La Chica Minúscula y La Rata

Esa es una historía

(historía original)

sobre una chica

pelirroja, con ojos

azules quien era una

bibliotecario infeliz.

Adrianna vivía en una

de las ciudades mas

grandes del mundo,

pero ella se confinaba

a una mesa de ayuda

pequeña en su

biblioteca local. La

parte favorita de su

día eracuando salía a

almorzar.

Una día, Adrianna tenía mucha hambre, así que ella compró tres perritos calientes del primer carrito de comida que ponía encontrar. Ella comío cada perrito caliente en dos bocados. Inmediatamente su estómago empezó hacer ruidos inquietantes. Ella empezó a encogerse mientras ella estaba en un veja de la acera y ella gritó por ayuda, pero nadie ponía oír su voz minúscula. Ella cayó a través del veja de la acera a la agua repugnante debajo.

La alcantarilla estaba oscura y misteriosa y olía como un cuarto de baño. De repente, ella oyó un sonido que estaba viniendo de las sombras. Una rata con piel, gris sucia aparecía y Adrianna tenía miedo porque la rata estaba llevando un cinturón con muchos cuchillos. Ella intentó escapar y corrióa través de la alcantarilla. La rata la gritó parar, pero ella no paró, así que la rata la cazó.

Ella corría cuando encontró un agujero en la pared, y corrió a través del agujero, y tropezó para algo. La rata le siguió. Cuando ella se levantó y miró al cuarto, ella se dio cuenta que estaba en una cocina minúscula...con excesivo queso.

La rata empezó hablar, “No tengas miedo. Yo soy solamente una rata. Me llamo Remy y soy una rata simpático. Es mi cocina.

 

Adrianna respondió, “Yo estoy muy feliz que tú eres simpático. Tengo mucho miedo porque estaba preocupado que tú vas a cortarme con sus cuchillos.”

 

“Jajajajaja. No corto la gente, corto solamente queso porque me gusto mucho elqueso.

 

“Tienes suerte porque tienes una cocina. En Nueva York, mi apartamento es muy pequeño y no tengo una cocina.”

Remy decidió que fue a enseñarle cocinar una tarta de queso. Puso los ingredientes encima de la mesa de la cocina. Ella combinó los ingredientes en una taza y lo pusó en una sartén. Después, ella puso la sartén en el horno, y un olor maravilloso vino la cocina, y lo olía mejor que la alcantarilla. Cuando el temporizador sonó, ella la sacó del horno.

“Eso está maravilloso! Eres una cocinera fantástica con un talento oscuro,” Remy le dijo.

 

“Muchas gracias, Remy! Los siento que te juzgué mal a primera vista,” ella respondió.

 

Ella comía el primer bocado cuando se despertó. Adrianna se durmió a su mesa durante su pausa de almozar.

 

“Quiero estar en mi sueño!”

El Fin