es un contenido de textos literarios unidos con un fin dar a conocerlos

 L i t e r a c t i v a t e

Textos literarios :

Lo mas trendy de esta temporada, nuevas formas de poder redactar correctamente  ...

además cuentos y mucho más  

Les damos una cálida bienvenida los chicos de la revista Literactívate, queremos iniciar con muchas ganas y deseándoles que les vaya muy bien en este mes, mejor dicho, todo el año les deseamos suerte. Bueno, dejando de lado los saludos, les presentaré a los colaboradores de esta edición:

 

-Bautista Montes Alejandro

-Hernández Jiménez Hannia Selene

-Pérez Marical Emanuel Alberto

-Sierra Ávila Anaid

-Hernández Diego Arantxa

-Pérez Sánchez Carlos Fernando

COLABORADORES

 

 

 

 

 

  La comunidad de estudiantes del Colegio de Bachilleres     del Estado de Oaxaca (COBAO), se honra en presentar la revista "LITERACTIVATE", la cual es emerge con la  intenciòn de informar y servir como fuente ùtil  para el       aprendizaje de textos recreativos en la vida diaria de             nuestra sociedad.     

 Nuestra bases para la creación de ésta revista fue imaginaruna riqueza literaria en la cual aprendamos de manera   recreativa, construirla y llevarla a cabo. Es de ahí donde    surge el impulso de nuestra inspiración.     

consideramos como objetivo primordial forjar ideas en lectores ineligentes y conscientes, pues nos basamos también en ejemplares centrales para el enriquecimiento de información.      

Cabe señalar que esta revista ha concebido con el deseo unanime de entretener el enrequicimiento de información, pues persigue una alta calidad para su entretenimiento  y satisfacción.   

 

MENSAJE DEL DIRECTOR

Índice 

1.- El león y el ratón

 

2.- El otro yo

 

3.- Cyberman y sus amigos

 

4.- Canción Señor Presidente

 

5.- Adivina adivinador

 

6.- Trabalenguas

 

7.- Refranes

 

8.- Poesía

El león y el ratón 

Después de un largo día de caza, un león se echó a descansar debajo de un árbol. Cuando se estaba quedando dormido, unos ratones se atrevieron a salir de su madriguera y se pusieron a jugar a su alrededor. De pronto, el más travieso tuvo la ocurrencia de esconderse entre la melena del león, con tan mala suerte que lo despertó. Muy malhumorado por ver su siesta interrumpida, el león atrapó al ratón entre sus garras y dijo dando un rugido:

 -¿Cómo te atreves a perturbar mi sueño, insignificante ratón? ¡Voy a comerte para que aprendáis la lección!-

El ratón, que estaba tan asustado que no podía moverse, le dijo temblando:

 - Por favor no me mates, león. Yo no quería molestarte. Si me dejas te estaré eternamente agradecido. Déjame marchar, porque puede que algún día me necesites –

 - ¡Ja, ja, ja! – se rió el león mirándole - Un ser tan diminuto como tú, ¿de qué forma va a ayudarme? ¡No me hagas reír!.

 Pero el ratón insistió una y otra vez, hasta que el león, conmovido por su tamaño y su valentía, le dejó marchar.

 Unos días después, mientras el ratón paseaba por el bosque, oyó unos terribles rugidos que hacían temblar las hojas de los árboles.

 Rápidamente corrió hacia lugar de donde provenía el sonido, y se encontró allí al león, que había quedado atrapado en una robusta red. El ratón, decidido a pagar su deuda, le dijo:

 - No te preocupes, yo te salvaré.

 Y el león, sin pensarlo le contestó:

 - Pero cómo, si eres tan pequeño para tanto esfuerzo.

 El ratón empezó entonces a roer la cuerda de la red donde estaba atrapado el león, y el león pudo salvarse. El ratón le dijo:

 - Días atrás, te burlaste de mí pensando que nada podría hacer por ti en agradecimiento. Ahora es bueno que sepas que los pequeños ratones somos agradecidos y cumplidos.

 

El león no tuvo palabras para agradecer al pequeño ratón. Desde este día, los dos fueron amigos para siempre.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EL OTRO YO

Mario Benedetti (Uruguay, 1920-2009)

Se trataba de un muchacho corriente: en los pantalones se le formaban rodilleras, leía historietas, hacía ruido cuando comía, se metía los dedos a la nariz, roncaba en la siesta, se llamaba Armando Corriente en todo menos en una cosa: tenía Otro Yo.
El Otro Yo usaba cierta poesía en la mirada, se enamoraba de las actrices, mentía cautelosamente , se emocionaba en los atardeceres. Al muchacho le preocupaba mucho su Otro Yo y le hacía sentirse incómodo frente a sus amigos. Por otra parte el Otro Yo era melancólico, y debido a ello, Armando no podía ser tan vulgar como era su deseo.

Una tarde Armando llegó cansado del trabajo, se quitó los zapatos, movió lentamente los dedos de los pies y encendió la radio. En la radio estaba Mozart, pero el muchacho se durmió. Cuando despertó el Otro Yo lloraba con desconsuelo. En el primer momento, el muchacho no supo que hacer, pero después se rehizo e insultó concienzudamente al Otro Yo. Este no dijo nada, pero a la mañana siguiente se había suicidado.

Al principio la muerte del Otro Yo fue un rudo golpe para el pobre Armando, pero enseguida pensó que ahora sí podría ser enteramente vulgar. Ese pensamiento lo reconfortó.

Sólo llevaba cinco días de luto, cuando salió la calle con el propósito de lucir su nueva y completa vulgaridad. Desde lejos vio que se acercaban sus amigos. Eso le lleno de felicidad e inmediatamente estalló en risotadas . Sin embargo, cuando pasaron junto a él, ellos no notaron su presencia. Para peor de males, el muchacho alcanzó a escuchar que comentaban: “Pobre Armando. Y pensar que parecía tan fuerte y saludable”.

El muchacho no tuvo más remedio que dejar de reír y, al mismo tiempo, sintió a la altura del esternón un ahogo que se parecía bastante a la nostalgia. Pero no pudo sentir auténtica melancolía, porque toda la melancolía se la había llevado el Otro Yo.

 

Mario Benedetti, cuento breve, narrativa breve

 

Señor Presidente yo quiero pedirle por favor 
que pavimente las calles de mi barrio 
como donde vive usted, yeh yeh yeh 

Señor presidente yo quiero pedirle por favor 
que nos arreglen los parques de mi barrio 
como los pinos de usted, yeh yeh yeh 

Aquí en la colonia todo está cada vez mas caro 
y nos piden que hagamos un esfuerzo 
mientras toda la gente de su gobierno 
tiene coche nuevo! 

Señor presidente yo quiero pedirle por favor 
que ya vigilen las calles de mi barrio 
como donde vive usted, yeh yeh yeh 

Señor Presidente con tantos burgueses 
que tiene en su gabinete seguro ya alucina 
que aquí vivimos como usted, yeh yeh yeh 

Aquí nunca hay lana y se la pasan siempre robando 
y los rateros que andan por las calles 
fueron, son o serán un día de la policía! 


Canción Señor Presidente

Vengo de padres cantores, pero yo no soy cantor. Llevo la ropa blanca y amarillo el corazón. ¿Quién soy?

R: EL HUEVO

ADIVINA ADIVINADOR...

Choco me dice la gente, late mi corazón. El que no sepa mi nombre, es un gran tontorrón.

R: EL CHOCOLATE

La A, anda. La B, besa. La C, reza ¿Qué fruta es esa?

R: CEREZA

La A, anda. La B, besa. La C, reza ¿Qué fruta es esa?

 

R: CEREZA

 

 

Mi tía Cuca tiene una mala racha, ¿quién será esta muchacha?

R: LA CUCARACHA

 

Mi tía Cuca tiene una mala racha, ¿quién será esta muchacha?

 

R: LA CUCARACHA

 

Mi tía Cuca tiene una mala racha, ¿quién será esta muchacha?

 

R: LA CUCARACHA

 

 

Con cuatro hojitas me has de buscar si buena suerte quieres encontrar.

R: EL TRÉBOL

 

                                                          

Lado, ledo, lido, lodo, ludo,
decirlo al revés lo dudo.
Ludo, lodo, lido, ledo, lado,
¡Qué trabajo me ha costado!

Si tu gusto no gusta del gusto que gusta mi gusto mi gusto estara a disgusto que gusta mi gusto

Compré pocas copas, pocas copas compré,
como compré pocas copas, pocas copas pagaré.

TRABALENGUAS 

Cuando cuentes cuentos,
cuenta cuantos cuentos cuentas;
porque si no cuentas
cuantos cuentos cuentas,
nunca sabrás cuantos 
cuentos sabes contar.

Si el caracol tuviera cara como tiene el caracol, 
fuera cara, fuera col,  fuera caracol con cara.

“Nunca es tarde para bien hacer; haz hoy lo que no hiciste ayer”

"El que con lobos anda, a aullar se enseña"

"Dime de qué presumes y te diré de qué careces"

REFRANES

"Más sabe el diablo por viejo, que por diablo"

"Mientras hay vida hay esperanza"

"Árbol que nace torcido, jamás su tronco endereza"

POESÍA

Romance VHSónico

 

Una caja de cerillos,

tres días en la carretera,

el hastío me ha consumido,

mi corazón se incinera,

¡mis murmullos son ladridos!!!

 

Alimento mi locura,

las luces me devoran,

mis recuerdos son ahora basura,

en el inexistir afloran;

 

Todo es un videojuego bizarro,

terrorismo transtornado,

trip hop remixeado,

exploitation astral,

batido de delirio;

 

Solo me quedas tú, 

con tus faldas de eternidad, 

tus caricias surrealistas,

¡vamos! canta ese blues de desesperación,

¡oh enfermedad!!!!

 

 

                                                    Alejandro Bautista Montes