simplebooklet thumbnail

of 0

LA TECNOLOGÍA ADECUADA


La tecnología adecuada (TA), también conocida como tecnología apropiada o intermedia, es aquella tecnología que está diseñada con especial atención a los aspectos medioambientales, éticos, culturales, sociales y económicos de la comunidad a la que se dirigen. Atendiendo a estas consideraciones, las TA emergen del medio local, y normalmente demandan menos recursos, son más fáciles de mantener, presentan un menor coste y un menor impacto sobre el medio ambiente respecto a otras tecnologías equiparables.

Quienes proponen el término lo usan para describir aquellas tecnologías que consideran más adecuadas para su uso en países en vías de desarrollo o en zonas rurales subdesarrolladas de los países industrializados, en las que piensan que las altas tecnologías no podrían operar y mantenerse. La tecnología adecuada normalmente prefiere las soluciones intensivas en trabajo a otras intensivas en capital, aunque utiliza mecanismos de ahorro de trabajo cuando esto no implica altos costos de mantenimiento o de capital.

El uso adecuado de la tecnología se refiere a usar para investigar y aprender como ventaja, también para comunicarse entre las personas, la elaboración de estos tiene como consecuencia ambiental la: CONTAMINACION DEL AIRE:la emisión de dióxido de carbono a la atmósfera CONTAMINACIÓN DEL SUELO:al desecharla lo contamina CONTAMINACIÓN DEL AGUA: los residuos los desechan a los ríos, lagos o mares.

En la práctica se la define a menudo como la que usa el nivel de tecnología más sencilla que puede alcanzar con eficacia el propósito buscado para esa localización concreta. En todo caso, esta terminología no resulta muy precisa.

E. F. Schumacher dice que esta tecnología, descrita en el libro Lo pequeño es hermoso,1 tiende a promover valores como la salud, la belleza y la permanencia, en ese orden.

El qué constituye la tecnología adecuada en cada caso particular es materia de debate, pero el término es usado generalmente al teorizar para cuestionar la alta tecnología o lo que consideran una excesiva mecanización, los desplazamientos humanos, el agotamiento de recursos naturales o los incrementos de la contaminación asociados a la industrialización. El término ha sido aplicado a menudo, aunque no siempre, a las situaciones que se dan en los países en desarrollo o a las zonas rurales subdesarrolladas de los países industrializados.

Por otro lado, desde una perspectiva vinculada al desarrollo humano y la cooperación para el desarrollo, en el año 2001 se publicaba el Informe de Desarrollo Humano del PNUD titulado “Poner el adelanto tecnológico al servicio del desarrollo humano”.2 En él, se pretendía también dar un sentido más finalista al uso de la tecnología en la línea de lo que entonces se entendía por desarrollo humano, concepto que ha ido cambiando con el tiempo. Esta publicación constituye el primer intento de vincular la tecnología y el desarrollo bajo el paradigma del Desarrollo Humano. En años posteriores, múltiples informes adoptan el término y lo completan.345 Además, organizaciones como la Federación Española de Ingeniería Sin Fronteras, en colaboración con departamentos de diversas universidades como la Universidad Politécnica de Cataluña o la Universidad de Valencia, siguieron profundizando en el tema, a medida que el paradigma del Desarrollo Humano iba evolucionando. De esta manera, empezaron a cuestionar las tecnologías clasificadas intrínsecamente como apropiadas.67 La participación de las personas usuarias en todo el ciclo del hecho tecnológico (y por tanto la manera de “gobernarla”), la intencionalidad del desarrollo tecnológico y de las tecnologías concretas desarrolladas (aunque puedan tener un buen uso en casos concretos, difícilmente pueden por si mismas escapar del modelo de desarrollo en el que y para el cual fueron desarrolladas), así como el cuestionamiento de la neutralidad intrínseca de la tecnología (vinculándola ya claramente a elementos como política y ética, mientras se recupera el pensamiento a este respecto de autores como Habermas8 o más modernos como Ramón Queraltó9), definen el camino que está tomando el enfoque de Tecnología para el Desarrollo Humano