criterios estilísticos fijados en Parpalló (Villaverde, 1994) convendría la etapa media para algunos caballos, como el de patas en líneas paralelas abiertas del panel XII, el del panel IV o su gemelo, el cérvido del panel VII, y quizá el Solutrense Superior podría aplicarse a los caballos listados del friso, con detalles en la melena bien marcados, aunque el paralelo mobiliar de Bizeresulta ahora inseguro. No ha sido posible determinar todavía si el caballo del panel VI se 177
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO  del magdaleniense con ecos tipol  gicos de la etapa inferior  4 perforadores m  lti...
178 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Figura 4. Industria lítica de la excavación de 2005. Nº 1 a 17: materiales hallados en el nivel revuelto de la cata interior: 1 a 3 raspadores en hocico; nº 4 a 9 dorsos y puntas pedunculadas; 10 a 12 posibles piezas solutrenses; 13: alisador en hueso; 14 a 17 piezas de tipología magdaleniense; nº 18 a 23: puntitas y dorsos de la cata exterior al pie de los grabados. superpone o no al trilobulado datado, lo que hubiera precisado mejor su cronología. En suma, quizá una vez confirmada la presencia gravetiense y auriñaciense en la Fuente del Trucho, estaría- mos ante un asentamiento en una ubicación intermedia entre el poderoso foco de Seriñá en Gerona (La Arbreda, ReclauViver) y los yacimientos de la Costa Cantábrica. La Fuente del Trucho sería así un punto clave en la movilidad Este-Oeste al Sur de los Pirineos.
178  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO Jordi Rosell Ardèvol*,** Antoni Canals Salomó*,** Las Fuentes de San Cristóbal (Veracruz, Huesca) El yacimiento de las Fuentes de San Cristóbal se encontraba situado en el margen izquierdo del río Isábena a su paso por un estrecho congosto del mismo nombre formado en las areniscas de la Formación Areny, al sur del municipio de Veracruz (Huesca). Sus coordenadas eran 42°19’36.6”N 0°34’13.2”E. El yacimiento se situaba al pie de la antigua carretera A1605 entre los núcleos urbanos de Serraduy y Beranuy, a 820 m s.n.m. y a escasos 20 m sobre el lecho actual del río. Fue precisamente el trazado de esta carretera la que cortó el abrigo en sección, dejando sólo un testigo al Norte de unos 2 m de anchura por unos 5 de altura (conocido como Perfil 3 o P3) y una sala de entre 15-20 m2 de superficie por unos 2 m de altura al Sur (P1 y P2). Los rellenos de las dos partes presentaban características similares: una parte inferior, de origen fluvial, y una superior, dominada por los aportes de vertiente. Parte de los sedimentos de P1-P2 fueron utilizados durante la construcción de la carretera, de modo que las intervenciones arqueológicas, desarrolladas entre los años 1998 y 2002, se limitaron a excavar el testigo de P3 y la superficie completa de los niveles inferiores de P1-P2. Posteriormente a estos trabajos, el yacimiento fue destruido por las obras de ampliación de la carretera actual. La columna estratigráfica tipo del yacimiento se describió a partir de P3, que era el testigo que presentaba mayor potencia. Buena parte de los trabajos posteriores consistieron en efectuar correlaciones entre ambos sectores del yacimiento. Así, en P1-P2 se descubrieron 5 niveles arqueológicos, nombrados de arriba a abajo como A-G, mientras que P3 contenía 10 niveles distintos, llamados consecutivamente M-V (Fig. 1). Los trabajos de correlación posteriores pusieron de manifiesto una correspondencia entre los dos niveles basales de P1-P2 (F-G) y el nivel V de P3. Desde el punto de vista arqueológico, los niveles superiores de P3, incluidos dentro de los sedimentos de vertiente, se caracterizaban por ser acumulaciones poco densas de objetos de clara manufactura humana (industria lítica, fragmentos de huesos y carbones). La disposición de estos elementos marcaba aparentes * ** paleosuperficies que, originalmente, pudieron haberse extendido por toda la superficie del abrigo. Los niveles basales, es decir, los que se encontraban en sedimentos dominados por la dinámica fluvial, presentaban mayor grosor y estaban caracterizados por una alta densidad de objetos y algunos hogares. La materia prima más utilizada para la fabricación de la industria lítica fue el sílex (73,5%), seguido a gran distancia por la caliza micrítica (11.3%). El resto de materiales (pórfido, cuarcita, arenisca, lidita y cuarzo) fueron usados de manera testimonial (Menéndez, 2009). Los 2.199 elementos estudiados muestran una representación de todas las categorías de la cadena operativa, lo que sugiere que las actividades de talla se realizaron en el yacimiento. Las lascas son el producto más representado, con un 95% del total. Los núcleos (0.8%) se encuentran habitualmente en fases muy avanzadas de explotación, mostrando estrategias de reducción discoides y, en menor medida Levallois. Los elementos retocados son escasos y sólo representan el 2,2% de los elementos líticos recuperados. Los denticulados y las raederas laterales son los elementos más habituales, junto a algunas muescas aisladas. Respecto a los restos faunísticos, el grado de fragmentación es muy elevado, lo que impide un mayor grado de identificación taxonómica. Se han reconocido principalmente restos de ungulados correspondientes a ciervos (Cervus elaphus) y caballos (Equus ferus). Los restos de otros animales, como rinocerontes (Rhinocerotidae indet.), también han sido reconocidos. La relación entre los grupos humanos y estos animales viene determinada por la presencia de algunas marcas de corte sobre los huesos. Los elementos apendiculares dominan claramente los distintos niveles, con ocasionales fragmentos dentales como representación de los esqueletos craneales. No se han identificado restos pertenecientes al esqueleto axial (vértebras y costillas). Tampoco la acción de carnívoros fue reconocida en la cavidad. Todos estos elementos permiten relacionar la presencia de restos de ungulados en la cavidad con las actividades Àrea de Prehistòria, Universitat Rovira i Virgili (URV), Avinguda de Catalunya 35, 43002 Tarragona, España. IPHES, Institut Català de Palaeoecologia Humana i Evolució Social, C/ Marcel·lí Domingo s/n (Edifici W3), 43007 Tarragona, España. 179
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO  Jordi Rosell Ard  vol ,   Antoni Canals Salom   ,    Las Fuentes de San Crist  bal ...
180 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Figura 1. Localización del yacimiento en el contexto del Pirineo, vista general del yacimiento y estratigrafía del Perfil 3. cinegéticas de los grupos humanos y transportes diferenciales en favor de las extremidades de las presas, con el consecuente abandono de los troncos en los lugares de caza. Los animales identificados sugieren una preferencia de los cazadores hacia los recursos de medios abiertos, como las llanuras cercanas al fondo del valle. Aunque los medios escarpados dominan el paisaje, no hay ningún elemento que indique su aprovechamiento por parte de estos grupos humanos. Varias series de dataciones por C14 AMS fueron realizadas utilizando carbones de diferentes niveles (Tab. 1). Todas ellas dieron resultados coherentes, FSC-Nivel Localización Método Datación Referencia Lab. Referencia bibliográfica E P1-P2 C AMS 38.650 600 OxA-19145 Maroto et al., 2012 F P1-P2 C14 AMS 39.290 +490 -410 GrA-33817 Maroto et al., 2012 37.330 +490 -410 GrA-33904 Maroto et al., 2012 36.200 ± 350 OxA-19933 Maroto et al., 2012 38.550 ± 450 OxA-19934 Maroto et al., 2012 14 P1-P2 G P1-P2 C AMS 14 P1-P2 M P3 C AMS 20.220 ± 380 OxA-8591 Rosell et al., 1998 O P3 C14 AMS 27.200 ± 1.000 OxA-8589 Rosell et al., 1998 P P3 C14 AMS 36.000 ± 1.900 OxA-8591 Rosell et al., 1998 14 Tabla 1. Dataciones obtenidas para los diferentes niveles de las Fuentes de San Cristóbal.
180  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO y sitúan al yacimiento en una franja temporal que abarca la transición Paleolítico medio/superior. Los niveles inferiores, F-G en P1-P2 y por correlación V en P3, se situarían entorno a los 39 ka. El nivel P de P3, donde una punta musteriense fue recuperada, representaría el último conjunto del yacimiento asociado a los tecno-complejos del Paleolítico medio (Fig. 2). Desafortunadamente, los niveles O y M, datados respectivamente en 27 y 20 ka respectivamente, no proporcionaron ningún elemento diagnóstico que permitiera adscribirlos a un periodo crono-cultural concreto. Aunque la adscripción al Paleolítico medio del nivel P fue tomada inicialmente con prudencia (Maroto et al., 2005; Vaquero et al., 2006), lo cierto es que este nivel demuestra la existencia de comunidades humanas en áreas interiores del Pre-pirineo con una cierta continuidad temporal entre los 40 y los 35 ka de antigüedad. La discontinuidad parece producirse con posterioridad al nivel P, a partir del cual existe un vacío de datos que abarca una franja temporal de unos 9.000 años. Esta ausencia de población podría relacionarse con la desaparición de las comunidades humanas del Paleolítico medio en la región y una reocupación del territorio tardía por parte de grupos del Paleolítico superior inicial. Figura 2. Punta recuperada en el Nivel P datado en 36 ka. Lourdes Montes y Pilar Utrilla* La cueva de los Moros-1 de Gabasa (Huesca) 1. Presentación e Historiografía En los años 80 comenzaba una productiva colaboración entre la Universidad de Zaragoza y el Museo Arqueológico de Huesca: Pilar Utrilla y Vicente Baldellou excavaban entre 1981 y 1983 la conocida Cueva del Moro de Olvena con niveles neolíticos y de la Edad del Bronce, y en 1984 arrancaban sus intervenciones conjuntas en dos yacimientos singulares: la cueva musteriense de los Moros-1 de Gabasa y la conocida cueva de Chaves que además de niveles del Paleolítico superior contenía un extraordinario * depósito neolítico hoy definitivamente arrasado. El conjunto de Gabasa, cinco cavidades con restos prehistóricos y medievales, había sido localizado en 1982 por M. Badía y visitado por el equipo de Olvena ese mismo año. En 1983 se solicitó, todavía al Ministerio de Cultura, permiso de excavación para todas las cavidades, pero la intervención no pudo acometerse hasta el verano del 1984: Utrilla dirigió el equipo que trabajaba en la cueva musteriense y Baldellou las intervenciones en las otras cavidades, cuyos depósitos mostraron importantes alteraciones. A partir de 1985 las campañas, en total 7 intercaladas a lo largo de 10 Área de Prehistoria. Universidad de Zaragoza. lmontes@unizar.es y utrilla@unizar.es. 181
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO  y sit  an al yacimiento en una franja temporal que abarca la transici  n Paleol  ti...
182 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO años, se centraron exclusivamente en el yacimiento musteriense y en 1986 L. Montes sustituyó a Baldellou en la codirección hasta la última, desarrollada en 1994. Pese a estar protegida con una verja, la cueva ha sufrido continuas intervenciones clandestinas que hoy han hecho desaparecer prácticamente el depósito de la zona testigo respetada por las excavaciones. La cueva se sitúa en las estribaciones prepirenaicas oscenses, a los pies de un farallón calizo que se localiza al norte del pequeño núcleo urbano de Gabasa, hoy término de Peralta de Calasanz. El resalte es un sinclinal de calizas eocenas que domina una de las cabeceras del Sosa afluente del Cinca por su margen izquierda y en el que se ha desarrollado el karst del conjunto de cuevas, hoy inactivo. La cavidad musteriense o Gabasa-1 consta de dos salas de reducidas dimensiones: en el momento del descubrimiento la sala exterior no contenía apenas depósito sedimentario mientras que la interior, una sima parcialmente rellena de derrubios, alojaba el yacimiento (Fig. 1 y 2). El lugar había sido utilizado hasta fechas recientes como redil para el ganado y su boca, orientada al este, cerrada parcialmente por el exterior con un muro de piedra seca. Las capas superiores de tierra habían sido reiteradamente eliminadas para servir de abono a los bancales de cultivo que se extienden al pie de la cueva: en la sala exterior, que reúne mejores condiciones de habitabilidad, el depósito había sido eliminado hasta llegar a una gruesa costra estalagmítica de más de un metro de potencia. En la sala interior, a una cota casi dos metros por debajo, se conservaba el yacimiento, aunque el relleno presentaba la superficie removida, especialmente en la zona central. En su desarrollo vertical, esta sala es un tubo tipo marmita, cuyas paredes conservan a distintas alturas rebordes carbonatados de diámetro variable, huella de la erosión del agua. Por eso, en la planta que presentamos, la zona excavada excede con mucho el contorno de las paredes dibujadas a la altura del plano 0 de referencia. A lo largo de los años se han ido sucediendo distintas publicaciones sobre aspectos parciales de este yacimiento, falto todavía de una memoria monográfica: • una primera presentación del sitio hecha en la revista Bolskan extractaba las campañas iniciales de excavación (Utrilla y Montes, 1986); • la publicación de la tesis doctoral de L. Montes (1988) resumía el estudio tecno-tipológico de los restos líticos, ampliando la contextualización estratigráfica del sitio hasta la campaña de 1987; Figura 1. Situación de la Cueva de Gabasa al pie del farallón que domina el pueblo y detalle de la boca.
182  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO • el mismo año aparecía el primer intento de reconstrucción crono-estratigráfica de la cavidad (Azanza et al., 1988) y una aproximación inicial a la microfauna (Gil y Lanchares, 1987) posteriormente corregida en documentos no publicados (Guillén, 1994; Cuenca, 2002) • una primera presentación internacional del sitio se realizó en el congreso sobre neandertales de 1986 en Lieja (Utrilla y Montes 1989); • con los trabajos ya más avanzados, llegó un nuevo estudio sedimentológico y paleoclimático (Hoyos et al., 1992) cuyos datos se utilizaron en una propuesta sobre el final del Paleolítico medio en el Valle del Ebro (Utrilla y Montes, 1993); • poco después aparecían la tesis de M.ª Fernanda Blasco, estudio clave del conjunto faunístico de Gabasa, y una interesante síntesis de sus análisis taxónomicos y tafonómicos (Blasco 1995 y 1997); • entre ambos se intercaló la presentación en la reunión de Capellades de 1995 de los restos del nivel g, que analizaba en detalle las diferencias entre las presas humanas y los aportes de otros carnívoros (Blasco et al.1996); la acumulación de restos de hiena durante las últimas campañas de excavación desembocaron en un estudio específico de este animal (Blasco y Montes, 1997); • en la reunión de Foz-Coa se presentaron por primera vez los restos humanos y las dataciones AMS, con nuevas reflexiones sobre la Transición (Lorenzo y Montes, 2001 y Montes et al., 2001); • el estudio de los pólenes conservados en los coprolitos de hiena de los distintos niveles permitió solventar problemas de percolación en las reconstrucciones paleoclimáticas (González-Sampériz et al., 2003 y 2005); • M.D. Garralda (2005) incluyó los restos de neandertales de esta cavidad en su revisión de la Pla. Ibérica con motivo del homenaje a J. Altuna; M. Haber (2003) los había incluido previamente en su tesis doctoral sobre los neandertales peninsulares; • una revisión de la Frontera del Ebro se presentó en Lieja, 2001, al XIV Congreso UISPP (Utrilla et al., 2004) y una versión revisada y actualizada apareció en el volumen que conmemoraba la celebración del centenario de las excavaciones del Monte Castillo (Utrilla et al., 2006); • también en 2006 apareció el homenaje a V. Cabrera, donde se presentó una revisión del Paleolítico Medio de la Cuenca del Ebro que resumía entre otros los datos de Gabasa (Montes et al., 2006); • sobre una amplia muestra de los restos líticos de todas las campañas se presentó un detallado estudio de la tecnología de los niveles de Gabasa (Santamaría et al., 2008) provechando la reunión sobre variabilidad técnica convocada por la UAB; • una revisión de los restos de hiena acompañada por la nueva datación del nivel h por racemización de la dentina fue presentada a la reunión sobre cubiles de hiena y otros carnívoros (Utrilla et al., 2010); • otros autores se han servido y han publicado algunos restos concretos de la cueva en otras investigaciones: Hernández Carrasquilla (2001) publica una nueva especie de buitre identificada entre los restos de aves y R. García Gonzáles (2011) se fija en las cabras de Gabasa en sendos estudios sobre la filiación de la Capra pyrenaica. 2. Estratigrafía Los niveles arqueológicos de Gabasa, todos ellos de cronología musteriense, fueron denominados durante la excavación mediante letras minúsculas, desde el más reciente nivel a, hasta el más profundo, el nivel h (Fig. 2). Este último se presentaba como un esqueleto abierto compuesto por bloques y cantos, en el que la fracción fina sólo se conserva in situ en la parte superior, y se acumula suelto por percolación en algunos puntos del fondo, apoyándose en las paredes subhorizontales de la marmita al cerrarse. El resto de las capas presentaba un aspecto muy similar entre sí en color y textura, con diferencias significativas sólo en el tamaño de los clastos. La siguiente propuesta sintetiza los datos de la estratigrafía a partir del estudio sedimentológico (Hoyos et al., 1992), un recuento básico de los restos líticos (Montes 1988 y Santamaría et al., 2008) y de los vestigios de fauna (Blasco, 1995), y las dataciones disponibles (Montes et al., 2001; Utrilla et al., 2010). El estudio sedimentológico permite relacionar el relleno de la cueva con la litología calcárea en que se abre, formado a partir de aportaciones subaéreas y subterráneas, salvo los restos de fauna y los materiales aportados por los grupos humanos. Su carácter detrítico y poco compacto favoreció la percolación ocasional del polen y de algunos finos. Las unidades estratigráficas se identifican con numerales romanos, y los niveles arqueológicos con letras minúsculas. 183
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO       el  mismo  a  o  aparec  a  el  primer  intento  de  reconstrucci  n crono-est...
184 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Figura 2. Estratigrafía y planta de Gabasa. – Unidad I (nivel h): de hasta casi 2 metros de potencia, se caracteriza por la profusión de elementos gruesos y dentro de estos, por el predominio de los bloques sobre los cantos, mientras que los finos limitan su presencia a la zona superior. Parece haberse formado en condiciones frías y secas en las que las heladas, importantes en duración pero no en intensidad, fueron las responsables del aporte gravitacional de bloques y cantos desprendidos de las paredes. La presencia de finos en la parte alta se interpreta como un cambio hacia condiciones más húmedas. Entremezclados con este “esqueleto” rocoso, en el nivel h se recuperaron hasta 300 restos líticos de clara factura humana y 1.390 vestigios de fauna, aportada por humanos y carnívoros. La datación por racemización de aminoácidos de la dentina de un total de 15 molares de caballo ha dado una edad media de 140000±43000 (LEB 8538-8558). La medición, con ser imprecisa, lleva este tramo del depósito hasta la fase OIS 6, alejándola de las fechas manejadas hasta entonces para todo el conjunto. – Unidad II (niveles g + f). Dispuesta sin discontinuidad sedimentaria con la anterior, la agrupación sedimentólogica de los niveles g y f, de unos 50 cm de potencia media, se presenta como una matriz de arcillas marrones con gravas y arenas que engloba cantos pequeños. El nivel g se diferenció del f durante la excavación al desaparecer de la matriz las pequeñas concreciones calcáreas y carboncillos dispersos que aparecían en este. En cuanto a los restos arqueológicos existe una gran disparidad entre ambas capas: mientras al nivel g corresponden más de 1.200 restos líticos, el nivel f apenas entregó 550, con una superficie excavada una cuarta parte inferior. Con la fauna sucede algo parecido, 4.194 restos del nivel f por 8.741 restos del nivel g. Destaca de este último nivel la presencia de un cubil de hienas responsables en parte del elevado número de restos animales. Para el nivel g se obtuvo una fecha AMS que sólo indica una antigüedad superior a 50700 BP (OxA-5675). Su disposición inmediata sobre la Unidad I, sin trazas erosivas ni discontinuidades estratigráficas, sugiere para este conjunto de niveles una cronología antigua, también en el Pleistoceno medio. – Unidad III (nivel e). Este nivel se sedimentó en la sala exterior desde la que se introdujo en la interior en un proceso claro de solifluxión, produciendo la erosión parcial del nivel f sobre
184  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO el que se instaló. La matriz arcillosa con gravas y arenas calcáreas es similar a la anterior, pero aquí engloba cantos de mayor tamaño y bloques. Su estructura es responsable del variable grosor que presenta: desde 70 cm en los cuadros de conexión entre ambas salsa, hasta unos 30 cm de media en los laterales del abanico de expansión. Los restos líticos alcanzan casi el millar, mientras que los de fauna ascienden a 4.795. Aunque una datación AMS indica sólo fechas anteriores a 51900 BP (OxA-5674), una datación C14 convencional lo anclaría a finales del OIS-3, pese a la amplitud de su desviación: 46500 +4400/-2200 BP (GrN12809) a tenor de la cronología estimada para las capas superiores. – Unidad IV (niveles d+c). Esta unidad sedimentológica ese caracteriza como las dos anteriores por su matriz arcillosa que engloba en este caso abundantes cantos, plaquetas y algunos bloques. La diferencia entre los dos niveles arqueológicos se estableció por la mayor compacidad del nivel d y su menor contenido en clastos con respecto al suprayacente c. Los restos líticos recuperados subieron a 531 en el nivel d mientras que en el nivel c se han computado 253 restos seguros y 215 como a+c en algunos cuadros donde la ausencia del nivel b impidió diferenciar estas dos capas (vid. infra): el total de a+c asciende a 946 restos líticos. Lo mismo sucede con los restos de fauna, que suben a 1.862 en el nivel d y a 2.133 en a+c. En esta unidad está datado el tramo superior, el nivel c, con dos dataciones AMS que indican sólo fechas anteriores: >47800 BP (OxA-5673 y >46900 BP (CAMS-10290/Beta-68391). Quizás se pueda relacionar también con esta capa c la fecha obtenida para un carbón del nivel a+c, dada la similitud del resultado: >45900 (OxA-5672). – Unidad V (nivel b) El único de los niveles arqueológicos identificados que resultó estéril, es una costra carbonatada, poco desarrollada y discontinua, cuya ausencia genera el comentado problema sobre la diferenciación entre c y a. – Unidad VI (nivel a). De nuevo una matriz arcillosa con numeroso cantos, plaquetas y bloques, cuya única diferencia con el nivel c según la sedimentología (elementos gruesos más frescos) no supimos reconocer durante la excavación. Como hemos dicho, en algunos cuadros en que faltaba el nivel b se tratan los materiales de a+c de forma conjunta. Un total 478 elementos del total de a+c (946) se pueden singularizar por su segura pertenencia a este nivel a. En la fauna recordamos que el total de a+c sube a 2.133 elementos. Respecto a su cronología, además de una genérica datación AMS anterior a 39900 BP (OxA-5671), debemos recordar la obtenida sobre otro carbón de a+c, que hemos citado en el nivel c. 3. Caracterización Paleoclimática del registro de Gabasa Los intentos de reconstrucción paleoclimática del depósito de Gabasa se fueron corrigiendo en los sucesivos estudios mencionados, matizando la interpretación del sitio. Tras las primeras estimaciones climáticas realizadas sobre datos provisionales de fauna, polen y sedimentología de las primeras campañas (Azanza et al., 1988), posteriormente se planteó una revisión de las mismas proponiendo dos opciones apoyadas en el análisis sedimentológico (Hoyos et al., 1992) que determinaba condiciones frías para los niveles limítrofes, el a y el h, mientras que la parte central del depósito se consideraba templada en general, con alguna oscilación más fresca en los niveles g-f y especialmente en e, y con una humedad variable: la primera de las opciones situaba el desarrollo de la secuencia en el Würm II (apoyándose en la datación del nivel e, única disponible entonces) mientras que la segunda llevaba el paquete central (niveles c-g) al interestadial Würm II-III, con dos niveles limítrofes: el nivel h en la base, que se situaría en el Würm II, y el nivel a en el techo, como comienzo del Würm III. El posterior estudio de la fauna realizado por F. Blasco (1995) respaldaba en buena parte estas apreciaciones, especialmente en lo relativo a la aridez/humedad de las condiciones que rigieron el depósito de los distintos niveles (salvo el a, seco según el conjunto faunístico). La presencia testimonial de cuon y leopardo corroboraría el carácter templado de la parte central de la secuencia, aún siendo conscientes del escaso valor determinante de la macrofauna para identificar las oscilaciones climáticas que pudieron darse en el periodo tratado. Un sucinto análisis de microfauna sobre una muestra aleatoria realizado por P. Guillén, ratificaba la determinación de la macrofauna y la sedimentología en cuanto a los caracteres de humedad/aridez del depósito, coincidiendo con la fauna en lo relativo al nivel a, también seco (Blasco, 1995: 60). Poco después, la serie de dataciones AMS obtenidas por R. Hedges en el laboratorio de Oxford y otra de Beta Analytic, aunque imprecisas (entre >39,9 Ka BP del nivel a y el >50,7 Ka BP del nivel g) nos inclinaba hacia la primera de las propuestas paleoclimáticas antes contempladas, que incluía la totalidad de la secuencia en el Würm II (Montes et al., 2001). 185
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO  el que se instal  . La matriz arcillosa con gravas y arenas calc  reas es similar a...
186 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Sin embargo, nuevos resultados procedentes de un análisis polínico sobre coprolitos de hiena en este yacimiento (González-Sampériz et al., 2003 y 2005), matizaban esta propuesta manteniendo la totalidad del depósito de Gabasa en el Würm II con permanentes condiciones de aridez y temperaturas frías o frescas, excepto el techo (nivel a). La proporción de Quercus t. ilex-coccifera en este nivel a, datado en un impreciso >39900 BP, apuntaría en cambio a unas condiciones más suaves y templadas que podrían estar relacionadas con el comienzo del interestadial Würm II-III, tal como se documenta en niveles supuestamente contemporáneos de Beneyto X, Carigüela V o en la base de la Arbreda. El techo de la secuencia de Gabasa, podría entonces incluirse en las condiciones globalmente templadas del estadio isotópico 3, diferenciándose del resto del conjunto. Este carácter templado que el estudio palinológico asignaría a este nivel no concuerda con el carácter frío que le asigna la sedimentología basándose en la proliferación de cantos de gelivación (entre ellos, plaquetas de gelifracción) en su interior. Como se indica en el estudio (González-Sampériz et al., 2005: 593) esta disparidad se resolvería si se considera la presencia de plaquetas como una pulsación puntual y no como algo de ámbito general. En la actualidad vivimos en un clima considerado templado y no obstante, algunos días de invierno con heladas fuertes y/o prolongadas son capaces de generar plaquetas de gelifracción en la propia cueva de Gabasa. En algunas de las campañas de excavación, hemos observado plaquetas de este tipo en la superficie de la cueva al comienzo de cada campaña, y su consiguiente “cicatriz” en el techo de la cueva, lo que demuestra su génesis reciente. Esta tónica ha podido ser habitual en una zona, el Valle del Ebro, donde la continentalidad acusada es una de las características climáticas más significativas. Más tarde la ocupación más antigua, el nivel h fue datada por T. Torres y J.E. Ortiz en 140±43 Ka (LEB 8538-8558) por racemización de aminoácidos de la dentina de molares de caballos (Utrilla et al., 2010). Esta datación, salvando en principio el problema que representa su muy amplia horquilla, encuadró a priori el potente depósito antiguo del nivel h en la parte superior del Pleistoceno medio. La nueva fecha ofrecida supuso una sorpresa, y nos llevó a valorar una cronología más dilatada, con hiatos más prolongados en el proceso de relleno: discontinuidad evidente entre las unidades II (g+f) y III (e); interrupciones de la sedimentación en el seno de IV (d+c); transportes viscosos y masivos hacia la sala interior de los niveles III (e) y VI (a)… Lo que implicaba plantear una revisión crono-estratigráfica del depósito, y sugerir que la parte inferior del mismo (niveles litológicos I y II, o arqueológicos h y g+f) fuera de cronología más antigua, del Pleistoceno medio. La discontinuidad que marca la base de nivel III (e) supondría el arranque de una nueva fase sedimentaria, cuya distancia cronológica con la anterior no podemos precisar con las vagas dataciones “anterior a” de que disponemos para el conjunto. Las unidades superiores (III a VIII), podrían ser inmediatamente posteriores, pero también bastante más recientes, si se acepta la fecha convencional del nivel e. 4. Los restos líticos y óseos y la interpretación del yacimiento En Gabasa se han recuperado 6 huesos humanos atribuidos al tipo Neandertal (Utrilla, 2000; Lorenzo y Montes, 2001; Garralda, 2005): un primer premolar superior (P3) del nivel f atribuido a un joven; un molar inferior derecho (M2) también del nivel f quizás de una mujer adulta y otro molar inferior derecho (M1) procedente del revuelto, éste con surco de palillo y probablemente de un adulto masculino; al nivel e pertenecen una clavícula derecha, falta de sus apófisis, y una primera falange del hallux del pie izquierdo; por último, procede también del revuelto general un primer metatarso del pie derecho, de un individuo adulto. La magnífica colección de fauna estudiada por Fernanda Blasco (1995 y 1997) presenta más de 23.000 restos, de los que más de la mitad son determinables. Entre ellos se han diferenciado al menos 23 especies de mamíferos diferentes: 9 ungulados (Equus caballus, Equus hydruntinus, Bos sp. Rhinocerotidae, Cervus elaphus, Capra pyrenaica, Rupicapra rupicapra, Capreolus capreolus, Sus scropha); 10 carnívoros (Ursus spelaeus, Crocuta spelaea, Panthera spelaea, Panthera leo, Panthera pardus, Canis lupus, Cuon alpinus, Vulpes vulpes, Lynx spelaea, Felis silvestris), 2 mustélidos (Meles meles, Mustela putorius) y 2 lagomorfos (Oryctolagus cunniculus, Lepus sp.) Además, se han identificado 20 especies de aves y un importante conjunto de microfauna. Prácticamente la mitad de los restos permite la identificación de la especie, lo que apunta a una conservación extraordinaria de la colección, y a un bajo índice de procesado de los huesos. M.F. Blasco sugiere en su tesis doctoral la posible presencia de otros tipos de caballos y hienas más antiguos entre los restos, expresada con mucha cautela por las estimaciones cronológicas que se manejaban en el momento de su estudio: la posible datación de los niveles inferiores (f, g, h) en el Pleistoceno medio encajaría con estos planteamientos. El estudio tafonómico de estos restos de fauna, su distribución espacial en el yacimiento y la relación con los artefactos humanos sugieren una pauta de utilización alternativa de la cueva entre humanos
186  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO Figura 3. Gabasa: raederas y punta musteriense (nº 10) de los niveles a+c (1-4), d (5-8) y e (9-12). Figura 4. Gabasa: raederas y limaza (nº 4) de los niveles f (1-4), g (5-8) y h (9-11). y carnívoros: así los neandertales, que cazaron sobre todo caballos y ciervos infantiles, debieron ocupar la cueva en verano, mientras que los carnívoros, cuyas marcas de presa están presentes sobre los huesos de cabras, siempre en ejemplares adultos, ocuparían la cavidad en otros momentos. Sabemos que los cervatillos y potrillos fueron cazados por los humanos por las evidentes marcas (ranuras, estrías…) que dejaron los instrumentos de sílex sobre sus huesos, durante el procesamiento de las presas. Eso sí, es imposible de momento determinar qué cadencia (en un mismo año o en años diferentes) seguía esta alternancia de ocupación (Blasco, 1995; Blasco et al., 1996). conjuntos numerosos de raederas y lascas sin transformar, amén de pocas pero muy buenas puntas, y núcleos apenas explotados (Fig. 3 y 4). En los dos niveles más recientes (a y c) aparece un cambio tecnológico y tipológico (aumento de determinados cuchillos de dorso) que se refleja en un artificial incremento del grupo de los útiles del Paleolítico Superior y que podrían encajarse en un Musteriense de Tradición Achelense de tipo B (Montes, 1988; Utrilla y Montes, 1993). En cuanto al instrumental recuperado, los restos líticos analizados hasta el presente relacionan tipológicamente estos conjuntos con la facies «típica, rica en raederas» del Musteriense: esencialmente son El conjunto lítico de Gabasa I presenta una gran homogeneidad tecnológica a lo largo de toda la secuencia (Santamaría et al., 2008). La cadena operativa principal en todos los niveles es de tipo discoide. No obstante se han identificado dos cadenas operativas secundarias, Levallois y Quina, cuya reconstrucción e individualización precisa de un estudio más 187
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO  Figura 3. Gabasa  raederas y punta musteriense  n   10  de los niveles a c  1-4 , d...
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO 188 detallado. El aprovisionamiento de materias primas debió realizarse en las inmediaciones del yacimiento; los nódulos seleccionados fueron testados in situ y posteriormente introducidos en el yacimiento. La producción de soportes se realizó fundamentalmente a partir de métodos y técnicas de talla simples de ejecutar aunque muy económicos y rápidos (discoides). Los soportes obtenidos (productos corticales, lascas con dorso desbordante, lascas ordinarias y centrípetas) fueron transformados principalmente en raederas y, en menor medida, en denticulados y muescas, y utilizados, junto con algunas lascas no retocadas, en el procesamiento de las presas (ciervos y caballos juveniles). La escasa presencia de lascas de retoque en el conjunto indica que una parte de los útiles fueron introducidos en el yacimiento. Las diferencias tipológicas del nivel a+c se relacionan con cambios en las estrategias de transformación de los soportes en útiles, caracterizados por un descenso significativo del grupo de las raederas y un tratamiento diferencial de las lascas desbordantes, que se transforman menos en raederas pero se usan más en estado bruto. En resumen, se trata de un magnífico yacimiento que a tenor del tipo de fauna localizado (predominio de cabra, caballo y ciervo sobre los demás herbívoros y variedad de carnívoros entre los que destaca la Alfonso Alday* Los yacimientos de Kanpanoste y Kanpanoste Goikoa (Vírgala, Álava, País Vasco) Se presentan ambos abrigos en conjunto por su cercanía geográfica, están separados unos 200m., y por compartir secuencias estratigráficas resultado de un mismo plan de actuación de comunidades mesoneolíticas, junto al vecino de Atxoste. Se ubican en las estribaciones meridionales del puerto de Azáceta, orientado Kanpanoste al oeste y al oeste-noroeste Kanpanoste Goikoa: el primero, en la vereda de El Berrón, conserva un visera que no sobrepasa los 12m. de longitud por 2 de anchura; el segundo, de acceso más incómodo, ofrece un mayor resguardo por su techumbre de 13m de longitud y 3 de profundidad, si bien sus dimensiones originales fueron mayores. * hiena de las cavernas) y de la industria lítica recuperada, es interpretado como un alto de caza especializado en el abatimiento de caballos jóvenes y ciervos, lo que contradice el tópico de una caza perentoria, indiscriminada y falta de especialización entre los neandertales. El tratamiento posterior de estas presas (troceado, deshuesado, preparación de las pieles) se haría con el poco variado pero muy abundante material lítico recuperado, lo que explica la extracción in situ de las lascas a partir de los núcleos aportados, y la mínima transformación de estos soportes en tipos específicos, puntas y raederas, que serían traídos ya elaborados. Los humanos alternarían de forma estacional la ocupación de la cueva con otros depredadores, especialmente las hienas de las cavernas y los lobos, que utilizaron el lugar como cubil y cuya presa fundamental debieron ser las cabras. La ocupación estacional del lugar explicaría los mínimos acondicionamientos del espacio (apenas hay hogares estables, aunque sí muchos carboncillos dispersos por el sedimento; la no eliminación de los angulosos clastos a veces de gran tamaño que tenían que hacer muy incómodo el asentamiento) y el estado de conservación de la fauna, realmente extraordinario, dado que apenas se consumía en la cueva una parte mínima de lo cazado. Como es habitual en los yacimientos de esta época y comarca, destaca lo estratégico de sus ubicaciones, con control, y acceso, al espacio abierto del valle de Arraia y a los inmediatos paisajes de montaña. Kanpanoste: Los trabajos arqueológicos de A. Sáenz de Buruaga en 1990 individualizaron tres unidades sedimentarias, una de ellas con dos tramos diferenciados, en una secuencia de un metro de espesor (Fig. 1). Nivel Lanh: alcanza los 45cm de potencia, con buzamiento sur-norte, constituido por tierras de fina Área de Prehistoria Universidad del País Vasco (EHU/UPV). Tomás y Valiente s/n 01006 Vitoria-Gasteiz a.alday@ehu.es
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMI...
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO Figura 1. Arriba corte estratigráfico y caracteres ecológicos de Kanpanoste. Abajo corte estratigráfico de Kanpanoste Goika. matriz limoarcillosa compacta, coloración negruzca, con no demasiado elementos de fracción mayor e importante participación de Helix nemoralis. Razones sedimentológicas y arqueológicas aconsejan su partición en dos unidades. La superior (Lanhs) incluye bloques, mientras la inferior (Lanhi) carece de ellos. En ambos la industria lítica retocada está dominada por las muescas y denticulados de soportes lascares y estilo campiñoide, seguidos de raederas denticuladas, raspadores y perforadores. La ausencia de microlitos geométricos en el horizonte inferior y su presencia en el superior marca un matiz diferencial para una industria en evolución. A este estrato le corresponde una interesante colección de nasaridas perforadas que junto a un canino atrofiado de ciervo debieron confeccionar un adorno personal. Completa el inventario un juego de macroherramientas sobre piedra para su uso como percutores/retocadores, para el raspado o para el procesamiento de vegetales. La escueta fauna incluye jabalí, como especie más representada, junto a corzo, ciervo y sarrio. Culturalmente los conjuntos se adscriben al Mesolítico de muescas y denticulados. Nivel Clag: con una potencia media de 18cm, su elemento definidor es la alta presencia de clastos aris- 189
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO  Figura 1. Arriba corte estratigr     co y caracteres ecol  gicos de Kanpanoste. Aba...
190 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO tados, asociados a una fracción limoarcillosa de coloración grisácea, aspecto ceniciento y estructura suelta. Mantiene un contacto erosivo tanto a muro como a techo con los otros dos estratos. Pobre en material arqueológico se reconocen estancias del Calcolítico, el Neolítico y el Mesolítico final, a partir de unos pocos denticulados, un par de geométricos, una punta de flecha de retoque plano y unos pocos fragmentos de cerámica lisa. Nivel Clam: con un espesor medio de 20cm, abundan los clastos angulosos entre una matriz fina limoarcillosa de coloración marrón, suelta pero áspera al tacto, con importante contribución de materia orgánica actual. Carece de interés arqueológico. Nivel Lanhi Lanhs Código Fecha BP GrN-22441 8200±70 GrN-22442 7920±100 GrN-22440 7620±70 Tabla 1. Referencias radiocarbónicas del yacimiento de Kanpanoste. Tres fechas más ofrecen valores rejuvenecidos por problemas de mineralizaciones de las muestras. Kanpanoste Goikoa Los trabajos arqueológicos de A. Alday, realizados en 1992 y 1993, individualizaron cuatro unidades sedimentarias, algunas de las cuales cobijan diversos episodios culturales, en una secuencia de un metro de espesor. Nivel III-inferior: se apoya en la base rocosa del abrigo, una caliza con procesos de meteorización que enriquece al tramo con pequeñas gravas. De espesor medio de 20cm, se dispone en buzamiento sur-norte y, más ligeramente, este-oeste. Las tierras son finas y limosas, compactas y libre de elementos mayores (salvo en la base), de coloración marrón oscura. La industria lítica retocada no es numerosa pero si significativa, al ser la mitad de los efectivos muescas y denticulados sobre lascas de estilo campiñoide, acompañados de raspadores y raederas que siguen las mismas pautas. La fauna cazada está ampliamente dominada por los ciervos, junto a uros y jabalíes. Culturalmente se adscribe al Mesolítico de muescas y denticulados. Nivel III-superior: en un proceso gradual respecto al anterior, se desarrolla a lo largo de 20cm, con unas tierras que siguen siendo marrones, pero mas aclaradas, de matriz homogénea en su composición limosa, donde aumenta la proporción de clastos angulosos (desprendidos de la pared y techo del abrigo). Colonias de gasterópodos, Helix cepaea mayoritariamente, se integran al sedimento, al igual de numerosos carbones resultado de los variados fuegos: de hecho un hogar, de dos anillos de bloques calizos, ordena buena parte del espacio. Un gran bloque, y otros menores, desprendidos de la techumbre, interrumpen la sedimentación. Aunque las muescas y denticulados –de estilo campiñoide y no– es el grupo tipológico más numerosos en la industria lítica retocada, han perdido buena parte de su papel a favor de las armaduras geométricas (triángulos y trapecios, acompañados de microburiles) y los dorsos, siendo importante también la contribución de las láminas con retoques minimales. La fauna mantiene el mismo espectro, pero con un ligero incremento del corzo y del sarrio. Culturalmente se adscribe al Mesolítico geométrico. Nivel II: su fuerte buzamiento es causa de que su potencia (20cm de media) varíe de uno a otro punto. Destaca su carácter homogéneo para unas tierras muy limosas y sueltas de estructura y coloración cenicienta, con participación no excesiva de clastos angulosos y lajas calizas. Colonias de gasterópodos terrestres se aislaron en algunos sectores, y los encendidos de fuego han dejado constancia en las asociaciones de carbones y placas. La industria lítica tallada, con mayor influencia de lo laminar, tiene a las láminas simples de retoques marginales y a los dorsos como instrumentos mayoritarios, siendo importante la contribución de los geométricos (13% de triángulos, trapecios y segmentos en doble bisel –acompañados de microburiles) y de los raspadores (10%). Pequeños fragmentos cerámicos, algunos cantos y lajas, y un molino para el procesamiento vegetal, completan el registro. En fauna los animales salvajes se combinan con ovicápridos, bóvidos y cerdos domésticos. Aunque la homogeneidad sedimentaria impide particiones internas, el detallado control en profundidad de los materiales permite discernir en él nivel tres horizontes culturales: basal del Mesolítico geométrico (con una industria en evolución respecto al homónimo del III-superior); intermedio del Neolítico antiguo (con algunas cerámicas, segmentos en doble bisel, hoz para el corte de vegetales y el molino); superior del Calcolítico inicial (según pequeñas puntas de retoque plano). Nivel I: suelo actual dispuesto en cuña, de matriz limosa, seca, polvorienta en sus primeros centímetros, de coloración marrón clara tendente al amarillo y con participación muy desigual de bloques y clastos en sus 20 centímetros de potencia. Son escasos los
190  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO Figura 2. Selección de materiales prehistóricos de Kanpanoste (de A. Cava). 191
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO  Figura 2. Selecci  n de materiales prehist  ricos de Kanpanoste  de A. Cava .  191 ...
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO 192 elementos líticos –10 retocados–, cerámicos –19 fragmentos, uno con decoración boquique– y faunísticos –10 fragmentos–. Nivel Código Fecha BP III-inferior* GrN-20215 GrN-20455 7620±80 7860±330 III-superior* GrN-20214 GrN-20289 6360±70 6550±260 II* GrN-20213 GrN-20267 3430±60 4350±60 II (cereal doméstico) GrA-9790 4550±40 II (ovicáprido doméstico) GrN-202738 4190±100 Tabla 2: Referencias radiocarbónicas del yacimiento de Kanpanoste Goika. * El laboratorio dividió la muestra en dos (la porción carbonosa por un lado y el colágeno). Dada la escasa cantidad de colágeno, de ahí la amplitud de la desviación estándar, la datación del nivel III-superior debe de aceptarse con alguna reserva (a tenor del contexto regional). Carlos Mazo y Pilar Utrilla* Dada la discreción de sus inventarios materiales (Fig. 2) , Kanpanoste y Kanpanoste Goikoa quedarían en un segundo plano si los observamos individualmente. Su fuerza radica en su complementariedad, al formar parte de un sistema de ocupación territorial en el que también están inmersos los abrigos de Atxoste, Mendandia y Fuente Hoz, así como varias estaciones al aire libre en los rasos de Entzia, de Urbasa y de algunos valles alaveses. De hecho el conjunto de Kanpanoste sirvió de base para describir la unidad tecnotipológica mesolítica de muescas y denticulados: en el territorio hunde sus raíces hacia el 8600 BP, estando en vigor durante un milenio. La presencia de conchas marinas del cantábrico y del mediterráneo, o la circulación de materiales silíceos, evocan una pensada articulación del espacio. Con los matices debidos, los caracteres de la industria lítica, soportes lacares de tendencia carenada y trozos, frentes denticulados a menudo resultado de reciclados de las piezas, pérdida de la microlitización, apariencia de tosquedad para piezas que en realidad siguen esquemas prefijados (donde llama la atención la ausencia de equipaje para caza) son compartidos por múltiples yacimientos de la Cuenca del Ebro y del frente mediterráneo, conformando un paréntesis en la evolución entre los conjuntos microlaminares de principios del Holoceno y los que caracterizan al Mesolítico geométrico Yacimientos de Forcas I y Forcas II Las Sierras del Castillo de Laguarres y de Torón constituyen una unidad estructural prepirenaica cortada por el río Ésera a su paso por la localidad altoragonesa de Graus. En ese punto se levantan, a uno y otro lado del río y hasta unos 300 m. sobre su cauce actual, la Peña del Morrón (599 m.) y la Peña de las Forcas (635 m.). Esta última, situada en la margen izquierda del Ésera y de su tributario el Isábena, representa el extremo más occidental de la Sierra del Castillo de Laguarres. El paraje, que se eleva a expensas * Valoración cultural Área de Prehistoria. Universidad de Zaragoza. de conglomerados miocenos del Aquitaniense, registra la presencia de dos yacimientos prehistóricos, Forcas I y Forcas II, cuyos depósitos estratigráficos, encabalgados, evidencian una prolongada ocupación en el lugar, casi continua, desde el Magdaleniense Inferior hasta el Neolítico Reciente, con dos ocupaciones posteriores en el Calcolítico y Alto Imperio romano (Fig. 1). En ambos casos la habitación se produjo al amparo de abrigos estrechos, de escasa penetración, generados en la base del conglomerado por la acción de zapado
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMI...
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO del río. Las coordenadas de Forcas I son x: 280.125; y: 4.673.241 y las de Forcas II x: 280.242; y: 4.673.709, y su altitud de 471 y 470 m. respectivamente. No podría decirse que sean sitios con una clara sensibilidad arqueológica (de hecho Forcas II está orientado al Norte y prácticamente a la orilla de un río que lo inundó en ocasiones, como ponen de manifiesto los niveles de arenas y limos que se intercalan en el depósito), pero geográfica y topográficamente el enclave ofrece una posición ventajosa, ya que ahí el cauce del Ésera se estrecha y el lugar se convierte en punto de control y paso obligado entre la montaña y el valle de Barasona, hoy cubierto por las aguas de un embalse; porque desde esa ubicación se facilita el acceso a recursos de biotopos diversos, y porque el Isábena actúa como vía transversal que comunica el valle del Ésera con la zona del Noguera-Ribagorzana al Este. Forcas I fue descubierto por Jean Vaquer en 1990 y fue excavado por Carlos Mazo y Pilar Utrilla y entre 1990 y 1992. Había sido afectado de forma muy severa por una explotación de áridos, que limitó su extensión original (desconocida) a tan sólo una estrecha banda de 23 m. lineales de depósito estratigráfico que quedó pegado a la pared de conglomerado, que en ese punto discurre con orientación Norte-Sur. En ese depósito se han registrado 14 unidades estratigráficas (de la 4 a la 17) con 9 niveles arqueológicamente fértiles, y se han recuperado más de 8.000 restos líticos. El conjunto representado por la industria ósea es muy discreto y también es escaso el número de restos de fauna reconocible. La ocupación se inicia en el nivel 15, correspondiente a un Magdaleniense Inferior de tipo cantábrico clásico, con una fecha de 14440 ± 70 BP, bien refrendado tipológicamente por la presencia de raspadores nucleiformes y de rabots, y que encaja bien con el magdaleniense inferior de la zona, en especial con la vecina Cueva Alonsé, con quien comparte no sólo unas fechas radiométricas similares sino también un aire de familia en la tecnología de sus núcleos de laminillas (“débitage sur tranche transversale à encoche”), igualmente presente en niveles contemporáneos al otro lado de los Pirineos. Ascendiendo en la secuencia, los niveles 14 y 13d se clasifican como Magdaleniense Superior en tanto que los niveles 13a y 11 se corresponden con el Magdaleniense Final. Los dos primeros comparten la ya citada tecnología de los núcleos de laminillas, en tanto que los segundos ofrecen una clara similitud tipológica en índices de grupos e incluso de tipos primarios, con variedad de raspadores, presencia de buriles en porcentaje semejante y láminas retocadas. A partir del nivel 10 la superficie conservada disminuye de forma considerable y también y por tanto el número de efectivos recuperados. A pesar de la diferencia cronológica, entre los niveles 10 y 9 la similitud tipológica de su industria Figura 1. Estratigrafía de los dos abrigos de Forcas. es casi total. En uno y otro la industria lítica, aunque escasa, pero a base de raspadores unguiformes, concuerda con un epipaleolítico genérico o aziliense. La ocupación del sitio termina con el nivel 7, que se conservó en un espacio muy reducido y que ofreció un componente retocado muy escaso. Su caracterización industrial no es categórica. A su posición estratigráfica y su cronología (9360 ± 140 BP) le corresponde un Epipaleolítico microlaminar, y ciertamente abogarían por ello el componente de láminas y microláminas (que suponen más de un tercio) así como la buena representación de núcleos de laminillas, pero si nos atenemos a las piezas retocadas sólo encajan en él dos microgravettes y un triángulo escaleno, que iría bien en la industrias sauveterrienses del Preboreal. 193
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO  del r  o. Las coordenadas de Forcas I son x  280.125  y  4.673.241 y las de Forcas ...
194 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Forcas II se encuentra 560 m. al Norte de Forcas I, en la confluencia del río Isábena con el Ésera. Fue descubierto en 1991 y excavado en dos etapas, durante los años 1991-1992 y 1996-1997. Se trata igualmente de un largo abrigo, que ofrece alguna protección mayor que Forcas I pero igualmente tiene una visera de muy poco desarrollo, con una orientación Norte. Esta orientación y su inmediata proximidad al cauce fluvial (que lo anegó en repetidas ocasiones según atestiguan niveles de limos de inundación) no hacen del sitio un lugar que se antoje apto para una ocupación continuada, pero sí resulta adecuado para un asentamiento de carácter temporal, en la etapa estival, como alto de caza, que ha sido la interpretación propuesta. El yacimiento también había sufrido algunos procesos destructivos y de remoción y en él se han diferenciado tres áreas bien diferentes: la zona Oeste del largo abrigo registra una secuencia estratigráfica constituida por 8 niveles, de los que 6 son arqueológicamente fértiles. La unidad de base es la I, constituida por arenas finas aportadas por el río. Enmarcado entre los niveles Ia y Ic, estériles, se encuentra la primera ocupación del sitio, el nivel Ib, que se corresponde con un mesolítico macrolítico de muescas y denticulados (8650 ± 70 BP) con una industria pobre, como es habitual en contextos macrolíticos antiguos (anteriores al 8500 BP) como los que se observan en yacimientos próximos, como Legunova y Peña 14. Una industria de tipos toscos elaborada sobre materias primas locales como cuarcitas y calizas. Los niveles II (7240 ± 40 y 7150 ± 40 BP) y IV (7000 ± 40 BP) corresponden a un mesolítico geométrico, con armaduras de retoque abrupto y microburiles, y se encuentran separados por un nivel estéril de arenas aportadas nuevamente por el río (el III). En el II, siempre con módulos equilibrados, aunque existen algunas piezas alargadas, dominan los trapecios asimétricos y los de lado cóncavo, así como los triángulos escalenos y los escalenos de lado pequeño cóncavo. En el IV, los trapecios simétricos y asimétricos se presentan a la par, seguidos de trapecios de base pequeña retocada. Entre los triángulos dominan claramente los escalenos. Entre los trapecios los hay pigmeos y entre los triángulos oclusos, y en unos tipos y otros los hay con retoques inversos (Fig. 2). Además aparecen tímidamente los segmentos, ya sea como hojitas de dorso curvo o como segmentos de retoque abrupto. En conjunto, el nivel IV se diferencia del II por la variedad de tamaños, tipos y posición de los retoques, producto quizás de la existencia de posibles influencias ultrapirenaicas. En este nivel aparece también una plaqueta grabada con motivos geométricos incisos. En el Mesolítico peninsular los paralelos estratificados los encontramos en Cocina II, ubicados en el mismo momento cronológico y estratigráfico que el de Forcas, es decir, a finales del Mesolítico geométrico, en un momento inmediatamente precardial, y en un nivel, la capa 6, en contacto, sin solución de continuidad, con la 5, ya con cerámica cardial. Difieren en cambio en que el soporte de la plaqueta del yacimiento altoaragonés es más pequeño, más plano y tabular, y el grabado muy somero, frente al trazo profundo de las plaquetas de Cocina. Sin embargo, sus paralelos decorativos más próximos se encuentran en el Sur de Italia, en las plaquetas de la Grotta delle Veneri. En Forcas II este Mesolítico geométrico, a diferencia de lo que ocurre en el bajo Aragón y en el Alto Ebro, tiene una cronología tardía y no está profundamente implantado. Hay sólo 250 años entre su aparición, en el nivel II, y las primeras cerámicas del nivel V, de aparición muy temprana ciertamente, y sin que exista además interrupción en la estratigrafía, por cuanto, en efecto, los niveles IV y V están en contacto directo, íntimamente ligados y sin ninguna transición. Los niveles V (6940 ± 90) y VI (6900 ± 45 y 6740 ± 40) representan el momento de transición al neolítico antiguo. Como en la fase anterior, el nivel V ofrece un dominio de los triángulos sobre los trapecios, pero aparece como novedad el retoque en doble bisel que en el nivel VI será ya exclusivo. Ambos contienen las cerámicas más antiguas del Valle del Ebro, cardiales o impresas (sin duda por intercambio o préstamo de grupo ya neolíticos, quizás desde el SE francés a través de los valles del Tet y del Aude y el del Segre-Cinca), pero todo ello dentro de una economía totalmente cazadora-recolectora. Tras un momento de abandono que se corresponde con el estéril nivel 7, nuevamente de limos, el nivel VIII, el más reciente en esta zona del abrigo, es un nivel de indudable carácter neolítico con taladros, elementos de hoz con pátina de cereal y fauna doméstica. En las producciones cerámicas la decoración se limita a meros cordones lisos. En la zona central, la más afectada por las remociones, se registró la presencia de un lienzo de muro de 5 hiladas de sillarejo irregular, algunos fragmentos de terra sigillata y de un vaso de paredes finas. Los materiales de TSH ofrecen una datación del siglo I-III d.C., y la estructura podría estar al servicio del control de las vías de comunicación en época altoimperial, y más en concreto del cruce del río, que históricamente se ha hecho en ese punto, donde hoy existe un antiguo puente. Por último, en la zona Este las evidencias de la ocupación se inician en el nivel 7 y se suceden a lo largo del 6 y el 5 de forma continua, sin interrupción, y los tres podrían pertenecer al mismo horizonte cultural considerando el alto grado de coincidencia en las características tecnológicas y formales de los restos cerámicos, en especial en los niveles 6 y 5. En
194  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO Figura 2. Evolución de los geométricos en la transición mesolítico-neolítico de Forcas II. la base del nivel 7 aparecen restos humanos, algunos de los cuales se encuentran entre las cenizas de una estructura circular, y en el interior de una grieta cerrada por piedras, junto a la pared, y que se relacionan con un único momento de enterramiento en torno al 4430 ± 40 BP. A estos restos acompañaban fragmentos cerámicos entre los que destacan algunos ejemplos con mamelones alargados y paralelos (tipo “Veraza”), similares a otros aparecidos en niveles del Bronce Antiguo de la cercana cueva del Moro de Ol- vena. El límite entre el nivel 7 y el suprayacente 6 se data en el 3920 ± 30. Las decoraciones son escasas y los motivos campaniformes se incluyen en el grupo Pirenaico, contemporáneo en gran parte de su desarrollo con Ciempozuelos o Salamó (fase II del territorio aragonés), aunque también podrían situarse en la fase III, epicampaniforme, que coincidiría con el tipo barbelé pirenaico, contemporáneo del grupo tarraconense de Arbolí, tal como ocurría en la cueva del Moro de Olvena. 195
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO  Figura 2. Evoluci  n de los geom  tricos en la transici  n mesol  tico-neol  tico d...
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO 196 Jordi Rosell *,**, Xose Pedro Rodríguez *,** Ruth Blasco***, Edgard Camarós *,**, Maite Arilla *,**, Andrea Picin *,**,****, Eneko Iriarte ***** Los yacimientos de Nerets y la Cova de les Llenes (Pallars Jussà, Lleida) Los yacimientos de Nerets y Cova de les Llenes se encuentran situados en la zona pre-pirenaica del Pallars Jussà (Lleida). La configuración actual de la zona viene dada por la Orogenia Alpina, la cual formó un importante pliegue de los materiales cretácicos dando como resultado dos anticlinales, uno al Sur, representado por la Sierra del Montsec (1700 m s.n.m.) y otro al Norte, con las Sierras de Sant Gervàs y Boumort (2200 m s.n.m.). Desde el punto de vista geomorfológico, el sinclinal forma una cuenca sedimentaria conocida como Conca de Tremp (Conca de Baix i Conda de Dalt), donde los rellenos terciarios permiten entrever algunos afloramientos mesozoicos. Toda el área está atravesada de Norte a Sur por una importante red hidrográfica, cuyos dos ríos principales son el Noguera Pallaresa y su afluente, el Flamisell. Ambos ríos tienen su origen en valles glaciares del Pirineo Axial. En el centro de esta cuenca, concretamente en las areniscas mesozoicas de la Formación Arén situadas al Este del municipio de Talarn, se encuentra localizado el yacimiento de Nerets. Este yacimiento fue descubierto en 1989 por un aficionado local de forma casual, gracias al hallazgo de artefactos en superficie (Rosell y Rodríguez, 1991; Rodríguez y Rosell, 1993). La colina de Nerets tiene una altura máxima de 625 metros s.n.m., con una buena visibilidad sobre el río Noguera Pallaresa. En 1995 se realizó una intervención arqueológica bajo la dirección de Jordi Rosell. El objetivo fue realizar una prospección sistemática y efectuar sondeos en los lugares en donde había una mayor concentración de material lítico en superficie. En la parte baja de la colina fue realizada una excavación que inicialmente afectó a 6 m2, ampliados posteriormente hasta 16 m2. Durante esta intervención se recuperó industria lítica pero no se localizaron restos de fauna. La sucesión estratigráfica descrita durante la excavación de 1995 está formada, de base a techo, por un paquete de conglomerados * ** con grandes cantos heterométricos, poligénicos y muy redondeados, con una matriz de limos y arenas muy finas (Fig. 1). La mayoría de la industria lítica fue encontrada en este paquete. Por encima se identifica un paquete centimétrico de arenas, finas a medianas, con arcillas. Esta capa también proporciona industria lítica. En algunos puntos, esta secuencia está cubierta por una costra carbonatada, la cual fue fechada por U/Th en >75 ka. Por encima se sitúa el suelo actual. La potencia total descrita fue de 60 cm. Los 1009 objetos líticos recuperados en Nerets proceden de las prospecciones no sistemáticas de 1989 y, fundamentalmente, de la prospección sistemática y la excavación de 1995 (Rodriguez, 2004) (Tab. 1). Todo el material presenta una gran homogeneidad. En este conjunto se han identificado secuencias de producción sistemática de lascas y de configuración de instrumentos. La escasez de restos de talla puede deberse a que la mayor parte del material fue recogido en superficie. Entre las materias primas hay un claro predominio de la cuarcita (casi el 80%) (Tab. 1). También cabe destacar la utilización de corneana, arenisca y cuarzo. El resto de materias primas no llega al 1%. La presencia de algunos objetos tallados en sílex puede obedecer a una dinámica diferente a la del resto, ya que las características de estos objetos difieren bastante del resto de artefactos. Las materias primas más utilizadas aparecen en el lecho actual del río Noguera Pallaresa o bien en alguna de sus antiguas terrazas, muy cerca del yacimiento. Se ha observado una gestión diferencial de la materia prima: la cuarcita es utilizada tanto en procesos de producción como para la configuración de instrumentos; por contra, la corneana es utilizada sobre todo para configurar instrumentos de gran formato sobre canto (Fig. 1.1). Esta roca apenas se utiliza en procesos de explotación, ya que no ofrece unas aptitudes tan buenas como la cuarcita. Àrea de Prehistòria, Universitat Rovira i Virgili (URV), Avinguda de Catalunya 35, 43002 Tarragona, España. IPHES, Institut Català de Palaeoecologia Humana i Evolució Social, C/ Marcel·lí Domingo s/n (Edifici W3), 43007 Tarragona, España. *** The Gibraltar Museum, 18–20 Bomb House Lane, Gibraltar. **** Neanderthal Museum, Talstrasse 300, 40822 Mettmann, Alemania. ***** Departamento de Ciencias Históricas y Geografía, Universidad de Burgos, Villadiego, s/n, 09001 Burgos, España.
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMI...
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO Bn BN1G BN1GC Cuarcita 52 6,5% 41 BN1GE 5,2% 53 6,7% BP BN2G BN1G Ind. BN2GC 3 0,4% 424 53,3% 67 FRAGS INDET TOTAL BN2GE 8,4% 5 0,6% 146 18,4% 4 0,5% 795 78,79% Corneana 17 18,7% 14 15,4% 3 3,3% 2 2,2% 24 26,4% 5 5,5% 0 0% 22 24,2% 4 4,4% 91 9,02% Arenisca 14 28,6% 9 18,4% 1 2% 1 2% 9 18,4% 2 4,1% 0 0% 12 24,5% 1 2% 49 4,86% Cuarzo 6 23,1% 0 0% 2 7,7% 0 0% 8 30,8% 0 0% 0 0% 9 34,6% 1 3,8% 26 2,58% Esquisto 0 0% 0 0% 0 0% 0 0% 3 42,9% 0 0% 0 0% 4 57,1% 0 0% 7 0,69% Caliza 1 20% 1 20% 0 0% 0 0% 2 40% 0 0% 0 0% 0 0% 1 20% 5 0,50% Pizarra 1 12,5% 0 0% 0 0% 0 0% 4 50% 0 0% 0 0% 3 37,5% 0 0% 8 0,79% Pórfido 2 100% 0 0% 0 0% 0 0% 0 0% 0 0% 0 0% 0 0% 0 0% 2 0,20% Sílex 0 0% 0 0% 1 9,1% 0 0% 4 36,4% 4 36,4% 0 0% 2 18,2% 0 0% 11 1,09% 2 13,3% 1 6,7% 0 0% 3 0 0% 4 26,7% 2 13,3% 15 1,49% Indet 3 Total 96 20% 9,5% 67 6,6% 61 6,0% 6 0,6% 481 20% 47,7% 78 0% 0 7,7% 5 0,5% 202 20,0% 13 1,3% 1009 Tabla 1. Materias primas y categorías estructurales de objetos del yacimiento de Nerets (Rodríguez, 2004). Bn= Bases naturales (cantos aportados, sin tallar); BN1G= Bases Negativas de 1ª Generación; BN1GC= Bases Negativas de 1ª Generación de Configuración (herramientas configuradas sobre canto); BN1GE= Bases Negativas de 1ª Generación de Explotación (núcleos sobre canto); BP= Bases Positivas (lascas); BN2G= Bases Negativas de 2ª Generación; BN2GC= Bases Negativas de 2ª Generación de Configuración (lascas retocadas); BN2GE= Bases Negativas de 2ª Generación de Explotación (núcleos sobre lasca); Frags= Fragmentos; Indet.=Indeterminables. La estrategia de explotación más habitual consiste en una talla bifacial centrípeta que jerarquiza una de las caras (cara de lascado) sobre la otra (de preparación), con el objetivo de preconfigurar la morfología final de los productos (método Levallois) (Fig. 1.3, 1.5). También se recuperaron núcleos bifaciales centrípetos sin predeterminación. En el registro se han localizado las lascas resultantes de estas estrategias centrípetas (Fig. 1.4, 1.6). También se ponen en práctica Temas Operativos que explotan los planos transversales de cantos gruesos, mediante extracciones efectuadas a partir de los planos horizontales. Para efectuar este tipo de procesos se utiliza preferentemente cuarcita, particularmente cuando el método escogido requiere una predeterminación de los productos finales. Los soportes producidos son lascas de formato medio con filos en forma de diedros o triedros. En las estrategias de explotación más representativas están presentes todas las Unidades Operativas involucradas en los procesos de producción. Así lo indica la existencia de soportes corticales y también de lascas de preparación para la explotación de núcleos. Por otro lado, también se han recuperado núcleos que fueron abandonados en diferentes fases de su explotación, desde las fases iniciales hasta núcleos prácticamente agotados (Fig. 1.5). Todo ello nos permite afirmar que la explotación se desarrolló en el yacimiento. Nerets (excluidos los fragmentos). En los instrumentos sobre canto se suelen configurar filos diédricos en la zona transversal distal, con delineación recta y/o convexa (choppers y chopping tools) (Fig. 1.2). También es importante la configuración de diedros latero-transversales y de triedros (picos) (Fig. 1.1). Los diedros transversales también son mayoritarios entre las lascas retocadas. En este tipo de instrumentos el segundo objetivo es la configuración de diedros laterales, seguidos por la configuración de triedros y de denticulados. Desde el punto de vista tipológico, entre las lascas retocadas predomina el grupo de las raederas, con 13 efectivos (Fig. 1.7). Siguen en importancia los denticulados (n=11). Entre éstos destacan las muescas, con 5 efectivos. Los abruptos indiferenciados son cinco: dos denticulados y tres continuos. También hemos identificado tres raspadores, dos truncaduras y un buril. No parece haber una selección de un tipo específico de lasca para ser configurada. De hecho, se configuran tanto productos corticales no facetados (de cuarcita y corneana) como productos con morfología predeterminada y talones bifacetados o multifacetados (de cuarcita). Sí parece haber algún tipo de selección en lo relativo a las dimensiones de los soportes que se retocan: las dimensiones medias de las lascas retocadas son en promedio 24 mm más largas que las de las lascas sin retocar. Los artefactos configurados (sobre canto y sobre lasca) constituyen el 18,3% de la industria lítica de Sumando los efectivos de instrumentos sobre canto y sobre lasca observamos que en un 68% de 197
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO  Bn  BN1G BN1GC  Cuarcita  52  6,5  41  BN1GE  5,2  53 6,7   BP  BN2G  BN1G Ind.  BN...
198 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Figura 1. Estratigrafía y lítica de Nerets (Rodriguez, 2004) (1-9) y Cova de les Llenes. (10): 1, Bifaz de cuarcita (sobre lasca): 2, Lasca retocada con filo transversal diedro (hendedor); 3, Lasca de cuarcita (Levallois); 4, Núcleo bifacial de cuarcita (Levallois); 5, Lasca de cuarcita (Levallois); 6, Núcleo centrípeto bifacial de cuarcita (Levallois) en fase final de explotación; 7, Unifacial uniangular de corneana con triedro distal (pico); 8, Canto unifacial de cuarcita (chopper); 9, Lasca de cuarcita con retoque de tipo raedera (en el lateral izquierdo) y muesca (lateral derecho); 10, Bifaç de cuarcita.
198  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO los artefactos se han configurado filos diedros de delineación recta o bien convexa. Añadiendo los diedros cóncavos (muescas) el porcentaje de filos diédricos alcanza el 72%. Sobresale especialmente la configuración de diedros transversales. En casi una quinta parte de los instrumentos se han configurado triedros distales. Los filos denticulados no son muy numerosos (aparecen en un 6,9% de los artefactos). Los objetos clasificados como bifaces suman 4 efectivos (3,4% de los instrumentos) (Fig. 1.8), y los que encajan con el morfotipo hendedor suman 8 (6,9%) (Fig. 1.9). La ausencia de restos faunísticos impide una interpretación de la función de yacimiento. No obstante, con el registro lítico de que disponemos podemos aventurar la hipótesis de que Nerets fue un lugar que, por su situación estratégica en una colina que domina un paso estrecho del río Noguera Pallaresa, era visitado con frecuencia por los homínidos para desarrollar procesos de producción y de configuración de artefactos, potencialmente utilizables en tareas de procesamiento de recursos faunísticos. Desgraciadamente apenas hay criterios, aparte de los morfotécnicos, que permitan adscribir este yacimiento a una determinada cronología. En función de dichos criterios Nerets podría situarse en un momento avanzado del Pleistoceno medio, con una tecnología que incluye herramientas sobre canto (con algunos estándares operativos característicos del Modo 2) y estrategias de producción complejas (método Levallois) (Rodríguez, 2004). En este sentido podríamos ubicar Nerets en una fase de transición del Modo 2 al Modo 3. Recientemente se han descubierto depósitos de características similares en otros puntos de la cuenca. La industria recuperada en estos lugares presenta similitudes importantes con la descubierta en Nerets, lo que indica un flujo importante de grupos humanos en la zona durante el final del Pleistoceno medio, quizás en relación con algunos momentos templados. Desafortunadamente, este tipo de depósitos no han permitido recuperar datos sobre el contexto climático o ecológico en el que se desarrollaron las ocupaciones humanas. Esto ha hecho que las prospecciones tiendan a desplazarse hacia los anticlinales en busca de cuevas que hayan permitido la conservación de otros tipos de registros más allá del lítico. Pero la erosión causada tanto por influencia del glaciarismo del final del Pleistoceno como por una red fluvial muy activa, hacen que los depósitos sedimentarios previos sólo se conserven en algunas cuevas con características muy particulares o en aquellas situadas en puntos elevados y alejados de los ríos. Una de estas cavidades es la Cova de les Llenes (Conca de Dalt). Esta cueva es un tubo kárstico de unos 250 m de recorrido, cuya entrada actual se sitúa en un acantilado a unos 180 m sobre el cauce actual del río Flamisell a su paso por el Congost d’Erinyà. Su altura respecto al nivel del mar es de unos 750 m. La Cueva fue explorada arqueológicamente por primera vez a finales de los años 40 del pasado siglo por el Profesor Juan Maluquer de Motes (1951), quien realizó una única campaña de excavación en la entrada de la cueva en busca de materiales neolíticos. Fruto de esta campaña es la única descripción que existe de la secuencia estratigráfica de la cueva, la cual habla de la existencia de un estrato basal formado por materiales pleistocenos donde aparecen restos de osos de las cavernas. Esta descripción hizo que la cueva fuera visitada por el actual equipo de investigación y, después de realizar un testeo en febrero del 2013 se decidiera a realizar una primera campaña de excavación en agosto del mismo año. Esta primera campaña se centró en la entrada de la cueva, donde se recuperó la cata y la estratigrafía del Profesor Maluquer de Motes y se inició una intervención en extensión de unos 25 m2. La estratigrafía muestra unos estratos superiores de origen antrópico (niveles 1 a 6) con un alto contenido en cenizas y carbones relacionados con actividades industriales o pre-industriales de cremación de fecha indeterminada. Por debajo, el nivel 7 está formado por lutitas de color pardo. Presenta una mezcla de materiales Pleistocenos con elementos cerámicos neolíticos y de la Edad del Bronce. El nivel 8 es el primero que aparece intacto. Está formado por lutitas pardo-marrones con algunos bloques de caliza procedentes de caídas de paredes y techo. En él se recuperan abundantes restos faunísticos, así como artefactos líticos pertenecientes al Paleolítico medio inicial, de características muy parecidas a las de Nerets. La conservación del nivel 8 está relacionada con el desarrollo en la entrada de una serie de costras estalagmíticas que la taponaron. Estas costras, actualmente en proceso de datación, se formaron presumiblemente antes del máximo desarrollo de los glaciares en el Pirineo durante el MIS 3. Su presencia preservó los sedimentos hasta que, en algún momento del Holoceno inicial, fueron desmanteladas por la regresión de la boca de la cueva y permitieron la entrada de los grupos humanos del Neolítico. Actualmente se pueden ver vestigios de estas costras en las paredes de la entrada, pero al fondo de la cavidad se conservan intactas cubriendo prácticamente todos los depósitos Pleistocenos. La industria lítica del nivel 8 está realizada principalmente en cuarcita y otras rocas metamórficas procedentes del río Flamisell y de las formaciones de conglomerados paleógenos de la zona (Fig. 1. 10). Las lascas son los elementos dominantes que, junto a los pocos núcleos recuperados, muestran secuencias de reducción tanto Levallois como discoides. La 199
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO  los artefactos se han con   gurado    los diedros de delineaci  n recta o bien conv...
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO 200 fauna está compuesta principalmente por restos de osos (Ursus spelaeus), hienas (Crocuta sp.) tares (Hemitragus sp.), caballos (Equus ferus) y ciervos (Cervus elaphus). La relación entre esta fauna y la industria lítica viene determinada por la presencia de algunas marcas de corte, así como por fracturas antropogénicas. No obstante, las actividades más importantes desarrolladas en la cueva parecen estar relacionadas con los carnívoros. A la espera de datos geocronológicos y paleoecológicos, la composición faunística y la industria lítica parecen ser coherentes con el final del Pleistoceno medio en la Península Ibérica. En resumen, Nerets y la Cova de les Llenes forman parte de un proyecto regional que pretende estudiar los grupos de neandertales de finales del Pleistoceno medio en una zona situada en las puertas del Pirineo. El estudio de este tipo de yacimientos es importante para entender las capacidades de estos grupos humanos y su desarrollo en zonas agrestes y Alfonso Alday* Agradecimientos Esta investigación está financiada por los proyectos CGL2012-38434-C03-03, CGL2012-38358, CGL-BOS-2012-34717 y HAR2010-18952-C02-01 del Ministerio de Ciencia e Innovación del Gobierno de España. Ruth Blasco es becaria post-doctoral del programa Beatriu de Pinós-A de la Generalitat de Catalunya cofinanciada con las Acciones Marie Curie, EU-FP7. Edgard Camarós es becario pre-doctoral FI de la Generalitat de Catalunya, cofinanciado con fondos de la European Social Fund. Agradecemos a Jordi Fàbregas la ayuda prestada con sus comentarios y a todos los miembros del Equipo “Tritons” su soporte logístico durante los trabajos de campo. El abrigo de Martinarri (Obécuri, Treviño) Es Martinarri un abrigo bajo roca orientado al sur, con una techumbre que se eleva algo menos de 3m sobre el suelo actual. Cubre una superficie de unos 15m de longitud por 3-4 m de profundidad, y dispone a continuación una amplia terraza en la que los trabajos arqueológicos han detectado actividad prehistórica. Se enclava en una amplia cubeta, cubierta hoy por un denso manto forestal. Es un terreno arenoso y ondulado donde lo excepcional son los afloramientos de arenisca que desarrollan abrigos: significa que las comunidades prehistóricas que se asentaron tenían un detallado conocimiento y control de la comarca, al optar por el refugio de la comarca que mejores condiciones reúne. El territorio de captación es relativamente monótono, aúna lomas y barrancos con el 80% del terreno entre los 700 y los 900m de altitud: en este sentido no encaja en el modelo más habitual de paisaje de los yacimientos mesoneolíticos del entorno, posible razón de la menor potencia de la secuencia estratigráfico-cultural. El aprovisionamiento de sílex debe hacerse acudiendo a los afloramientos de Loza y de Treviño (a * alejadas de los lugares con grandes flujos genéticos del mismo periodo, como pudieron ser los corredores mediterráneos. una veintena de km.), Urbasa (una treintena) y del Flysch costero (un centenar). El yacimiento está en proceso de excavación, han sido 4 campañas entre el 2008 y el 2013, dirigidas por A. Alday, sobre una superficie limitada, pero que han aportado una gran densidad de material arqueológico, y definiendo al completo su secuencia estratigráfica. La secuencia estratigráfica y su contenido arqueológico En el interior del abrigo se han identificado cinco capas sedimentarias, complementadas con varias más en la plataforma colindante. Destacamos la disposición prácticamente horizontal de cada unidad, y su composición básica a partir de las arenas del substrato. No se han reconocido fenómenos postdeposicionales (erosiones, arroyadas, movimientos de ladera) que afecten a los estratos, que presentan una con- Área de Prehistoria Universidad del País Vasco (EHU/UPV). Tomás y Valiente s/n 01006 Vitoria-Gasteiz. a.alday@ehu.es.
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMI...
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO Figura 1. Cortes estratigráficos de Martinarri. tinuidad sin unidades estériles. Diversas estructuras negativas (principalmente hoyos para el encaje de postes) se integran en cada capa (Fig. 1). Nivel superficial: débil capa de humus y arenas sueltas con manchas carbonosas de apariencia reciente, con un manto herbáceo en los cuadros exteriores. Los materiales arqueológicos no son muy abundantes: algunos restos de fauna, residuos de talla, algún núcleo, diversos soportes laminares, un par de raspadores, láminas retocadas y una truncadura. Nivel 100: con una potencia de 15cm. es de textura arenosa muy compacta, incluye fenómenos de meteorización de láminas arenosas desprendidas del abrigo. Se han identificado 15 agujeros de pequeño diámetro y profundidad de morfologías circularesovaladas, conjunto interpretado como resultado de la colocación de estacas que podrían estar relacionadas con el nivel prehistórico con cerámicas identificado en la terraza colindante. Los objetos líticos recuperados alcanzan el millar. La mayoría se corresponden con restos de talla y soportes laminares junto a dos decenas de dorsos, una decena de raspadores, muescas y denticulados, así como varios triángulos pigmeos y algunas formas segmentiformes. Los restos de fauna superan el millar de fragmentos. Culturalmente se adscribe al Mesolítico microlaminar de inspiración Sauveterriense. Nivel 101: alcanza 23cm de potencia, con tierras de color marrón claro que se van enriqueciendo con elementos de fracción mayor al profundizar. Hay evidencias del encendido de fuegos, que alcanzaron altas temperaturas. El material prehistórico es muy 201
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO  Figura 1. Cortes estratigr     cos de Martinarri.  tinuidad sin unidades est  riles...
202 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO abundante: más de 5.000 elementos líticos con unos 300 soportes laminares y superando las 200 piezas retocadas (la mitad láminas y puntas de dorso, cuatro decenas de raspadores, dos de láminas retocadas así como series de truncaduras, buriles, muescas y denticulados). Destacamos la presencia de triángulos y segmentos pigmeos. La fauna acumula tres millares de pequeños fragmentos. Culturalmente muestra similitudes con el nivel superior, y se adscribe al Mesolítico microlaminar de inspiración Sauveterriense (Fig. 2). Nivel 102: con una potencia de 20cm, se caracteriza por la compactación de las arenas y el aumento de la fracción mayor (bastantes clastos y algunos bloques). Su excavación aisló dos losas de arenisca de grandes dimensiones que conformaban parte de una estructura antrópica aún no definida. Al nivel le corresponde la UE.4: de disposición ovalada, con tierra oscura asociada a bloques, interpretada como un hogar. El nivel tiene una llamativa riqueza arqueológica: más de 6.000 objetos líticos, en su mayoría restos de talla, bastantes núcleos, y unas 200 láminas sin retocar. Entre las piezas (n=250), el dominio corresponde a los dorsos (entorno a 200 piezas), seguidos de raspadores (n=60), láminas retocadas, perforadores, buriles, raederas, muescas y truncaduras. De nuevo se recogieron triángulos ultramicrolíticos. Es significativa también la presencia de placas de areniscas y cantos rodados (normalmente en asociación horizontal). La fauna suma más de 4.000 fragmentos, habiéndose perforado un canino atrófico de ciervo para su uso como colgante. Culturalmente se adscribe al Mesolítico microlaminar de inspiración Sauveterriense, con variaciones tipométricas y formales en sus armaduras respecto los demás conjuntos. Nivel 103: sus 15 centímetros de potencia están rellenos de un sedimento arenoso, seco, sin elementos orgánicos, de textura granulosa, que puede presentarse de manera compacta (como brecha de difícil excavación) o a la manera de lentejones más oscuros ricos en material arqueológico. La presencia de bloques es irregular. Su registro material es bastante notable, con unos 3.300 elementos líticos donde se incluyen ocho decena de soportes laminares, 35 dorsos, 12 raspadores, más escasas truncaduras, raederas y denticulados. Son 1.300 los fragmentos de fauna recuperados. Culturalmente se adscribe al Magdaleniense superior-final (Fig. 2). Un sondeo en la terraza exterior ha revelado una estratigrafía aún más potente, pues superan el metro de espesor, divisible en seis unidades. Aquí es suficiente con resaltar que la unidad B incluye un conjunto cerámico, con fragmentos decorados, de, posiblemente, el final de la edad de los metales: asociamos este episodio a la serie de postes mencionados en el nivel 101. Los niveles inferiores siguen, con sus matices los caracteres reseñados para el interior del abrigo. Dataciones carbono 14 (Tab. 1) Nivel Código Fecha BP 101 Beta – 314962 340±30 102 GrA-46014 8455±45 103 GrA-45940 11890±50 Tabla 1. Referencias radiocronológicas del yacimiento de Martinarri. La datación del nivel 101, a partir de un carbón recogido en uno de los hoyos, no se corresponde con la cultura material recuperado, y sí con acciones de, posiblemente, pastores contemporáneos. Valoración cultural Aunque el trabajo de campo en Martinarri está en proceso, los datos recuperados indican la calidad del depósito: por la riqueza de su contenido y por los momentos cronológicos-culturales implicados. En este sentido Martinarri confirma la explotación integral del actual territorio alavés en los momentos finales del Pleistoceno, significando la colonización definitiva de los territorios de interior. No lejos de él se ubican los, aproximadamente contemporáneos, abrigos de Atxoste, hacia el norte, y de Montico de Charratu y Peña del Castillo hacia el oeste. Un poco más lejos, en la misma comarca, están los sitios de Portugain, Kukuma, Socuevas y Berniollo, a los que tal vez pueda sumarse el de Bardallo (los dos últimos yacimientos al aire libre). Una característica de este conjunto de campamentos es la ausencia de industria ósea, y el pivote del componente lítico sobre dorsos y raspadores, dejando en un segundo plano los buriles y los elementos de substrato –Portugain, vinculado a la explotación del afloramiento silíceo de Urbasa, se separa de este esquema-. La composición industrial es compatible con actividades de caza intensas: de hecho es más que probable que la gran llanada alavesa –en cuyos contrafuertes se conocen otros lugares de esta cronología– y los valles que la flanquean, dieran cobijo a una importante variedad de grandes mamíferos, de biomasa susceptible de ser consumida. Además, la diversidad de espacios ocupados y la explotación de las diversas variedades de sílex, indican un conocimiento
202  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO Figura 2. Selección de materiales prehistóricos de Martinarri. 203
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO  Figura 2. Selecci  n de materiales prehist  ricos de Martinarri.  203
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO 204 detallado del territorio y un interés por su aprovechamiento integral. La dinámica del poblamiento es coincidente con lo que se viene señalando en tierras aragonesas, partícipe de un proceso tardiglaciar común a otros rincones europeos, caracterizado por el asentamiento de poblaciones en nuevos territorios a partir de las tradicionales áreas refugio. Por su parte los niveles superiores nos introducen en una línea tecnoindustrial de relativamente reciente identificación en el entorno: conjuntos microlaminares con inspiración Sauveterriense (Fig. 2). La presencia de triángulos pigmeos, y, posteriormente, de segmentos, junto a cambios en los estilos y dimensiones de los dorsos, procesos que justifican esta Alfonso Alday* adscripción. No son raros ahora los dorsos dobles, los que acondicionan sus bases, los que incluyen finos retoques apicales opuestos al dorso, o los de diseño arqueado. Su microlitización, más entre las puntas que entre las láminas, es otra de las evoluciones llamativas entre el nivel Magdaleniense y lo superiores. Martinarri no es un caso aislado, dado que cambios similares se han descrito en los cercanos yacimientos de Atxoste y Socuevas, que conviven con otros conjuntos como son Mendandia y Las Orcillas, cuyas industrias parecen seguir similares tendencias. La cueva de Parco, en el otro extremo de la cuenca del Ebro, una larga serie de estaciones nordpirenaicas e, incluso, conjuntos cantábricos, como Ekain, hay que tenerlos en cuenta para interpretar y valorar esta colección de Martinarri. El yacimiento de Mendandia (Sáseta, Treviño) Abrigo bajo roca orientado al este con una techumbre que cubre una superficie de unos 52m2. Junto a él se desarrolla una plataforma de unos 385m2, que en abrupta pendiente se asoma al cauce del Ayuda (separado unos 100m con 40/50 de desnivel). Su estratégica posición le permite el control del barranco abierto por el río, y el acceso rápido a los pastos de media montaña: así aúna una variedad de paisajes (valles, desfiladeros, rasos, pastizales y bosques) con abundantes recursos de fauna y flora. Nivel V: sondeado durante 70cm de espesor, teniendo interés para la prehistoria solo los de techo. Es tierra arcillosa y plástica de coloración anaranjada que clarea paulatinamente: la fracción grosera es escasa. El registro contabiliza 920 fragmentos faunísticos y 196 elementos líticos (retocados: 6 raspadores, 1 perforador, 2 denticulados, 1 truncadura y 1 raedera). Se recuperó también 1 Nassa reticulata perforada. Culturalmente se adscribe al Mesolítico microlaminar Excavado entre 1992-1995 y 1997 por A. Alday, actuando sobre 13m2, rescatando una amplísima colección material, ordenada en cinco tramos sedimentológicos y seis industriales. Nivel IV: en zonas supera los 40cm y mantiene un ligero buzamiento oeste-este. De coloración marrón oscura con tonos negruzcos, es de estructura limosa compacta con escasa participación de la fracción mayor: de aspecto húmedo y grasiento, se aislaron pequeños encharcamientos y alguna brecha. Son llamativas las colonias de hélix y frecuente la presencia de carbones y fuegos. Se han inventariado 47.579 fragmentos óseos. La industria lítica suma 11.284 elementos, donde destacamos sus 94 núcleos y los 354 objetos retocados (35 raspadores, 58 perforadores, 9 buriles, 8 lascas abruptas, 2 compuestos, 3 laminitas de dorso, 23 muescas cortas, 139 denticulados cortos, 4 muescas sobre láminas, 1 denticulado sobre Secuencia estratigráfica Se trata de una secuencia continua, sin fases erosivas ni estériles, de formación eminentemente antrópica, con cambios graduales en la textura, tonalidad y composición de los sedimentos. Comprende diversos periodos cronológicos del Mesolítico y del Neolítico, desarrolladas entre el 8500 y el 6400 BP (Fig. 1 y 2). * Área de Prehistoria Universidad del País Vasco (EHU/UPV). Tomás y Valiente s/n 01006 Vitoria-Gasteiz. a.alday@ehu.es.
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMI...
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO Figura 1. Corte estratigráfico de Mendandia. lámina irregular, 4 sierras, 6 truncaduras, 4 geométricos, 1 microburil y 57 diversos). El inventario óseo reúne unos pocos objetos y se han recuperado dos nasáridas. Culturalmente se adscribe al Mesolítico de muescas y denticulados. Nivel III: horizonte continuo que reúne dos entidades culturales en sus 25cm de potencia: de estructura limosa y seca, grano fino y coloración grisácea. Son frecuentes los moluscos terrestres en colonias y muy netas las evidencias de fuegos. En el tramo III-inferior se reconocen 15.562 fragmentos óseos. La industria lítica suma 3.869 elementos con 50 núcleos y 237 objetos retocados (20 raspadores, 15 perforadores, 3 lascas abruptas, 11 laminitas de dorso, 11 muescas cortas, 56 denticulados cortos, 9 muescas sobre láminas, 3 denticulados sobre láminas, 2 truncaduras, 33 geométricos, 20 microburiles y 54 diversos). Entre los adornos hay caninos atrofiados de ciervo, nasas, Natica catena y Cypraea. Culturalmente se adscribe al Mesolítico geométrico. Al tramo III-superior pertenecen 12.518 fragmentos óseos. La industria lítica suma 1.282 elementos con 106 objetos retocados (13 raspadores, 6 perforadores, 1 abrupto sobre lasca, 22 laminitas de dorso, 4 muescas cortas, 11 denticulados cortos, 2 muescas sobre láminas, 1 denticulado sobre lámina cresta, 2 sierras con truncadura, 4 truncaduras en lámina, 18 geométricos, 6 microburiles y 16 diversos). De cerámica se han contado 343 fragmentos, usándose en la decoración cordones plásticos e incisiones. Culturalmente se adscribe al Neolítico antiguo. Nivel II: depósito homogéneo de 20cm de potencia, caracterizado por su tono marrón, su estructura limosa y plástica y cierta contribución de clastos. Le pertenecen 4.766 fragmentos óseos. La industria lítica suma 953 elementos con 75 objetos retocados (5 raspadores, 3 perforadores, 10 laminitas de dorso, 1 muesca sobre lasca, 1 denticulado sobre lasca, 3 muescas sobre láminas, 1 denticulado sobre lámina, 1 sierra, 3 truncaduras, 21 geométricos, 6 microburiles y 19 raederas). Se han contado 794 fragmentos cerámicos, varios decorados mediante impresiones bajo el labio, cordones digitados y ungulaciones. Culturalmente se adscribe al Neolítico antiguo. Nivel I: constituye el suelo actual con un grosor de entre 10 y 20cm. De matriz marrón-grisácea, composición limosa, plástica, seca y polvorienta en sus inicios, para compactarse, humedecerse y tornarse 205
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO  Figura 1. Corte estratigr     co de Mendandia.  l  mina irregular, 4 sierras, 6 tru...
206 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO más granulosa al excavarse. Son abundantes los clastos pequeños y escasos el número de cantos rodados. Le pertenecen 1.044 fragmentos óseos. La industria lítica suma 182 elementos con solo 8 objetos retocados (2 raspadores, 1 perforador, 1 denticulado sobre lasca, 2 denticulados sobre láminas, 1 lasca abrupta y 1 segmento). De cerámica se han encontrado 33 fragmentos sin decorar. Culturalmente se adscribe al Neolítico antiguo. Las dataciones radiocarbónicas Nivel Código Fecha BP I GrN-22740 6440±40 II GrN-22741 6540±70 GrN-22742 7180±45 GrN-19658 7210±80 Ua-34366 7265±60 GrN-22743 7620±50 GrN-22745 7780±40 GrN-22744 7810±50 GrA-6874 8500±60 III-sup III-inf IV V Tabla 1. Referencias radiocronológicas del yacimiento de Mendandia. Las industrias líticas y cerámicas La industria lítica, por su densidad y coordinación con la secuencia estratigráfica, juega un papel resolutivo para concretar la evolución del poblamiento en el abrigo. En cada nivel los grupos tipológicos muestra una composición relativamente equilibrada: sólo el IV presenta ruptura entre denticulados y perforadores y entre estos dos elementos, diversos y raspadores y las demás categorías (Fig. 2). Los horizontes superiores (del I al III-inferior) se caracterizan por la base geométrica de sus industrias, ofreciendo una evolución secuencial: los segmentos en doble bisel caracterizan los tres episodios más recientes –Neolíticos-, y los triángulos y trapecios abruptos representan al más antiguo –Mesolítico-: es interesante reseñar la presencia de formas oclusas, que individualizan el geometrismo de la Alta Cuenca del Valle del Ebro frente al de otras áreas de la misma cuenca o de la Cornisa Cantábrica, como muestra de un desarrollo estilístico personal. El estrato IV ha entregado una voluminosa industria con proliferación de muescas, denticulados y perforadores, sobre lascas y fragmentos, para cuya fabricación se recurren a retoques escamosos. Es, aparentemente, una industria tosca, si bien en realidad pensada y organizada para crear unos instrumentos de frentes muy determinados (adecuados para el trabajo con madera, como han demostrado los análisis traceológicos). Su concordancia tecnotipológica y cronológica con otros depósitos peninsulares llena de contenido al Mesolítico de muescas y denticulados, fase para la cual Mendandia es un importante referente. La escasa industria del horizonte V está formada por raspadores y dorsos, lo que permite su filiación al Mesolítico microlaminar. Los habitantes de Mendandia recogían sílex de los afloramientos de Loza y Treviño (a unos 15 Km, Urbasa a unos 35 Km), del Flysch (a unos 80) y Evaporítico del Ebro (a unos 100 Km). La mayor parte de las evidencias cerámicas corresponden a partes indeterminadas de recipientes (92,5%), sin que falten los bordes –n=83– alguna asa y elementos de cierre. Son formas sencillas, de tipo cuenco y alguno en “S” cerrada. La decoración muestra una evolución técnica: los motivos se disponen en los bordes o en el labio, usando la incisión en la fase más antigua y la impresión en las más recientes. Las tres fechas C14 del nivel III-superior insisten en la sorprendente antigüedad del registro, quizá por ello no es fácil vincular estilísticamente el conjunto, mientras que las cerámicas de los niveles superiores cuadran bien con las cerámicas impresas del Neolítico antiguo (Tab. 1). Los modos de vida La caza fue en Mendandia una de las actividades más privilegiadas. Aprovechando la estratégica ubicación del abrigo, los grupos pudieron atrapar una gran variedad de especies: destaca la importancia del corzo, ciervo y uro (alcanzando un 90%), seguidos de jabalí, cabra, caballo y sarrio, y siendo anecdótica la presencia del zorro, lobo, marta, tejón, gato montés, liebre y conejo. La estimación de edad de los individuos indica que la caza se practicaba, fundamentalmente, a finales de la primavera y principios del verano. La proporción de cada parte anatómica, complementada con informaciones antracológicas sugieren prácticas de ahumado de elementos seleccionados para su (presumible) traslado a otro campamento. Un estudio genético abre la posibilidad de que algún bóvido del Neolítico antiguo estuviera domes-
206  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO Figura 2. Selección de materiales prehistóricos de Mendandia. 207
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO  Figura 2. Selecci  n de materiales prehist  ricos de Mendandia.  207
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO 208 ticado: de la misma manera Altuna y Mariezkurrena han indicado que el espectro de edad y sexo del conjunto faunístico de esta cabaña puede mostrar prácticas cercanas a la domesticación. En este sentido, la palinóloga indicó en la memoria de excavación que el paisaje neolítico es compatible con prácticas agrí- Pilar García-Argüelles* Jordi Nadal* Josep Mª Fullola* La traceología muestra las diversas actividades realizadas: carnicería, trabajo sobre piel y madera, que se relacionan con los abundantes fuegos, la talla del sílex o el uso de material colorante. El Valle de Montsant (Priorato, Tarragona), un núcleo clave de la prehistoria del NE peninsular Los trabajos de investigación se enmarcan, en estos últimos años, en el desarrollo de los programas SGR-2014-108 de la Generalitat de Cataluña y HAR2011-26193 del MINECO. 1. Presentación La zona del valle medio del río Montsant, afluente del Siurana, el último tributario del Ebro antes de su desembocadura, presenta una concentración de yacimientos prehistóricos, singularmente del Paleolítico superior final y del Epipaleolítico, que le convierten en un área de referencia obligada a nivel peninsular cuando se deben tratar estas dos fases de la prehistoria. Dicha zona se situa en la comarca del Priorato, en la provincia de Tarragona (Cataluña, España), en el NE de la Península Ibérica (Fig. 1). La presencia de evidencias materiales del poblamiento prehistórico se conoce desde los años 1930, cuando Salvador Vilaseca prospectó la zona y dió a conocer diversos lotes de sílex procedentes de los abrigos de El Filador y de Els Colls. Su labor en este área, prácticamente circunscrita al término municipal de Margalef de Montsant, prosiguió hasta finales de los años 1960, con especial incidencia en el mencionado abrigo de El Filador, en el que llevó a cabo diversas campañas de excavaciones, hasta 1968. De sus numerosas publicaciones (Vilaseca 1936; 1949; 1953; 1968; 1973) ya se desprendía la vital importancia del sector estudiado para los momentos epipaleolíticos. La labor de Javier Fortea a principios de los 1970, de revisión de los materiales de El Filador * colas, hipótesis que encaja con la identificación de láminas de sílex utilizada en el corte de cereales. para su tesis doctoral, situó dicho yacimiento en un lugar preeminente dentro de la evolución cultural y material del Epipaleolítico peninsular (Fortea, 1973). A partir de 1978 la Universidad de Barcelona inició un programa de excavaciones en el curso medio del Montsant. Se partía de la reexcavación de El Filador (1979-1997), y pronto las prospecciones sistemáticas de la zona dieron sus frutos. Se intervino en tres yacimientos más, el abrigo de Els Colls (1982-1991), la cueva del Boix (1983-1984) y el abrigo de L’Hort de la Boquera (desde 1998), se localizaron otros asentamientos de superfície como L’Hort d’en Marquet o El Planot (éste último con materiales de tipo musteriense, sito en la terraza más alta del rio), y se reconocieron otros asentamientos ya mencionados por Vilaseca y con un potencial de futuro muy positivo como la cova de la Jaia o los Tormos d’en Celoni, entre muchos otros. A ello cabe sumar el descubrimiento, en 1981, de la única figura rupestre grabada paleolítica que existe hoy en el NE peninsular, un ciervo hallado en las galerías interiores de la cova de la Taverna (Fullola y Viñas, 1985; fig 4.2); si en su momento parecía fuera de lugar, el contexto cronológico finipaleolítico de los yacimientos del valle del Montsant que presentamos en este trabajo le hacen mucho más coherente. En otro orden de cosas, la construcción de una presa hizo que se tuviese que hacer una intervención de urgencia en el abrigo de L’Auferí, llevada a cabo por arqueólogos de nuestro grupo a principios de los años 1990. Adscripción de los tres autores: SERP (Seminari d’Estudis i Recerques Prehistòriques) de la Universidad de Barcelona, área de Prehistoria, Departamento de Prehistoria, Historia Antigua y Arqueología, Facultad de Geografía e Historia, Universidad de Barcelona; calle Montalegre, 6, E-08001, Barcelona. Correspondent author: garciaarguelles@ub.edu
LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMI...
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO Figura 1. Situación del valle del Montsant, en el NE de la Península Ibérica. La riqueza de la zona quedaba, con todo ello, sobradamente contrastada, lo que ha hecho que desde 1978 la Universidad de Barcelona, primero con programas de investigación dirigidos por uno de nosotros (JMF) y luego, desde 1986, a través del SERP (Seminari d’Estudis i Recerques Prehistòriques) y con diversos codirectores de las distintas intervenciones, con especial dedicación de los otros dos autores de este trabajo (PG-A y JN), haya venido trabajando sin interrupción en el sector medio del Montsant, en el término municipal de Margalef de Montsant. 2. Datos Geoarqueológicos El valle del Montsant toma su nombre de la sierra del Montsant, sita al S.W de la Depresión Central Catalana. Geográficamente, la sierra del Montsant se orienta de N.E a S.W, con una longitud total de 19 km., y a unos 30 km de la costa mediterránea. Geológicamente dominan los conglomerados oligocenos, que llegan a tener hasta 300 m de espesor, de matriz arenosa y cemento calcáreo. En alternancia con di- chos conglomerados tenemos capas de arcillas rojas, yesos y nódulos de sílex, que se erosionan con mucha más facilidad y dan formas redondeadas, de hecho abrigos, bajo los cuales vivieron las gentes de la Prehistoria. En la zona comprendida entre Margalef de Montsant y la Bisbal de Falset el río pierde gran parte de su capacidad de erosión, lo que ha protegido los diferentes asentamientos arqueológicos de la zona. La Dra. Bergadà (Bergadà, 1998) ha propuesto una reconstrucción evolutiva y cronológica de la secuencia sedimentaria del curso medio del rio Montsant. Anterior al 10.950BP Fase 1: depósito aluvial de fuerte energía de varios m de gravas y arenas, sito principalmente en el margen cóncavo del curso. Probablemente se produjo durante el Pleistoceno superior, que correspondería al nivel de terraza T2. Nivel IV de L’Hort de la Boquera y nivel IX del abrigo de Els Colls. 209
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO  Figura 1. Situaci  n del valle del Montsant, en el NE de la Pen  nsula Ib  rica.  L...
210 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Fase 2: momento de menor intensidad aluvial, con depósito de arenas. Nivel VII del abrigo de Els Colls y nivel II de L’Hort de la Boquera. Fase 3: moment de inundaciones con aportes locales (caidas de bloques), nivel IV y V del abrigo de Els Colls. Del 10.950- 10.050 BP Fase 4: área llana de inundación (limos arenosos bioturbados) con aportes locales, caidas de bloques de las viseras del abrigo de Els Colls (niveles IV, III y II) y de L’Hort de la Boquera (nivel II), con aportes locales de escorrentía. Las condiciones ambientales eran húmedas y frías, a partir de los datos del abrigo de Els Colls, mientras que L’Hort de la Boquera nos da unas condiciones menos húmedas. Empiezan a funcionar procesos de escorrentía, nivel III y IV de L’Hort de la Boquera, y a formarse los depósites de vertiente, en un ambiente semiárido. Del 10.050 – 9.000 BP Fase 5: el rio empieza a encajarse (T1b) con una sedimentación de fuerte energía, con gravas y arenas; nivel XII del abrigo de El Filador. Fase 6: menor intensidad, niveles XI, X y VIII-IX del abrigo de El Filador. Fase 7: área llana de inundación (limos arenosos bioturbados) de este nivel de terraza. Correspondería al resto de la secuencia estudiada en el abrigo de El Filador. Los procesos de escorrentía desencadenan conos de deyección. Posterior al 9.000BP Fase 8: el rio se encaja y forma el nivel de terraza T1a. 3. Yacimientos Resumiremos aquí los principales yacimientos en los que hemos intervenido en la zona del valle medio del rio Montsant desde 1978, así como los hallazgos más relevantes. 3a. El Filador El yacimiento de El Filador se situa en el término municipal de Margalef de Montsant, al norte de la comarca del Priorato, en la provincia de Tarragona (E(X):311907.8m-N(Y)4572589.3m UTM 31N/ ETR S89). Se trata de un gran abrigo de unos 100 m de longitud, aunque el yacimiento arqueológico se sitúa en la zona central del mismo. Se ubica a 15 m por encima del nivel actual del río Montsant, en su orilla izquierda y a unos 340 msnm, justo enfrente del núcleo de Margalef de Montsant. Las intermitentes noticias que de El Filador da Salvador Vilaseca se basan en prospecciones antes de la Guerra Civil y en campañas de corta duración durante los años 1950 y 1960 (Vilaseca 1936; 1949; 1953; 1968; 1973). Desde 1979 la Universidad de Barcelona se hace cargo de las excavaciones, (Fullola y García-Argüelles, 1980), vehiculadas desde el SERP desde 1986 y que duran hasta el año 1997. En nuestro replanteamiento estratigráfico (García-Argüelles et al., 2005; Fig. 2) distinguimos hasta 11 niveles, caracterizados de la siguiente forma: Nivel 1: Potencia de unos 15 cm; composición de tierra removida, con incorporación de materiales modernos. De hecho, únicamente quedaban restos del mismo en la zona noroeste. Nivel 2: Potencia de 25 cm y también muy localizado en la zona noroeste, donde ocupaba 11m2. El conjunto, gris ceniciento, presentaba características de una fuerte combustión y, en consecuencia, una fuerte alteración en su composición. Corresponde al primer nivel arqueológico. Nivel 3: Muy delgado, unos 15 cm de potencia, y se localizaba en el sector N-W del abrigo, donde ocupaba tan sólo 8 m2. Nivel T: Este aporte torrencial se sobreponía al nivel 4 y abarcaba toda la superficie del yacimiento. Dicho aporte procede de un torrente lateral. Su potencia disminuía desde un metro, en el sector S-E hasta desaparecer en el lado opuesto. Además incorporaba materiales pertenecientes al nivel 4 entre su matriz de cantos y gravas. Nivel 4: Este nivel ya aparecía en toda la extensión del yacimiento, 20 m2, y en algunos sectores presentaba intercalaciones del aporte torrencial, principalmente en el sector S-E. Potencia de unos 25 cm. Nivel 5-6: Es uno de los niveles dobles a partir del estudio sedimentológico, pero, desde el punto de vista arqueológico era imposible diferenciarlo. Potencia entre 10 y 20 cm; ocupaba 8 m2 y también se concentraba en el sector N-W. Nivel 7: Es uno de los niveles más potentes, con 41 cm, y 27 m2 excavados. En la zona S-E se unía directamente con el nivel 4 y, dado que tenían la misma composición, era muy difícil diferenciarlos Nivel 8-9: Tenía las mismas características que el nivel 5-6 y una potencia de 76 cm, aunque tan sólo
210  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO 28 corresponden al nivel arqueológico; el resto estaba formado por arenas de inundación. Niveles 10 y 11, estériles desde el punto de vista arqueológico y que llegaban hasta la terraza subyacente del río Montsant, la T1. Culturalmente El Filador presenta una secuencia contínua desde fases microlaminares, que hoy en día tendemos a asimilar a una transición con los momen- tos finales del Paleolítico superior, hasta momentos de muescas y denticulados, con algunos restos cerámicos en el momento final de la ocupación. Los niveles inferiores, 8-9, son los que presentan una adscripción a las fases microlaminares, con fechas radiocarbónicas que van entre los 11.000 y los 10880 BP sin calibrar, lo que supone un abanico entre el duodécimo y el decimotercer milenio calBC. Figura 2. Diagrama estratigráfico del abrigo del Filador y secciones transversales en los metros 4 y 10 (de García-Argüelles et al., 2005:69). 211
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO  28 corresponden al nivel arqueol  gico  el resto estaba formado por arenas de inund...
212 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Dominan las láminas (43%) y las puntas de dorso (14’4%). Por detrás aparecen los buriles (16’7%), los denticulados (5’2%) y los buriles (2%). Aparecieron tambén dos grandes estructuras, no delimitadas, de tierra rubefactada por el fuego, así como diversos bloques de piedra de aporte antrópico y dos zonas de talla (Fig. 3.2). Los niveles 7, 4 y 3 forman el grueso del paquete epipaleolítico geométrico. Domina el retoque abruto, por encima del 80%, con pocos raspadores y menos buriles. Los microburiles, claro indicador de la fabricación de geométricos, están entre el 30 y el 45% de los elementos con retoque. Segmentos de círculo y triángulos son los geométricos presentes, con predominio de los primeros por encima de los segundos en los momentos iniciales, proporción que se invierte en el nivel 3 (Fig. 3.3). No hay trapecios. En el nivel 7 aparecieron cuatro pulidores de arenisca destinados a fabricar mangos de las flechas. Hay diversos cantos con restos de pintura roja; en un caso, en el nivel 4, eran claramente visibles hasta seis líneas rojas (fig 4.3); en otro, del nivel 7, una franja roja recorría todo su perímetro; y los otros ejemplares estaban totalmente recubiertos de ocre, como si hubieses sido sumergidos en él. Un yunque para la talla formado por dos piedras apareció en el nivel 7, en relación a dos estructuras de combustión. Otras estructuras, del nivel 4, presentaban, además de las cenizas y la tierra rubefactada del fondo, un relleno en el que destacaban centenares de conchas de Cepaea nemoralis. En este mismo nivel aparecieron tres plaquetas de pizarra, recortadas intencionalmente en doble bisel; en dos de ellas había un palimpsesto de líneas grabadas finamente, con restos de ocre en el interior de los surcos; la interpretación más plausible es que sirvieron de soporte para cortar materiales blandos como la piel, preparada con ocre. También del nivel 4 procede un punzón de hueso, de sección ovalada, hecho sobre un metatarso de bóvido, un caso excepcional de conservación en un suelo que ha afectado muy negativamente el material de origen animal. Las dataciones obtenidas para este conjunto de niveles se centran en el Xº milenio BP sin calibrar. Los niveles 5-6 se intercalaban entre el 7 y el 4 en una parte del yacimiento, solamente en 10 m2, en el sector NW del abrigo. Su origen nos indica inundaciones lentas periódicas, a partir de una granulometría más fina que en los niveles 7, 4 y 3. Las ocupaciones fueron, por lo tanto, mucho más esporádicas y localizadas en una parte del yacimiento. Pero culturalmente la representatividad de los elementos geométricos sigue siendo significativa (12’5% de segmentos y 7’5% de triángulos), junto a un 42’5% de microburiles; láminas y puntas de dorso suman un 15%, y un 12’5% los raspadores; los buriles siguen Figura 3. 1- materiales del Paleolítico superior final de L’Hort de la Boquera, 2- materiales del Epipaleolítico microlaminar, niveles 8-9 de El Filador, 3- materiales del Epipaleolítico geométrico, niveles 4-7 de El Filador.
212  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO El final de la cultura superopaleolítica se “funde” cronológicamente con el complejo microlaminar y hace difícil distinguir a través del registro la identidad tecnológica de algunos niveles o yacimientos. Algunos asentamientos son atribuidos al Paleolítico superior final o al Epipaleolítico microlaminar según sean los criterios subjetivos de los investigadores, debido a la poca definición de las industrias recuperadas y a la vaguedad de su cronología. Ello, en principio, no afecta al registro de El Filador en sí mismo, pero sí a otros yacimientos cercanos, com Els Colls, que veremos a continuación, con cronologías inmediatamente anteriores o incluso contemporáneas. Figura 4. 1- Calco de las figuras naturalistas grabadas en un bloque de calcárea, del Paleolítico superior final de L’Hort de la Boquera, 2- Calco del grabado paleolítico del ciervo de la cova de la Taverna, 3- Guijarro pintado del nivel 4, epipaleolítico geométrico, de El Filador (58 x41 x 18 mm). siendo casi inexistentes. Fechado en 9.988±97 BP sin calibrar. El nivel 2 del abrigo de El Filador únicamente abarcaba 11m2 y se localizaba en la zona NW del yacimiento. A diferencia del resto del paquete sedimentario, era de color gris, como consecuencia de una fuerte combustión. Industrialmente el alto porcentaje de los denticulados, sobre todo muescas y espinas (36%) y de raederas (13’3%), junto a el ascenso de los buriles (11%) y el espectacular descenso del retoque abrupto (apenas un 3’9%), ha hecho que este nivel 2 de El Filador haya entrado en la fase de Muescas y Denticulados recientemente definida en el valle del Ebro (Alday 2006) Hay que destacar también la presencia de dos cubetas troncocónicas rellenas de sílex, doce fragmentos de cerámica de difícil adscripción, pequeños fragmentos de hueso y carbones. Resulta evidente que estas cubetas se excavaron en un momento más reciente. Dos dataciones radiocarbónicas nos sitúan en la segunda mitad del noveno milenio BP sin calibrar De la secuencia de El Filador podemos inferir una serie de reflexiones generales que expondremos a continuación. Insistiendo en la idea que los yacimientos microlaminares más antiguos difícilmente pueden distinguirse de los del Paleolítico Superior final, el tecnocomplejo microlaminar se desarrollaría plenamente (con posibles enraizamientos anteriores) en el XII milenio BP y llegaría a su floruit en el XI milenio BP (según el número de dataciones absolutas, insistimos) para languidecer a lo largo del X milenio BP, fase en la que ya se sitúan pocas dataciones. La transición del complejo microlaminar al geométrico no debe entenderse como una ruptura, puesto que la aparición de los elementos geométricos no significa la desaparición del componente microlaminar. Al contrario, vemos que los elementos de dorso siguen siendo muy importantes (24% en el nivel 7 y 24,2% en el nivel 4). Y es que, de hecho, según el cuadro de dataciones, el complejo geométrico nace en el mismo momento de máxima expansión del microlaminar, en el XI milenio BP. Podríamos pensar que la innovación tecnológica que supone la aparición del geometrismo epipaleolítico se utilizaría al principio en ciertas ocasiones, en ciertas circunstancias o para realizar funciones concretas, mientras que para otras se preferiría seguir con los elementos de dorso del microlaminar. Finalmente, la presencia del componente geométrico acaba superponiéndose a los yacimientos microlaminares sin elementos geométricos, en el momento de máxima expansión de la facies Filador –tecnológicamente sauveterroide–, en el X milenio BP (García-Argüelles y Nadal, 1998; García-Argüelles et al., 2013). Ésta, a su vez, se presenta en algunos yacimientos, con una frecuencia mucho menor, hasta el IX milenio BP. Debemos rebatir la afirmación realizada por otros autores sobre el alto porcentaje de denticulados en todos los niveles de El Filador. Ésto sólo se cumple en el nivel 2, de muescas y denticulados / neolítico, y queremos recalcar las cifras: en el nivel 8-9 tenemos 10 elementos denticulados; en el nivel 7, 16; en el nivel 5-6, 1; en el nivel 4, 9 y en el 3, 4 (5,8%). No hay un alto porcentaje de denticulados, por lo que El Filador no puede utilizarse para hablar de una nueva facies de 213
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO  El    nal de la cultura superopaleol  tica se    funde    cronol  gicamente con el ...
214 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO muescas y denticulados, situada entre el microlaminar y el geométrico, que otros investigadores han localizado en la cuenca del Ebro y en la Meseta, en yacimientos como Forcas (Utrilla y Mazo, 1997) o Mendandia, Atxose, Peña 14 o el Ángel (Alday, 2002). El Filador no cuenta con la última facies del epipaleolítico geométrico de la clasificación de Fortea, caracterizada por la presencia de trapecios y la desaparición de la técnica del microburil. En nuestra zona tenemos la Balma de la Margineda (nivel 4) y los del valle del Ebro (Pontet, Botiquería, Forcas..) Su cronolgía, según las dataciones de la Balma Margineda, sería del IX milenio, coincidiendo con las dataciones más modernas, y últimas, de la facies Filador -sauveterroide. Paralelamente a la escasez de datos para la facies de trapecios en Cataluña, se consolida la presencia de unos tecnocomplejos que no habían podido ser adscritos a la tipología establecida por Fortea y han sido citados como yacimientos con industrias “atípicas”. Con un registro cada vez más numeroso, este grupo se consolida como el modelo cultural para el IX milenio BP, lo que podría explicar la falta de yacimientos con trapecios. Dichos yacimientos alargan su cronología hasta el VIII milenio BP. En cualquier caso, por el momento, no parece que se reproduzca la evolución detectada en el valle del Ebro: Epipaleolítico microlaminar, Mesolítico de muescas y denticulados y Mesolítico geométrico con trapecios (Utrilla, 2002). El registro catalán para el VIII milenio BP sigue siendo excesivamente pobre. En El Filador nos faltan las dos últimas facies que podrían aclarar la transición hacia un Neolítico sin dataciones y con la poca cerámica del nivel 2. La zona meridional catalana sigue teniendo un vacío, como remarcan Martí y Juan-Cabanilles (1997:237), a pesar de que en las zonas pirenaicas ya tenemos novedades importantes (Petit et al., 1996; Pallarès, Bordas y Mora 1997). El modelo tecnológico y económico que observamos en El Filador tuvo éxito en la zona durante poco más de dos milenios. Después, tenemos un hiatus cronológico y cultural hasta la llegada del Neolítico. Otros yacimientos de la zona como el Auferí (Adserias et al., 1996) o L’Hort de la Boquera corroboran este desarrollo coherente y una ocupación del territorio que conduce a una explotación racional de los recursos bióticos y abióticos en una de las pocas zonas donde se han podido realizar estos estudios de distribución espacial en un área limitada geográficamente. 3.b. L’Hort de la Boquera Se trata de un pequeño abrigo, de no más de 9 m de longitud y 4 m de profundidad, que ha perdido parte de su visera y que conserva una superficie excavable de no más de 20 m2, de los que la mitad quedan por debajo de la la parte conservada de la visera. Está orientado al S-SE, se localiza en el margen derecho del río Montsant, a unos 25 m por encima de su nivel actual y a unos 400 msnm (E(X):312108.8mN(Y)4573254.3m UTM 31N/ETR S89). Su estratigrafía se ordena en 4 niveles; el nivel I, del que se distinguen 2 subniveles (Ia y Ib) se formó por procesos de arroyadas y de caídas de bloques procedentes de la visera. Se trata de un nivel arqueológicamente estéril. El nivel II está constituido por una matriz de limos arenosos. Se trata, con una potencia de 47 cm, del único nivel arqueológico del yacimiento en el que se detectan diferentes suelos de habitación de los que más adelante hablaremos. La estratigrafía del yacimiento se completa con el nivel III, compuesto de arenas finas que coniene algunos restos de sílex pero que no evidencían una ocupación humana estable, y el nivel IV, formado mayoritariamente de cantos y gravas y que descansa en la terraza T2 del río Montsant a 24 m respecto el nivel actual (Fullola, 1978; Bergadà, 1993:157-165; García-Argüelles et al., e.p.). Por lo que respecta a la actividad humana del nivel II, se han recuperado por el momento más de 30.000 elementos líticos, principalmente sobre sílex, aunque también hay un pequeño lote de elementos sobre pizarra y caliza. Un 2,15% de los efectivos se encuentran retocados y dominan los raspadores y los dorsos rebajados. En proporciones inferiores encontramos trucaduras y denticulados. Los buriles juegan un papel menor, sobre fractura, retoque y diedros (Fig. 3.1). Hay también plaquetas de pizarra de forma redondeada con bordes biselados y trazos que se encuentran en fase de estudio. En este sentido, cabe destacar un gran bloque calizo en el que se observa, grabada, la figura de una ave, posiblemente una grulla, rodeada de otras figuras más claras que se pueden interpretar como antropomorfos (GarcíaArgüelles et al., e.p.; Fig. 4.1). Parece que la presencia de arte figurativo mueble empieza a ser una constante de los yacimientos del Paleolítico superior final del sur de Cataluña, casos del Molí del Salt y de Sant Gregori. Paleoambientalmente los datos paleobotánicos se reducen a los que porporcionan los estudios antracológicos, realizados por la Dra. Allué. Destaca la presencia de Pinus tipo sylvestris y algún elemento de Juniperus sp.. En fauna, pese a una conservación de los huesos deficiente, no puede decirse que sean escasos. Sólo podemos citar la presencia de Capra pyrenaica y Oryctolagus cuniculus. Se completa el conjunto con diversos Cepaea nemoralis, abundante en El Filador. La recolección de moluscos terrestes en la
214  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO zona catalana es muy frecuente para los yacimientos epipaleolíticos, pero no para las ocupaciones paleolíticas. En este sentido, L’Hort de la Boquera es uno de los primeros indicios de la ampliación del espectro alimentario en el noreste peninsular a la transición Pleistoceno-Holoceno. pacial del material arqueológico ha determinado la existencia de una importante área de talla y de una estructura de combustión. No hay restos de fauna. Las dataciones de las fases de ocupación van del 12.250±60 BP al 11.850±45 BP y 11.775±45 BP, que lo sitúa, junto a las características culturales que acabamos de mencionar en una fase correspondiente al Paleolítico superior final. (Mangado et al., 2010; Fullola et al., 2012). Los niveles arqueológicos del abrigo de Els Colls presentan unas características industriales homogéneas cronoculturalmente. Las grandes medidas de diversos dorsos rebajados podrían hacernos pensar en fases antiguas del Paleolítico superior, pero el resto de yacimientos del valle, las mencionadas dataciones y otros detalles tecnológicos nos sitúan claramente el yacimiento en el Paleolítico superior final (Rodríguez Baylach, inédito). 3.c. Els Colls 3.d. La Cova del Boix Se trata de un abrigo de más de 50 m de longitud, entre 2 y 8 m d’altura y hasta 6 m de profundidad en algunos sectores. Está orientado al SW; se localiza en la orilla derecha del rio Montsant, a 20’7 m per encima de su nivel y a 400 msnm (E(X):312108.8mN(Y)4573254.3m UTM 31N/ETR S89). La cueva se abre en un acantilado del margen izquierdo del río Monsant. Presenta una única cámara de unos 25 m de ancho por 15 de profundidad, abierta en dirección NE (E(X):313992.0m-N(Y)4573860.0 UTM 31/ETR S89) (García-Argüelles y Fullola, 2002). Sedimentológicamente se localizaron 8 niveles (Bergadà, 1993:186-191); el nivel I era de formación reciente. El nivel II es el más rico arqueológicamente, con más de 9.000 elementos líticos. Esta ocupación se asienta encima de una caida de bloques de conglomerado (nivel III). Durante la excavación pudimos observar que los bloques de conglomerado se encontraban directamente sobre el nivel IV, cuyo material lítico presentaba, en numerosos casos, una fracturación de las piezas (Bergadà, 1998). Este nivel IV se excavó en un sector más reducido del abrigo y, por lo tanto, ofreció una cifra menor de elementos líticos (1.500). A partir del nivel V hasta la terraza del rio, los niveles son estériles. Se excavó en 1982/83. Nos encontramos con una estratigrafia invertida, por las remociones producidas por el uso del espacio por parte de carboneros que usaron la cueva como refugio. Pero los materiales recuperados indicaban que había existido ocupación prehistórica. Se recuperó algo más de un millar de elementos líticos, de los que 41 son piezas retocadas; hay un predominio absoluto de los elementos de dorso, con algunos raspadores, más numerosos que los buriles. Hay algunos restos de fauna, pero se hace difícil distingir los elementos antiguos de las aportaciones modernas. Se han recuperado restos de animales salvajes como Cervus elaphus o Capra pyrenaica que pueden atribuirse a aportaciones prehistóricas. En el nivel II destacan los abruptos (láminas y puntas de dorso). Entre los simples dominan las raederas; también tenemos buriles, a menudo dobles y sobre truncadura. La fauna no es muy abundante y aparece muy fragmentada; la mayoría pertenece a mamíferos de gran tamaño y son astillas de unas dimensiones que permiten reconocer una intensa actividad de explotación de los productos de la caza (ciervo, cabra salvaje..). Los restos presentan, en muchos casos, evidencias de procesos de combustión, ligados a la aparición de un hogar en dicho nivel II. Tenemos restos de polen, principalmente de Pinus y de Quercus t.ilex. Se han obtenido tres dataciones absolutas, dos por C14: 10.950±120 BP y 10.050±85 BP, y una tercera por termoluminiscencia, de 13.000±1.000 BP. (Fullola et al., 1993). No contamos con dataciones radiocarbónicas para este yacimiento, pero sus características industriales lo acercan a los casos ya citados de Els Colls y L’Hort de la Boquera, lo que comporta una atribución cronocultural al Paleolítico superior final con la característica de una mayor proporción de raspadores respecto a los buriles (García-Argüelles y Fullola, 2002). En el subyacente nivel IV documentamos un predominio del retoque simple, de raspadores y de denticulados, seguido de los abruptos como láminas y puntas de dorso. El estudio de la distribución es- 3.e. L’Abric de l’Auferí Se trata del único yacimiento intervenido como excavación de rescate a raíz de su afectación por la construcción del pantano de Margalef. Fue excavado a principios de los años 1990 bajo dirección de Maria Adserias y Raül Bartolí, miembros de nuestro grupo. Se trata nuevamente de un abrigo que se abre en dirección sur, en el margen izquierdo del río y a unos 22 m sobre el nivel actual (E(X):315173.8mN(Y)4574478.8m UTM 31N/ETR S89) (Adserias y Bartrolí, 2007). 215
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO  zona catalana es muy frecuente para los yacimientos epipaleol  ticos, pero no para ...
216 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO En dicha intervención se abrieron dos sectores, en uno de los cuales, en su primer nivel, se localizó abundante cerámica; fue uno de los pocos casos de yacimientos del Montsant con ocupaciones de cronología neolítica. La sección de mayor interés es la descrita en el sector II., que se desarrolla en 5 niveles. El nivel I corresponde al nivel superficial de matriz arenosa, con gran cantidad de gravas de 1 a 3 cm y un fuerte componente orgánico; incorpora materiales arqueológicos de los niveles inferiores a causa de las remociones agrícolas. El nivel II se localiza en las partes protegidas por la visera del abrigo, su matriz está compuesta de la degradación de los materiales de la pared del abrigo e incorpora material arqueológico del nivel anterior en su zona de contacto. El nivel III, dividido en dos subniveles, presenta, en su tramo inferior, el verdadero nivel arqueológico, con muchos restos líticos, sin cerámica. El nivel IV, de matriz limosa, sólo presenta algunos elementos líticos incorporados del nivel superior; y el nivel V corresponde a la terraza donde se asienta el yacimiento, compuesto fundamentalmente de cantos rodados. Aparecieron más de 20.000 restos líticos, casi todos en sílex, de los que un 3,4% son piezas retocadas, con predominio de los raspadores, seguidos por los elementos de retoque abrupto y, finalmente, de los buriles. La fauna es muy escasa, muy mal conservada; sólo; puede decirse que predominan restos de Capra pyrenaica junto a Cervus elaphus y Oryctolagus cuniculus. Contamos con una datación radiocarbónica fiable, que además corresponde a la base de la secuencia, del nivel V, estéril. La fecha es de 12.317±114 BP, y por las razones mencionadas de dónde se localiza la muestra, no es tenida en consideración por los directores de la excavación (M.Adserias comunicación personal). No obstante, a nuestro parecer da una fecha post quem para el paquete arqueológico del nivel III y recuerda a las obtenidas en otros yacimientos de la zona con importantes similitudes tecnotipológicas, como son L’Hort de la Boquera y Els Colls. (Adserias et al., 1996). 3. f. Otros yacimientos del valle medio del río Montsant. Presentados los principales yacimientos intervenidos, debemos recordar, como se ha hecho en la introducción, que las investigaciones de S. Vilaseca y nuestras propias prospecciones, han permitido identificar muchos otros yacimientos, ya sea en cueva o abrigo, ya sea al aire libre, en lo que es el valle medio del río Montsant; este hecho que convierte este espacio uno de los de mayor concentración de estaciones arqueológicas del nordeste de la Península Ibérica. L’ Hort d’en Marquet es una zona con abundante sílex en superficie, localizada el año 1980 y que presenta, en una de las zonas en que aparece material lítico, una estratigrafía actualmente muy maltrecha por la actividad humana en época histórica. En un segundo nivel de dicha secuencia, de unos 10- 15 centímetros de potencia, se detectaba una concentración de material arqueológico, que estaba compuesto, entre las piezas retocadas, de raspadores, buriles y elementos de dorso rebajado. Sin dataciones absolutas, y con los datos procedentes de otros yacimientos excavados y datados (Els Colls y L’Hort de la Boquera), es muy factible que el yacimiento corresponda al Paleolítico superior final. (Fullola y García-Argüelles, 1980). El Planot sería otro de estos yacimientos. Se trata de un yacimiento en superficie, el único situado en la terraza superior del río, a más de 30 m por encima del nivel actual, en el límite delos términos municipales de Margalef de Montsant y La Bisbal de Falset. Se recuperaron unas 50 piezas, con un predominio de raederas y denticulados. Por ello, junto a su situación en la terraza superior, suponemos una cronología musteriense del yacimiento (Fullola y GarcíaArgüelles, 1982-83). 4. Conclusión Tras la descripción de algunos de los principales yacimientos, creemos que queda explicitada la importancia arqueológica del valle del Montsant, especialmente por lo que respecta a las fases finales de las comunidades cazadoras-recolectoras del Paleolítico superior avanzado y del Epipaleolítico. En este sentido, fuera de este margen cronológico, solamente contamos por el momento un yacimiento que podria atribuirse al Paleolítico medio (El Planot) y dos ocupaciones adscribibles al Neolítico (en los niveles superiores de l’Auferí y El Filador). Muy probablemente, el atractivo geográfico y ecológico de la zona para los cazadores recolectores debió perderse, al menos por lo que respecta a las potencialidades agrícolas. El grueso de los yacimientos del Montsant son muy homogéneos en una serie de características, entre las que están, cuando tenemos dataciones fiables, la cronológica. Se trata en su mayoría de ocupaciones realizadas en abrigos situados en el segundo nivel de terrazas del río, a unas alturas sobre su nivel actual que oscilan entre los 20 y 25 metros. Éstos se sitúan en ambos márgenes del Montsant, pero todos coinciden en una posición de convergencia entre el río y el final de barrancos que van a dar a él y que se incician en las sierras que lo encajan, la Sierra del Montsant a su izquierda y la de la Llena a su derecha. La especie animal más recurrente es la Capra pyrenaica. Los yacimentos suelen ser unifásicos, con
216  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO un único nivel arqueológico (Boix, L’Auferí, L’Hort de la Boquera), o con varios, pero correspondientes a las mismas fases cronoculturales (Els Colls). Los elementos líticos dominantes son los de dorso o los raspadores, que son siempre más abundantes que los buriles. Sus dataciones se mueven entre mediados del del XIII y mediados del XII milenios BP, cosa que los haría sincrónicos a las fases finales del Magdaleniense. A pesar de ello, presentan sus particularidades, como la ya mencionada escasez de buriles y el predominio de los raspadores, la falta de industria ósea (aunque en este caso pueda deberse a sesgos postdeposicionales) o, en algún caso la presencia de arte mueble figurativo sobre soporte lítico (L’Hort de la Boquera), algo que empieza a generalizarse para los yacimientos tarraconenses de este momento (Molí del Salt, tal vez Sant Gregori) y que los acerca a yacimientos sincrónicos de la vecina zona de Castellón; con todo ello pensamos que podría adscribirse al Paleolítico superior final, sincrónica a lo que conocemos como Magdaleniense superior final, con algunas particularidades regionales. Por el momento, según los datos de la industria lítica, la fauna y la situación de los yacimientos, suponemos que estos yacimientos del Paleolítico superior final del valle del Montsant puedan responder a un patrón de ocupación similar: estaciones cercanas al río, que permitían la recolección del sílex que abunda en él y que tal vez se explotaban recursos alimentarios, que, por otra parte, facilitarían el acceso, a través de los barrancos, de las zonas altas de las sierras circundantes para la caza especializada de la cabra montés, o que se aprovechase la zona de intersección entre barrancos y el río para esperar estas presas en algún momento que descendiesen de las sierras para ser capturadas. Finalmente, y aunque en la actualidad el yacimiento representa una excepción al modelo explicado antes, tenemos el abrigo de El Filador, que gracias a su secuencia estratigráfica y a su completa serie de dataciones, así como a la reinterpretación de alguno de sus niveles, continua siendo un referente para la sistematización de las diferentes facies del Epipaleolítico en la zona noreste de la Península ibérica, con la presencia de momentos microlaminares, geométricos y de muescas y denticulados (García-Argüelles et al., 2005; García-Argüelles et al., 2013). 217
VALLE DEL EBRO, PIRINEOS Y PREPIRINEO  un   nico nivel arqueol  gico  Boix, L   Aufer  , L   Hort de la Boquera , o con va...
4 cuencas mediterráneas; norte del ebro CUENCAS HIDROGRÁFICAS ATLÁNTICAS NOROCCIDENTALES 219
4  cuencas mediterr  neas  norte del ebro  CUENCAS HIDROGR  FICAS ATL  NTICAS NOROCCIDENTALES  219
Yacimiento Numeración mapa Yacimiento Abric Romaní 41 La Cansaladeta 42 La Cativera 43 Cinglera del Capelló 44 Conjunto del Reclau Viver 45 Conjunto Pleistoceno de St. Julià de Ramis Conjuntos de La Selva y Puig d’en Roca 46 Conjuntos de Pleistoceno medio del Montgrí 47 Cova de l’Arbreda 48 Cova del Gegant 49 Cova del Rinoceront 50 Els Vinyets 51 Barranc de la Boella 52 Molí del Salt 53 Numeración mapa Cova de les Teixoneres y Cova del Toll 54 Vallparadís 55
Yacimiento  Numeraci  n mapa  Yacimiento  Abric Roman    41  La Cansaladeta  42  La Cativera  43  Cinglera del Capell    4...
Josep Vallverdú*,**, Ethel Allué*,**, Amelia Bargalló*,**, Isabel Cáceres*,**, Gerard Campeny*,**, María Gema Chacón*,**,***, Maria Joanna Gabucio*,**, Bruno Gómez*,**, Juan Manuel López-García****, Mónica Fernández*,**, Juan Marín*,**, Francesca Romagnoli*,**,*****, Palmira Saladié*,**, Alex Solé*,**, Manuel Vaquero*,**, Eudald Carbonell*,**,******. Abric Romaní (Capellades, Anoia) Coordenadas topográficas UTM ETRS89 31T 390560.5 (E) 4598740,7(N) 302 n.n.m. 1. Situación y historia de las investigaciones El yacimiento de l’Abric Romaní es un gran abrigo situado en la vertiente Norte del acantilado de travertínico de la Cinglera del Capelló (Capellades, província de Barcelona). La Cinglera es un escarpe de 60 m de espesor formado en el flanco oriental de una mesa de travertino lacustre y de fuentes del acuífero multicapa de Capellades. La localidad de Capellades se asienta sobre esta mesa de travertino a una altitud sobre el nivel del mar de 300-320 m. La Cinglera del Capelló fue intensamente explorada por Amador Romaní a principios del siglo XX. A. Romaní fue un empresario de la industria del papel de Capellades y un naturalista asociado a la Institució Catalana d’Història Natural vinculada a l’Institut d’Estudis Catalans. L’Abric Romaní, también conocido localmente como Balma del fossar vell antes de su descubrimiento el año 1909, es uno de los primeros yacimientos de la península ibérica en el que se reconocen industrias líticas musterienses. Las primeras campañas de excavación en l’ Abric Romaní son auspiciadas por l’Institut d’Estudis Catalans primero con la dirección del padre Nobert Font i Sagué y después con el ingeniero de minas Lluís Marià Vidal. * Cien años después de su descubrimiento, en l’Abric Romaní se pueden diferenciar 3 grandes intervalos de actividad investigadora y excavaciones arqueológicas. El primero ocupa hasta los años 30 del siglo pasado y sus resultados tienen relación con la argumentación sobre la antigüedad y la presencia del hombre de Neandertal en Catalunya. Esta fase culmina con la publicación en la Història de Catalunya d’Antoni Rovira i Virgili del sondeo estratigráfico del pozo 1, representado en el Atlas realizado por Amador Romaní, con un espesor de 10 m (Fig. 1). El segundo período fue protagonizado por el Dr. Eduardo Ripoll y el V congreso del INQUA realizado en España. Los trabajos del Dr. Ripoll se basaron en la revisión estratigráfica y ampliación de los sondeos realizados por Amador Romaní. Además hubo estudios específicos dedicados a las industrias líticas del Paleolítico Superior, la capa 2 de la nomenclatura de Amador Romaní, por el Dr. Georges Laplace. Los profesores Henry de Lumley y Eduardo Ripoll publicaron la revisión estratigráfica y las industrias líticas musterienses en varios textos durante la primera mitad de los años 60 del siglo pasado. El último período de trabajos de excavación y de investigación perdura hasta la actualidad desde 1983. Los primeros años de este proyecto fue protagonizado por un grupo de trabajo vinculado a la Universitat Autònoma de Barcelona y al Centre de Recerques Paleoecosocials (CRPES) bajo la dirección del Dr. Eudald Carbonell, Artur Cebrià y el Dr. Rafael Mora. El programa de investigación de esta última fase de excavación obedece a un planteamiento basado en IPHES, Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social, C. Marcel.lí Domingo s/n, Campus Sescelades URV (Edifici W3), 43007 Tarragona, Spain ** Àrea de Prehistòria, Universitat Rovira i Virgili (URV), Avinguda de Catalunya 35, 43002 Tarragona, Spain *** UMR7194 – Département de Préhistoire, Muséum national d’Histoire naturelle, 1, rue René Panhard, 75013 Paris, France **** Sezione di Scienze Preistoriche e Antropologiche, Dipartamento di Studi Umanistici, Università degli Studi di Ferrara, Ferrara, Italy ***** Cattedra di Preistoria, Dipartimento di Storia, Geografia, Archeologia, Arte e Spettacolo, Università degli Studi di Firenze, Via S. Egidio 21, 50122 Firenze, Italy ****** Visiting professor, Institute of Vertebrate Paleontology and Paleoanthropology of Beijing (IVPP), PR China
Josep Vallverd   ,  , Ethel Allu   ,  , Amelia Bargall   ,  , Isabel C  ceres ,  , Gerard Campeny ,  , Mar  a Gema Chac  n...
222 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Figura 1. Situación de l’Abric Romaní en el NE de la península Ibérica y esbozo de la sección del yacimiento con los trabajos realizados por Amador Romaní durante el primer cuarto del siglo pasado. En esta sección fue publicada en la Història de Catalunya el año 1928 en el que estaca la ejecución del pozo 1. la excavación en extensión de niveles arqueológicos muy delgados y en apariencia muy bien preservados (Mora, et al., 1988). La datación de los travertinos por las series del Uranio y la conservación del polen en los sedimentos carbonáticos han proporcionado resultados muy relevantes entorno a la Paleoecología de l’Abric Romaní y la región de Capellades. El talud de l’Abric Romaní es un archivo en un medio sedimentario continental singular y complementario de los archivos paleoambientales globales del Pleistoceno Superior. El equipo de excavación y investigación de la Universitat Rovira i Virgili de Tarragona, bajo la dirección del Dr. Eudald Carbonell, empieza a trabajar en el Abric Romaní durante la intervención arqueológica en extensión del nivel H el año 1989. En la actualidad, este equipo de investigación continua los trabajos de intervención dentro de l’Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social (IPHES). La investigación y desarrollo de estas excavaciones ha tenido un interés basado en la documentación espacial de las estructuras y los materiales arqueológicos. La intervención en extensión ha ocupado 9 niveles arqueológicos (del H hasta el P) y han sido publicadas 3 monografías dedicadas a los niveles H, I y J (Carbonell, 1992, Carbonell, 2002, Carbonell i Roura, 2012). A partir del nivel arqueológico K la intervención en extensión es completa y no está afectada por los sondeos de las anteriores fases de trabajos arqueológicos. El grosor de los sedimentos excavados en extensión es cercano a los 10 m. Además, el pozo 1 de Amador Romaní fue profundizado otros 6 m más y se consiguió datar su base en 70.000 años BP. Un sondeo mecánico con recuperación de testimonio ha conseguido documentar otros 30 m de depósitos desde el nivel P, que se encuentra a unos 9 m por de-
222  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
CUENCAS MEDITERRÁNEAS; NORTE DEL EBRO bajo de los últimos travertinos del abrigo. Por tanto, el talud acumulado al pie de la cornisa del abrigo tiene al menos unos 40 m de espesor. Este grosor coloca la base del talud al pie de cornisa del abrigo en la cota topográfica de 260 m sobre el nivel del mar. Esta cota de 260 m es muy próxima a la elevación de la terraza de +20-25 m encajada en el fondo actual del valle del río Anoia. 2. Estratigrafía y cronología La Geología Sedimentaria de los depósitos de talud de l’Abric Romaní tiene una zonación evidente provocada por el papel de las cortinas o viseras carbonatadas presentes en el acantilado. En la región de Capellades reciben el nombre de Capelló. Estas cortinas carbonatadas se forman por la incrustación de vegetales y se desarrollan en las cornisas de forma concomitante con los alveolos de disolución y disgregación granular, o taffonis, de la pared del acantilado. Los alveolos en la pared y la cortina carbonatada en la visera del acantilado configuran la línea de goteo del abrigo. En algunos niveles arqueológicos como en el nivel J o M, la distancia entre el fondo de la pared del abrigo y la línea de goteo puede llegar a ser de más de 12 m. Por lo tanto, en l’Abric Romaní durante los períodos de máximo crecimiento de la cortina carbonatada hay una gran superficie a pie de pared protegida de la intemperie por la visera del abrigo. La estratigrafía de l’Abric Romaní ha sido descrita repetidamente durante los diferentes proyectos de investigación-excavación. Amador Romaní distinguía estratos arenosos y estratos estalagmíticos. En el trabajo de Ripoll y de Lumley reconoce tres tipos de sedimentos-rocas: depósitos de grava y arena; depósitos rojizos calizos; y sedimentos calizos (travertínicos). En las descripciones estratigráficas del inicio de la tercera fase de investigación, destaca la atención dedicada a las diferentes variaciones de las litofacies de travertinos. Todas estas descripciones han partido de observaciones de afloramientos pertenecientes a los estratos superiores de la sucesión estratigráfica del abrigo y coinciden en describir las tres grandes litofacies descritas por los Drs. Ripoll y de Lumley. El estudio del pozo 1 de Amador Romaní confirmó la importancia volumétrica de los travertinos y los sedimentos calizos de precipitación en la sucesión sedimentaria de l’Abric Romaní. Estos travertinos fueron datados profusamente y publicados en Nature por J.L. Bischoff (Bischoff, et al., 1988). Este trabajo detalla la alta resolución cronológica de la sucesión sedimentaria y el potencial del yacimiento para ilustrar los últimos conjuntos arqueológicos de la cultura material de los neandertales en el Noreste peninsular. La alta resolución temporal del archivo sedimentario de l’Abric Romaní era caracterizado por su alta tasa de sedimentación estimada en 0.6 m por cada 1000 años. Las fechas han sido establecidas por las series del Uranio sitúan la sucesión sedimentaria de l’Abric Romaní en el estadio isotópico marino 3 (40 – 60 ka BP). Posteriormente, el mismo geocronólogo publica la cronología calendaria de los travertinos que encajan las industrias del Paleolítico Superior de la capa 2 o nivel A de la actual estratigrafía arqueológica; y calibra la cronología radiocarbón con carbones de esta misma capa (nivel A). Los resultados confirman un grupo consistente y fiable de fechas calendarias de alta resolución temporal para los travertinos del techo de la sucesión sedimentaria del Abrigo y además confirma la antigüedad del Paleolítico Superior en l’Abric Romaní (42.6 ka BP) (Bischoff, et al., 1994). El muestreo en el pozo 1 también proporcionó la oportunidad de investigar la bioestratigrafía polínica de l’Abric Romaní. La investigación palinológica fue llevada a cabo por los Drs. F. Burjachs i R. Julià del Instituto Jaume Almera de Barcelona. Las muestras fueron tomadas en el pozo 1 y en diferentes perfiles disponibles en las antiguas catas de la porción superior de la sucesión sedimentaria del Abric. El registro polínico fue dividido en 5 biozonas en las que hay un registro de cambios climáticos abruptos (Burjachs and Julià, 1994). Las biozonas 1, 2 y 3 muestran unas variaciones en el contenido arbóreo / no arbóreo en un intervalo cronoestratigráfico análogo a las variaciones en el contenido isotòpico del oxígeno determinado en las muestras de hielo de Groenlandia. Las biozonas superiores de la secuencia sedimentaria son más dificiles de correlacionar. De todas formas, la curva polínica de l’Abric Romaní es singular entre los registros sedimentarios continentales de cuevas y abrigos prehistóricos. Incluso muestra más número de cambios cambios ambientales que algunos sondeos marinos del mar Mediterráneo. Además, la investigación geocronológica en los travertinos de la sucesión de l’Abric Romaní permite describir una cronología independiente para estos cambios ambientales observados. A partir del nivel arqueológico J la intervención en extensión en l’Abric Romaní empezó a documentar una gran superficie sin las catas de los antiguos proyectos de investigación. En el centro del abrigo se preservaron dos testimonios estratigráficos. Pero a medida que la profundidad de la intervención arqueológica en extensión aumentaba era evidente que el paramento de la sección de la coveta Nord del yacimiento era el mejor perfil estratigráfico para explicar la Geología Sedimentaria del abrigo (Fig. 2). Pocos años después uno de los testimonios reservados de la pared del abrigo fue excavado mientras que el otro ha sido reducido su volumen para no afectar la 223
CUENCAS MEDITERR  NEAS  NORTE DEL EBRO  bajo de los   ltimos travertinos del abrigo. Por tanto, el talud acumulado al pie ...
224 LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR: ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO Figura 2. Alzado del perfil de la sección de la coveta Nord de l’Abric Romaní y su columna litoestratigráfica sintética. Leyenda: a, conglomerados y arenas tobaceas; b, bioconstrucciones briofíticas; c, gravas angulares cristalinas; d, cementaciones y bioconstrucciones laminadas (algares). e, arenas y fangos siliciclásticos rojizos; f, macizo estalagmítico recristalizado; g, superficies limitantes de las secuencias descritas en el texto; f, límites de secuencias; Comentarios de la columna: I, niveles arqueológicos; II, dataciones series del Uranio; III, numeración de las secuencias; IV, límites de los ciclos Bond, con el número de eventos D-O de Groenlandia y los eventos Heinrich del Atlántico Norte con la escala temporal de GISP2; V, zonas polínicas. documentación espacial de los niveles arqueológicos excavados a pie del abrigo. 2.1. La sección de la coveta Nord El techo de la sucesión estratigráfica del abrigo presenta la fusión de la cortina carbonatada con el suelo del pie del Abrigo después del nivel J. Esta fusión determina el incremento de la frecuencia de los procesos sedimentarios bioquímicos endocarsticos en el registro estratigráfico de esta parte superior de la sucesión de l’Abric Romaní. El resto de la sucesión sedimentaria puede ser descrita por el predominio de los procesos clásticos alternados con la acreción bioquímica (calc-sinter) especialmente cerca de la pared del abrigo. En la línea de goteo, la estratificación muestra la importancia de los procesos de fragmentación de la visera del abrigo. Estos procesos clásticos ya fueron reseñados en los primeros estudios estratigráficos, del último período de investigación, en forma de grandes bloques en el pozo 1 y utilizados como criterio para separar conjuntos estratigráficos. El crecimiento o el retroceso de la cornisa carbonatada del Abric condiciona la localización de la línea de goteo. La deriva temporal de la línea de goteo produce una clara zonación de los depósitos acumulados al pie del escarpe travertínico: una zona interior, entre la pared de la cornisa y la línea de goteo; y una zona exterior, de la línea de goteo con la vertiente del talud del abrigo. La sección de la coveta Nord es un afloramiento de gran calidad para entender los derrubios estratificados (scree, talus d’eboulis) de un escarpe de roca caliza. Muchas de las facies descritas como sedimentos formados por precipitación (travertinos) son rápidamente enterrados y la recristalización es relativamente limitada y permiten su datación por las series del Uranio. La sección de la coveta Nord ha permitido replantear los trabajos de descripción estratigráfica para establecer 5 unidades aloestratigráficas o secuencias.
224  LOS CAZADORES RECOLECTORES DEL PLEISTOCENO Y DEL HOLOCENO EN IBERIA Y EL ESTRECHO DE GIBRALTAR  ESTADO ACTUAL DEL CON...
CUENCAS MEDITERRÁNEAS; NORTE DEL EBRO Estas secuencias se basan de la jerarquización de las discontinuidades o superficies limitantes de los cuerpos sedimentarios. Las secuencias pares contienen depósitos con facies clásticas dominantes y indican el retroceso de la cortina carbonatada de la visera del Abrigo. Las secuencias impares contienen depósitos calizos de precipitación dominantes, y representan la acreción del Capelló. Es muy notable que el colapso de la cortina carbonatada es temporalmente transgresiva: ocurre de forma regular durante todas las secuencias. La secuencia I tiene por horizonte cronostratigráfico superior los últimos travertinos datados en l’ Abric Romaní promediados en 40 ka BP. Esta discontinuidad cuenta con un cambio litológico entre estos últimos travertinos y los sedimentos siliciclásticos rojizos que colmatan la llamada coveta Nord. Estos depósitos han sido datados mediante OSL en 29.5 ± 1.9 Ka BP. El horizonte cronostratigráfico de la base de la unidad I, y que separa la secuencia I de la II, tiene unas fechas medidas en 44.9± 2.5 y 44.6± 1.5 ka BP por las series del Uranio. Estas fechas realizadas sobre travertinos que cubren el nivel E son próximas a la cronología el interestadio 12 de Groenlandia, también conocido como interestadial Hengelo, en la bioestatigrafia polínica de la Grand Pile. El horizonte cronoestratigráfico que separa la secuencia II de la III son los travertinos en los que se asienta el nivel arqueológico Jb y la fecha medida es 50.0 ± 1.6 ka BP. La secuencia III tiene una fecha calendaria de 52.5 ± 1 en su base y los travertinos datados sobre el nivel K pueden ser correlacionados con el interestadio 14 de Groenlandia también conocido como Glinde. La datación de la base de la secuencia 4 aún está por determinar, pero contiene un grupo de fechas anteriores al interestadio de Groenlandia 14. Las secuencias sedimentarias de l’Abric Romaní muestran el control climático en la ritmicidad de los episodios de acreción y retroceso de la cornisa carbonatada. La datación por las series del Uranio de las secuencias de l’Abric Romaní indica la formación de depósitos de precipitación y de fragmentación calizos durante las oscilaciones de cambio ambiental abruptos, en el orden de magnitud de la escala temporal de los ciclos Bond o ciclos de enfriamiento largos. Estos ciclos largos de enfriamiento finalizan con un máximo enfriamiento correlacionado con los eventos de Henrich en el Atlántico Norte. De esta manera, los sedimentos siliciclásticos rojizos del techo de la secuencia II que contienen el nivel E muestran la deposición eólica durante la cronología del evento de Henrich 5. En el techo de la secuencia I, aunque formada por los sedimentos siliciclásticos rojizos del techo datados cerca del evento Henrich 3 mediante OSL, es significativa la fecha determinada en los últimos travertinos de l’Abric Romaní datados en 40 Ka, fecha muy cercana a la cronología del evento de Heinrich 4 en el Atlántico Norte (39 ka BP). En resumen, la cronoestratigrafía y las secuencias de l’Abric Romaní recorren las oscilaciones climáticas descritas mediante el contenido isotópico del oxígeno medido en los sondeos de hielo de Groenlandia. Hasta ahora hemos podido agrupar secuencias de sedimentos y intervalos cronológicos para los estadios y interestadios 9 a 14 y en la actualidad estamos muy cerca de llegar al interestadio-estadio 16-17 de Groenlandia. El modelo de edad de cambio ambiental que proporcionan las secuencias de l’Abric Romaní es independiente y las fechas medidas son calendarias. Estas fechas de cambio ambiental establecidas para grupos de dataciones y estratos limitados por discontinuidades muestran una mejor correlación con el modelo de edad de la localidad GISP2 que el modelo de edad de la localidad GRIP. 3. Paleoambiente La investigación paleoambiental de la secuencia de l’Abric Romaní ha aportado valiosos y numerosos datos para la reconstrucción paleoambiental y su relación con la ocupación humana de este yacimiento arqueológico. Los datos para la reconstrucción paleoambiental proceden de diversos proxies que incluyen la paleobotánica (palinología y antracología) y los micro-vertebrados (micromamíferos, anfibios y reptiles) que se complementan y permiten entender aspectos paleoambientales, climáticos para definir el paisaje en el cual habitaban los neandertales. La secuencia palinológica, a lo largo de las diferentes fases, muestra un dominio de Pinus que caracteriza las formaciones arbóreas durante todo el período (Fig.3). En la base de la secuencia entre 70 y 67 ka BP los datos reflejan una fase climática de carácter cálido con un dominio de los pólenes arbóreos entre los que se identifican Quercus pereni