simplebooklet thumbnail

of 0

LA TECNOLOGÍA ADECUADA


PROFESOR: JAIRO BAEZ 

LAURA SOFIA SANCHEZ AGUDELO

801

¿QUE ES ?

La tecnologia adecuada (TA), también conocida como tecnologia apropiada o intermedia, es aquella tecnologia que está diseñada con especial atención a los aspectos medioambientales, éticos, culturales, sociales y económicos de la comunidad a la que se dirigen. Atendiendo a estas consideraciones, las TA emergen del medio local, y normalmente demandan menos recursos, son más fáciles de mantener, presentan un menor coste y un menor impacto sobre el medio ambiente respecto a otras tecnologías equiparables.

El uso adecuado de la tecnología se refiere a usar para investigar y aprender como ventaja, también para comunicarse entre las personas, la elaboración de estos tiene como consecuencia ambiental la: CONTAMINACION DEL AIRE:la emisión de dióxido de carbono a la atmósfera CONTAMINACIÓN DEL SUELO:al desecharla lo contamina CONTAMINACIÓN DEL AGUA: los residuos los desechan a los ríos, lagos o mares.

En la práctica se la define a menudo como la que usa el nivel de tecnología más sencilla que puede alcanzar con eficacia el propósito buscado para esa localización concreta. En todo caso, esta terminología no resulta muy precisa.

Podría argumentarse que para una sociedad tecnológicamente avanzada una tecnología más cara y compleja, que requiera mantenimiento especializado y altas entradas de energía, podría ser una "tecnología adecuada".

Con el tiempo, como reflejo de los cambios habidos en el pensamiento sobre el desarrollo, el significado de la tecnología apropiada ha ido evolucionando e incorporando sobre todo tres principios:

1) La importancia de los conocimientos de la población rural. Inicialmente, estas tecnologías se diseñaban sobre todo en laboratorios de los países occidentales, por lo que a veces no eran realmente adecuadas a los contextos en los que se introducían. Sin embargo, con el tiempo los programas se han centrado crecientemente en la mejora de técnicas y tecnologías ya empleadas por la población local.


2) La sostenibilidad medioambiental es una tercera condición a la que se presta creciente atención en el diseño de las tecnologías apropiadas. Por consiguiente, éstas deben reducir los residuos, incrementar la eficiencia en el uso de los recursos, y sustituir los productos y procesos dañinos para el medio.

3) La participación de la población, que se ha asumido como imprescindible para poder desarrollar una tecnología realmente apropiada a sus necesidades, gracias a la influencia ejercida por las metodologías y enfoques participativos, gestados en el campo del desarrollo también desde los 70. Todos los usuarios y beneficiarios de nuevas tecnologías deben ser consultados, a fin de analizar cuáles son sus necesidades, si la nueva tecnología es realmente adecuada, quién se beneficiará, quién la controlará y velará por su mantenimiento, y qué impacto socio-económico tendrá. Especial atención debe prestarse a las mujeres, evitando que su voz quede silenciada a pesar de ser frecuentemente el colectivo más afectado. De este modo, el enfoque de la tecnología apropiada se orienta a apoyar a los pobres para que tomen sus propias decisiones en cuanto a la adopción de tecnologías, ofreciéndoles el acceso a la información que precisen.

En resumen las tecnologías apropiadas presentan las siguientes características generales: Requieren poca inversión de dinero, menos que las tecnologías intensivas de capital. Priorizan el uso de materiales disponibles en el lugar, para abaratar costes y reducir los problemas de suministro. Son relativamente intensivas en mano de obra, pero más productivas que muchas tecnologías tradicionales. Tienen una escala suficientemente reducida como para ser sufragables por familias individuales o grupos pequeños de familias. Pueden ser comprendidas, controladas y mantenidas por la población sin un alto nivel de cualificación específica. Pueden ser producidas en las aldeas o en pequeños talleres. Suponen que las personas pueden trabajar y trabajarán juntas para aportar mejoras a la comunidad. Son flexibles, pueden adaptarse a diferentes contextos socioculturales, lugares y circunstancias cambiantes. Pueden utilizarse sin dañar el medio ambiente.