simplebooklet thumbnail

La tecnología adecuada (TA), también conocida como tecnología apropiada o intermedia, es aquella tecnología que está diseñada con especial atención a los aspectos medioambientales, éticos, culturales, sociales y económicos de la comunidad a la que se dirigen. Atendiendo a estas consideraciones, las TA emergen del medio local, y normalmente demandan menos recursos, son más fáciles de mantener, presentan un menor coste y un menor impacto sobre el medio ambiente respecto a otras tecnologías equiparables.

of 0

Quienes proponen el término lo usan para describir aquellas tecnologías que consideran más adecuadas para su uso en países en vías de desarrollo o en zonas ruralessubdesarrolladas de los países industrializados, en las que piensan que las altas tecnologías no podrían operar y mantenerse. La tecnología adecuada normalmente prefiere las soluciones intensivas en trabajo a otras intensivas en capital, aunque utiliza mecanismos de ahorro de trabajo cuando esto no implica altos costos de mantenimiento o de capital.

   

  1. El uso adecuado de la tecnología se refiere a usar para investigar y aprender como ventaja, también para comunicarse entre las personas, la elaboración de estos tiene como consecuencia ambiental la: CONTAMINACIÓN DEL AIRE:la emisión de dióxido de carbono a la atmósfera CONTAMINACIÓN DEL SUELO:al desecharla lo contamina CONTAMINACIÓN DEL AGUA: los residuos los desechan a los ríos, lagos o mares.  

2 .

En el proceso de selección de una tecnología un país tiene a su disposición para una elección, dentro de las tecnologías foráneas, un conjunto de tecnologías que conoce, o que puede llegar a conocer sin dificultad y que podría adquirir. No necesariamente estas tecnologías son todas las tecnologías desarrolladas y conocidas en un momento determinado, pues deben reconocerse las debilidades de comunicación que pueden hacer que un país no conozca sino una parte de este conjunto. Por otro lado, es posible que no todas las tecnologías que conozca estén a su alcance. Algunas de ellas, aunque conocidas, pueden no estar disponibles porque ya no se producen sus equipos o maquinarias o porque uno de sus insumos no está disponible en el mercado, o porque se tienen restricciones para su comercialización.      


3  

Surge entonces en el proceso de selección la necesidad de elegir lo que ha dado en llamarse una tecnología adecuada para un país. Para esta elección es necesario entonces conocer las características de las tecnologías disponibles y definir los criterios que orienten la elección de la tecnología más conveniente a los objetivos de desarrollo y más coherente con las características económicas, sociales y ambientales de un país. Así pues, si un país utiliza tecnología no adecuada es porque no se hizo una correcta evaluación para la selección, o se hizo una mala aplicación de los criterios.      


La tecnología disponible actualmente en el mundo tiene características propias de las condiciones económicas y tecnológicas de los países avanzados donde fue desarrollada. Estos atributos, como se acaba de ver, están íntimamente ligados al proceso de desarrollo económico y al estado de desarrollo tecnológico de dichos países. La historia muestra, en términos generales, que la evolución de la tecnología en tales países ha seguido una trayectoria dirigida al aumento del ingreso; a la elevación de la productividad de la mano de obra; al incremento en la extensión y refinamiento de los productos dirigidos a los niveles de ingreso alto; al aumento de la especialización; al crecimiento de la inversión por empleado; a la ampliación a un número mayor de actividades productivas con una incorporación mayor y en forma creciente de nuevos conocimientos, y a requerimientos de mayor educación de la fuerza de trabajo. Si se mantienen estas tendencias, y los países subdesarrollados sólo utilizan como alternativas para su cambio tecnológico la transferencia indiscriminada de tecnologías desarrolladas en los países avanzados, luctablemente se mantendrá la dependencia y patrón de desarrollo trasplantado que no corresponde a las necesidades y aspiraciones de los mencionados países y, que no consulta su disponibilidad de recursos y capacidades.