simplebooklet thumbnail

TRANAJO SOCIAL Y PSICOLOGIA SOCIAL

of 0

LA   PSICOLOGÍA   RELACIÓN CON EL  TRABAJO 

  SOCIAL   EN EL SIGLO  XXI

hablemos   un poco de  la   psicología    y  el trabajo social    su definición  y   de la  gran  importancia  que  tiene  para nosotros   como lo es la relación de dos actividades que van unidas de la mano para ayudar al ser humano a resolver diversos temas que se le presentan como lo es la psicología y el trabajo social.

 podríamos   definir  a la  psicología   ya  que  existen   diversas   definiciones que  tratan   de  unificar    la  gran  importancia  de  esta   yo podría  definir   a  la  psicología     como  la ciencia   que   estudia  los  procesos    mentales  del  ser  humano ,   otra  definición  podría  ser    es una disciplina que mediante un estudio científico que tiene como objetivo analizar para tratar de comprender los procesos mentales y del comportamiento de los seres humanos y sus interacciones con el ambiente físico y social.

ya que podemos encontrar en esta disciplina la respuesta a los diferentes conflictos que aquejan al ser humano

TRABAJO SOCIAL 


Es una profesión que busca favorecer el desarrollo de vínculos humanos saludables y fomentar cambios sociales que deriven en un mayor bienestar para las personas. Los trabajadores sociales, de este modo, actúan sobre ciertos factores relacionados a las interacciones de los individuos con el entorno.


Trabajo Social es una actividad construida social mente por el trabajador social, cliente y el entorno, cada uno de los cuales, a su vez, es construido socialmente por las expectativas, modelos de conducta y normas culturales. Las teorías, enfoques o modelos pueden usarse para ordenar, describir y definir los fenómenos. Estas han aportado las bases para una profesión unificada, la facilitación marcos de actuación para la práctica y la integración de los métodos.


Uno de los hechos a los que se enfrenta el Trabajo Social es la cada vez mayor complejidad de los problemas sociales en los que este debe intervenir, y que han exigido la concurrencia de conocimientos cada vez más amplios y especializados, con la creencia de que este saber permitirá facilitar su mejora y resolución. Sin embargo, parece que este devenir, si bien ha permitido integrar teorías, técnicas e instrumentos de otras disciplinas en el Trabajo Social, no ha acabado de ofrecer un marco válido para trabajar eficazmente con la complejidad, sin exigir la adscripción de una u otra corriente teórica específica. Y esto es debido en buena parte a que la naturaleza de los problemas sociales no responde hoy a la lógica lineal “problema-solución”.

Desde hace unos años es evidente la dificultad para intervenir ante situaciones que se presentan en un contexto de creciente complejidad y multiproblematicidad, obteniendo resultados claros y estables que hagan considerar la eficacia o resolución de nuestra intervención. Esta es una situación que en el Trabajo Social ha tomado cierto cuerpo en las expresiones de “malestar profesional” o “imposibilidad de intervención” que venimos conociendo.


Fueron las primeras expresiones del positivismo y en concreto la escuela funcionalista las que tuvieron un importante papel en la primera conformación de la teoría del Trabajo Social. Bajo estas premisas, el sujeto del Trabajo Social era un individuo inadaptado, que presentaba problemas debido a su conducta o carácter que sólo podían ser resueltos aislándolo de su medio para “curarlo”. De este modo los problemas sociales debían abordarse primero diseccionando la realidad que permitiera identificar el problema, para una vez aislado, intervenir sobre su causa y resolverlo. Así el problema de un menor con diagnóstico de discapacidad era resuelto con su ingreso en un centro de atención, o el problema de un barrio en el que se traficaba con drogas, incrementando la presión policial, por poner dos sencillos ejemplos. Sin embargo a partir de los años cincuenta y como consecuencia del proceso de modernización social, el Trabajo Social asume nuevas áreas de intervención que por un lado parecen romper el tabú de la intimidad familiar, lo que conlleva necesariamente la aparición de nuevos problemas, y por otro el proceso de globalización y fragmentación llevan a la toma de conciencia de grupos sociales vulnerables que hasta entonces no habían sido tenidos en cuenta. Estos cambios sociales y de la naturaleza de los problemas van a ir acompañados en el campo de las ciencias sociales por la aparición y expansión de la Teoría General de los Sistemas, como modo de explicar y abordar lo nuevo. El Trabajo Social no fue una excepción a este proceso.

¿Qué entendemos los trabajadores sociales por un problema? 

Si prestamos atención a nuestro discurso cotidiano, observaremos que los trabajadores sociales venimos insistiendo en que nuestro objeto de intervención es complejo o bien hablamos de lo complicado que es nuestro trabajo. Ambas nociones parecen usarse en un mismo sentido, expresar las dificultades que abordamos. Sin embargo a la hora de abordar la naturaleza de los problemas sociales conviene que sepamos distinguirlas. Los teóricos de la complejidad diferencian entre un problema complicado, cuando nos referimos a aquel que esta compuesto por varias partes interconectadas o entrelazadas, y cuyos enlaces no añaden información adicional; y un problema complejo, que sería aquel que está formado por varias partes y cuyos vínculos contienen información adicional pero oculta al observador. Nos bastaría en un problema complicado, por decirlo de otro modo, con saber como funciona cada uno de los elementos del mismo para entenderlo. En cambio, en los problemas complejos, habría una serie de variables ocultas cuyo desconocimiento nos impedirían analizar el problema con precisión.


Convendremos en que la mayoría de los problemas que enfrentamos en el campo de los servicios sociales corresponden más a este segundo tipo. Los seguidores del enfoque sistémico nos dirán que para abordar estos problemas complejos bastará con conocer el funcionamiento de las partes y como se relacionan entre sí para poder abordar el problema con ciertas garantías . Pero qué hacemos cuando nos enfrentamos a problemas que no sólo ocultan una parte de la información sino que además parecen indefinibles, permanentemente cambiantes, se presentan como ambiguos o son aparentemente irresolubles.

Como puede deducirse, la ideología es un importante fenómeno de la vida social y desarrolla un papel específico en ella. Este papel es uno de los asuntos más controvertidos en la actualidad en las distintas teorías de las ciencias y particularmente en las Ciencias Sociales. El centro de estas polémicas se sitúa en el cuestionamiento de principios, anteriormente considerados indiscutibles, según el marco referencial de estas ciencias se heredan del positivismo y posteriormente del funcionalismo, una perspectiva y una metodología neutral, no comprometida y a valorativa de los fenómenos sociales. Esta perspectiva actualmente en discusión, se tradujo en la exclusión recíproca de los términos “ciencia e ideología”, “teoría e ideología”, al señalar sus incompatibilidades y el que una teoría científica no podía contener elementos ideológicos.

El propósito del trabajo es dar a conocer estrategias pedagógicas y actividades que permitan lograr el perfil de egreso en la formación del psicólogo desde el área de la psicología social y fortalecer en el proceso cognitivo los conceptos, metodologías y actitudes ante la intervención de fenómeno social, que le permitan  la comprensión de su responsabilidad social como profesional.

hablemos  un  poco de  lo  que es la psicología  social se  define  como la relación que seda  entre el  individuo   y  la sociedad y el  medio  ambiente   seda   por  un concepto  de  interdependencia    cuando  acepto , respeto las  creencias  las conductas  acciones de una   o mas  personas.

 la  psicología social es  la que  intenta entender  la   conducta  humana de  las  personas  que nos rodea como a nosotros mismos  no solo  para  los  psicólogos sino   otras profesiones  cuyo trabajo es tratar  con personas. 

Para lograr lo anterior es necesario implementar una metodología que permita vincular tres aspectos fundamentales como son: auxiliarse de otros campos del conocimiento por medio de un enfoque polifónico, creativo e innovador, así como ir tendiendo redes de colaboración científica y establecer estrategias pedagógicas interactivas para los estudiantes. 

Dentro de las conclusiones destaca el establecimiento de trabajos sustentados en tres fases a saber: determinación de las unidades de análisis; observación extensiva de las prácticas de intervención; interacción efectiva con estructuras intra y meta grupales, que van permitiendo ir más allá de las subjetividades de los sujetos, proponer soluciones a los fenómenos sociales por medio de diferentes formas de intervención.





LA PSICOLOGÍA EN LA ACTUALIDAD   SIGLO  XXI

Vemos que la psicología ha trascendido en gran manera a pesar de las limitaciones y los obstáculos que se presentan  para  el  desarrollo de esta profesión como tal  Poniendo Las cosas sobre la base del sentido común, si una sociedad no sabe para qué sirve unas determinadas disciplinan pues no habrá demanda  diversificada  dela misma   ni podrá  desarrollarse en plenitud  y en función de todo  su potencial.Pero  hay  que tener  muy  en cuenta  que  cuando  se  desdibuja  a la   psicología  se deslíe  el  factor  humano 

(saforcada, 2015)

Sabemos   que  la   psicología    se en   carga  del  comportamiento   del ser humano y  sin esta ciencia que sería de la humanidad,que trataría de entender  analizar   descubrir   todo  lo que en  el ser humano  se desencadena día a día.

Se podría seguir enumerando necesitados aportes de nuestra disciplina al país, pero actuar en consonancia requiere adoptar una posición de seriedad en el manejo de esta disciplina, implica el desarrollo de la psicología como ciencia en todo su potencial de profundidad y de diversificación de los campos de aplicación de la misma.

(saforcada, 2015)

¿Cuál es la perspectiva de las ciencias psicológicas en el siglo XXI?, etapa

1 Escenario: Una nueva civilización

2. Escenario: la sociedad del Conocimiento

3. Escenario: un nuevo paradigma de ciencia

y tecnología

4. Escenario: un nuevo orden de valores

5. Escenario: nuevo cambio en el  empleo  y la   exclusión social

(amar, 2001)

De hecho, la historia nos ha enseñado que siempre la humanidad ha

venido resolviendo sus problemas y éstos han dado paso a formas superiores

de vida. Y a pesar de tantas carencias, incertidumbres, inequidades, conflictos

y confusión, debemos esforzarnos por construir una calidad de vida digna

de la condición humana.(amar, 2001)

 REFERENCIAS


amar, j. a. (2001). PERSPECTIVA DE LA PSICOLOGÍA EN EL  SIGLO XXI. Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España  y Portugal, 16.

saforcada, e. (2015).  PSICOLOGIA, CIENCIA Y PROFESION EN LAS SOCIEDADES NACIONALES DE NUESTRO  ESCENARIO. conferencias transversales , 6.


http://www.trabajo-social.es/2012/11/relacion-entre-trabajo-social-y.html