Sofía Blanca

 

Había una vez, una chica muy bonita y atlética. Ella tenía todo. Un día, ella recibió una carta de aceptación de la Universidad. Ella estuve contenta cuando la recibió porque su mama fue a mismo Universidad. Su mama jugó al fútbol allí y ella murió el año pasado. Sofía quería jugar al fútbol para seguir en el camino de su mama.

Era el primer día de la escuela y ella tenía practica. La Universidad era muy grande y Sofía Blanca estaba muy emocionada. En la practica, ella conoció muchas chicas y la capitana del equipo. Sofía Blanca dijo, “¡Hola! Me llamo Sofía. ¿Y tú?”

La chica respondió, “Victoria Reina. Buena suerte en la practica,” con una actitud negativa. Sofía Blanca sabía que Victoria Reina era antipática. 

El equipo trabajaba mucho para prepararse para el primero partido. Ellas jugaron un partido extraoficial. Sofía Blanca marcó el gol que ganó el partido. Ella estaba muy feliz y sus compañeras también. 

Sin embargo, Victoria estaba celosa. El entrenador, entrenador Espejo, dijo, “Muy bien, Sofía Blanca! Puedes ser la capitana un día!” Victoria le caía mal a Sofía.

Después del partido, Victoria estaba enojada. Fue a ver a su novio, un jugador del fútbol americano muy popular y guapo. Victoria dijo, “Me cae mal a Sofía Blanca. Ayudame a eliminarla.” El quería hacerla feliz, El fue a ver a entrenador del equipo de Sofía y Victoria. 

“Entrenador Espejo,” él dijo, “Vi a Sofía Blanca estuvo haciendo trampa! Ella sobomó al árbitro antes del partido anoche.” El entrenador estaba triste porque él le caía bien a Sofía mucho. 

Antes del partido, cuando equipo llegó, el entrenador dijo a Sofía que ella no podía jugar en el equipo. 

Sofía Blanca estaba devastada porque quería jugar por su mama. Ella le gustaba jugar al fútbol y busqué un equipo nuevo. Puso los folletos en el centro de la Universidad por el equipo. 

Tres días luego, esperó en la campa para su equipo. Siete chicos llegaron pero no sabían jugar el deporte. Los chicos eran muy poco atleticos y eran nerds. Sin embargo, Sofía Blanca tenía una actitud positiva. 

Los chicos y Sofía Blanca trabajaban mucho. Ella los enseñaba mucho y los chicos aprendían mucho sobre fútbol. Ellos practicaban todos los días y todas las noches. Después dos semanas, Sofía pensó que el equipo podía ganar un partido. 

Sofía fue a ver Victoria y la pidió para jugar un partido con su equipo. Si Sofía ganaba, ella podía ser la capitana. Victoria dijo, “¡Sí!” 

En el día del partido, Victoria trajó una manzana roja a la Sofía Blanca para buena suerte. Sofía comió la manzana antes del partido y sufrió un colapso.

Aunque ella no pudo jugar, su equipo querían ganar para ella. Ellos dieron todo de su esfuerzo y ganaron el partido. 

El novio de Victoria ayudó a Sofía, y la besó. Sofía se despertó y vio que su equipo ganó. Victoria estaba muy enojada. Sofía era la capitana y puso sus amigos nuevos en el equipo también. El novio de Victoria estaba enamorado a Sofía. En el final, Sofía estaba feliz.

 

El fin