ELLIOT  W.  EISNER     SOBRE  EL  ARTE  Y  LA  CIENCIA  DE  LA  INVESTIGACIÓN  CUALITATIVA  EN   PSICOLOGÍA.   (En  Qualitative  Resesearch  in  Psychology,  de  Camic,  P.  M.,  Rhodes,  J.  E.  &  Yardley,  L.   (eds.).  APA,  Washington,  2003.)     Investigar  en  Psicología,  como  investigar  en  otras  áreas,  está  conformado  por  las   ideas  y  los  ideales  en  torno  al  método.  Por  ideas  e  ideales  quiero  decir  creencias   acerca  de  lo  que  es  válido  estudiar  y  cómo  debe  ser  hecho  ese  estudio.  Los   psicólogos,  como  otros,  abrazan  “religiones”  que  creen  que  definen  el  camino  recto   para  hacer  las  cosas.  El  poder  –y  el  conflicto-­‐  entre  estas  religiones  en  ningún  sitio   es  tan  evidente  como  en  los  debates  acerca  de  la  validez  de  la  investigación   cualitativa  en  psicología,  un  campo  que  se  ha  esforzado  tan  desesperadamente  por   ser  considerado  como  una  ciencia.  Y  la  ciencia  que  históricamente  ha  sido  más   atractiva  para  los  psicólogos  ha  sido  la  física,  por  consenso  la  más  rigurosa  y   fundamental  de  todas  las  ciencias.  Así,  es  comprensible  que  cuando  se  desarrolló   una  visión  de  la  psicología  como  ciencia  a  mediados  del  siglo  XIX,  la  física  fuera  la   concepción  que  sirvió  de  modelo.   La  psicofísica  hizo  su  aparición  cuando  había  interés  en  establecer  la  psicología   como  una  ciencia  experimental.  Fue  en  1858  cuando  Wundt  fundó  su  primer   laboratorio  en  Heidelberg  y  dos  décadas  más  tarde  creó  otro  en  Leipzig.  En  el   mismo  período  Helmholtz  empezó  sus  estudios  científicos  sobre  percepción,  y   Fechner  estaba  haciendo  experimentos  en  psicofísica,  cuyos  resultados  fueron   publicados  en  su  importante  obra,  Elementos  de  Psicofísica  (1889).  La  orientación   alemana  de  la  investigación  psicológica  estuvo  influenciada  por  los  antecedentes   que  gente  como  Helmholtz  trajeron  con  él;  éste  era  “por  intereses  y  temperamento   un  físico”  (Boring,  1929),  Wundt  un  fisiólogo,  y  Fechner  un  físico  y  un  filósofo.   Americanos  como  Stanley  Hall  y  William  James  viajaron  a  Europa  para  estudiar   con  métodos  que  usaron  con  entusiasmo  y,  más  importante,  con  creencias  acerca   de  lo  que  necesitaba  una  ciencia  de  la  psicología.  Por  supuesto,  a  lo  aprendido  le   dieron  un  toque  americano,  pero  la  influencia  de  su  experiencia  en  Europa  fue   inconfundible.   El  final  del  siglo  XIX  marcó  una  línea  divisoria  para  la  psicología  americana;  definió   una  serie  de  ideas  e  ideales  que  todavía  se  mantienen  entre  nosotros.  Estas  ideas   se  hicieron  aún  más  fuertes  por  la  influencia  en  la  primera  mitad  del  siglo  XX  del   positivismo  lógico,  el  operacionismo  y  el  conductismo  americano.  Para  que  la   psicología  fuera  una  ciencia,  argumentaban  los  empiristas,  era  necesario  usar   procedimientos  públicamente  replicables  y  usar  métodos  de  descripción  que   fueran  “objetivos”  –esto  es,  métodos  que  ofrezcan  poco  o  ningún  espacio  para  el   juicio  personal-­‐.  Para  cumplir  este  criterio,  los  fenómenos  psicológicos  examinados   necesitan  ser  medidos.  Esto,  por  supuesto,  imponía  restricciones  a  los  problemas   que  podían  ser  estudiados;  la  mesurabilidad  definía  lo  que  era  aceptable  para   investigar.    La  mente  no  era  un  buen  candidato  para  investigar.  La  conducta  sí  lo   era.    Lo  que  la  psicología  americana  introdujo  durante  los  primeros  50  años  del   sXX  fue  una  situación  estable  de  gran  alcance,  orientada  por  psicólogos  empiristas,  
                  ELLIOT     W.     EISNER            SOBRE     EL     ARTE     Y     LA     CIENCIA     DE     LA     INV...
hombres  como  E.  L.  Thorndike,  James  Cattell,  John  Watson,  Clark  Hull  y  Edward   Chase  Tolman.  Además,  hubo  otros  fuera  de  la  psicología  que  proporcionaron   confort  y  soporte  para  la  cuantificación  de  la  psicología.  Estos  otros  fueron  un   cuadro  de  psicólogos  alemanes,  miembros  del  círculo  de  Viena,  gente  como  Otto   von  Neurath,  Hans  Reichenbach,  Rudolf  Carnap  y  Herbert  Feigel,  individuos  que   querían  limpiar  la  filosofía  de  las  florituras  excesivas  del  lenguaje  filosófico,  tales   como  el  oscurantismo  y  la  imprecisión  de  la  metafísica.  Su  objetivo  fue  desarrollar   una  teoría  unificada  de  la  ciencia  con  la  física  como  centro  y  las  matemáticas  como     lenguaje.     El  deseo  de  desarrollar  una  ciencia  de  la  naturaleza  no  comenzó  en  el  siglo  XIX,  por   otra  parte.  Comenzó,  si  se  recaban  datos  de  la  historia  humana,  con  la  Ilustración.   Por  conveniencia,  podemos  decir  que  empezó  con  Galileo  y  Descartes  y  su  interés   en  la  medida  de  las  relaciones.  Toulmin  describe  el  impacto  de  los  trabajos  de   Galileo  y  Descartes  en  este  sentido:     La  revolución  intelectual  fue  comenzada  por  Galileo  Galilei  y  René  Descartes.  Hubo   dos  aspectos:  hubo  una  revolución  científica,  porque  se  llevaron  a  cabo   innovaciones  sorprendentes  en  física  y  astronomía,  y  fue  el  origen  de  un  nuevo   método  en  filosofía,  desde  el  que  se  estableció  una  tradición  de  investigación  en   teoría  del  conocimiento  y  filosofía  de  la  mente  que  ha  durado  hasta  nuestra  época.     John  Dewey  hizo  similares  observaciones  sobre  el  impacto  del  trabajo  de  Galileo:     El  trabajo  de  Galileo  no  fue  un  avance,  sino  una  revolución.  Marcó  un  cambio  desde   lo  cualitativo  hasta  lo  cuantitativo  o  medible;  desde  lo  heterogéneo  hasta  lo   homogéneo;  desde  las  formas  intrínsecas  hasta  las  relaciones;  desde  la  armonía   estética  hasta  la  fórmula  matemática;  desde  el  disfrute  contemplativo  hasta  la   manipulación  activa  y  el  control;  desde  la  quietud  al  cambio;  de  los  objetos  eternos   hasta  la  secuencia  temporal  (Dewey,  1929).     Es  significativo  que  tanto  Toulmin  como  Dewey  describan  el  cambio  que  impulsó   Galileo  como  una  revolución.    Representaba  en  términos  de  Thomas  Kuhn  un   cambio  de  paradigma,  un  nuevo  camino  de  visión  y  comprensión  de  la  naturaleza   (1996).  La  Ilustración  se  había  basado  en  la  capacidad  de  la  razón  humana  y  su   perfectibilidad.  Esto  suponía  que  la  naturaleza  era  ordenada  y  que  mediante  la   razón  humana  y  métodos  adecuados  este  orden  podía  ser  descubierto  y   comprendido.  El  método  científico  era  la  llave  para  descubrirlo  y  la  cuantificación   su  primer  elemento.  Este  cambio  de  atención  del  “cual”  –esto  es,  de  los  rasgos   cualitativos  de  la  experiencia,  por  la  atención  al  “cuanto”,  materias  y  magnitudes-­‐   fue  una  revolución.   Sobre  este  particular,  y  de  acuerdo  con  Toulmin  (1990),  la  revolución  que  supuso   la  Ilustración  también  estuvo  representada  por  un  cambio  en  el  énfasis  de  lo  oral  a   lo  escrito,  de  la  atención  a  lo  local  por  la  atención    a  lo  general,  de  lo  temporal  o   puntual  a  lo  intemporal,  y  de  lo  particular  a  lo  universal.  Cada  cambio  de  énfasis  (o   punto  de  atención)  fue  un  esfuerzo  por  desplazar  la  abstracción,  por  conseguir  que   lo  personal  y  lo  subjetivo  quedaran  fuera  del  proceso,  y  descubrir  aquellas   regularidades  que  constituían  el  orden  natural  que  preocupaba  a  los  científicos.  Lo   particular  fue  considerado  ruido  en  el  sistema.  Lo  que  se  quería  era  una  exhibición   (visión  general)  de  la  anatomía  de  la  naturaleza,  no  su  aspecto  individual.  El  clima  
hombres     como     E.     L.     Thorndike,     James     Cattell,     John     Watson,     Clark     Hull     y     Edw...
había  cambiado.  Nuevas  ideas  e  ideales  emergieron.  Estas  nuevas  ideas  e  ideales   funcionan  hoy  como  cimientos  epistemológicos  de  la  investigación  más   contemporánea  en  psicología.     EMERGIENDO  TENSIONES  METODOLÓGICAS.   Las  tradiciones  constituyen  el  aglutinante  de  la  cultura.  Mantienen  unidas  las  cosas   y  son  resistentes  al  cambio.  Así,  es  comprensible  que  un  campo  que  se  siente   orgulloso  de  su  respetabilidad  científica  sea  escéptico  sobre  los  esfuerzos   investigadores  guiados  por  criterios  y  métodos  que  difieren  de  los  que  han   prevalecido  largo  tiempo.  La  influencia  de  Galileo  cambió  el  modo  de  descripción   de  lo  cualitativo  a  lo  cuantitativo,  y  sus  ramificaciones  alteraron  nuestra   concepción  del  método.  La  objetividad,  como  he  indicado,  requiere  procedimientos   que  impiden  o  disminuyen  seriamente  la  necesidad  de  juicio;  se  contempla  la   presencia  del  juicio  como  una  frustración,  una  especie  de  error,  el  sesgo  de   parcialidad,  y  el  centro  de  la  ofuscación.  Como  el  tanteo  de  votos,  el  estándar  iba  a   ser  uniforme  y  universal.  Los  criterios  acerca  de  cómo  un  voto  había  sido   contabilizado  no  estaban  permitidos.  Lo  que  se  quería  era  la  habilidad  para  ver  las   cosas  tal  como  eran  realmente.  La  teoría  de  la  correspondencia  de  la  verdad   prevaleció.  De  acuerdo  con  Richard  Rorty,  filósofos  y  científicos  buscaban  sostener   un  espejo  sobre  la  naturaleza  (1979).    Además  de  la  anterior  desiderata,  el  experimento  llegó  a  ser  el  ideal  metodológico   en  el  quehacer  investigador.  No  importaban  los  problemas  de  la  validación   externa;  los  experimentos  hacían  posible  localizar  las  causas  si  las  condiciones   experimentales  estaban  suficientemente  controladas.  Estas  creencias   representaban  una  especie  de  catecismo  metodológico  que  iba  a  ser  aprendido  por   los  aspirantes  a  investigadores  en  busca  de  la  posesión  y  la  necesidad  de  hacer   realmente  una  investigación  “rigurosa”.  Incluso  tan  tarde  como  en  la  década  de  los   50  la  investigación  cualitativa  no  se  tenía  en  cuenta;  para  algunos  era  un  oxímoron.   Hacer  investigación  cualitativa  llegó  a  ser  un  problema  durante  finales  de  los  60  y   comienzos  de  los  70  con  el  creciente  interés  por  el  pluralismo:  metodológico,   cultural  y  epistemológico  y  con  el  descontento  con  la  investigación  en  ciencias   sociales  que  frecuentemente  no  abordaban  la  realidad  cotidiana  de  hombre  y   mujeres  normales.  Para  muchos  académicos  que  sentían  la  necesidad  de  acercarse   a  los  fenómenos  de  interés  en  su  contexto,  el  laboratorio  no  era  necesariamente  el   mejor  lugar.  Si  se  quería  comprender  cómo  sentía  y  se  comportaba  la  gente,  se   necesitaba  estudiarla  en  su  hábitat  natural.  Se  necesitaba  otra  perspectiva  de   investigación,  una  en  la  que  el  criterio  (opinión)  no  tuviera  que  ser  necesariamente   malo.     Este  cambio  en  el  ambiente  cultural  propició  las  condiciones  para  lo  que  ahora   llamamos  investigación  cualitativa.  Pero  aunque  el  término  “investigación   cualitativa”  es  muy  común,  su  significado  no  está  completamente  claro.  ¿Qué  hace   exactamente  cualitativo  a  un  estudio  y  en  qué  sentido  es  una  investigación?     En  primer  lugar,  debemos  reconocer  que  toda  experiencia  es  en  cierto  sentido   cualitativa:  las  cualidades  son  las  fuentes  que  nuestro  sistema  sensorial  utiliza   para  saber  cómo  nos  relacionamos  con  el  ambiente.  Pero  si  esto  es  así,  ¿puede   haber  una  investigación  empírica  que  no  sea  cualitativa?  Mi  respuesta  es  que  no.  El   término  empírico  procede  del  latín  empirio,  que  significa  experimentar.  La   investigación  empírica  siempre  se  refiere  a  fenómenos  que  pueden  ser   experimentados,  y  para  ser  experimentados  los  sentidos  deben  ser  utilizados  con  
hab  a     cambiado.     Nuevas     ideas     e     ideales     emergieron.     Estas     nuevas     ideas     e     ideal...
cualidades,  incluso  cuando  las  cualidades  en  cuestión  sean  imaginarias.  El  estudio   de  la  imaginación  proporciona  resultados  acerca  de  las  cualidades  cuyas   conclusiones  pueden  de  alguna  manera  ser  examinadas,  inferidas  o  revisadas.   Si  esto  es  así,  ¿cuál  es  la  diferencia  entre  los  estudios  cualitativos  y  los  no   cualitativos?  La  diferencia  no  está  en  que  uno  aborde  y  describa  cualidades  y  el   otro  no.  Ambos  lo  hacen;  la  diferencia  entre  ellos  reside  en  las  formas  usadas  para   representarlos  –esto  es,  en  el  medio  usado  por  los  investigadores  para  describir  lo   que  han  estudiado.  La  cuantificación,  la  característica  del  método  científico,   describe  con  respecto  a  magnitudes.  La  cualificación  describe  cualidades  mediante   el  uso  de  un  lenguaje  descriptivo  y  de  significados  asociados  a  tal  lenguaje.  Por   ejemplo,  consideremos  las  diferencias  entre  calor  y  temperatura.  Describir  el  calor   es  describir  la  experiencia  de  alguien  que  probablemente  tiene  sobre  algo  que,  por   ejemplo,  ha  tocado.  La  temperatura,  sin  embargo,  es  una  medida  del  calor.   Describir  el  calor  cualitativamente  es  usar  palabras  que  generen  experiencia   imaginada.  Describir  calor  cuantitativamente  es  medir  sus  magnitudes  con   respecto  a  una  escala.  De  manera  similar,  la  ansiedad  puede  ser  medida  y  también   puede  ser  descrita  lingüísticamente,  aunque  las  dos  formas  de  representación   proporcionan  diferente  información.  Cuando  el  lenguaje  usado  para  describir  los   resultados  de  la  investigación  cualitativa  es  diseñado  hábilmente,  esto  permite  a   alguien  sentir  el  calor.   Permítanme  también  señalar  que  un  investigador  puede  obtener  una  amplia   variedad  de  datos  cuantitativos,  pero  elige  para  representar  sus  resultados  los   cualitativos  antes  que  los  cuantitativos.  Por  ejemplo,  un  investigador  puede  querer   estudiar  las  tensiones  entre  una  pareja  y  decide  contar  la  frecuencia  de  los   comentarios  negativos  que  cada  uno  hace  sobre  el  otro  durante  tres  sesiones  de   terapia.  Claramente  el  investigador  podría  informar  sobre  la  frecuencia  de  cada   comentario,  pero  puede  elegir  en  lugar  de  ello  construir  una  narración  en  la  que  el   carácter  y  cualidad  de  esos  comentarios  sean  transmitidos  al  lector.   Para  conocer  la  vida  en  un  campo  de  concentración  y  decidir  hacer  públicas  sus   características,  uno  puede  querer  usar  gráficos  estadísticos,  pero  al  final  puede   querer  contar  una  historia  o  hacer  una  película.  La  recogida  de  datos  no  prescribe   la  forma  en  que  se  puede  hacer  esto.  Por  ejemplo,  Street  Corner  Society,  de  William   Foote  Whyte  (1993),  un  estudio  sociológico  de  la  vida  de  los  italianos  en  el   extremo  norte  de  Boston,  podría  haber  sido  una  película  –es  seguro  que  un  trabajo   diferente-­‐  si  Whyte  hubiera  tenido  conocimientos  cinematográficos  y  deseos  de   hacerla.   He  estado  hablando  acerca  de  las  características  descriptivas  de  la  investigación   cualitativa  en  gran  parte  con  respecto  al  uso  del  lenguaje.  Pero  el  lenguaje  tiene   más  de  una  forma.   Consideremos  la  descripción  del  vino,  o  la  descripción  de  un  jugador  de  fútbol   profesional  por  un  experto  locutor  de  radio.  En  el  primer  caso,  las  metáforas  son   utilizadas  para  traducir  cualidades  de  la  experiencia  generada  por  las  cualidades   del  vino.  Una  crítica  enológica  puede  hablar  acerca  del  aroma  del  vino,    su  acabado,     su  rotundidad  o  su  carácter  mantecoso.  La  tarea  del  enólogo  es  decir  lo  indecible   usando  sugestivamente  el  lenguaje.  El  locutor  de  fútbol  también  usa  el  lenguaje  de   manera  evocadora  y  como  el  enólogo  también  posee  un  léxico  complejo  de   términos  técnicos  para  describir  lo  que  está  pasando.  Lo  que  tenemos  en  ambos   casos  son  individuos  que  pueden  “leer”  fenómenos  en  sus  respectivos  campos  y   que  usan  el  lenguaje  para  describir  las  cualidades  que  ellos  han  experimentado.  
cualidades,     incluso     cuando     las     cualidades     en     cuesti  n     sean     imaginarias.     El     estudi...
El  uso  de  un  lenguaje  evocador  es  un  medio  con  el  que  quien  describe  intenta   ayudar  a  leer  o  escuchar  de  manera  segura  una  imagen  o  una  sensación  para  la   situación  o  cualidades  descritas.  Cuanta  mayor  sea  la  evocación  que  se  produce  a   través  del  lenguaje,  más  cerca  está  la  descripción  de  ser  una  forma  de  arte.  La  más   refinada  manifestación  del  lenguaje  usada  como  forma  de  arte  se  encuentra  en  la   poesía  y  la  literatura.  Cuando  leemos  literatura  nos  aseguramos  una  comprensión   de  los  contextos,  situaciones,  problemas  y  resoluciones  que  el  escritor  inventa  para   nosotros.  A  través  de  esta  invención  somos  capaces  de  participar   imaginativamente  en  otros  mundos.  La  descripción  no  tiene  por  qué  ser  lingüística.   Puede  ser  visual,  como  en  un  film  o  vídeo.  Hay  más  de  una  manera  o  medio  para   describir,  y  cada  una  oculta  tanto  como  revela.  La  cuantificación  es  una,  pero  sólo   una,  forma  de  representación.  Cada  forma  de  representación  tiene,  por  así  decir,  su   propio  prejuicio  (sesgo).   Los  prejuicios  viene  de  muchas  fuentes.  Una  fuente,  como  ya  se  ha  indicado,  es  la   forma  de  representación  que  se  elige.  Algunas  cosas  necesitan  ser  vistas  para  ser   comprendidas  –o  creídas.  El  sesgo  también  procede  del  hecho  de  que  la  forma  de   representación  que  se  elige  utiliza  influencias,  pero  no  determina  lo  que  se  busca.   Parafraseando  a  Abraham  Maslow,  si  la  única  herramienta  que  tienes  es  un   martillo,  tratarás  todas  las  cosas  como  si  fueran  un  clavo.  Tendemos  a  buscar  lo   que  sabemos    ver  o  hacer  con  las  herramientas  que  sabemos  usar.     El  sesgo  también  surge  del  marco  teórico  de  referencia  que  aplicamos  a  los   fenómenos  que  tramos.  Freudianos  y  Hullianos  ven  mundos  diferentes   (Bronfenbrenner,  1970).  Otra  fuente  de  prejucio  viene  de  los  propósitos  que   tenemos;  nada  es  tan  selectivo  como  la  percepción,  y  aquello  que  nos  interesa   saber  afecta  a  lo  que  probablemente  busquemos.     FUENTES  DE  SIGNIFICADO  EN  INVESTIGACIÓN  CUALITATIVA     El  punto  anterior  es  para  subrayar  la  idea  de  que  todas  las  formas  de  investigación,   como  todas  las  formas  de  representación,  tienen  sus  propias  limitaciones  y   proporciona  sus  propias  posibilidades,  incluyendo  las  limitaciones  y  posibilidades   de  la  cuantificación  y  la  experimentación.  La  mente  no  puede  ser  separada  de  la   materia.  La  pregunta  metodológica  para  los  investigadores  no  se  responde   descubriendo  cómo  asegurar  la  visión  del  mundo  desde  la  rodilla  de  Dios  o  cómo   alcanzar  una  perspectiva  ontológica  objetiva;  todas  las  perspectivas  están   encuadradas.  La  pregunta  es:  ¿qué  podemos  aprender  desde  la  perspectiva  que   asumimos?  Lo  que  llamamos  investigación  cualitativa  nos  proporciona  una   perspectiva.   Siempre  aludo  al  carácter  evocador  de  la  literatura  y  del  lenguaje  poético.  La   evocación  es  en  gran  parte  una  función  de  la  manera  en  que  es  conformado  el   lenguaje  –esto  es,  la  forma  que  le  confiere  el  investigador.  Los  que  saben  cómo   elaborar  un  lenguaje  (o  imagen,  si  el  medio  es  una  película)  funcionan  como   artistas  cuando  lo  hacen.  El  diseño  de  la  forma  es  una  actividad  artística  que   requiere  una  idea  que  valga  la  pena,  la  imaginación  necesaria  para  visualizar  un   medio  para  hacerlo,  las  habilidades  técnicas  necesarias  para  llevar  a  cabo  en  un   material  determinado  la  forma  imaginada,  y  la  sensibilidad  necesaria  para   determinar  si  la  forma  creada  es  apropiada  para  transmitir  el  significado  que  se   quiere.  Conseguir  esto  es  enorme,  pero  es  lo  que  la  obra  de  arte  requiere.  
El     uso     de     un     lenguaje     evocador     es     un     medio     con     el     que     quien     describe  ...
Para  ilustrar  cómo  la  forma  afecta  al  significado,  consideremos  las  diferencias   entre  la  notación  y  sistemas  análogos  de  representación.  En  un  sistema  de   notación  –aritmético,  por  ejemplo-­‐  la  sustitución  entre  los  elementos  es  posible  sin   alteración  o  pérdida  de  significado.  “4+4=8”  puede  ser  expresado  en  una  infinidad   de  maneras:  “IV+IV”,  “VIII”,  “9-­‐1”,  e  incluso,  si  se  quiere  bromear,  “ate”  (comido,   por  “eith”).  Con  el  sistema  de  notación,  el  significado  permanece  constante,  incluso   cuando  cambia  la  forma.  En  sistemas  análogos,  pintura  o  escritura,  por  ejemplo,  un   cambio  en  una  parte  o  sección  altera  nuestra  experiencia  y  por  lo  tanto  el   significado  de  la  pieza.  Cambiamos  una  parte  de  una  pintura  de  rojo  a  azul  y  la   experiencia  de  la  pintura  se  cambia.  Alteramos  un  párrafo  o  una  palabra  en  un   párrafo  y  su  significado,  aunque  sea  ligeramente,  se  cambia.  Los  que  hacen   investigación  cualitativa  deben  hacer  juicios  acerca  de  tales  matices  en  las   relaciones  cualitativas,  y  al  hacer  esos  juicios,  formas  somáticas  de  pensamiento   entran  en  juego.  No  es  a  un  algoritmo  a  lo  que  uno  puede  recurrir  para  decidir  los   cambios  que  deben  hacerse  en  un  sistema  análogo.   La  ausencia  de  algoritmos  en  la  investigación  cualitativa  significa  que  el  proceso  de   componer  debe  basarse  en  la  sensibilidad  y  buscar  la  coherencia  para  adquirir   credibilidad.  El  lenguaje  no  sólo  necesita  ser  evocador  y  expresivo;  sus  elementos   necesitan  estar  estéticamente  compuestos.  Para  estar  estéticamente  compuestos  el   investigador  necesita  ser  un  escritor.  Escribir  bien  es  un  arte.  Es  importante   recordar  que  la  elaboración  del  lenguaje  de  modo  que  evoque  una  experiencia   fundamental  para  la  comprensión  no  es  un  juego  de  salón.  Su  función  es  ampliar  la   comprensión  ofreciendo  al  lector  una  forma  que  informa.  Estas  representaciones   de  forma  sirven  a  intereses  epistémicos.  Cómo  comunican  estas  formas  y   cuestiones  relacionadas  con  ello  se  tratan  en  la  siguiente  sección.     LA  FUNCIÓN  DE  LA  FORMA  EN  LA  INVESTIGACIÓN  CUALITATIVA     ¿Cómo  solamente  puede  informar  una  narración?  ¿Cómo  ilumina  un  estudio  de   caso  cualitativo  las  relaciones  que  se  abordan  en  él?  ¿Cómo  obras  como   Desigualdades  salvajes  de  Kozol  (1991),  o  La  elección  de  Dios  de  Peshkin  (1986),  o   La  interpretación  de  las  culturas  de  Geertz  (1973)  ayudan  a  entender  no  sólo  lo  que   ellas  abordan  explícitamente,  sino  lo  que  transmiten  más  allá  del  caso?  Hay  varios   medios  usados  por  estos  estudiosos  para  informar  de  una  manera  creíble  sobre  los   casos  sobre  los  que  escriben.  Una  de  esas  maneras  es  el  nivel  de  detalles  objetivos   (de  datos)  que  usan  en  sus  escritos.  Los  autores  de  estudios  cualitativos   incrementan  su  credibilidad  cuando  el  lector  llega  a  creer  que  lo  que  ese  autor  ha   hecho  era  una  tarea  necesaria  para  comprender  la  situación  abordada.  La     credibilidad,  en  parte,  es  adquirida  conociendo  lo  que  no  es  obvio  acerca  del  caso.   Pero  si  solo  los  hechos  son  un  criterio  adecuado  para  escribir  un  creíble  estudio  de   caso  cualitativo,  la  tarea  no  sería  tan  exigente.  Claro  que  no.  Lo  que  debería   abordarse  es  la  sensibilidad  con  la  que  el  investigador  lee  lo  visto  (o  la  escena).  No   se  puede  describir  o  interpretar  lo  que  no  se  ha  visto  o  de  alguna  manera   experimentado.    La  experiencia  que  uno  tiene  cobra  vida  a  través  de  los  marcos  de   referencia  que  se  utilizan  y  el  grado  en  que  las  propias  sensibilidades  de  ese   dominio  se  han  perfeccionado  para  recoger  lo  que  es  sutil  pero  significativo   teniendo  un  fin  a  la  vista.  Lo  que  he  llamado  “conocedor”  en  el  dominio  en  cuestión   es  el  medio  a  través  del  cual  se  tiene  sentido  de  los  fenómenos.  Los  buenos  clínicos   saben  cómo  ver  e  interpretar  los  comentarios  y  la  conducta  de  sus  clientes.  En  este  
Para     ilustrar     c  mo     la     forma     afecta     al     significado,     consideremos     las     diferencias  ...
sentido,  “lo  conocedor”  (la  capacidad  de  ser  experto)  proporciona  las  iniciales   condiciones  para  la  interpretación,  otro  formidable  pero  fundamental  aspecto  de  la   investigación  cualitativa.     La  interpretación  tiene  que  ver  con  tener  sentido.  ¿Qué  supone  una  situación  así?   ¿Qué  significado  tiene?  ¿Qué  le  ha  dado  origen?  ¿Cómo  podemos  explicarlo?  ¿Qué   ideas  teóricas  nos  ayudan  a  comprender  la  acción  que  se  ha  producido?  ¿Hay  otras   interpretaciones  posibles?  ¿Son  incompatibles?  ¿Si  lo  son,  puede  ser  resuelta  (la   incompatibilidad)  o  vivimos  con  múltiples  interpretaciones?   La  habilidad  para  proporcionar  una  interpretación  creíble  requiere  una   comprensión  del  contexto  en  el  que  la  acción  tiene  lugar.  Por  ejemplo,  el   significado  de  una  pareja  discutiendo  puede  no  ser  comprendido  sin  conocer  su   historia.  La  conducta  siempre  se  produce  en  una  situación;  por  consiguiente,  una   perspectiva  de  la  situación  proporciona  un  marco  necesario  de  interpretación.  La   discusión  puede  ser  una  expresión  de  ira  entre  dos  personas  o  puede  ser  una   manera  de  permanecer  en  contacto  emocional  una  pareja.   Aunque  el  refinamiento  de  las  sensibilidades  en  un  dominio  es  una  manera  de   tomar  conciencia,  la  manera  en  que  ha  sido  observado  requiere  una  construcción   por  parte  del  investigador.  Esta  construcción  es  un  acto  de  interpretación.  No  vale   la  pena  que  analistas  de  noticias  y  científicos  políticos  ejerzan  su  oficio  intentando   dar  un  sentido  extremadamente  complejo  y  a  menudo  cambien  rápidamente  el   panorama  político.  Tampoco  vale  la  pena  recordar  que  nosotros  buscamos  sus   comentarios  para  entender  mejor  lo  que  a  primera  vista  podría  parecer  simple,   pero  que  puede  no  serlo.  Por  ejemplo,  socavar  el  poder  de  un  líder  represivo  en  un   país  extranjero  podría  parecer  bueno  desde  un  aspecto,  pero  podría  desestabilizar   un  área  geopolítica  entera,  un  remedio  que  podría  ser  peor  que  la  enfermedad.   Tales  ramificaciones  políticas  pueden  no  ser  inmediatamente  evidentes.   Lo  que  tenemos  en  este  escueto  escenario  es  un  ejemplo  de  una  forma  incipiente   de  investigación  cualitativa:  una  situación  o  un  conjunto  de  situaciones  se   examinan,  los  datos  han  sido  recogidos  probablemente  de  múltiples  fuentes,  y  la   tarea  es  determinar  qué  significa  la  situación.  En  este  proceso  los  significados   pueden  ser  múltiples,  dependiendo  de  lo  que  la  situación  signifique  para  las   personas.  Además,  la  interpretación  de  la  situación  para  cualquier  población   (grupo  de  personas)  puede  ser  múltiple;  siempre  hay  más  de  una  manera  de  ver  e   interpretar  las  cosas.  La  sensibilidad,  el  grupo  de  referencia,  el  contexto  y  el  marco   teórico  son  todos  importantes  (consecuentes)  en  la  construcción  de  una   interpretación.  De  los  ejemplos  que  he  descrito  debe  quedar  claro    que  la   investigación  cualitativa  es  mucho  más  que  la  creación  de  una  vívida  descripción   de  una  situación;  es  un  esfuerzo  por  darle  un  sentido  –esto  es,  el  objetivo  de  la   investigación  cualitativa  es  no  sólo  dar  cuenta  de  algo,  sino  también  tenerlo  en   cuenta.   Permítanme  repasar  el  argumento  hasta  aquí.  Es  este.  La  Ilustración  creó  una   orientación  hacia  la  naturaleza  que  colocó  a  la  racionalidad  científica  en  el  pedestal   del  método  correcto.  Esta  orientación  hacia  el  estudio  y  descubrimiento  de  las   regularidades  de  la  naturaleza  animó  a  los  interesados  en  crear  una  ciencia  de  la   psicología.  Esta  ciencia  fue  construida  sobre  una  concepción  de  la  objetividad  que   se  creía  que  era  mejor  si  se  hacía  a  través  de  la  medida  de  la  conducta.  La  mente   quedó  fuera,  la  conducta  dentro.  El  foco  y  las  prácticas  de  investigación  de  los   psicólogos  americanos,  influenciados  como  estaban  por  sus  homólogos  alemanes,   estuvieron  en  la  medición  de  lo  que  era  empírico.  La  concepción  del  método  que  
sentido,        lo     conocedor         la     capacidad     de     ser     experto      proporciona     las     iniciale...
era  y  es  inherente  en  esta  visión  todavía  domina  y  anima  hoy  día  la  Psicología   americana.   Sin  embargo,  en  los  60  el  interés  el  lo  que  había  llegado  a  conocerse  como   investigación  cualitativa  empezó  a  emerger  en  las  ciencias  sociales  americanas.  La   investigación  cualitativa  es  diferenciada  de  lo  que  se  conoce  comúnmente  como   investigación  cuantitativa  por  la  forma  de  divulgación.    La  investigación  cualitativa   usa  el  lenguaje  para  capturar,  describir  e  interpretar  lo  que  es  estudiado.  El   lenguaje  que  usa  funciona  en  un  continuo  que  se  extiende  desde  lo  literal  hasta  lo   literario,  desde  lo  factual  hasta  lo  evocativo.  Ampliando  la  concepción  de  métodos   permitidos  desafía  la  hegemonía  de  la  cuantificación  y  crea  un  nuevo  conjunto  de   criterios  para  guiar  la  investigación  empírica  en  psicología.  Las  características  de  la   investigación  cualitativa  y  el  criterio  que  puede  ser  aplicado  para  evaluar  su   calidad  es  lo  veremos  en  el  siguiente  capítulo.     GENERALIZANDO  DESDE  LOS  ESTUDIOS  DE  CASO   Una  característica  de  la  investigación  cualitativa  tiene  que  ver  con  el  tema  de  la   generalización.  En  las  formas  convencionales  de  la  investigación  estadística,  los   estándares  de  la  generalización  son  comparativamente  claros.  En  términos   sencillos,  se  necesita  identificar  una  población,  seleccionar  al  azar  una  muestra  de   la  población,  medir  dos  o  más  variables  y  calcular  la  probabilidad  de  que  la   relación  que  encontramos  entre  estas  variables  fuera  estadísticamente   significativa.  Si  la  selección  de  la  muestra  ha  sido  al  azar,  las  relaciones  que   encontramos  entre  las  variables  se  pueden  encontrar,  con  mayor  razón,  en  la   población  de  la  que  se  ha  extraído.  Pero  ¿qué  pasa  con  los  estudios  de  caso  único?   ¿Se  puede  generalizar  con  una  población  de  N=1?    Y  si  no  se  puede,  ¿cuál    es  el   objetivo  del  trabajo?   La  generalización  se  logra  de  varias  formas.  La  manera  que  acabo  de  describir  es   un  ejemplo  de  generalización  estadística.  Hay  también  generalización  naturalista.   Las  generalizaciones  naturalistas  son  como  las  generalizaciones  que  hacemos  en  el   curso  de  nuestra  vida  cotidiana.  No  seleccionamos  al  azar  nuestras  experiencias,   aunque  aprendemos  de  estas  experiencias  y  las  usamos  para  influir  en   subsiguientes  elecciones.  Corregimos  decisiones  que  hemos  hecho  a  la  luz  de   decisiones  subsecuentes  y  extraemos  de  estas  experiencias  “lecciones”  que  guían   nuestra  toma  de  decisiones.  Las  lecciones  que  aprendemos  representan  lo  que   hemos  llegado  a  comprender.  A  través  de  un  proceso  que  podría  ser  descrito  como   aproximación  sucesiva,  nosotros  aprendemos  a  hacer  mejor  los  juicios  que   necesitamos  para  juzgar  o  decidir.  Imaginemos  el  límite  del  alcance  de  nuestra   habilidad  para  generalizar  si  los  únicos  datos  que  pudiéramos  usar  para  hacerlo   fueran  aquellos  derivados  de  eventos  seleccionados  al  azar.   Además  de  las  generalizaciones  naturalistas  hay  generalizaciones  derivadas  de  lo   que  podríamos  denominar  eventos  canónicos.  Estos  eventos  son  quizás  los  mejor   representados  en  las  artes.  Hay  eventos  que  son  vividos  por  una  especie  de   compresión  que  les  confiere  un  poder  de  ayudarnos  a  percibir  (o  captar)  lo  que  de   otro  modo  podríamos  dejar  de  ver.  El  captar  del  que  hablo  pertenece  no  sólo  al   trabajo  ya  mostrado,  sino  también  a  esa  clase  de  objetos,  situaciones  y  fenómenos   que  ejemplifica  el  trabajo.  Por  ejemplo,  Alguien  voló  sobre  el  nido  del  cuco  (Kesey,   1962)  nos  da  una  imagen  de  lo  que  podría  ser  la  vida  en  una  institución  mental.  La   historia  es  poderosa,  y  aunque  no  pretende  que  ésta  represente  toda  clase  de   instituciones,  lleva  a  cabo  una  función  heurística  al  recordarnos  en  términos  
era     y     es     inherente     en     esta     visi  n     todav  a     domina     y     anima     hoy     d  a     la...
vívidos  (intensos)  lo  que  Erving  Goffman  describe  en  su  obra  “Asylumns”  (1961).   Las  obras  de  arte,  tanto  en  literatura,  artes  visuales,  o  en  investigación  cualitativa,   pueden  proporcionar  una  estructura,  una  especie  de  esquema  anticipatorio,  como   diría  Neisser  (1976),  que  facilitan  nuestra  búsqueda.  En  este  sentido  la  obra   constituye  una  heurística  que  tiene  aplicación  más  allá  del  caso  que  aborda.  Y  en   este  sentido  generaliza;  es  algo  más  que  ella  misma.   Tendemos  a  considerar  la  generalización  como  una  visión  de  futuro  –esto  es,   generalizamos  para  anticipar-­‐.  Pero  la  generalización  puede  ayudarnos  también  a   mirar  hacia  atrás,  puede  reordenar  nuestro  pasado.  Reordenando  nuestro  pasado   las  lecciones  aprendidas    a  través  de  estudios  de  caso  cualitativos  pueden  en  efecto   cambiar  nuestra  interpretación  de  los  eventos  que  previamente  habíamos   considerado  o  entendido  de  manera  muy  diferente.  Consideremos  la  historia   revisionista  o  las  lecciones  enseñadas  por  las  feministas,  que  nos  ofrecen  una   interpretación  muy  diferente  de  los  mensajes  en  las  lecturas  de  Dick  y  Jane.  Por   supuesto  que  revisitar  nuestro  pasado,  implicándonos  en  lo  que  he  llamado   generalización  retrospectiva,  no  es  fácil;  todos  nosotros  estamos  implicados  en   nuestras  propias  historias,  pero  cambiar  de  perspectiva  es  posible,  y  hoy  día  y  en   esta  época  no  es  infrecuente.  La  clave  de  este  comentario  es  desafiar  la  creencia  de   que  N=1  no  puede  enseñarnos  nada.  Sí  puede.  Puede  proporcionar  una  heurística   que  incremente  la  eficiencia  de  la  búsqueda  y  que  pueda  guiar  la  toma  de   decisiones.    De  hecho,  este  es  nuestro  más  común  modo  de  generalización.     Otro  concepto  relevante  para  la  realización  y  evaluación  de  la  investigación   cualitativa  tiene  que  ver  con  cuestiones  de  validez.  La  validez  es  a  veces  vista  como   un  criterio  inapropiado  en  la  investigación  cualitativa.  Algunos  creen  que  su   historia  en  investigaciones  desarrolladas  estadísticamente  y  su  asociación  con  test   mentales  le  confiere  una  coloración  que  es  incongruente  con  el  espíritu  del  trabajo   cualitativo.  Yo  no  estoy  de  acuerdo.    El  término  válido,  si  se  compara  con  su   opuesto  inválido,  se  refiere  a  irreprochable,  bien  fundamentado,  justificado  o   sólido.  Nosotros  queremos,  tanto  como  sea  posible,  crear  un  trabajo  que  sea   irreprochable,  bien  fundamentado,  justificado  o  sólido  (Stake,  1974).     ¿Cómo  podemos  evaluar  tales  cualidades?  Déjenme  sugerir  algunos  criterios  para   determinar  la  validez  de  la  investigación  cualitativa.  Hay  tres  que  quiero  destacar.     Primero,  nosotros  podemos  intentar  determinar  si  el  trabajo  en  cuestión  está   corroborado  estructuralmente.  Por  corroboración  estructural  quiero  decir  que  hay   suficientes  “elementos  de  los  datos”  que  convergen  en  un  punto  o  conclusión  que   apoya  esta  conclusión.  En  cierto  sentido,  corroboración  estructural  es  como   evidencia  circunstancial;  nos  permite    llegar  a  una  conclusión  o,  en  el  caso  de  la  ley,   determinar  un  veredicto  por  medio  de  la  preponderancia  de  la  evidencia,  evidencia   relevante  para  el  veredicto.  La  investigación  cualitativa  estructuralmente   corroborada  confiere  validez  –fuerza-­‐  a  las  conclusiones  extraídas.    Un  segundo  criterio  para  determinar  validez  se  relaciona  con  la  adecuación   referencial.  Un  estudio  cualitativo  es  referencialmente  adecuado  si  el  trabajo  en   cuestión  permite  a  un  lector  ver  las  cualidades  descritas  en  el  trabajo.  La  función   de  la  investigación  cualitativa  es  ensanchar  la  comprensión  humana.  El  trabajo  es   un  vehículo  para  este  fin.  Se  consigue  este  fin  cuando  lo  que  el  trabajo  describe   puede  ser  visto  por  otros  a  través  de  la  capacidad  del  trabajo  para  revelar  o   iluminar.  En  este  sentido,  el  trabajo  desempeña  una  función  similar  a  una  teoría;   organiza  la  percepción  de  tal  manera  que  conciencia  y  significado  se  realzan.  En  
v  vidos      intensos      lo     que     Erving     Goffman     describe     en     su     obra        Asylumns         ...
cierto  modo,  el  investigador  cualitativo,  como  el  crítico,  ejerce  como  una   comadrona  de  la  percepción.   Un  tercer  criterio  para  apreciar  la  validez  de  la  investigación  cualitativa  es  la   validación  consensual.  Por  validación  quiero  decir  algo  como  fiabilidad  entre   evaluadores  o  acuerdo  entre  jueces.  ¿Dos  o  más  investigadores  cualitativos   alcanzan  virtualmente  las  mismas  conclusiones  u  observaciones  si  estudian  el   mismo  fenómeno  (Eisner,  1998)?  Dos  comentarios  son  relevantes.  Primero,  los   ejemplos  de  lo  que  a  veces  se  llama  replicación  son  raro  en  investigación   cualitativa,  aunque  hay  un  ejemplo  de  esto  en  los  estudios  independientes  de  la   Escuela  secundaria  Highland  Park  por  Philip  Jackson  y  Sara  Lawrence  Lightfoot   (1981).  Estos  dos  estudios  independientes  coinciden  sustancialmente  tanto  en  sus   observaciones  como  en  sus  conclusiones.  Otros  ejemplos  son,  como  he  dicho,   difíciles  de  encontrar.  Cuando  los  estudios  coinciden,  la  confianza  en  las   observaciones  y  conclusiones  probablemente  aumentan,  pero  esto  no  garantiza   que  el  consenso  pueda  no  ser  engañoso.  Los  investigadores  que  mantienen   diferentes  marcos  interpretativos  pueden  ver  cosas  diferentes  o  incluso  si  ven  las   mismas  cosas  pueden  interpretar  sus  significados  de  manera  diferente  (Eisner,   1993).   Esto  nos  lleva  al  segundo  comentario.  Las  diferencias  en  la  descripción  e   interpretación  entre  dos  o  más  investigadores  cualitativos  pueden  ser  resultado   del  hecho  de  que  ellos  atiendan  a  diferentes  fenómenos  en  la  “misma”  situación.  La   mejor  pregunta  para  hacer  no  es,  en  mi  opinión,  por  qué  los  investigadores  emiten   el  mismo  informe,  sino  más  bien  qué  aclara  cada  informe.  ¿Qué  es  lo  que  puedo   hacer  o  entender  después  de  haberlo  leído?  Dicho  de  otra  manera,  la  cuestión  tiene   que  ver  con  lo  pragmático:  ¿qué  puedo  hacer  con  el  estudio?   Tal  criterio  no  carece  de  precedentes.  Hay  literalmente  miles  de  revisiones  críticas   de  Macbeth.  Ni  calculamos  una  puntuación  media  entre  las  valoraciones  críticas  ni   intentamos  identificar  la  crítica  correcta.  Preguntamos  lo  que  cada  uno  revela.     Situaciones  como  las  obras  de  arte  tienen  múltiples  capas  de  significado,  y  lo  que   sería  prudente  buscar  es  aquello  que  el  análisis  hace  por  sensibilizarnos  hacia   estas  capas.     Preguntar  acerca  de  los  significados  aportados  por  un  estudio  cualitativo  se   relaciona  con  su  “generatividad”.    ¿Qué  es  generado?  Dos  cosas.  Primera,  los   significados  que  acabo  de  describir.  Segunda,  conceptos  frescos  (nuevos)  que  son   los  productos  de  lo  que  el  investigador  ha  visto.  Por  conceptos  frescos  me  refiero  a   términos  como  “logoficción”,  un  término  inventado  por  Peshkin  (1997)  para   ilustrar  las  formas  en  que  los  antropólogos  han  distorsionado  tanto  la  cultura   nativa  americana  a  través  del  uso  del  escrito  “logo”  –esto  es,  palabra.  O,  por   considerar  otro  ejemplo,  la  acuñación  del  término  “tratado”  por  Powell,  Cohen  y   Farrar  (1985)  para  describir  una  especie  de  connivencia  entre  los  profesores  de   secundaria  y  los  estudiantes  que  quieren  encontrar  la  manera  de  convivir  unos  con   otros  durante  el  curso.  El  asunto  es  que  el  estudio  cuidadoso  y  sensible  de  las   situaciones  puede  no  sólo  revelar  lo  que  es  específico  de  ellas,  sino  que  también   puede  proporcionar  el  material  para  relacionar  fenómenos  que  pueden  ser   designados  y  usados  para  buscar  y  encontrar  condiciones  similares  en  otra  parte.   A  lo  que  conduce  todo  esto  es  al  reconocimiento  de  formas  no  científicas  de   conocimiento,  una  noción  avanzada  por  filósofos  como  Ernst  Cassirer,  Susanne   Langer,  John  Dewey,  Nalson  Goodman,  y  más  recientemente  por  científicos  sociales   como  Mark  Johnson  y  neurocientíficos  como  Antonio  Damasio.  Las  formas  no  
cierto     modo,     el     investigador     cualitativo,     como     el     cr  tico,     ejerce     como     una      c...
científicas  de  conocimiento  relacionan  el  saber  cómo  y  el  saber  qué.  Saber  cómo  se   relaciona  con  “know-­‐how”  (saber  hacer)  –una  acción  que  se  sabe  ejecutar  sin   conocer  necesariamente  por  qué  funciona-­‐.  Saber  cómo  montar  en  una  bicicleta   mientras  se  inclina  cuando  giramos  es  un  ejemplo.  Pocas  personas  pueden  explicar   la  física  de  esta  acción.     Pero  el  conocimiento  no  científico  también  se  relaciona  con  saber  qué,  y  lo  que  es   sabido  puede  ser  que  una  situación  se  sienta  como  la  sensación  de  euforia  o  de   orgullo  que  alguien  siente.  En  estos  asuntos  es  el  tratamiento  artístico  de  la  forma   lo  que  lleva  al  lector  a  esta  forma  de  comprensión.  En  otras  palabras,  las  artes  y  el   tratamiento  artístico  de  un  medio  –lenguaje  e  imagen-­‐  ofrece  entradas  a  la   experiencia,  experiencia  que  ensancha  la  comprensión.   El  poder  del  tratamiento  artístico  del  lenguaje  para  informar  fue  acertadamente   descrito  por  el  escritor  americano  Wallace  Stegner.  Al  finalizar  una  entrevista  de   radio,  le  preguntaron  que  qué  necesitaba  una  obra  de  ficción  para  ser  grande.  Hizo   una  pausa  y  entonces  dijo:  “para  que  una  obra  de  ficción  sea  grande,  tiene  que  ser   verdad.”   Si  la  obra  ejecutada  artísticamente  proporciona  información,  ¿cuáles  son  las   implicaciones  para  el  desarrollo  de  la  investigación  en  psicología?  Una  implicación   surge  del  hecho  de  que  el  sesgo  se  produce  tanto  por  omisión  como  por  comisión.     La  falta  de  investigación  basada  en  el  arte  es  una  falta  de  oportunidades  para   aprender  lo  que,  por  supuesto,  es  la  penúltima  misión  de  la  investigación.  Por  más   que  la  idea  de  investigación  basada  en  las  artes  sea  un  poco  contradictoria  (un   oxímoron).  La  investigación  es  un  desafío  científico,  o  algo  así  parece.  Pero,  ¿lo  es?   ¿Es  sólo  eso?  ¿No  podría  darse  el  caso  de  que  la  ciencia  sea  una  especie  de   investigación,  en  lugar  de  la  investigación  una  especie  de  ciencia?  Si  un  filósofo   explora  la  construcción  del  significado  en  filosofía,  no  es  investigación.  ¿Es   científica  toda  la  literatura  histórica?  Según  Isaiah  Berlin,  no.  Cuando  un  novelista   como  Berlin  investiga  una  comunidad  para  escribir  acerca  de  ella,  y  experimenta   con  la  prosa  para  intentar  hacer  las  cosas  bien,  ¿no  cuenta  como  investigación?  No   veo  por  qué  no.  Así,  las  cuestiones  que  estoy  planteando  tienen  por  objeto   cuestionar  las  tradicionales  y  confortables  nociones  que  se  han  convertido  en  una   parte  de  las  tradiciones  de  la  investigación  en  psicología  desde  mediados  del  siglo   XIX.   Para  que  el  lector  no  crea  que  soy  exageradamente  optimista  sobre  la  utilidad  de   una  aproximación  a  la  investigación  cualitativa  basada  en  las  artes,  permítanme   contar  algo  acerca  de  mis  intereses.     En  primer  lugar,  la  atención  a  la  estética  del  lenguaje  o  de  la  imagen  puede   invalidar  la  fidelidad  a  la  situación  que  se  describe.  Las  artes  y  las  cuestiones   artísticas  tienen  sus  propias  compulsiones,  y  estas  compulsiones  pueden  llevarnos   a  sacrificar  la  “verdad”  por  interés  en  o  satisfacer  aspectos  formales.   Segundo,  esto  es  inherente  en  las  artes  con  lo  que  podría  denominarse   ambigüedad  semántica.  Esta  ambigüedad,  que  podría  ser  útil  a  efectos   generadores,  podría  también  llegar  a  hacer  difícil  de  interpretar  artísticamente  el   material.   Tercero,  la  búsqueda  de  la  novedad  en  la  aproximación  a  la  investigación   cualitativa  basada  en  las  artes  podría  reducir  su  utilidad  práctica.  Los   investigadores  podrían  llegar  a  enamorarse  tanto  de  la  búsqueda  de  la  creatividad   que  podrían  pasar  por  alto  las  necesidades  reales  de  los  destinatarios.  
cient  ficas     de     conocimiento     relacionan     el     saber     c  mo     y     el     saber     qu  .     Saber ...
Cuarto,  la  habilidad  para  usar  los  nuevos  medios  requiere  tanta  destreza  como  la   habilidad  para  escribir,  sin  embargo  hay  muy  pocos  programas  que  fomenten  la   opción  de  utilizar  nuevas  formas  de  representación  y  que  promuevan  los  medios   para  que  los  estudiantes  desarrollen  las  habilidades  necesarias  para  usarlos.   Quinto,  las  escuelas  de  doctorado  pueden  carecer  en  su  plantilla  de  miembros  que   conozcan  el  medio  y  la  forma  artística  lo  suficientemente  bien  como  para  poder   ofrecer  una  valiosa  ayuda.  Para  los  estudiantes  de  doctorado  esto  es  motivo   suficiente  para  abandonar  nuevos  enfoques  en  la  investigación  y  quedarse  en  lo   probado  y  verdadero.   Sexto,  está  la  cuestión  de  la  publicación.  Los  académicos  se  han  ocupado   históricamente  de  la  cultura  impresa.    ¿Dónde  saldrá  a  la  luz  el  material  no   impreso?  Internet  podría  ser  la  respuesta;  lo  veremos.   Séptimo,  está  la  cuestión  de  la  reticencia  de  cierto  profesorado  a  contemplar   enfoques  para  la  investigación  que  no  imiten  las  inclinaciones  metodológicas   favoritas  de  los  miembros  del  profesorado.  Cambiar  tales  disposiciones  podría   estar  entre  los  desafíos  más  formidables  que  los  jóvenes  investigadores  con  visión   de  futuro  pueden  encarar.   En  este  capítulo  he  descrito  las  ideas  e  ideales  que  animaron  el  interés  en  la   creación  de  la  ciencia  de  la  psicología.  Estas  ideas,  nacidas  a  mediados  del  siglo  XIX,   han  continuado  sirviendo  como  principios  fundacionales  para  guiar  la   investigación  psicológica.  Pero  vemos  también  el  desarrollo  de  otras  ideas   fundacionales,  ideas  que  se  apoyan  en  premisas  diferentes.  No  es  sorprendente   que  haya  controversia  y  a  veces  conflicto  sobre  ideas  que  compiten  acerca  de  las   condiciones  de  la  investigación  correcta,  pero  a  pesar  de  estos  conflictos  los   psicólogos,  como  otros  científicos  sociales,  están  usando  la  investigación   cualitativa  para  comprender  mejor  lo  que  podríamos  llamar  “la  condición   humana”.  En  este  esfuerzo  las  artes  han  ido  surgiendo  gradualmente  como  fuentes   que  tienen  el  potencial  de  facilitar  tal  comprensión.    Queda  por  ver  si  la   investigación  psicológica  basada  en  las  artes  llega  a  ser  una  opción  viable  en   psicología.  Lo  que  sí  sabemos  es  que  se  ha  acentuado  nuestra  conciencia  de  las   variedades  de  conocimiento  que  los  humanos  utilizan  para  enfrentarse  al  mundo   en  que  viven.  El  conocimiento  que  este  examen  de  las  artes  ha  generado  es  solo   una  contribución  significativa  a  la  ciencia  de  la  psicología.     REFERENCIAS.  
Cuarto,     la     habilidad     para     usar     los     nuevos     medios     requiere     tanta     destreza     como ...