simplebooklet thumbnail

La reina de Nueva York

 

Stephanie McAleer & Emma Rodelius

Érase una vez una chica que se llamaba Dorothia que vivía con su familia y su perro JoJo en un campo de Kansas. La familia era cariñosa, simpática y trabajadora. Dorothia era rubia, alta y divertida. A ella le gustaban los animales, la música y la ciudad de Nueva York.

 

Era una noche fría y ventosa en Kansas. Dorothia estaba muy cansada y tenía sueño. Los ciudadanos dijeron que venía una tormenta terrible. Ella estaba nerviosa sobre la tormenta. Entonces ella y su perro Jojo decidieron dormir. De repente, el viento estaba más fuerte y la casa temblaba. JoJo ladraba y corrió afuera de su cuarto. ¡Era un tornado!

Era una noche fría y ventosa en Kansas. Dorothia estaba muy cansada y tenía sueño. Los ciudadanos dijeron que venía una tormenta terrible. Ella estaba nerviosa por la tormenta. Entonces ella y su perro Jojo decidieron dormir. De repente, el viento arreció y la casa temblaba. JoJo ladró y corrió afuera de su cuarto. ¡Era un tornado!

La familia iba al refugio en la tierra mientras Dorothia buscaba JoJo. Las luces se apagaron y un libro se cayó en su cabeza. Ella se desmayó y empezó a soñar. De pronto, la casa salió volando. La casa cayó en una tierra extraña.

 

Cuando Dorothia y JoJo salieron de la casa, vieron a Jay-Z. Jay-Z se presentó como la bruja buena de Brooklyn. Jay-Z le dijo a la chica que ella estaba en la ciudad de Nueva York y que la casa cayó sobre Kanye West. ¡Qué loco! Dorothia quería volver a su casa y a su familia en Kansas. Dorothia se asustó de Kanye West porque él era la bruja malvada de la ciudad de Nueva York.

 

Jay-Z le dio los zapatos de la bruja malvada a Dorothia y le dijo que los zapatos tenían poderes especiales. Ella necesitaba salir a Times Square y buscar a la reina Beyoncé. La reina Beyoncé tenía los poderes para ayudarle a volver a Kansas.

Dorothia y JoJo tomaron el metro a Manhattan. En el metro, Dorothia hablaba con una bailarina a la que le gustaba la reina Beyoncé. Dorothia invitó a Sally para ir a la aventura de buscar a Beyoncé porque Sally quería ser bailarina para Beyoncé.

El metro se paró en Union Square y Dorothia, JoJo y Sally salieron y empezaron a caminar. Entonces escucharon un cantante bonito. Él cantaba una canción de Beyoncé. Su nombre era Danny. Danny era bajo, moreno y feliz. A él le gustaba cantar y le encantaba la ciudad de Nueva York y Beyoncé. Dorothia, Sally y Danny necesitaban una cosa de la reina porque Beyoncé concede deseos a las personas. Pero a la bruja malvada Kim Kardashian no le gustaban Dorothia y sus amigos...

 

Los amigos y Dorothia fueron a un museo en la ciudad de Nueva York. Ellos miraban el arte cuando un monstruo de Kim Kardashian vino y golpeó a los amigos. Los amigos pelearon con el monstruo y luego escaparon al subirse en un autobús turístico. Ellos estaban asustados pero también felices porque consiguieron un tour de la ciudad de Nueva York.

Ellos hablaban cuando, de repente, el monstruo de Kim Kardashian regresó y le hizo daño a Danny. Dorothia se frustró con Kim Kardashian. Antes de la pelea con Kim Kardashian, ellos fueron a un restaurante para comer su almuerzo.

Después de la comida, ellos caminaban cuando el monstruo apareció de sorpresa y les quitó los zapatos especiales que Dorothia necesitaba para volver a su casa. Los amigos de Dorothia corrieron lejos del monstruo y JoJo mordió al monstruo.

Ellos caminaron a Times Square donde la reina de Beyoncé estaba esperando, y vieron el castillo de Beyoncé. De repente Kim Kardashian se apareció y quería luchar contra Dorothia. Dorothia y sus amigos golpearon al monstruo de Kim Kardashian y ella murió lenta y dolorosamente.

Finalmente, los amigos conocieron a Beyoncé y le pidieron los deseos. Beyoncé bailaba con Sally y cantaba con Danny cuando Dorothia pidió los zapatos especiales. Beyoncé dijo que Dorothia tenía que golpear los zapatos juntos tres veces y decir “no hay lugar como mi casa.” Cuando Dorothia repitió estas palabras, llegó a su casa en Kansas con JoJo. Ella extrañaba a sus amigos, pero estaba feliz de estar en su casa en Kansas.