simplebooklet thumbnail

of 0
Mis recuerdos de la muerte eran indistintos y poco claros. Había pasado la mayor
parte de mis días en un cuarto oscuro. La había cagado. En algún lugar, la había
cagado en algo. Había llegado a ser casi imposible para salir de la casa.
Las interacciones de mi familia conmigo fueron indiferentes. Ellos no me regañaron,
ni se lamentaron. Simplemente me dieron sonrisas vagas y miradas preocupadas. Me
ofrecieron trivialidades y me trataron como si todo fuera normal. Puede haber sido
amabilidad, o tal vez eso era todo lo que saan hacer. Pero lo que fuese, para mí, era
veneno.
En poco tiempo, una sensación de inquietud me quemó desde el interior. Justo cuando
había llegado al punto de que quería romper a llorar y escupirlo todo… Mi casa y mi
habitación, que me proporcionaban un poco más de comodidad que de incomodidad;
el miedo y la angustia que el mundo exterior me inspiraba; y mi tolerante familia, que
permanecieron siempre amables, juntos, me hicieron dudar en tomar ese paso
adelante.
Podría haber sido capaz de empezar de nuevo… el día después de cagarla, o el día
después de eso. Incluso una semana, un mes, un año, una década después. Si yo
hubiera dado ese paso, algo podría haber cambiado. Pero no lo hice. No pude.
Me faltó el valor para dar ese único paso. Era como algo que necesitaba, algo que me
daría un empujón, faltaba. O tal vez esa era solo mi excusa. Cada momento de
inacción me dio otra razón para rendirme.
“Es demasiado tarde.”
“Lo que se ha ido se ha ido.”
“Ya no sé qué hacer.”
“Solo se reirán de mí si empiezo ahora.”
La inquietud se acumuló dentro de mí, pero todo parecía demasiado agotador. Quería
tomar medidas, pero estaba demasiado aterrorizado para tomarlas. Quería hacer algo,
pero no tenía idea de qué hacer. La vida era sufrimiento, y sin embargo, me faltaba la
pasión que uno necesitaba para morir.
Comí la comida que me dieron, consumí entretenimiento barato y viví por inercia. Era
como el agua que se había estancado. Con miedo del fracaso, aparté la vista de mi
próximo destino y me entregué a la locura, medio consciente de la decisión que había
tomado.
La razón por la cual mis recuerdos de la muerte eran tan poco claros… era
seguramente porque mi propia vida había sido tan desordenada e indistinta. Una
habitación oscura. Una vida donde el día y la noche están invertidos. La luz de un
monitor. El sonido de un teclado. Fragmentados y caóticos, los recuerdos iban y
venían.
Y… Este recuerdo, que era un poco más claro que los otros. El sonido de un motor.
Una carretilla siendo empujada, llevando un ataúd blanco. Un sonido frío y mecánico
acompañó el lento e inexorable cierre de la puerta del incinerador. Era una de las
pocas imágenes vívidas que quedaba en mi nebulosa memoria: la muerte de mis
padres. Me pregunté, ¿había derramado lágrimas mientras estaba allí, con mis padres
reducidos a fragmentos de huesos y cenizas? Todo estaba cubierto de niebla. Había
una cosa de ese recuerdo que podía entender. Ese evento había llegado demasiado
tarde para ser mi escalón. Los días eran borrosos otra vez. En algún punto, habían
llegado a su fin. Mis recuerdos de mi muerte eran indistintos y poco claros. Debe
haber sido porque mi vida había sido tan irremediablemente indistinta y poco clara.
Los recuerdos iban y venían. El dolor rasgó mi corazón desde el interior. Lágrimas
fueron derramadas. Dejé salir un gemido. Pronto, el dolor silenció incluso eso.
Todo se desvaneció a negro.
Y en mi último suspiro, creí ver una débil llama.
“Wah…”
Desperté de mis recuerdos indistintos y poco claros.
Distinguí un techo sombrío… y de las sombras, un cráneo apareció ante mí. Fuegos
fatuos azules habitaban sus vacías cuencas de los ojos. Su mandíbula traqueteaba, el
esqueleto lentamente estiró una mano hacia mí.
Grité involuntariamente. El sonido que salió de mí parecía anormalmente agudo.
Como un niño pequeño, pensé. Con un comienzo, me di cuenta de que mi voz no era
lo único que se sentía fuera de lugar. El brazo que instintivamente había movido ante
era curiosamente pequeño y corto. Era rechoncho, corto y pequeño, de hecho. Era
un brazo que pertenecía a un niño.
¡El cráneo! ¡Olvídate del brazo! ¡Concéntrate en el cráneo! ¿Y dónde estaba? ¿Qué
había pasado?
Mis pensamientos infundidos en pánico saltaron de un lugar a otro, negándose a llegar
a un acuerdo. Decidí tratar de calmarme por el momento. Quería mantener la calma y
observar racionalmente la situación
“■■■■…”
Y luego el esqueleto trazó su huesudo dedo a través de mi piel.
“¡¿Waaaahhhh?!”
Una parte de mi cerebro comenzó a maldecirme. ¡¿Estamos en una situación como
esta, y esperas que mantenga la calma?! Me agité en un intento de escapar.
Era un esqueleto ambulante. Un monstruo. Una aberración. Una cosa que no es de
este mundo.
Un encuentro repentino con esta cosa habría aterrorizado a cualquiera. Yo no era
diferente.
Y encima de todo eso, parecía ser mucho más pequeño y más joven de lo que
recordaba. Mis recuerdos eran vagos, pero pensé que podría recordar ser larguirucho
y un poco alto. Sin embargo, mis recuerdos no coincidían con mi anatomía actual.
Imagínate a ti mismo, como un adulto, sentado en un triciclo con el que jugaste
cuando eras pequeño. Se sentía así, pero llevado a un extremo.
“■■■■…”
Aparentemente sin saber qué hacer conmigo, el esqueleto me presionó contra su
pecho con un brazo, y luego comenzó a balancearme rítmicamente de un lado a otro.
No importa cuánto luchaba en sus brazos, siguió balanceándome, con su persistencia
incesante.
“Ah…” Por fin, me di cuenta. El torpe movimiento del esqueleto era
fundamentalmente amable.
Fue un poco brusco. El esqueleto parecía tener poca experiencia con este tipo de
cosas, y sus huesudos brazos estaban lejos de ser cómodos. Sin embargo, no parecía
estar contemplando, digamos, la mejor manera de comerme. Bueno, probablemente
no lo era.
Por supuesto, no poseía una habilidad de observación suficiente para leer lo que
pasaba por las expresiones faciales de un cráneo. No podía confiar exactamente en lo
que se refería a mis opiniones, y tampoco podía bajar la guardia. Pero me pareció que
este esqueleto estaba actuando de una manera muy amorosa. Cuando miré de cerca el
fuego fatuo azul flotando en las cuencas de sus ojos, sentí como si pudieran tener un
amistoso calor en ellos. El pensamiento me calmó un poco.
Preguntándome qué estaba pasando exactamente, desvié mi atención del esqueleto por
el momento y me concentré en mi entorno.
Mi cabeza no podía moverse libremente, pero pude ver varios grandes y majestuosos
pilares, y numerosos arcos. Había un óculo en medio del techo abovedado, a través
del cual fluía una débil luz. Me sentía bastante seguro de que estaba en el interior,
pero el lugar parecía terriblemente anticuado e imponente. Me acordé del Panteón de
la antigua Roma, que una vez había visto en fotos.
Pero no pude decir nada más que eso.
Algo que debería haber estado muerto se movía por alguna razón, y parecía que me
había vuelto mucho más pequeño y más joven. Organicé lo que sabía en el fondo de
mi mente, pero antes de que pudiera embarcarme en una búsqueda de más pistas, mis
pensamientos empezaron a hacerse borrosos. Moverse me había cansado.
El esqueleto seguía intentando, a su manera torpe, hacerme dormir.
Mi cuerpo se balanceaba lentamente, ahora sintiendo como si estuviera siendo mecido
por suaves olas.
Dejé que las olas me llevaran, y me desvanecí lentamente.
Cuando me desperté, un anciano malhumorado con una nariz aguileña me miraba
fijamente. Él era azul pálido y semi-transparente. Es decir, podía ver a medias a través
de él. Era un inconfundible fantasma.
Contuve un grito.
Entonces, me estaban recogiendo. Miré hacia arriba para ver a una mujer que era toda
piel y huesos, cada uno tan seco como el otro. Es decir, era una momia.
Desesperadamente contuve un grito.
Algo se acercaba a mi rostro y lo miraba. Era el esqueleto que había encontrado antes
de quedarme dormido.
“¡¿Waaaaaaaaaaah?!” Finalmente, mi grito escapó. Grité. Lloré, pateé y forcejeé. Pero
quizás debido al estado actual de mi cuerpo, rápidamente me sentí cansado y
hambriento. La energía que necesitaba para resistir violentamente se marchitó.
“¿■■■■…?” El viejo fantasma miró mi rostro, e hizo ruidos indistintos a la momia.
Ella produjo de un lugar desconocido un recipiente que contenía algún tipo de gachas
blancas. Recogiendo un poco de ello con una cuchara, lo trajo a mi boca. Que
mantenía firmemente cerrada, sin tanto como un segundo pensamiento.
Quiero decir, no es como si pudiera pensar en buenas razones para abrirla.
Nadie sueña con oír “¡Abre bien grande!” Antes de recibir una amontonada ración de
quién sabe qué de una vieja momia totalmente seca.
Con lo que estaba cara a cara justo ahora no se parecía tanto como a las imágenes de
esos monjes momificados que siempre terminaría viendo en los libros de historia, que
se habían muerto de hambre para alcanzar la iluminación. Ella era el estado final
arruinado de la forma humana, seca como un árbol muerto.
¿Quién quiere experimentar un “Di ah” con uno de ellos? No podía imaginar ni
siquiera una sola persona que lo hiciera. Y si tal persona realmente existiera, yo, por
ejemplo, no querría ser amigo de ellos.
Ahora, por todo lo dicho, me sentía desesperadamente hambriento. Y no había otra
manera obvia de obtener comida en mi situación actual. Mi hambre tanto para la
comida como para el sueño era irresistiblemente fuerte, probablemente como
resultado de mi cuerpo más joven. Así que pensé para mí, ¡al infierno con ello!
Entonces, mordí toda la cuchara.
Realmente sabía bastante bueno. Mi memoria me informó que la comida de bebé era
blanda, pero supongo que mi lengua era tan subdesarrollada como el resto de mí.
El esqueleto me acarició la cabeza, como diciendo, “Ese es un buen chico.”
“¿Wah…?”
En ese momento, llegué a una sorprendente realización. Se requirió de algo ser puesto
en mi boca antes de que me diera cuenta. No había dientes allí. No es de extrañar que
mis intentos de hablar siguieran siendo divertidos.
Ya veo. Así que los bebés no tenían dientes. Bueno, eso era noticia para mí. Si tuviera
alguna experiencia con la crianza de niños, podría haber sido capaz de usar eso para
averiguar qué etapa de desarrollo había alcanzado. ¡Ajá! ¡Sin dientes, pero sin
amamantar, eso me hace tener unos meses de edad! Algo como eso. Pero ese tipo de
lida experiencia familiar no se encontraba en ninguna parte de mis recuerdos. Yo no
sabía el tipo de cosas que de otro modo esperaría de cualquier adulto razonablemente
maduro.
No hay mucho para mí, me encontré pensando.
Había muerto no habiendo acumulado nada más que conocimiento superficial y años
civiles. “Ah—”
Por supuesto.
Había muerto.
Definitivamente había muerto en aquel entonces.
A pesar de todos mis recuerdos borrosos y poco claros, la agonía de la muerte todavía
estaba profundamente grabada en mí.
¿Era este lugar confuso, donde estaba rodeado por los muertos vivientes, la vida
después de la muerte?
Si Dios existiera, ¿era este Su castigo?
Aproximadamente medio año pasó.
Dije “aproximadamente” porque dormir y despertar de nuevo constantemente hace
que el paso de los días sea un poco vago. Resulta que los bebés realmente pasan
mucho tiempo durmiendo, luego se despiertan porque tienen hambre. Se sentía como
si estuviera en un largo y extraño sueño o visión, y así mi mente fue capaz de
sobrevivir al aburrimiento de estar constantemente en posición horizontal.
Acerca de la única información que pude obtener en el ínterin era que mi situación no
era ni un sueño ni una visión. Se sentía demasiado vívido y demasiado realista. Y no
podía imaginar lo que tendría que ir mal para que una persona comience a tener
visiones de tener su pañal cambiado por un cadáver reanimado.
Me vi obligado a aceptar que era un niño incapaz de algo más avanzado que gatear,
pasando mis días al cuidado de tres criaturas no-muertas.
Después de algún tiempo, empecé a entender su lenguaje.
Era la teoría de un lingüistasu nombre se me escapóque el cerebro de un bebé no
era una pizarra completamente en blanco, sino que poseía desde el nacimiento la
capacidad de construir y aprender un lenguaje a partir de sonidos circundantes.
Aunque mis recuerdos seguían siendo vagos, parecía que todavía podía recordar una
cierta cantidad de mis antiguos conocimientos.
“Ba… Ba…” Traté de usar mi lengua y garganta para producir una palabra, pero
todavía tenía que dominar estos órganos, así que no iba muy bien.
No podía moverme de la forma en que había controlado mi viejo cuerpo antes de que
muriera. Los dos estaban chocando dentro de mi cabeza. El poder de la palabra, algo
que había dado por sentado antes, ahora era algo con lo que luchaba. Del mismo
modo, todavía no podía caminar correctamente.
¿Y si yo iba a ser así para siempre, incapaz de caminar o hablar con mi satisfacción?
Ese miedo me perseguía.
“Ya, ya. ¿Quieres un abrazo?” Posiblemente sintiendo mi ansiedad, la momia sonrió,
como para tranquilizarme.
Llevaba una túnica vieja y raída, similar a la de los antiguos sacerdotes, y los dos a su
alrededor la llamaban Mary.
Mientras yo estaba un poco indeciso para juzgar la belleza de una mujer, por no
hablar de una momia, sentí que probablemente había sido una bella dama en la vida.
Tenía un cuerpo esbelto y una actitud elegante, con sus ojos siempre apartados hacia
abajo. Su piel era como la corteza de un árbol muerto, pero no tenía cicatrices. De
ella, sentí que podía inferir los rasgos faciales impecables que ella debe haber poseído
como una mujer viva. Su cabello rubio ondulado, sin duda, había perdido su brillo con
el paso del tiempo, pero era grueso y hermoso.
“¿Por qué no vamos a dar un pequeño paseo afuera hoy?”
¡¿Me sacarás afuera?!
“Jeje, eso te puso una sonrisa en la cara.” Ella podía decirlo. Había tenido curiosidad
por lo que existía fuera de este… ¿templo?
Sin embargo, con este cuerpo, apenas podía ir y echar un vistazo. Yo había estado
esperando una oportunidad para ser llevado fuera.
“¡Vamos!” Ella me levantó. Detectaba una especie de fragancia ligera y flotante. No
era un olor desagradable. ¿Un poco leñoso? Me recordó el olor a incienso que podría
esperar de una amable señora.
Ligeramente calmado, me permití disfrutar del olor.
Mary me llevó en sus brazos mientras caminaba lentamente a tras del templo
bilmente iluminado.
Su piso era un tablero de ajedrez de piedras cuadradas. Una suave luz fluía desde el
tragaluz ocular en la parte superior del vasto techo del templo, terriblemente alto y
abovedado. Había alcobas en las paredes, que daban la impresión de un santuario
japonés, y dentro de ellas había esculturas de lo que presumiblemente eran los dioses
de este templo.
Uno a uno, pasaron por delante de mis ojos mientras caminábamos.
Uno representaba a un hombre imponente con un aire de seriedad, en la plenitud de la
vida, teniendo una espada con forma de rayo en su mano derecha y una balanza en la
otra.
Otra era una mujer corpulenta, su sonrisa cariñosa, con un bebé y un manojo de
espigas de arroz sostenido firmemente en sus brazos.
Había un hombre bigotudo de estatura baja y fornida, con llamas rugientes en la
espalda, sus manos agarraban un martillo y pinzas.
Un joven andrógino que sonreía amablemente, sosteniendo un vaso de vino y un
mero de monedas de oro, y rodeado por lo que parecían ser pictogramas que
representan la fuerza del viento.
Una joven bien vestida en tela fina sumergida hasta la cintura en un arroyo claro,
sosteniendo un arco en una mano, y alcanzando con la otra lo que pudo haber sido un
hada.
Un anciano con un solo ojo que irradiaba inteligencia, de pie delante de algún tipo de
inscripción, sosteniendo un bastón y un libro abierto en sus manos.
Probablemente los representantes de un panteón religioso politeísta, pensé. De alguna
manera sentía que podía decir qué tipo de creencias se esconden detrás de cada uno de
estos dioses simplemente mirando sus estatuas.
Pero no tenía ni idea de la siguiente.
No había ninn fondo. ¿Quizás eso era para representar la oscuridad? La figura
llevaba una túnica con una capucha que cubría sus ojos. Un estado de ánimo sombrío
y gris colgaba sobre él.
Su único rasgo notable era el palo largo que sostenía, en cuyo extremo colgaba una
linterna. Francamente, esta estatua me dio la impresión inmediata de un dios de la
muerte.
Me sentí extrañamente atraído por su linterna.
Por supuesto, no teniendo manera de conocer los pensamientos del niño en sus brazos,
Mary siguió caminando. Mis ojos siguieron la escultura hasta que salió de mi vista.
Habrá otras oportunidades de verlo de cerca, pensé. Hice mi mejor esfuerzo para
deshacerme mi extraña obsesión.
Seguimos adelante, más y más lejos del ojo en el techo, mis alrededores cada vez se
hacían más oscuros y oscuros, hasta que apenas podía ver algo. Sus pasos resonaron
en la oscuridad.
Después de algún tiempo, Mary se detuvo bajo un arco grabado con vides y apoyó
una mano en una pesada puerta de hierro. Cuando la puerta emitió un chillido ruidoso,
un rayo de luz se derramó a través de la abertura, luego se expandió lentamente.
Cuando la abertura se hizo lo suficientemente amplia, Mary salió.
“Ah…” Mi campo de visión se abrió de golpe.
Un viento refrescante soplaba.
Era el amanecer, y una tenue niebla matutina colgaba en el aire al pie de la colina.
Una ciudad de piedra se extendía por debajo de nosotros, construida hasta el borde de
un vasto lago. Se sentía medieval, o incluso más. Pude ver altas torres y un acueducto
construido con una serie de hermosos arcos.
Todo estaba envejecido y en ruinas.
Muchos de los techos de los edificios se habían derrumbado, y el yeso de las paredes
había caído, dejando los edificios en un estado de lamentable deterioro. La hierba
creció a través de los huecos en el pavimento de piedra de las calles, y las vides
verdes y el musgo se aferraban a los edificios. La ciudad fue decayendo entre la
vegetación, como si estuviera disfrutando de un sueño tranquilo después de toda la
actividad que una vez tuvo lugar aquí.
El sol de la mañana brillaba suavemente sobre todo.
Mis ojos se abrieron de par en par. Era una vista de tal magnificencia, sacudía el alma.
Sentí como si el viento hubiera corrido directamente a través de mí, de mis pies a mi
cabeza. El interior de mi cabeza se sentía increíblemente claro. Todo mi cuerpo, hasta
la última célula, sentía el mundo. Sentí que había recordado algo muy valioso, algo
que había olvidado en el camino.
Por alguna razón, sentí ganas de llorar. Cerré los labios con fuerza, tratando de retener
las lágrimas, pero no hizo ninguna diferencia. Ellas salieron de mis ojos.
Había vivido una vida irremediablemente indistinta y poco clara, y había muerto
dentro de esa neblina, nunca escapando de ella. Así que cuando me desperté en este
mundo, sospeché que podría ser un castigo de Dios.
Pero esto no era un castigo.
No sabía dónde estaba. No sabía lo que estaba pasando.
Pero yo estaba seguro: esto era un acto de gracia. Impresionante, maravillosa gracia.
Por la bondad de sus corazones, alguien me había devuelto lo que yo había tirado sin
sentido. Sin ninguna evidencia, creí sin lugar a dudas que este era un regalo cálido y
dichoso.
“Es precioso, ¿no, Will? Mi querido niño…” La voz era de Mary.
William. Will para acortarlo. Ese era mi nombre. Era el nombre que me habían dado
los tres.
Mi nombre antes de morir había sido tragado por el barro. Ahora, este era mi nombre.
Este diminuto cuerpo era mi cuerpo. El cuerpo y el nombre que se sentían como si
pertenecieran a otra persona parecían de repente encajar, como si esto fuera lo que
siempre había sido.
“Ah… Ah…” Traté de hablar, y mi voz se llenó de lágrimas. No me importaba. Forcé
mis cuerdas vocales inmaduras a hacer ruido.
Me dije a mí mismo… Esta vez, iba a hacerlo bien.
Mientras Mary me acunaba en sus brazos, yo ardía con determinación. Nada tenía
sentido para mí todavía. No sabía qué clase de mundo era, ni por qué había nacido
aquí. Pero tenía tiempo suficiente para entender esas cosas.
Mi conocimiento era escaso y no tenía habilidades, pero tenía todo el tiempo que
necesitaba para aprender. Ya había tenido suficiente de quedarme estancado, de ceder
y de abrazar mis propias rodillas. No me importaba si fracasé. No me importaba si
tropecé. No me importaba cuántos obstáculos tendría que vadear.
Esta vez… Esta vez, iba a vivir. ¡Iba a vivir en este mundo! Grité mi resolución con el
gemido de un recién nacido.
Había un ángel delante de mis ojos.
Era un joven niño, su cabello castaño ligeramente desordenado, sus ojos de un azul
verdoso intenso, y su rostro tenía un color saludable.
“Así que soy yo.”
Había encontrado un viejo espejo de mano en un estante de herramientas en un rincón
del templo. Ansioso por la oportunidad de observar mi propia apariencia, me acerqué
y lo agarré con ambas manos. Encontré que era más lindo de lo que esperaba.
Después de pensarlo más, probablemente no debería haber sido sorprendente que yo
era más lindo que la mayoría de la gente, dado que era un niño. Cada uno es 100%
s lindo durante sus años de la niñez. Incluso los hombres barbudos de aspecto duro
eran pequeñas cosas adorables cuando los mirabas en sus álbumes con fotos de su
infancia.
“Sí…” Devolví gentilmente el espejo. Apreté mi mano y luego la abrí. La apreté de
nuevo y luego lo abrí.
Una mano pequeña, suave e hinchada. Mi mano.
Un año y algunos meses habían pasado.
Para mi sorpresa, después del día que acepté mi nombre y mi cuerpo actual como mío,
la sensación de que mi cuerpo no estaba funcionando como debería rápidamente se
resolvió. Los recuerdos de cómo controlar mi cuerpo antes de mi muerte se
desvanecieron. Ahora, eran esos miembros diminutos los que reconocí como míos. Mi
mente y mi cuerpo estaban operando al unísono.
No me había tomado mucho tiempo aprender a tambalearme, e incluso pude hablar,
aunque de manera vacilante. Había dedicado el año pasado a practicar caminando
constantemente y aprender palabras y sus pronunciaciones hablando con Mary y con
los demás.
Sin embargo, todavía me caía sobre mi rostro de vez en cuando. Probablemente por lo
grande que era mi cabeza en proporcn a mi diminuto cuerpo. También podría haber
tenido algo que ver con mi campo de visión, el sentido del equilibrio, y los músculos
están poco desarrollados. Como una queja adicional, aún tenía un bajo umbral de
dolor. Como puede imaginar, lloraba cada vez que me caía.
Pero progresaba poco a poco. Progreso que se espera de un niño, tal vez, pero
progreso era progreso de todos modos. Por lo menos había crecido de la fase de gatear
y llorar a alguien que podría haber asistido al jardín de infantes o a la guardería. Por
lo tanto, pensé que era hora de probar mi mano en el próximo desafío.
Había decidido vivir en este mundo. Quería un cuerpo del que pudiera sentirme
orgulloso, y quería estudiar y aprender, una cosa a la vez. Y así, lo primero en la lista
era…
“Hmm, ¿dices que quieres aprender a leer?”
Estábamos en una de las muchas habitaciones pequeñas que están profundamente
dentro del templo. Había paredes de piedra, una pequeña silla de madera y un
escritorio, e incluso una cómoda cama en un rincón de la pared.
Un viejo con ojos penetrantes y una nariz aguileña estaba delante de mí, con los
brazos cruzados y acariciándose la mandíbula. Su cuerpo vaporoso, cubierto por una
holgada túnica, era medio transparente y no tenía ninguna sustancia en él. ¿Supongo
que lo llamarías un espectro? Un espíritu, como dicen. Ya sabes, un fantasma.
“Sí. Por favor, Gus.” Su nombre era Augustus, técnicamente, pero Mary y todos los
demás lo acortaron.
Por el momento, le estaba pidiendo que me enseñara a leer. Para ser honesto, había un
montón de cosas más importantes que quería preguntarle. Sobre este mundo, por
ejemplo, o mis extraños recuerdos.
Pero cualquier pregunta que pudiera haber planteado un niño como yo hubiera sido
inevitablemente encontrada con una respuesta igualmente primitiva, usando un
vocabulario ordinario. Alguien podría lanzar una explicación de la astronomía, física
y la teoría de la fusión nuclear después de que un niño preguntara, “¿Por qué brilla el
sol?” No suele ser así. Su respuesta sería algo así como, “El señor Sol está haciendo
todo lo posible para darnos a todos luz y mantenernos calientes.”
En realidad, había intentado hacerles unas cuantas preguntas rápidas sobre el mundo,
pero todas ellas fueron borradas. Todavía era demasiado pronto para esas preguntas.
Esa charla tendría que venir después de que construyera una cierta cantidad de
conocimiento académico, y después de lograr que los otros me vean como alguien que
podría sostener una conversación de ese nivel.
“Hmm, leer. Leer. Seré franco. Si no me hace ganar monedas, no estoy ni un poco
interesado en ello. De todos modos, eres demasiado joven, chico.”
“Pero yo quiero entender.”
“Muy joven. Shoo, shoo.” Él agitó una mano hacia mí perezosamente.
A diferencia de Mary la momia, que me cuidaba en cada oportunidad, y Blood el
esqueleto, que pasaba mucho tiempo conmigo, el fantasma llamado Gus me trataba
con indiferencia. A él no le importaba ignorarme, y si le pedía algo, a menudo me
rechazaba con irritación.
Era obstinado y a veces arrogante, y por lo general difícil de acercarse. Pero a pesar
de todos sus defectos, no había duda en mi mente de que él era el más inteligente de
los tres. De su dicción a sus frases ingeniosas, sentí que él era muy educado.
“Pero yo quiero entender.”
“Te escuché la primera vez.”
“¡Vamos! ¡Quiero entender! ¡Por faavoooor~!” Hice mi rabieta, como el niño que era.
¿Cuándo fue la última vez que le rog a una figura parental como esta? Por los
viejos tiempos, empecé a divertirme un poco con él. “¡Por favor! ¡Por favor, por
favor, por favor! ¡Vamos, Gus! ¡¿Por fi, por fi, por favor?!” Me sentí como un niño.
La edad de mi cuerpo probablemente estaba reteniendo mi estado mental. Eso tenía
sentido, pensé en ello. Mi cerebro también era el de un niño. Pero entonces, ¿por qué
mi conciencia y percepción se siente tan adulta?
Sintiendo que pensar demasiado sobre esto me dejaría perdido en el laberinto
comprendido por mi cerebro, mente y alma, decidí no entrar en eso, y solo seguí con
mis rabietas un poco más en su lugar.
“¡Por los dioses! ¡Muy bien, muy bien, está bien!” Después de murmurar algo acerca
de los niños, Gus suspiró y me miró. “Eres un verdadero trabajo. ¿Quieres aprender a
leer?”
“Sí.” Realmente no entendía la escritura de este mundo.
“Hmmm… Bueno, entonces, primero lo primero…” Gus extendió una mano hacia la
estantería contra la pared, y un solo libro flotó hacia él.
¿Psicoquinesis? Bueno, los fantasmas eran una cosa real, así que seguro, por qué no.
Lo paranormal había dejado completamente de sorprenderme recientemente.
“Es mejor que aprender las letras.” Él abrió el libro con una lista de letras que se
asemejaba a un alfabeto. Pero
“No, esos están bien.”
“¿Están bien? ¿Qué están bien?”
“Ya puedo leerlas.” Comprendí esta parte. Había estado viviendo en este templo
durante más de un año, rodeado de relieves, mirando las imágenes y el texto grabado
en ellas mientras escuchaba a todos hablar.
Comparando la frecuencia de los diferentes sonidos del lenguaje con la frecuencia de
las letras en los textos me habían dado una comprensión básica. La pronunciación de
“E” era el más frecuente, seguido por “A” y “T”, así que empecé con esos y el resto
siguiópidamente.
Por lo tanto, ya podía leer estos.
“¿Disculpa?” Gus me miró con un gesto de asombro.
“Ya puedo leerlos.”
“¿Qué dice esto?”
“Dice: ‘Los pétalos vibrantes de una fragante flor, son llevados por el viento. El
mundo, como mi vida, está en constante cambio.’ ¿Verdad?”
Pan comido.
“¿Blood o Mary te enseñaron eso?”
“No. Escuché a todo el mundo hablando, miré las letras y me di cuenta de ello.” La
vida en el templo no era muy estimulante, y había un límite de cuánto movimiento
podía manejar mi joven cuerpo. Tuve un tiempo interminable para pensar, así que lo
había estado gastando en esto, usándolo como un rompecabezas para evitar el
aburrimiento.
“Will…” Por un momento, Gus parecía estar sumido en sus pensamientos, y entonces
me dirigió una pregunta en un tono serio. “¿Qué es lo que estás tratando de entender,
entonces?”
“Aquellas que se ven bastante complicadas sobre los dioses y otras cosas.”
Por lo que había descifrado de las inscripciones en varias partes del templo, las letras
de este mundo eran un alfabeto de fonogramas. Sin embargo, en los relieves de los
dioses y otros lugares similares, de repente aparecieron caracteres pictográficos
complejos. Esas eran las que no entendía. ¿Qué eran, y cómo se suponía que iba a
leerlos? ¿O simplemente estaban allí para la decoración?
“Ah, las Palabras de Creación. Se usan en las magias antiguas.”
“Creación… Magia…” Ahora estamos hablando de creación y magia, ¿eh?
“Hmm. Dónde empiezo…”
“El principio.” Respondí.
Demasiado era mejor que muy poco. Yo estaba bendecido con una buena memoria.
Y, de todos modos, si no podía recordarlo todo, podría preguntar nuevamente, tantas
veces como necesitara.
“Ponte cómodo, entonces. Esto va a tomar un tiempo. Empezamos hace mucho,
mucho tiempo, más de lo que te puedes imaginar, cuando el mundo estaba apenas
comenzando. En aquel entonces, el mundo seguía siendo una gruesa e hirviente olla
de caos, donde el Gran Mana se arremolinaba con el calor, y era incapaz de mantener
una forma.”
No esperaba que comenzara con la Creación.
“Estamos… ¿Estamos empezando allí?”
“Estamos empezando ahí.” Estaba en tono serio.
“En el caos, el Primer Dios apareció desde un lugar que nadie conocía, y Dios dijo:
‘Hágase la tierra’, y el maná se solidificó a los pies de Dios, y se convirtió en la tierra,
y el maná se dilu por encima de la cabeza de Dios, y se convirtió en el cielo. Y así
se separaron los cielos y la tierra. Llamamos a este Dios simplemente “el Creador” o
“el Progenitor”, porque un verdadero nombre nunca fue transmitido.”
Sentí que lo que había oído tenía un cierto parecido con las narraciones de la creación
del cristianismo y la mitología griega.
“Después de esto, el Creador pronunció las Palabras y grabó los Signos, hizo el sol y
la luna, dividió el día de la noche, y juntó agua para separar los océanos y la tierra.
El fuego nació, el viento nació, los árboles nacieron. Los dioses nacieron, y nacieron
las personas y animales.
Y cuando el Creador había hecho el mundo y estaba satisfecho de su belleza, se dijo a
sí mismo, sin pensar, que era “bueno”. Pero hacer algo “bueno” es también hacer algo
más “malo”, así como solidificar la tierra creó los cielos.
Y así fue que la malicia y los dioses malvados nacieron. El Creador trató de recuperar
su palabra, pero ni siquiera los dioses pueden devolver una palabra a la boca que la
pronunció.
Los dioses malvados que nacieron en el mundo mataron al Creador, y así nacieron la
vida y la muerte. Y después de eso comenzó la era de muchos dioses y muchas
leyendas.” Gus tomó una breve pausa.
“Las palabras y signos usados en esta historia de la creación son las Palabras de
Creación”, concluyó.
Ah, así fue como todo estaba conectado.
“¿Entonces esas son las palabras que hicieron el mundo?”
“Así es. Estas Palabras y Signos… Bueno, llamémosles letras. Las palabras y las
letras tienen poder.”
Poder. Poder, ¿eh?
“¿Qué pueden hacer?”
“Hmm, déjame ver…” El dedo de Gus bailó en el aire. Una misteriosa fosforescencia
residía en la punta de su dedo y dejaba un rastro mientras se movía, dibujando dos
pictogramas fluidos y complejos en el aire. Su dedo se ralentizó, y cuidadosamente,
de forma deliberada, añadió el punto final del segundo símbolo.
“¡Whoa!” Me revolví hacia atrás. Las letras dibujadas en el aire se habían convertido
repentinamente en una llama que saltaba y quemaba de un rojo brillante. La llama
colgaba en el aire y podía sentir su calor. Era fuego real.
“Suficiente para una demostración, ¿espero?” Gus murmuró uno o dos versos
melódicos y rítmicos bajo su respiración. La llama ardiente desapareció por completo,
como si todo hubiera sido solo una ilusión.
Me quedé mirando, encantado.
Era magia. ¡No es ningún truco! Era magia real. Este mundo tenía magia en él.
Asombroso. Asombroso. Realmente estaba emocionado por lo que acababa de ser
demostrado.
Podrías preguntarte cuál es el gran problema después de ver fantasmas, momias y
esqueletos vivientes, pero yo diría que un adecuado sistema de magia es una cosa
completamente diferente que el horror y los elementos sobrenaturales.
“¿Estuvo claro para ti? Dibujar las pictografías para Ignis define el fuego para existir
en ese lugar, y el aire instantáneamente estallará en llamas. Si dices la Palabra de
Supresión para extinguir el fuego, las llamas desaparecerán.
Esto es lo que quiero decir con las Palabras de Creación, y lo que más comúnmente se
conoce como magia.”
Lo que me vino a la mente entonces no era la “magia” como conocía de los juegos de
computadora, sino de las novelas de fantasía más pasadas de moda. No era
simplemente otra habilidad para ser disparada casualmente si tuvieras los puntos
suficientes para gastar, pero uno de los secretos más antiguos del mundo, nunca
proceder sin una cuidadosa previsión.
Aquella era la atmósfera que evocaba aquel viejo fantasma de nariz aguileña en
aquella débilmente iluminada habitación de piedra, mientras hablaba con orgullo de
poderes misteriosos.
“Es importante entender que las Palabras de Creación son cosas inconvenientes. Su
poder es un obstáculo para la escritura y el lenguaje. Fue el propio uso de las Palabras
del Creador que condujeron a los dioses malvados a tomar la vida del Creador.”
, no es broma. Incluso tomar notas sería un esfuerzo arriesgado si el papel pudiera
quemarse en un instante solo escribiendo “fuego”. Eso sería inconveniente en el
extremo y tendría que ser una obstrucción para el avance de la civilización. Incluso
tendría que meterse en el camino de la vida cotidiana de la gente común.
“En consideración a esto, el dios del conocimiento de un solo ojo, Enlight, seleccionó
veinte consonantes y cinco vocales. Para que las Palabras de Creación no ejerzan su
poder, simplificó los caracteres y sus pronunciaciones, y creó el lenguaje corrompido
que llamamos Lengua Común.”
Lo tengo. Para trazar una analogía con el japonés, las Palabras de Creación serían los
complejos caracteres kanji. Escribir los kanji descuidadamente era peligroso, y podría
hacer que el fuego estallara y las cosas estallaran. Para evitar esto, un dios sabio
simplificó los caracteres, e hizo el otro carácter japonés: el kana, que representan
sonidos.
Hubo una diferencia en que la Lengua Común usaba caracteres fonémicos, no
silábicos. Era más como un alfabeto que el kana, en realidad.
En cualquier caso, comprendí ahora que esos caracteres no eran de una familia
lingüística completamente diferente, y que no habían sido lanzados para fines
simbólicos. Pertenecían a la misma lengua, similar a la forma en que el japonés era
una mezcla de kanji y kana.
“Lo que estabas leyendo era la Lengua Común, y lo que no podías leer eran las
Palabras de Creación, escritas en los Signos de los dioses, y usadas para las grandes
magias de la antigüedad. Los grabados alrededor del templo fueron escritos para no
activarse. Algunos tachados, otros intencionalmente erróneos en algunos lugares,
mientras que otros se incorporaron en diseños elaborados.”
Ya veo. Si corromper los símbolos impedía que se activaran, entonces tenía sentido
que pudieras grabarlos en una forma lo suficientemente equivocada como para poder
identificar el original.
Me preguntaba por qué tenían que ir tan lejos para registrar las Palabras de Creación,
pero cuanto más escuchaba, más sentía que entendí.
“Las Palabras de Creación llevan al hombres cerca de Dios que la Lengua Común,
ya ves. Es lógico que las Palabras se graben en un templo para reverenciar a Dios y
orar a Dios. ¿Entiendes esto?”
“Sí, lo entiendo.” Asentí con la cabeza repetidamente. Tenía perfecto sentido.
“Hmm. Muy bien, Will, ¿qué te parece esto? ¿Sabes por qué las Palabras tienen tal
poder para empezar?” Gus planteó la pregunta con una sonrisa en su rostro.
Uh, así que lo que Gus estaba tratando de hacerme pensar aquí era…
“Así que… por qué creemos que un taburete es un taburete, ¿verdad?” Le pregunté.
“Hmm…” Tuve la sensación de haber leído algo en alguna parte. Era algo que había
do incluso en mi mundo anterior, en un lugar donde habían hablado de
percepciones, representaciones y conceptos.
sicamente, cuando miramos un taburete de madera de cuatro patas, no importa de
qué color es, o de qué madera está hecho, pensamos: “Esto es un taburete”. Nosotros
pensamos eso incluso con los taburetes que no son, en general, idénticas. Dentro de
nuestras cabezas, los clasificamos pegando una etiqueta de “taburetes” en ellos.
Normalmente no lo percibimos como “cuatro patas y una tabla”, ni pensamos “mesa”,
a pesar de que una mesa tiene cuatro patas y una tabla. Por otra parte, si vemos a una
persona sentada en un taburete, no pensamos en “una combinación de madera y un
humano”. Lo percibimos como “un taburete y un humano”.
Por supuesto, es posible ver el taburete como “cuatro patas y una tabla” en su lugar, si
deliberadamente tratamos de mirarlo diferentemente, o incluso como “una masa de
fibras de madera”. También somos capaces de distinguir “este taburete” y “ese
taburete”, distinguiendo cosas diferentes en la misma categoría.
En cualquier caso, a lo que se reduce esto es que nosotros colocamos estas etiquetas
que llamamos “palabras” a las cosas. Eso nos permite categorizar este mundo caótico,
conceptualizarlo y dividirlo en partes para hacer la percepción más fácil. No sería
posible para nosotros sobrevivir sin esa capacidad.
El lenguaje es el poder que separa al mundo del caos indistinto, como lo fue en el
mito de la creación que acababa de oír.
Era el momento de resumir mis pensamientos errantes.
“Es porque las Palabras son lo que separa las distintas partes del mundo y lo establece
como es”, dije.
Gus parecía muy sorprendido por mi respuesta. Tenía los ojos abiertos y su boca se
abría y cerraba.
Miré hacia abajo culpablemente.
El asombro de Gus me hizo sentir más vergüenza que orgullo.
Debido a que tenía recuerdos de la vida que había vivido una vez, tenía
conocimientoaunque superficialque debería haber sido imposible para un niño
como yo lograrlo. Me hizo sentir que había hecho un poco de trampa.
Si un “talento” era un regalo que tenías desde el nacimiento, entonces quizás estos
recuerdos míos cuentan como talento. Pero todavía se sentía mal.
Gus salió volando de la habitación, pasando por la pared. Localizó a Mary y a Blood
en el salón principal, y antes de llegar hasta ellos, estalló, en una ráfaga de
tartamudez, “E-E-E-E… ¡El niño puede ser casi tan talentoso como yo!”
Empecé a sentirme cada vez más incómodo.
“Dios mío. ¿Hay algún problema, viejo Gus?”
“¡Oh, Mary, ese muchacho! Por qué, yo—”
Observé desde lejos mientras Gus retransmitió emocionadamente lo que acababa de
suceder. Con sus brazos espectrales de color azul pálido gesticulaba salvajemente,
explicómo mi capacidad para formar un argumento era extraordinaria para mi
edad, cómo yo era perspicaz, cómo la capacidad de captar la verdadera naturaleza de
algo equivalía al talento mágico…
Mary la momia escuchaba plácidamente. “De verdad.”
En cuanto a Blood el esqueleto, estaba apoyado contra una pared, mirando en otra
dirección. No parecía interesado remotamente.
“¡Si lo entrenamos en unas cuantas cosas temprano, él podría ser realmente bueno
para algo! Personalmente, prefiero no recoger la basura del suelo, pero tal vez este
chico es diferente. Él podría—”
Me quedé congelado.
“¡Anciano!” La voz le azotó como un látigo, antes incluso de que tuviera tiempo de
pensar.
Era Blood, todavía junto a la pared. Las llamas azul pálido rugían en sus cuencas
oculares vacías. “Deja de decir estupideces. El chico solo tiene un par de años. Lo que
acabas de decir es ir demasiado lejos.” Podría decir que Blood lo fulminaba con la
mirada.
“¡Lo encontraron en el suelo! ¿Me equivoco? Yo no quería involucrarme con él.”
“Ese no es el punto.”
“Ahora que sé que tiene algo de talento en él, no estoy diciendo que no voy a
enseñarle una cosa o—”
Blood dio un paso hacia él.
Para mí, parecía que un aura invisible envolvía todo su cuerpo. Yo no había sido
realmente consciente de ello hasta este punto, pero Blood era muy grande. Lo que la
gente quería decir cuando decían “de huesos grandes”.
“Oye, ahora…”
Incluso observando desde fuera, podía sentir un hormigueo en mi piel por la fuerza
pura del avance de Blood.
Escucha, viejo Gus. Sé que es tu naturaleza hablar así. No me voy a molestar en
intentar cambiarte después de todo este tiempo. Eso es lo que te hace quien eres.
Pero no llames a un niño ‘basura’ mientras él está al alcance del oído. Incluso tienes
que ser capaz de imaginar cómo oír eso debe hacerle sentir.” Blood me miró y luego
miró a Gus.
No podía creer lo que estaba viendo.
“Mgh…”
El arrogante e intolerante Gus estaba siendo dominado. Esto a pesar del hecho de que
era normalmente Blood quien era regañado por los otros dos por su irresponsable,
“esto funcionará” actitud.
“Si quieres quedarte fuera de la crianza de Will, sé mi invitado. Puedes ser un
cascarrabias donde ninguno de nosotros tiene que escucharte. Pero si vas a estar
enseñándole, hazle un favor al chico y corta eso. ¿Eso suena justo para ti?”
Gus se quedó en silencio durante un rato. Luego, sacudiendo la cabeza lentamente y
suspirando, aceptó la culpa y retrocedió.
“Tienes razón. Fue un comentario irreflexivo. Voy a ser un poco más considerado en
el futuro. Lo siento, Will.”
“Uh, está bien…”
Nunca había visto algo como esto de ninguno de estos dos antes. Me uní, decidí decir
algo para calmar la situación. Tuve que hacer un espectáculo de pasarlo por alto para
que pudiéramos seguir adelante.
“Um, estoy bien, Gus. No te preocupes por eso.” No podía pensar en nada mejor que
decir.
Al oír eso, Blood se enfrió también, e inclinó la cabeza ligeramente hacia Gus en
disculpa.
“Yo también estaba fuera de lugar. No debería haber sido agresivo contigo de repente
de esa manera. Lo siento. ¿Podemos dejarlo pasar?”
“Mm.” Gus asintió. “Tu falta de refinamiento no es nada nuevo. Olvídalo.”
“Oye, Mary, voy a pedir prestado a Will por un segundo.”
Mary había estado observando a los dos con su habitual expresión pacífica. “Sí está
bien. Gus, ¿te importaría decirme un poco más?
“Will, sal un momento.”
“E… Está bien.” No podía comprender el significado de lo que acababa de suceder.
Todo había sido demasiado rápido.
Pero estaba seguro de una cosa.
Blood se había enfadado y lo había hecho por mí.
Las ruinas de la ciudad eran tan hermosas como siempre.
La luz del sol de la mañana brillaba en el lago.
“Uh, así que… Will.”
Y sentado en la colina, contemplando esta gloriosa vista: un esqueleto.
El desajuste fue fenomenal.
“Probablemente no sabes nada de esto, porque has estado aquí desde que tienes
memoria, pero…” Blood rascó su cráneo, como si estuviera dudando de cómo
explicar. Las llamas azules en sus cuencas oculares oscilaban. “Todavía puedes
decirlo, ¿verdad? Que eres diferente de mí y de Mary y del viejo Gus.”
“Um… Sí. Lo sé. Soy el único que está caliente y respirando.”
“Sí, eso. Es, uh, complicado. Todo tipo de complicados…”
Obviamente estaba claro que había algunas circunstancias inusuales detrás de donde
yo venía. Una ciudad en ruinas, los no-muertos, y en medio de todo, un solo niño
humano vivo. Era antinatural.
Gus dijo que fui “recogido”, así que tal vez yo era un niño abandonado o algo así.
Mary era del tipo maternal, así que tal vez me aceptó, y Gus estaba en contra de ella o
algo así. Podría hacer todo tipo de conjeturas, pero en última instancia, no sabría la
verdad hasta que se me explicara. Y…
“Ahora… no es el momento.”
“Sí.”
No fue sorprendente. Ningún adulto respetable le diría a un niño de mi edad que era
adoptado, o trataría de explicarle todos los complicados antecedentes, no importa lo
inteligente que parecía para su edad. Lo mantendrías oculto.
Blood se encogió de hombros suavemente. De repente me di cuenta de que la razón
por la que Blood se enojó con Gus no solo pudo haber sido por ser tan desconsiderado
con un niño, sino también porque derramó los frijoles sobre mi trasfondo.
“Uh, y sobre el viejo Gus. No te enojes tanto con él, ¿de acuerdo? Cuando él se
emociona, él es, ya sabes, lo que él está pensando solo sale directamente. Incluso
cuando no está emocionado, él no hace todo el asunto de “considerar la elección de
sus palabras” en primer lugar.”
“Sí. Está bien. No estoy enojado. Me sorprendió un poco.” Y la razón por la que su ira
había sido tan feroz también podría haber sido para distraerme.
Antes de entender completamente lo que Gus quería decir con “basura del suelo” y
comenzara a pensar mal de él, Blood había causado una escena y me había dado algo
s en que pensar.
“Hm. Tienes un gran coran, Will. Es bueno ser grande. Qué tal esto. Cuando tu
cuerpo se vuelva tan grande como tu corazón, y tengas la edad suficiente para
recibirlo todo, te juro que te diré todas las cosas de las que no puedo hablar ahora
mismo.”
“Sí.”
Todo fue por mí.
Ahora que podía entenderle, descubrí que Blood era sorprendentemente compasivo
hacia mí.
Blood es increíble, pensé. ¿Había tratado a otras personas así antes de morir? ¿Había
conseguido ser así? Mis recuerdos eran vagos, pero pensé que la respuesta era
probablemente no. ¿Casi nunca? No, honestamente nunca. El pensamiento hizo que
mi pecho se apretara.
“¿Blood?”
“¿Hm?”
“Um, gracias. Por todo esto.” No podía decirlo muy bien. Él se merecía algo mejor.
“¡Jaja! No te preocupes por eso.” El fuego fatuo en sus cuencas oculares brilló. No
podía leer las expresiones de un cráneo, pero sentía como si me hubiera sonreído.
Me revolvió el pelo y se puso de pie. “Bueno. Ve a hablar con Gus y aprende sobre la
escritura y la magia y todo eso. Al final del día, ese anciano es un maldito buen
hechicero. Un recolector de zenis, antes que nada, sin embargo.” Traqueteando su
mandíbula de la risa, Blood añadió, “Ah, supongo que no sabes lo que es un zeni.
Cierto…” y riendo a carcajadas unas cuantas veces más.
“¡Oh, y si el anciano te está enseñando, yo también haré mi parte! ¡Tengo un montón
de cosas para enseñarte! ¡Espera por ello!”
“¡Sí! ¿Qué vas a enseñarme, Blood?” Ahora tenía curiosidad. Blood no parecía ser
realmente del tipo erudito.
“Hm… Violencia.”
¿mo?
“Violencia. Cómo volverse un berserker. ¿Y cómo entrenar tus músculos, supongo?”
“¿Eh?”
“Es útil.”
¿Qué?
“Mientras Blood estaba vivo…” Mary comenzó, mientras ella se sentaba a mi lado en
un banco en el pasillo principal del templo.
“Uh, ¿mientras estaba vivo? Entonces, espera, eso significa…”
“Sí. No siempre fuimos así, ¿sabes? Fueron… muchas cosas. Sí, muchas cosas
sucedieron para que las cosas resultaran de esta manera.” Mary sonrió un poco triste.
No pude preguntar lo que había sucedido. Por supuesto, incluso si lo hubiera hecho,
probablemente habría esquivado la pregunta.
Sin embargo, esto parecía algo importante para tener en cuenta. Los tres no siempre
habían estado en forma de esqueleto, momia y fantasma.
De acuerdo con mis recuerdos de mi vida anterior, el estándar para estas cosas era que
los muertos estaban siendo arrastrados por sus arrepentimientos y apegos. ¿Seguían
esta fórmula, o había alguna otra razón?
Debido a mi edad, todavía tenía muy poco acceso a la información, y no podía decir
nada con certeza. Decidí no involucrarme en conjeturas y evitar tener
preconcepciones extrañas.
“Mientras estaba vivo, él era un guerrero.”
“¿Un guerrero?”
“Un guerrero. Significa una persona que lucha en batallas con un arma. A los niños
les encanta ese tipo de cosas.”
Entonces este lugar tenía un sistema social bastante arcaico para que una ocupación
así existiera. Después de ver las ruinas de esa ciudad, tenía este mundo vinculado en
torno a esa etapa de desarrollo, pero esto confirmó que el conflicto entre los seres
humanos estaba presente aquí también.
Si yo estaba planeando vivir en este mundo, y lo era, parecía que iba probablemente a
estar en mis intereses aprender cómo luchar.
“Blood era fuerte, ¿sabes? Tenía mucha experiencia, y era muy hábil. Comenzó con
enfrentamientos contra otros seres humanos, y se movió hacia criaturas salvajes,
bestias, goblins, no-muertos, gigantes, demidragones, demonios, “quien quiera un
pedazo de mí”—algo como eso.”
“Eh.” Respondí ociosamente, y luego me puse rígido.
“Um, ¿Mary?”
“¿Sí?”
“¿Qué acabas de decir?”
“Él comenzó con enfrentamientos contra otros seres humanos, y se movió hacia
criaturas salvajes, bestias, goblins, no-muertos, gigantes, demidragones, demonios—”
Espera, espera, espera. No estaba a punto de sacar conclusiones precipitadas. Después
de todo, no era necesariamente el caso de que estos eran los mismos tipos de
monstruos que yo había recordado, ¿verdad?
“Otros seres humanos, lo entiendo… ¿Cuáles son los otros?”
“¡Oh!” Ella se rió. “Lo siento, qué tonto de mí. Nunca te expliqué eso, ¿verdad?
¿Cómo pudiste haberlo sabido?” Ella pensó por un momento. “Déjame ver… Creo
que había un libro ilustrado de todos ellos en la habitación de Gus.”
Me sostuvo la mano y caminó conmigo a la pequeña habitación de piedra de Gus. Gus
estaba fuera, pero Mary parecía perfectamente cómoda buscando en la habitación y
pidiendo prestado el libro sin preguntar.
“Aquí estamos. Estas son criaturas salvajes. Lobos hambrientos, leones, serpientes
gigantes…” Las ilustraciones mostraban una variedad de animales familiares.
Familiarizado, por supuesto, solo como parte del conocimiento que tenía antes de mi
muerte, y luego solo de los documentales que había visto en la televisión.
Difícilmente podía contener mi “alegría” al verlos de nuevo.
“Las bestias son criaturas extremadamente agresivas y feroces.”
“Entiendo…”
“En cuanto a los demás… Aprendiste cómo empezaron las leyendas de Gus, ¿verdad?
El Creador, el primero de todos nosotros, hizo benévolamente todo tipo de seres, pero
también creó la propensión al mal. Al final, fueron los dioses malvados que el
Creador hizo lo que provocó la propia desaparición del Creador. Entonces, los dioses
malvados crearon diferentes tipos de súbditos de acuerdo con sus naturalezas.” Mary
lentamente giró la página.
“Los súbditos del dios de la tiranía, Illtreat, son llamados duendes.”
La página mostraba algo como… No lo sé, ¿tal vez un oni? Había unos pequeños que
se miraban inconfundiblemente astutos y crueles, y unos grandes y musculosos que
sería mejor llamarlos ogros.
“Luego están losbditos de Dyrhygma, dios de las dimensiones. Ellos son los
demonios, que vienen del Infierno…”
Demonios y engendros de pesadilla llenaron la página siguiente. Humanos con
cabezas de pájaro, arañas a las que le habían crecido numerosos brazos en lugar de
piernasseres perturbadores que eran una mezcla confusa de partes humanas y
animales.
“Y los no-muertos, que son los súbditos del dios de la no-muerte, Stagnate…”
Zombiesy esqueletos, fantasmas y momias.
Pero no pude obtener ninguna impresión de inteligencia de los no-muertos en las
ginas del libro de imágenes.
“Hicimos un contrato con el dios de la no-muerte”, murmuró. “La fuerza de nuestras
voluntades en el momento de la muerte nos llevó a nuestros contratos con Stagnate, y
las formas que tenemos ahora. Somos traidores de las fuerzas del bien.” Sus palabras
se sentían horriblemente sombas, y sonaban tan tristes.
“¿Qué pasó?” No pude evitarlo, aunque sabía que no se ganaba nada al involucrarse.
“Jeje… Mucho. Lo siento, esto no es algo que un niño como debiera tener que
preocuparse.” Mary sonrió. Fue forzado.
Ella se recogió y continuó. “Los buenos dioses también tienen súbditos, por supuesto.
Hay duendes, enanos, halflings… Todo tipo de razas.”
“Mary…”
“También hay poderosas razas neutrales, como los gigantes y los dragones. Algunos
son seguidores de los dioses buenos, y algunos son seguidores de los dioses malvados.
Es un mundo grande y ancho, y hay muchas razas por ahí. Las que aparecen en este
libro son solo las más conocidas.”
Ella había cambiado deliberadamente el tema, y podía decir que no tenía intención de
volver.
Así que jugué con ella. No tenía manera de obtener información de ella que no quería
compartir. No tendría sentido iniciar problemas acerca de esto.
“¿Entonces este mundo es… bastante peligroso?”
“Sí lo es. Las cosas eran relativamente pacíficas mientras yo estaba viva, pero no sé
ahora. Creo que, muy probablemente, las cosas han empeorado mucho.”
La falta de suavidad me sorprendió. No sabía qué le había hecho pensar eso, pero ya
estaba preocupado. “¿Necesito ser fuerte?”
“Descansaría más fácil si lo hicieras.” Sus palabras eran suaves, pero pesaron
fuertemente sobre mí.
Decidí no escatimar esfuerzos para volverme más fuerte. Por como sonaba, solo los
duros podrían sobrevivir en este mundo.
Al mismo tiempo, sentí que era mi deber no olvidar lo que los tres no-muertos me
habían insinuado acerca de sus propias circunstancias. Incluso ahora, estaban tratando
de formarme de alguien completamente impotente a alguien con la fuerza para abrirse
camino en la vida. Mis padres habían hecho una vez lo mismo por mí, ¿y qué les
había devuelto? Como lo recordaba, nada más que preocupaciones y problemas.
Esperaba que esta vez, cuando tuviera la edad suficiente, pudiera devolver el favor.
Pasaron cinco años.
Tenía siete años, pero parecía que las celebraciones de cumpleaños no eran una de las
costumbres de este mundo. De hecho, ni siquiera llevaban un registro de las fechas de
nacimiento aquí. En cambio, utilizaban un método tradicional para contar la edad de
una persona. Los bebés recién nacidos tenían “un año de edad” y se volvían un año
mayor al comienzo del nuevo año.
En cuanto a la razón de que no iniciaba desde cero… Temía un poco descubrir que
ellos todavía no tenían los conceptos de cero o la notación de valor posicional. De
hecho, tenían ambos. Los recién nacidos que eran “uno” eran solo un remanente de
las épocas anteriores, antes de que existiera el número “cero” dentro de su cultura.
Los viejos hábitos tardan en morir.
Según el cálculo de este mundo, entonces, tenía ocho años, con mi “uno” añadido a
los siete que había vivido. Bastante simple hasta ahora. La única pregunta que quedó
fue cuando comenzó realmente el nuevo año. La respuesta a eso, asombrosamente,
fue: “Nadie sabe”.
No, técnicamente, todos sabían quéa era el primer día del año nuevo: el día más
corto con la noche más larga. El día en que el sol estaba en su punto más débil, y a un
a de comenzar a recuperar su poder. En otras palabras, el solsticio de invierno, que
marcaba el comienzo del regreso de la primavera.
Pero estábamos en las afueras de una ciudad en ruinas, lejos de la sociedad humana.
No solo ninguno de los tres tenía mucho interés en el calendario, pero después de
convertirse en no-muertos, ahora eran menos sensibles a los cambios de temperatura,
también. Como resultado, su percepción del tiempo no era más rico que, “Oh, las
flores han comenzado a florecer”, “La luz del sol es fuerte”, “Las hojas se han vuelto
rojas y amarillas”, y finalmente, “Un poco de nieve está cayendo”.
Sus vidas aquí no tenían interacción con el mundo exterior. ¿Cuál era el propósito de
seguir los movimientos de los cielos? No tenía ni idea de cuánto tiempo habían estado
viviendo los tres aquí, pero solo habría tomado un solo desliz o un período de pereza
para hacerles olvidar la fecha. Eso habría sido, en cualquier caso, el final de la
medición precisa del tiempo.
De todos modos, suficiente de ese tema. Había conseguido reunir una buena cantidad
de información a través del estudio e interrogatorios, así que permítanme
proporcionar un resumen de la situación.
He estado un poco evasivo en mi elección de palabras hasta ahora. Incluso ahora
todavía hay cosas que me frenan de decirlo. Sin embargo, de todas maneras, iba
siendo hora de que me hiciera a la idea de ello.
Yo había renacido.
Renacimiento, reencarnación, metempsicosis, samsara… No era importante la forma
en que lo llamaras. En resumen, mis recuerdos eran los de una vida anterior. Había
muerto y había nacido de nuevo. Y además, en un mundo diferente.
(TN: La metempsicosis es la reencarnación del alma después de la muerte a otro ser
vivo o a otro cuerpo inanimado en función de los méritos alcanzados en la existencia
anterior. El samsara es el ciclo de nacimiento, vida, muerte y encarnación en las
tradiciones filosóficas de la India.)
Asumiendo que podía confiar en los recuerdos dejados antes de mi muerte, la magia
ciertamente no era real en mi mundo anterior, y tampoco había esqueletos ni
fantasmas vagando por ahí. Aquellos habían sido meros productos de la imaginación.
A pesar de tener ciertos puntos en común, este mundo y el anterior eran claramente
diferentes.
Así: reencarnación. La reencarnación en otro mundo, nada menos.
No había problemas obvios con esta conclusión, pero todavía estaba incierto. Eso era
porque todavía podía imaginar una serie de otras posibilidades.
Tal vez este mundo poseía una tecnología incomprensible que solo me parecía como
magia. Tal vez mis recuerdos eran falsificaciones que habían sido implantados. Tal
vez simplemente tenía algún tipo de trastorno psiquiátrico, lo que me hizo
experimentar extraños delirios. Dado que había fantasmas, tal vez no había sido
“reencarnado” como tal, pero este era un fenómeno como un “encantamiento” o
“posesión”, donde mi personalidad había tomado el cuerpo de otra persona. O tal vez
yo estando aquí era, de hecho, una alucinación después de todo, y el cerebro de la
persona que yo recordaba como a mí mismo ahora estaba flotando en un contenedor
en algún laboratorio.
Tal vez, tal vez, tal vez. Podría haber enumerado “tal vez” para siempre. En serio,
para siempre. Como evidencia, considere mi incursión en el clásico experimento de
pensamiento filosófico del cerebro en un contenedor.
Era mi opinión que una vez que comenzaras a considerar preguntas improductivas
como esa, podrías rendirte también. Nunca llegaría a una conclusión. Por eso me
había decidido provisionalmente por el entendimiento de que me había reencarnado
en otro mundo y, por casualidad, tenía recuerdos de mi vida anterior. Era la respuesta
s tolerable. Es decir, la que menos perturbaría mi estado mental.
Ciertamente, no quería averiguar, por ejemplo, que yo era en realidad un espíritu
maligno que había borrado la mente de un inocente bebé y se había apoderado de su
cuerpo. No iba a afirmar que me sentiría aplastado por el peso de mi culpable
conciencia, pero al menos me deprimiría descubrir que yo era algo que el mundo
podía prescindir.
Y sobre todo, estaba rezando, con relativa seriedad, que el día nunca llegaría cuando
algún hecho espantoso saldría a la luz, y momentos más tarde, descubriría que yo era
solo un cerebro en un contenedor.
Flammo Ignis… ¡¿Waaagh?!” Hubo una erupción explosiva de calor.
Cuando me estremecí y me tambaleé hacia atrás, Gus incitó agudamente la Palabra de
Supresión, alejando las llamas frente a mí. “¡Idiota! ¡No lo pronuncies con tanta
precisión!”
Qué cosa para ser criticada.
“Puede que tengas talento, Will, pero si no te acostumbras a ajustar tu precisión,
¡acabarás muerto!”
, este mundo, en el cual había renacido hace ocho años (por su cuenta), era un lugar
peligroso. No cabía duda. Por ejemplo, solo tomen en cuenta la magia y las Palabras
de Creación que estaba aprendiendo.
En caso de que algo saliera mal, estaba practicando afuera, en la colina donde estaba
el templo familiar, y no estaba teniendo mucho éxito.
“Gus, mis resultados están por todos lados. ¿Realmente no hay nada que podamos
hacer al respecto?”
“No. Es simplemente cómo las Palabras son. Acostúmbrate a ello.”
No estaba encontrando la magia muy reproducible. Podría conseguir algo trabajando,
lo intento otra vez el día siguiente, y entonces nunca consigo que suceda la misma
cosa otra vez. En cuanto a por qué...
“Revisemos. Indica el proceso para conjurar magia.”
“Umm, tres pasos. Sentir el mana que llena el mundo, reunirlo en resonancia con tu
propio mana, y pronunciar o escribir la Palabra de Creación.”
El arca, el caos primordial: mana. Sentirlo y lograr resonancia y convergencia. Luego,
al pronunciar o escribir una Palabra de Creación, definirá el mana en alguna forma
por ejemplo, fuego. En el papel, era así de simple. Pero no había espacio real para la
creatividad, y no había manera de hacer los resultados más reproducibles.
“Lo que dices es correcto. Y ha habido muchos intentos a través de la historia para
buscar resultados consistentes de la magia. Muchos sabios han doblado su ingenio
hacia este fin, pero no hay mucho que se puede hacer. Habiéndolo experimentado de
primera mano, espero que puedas apreciar por qué.”
“Sí. El mayor problema es cómo el mana no es consistente.”
Durante los últimos años, había estado afilando mi percepción bajo la guía de Gus.
Afortunadamente, parecía que tenía algún talento, y pude detectar la presencia de
manala cosa de la que estaba hecha la magia, su combustible. Supuestamente, el
mundo estaba infundido con mana, pero lo que descubrí fue que los niveles de mana
no eran los mismos en todas partes.
Imagina salpicar unas gotas de tinta en el agua y luego agitarlo un poco. La tinta se
concentraría en algunas partes y se diluiría en otras. Es más, estas partes fluirían de
una manera irregular. Y eso es solo tu suministro de combustible.
“Mhm. Ha habido varios intentos de crear un ambiente de mana consistente.
Dispositivos de convergencia, por ejemplopiedras preciosas, metales preciosos,
madera extremadamente antigua. Pero me temo...”
“¿Los resultados no valían la pena?”
“Mmm... El mana dentro del cuerpo humano es también inestable, ya ves. Hay un
mite de lo que puedes lograr solo con la convergencia del mana en la atmosfera.”
Incluso si logras mantener un cierto nivel de consistencia en el mana fuera de tu
cuerpo, el mana del usuario mágico, que debía resonar con él, seguiría siendo
inestable. Al igual que el mana externo, varió en la concentración como el agua y la
tinta de nuestro ejemplo mientras deambulaba alrededor del cuerpo. Este aspecto era
igual de complicado, y aún más difícil que el mana externo que me fastidiaba.
“Dicho esto, sin duda tiene algún efecto. Los báculos hechos con madera antigua,
piedras preciosas y metales preciosos son los símbolos de los hechiceros.”
Parecía que la idea de un hechicero con un báculo era parte de los conceptos de este
mundo también.
“¿Por qué no usas un báculo, Gus?”
Al menos lo había visto sosteniendo un báculo un número de veces antes. Tenía
esmeraldas clavadas en él y tenía un mango en la parte superior como el pico de un
pato.
“Un báculo grandioso atrae la atención. En una situación de batalla, no solo serás
elegido si te permites ser descubierto como un hechicero, pero el uso de un
dispositivo de convergencia facilita al enemigo identificar la fuente de tu magia.”
Esa razón era tan fundamentada y pragmática que me pareció un poco inquietante.
“Hmm, nos hemos salido de la pista. Hablábamos de las fluctuaciones en las Palabras.
El mana que llena el mundo y el cuerpo es inestable e inconsistente. Se han hecho
intentos de reunirlo en algo consistente, pero había límites a lo que se podía lograr. Y
las fluctuaciones humanas también existen en el lenguaje y la escritura. Para ser
estrictamente exactos, los humanos nunca pueden decir exactamente las mismas
palabras dos veces.”
Comprendí lo que quería decir. Incluso si la misma persona hablara las mismas
palabras, la forma de onda de los sonidos sería diferente cada vez. No importa cuántas
veces una persona escribiera la misma letra, nunca saldría exactamente de la misma
manera. Eso era bastante obvio, de verdad. Después de todo, los humanos no eran
quinas.
“Por todas estas razones, el consenso general es en última instancia, el que tiene que
usar su intuición para determinar cuándo las circunstancias son correctas.”
Así que la única conclusión que se podía sacar era que convertir la magia en un
producto consistente producido en masa era imposible. La experiencia profesional de
un hechicero siempre se requería para perfeccionar las cosas a seguir sin embargo el
mana sentía como comportarse en ese día en particular.
“Eso es espantoso.”
“En efecto.”
Mi imaginación era correcta, entonces. Esta no era la magia de los juegos de
computadora, donde podrías convertir a todos en carne gastando tu MP. Era mucho
s cercana a la inestable y poderosa magia clásica de fantasía.
“No debes blandir las Palabras imprudentemente. El uso del poder trae consigo un
peligro significativo. Bueno, me atrevo a decir que te he contado suficientes historias
sobre eso.”
De hecho, esto distaba mucho de la primera vez que Gus me había repetido esto.
Según Mary y Blood, no era exagerado decir que Gus era digno de ser llamado un
Gran Hechicero. Me habían dicho, con plena fe, que aunque su manera habitual no lo
insinuaba en lo más mínimo, era una fuerza a tener en cuenta cuando decidió
demostrar su verdadera fuerza.
El propio Gus nunca se jactó de ello. Más bien, las historias que contó siempre fueron
cautelares, y tenían la intención de enseñar una lección. Había muchas de estas
historias.
Había un hechicero que trató de remodelar el terreno cercano, desencadenó un enorme
terremoto y fue tragado en una fisura profunda.
Otro hechicero manipuló periódicamente el clima y acabó desestabilizando el clima
de la zona y siendo atormentado por el hambre.
Un hechicero logró transformarse en un animalfacultades mentales y todo.
Un hechicero dirigió una poderosa magia de descomposición a su enemigo jurado,
tartamudeó por el odio y la ira, y se hizo pedazos.
Había incluso uno acerca de un hechicero que abrió un agujero a otra dimensión y fue
comido por algo dentro.
“Solo aprende a usar pequeñas cantidades de magia, con sensatez y precisión. Y si es
posible, encuentra una manera de no utilizarla en absoluto.”
Obras menores de magia eran útiles para encender fuego, mantener los insectos lejos,
manipular la percepción (para trucos de salón), o buscar cosas. Aunque sus efectos
eran pequeños, el riesgo asociado con un error también era bajo. Podrías fallar tan
espectacularmente como quisieras, y no llevaría a nada sobre el cual no se pudiera reír
s tarde.
Según Gus, el ideal de un verdadero hechicero era no usar magia en absoluto, y en
aquellas situaciones en las que la magia era necesaria, utilizar el efecto menos mágico
para lograr el mayor resultado posible. La magia era una tremenda cantidad de poder
para que una sola persona poseyera, y como la posibilidad de accidentes aleatorios y
el error humano estaba siempre presente, sentí que su estilo tenía mucho sentido,
gicamente hablando. Solo había un problema.
“En pocas palabras—la usas como dinero.”
Gus retorcería su lógica para llegar a algunas conclusiones increíbles.
“¿Esto de nuevo?”
, esto de nuevo. Es importante.” Insistió él, tan serio y terco como siempre. “Si
quieres hacer algo, no tienes que usar magia. Solo compra las herramientas que
necesitas o contrata a algunas personas. Remodelar el terreno es una poderosa pieza
de magia, pero si tienes dinero, puedes contratar trabajadores y obreros para que
hagan la construcción en su lugar. No te equivoques”, se acercó a mí para enfatizar,
“¡la capacidad de ganar dinero y hacer que funcione para ti es tan importante como la
magia!”
Me estremecí. “¡¿Quién oyó hablar de un fantasma con un fetiche de dinero?!”
“¡Trata de sufrir en mi posición! No puedo acariciar el oro o tesoros, no puedo
sentirlo entre mis dedos...”
“¡Es un pervertido!”
“¿A quién llamas un pervertido?”
“¡A ti!”
“¡Sí—cambio de plan! Vamos a gastar todo el día de hoy en aprender sobre el dinero
y todo lo maravilloso—”
“¡No! ¡Hoy tocaban las leyendas! ¡Estábamos planeando empezar las leyendas hoy!”
“¡¿Y no crees que el dinero es más importante?!”
“¡Tal vez lo sea para ti, pero no puedes simplemente cambiar el plan!”
“Mmmhh... Tienes un punto. La charla sobre el dinero puede esperar.”
A veces Gus podía estar un poco loco así. En serio, ¿se suponía que un hechicero
incorpóreo iba a salir así? Sin embargo, no haa dudas de la veracidad de las
historias de Gus. Muchas de ellas eran muy divertidas para escuchar, también.
“Te conté un poco de la historia hace mucho tiempo, hasta el nacimiento de los dioses
malvados y el asesinato del Creador, ¿verdad?”
“Sí.”
“Eso comenzó la era del conflicto entre los dioses del bien y del mal. Si yo fuera a
nombrar la más prominente de sus batallas... Hmm, sí. Será. ¿Has visto esa
escultura?”
“¿Huh?”
“El que está en el templo de un hombre con una espada y una balanza”.
Lo recordaba. Era una estatua de un dios solemne y digno, que sostenía una espada
simbolizando un rayo en lo alto de su mano derecha, y llevando una balanza en la otra
mano.
“Sí.”
“Él es el dios del rayo, Volt, el soberano de los dioses virtuosos, que preside el orden
y la justicia. También es el esposo de la Madre Tierra, Mater, la diosa a la que Mary
muestra devoción.”
Interesante. Me preguntaba cuál de esos dioses ocupaba el primer lugar. Ahora que lo
pienso, los dioses del rayo también ocuparon posiciones importantes en muchas
mitologías de mi mundo anterior.
“Volt tiene un hermano, también un dios, por supuesto—el dios de la guerra, Illtreat,
cuyo dominio es la tiranía. Él monta un carro tirado por dos caballos divinos, Codicia
e Ira, que viajan con la velocidad y la ferocidad de un huracán furioso.”
Gus continuó, “Los dos han llevado a sus súbditos en innumerables batallas entre sí,
pero todos sus episodios siguen un patrón similar. El hermano mayor, Illtreat,
mantiene la ventaja durante las etapas iniciales de la batalla, pero la bondadosa Madre
Tierra, Mater, otorga protección a su esposo en su época de crisis. Con su espada de
rayo y dada la protección de la diosa, Volt comienza a luchar, y en última instancia,
aleja a Illtreat. Sin embargo, Illtreat sigue acechando profundamente bajo tierra, y
cuando finalmente recupera su poder después de muchas lunas, espera a que su
hermano menor muestre un momento de debilidad debido a la paz. Luego, lo reta de
nuevo a la batalla.”
Gus hizo girar un dedo en un círculo. “Y así el ciclo continúa.”
Asentí, luego incliné mi cabeza en el pensamiento. El rayo no es siempre un símbolo
del terror y autoridad absoluta de los cielos. Cuando la agricultura está prosperando,
el rayo es un heraldo de lluvia bendita.
“Así que... ¿es esto una fábula sobre cómo los gobiernos comienzan con gobernantes
violentos y tiránicos, pero a medida que la agricultura va bien, la ley y el orden
lentamente se propaga a través de la sociedad; pero finalmente se desmorona otra vez,
y la violenta revolución se vuelve inevitable?”
Gus abrió mucho los ojos. “Eres agudo” dijo Gus, asintiendo con la cabeza. “Las
batallas entre súbditos bajo la protección de Volt e Illtreat toman aproximadamente
esa forma. Tendría sentido que se hubiera representado como una batalla entre
dioses.”
“¿Protección?” Pregunté.
“Ah... Eso se refiere al poder que los dioses dan a sus súbditos.”
“¿Eh? Um, ¿literalmente?”
“Literalmente. ¿Qué es tan confuso sobre eso?”
Gus habló como si esto fuera perfectamente obvio, pero basado en mis recuerdos y
percepción de mi vida anterior, era un poco difícil imaginar la idea de un dios que
diera poder directamente a una persona. Podría haber significado algo como darles
valor o suerte, pero con la forma en que estaba hablando, sentí que no era eso.
Además, recordé lo que Mary había dicho una vez, que los tres habían formado un
contrato con el dios de la no-muerte. Si yo tuviera que tomar esas palabras en su valor
nominal, significaba que los dioses de este mundo podrían convertir al menos a los
humanos en no-muertos. No sabía de qués eran capaces, pero parecía posible que
los dioses de este mundo fueran capaces de interferir físicamente con la realidad. Pero
¿qué exactamente conlleva ese proceso? Yo había de empezado a considerar esta
pregunta cuando Gus se aclaró la garganta y continuó hablando.
“Bueno, no es muy importante. La guerra entre los dioses culminó en cada uno de
ellos perdiendo su cuerpo de carne. Después de eso, ambas fuerzas dejaron atrás esta
dimensión, y ahora, es difícil para cualquiera de ellos interferir con este mundo en
gran manera. En cualquier caso, ¿estoy seguro de que un pensamiento particular viene
a la mente después de escuchar esta historia?”
“¿Lo hace?”
“Mm”, él sonrió maliciosamente. “Todo el asunto de etiquetar a las dos partes como
“buenas” y “malas” es puramente una conveniencia humana.”
“¿Uh?” Hice un ruido estúpido y confuso.
Gus explicó para mí. “Piénsalo. Volt, que preside incluso los sistemas corruptos de
orden, puede fácilmente ser un dios malvado, e Illtreat, al mando de las revoluciones
para derrocar la corrupción, también puede ser bueno. Pero la realidad es que nunca
se ha hablado mal de Volt, e Illtreat nunca ha sido glorificado. Los sacerdotes no me
tomarían amablemente diciendo esto, pero al final, la clasificación de los dioses en
categorías buenas y malas es simplemente un artificio creado por sus seguidores.”
Podía decir por su cara que estaba completamente serio mientras seguía hablando.
“Los dioses no son como nosotros. Sus pensamientos y acciones se ocupan de asuntos
de una escala completamente diferente. Mi teoría es que lo que hace que los dioses
buenos “buenos” es que tienen un proceso de pensamiento comparativamente similar
a las personas normales, son cooperativos y sus pensamientos y acciones son más o
menos inofensivos para la sociedad. ¡Claro que esto es solo entre tú y yo!” se rió.
Este era un mundo donde los dioses realmente existían y tenían influencia. La gente
tenía que tener una profunda fe en ellos, pero aquí estaba Gus, poco ortodoxo e
infundado.
“Gus, eres... muy asombroso.”
“¿Asombroso?”
“No sé, eres... diferente. En el buen sentido.”
Al oír esto, el venerable sabio irrumpió en otra sonrisa perversa. “Las palabras que los
niños dicen a veces... Sí, suenan tan bien.”
Parecía gustarle. No había la menor duda en mi mente era realmente asombroso.
Blood y yo estábamos junto a una pequeña fuente al pie de la colina, con su gloriosa
vista sobre el lago y la ciudad en ruinas. Los dos estábamos enfrentándonos.
“Bien. Los balanceos de práctica hechos, los ejercicios de carrera hechos... Tengamos
un pequeño combate con espadas.”
Como un ejercicio de calentamiento, Blood me daría un paloque se asemejaba a
una espada de una mano, o que se asemejaba a una lanzay me hacía blandirlo o
practicar empujes. Lo que utilizaríamos dependía de cómo se sentía Blood, pero la
espada era más común. Dijo que la lanza era un arma para el campo de batalla, y la
espada era un arma que llevabas en todo momento, así que era más importante
centrarse en la espada al principio.
Después de terminar los balanceos de práctica, haríamos unas carreras de larga
distancia y unos sprints de corta distancia, y después de eso, “combates con espadas”.
Este era un juego en el que cada uno sostenía una rama suave o algo parecido, y luego
trataríamos de golpear al otro con ellas. A diferencia de los balanceos de práctica
relativamente aburridos y las carreras de larga distancia, esto era realmente muy
divertido, a pesar de que dolía a veces. Blood era bueno, sin embargo, y no me dejaba
golpearlo fácilmente.
“Tienes ocho años ahora, así que voy a empezar a golpear un poco más.”
“¡¿Ueeegh?!”
“¿Qué pasa con esa reacción?”
“¡Eres estúpidamente fuerte! ¡Si me golpeas fuerte, moriré!”
¡A veces ya dolía, incluso con la regla de “apenas tocar”! Si me golpea fuerte...
“Está bien, está bien. Estás exagerando con “estúpidamente fuerte”. Solo soy huesos.
Estarás bien.” Blood se detuvo. “Bueno, probablemente.”
“¡¿P-P-P-P-Probablemente?!”
La risa de Blood era ruidosa. “Entonces no dejes que te pegue. ¿Cuál es el problema?”
“¡Detente, detente, detente!”
Avanzó sobre mí con una rama suave. “Oh, sí, puedes usar magia, si quieres. Apuesto
a que tienes algo, ¿verdad? ¿Algo que el viejo Gus te enseñó? Bola de fuego, rayos...
¡Sigue! ¡Puedo tomarlo!”
Blood seguía moviéndose hacia mí mientras hablaba. Ya estaba bastante cerca. A
pesar de decir que podía usar magia, no tenía intención de darme la oportunidad.
“¡Ah, eres tan injusto!”
“¡Jajaja! ¡No hay misericordia en la batalla, Willie, muchacho!
Cuando Blood se acercó, grité lo primero que me vino a la cabeza. “¡Acceleratio!”
Era una Palabra de combate que había aprendido de Gus.
“Oho”, dijo Blood, impresionado.
Sentí que mi cuerpo entero se aceleraba y retrocedía como un disparo, levantando
polvo mientras ponía distancia entre nosotros.
Me estaba observando con interés, y no iba a perder esa oportunidad. Grité las
Palabras que había estado reteniendo como una carta de triunfo. “¡Currere Oleum!”
Al instante, una gruesa capa de grasa cubrió la hierba bajo los pies de Blood. Él gritó,
y sus pies se deslizaron por debajo de él.
¡Había hecho la grasa de mana, y desaparecería de nuevo después de un poco de
tiempo, pero era más que adecuado para hacer alguien resbalar! Y mientras yo tenía la
ventaja...
“¡Cadere Araneum!” Dejé caer una pegajosa telaraña sobre él que había hecho de
Palabras.
“¡Ah-Oye!” La telaraña se aferró a él. Él luchó en el suelo para quitársela de encima,
pero mientras más luchaba, más se enredaban sus huesos.
Podrías dañarte seriamente si fallas al usar magia de fuego o de rayo, pero fallar con
grasa o telaraña no causaría ninguna catástrofe. Si la magia no podía ser reproducida
de manera fiable, entonces solo tenía que hacer lo mejor de ella y usarla
inteligentemente. Al igual que Gus dijo, no había necesidad de magia llamativa.
Pequeñas cantidades de magia, usadas con sensatez y precisión, hicieron el trabajo.
Me movía lentamente hacia adelante, así la grasa no tomaría mis piernas también.
Después de acercarme lo suficiente, solté un grito enérgico cuando lo golpeé con la
rama. Hizo un golpe seco cuando la madera golpeó el hueso.
“¡Gwagh! ¡Maldita sea, me rindo!”
“¡Síííí!” Apreté ambos puños y grité con deleite. Fue una victoria aplastante que
nunca había esperado.
“Muy bien”, dijo Blood, impresionado. La telaraña y la grasa habían desaparecido
desde entonces. “¿Eso vino del viejo Gus?”
“Sí.” Respondí.
Se rió, sus fuegos fatuos parpadeaban. “¡En serio, realmente lo has conseguido!
Siento que entiendo por qué Gus te llama genio.”
Lo miré confundido.
“Quiero decir... esperaba que jugaras con fuego. Ir contra un gran fuego llamativo o
rayos mágicos, ¿sabes? La mayoría de los hechiceros jóvenes lo hacen.”
“Eh... Esas cosas no son para mí. Gus dice que es peligroso.” Yo estaba de acuerdo
con él, también, especialmente cuando un error podría llevarme a una explosión. El
poder arriesgado que no puedes controlar no es poder. Es solo un peligro. Quizás los
recuerdos de mi vida anterior también me influyeron aquí.
“Es genial ver que estás asimilándolo. Una flecha en llamas o algo no habría sido un
problema para mí, de todos modos. Podría haberlo esquivado y acercarme ti.”
“¿P-Podrías?”
“Puedes apostarlo. Si realmente no estuviera bromeando, incluso podría lidiar con ese
combo de grasa y telaraña”, dijo Blood casualmente. “No sería fácil.”
Ni siquiera podía imaginar cómo lo haría. “Um, ¿cómo?
“A medida que la telaraña cayó sobre mí, yo la hubiera enrollado con fuerza alrededor
de la rama en mis manos, y luego tendría que correr y salir de la zona de grasa,
concentrándome mucho en mantener mi equilibrio.”
Una maldita solución directa. “Espera, ¿ibas fácil conmigo?”
“Por supuesto que lo fui. Eres un niño. Si pierdes todo el tiempo, empezarás a pensar
que no tienes una oportunidad, y eso te succionará tu espíritu de lucha. Es importante
familiarizarse con ganar. Y no me malinterpretes, estaba peleando en serio,
simplemente no dándolo todo. Cuando un adulto como yo no puede manejar el ataque
de un niño sin ir con todo, si me preguntas, es básicamente una pérdida ahí.”
Tenía que admitir que tenía un punto. Ningún adulto podía presumir de golpear a un
niño en una competición de fuerza física, y si tuvieran que reunir todo su poder para
llegar allí, para todos los intentos y propósitos, eso sería una derrota en más de un
sentido.
“Will, escucha. El viejo Gus es un Gran Hechicero. Solían exaltarlo. Lo llamaban el
Sabio Errante. Mató monstruos, detuvo inundaciones y redescubrió personalmente
una serie de viejas Palabras.”
“Huh...”
Ya había oído que le decían Gran Hechicero varias veces, pero no había apreciado lo
increíble que era.
“¿Ese método que usabas, de centrarse en manipular la situación en el campo de
batalla y obstaculizar a tu oponente, en lugar de hacerlo volar con fuego? Esa es una
de las respuestas a las que llegó Gus: el resultado final de años y años de prueba y
error. Él puede ser un viejo gruñón, pero en términos de lo que es capaz de hacer, él
es el mejor de los mejores. Asegúrate de recordar lo que te enseña. Merece mucho.”
“Sí. No te preocupes. Lo respeto, ¿sabes?”
“Está bien, entonces”, asintió él.
“Um, tú también eras un gran guerrero, ¿verdad, Blood?”
“Claro que sí. No quiero presumir, pero solían llamarme el Ogro de la Guerra.” A
pesar de decir que no quería presumir, él claramente amaba contarme sobre él. Eso
era muy Blood. “Mary también tenía un título. Le llamaron la Hija de Mater. En
realidad, hubo un período en el que los tres... uh.”
“¿Qué?”
“Es solamente, si empiezo a hablar de eso, va a llevar a algún lugar pesado.”
Me lo puedo imaginar. ¿Por qué fue mi primer recuerdo de esta vida aquí, en este
templo de esta ciudad en ruinas, apartado de la sociedad humana? Especialmente dado
que aparentemente habían sido nombres tremendamente grandes, ¿por qué estos tres
vivían aquí como no-muertos? Estas preguntas siempre me habían plagado, y
probablemente era justo sospechar que la situación actual no era el resultado de un
final feliz. Mary y Blood a veces dejaban escapar algo, pero jamás hablarían de ello
con mayor amplitud.
“¿Me lo dirás algún día?”
“Puedes apostar. Justo como prometí—cuando seas un poco más grande. Y todo en el
orden correcto.” Blood se estiró ligeramente, y tomó de nuevo la rama.
“¡Bien, vamos de nuevo! ¡Esta vez, no se puede usar magia!”
“¡¿Quuuué?!”
Blood estaba sobre mí antes de que pudiera protestar. Blandí la rama por el pánico,
pero él la esquivó sin esfuerzo, y la rama flexible que él estaba sosteniendo se
balanceó hacia mi rostro. Cerré los ojos reflexivamente.
“¡¿Eres estúpido?! ¡No cierres los ojos!” La rama me golpeó la frente.
“¡Ow!” Me agaché, agarrándome la frente. La rama era flexible y curvada como un
tigo. Incluso cuando él no estaba poniendo mucha fuerza en ella, cuando te golpeaba
a una velocidad razonable, todavía era muy doloroso.
“¿Y agachándose de dolor? Peor aún. Ahora mira lo que pasa.”
Rasguñó la parte superior de mis pies y me empujó. Si esto fuera una batalla real, me
habrían dado una patada como un balón de fútbol. Mis órganos podrían incluso
haberse roto.
“Incluso si te golpean directamente en la cara, no cierres los ojos. Sustituye tus
reflejos con entrenamiento. En una competición como esta, donde un solo instante
puede marcar la diferencia entre ganar y perder, solo un aficionado aparta la vista. Así
que cuando te golpeen, aguántalo y acércate.”
A-Acercarme, ¿incluso cuando estoy herido?” ¿No retrocederías normalmente y te
prepararías para otro intento? Eso fue lo que pensé, al menos.
“Will, si retrocedes después de tomar un golpe, ¿qué va a pensar tu oponente?”
“No lo sé...”
“¡Fue un gran golpe! ¡Y se estremece y retrocede! ¡Está funcionando! ¡Tengo la
ventaja! ¡Ahora es mi oportunidad de acabar con él! ¿Cierto?”
Ah...
“Por supuesto que él va a presionar aún más, tratando de terminar allí las cosas.
Mientras tanto, estás herido, y en desventaja cuando se trata de defenderse o correr.
Tratando de evitar una mala situación solo terminas progresivamente empeorando las
cosas. Eso se llama no pensar las cosas… ¿Hm? ¿Por qué me miras raro?”
Evitando el riesgo y manteniendo la distancia, la situación lentamente se deteriora en
algo que no puede ser salvado. Estaba más que familiarizado con ese concepto.
“Así que... me acerco, ¿y después qué?”
“Eso es fácil”, se rió Blood. “Corres apresuradamente y atacas como un loco.”
Era un enfoque agresivo, de fuerza bruta.
“Estás muerto si retrocedes de todos modos, así que vas a por todas. Mantienes tus
ataques, y entierras tu espada o lanza o el puño, lo que tengas, allí adentro una y otra
vez. El otro tipo piensa: “¡Le di un gran golpe! ¡He ganado!” Será tomado por
sorpresa. Si lo atacas de inmediato, puedes propinarle uno o dos golpes por tu cuenta.
Entonces, seguro que estás herido, pero estás nivelado de nuevo en el peor de los
casos. Podrías incluso darle la vuelta y ganar en el acto.”
Cuando recibes un golpe doloroso, acércate. Da un paso adelante y regrésales lo que
te dieron.
“Incluso si se defiende de tus ataques, pondrás la duda en su mente. “Pensé que le
había dado un buen golpe, pero... ¿no lo sintió? ¿Lo hice enojar? ¿Tal vez ese ataque
no va a funcionar en él?” Y si puedes conseguir que piense cosas así...” Sentí que una
sonrisa se había extendido a través del cráneo de Blood. “Él se alejará de ti. Cambiará
a la defensiva. Dándote espacio para respirar.”
Puedes estar en desventaja, pero tu oponente no lo sabrá. No tengas miedo del riesgo.
Da un paso a ese futuro incierto. Arrebata la iniciativa del oponente.
“Tus instintos al atacar son buenos, pero también entras en pánico fácilmente. Vamos
a tener que trabajar en eso. Solo recuerda.” Blood flexionó su brazo. “Consigue
músculos, y podrás resolver casi todo por la fuerza.”
Todo lo que pude ver era un hueso. “Muy gracioso, Blood.”
Mi comentario pareció sorprenderlo, y parecía un poco deprimido.
Pasaron unos meses. El clima se hizo cada vez más caliente, y empezamos a tener
as en fila de un sol abrasador.
Las lecciones de Gus abarcaban desde la magia y los mitos hasta la aritmética,
contabilidad y economía, e incluso a veces hasta las leyes y la ingeniería civil. Sin
embargo, las lecciones de Blood siempre fueron muy sencillas.
“En primer lugar, necesitas desarrollar músculos y resistencia. Son más importantes
que cualquier otra cosa.”
Blood dobló su brazo, como para llamar la atención sobre sus bíceps. Por supuesto, no
había ni un solo músculo allí, solo su húmero desnudo.
“¿No necesito aprender la técnica? Ya sabes, ¿movimientos y esas cosas?”
“Es inútil sin músculos.”
Rechazado al instante. ¿Era realmente así? Me resultó difícil aceptar una respuesta tan
contundente. Tal vez fue la influencia de todo el manga que había leído en mi vida
anterior, donde el tipo pequeño derrotaba a personas más grandes que él mismo una
sorprendente parte del tiempo.
Blood parecía sentir que yo no estaba convencido.
“Hmm... De acuerdo, entonces, Will. ¿Podrías golpearme sin usar magia?” Él asumió
una postura firme. La vista de aquel hombre de huesos de casi dos metros de altura en
cuclillas establemente se sentía increíblemente poderosa. No había manera de que un
niño de ocho años (más o menos) pudiera haber hecho algo.
“No.”
“No lo creo. Nuestras formaciones son completamente diferentes. No puedes superar
eso sin un arma, incluso con las técnicas de un maestro. Diferencias en la formación,
el peso, los músculos todos estos se traducen directamente en poder. Claro, tener un
movimiento o dos en la manga te da la oportunidad de cambiar las cosas. Es por eso
que todo el mundo hace una gran cosa de ellos. A todos nos encanta animar a los
perdedores. Pero tú no quieres discutir eso.”
Antes de que lo supiera, él había cerrado la distancia sobre mí, y con un ágil
movimiento de pies, tomó mis piernas por debajo de mí. Justo antes de besar el
sped, reflexivamente acurruqué mi cuerpo e impacté el suelo, rompiendo mi caída
con una técnica que Blood me había enseñado.
Él a veces probaba mis caídas de este modo tomándome por sorpresa. Si no fuera lo
suficientemente bueno, volvería a pasar por interminables prácticas y pasaría las
próximas horas rodando sobre el césped.
“Muy bien, buen trabajo. Bueno, uh, así es como la realidad es, la mayor parte del
tiempo. El tipo grande siempre tiene la ventaja. Ser grande es una gran ventaja y una
fortaleza. Aunque, supongo, no siempre se puede decir eso, no cuando las armas y la
magia se involucran.”
Blood explicó que empuñar un arma particularmente mortal ayuda a reducir la
importancia del físico. Ciertamente, si un adulto y un niño debían luchar con las
manos desnudas, con cuchillos o con armas de fuego, las armas estarían más cerca de
nivelar el campo de juego.
“Sin embargo, eso no cambia el hecho de que el físico y los músculos son
importantes. Tienes que trabajar mucho, comer gran cantidad de comida y ser más
grande.”
“Sí.”
Obviamente, para que tu entrenamiento se convierta en músculos, tienes que comer
s calorías de las que quemas. Si no se convierte en músculos, todo el agotamiento
del entrenamiento habrá sido para nada. Blood siempre llamó eso un desperdicio. En
mi vida anterior, había tenido una dieta desequilibrada. Comía muy poco, en
momentos irregulares. Esta vez, quería comer comidas regulares, y quería comer
mucho.
“Así que, sobre los músculos. Lo bueno de los músculos es que son buenos en
cualquier situación. Digamos que tienes... No lo sé... alguien ligero sobre tus pies, que
puede lanzar golpes verdaderamente agudos y exactos.”
Me imaginaba un boxeador.
“Él termina en una situación de lucha lenta y arrastrada. ¿Cuán útiles son las técnicas
de ese luchador?”
Incluso a corta distancia, probablemente podría golpear un poco a los lados de su
oponente, pero probablemente haría mucho menos daño. Recordé que, en el boxeo,
había una técnica real como esa, llamada clinch.
“Bueno, ahora digamos que en vez de eso tienes un tipo que es bueno con su agarre.
Tiene técnicas de lanzamiento y técnicas de asfixia. Pero su oponente tiene pies
pidos, y hábilmente mantiene la distancia, y sigue lanzándose y golpeándolo. ¿Cuán
útiles serán esas técnicas?”
“Hmm...” Las técnicas tampoco parecían de mucha ayuda en esa situación.
“Hay muchas situaciones en las que no podrás usar tus técnicas en su máximo
potencial. Pero “tener músculos fuertes” será útil en casi todas las situaciones. Casi
nunca funcionará en tu contra. Si estás en una pelea de agarre, el músculo te dejará
inmovilizar a tu oponente. Si estás tratando de mantener la distancia, le dará poder a
tus golpes. Lo mismo si tienes un arma. Si tienes buena fuerza muscular, puedes
blandirla fácilmente, una y otra vez, y puedes mantener el arma de tu oponente
presionada.
Tus técnicas y movimientos, por otro lado, no estoy diciendo que sean inútiles, pero
no van a hacer nada por ti fuera de las situaciones específicas en las que puedes
usarlas. Lo mismo ocurre con las habilidades con armas. No necesariamente estarás
siempre llevando tu arma favorita... pero tus músculos, no te dejarán, no mientras
sigas tu entrenamiento.”
Su análisis era muy realista, y lo que intentaba decirme era simple. La fuerza
muscular y el físico eran los parámetros básicos, y los movimientos y las técnicas no
eran más que un bono, añadido en la parte superior si y solo si la situación lo permitía.
“Así que debe quedar claro qué es más importante hacer primero. Primero los
músculos, después los movimientos. ¿Lo entiendes?”
“Sí, lo entiendo. Realmente has pensado todo esto. No esperaba que...”
“Pensaste que era un idiota, ¿no? Ven acá. Blood tiene un regalo para ti.”
Dejé escapar un grito falso y salí corriendo, y Blood me persiguió, riendo. Incluso
cuando jugábamos así, era una oportunidad para que Blood me ayudara a entrenar mi
cuerpo y me enseñara todo tipo de cosas.
Como cómo tirar piedras. No con las manos desnudas, como lanzar piedras sobre el
agua. Algo más útil en una situación de batalla.
Bajando la colina, en el lado opuesto a la ciudad, pasando por un campo con hileras
de lápidas, había un denso bosque. Blood y yo nos movíamos a través de él
agachados, cada uno sosteniendo una cuerda larga que habíamos hecho trenzando
juntos muchas hojas largas de hierba. En un extremo de la cuerda había un lazo del
tamaño de un dedo para evitar que se deslice, y en el medio, habíamos tejido una
bolsa lo suficientemente grande como para colocar una pelota de ping-pong.
Era un arma llamada honda. Recordé de mi vida anterior que había sido utilizado por
personas como David del Antiguo Testamento y el héroe irlandés Cú Chulainn.
Existió en Japón, también, donde fue llamado inji-uchi.
Había una gran reunión de aves silvestres cerca del borde del bosque.
Puse mi dedo medio en el lazo de la cuerda, encontré una piedra de aspecto adecuado
y la metí en la bolsa. Entonces presioné ligeramente el otro extremo de la cuerda entre
mi dedo índice y mi pulgar. Después de balancear la honda un par de veces para
aumentar la velocidad, solté mis dedos con la sincronización exacta, liberando la
piedra en la bolsa. Mientras la cuerda permanecía unida a mí gracias al lazo alrededor
de mi dedo, la piedra batió a través del aire, directamente hacia el grupo de codornices
picoteando algo justo fuera del bosque. Golpeó uno directamente en el lado. Un
instante más tarde, hubo un enorme aleteo de alas, y todos los pájaros se fueron
volando de inmediato.
“¡Bien! ¡Gran trabajo! ¡Compruébalo!” Gritó Blood.
Le eché un vistazo para verlo lanzar su propia piedra en medio de la bandada que
escapaba. Uno de ellos cayó del cielo. Corrí diez metros hacia la codorniz que había
derribado mientras me preguntaba cómo iba a llegar a ser así de bueno.
La codorniz temblaba; todavía había vida en ella. Estaba luchando sin éxito para
alejarse de mí, y pensé que su ala podría haberse roto. Parecía tan lamentable que, por
un momento, no pude evitar sentir lástima...
“¡Will, no dejes que sufra! ¡Rompe ya su maldito cuello!”
Impulsado por su voz, sujeté la codorniz con el paño grueso que había preparado.
Podía sentirlo luchando a través de la tela. Después de pararlo de resistir con su pico y
garras, apliquéxima presión. Sentí la horrible fisicalidad de su cuello
rompiéndose, y la codorniz pasó al instante y quedó completamente flácida.
A poca distancia, Blood estaba recuperando su propia ave. Debió de haber muerto en
el impacto, porque nunca le vi terminarla.
Los ojos grandes y redondos de mi codorniz habían perdido la luz por completo.
Mientras Blood se dirigía hacia mí, junté mis manos como Mary me había enseñado,
y oré para que el ave descansara en paz.
“¿Acostumbrado a matar todavía?”
“No realmente.”
Cazar y matar animalesesto también formaba parte de las lecciones de Blood. Pero
el asesinato me pesaba mucho. No podía acostumbrarme. No podía matar sin
emoción, sin vacilar. Me preguntaba si mis recuerdos de mi vida anterior me estaban
reteniendo.
“No quiero matar.” ¿Estaba siendo un bebé?
“¿Hm? ¿Crees que lo hago?”
“¿Huh?”
Blood dio un ligero encogimiento de hombros. “Mira, si me permito pensar
demasiado en ello, tampoco quiero matar. Por supuesto, me resisto a la idea de matar,
ya sea una persona o un pájaro. Pero tienes que entender—”
Blood hizo una pausa allí, y empujó mi pecho con la yema de su dedo. “Si tengo que,
puedo poner eso a un lado y matar por reflejo. Ese es el camino del guerrero, y eso es
lo que estoy tratando de enseñarte. Porque en el campo de batalla, eso es una cuestión
de vida o muerte.”
Entonces, él tomó el cadáver de la codorniz de mis manos. Ató las piernas con las del
otro y las colgó sobre su hombro.
“Bien. Vamos a bajar unos cuantos más.”
“Sí.”
Podía sentir tanto cuidado en las palabras y acciones de Blood. Una vez más, pensé,
Qué persona tan increíble es él.
Las aves que matamos estaban, por supuesto, destinadas a la mesa. Regresé exhausto
después de haber sido enseñado por Blood y Gus para encontrar a Mary con la comida
lista.
Las codornices, con sus plumas arrancadas y las entrañas removidas, habían sido
frotadas con sal y hierbas del jardín al lado del templo. Luego fueron asadas y
colocados en un plato. Todavía estaban muy calientes, y la grasa estaba goteando de
ellas. Mi boca babeaba mientras el delicioso olor de la carne cocida impregnaba la
habitación. Además, había una sopa con todo tipo de verduras, y un grueso y hermoso
pan multigrano. No podía esperar más.
Mary rió suavemente. “No te preocupes, la comida no va ir a ninguna parte. Da las
gracias antes de comer.”
“¡Sí!” Era la política de Mary que siempre debía sentarme bien y rezar antes de
comer. Junté las manos como siempre, y pronuncié las palabras que me habían
enseñado. “Mater nuestra Madre Tierra, dioses de la buena virtud, bendigan este
alimento, el cual por su misericordioso amor estamos a punto de recibir, y dejen que
nos alimenten en cuerpo y mente.”
Estaba viviendo de un horario regular en mi nueva vida, despertando en la mañana,
trabajando con Blood, aprendiendo de Gus, y comiendo la comida que Mary me
preparaba. Fue un gran alejamiento de mi vida pasada, en la que me despertaba
cuando quería, comía lo que fuera, y me sentaba en mi habitación siempre delante de
mi monitor. Mi reloj biológico se interrumpió, y mi desordenado estilo de vida envió
a mi salud en una lenta decadencia.
Solo ahora, después de haber renacido, finalmente comprendí cuán grande fue ese
error. Un cuerpo debilitado llevó a una mente debilitada. No iba a dejar que sucediera
de nuevo.
“Por la gracia de los dioses, estamos verdaderamente agradecidos.”
Las codornices que habíamos capturado estaban deliciosas y lo suficientemente
masticables. La grasa las hizo realmente deliciosas. Había un montón de hueso y no
mucha carne, pero estaba tan bueno, que no me importó. Demasiado absorto para
hablar, interminablemente tomé la carne de los huesos.
De vez en cuando, fui por el pan, cuyo sabor simple perfectamente limpiaba mi
paladar del fuerte sabor de la carne. A veces limpiaba los jugos de la carne en mi
plato con él, cuyo sabor era buenísimo. La sopa, también, estaba salada lo suficiente,
y parecía que calentaba cada parte de mi agotado cuerpo. Realmente fue una cena
feliz.
“Esto es realmente delicioso, Mary.”
Otra pequeña risa. “Me alegro de que lo disfrutes.”
Sin embargo, quedó un misterio. Un gran misterio.
Mary, Gus y Blood eran todos no-muertos. Ellos no comieron. No podían comer. Por
lo tanto, no había necesidad de que produjeran alimentos, ni tampoco de
almacenarlos. De hecho, no había visto ninguna señal de que hubieran cultivado
grandes campos. Incluso el pequeño jardín aparentemente había sido restaurado
después de mi llegada, y mientras que contenía verduras y hierbas, no había granos
que creciendo allí.
Las ruinas de la ciudad a la que pertenecía este templo estaban claramente aisladas de
la sociedad humana, por lo que no había lugar donde pudieras comprar cosas. Aparte
de cosas como la sal y la miel, que no se estropean en primer lugar, cualquier
alimento que había estado en las ruinas no solo se habría descompuesto por ahora,
sino que se habría convertido en nada más que un polvo seco o una mancha en el
suelo.
Todo lo cual planteó la pregunta: ¿De dónde había venido este pan? ¿De dónde
sacaron los granos? ¿El horno?
Por supuesto, pensé en la posibilidad de que pudieran haber hecho la comida con
magia. Ya había demostrado que la grasa se podía hacer, así que, ¿si dijeras “pan” o
“cerdo” en las Palabras de Creación, tal vez el mana asumiría esa forma?
Después de investigar un poco, la respuesta fue “no”. Podrías, me dijo Gus, hacer
algo parecido a la comida, y te haría sentir lleno si lo comías, pero estaba más allá de
la capacidad humana el crear alimentos nutritivos con magia.
Encontré la cita de Gus sobre ello, “Ningún hombre puede llenar su estómago
tragando sus propias Palabras”, bastante divertida. Pero sentí que el verdadero meollo
del asunto era que no entendíamos completamente las Palabras de Creación, y no
teníamos suficiente información sobre las criaturas de este mundo. Las proteínas, las
vitaminas y los demás detalles de lo que constituía el valor nutricional todavía no se
habían descubierto aquí, por lo que no había habido ningún progreso en el análisis de
las Palabras relacionadas con esas cosas. Como resultado, el intento de crear pan solo
daría a luz al producto de la dieta definitiva, que parecía pan, pero contenía cero
calorías.
Esta explicación parecía tener mucho sentido para mí, de todos modos. Había oído
que utilizar el antiguo lenguaje de la magia para un uso médico, que por supuesto
implicaba tocar el complicado cuerpo humano, era un campo difícil en el que se
habían hecho pocos progresos. Eso parecía apoyar mi teoría.
Volviendo al tema, mi punto era esto. El hecho de que hubiera suficiente comida para
para comer algo todos los días era, por sí mismo, anormal. Y sin embargo, el
hecho era que algún tipo de comida siempre estaba aquí, cada día. Lo que significaba
que debía haber algún otro factor que no había considerado.
“Oye, Mary. Este pan... ¿De dónde lo sacaste?”
“Es un secreto.”
Tantos misterios.
Fue simplemente desconcertante. No importaba lo que pensara, no podía llegar a
ninguna otra conclusión.
Sus tres historias eran desconcertantes, el origen de la comida era desconcertante, y
sobre todo, yo mismo era un enigma. Una vez había hecho la simplista suposición de
que podría haber sido un niño abandonado, pero incluso eso ahora parecía
sospechoso, y por una razón. Nunca vi humo.
Recientemente se me había ocurrido pensar que en este nivel de civilización,
dondequiera que hubiera un asentamiento humano, también debería haber humo de
los fogones. Así que había estado prestando atención a mi entorno en busca de
algunos, pero no importa qué hora del día era, y no importa en qué dirección mirara,
no podía ver nada de eso.
Por supuesto, en realidad no sabía cómo se vería el humo de los fogones a la
distancia, pero era capaz de recordar un áspero conocimiento de que había un método
para calcular la distancia al horizonte. Había que hacer un triángulo rectángulo con un
lado igual al radio de la Tierra y otro igual al radio de la Tierra más la altura de los
ojos y aplicar el teorema de Pitágoras. Si lo recordaba bien, se supone que eran cuatro
o cinco kilómetros. Por supuesto, si podía aplicarlo directamente a este mundo o no
parecía dudoso, pero sería lo suficientemente bueno como referencia.
Esos cuatro o cinco kilómetros serían incluso más largos con un punto de vista más
alto, razón por la cual los barcos en busca de tierras tenían un vigía con buena vista
situado en la parte superior de un mástil. Del mismo modo, las cosas más altas que el
terreno más allá del horizonte se podía ver más allá. Las montañas, por ejemploy el
humo.
Por lo tanto, si un niño cuya vista no era mala buscara una columna de alta humo
desde lo alto de una colina, debería poder ver al menos unas pocas decenas de
kilómetros. Pero no había humo a la vista. En otras palabras, no pude encontrar
ninguna señal de existencia humana.
En cuanto a cómo todo esto estaba relacionado con la teoría del “niño abandonado”,
era bastante simple. Si yo era un niño abandonado, entonces debe haber habido un
padre biológico o alguien más que no podía seguir criándome. Alguien tenía que ser
responsable de abandonarme.
Yo ni siquiera tenía un año de edad cuando me di cuenta de mis recuerdos de mi vida
pasada, y los cuerpos de los bebés eran frágiles. Si ibas a abandonar a un bebé,
probablemente no tomarías un largo camino antes de hacerlo. Ciertamente no había
necesidad de molestarse en viajar hasta aquí, a esta ciudad en ruinas, habitada por los
no-muertos, claramente a decenas de kilómetros de cualquier sociedad humana.
Un hombre adulto normal podría caminar un promedio de unos treinta kilómetros por
a en un camino razonablemente mantenido. Incluyendo el viaje de regreso, eso
significaba que dejar a un bebé a quince kilómetros de distancia tomaría un día entero.
s allá de eso sería necesario acampar en algún lugar remoto.
Esto no tenía sentido. Si realmente me hubieran abandonado, tendría que preguntar:
¡¿Qué tipo de padres perderían más de un día entero, incluso acampar durante la
noche, solo para conseguir que su bebé esté lo más lejos posible de ellos?!
Ante esto, me vi obligado a pensar que tal vez la probabilidad de que me abandonaran
era menor de lo que pensaba. Pero entonces, ¿de nde venía? Pasé algún tiempo
contemplando otras posibilidades, pero no pude sacar buenas ideas. Seguramente no
había brotado simplemente de una huerta de repollos, así que mis verdaderos padres
tuvieron que existir en alguna parte, y debieron tener una cierta historia con esta
ciudad en ruinas.
¿No podría ser el niño que Mary y Blood tuvieron antes de que se convirtieran en no-
muertos? No, no hay manera. Esos tres probablemente se convirtieron en no-muertos
alrededor del mismo tiempo que la ciudad se convirtió en ruinas. Yo estaba
prácticamente seguro de esto, debido a las menciones ocasionales que dejaban en sus
conversaciones diarias acerca de lo que era la ciudad antes.
La ciudad mostró signos de deterioro durante un período considerable de tiempo. No
era algo que hubiera podido ocurrir en tan solo diez o veinte años. Los períodos de
tiempo no coinciden. Si se convirtieron en no-muertos hace cincuenta o cien años, era
imposible que su hijo pudiera haber nacido hace apenas ocho años.
El único otro escenario, que Mary pudo haber tenido relaciones sexuales con Blood y
quedar embarazada mientras ambos eran no-muertos, se sentía... aún menos plausible.
Lo que significaba que ninguno de los tres definitivamente no eran mis verdaderos
padres, regresándome a mi conclusión original: que no tenía ni idea de mis
antecedentes.
¿Tal vez tenía más sentido pensar que una pareja irresponsable que viajó hasta aquí
me abandonó en este lugar? Pero no, eso también se sentía mal. Después de todo,
ningún viajero humano había pasado por este lugar durante los últimos siete años.
Pensé y pensé, pero no llegué a una respuesta.
“¿Quién era yo?”
“¿Will?”
“¡Wagh!” Casi salté. Me había perdido en el pensamiento.
“¿Hay algún problema? Te detuviste.”
“Lo siento, Mary. Estaba pensando un poco.”
María no me regañó. Ella solo sonrió suavemente. Estoy segura de que se vería
hermosa si todavía estuviera viva, pero ahora... no pude evitar sentir un cierto temor
por una expresión así. Sin embargo, me había acostumbrado a la sensación.
“¿Pensando un poco? ¿Pero no crees que hace calor hoy? Por qué no terminamos y
luego puedes pensar en el interior, donde está fresco.”
“Está bien.” Asentí y volví a levantar la azada.
Había descubierto que el suelo tendía a ser bastante pesado y duro. La labranza era un
trabajo duro para un niño como yo. Al principio, no pude conseguir dominar la azada
en absoluto, y solo pude conseguir que la hoja penetrara a una corta distancia en el
suelo. Ahora, sin embargo, iba muy profundo, dado mi tamaño.
Estábamos en el jardín del templo. Era verano, brillantes tomates y berenjenas estaban
creciendo allí. El jardín aparentemente había sido descuidado durante mucho tiempo,
pero habían recogido algunas verduras silvestres y cosas por el estilo, y empezaron a
mantener el jardín una vez más para mí. Hierbas como el tomillo, el bálsamo de
limón, la menta y la lavanda habían sido plantadas en los bordes del jardín, donde
también sirvieron como repelente de insectos. Sus fuertes aromas individuales se
mezclan con el olor del suelo.
Un área del jardín había quedado sin usar hasta ahora, y era esta la razón por la cual
estaba ayudando actualmente a Mary a arar. Ella quería utilizarlo para las zanahorias,
que debían ser sembradas durante el verano, y también para las patatas del otoño y las
cebollas.
Los nombres, las apariencias y las estaciones de plantación de todas estas verduras y
hierbas, así como la forma de cosecharlas, eran todas las cosas que había aprendido de
Mary.
Yo estaba recibiendo mi educación académica de Gus, y aprendiendo a pelear con
Blood, pero tenía la sensación de que Mary era la persona de la que había aprendido
s. Cómo vestir apropiadamente, cómo utilizar el inodoro, la etiqueta apropiada, los
cuentos de hadas clásicos infantiles, historias del pasado, cómo cultivar verduras,
mo mantener las herramientas agrícolas, cómo doblar el paño, cómo lavarlo, y
mo limpiar una habitación. Y cuando perdía el tiempo con Mary, ella lo explicaría
todo con paciencia, cortesía y correctamente, desde el principio.
En mi vida pasada de conveniencias, llevé un fracaso de estilo de vida, y por lo tanto,
no tenía casi ningún conocimiento adecuado sobre la vida, tan embarazoso como era
admitir. En ese sentido, Mary tenía una comprensión firme de las cosas. Ella era
claramente más adecuada para hacerlo en el mundo, más aún que Gus y Blood, que
estaban fuera de contacto y un poco salvaje (respectivamente).
Ella se iba a la cama y se levantaba a horas regulares, y todos los días, desmalezaba el
jardín, limpiaba las mantas, limpiaba los alrededores del templo y realizaba una
letanía de otras tareas. Y me estaba educando para poder hacerlas también. Si Mary
no hubiera estado aquí en este templo, podría haber terminado como un bueno-para-
nada de nuevo.
Sin embargo, incluso Mary tenía un misterio sobre ella. Unas cuantas veces al día, se
aisló en la sala principal del templo. Me habían dicho que no entrara allí durante ese
tiempo. Ella me dijo que estaba orando. Mientras eso sucedía, Gus y Blood, no tan
sutilmente, mataban el tiempo conmigo, y se aseguraban de que no entrara en el salón.
Tal vez ella realmente estaba orando en silencio, y quería ser capaz de concentrarse.
Pero había tantos misterios apilándose unos encima de otros, parte de mí no podía
dejar de pensar que esto tenía que estar relacionado con uno de ellos.
Mientras removía la tierra con mi azada, decidí: iba a comprobarlo. Había una
posibilidad de encontrar una pista para resolver todos estos misterios.
Y encontrar la manera de resolver estos misterios era lo único dentro de mi cabeza.
Decidí fingir que estaba enfermo.
Durante mi entrenamiento con Blood, actué como si no me sentía bien, y dije que
quería descansar un poco. Tal vez por la diligencia con que había estado entrenando
antes, Blood creyó esto sin ningún signo de sospecha, y me dijo que fuera a descansar
en mi cama.
Durante un rato, él me cuidó mientras yo yacía allí, pero en poco tiempo murmuró
algo acerca de que iba a atrapar algo vigorizante y desapareció en dirección al bosque.
Me había imaginado que la personalidad de Blood no le permitiría permanecer al lado
de la cama por mucho tiempo.
Salí de puntillas de la habitación, teniendo cuidado de no ser encontrado por nadie, y
secretamente me dirigí hacia el salón. Tratando de no hacer ningún sonido, abrí la
puerta tan lentamente como pude, y miré dentro. En el instante en que lo hice,
recuperé el aliento.
Mary estaba envuelta en llamas.
Con una bandeja de plata en el suelo delante de ella, ella estaba arrodillada allí, en
medio de una banda de débil luz que fluía del tragaluz, frente a una escultura de uno
de los dioses, sus manos juntas en una postura de ferviente oración.
Ignoraba las llamas blancas que cubrían su cuerpo y la espesa nube de humo que la
rodeaba.
Mi mente se puso en blanco.
Corrí dentro gritando, pero Mary no mostró ninn signo de haberme notado. Su
postura absolutamente ininterrumpida, como si ella misma se hubiera convertido en
una estatua de piedra, Mary continuó orando.
El pánico me corto el cerebro. El sudor me adornaba la cara. Mis oídos estaban
palpitando. Me dolía la garganta, y solo entonces me di cuenta de lo alto que estaba
gritando. Pero incluso directamente a su lado, no provocó ninguna reacción.
Desesperado por hacer algo, extendí una mano hacia ella. Todavía estaba cubierta de
llamas. Su cuerpo estaba horriblemente quemado y tenía el aspecto de carbón
ardiente. La toqué con la palma de mi mano. Hervía y quemaba.
El dolor intenso casi me hizo retroceder la mano por el reflejo. Lo suprimí, gritando
internamente en mi cuerpo que no me importaba. No me importaba si me lastimaba.
María estaba en peligro. ¡Estaba en peligro!
El pánico freía cada otra sensación de mi cerebro paralizado. Grité mientras la sacudía
una y otra vez. “¡Blood! ¡Gus! ¡Ayuda! ¡Mary, Maryyyy!”
“Cuántas veces te dije...” Gus dijo, frunciendo el ceño a Blood y Mary.
“Mi culpa. Fui descuidado”, dijo Blood, bajando la cabeza en señal de disculpa a los
otros dos.
“No... Soy la culpable de mantenerlo en secreto durante tanto tiempo.” Mary estaba
agachando la cabeza con desaliento. Su cuerpo, que había estado tan quemado, estaba
ahora, de alguna manera, completamente de vuelta a la normalidad.
Yo estaba en mi habitación, acostado en una cama simple pero funcional, rodeado de
paredes de piedra. Mi cabeza estaba girando y me dolían las manos. Realmente duele.
Gemí, abracé la manta, y traté tan duro como pude para soportar el dolor.
Mis recuerdos del evento fueron un poco vagos, pero me di cuenta de que Gus había
do mis gritos y vea volando a través de la pared. Al parecer, yo había estado
sacudiendo a Mary cuando ella se negó a moverse, y gritaba frenéticamente, sin
siquiera preocuparme por mis brazos en llamas. Gus me había alejado de ella de
inmediato y me había dado algunos primeros auxilios aumentados mágicamente, pero
como era de esperar, terminé con quemaduras en las palmas de las manos y en los
brazos.
Había oído que las quemaduras profundas dolían mucho, y quienquiera que había
dicho eso no era broma. Mis dos brazos palpitaban y estaban intensamente dolorosos.
A veces, las personas que reciben tratamiento médico por quemaduras graves en todo
su cuerpo piden a la gente a su alrededor que solo los matara. Sentía que podía
entender a esa gente ahora. Tenía ganas de decirlo yo mismo.
“Uh, acerca de las manos de Will... ¿Crees que se recuperará por completo?”
“Una pregunta difícil. Afortunadamente, sus dedos no permanecieron juntos, por lo
menos. Si se escapó sin un cierto grado de cicatriz, por mi parte estaría muy
sorprendido.”
Podía escuchar una conversacn aterradora a mi alrededor. ¿Cicatrices? Sí, supongo
que sí. En ese momento, mis manos habían sentido como si hubiera agarrado un trozo
de carbón ardiendo, y encima de eso, no lo había dejado ir. Actualmente estaban
envueltas en un paño limpio, pero podía decir que algún tipo de líquido fluía de mí y
estaba empapado en él. Estaba seguro de que si lo desenrollaba, el horror dentro me
haría querer taparme los ojos.
Esto podría incluso interferir con mi habilidad de abrir mis manos apropiadamente o
agarrar cosas. El pensamiento era sinceramente aterrador. Pero por alguna razón, me
sentía extrañamente tranquilo.
“Will... Lo siento, Will. Yo debería haber... Yo debería haber solo...”
“No. Es mi culpa por mentir y mirar.”
El hecho de que Mary volviera a la normalidad probablemente significaba que eso era
una ocurrencia regular, y ella lo había estado ocultando de mí para que yo no me
preocupara. Y yo había ido y me había lastimado, lo suficientemente mal como para
dejar una cicatriz, tratando de ayudarla cuando ni siquiera era necesario.
“No hay nada por lo que tú debas disculparte”, dije. “Me alegra que estés bien.”
Fue un comportamiento imprudente, llevado por la ignorancia. Estaba seguro de que
algunas personas me habrían llamado un tonto por ello. Pero todo lo que sentí fue
alivio. Lo que hice podría haber sido completamente inútil, pero el hecho era que
Mary estaba a salvo. La mujer que tan amablemente me había alimentado en este
mundo desde el nacimiento estaba a salvo.
Y en cuanto a mí, había conseguido actuar. Había tomado medidas por el bien de
Mary, sin mirar atrás, sin dejar nunca que el egoísmo o la autoconservación se
interpongan en el camino. No hice lo que mi yo pasado hubiera hecho. No dejé que el
miedo me venciera, y que cualquier tipo de excusa me detuviera.
Así que
“No te preocupes tanto por eso, ¿de acuerdo?” Podía sonreírle a Mary desde el fondo
de mi corazón.
No hay nada por lo que tú debas disculparte, pensé. Me alegra que estés a salvo.
“Will...” Mary estaba mirando el suelo y temblando. No estaba acostumbrado a verla
de esa forma, y resulta difícil adivinar lo que estaba pensando. “Gracias, Will...
Gracias.”
Me sostuvo la cabeza con fuerza mientras yo yacía en la cama. Podía oler su aroma,
como madera quemada fragante. Era relajante y agradable.
“Así que.” Blood claramente había estado esperando que Mary se tranquilizara antes
de preguntarme. “¿Quieres decirme por qué fuiste y fingiste estar enfermo para que
pudieras espiarla en medio de su acto de adoración?”
Era su voz seria. Al parecer, iba a ser reprendido.
No podía culparlo. Es un poco extraño para mí decir esto, supongo, pero cualesquiera
que sean las circunstancias, me había herido haciendo algo que me habían prohibido,
así que merecía recibir un regaño adecuado por esto.
“Siempre he tenido curiosidad por qué ustedes tres están aquí. Y por qué yo estoy
aquípor qué soy el único vivo aquí. Y... pensé que si echaba un vistazo a su
adoración, a pesar de que me dijeron que no lo hiciera... podría encontrar algún tipo
de pista...”
Esto trajo a la mente el fenómeno de la “reactancia” en la psicología, y lo que en
Japón llamamos el tabú de “no mirar”, que a menudo aparecía en cuentos folclóricos.
Hay momentos en los que algo prohibido es precisamente lo que te atrae hacia él.
Dicho esto, yo tenía la intención de solo tomar un pequeño vistazo y nada más. Si
Mary no se hubiese encontrado en el estado en que estaba, no tendríano, eso era
solo una excusa.
“¿No te dije que te hablaría de eso un día cuando seas más grande?” La postura de
Blood cambió, como si estuviera suspirando. “¿Crees que somos el tipo de gente que
te prohíbe hacer algo sin una razón? ¿Crees que somos mentirosos? Will, eres un
chico inteligente. Sabes que si te prohibimos hacer algo, hay una buena razón,
¿verdad?”
, absolutamente lo sabía. Simplemente no tenía paciencia. No había otra manera de
decirlo.
“U-Um, Blood, no creo que necesites ser tan duro con Will. Era solo su curiosidad de
niño.”
“Mary, mantente callada por un minuto.” Él detuvo sus intentos vacilantes de
cubrirme y me preguntó de nuevo mientras me miraba. “Will. ¿Tienes alguna otra
razón o excusa?”
“No, no la tengo. Lo siento.”
Apenas había terminado de decirlo antes de que Blood levantara su puño huesudo y
golpeara fuertemente mi cabeza. La brusca fuerza del impacto me sacudió. Mi cabeza
me daba vueltas. Lágrimas brotaron en mis ojos. No quería llorar, pero sucedió por
reflejo.
“La próxima vez, habla conmigo o con Mary o algo así antes de pensar en hacer algo
así. No soportaré que deambules por allí sin decírnoslo. Hay ruinas por aquí, y...
bueno... es peligroso ir solo.”
Asentí mansamente. El pensamiento cruzó por mi mente que no podía recordar la
última vez que me habían reprendido así de duro. Debió haber sido temprano en mi
vida pasada. Después de todo, todos habían renunciado a mí al final. Ellos sabían que
darme una reprimenda no lograría nada y tenían cuidado de no involucrarse.
Pero aquí, Blood se estaba haciendo el tipo malo para ayudarme. Al enfadarse
conmigo, él estaba haciendo lo que era mejor para mí, mientras aceptaba plenamente
el riesgo de que pudiera desarrollar un miedo hacia él o que quisiera alejarme de él
como resultado. Se sentía extraño estar feliz de ser regañado.
“¿Oh, y Will?” Blood cerró su puño y me revolvió el pelo. “Estoy orgulloso de ti por
ir allí y ayudar a Mary. Esa lesión es una insignia de honor.”
Podía sentir las esquinas de mi boca curvándose hacia arriba. “Soy tu aprendiz...”
“Este pequeñín... ¡Ven aquí!”
Mary tenía una sonrisa aliviada en su rostro mientras nos miraba riendo y jugando
juntos. Gus se encogió de hombros y suspiró.
Una vez que las cosas se habían calmado un poco, Gus hizo una sugerencia. “A
propósito, Mary. ¿Tal vez es hora de que le digamos a Will acerca de la adoración?
Admito que es difícil revelar cosas sobre nuestras historias a este chico. Dices algo
equivocado, y él conectará los puntos y tendrá el cuadro completo dibujado por sí
mismo. Sin embargo, preferiría no tener que soportar esto más de una vez.”
“Sí, yo... Tengo que decirlo, estoy con Gus. Se siente más seguro.”
“Sí, está bien”, Mary asintió. “Esto me ha enseñado que mantener demasiadas cosas
en secreto puede ser realmente más peligroso.”
Gus se volvió hacia mí con una expresión solemne en su rostro. “Will. Esto... puede
molestarte un poco.”
¿Molestarme?
“Es sobre tu comida. Mary ha estado usando ese acto de adoración para convocarla
todo este tiempo, y se quema durante el acto.”
Espera, ¿qué?
“¿Debes haber visto la bandeja de plata? Cuando termina su acto de adoración, la
comida aparece en esa bandeja.”
“¿Esto es una broma?”
“¿De verdad crees que bromearía sobre esto?”
Espera. Ve más despacio. Esto es demasiado para asimilar.
“D-Dime más”, dije, apenas logré sacar las palabras. Gus explicó para mí.
El arte de la “bendición”, a veces llamado “protección divina” o simplemente
“milagros”, era un método para tomar prestado los poderes sobrenaturales de los
dioses, que habían perdido sus cuerpos en la batalla en la era del mito, desapareciendo
s allá de esta dimensión. Gus se había referido a la bendición muy brevemente en
una de sus lecciones, cuando había hablado de la “protección” que los dioses daban a
sus súbditos. Pero era la primera vez que lo llamaba por su nombre.
La bendición era el arte de manifestar los poderes de esos dioses en el mundo a través
del propio cuerpo. Era el trabajo glorioso de los dioses, que podían sanar
enfermedades y lesiones, crear comida y bebida como el santo pan y vino y llevar a
cabo otras hazañas que no podían realizarse con el antiguo lenguaje de la magia. Los
dioses podían entregar revelaciones a la gente bendita con su protección divina,
ayudándoles en situaciones de riesgo. Cuando se domina, la bendición puede llevar
incluso a los dioses a su propio cuerpo terrenal.
Sin embargo, también impuso mayores restricciones sobre el usuario que la magia,
que utiliza las Palabras de Creación. Dado que la bendición implicaba tomar prestado
el poder de un dios, no podía usarse a menos que el usuario y el dios estuvieran en
buenos términos. Requería una fuerte devoción y el tipo de naturaleza espiritual que
podía encontrar el favor de ese dios. Tampoco podía usarse para hacer algo que el
dios desaprobara. Por ejemplo, la bendición no le permitiría usar ataques altamente
agresivos contra los súbditos de otro dios benévolo, y si fueras malvado e
impenitente, el dios retiraría la bendición por completo.
Así que esta era la bendición, un arte místico que podía estar hombro con hombro con
la magia, y con sus propias ventajas y desventajas.
En cuanto a por qué no había oído hablar de ella antes de ese punto...
“Nunca te lo dije”, explicó Gus, “y escondí todos los libros relacionados con ello. Si
hubieras oído hablar de ello y lo hubieras aprendido, habrías adivinado que Mary
podía usarlo. Eres así de listo.”
María era devota y virtuosa, y ahora que yo saa acerca de la bendición, ella parecía
exactamente el tipo de persona para usarla. Gus tenía razón. Probablemente lo habría
adivinado.
“En poco tiempo, habrías leído mis libros y así sucesivamente, conectando los puntos
como lo haces, y descubriendo que Mary estaba ardiendo en llamas. Entonces, habrías
dicho que no querías que ella te hiciera la comida si eso significaba que se convirtiera
en una bola de fuego. Y estoy seguro de que tu mente no habría sido cambiada, ni
siquiera por decirte que somos no-muertos de alto nivel, y nuestros cuerpos se
recuperan fácilmente de una cosa tan pequeña como ser quemado.”
“Bueno, sí, no me gustaría, pero... ¡¿Por qué ardió en llamas en primer lugar?!”
“Bueno, uh...”
“Porque me convertí en una no-muerta”, dijo Mary. “Porque traicioné a Mater nuestra
Madre Tierra.”
“Mary...”
Tenía los ojos bajos y la cabeza también. Su expresión era de profunda tristeza.
“Nos convertimos en no-muertos al entrar en un contrato con el dios de la
inmortalidad, Stagnate”, continuó. “El dios de la no-muerte es un enemigo de Mater
nuestra Madre Tierra. Los no-muertos contaminados arden al menor contacto de su
energía divina.”
Recordé la escultura del templo. Mater, la Madre Tierra, era la mujer con la sonrisa
amorosa, que sostenía a un bebé en sus brazos, y de pie frente a un fondo de plantas
de arroz en crecimiento.
“Lo que hice fue más allá del perdón. Yo la traicioné, y este es mi castigo.”
Entonces, ¿por qué siguió orando? “¿Por mí?”
¿Estaba orando así solo para darme de comer pan todos los días? ¿Era consumida por
las llamas cada vez? Si ese fuera el caso...
“¡Yo... voy a trabajar más en los campos! ¡Voy a cazar! Así que—”
Mary sonrió suavemente. “No es así, Will.” El suave abrazo de su voz tranquilizó mis
miedos. “Ofrecer regularmente oraciones a Mater ha sido una rutina mía desde mucho
antes de conocerte.”
Ella no estaba mintiendo. Mary no podía mentir con una sonrisa como aquella, con
una voz así. Siete años pasados con ella me habían enseñado eso.
“Mater nuestra Madre Tierra es la deidad guardiana de los niños. Después de
conocerte, también empecé a orar por un poco de comida de ella, pero mi costumbre
de orar no es diferente ahora de lo que alguna vez fue.”
“Mary dice la verdad”, dijo Gus. “Lo garantizo yo mismo.”
“Le dije unas cuantas veces que tal vez debería dejarlo ahora, pero ella no lo hace”,
agregó Blood, haciendo una expresión que me pareció un poco disgustada.
Gus también asintió con suavidad.
“¿Por qué?” Pregunté confundido. Ni siquiera mis recuerdos pasados me estaban
ayudando a darle sentido a esto. Si lo que decían era verdad, entonces antes de que yo
estuviera cerca, Mary había ardido en llamas todos los días a cambio de
absolutamente nada. “¿No te duele?”
“Sí. Gritaría del dolor, si todavía pudiera.” Sonrió.
Su razón era simple. Incluso después de traicionarla, aunque el dolor fuera su única
recompensa
“Todavía venero a Mater.”
Ser capaz de sonreír a través de todo esto... Ella es hermosa, pensé.
Mary era una momia, y parecía un árbol muerto, o un monje que murió de hambre. La
primera impresión superficial de alguien sobre ella solo podía ser que ella era horrible
o grotesca. Pero a mis ojos, ella se veía absolutamente hermosa.
Había traicionado a la que venerabaprobablemente no de buena ganay ahora era
rechazada por ella, ardiendo en llamas cada vez que trataba de acercarse. Sin
inmutarse, siguió intentándolo una y otra vez, y fue recompensada cada vez con un
terrible dolor.
Con mi falta de fe religiosa y mi frágil experiencia de vida, tanto en esta vida como en
la anterior, no podía empezar a entender su sufrimiento, y solo podía imaginar lo
difícil que debe ser para ella. Todo lo que sabía era que tenía que ser difícil. Tenía que
ser doloroso. No habría sido ninguna sorpresa si sentimientos de odio y resentimiento
sin dirección se hubieran acumulado dentro de ella. Podrían haberse acumulado en
. Al menos, el viejo yo. Estaba seguro de eso.
Pero Mary aceptó su sufrimiento con calma. Nunca la había visto hablar mal de nadie
ni mostrar odio hacia nadie. Eso era lo que la hacía verse tan hermosa para mí.
“Incluso si mis oraciones no son aceptadas... Will...” Ella añadió mi nombre
suavemente. “Todavía creo que la oración tiene sentido.”
Me preguntaba si eso era cierto. Esperaba que lo fuera.
“Y a pesar de que Mater no me dice una palabra... desde que te conocí, me ha estado
bendiciendo con pan santo.” Mater la Madre Tierra tenía un bebé en su escultura, y
Mary había mencionado que ella era la deidad guardiana de los niños, también.
“Incluso si no puedo recibir su pern... solo ese poco de ayuda ha sido una gran
salvación para mí. ¡Eso es todo gracias a ti, Will!” Añadió con un tono travieso.
“Realmente lo siento por mantenerme callada. Espero que todavía comas el pan que te
doy.”
Mis brazos estaban cubiertos de quemaduras, y Mary estaba ardiendo en llamas
regularmente. Eso era más que suficiente para hacer ese pan imposible de tragar. Pero
sentí... que todavía podría manejarlo.
“Sí, lo haré. ¿Pero puedes hacer algo por mí?”
“¿Qué es?”
“Déjame orar contigo de ahora en adelante.”
Si es posible, quería entender a Mary un poco más. Cómo eran las cosas para ellay
mo las sentía.
Un silencio solemne que parecía rechazar incluso una sola tos se había extendido por
el frío salón.
Doblé mis piernas en la posición de loto, y apoyé la parte trasera de mis manos en mis
rodillas. Moví mi cuerpo un poco para ajustar mi postura. Entonces me senté
absolutamente recto, como si mi espina dorsal fuera un polo que conectaba la tierra
con los cielos, y atraía mi barbilla.
Cerré silenciosamente los ojos al gran salón del templo.
Mi vista se había apagado. Mis sentidos del oído, tacto, olfato y gusto también
estaban recibiendo muy poca estimulación.
Respiré lentamente, y no respiré demasiado profundamente. Conté ese ciclo como
“uno”.
Uno, dos, tres, cuatro, cinco… Me concentré únicamente en contar. Cada vez que un
pensamiento innecesario entraba en mi mente, empezaba de nuevo desde el principio.
El estado de no-mente no se trata de no pensar. Eso conducirá a un ciclo
infructuoso de pensar sobre cómo no pensar. No puedes lograrlo jugando con
palabras y pensamientos abstractos.
Para lograr el estado de no-mente, para estar verdaderamente sin mente, es
necesario concentrarse atentamente en el “ahora” tal como existe. Elimina tus
recuerdos del pasado e imaginaciones del futuro. Piensa solo en el ahora que existe
ante ti.
humilde ante Dios. No tu yo pasado, ni tu yo futuro. Tu yo presente, pequeño e
insignificante, como existes, aquí en este momento. No hay trucos ocultos. Solo haz
eso y eso por sí solo, en serio. Piensa en el ahora, enfócate en él y sé humilde. Eso es
todo lo que hay que hacer para “orar sin mente”.
Las palabras de Mary cruzaron mi mente. Conté las respiraciones, y pronto incluso
aquellas habían desaparecido.
Uno, dos, tres, cuatro, cinco… Una y otra vez, simplemente me concentré en contar.
No pensé en otra cosa.
Escuché el viento. Un pájaro gorjeó lejos.
Podía sentir las sensaciones en mi piel mientras me sentaba en el suelo. Una y otra
vez, conté.
Sentía el aire siendo inhalado, el aire siendo exhalado, el sonido de mi respiración y el
latido de mi corazón.
Una y otra vez, conté.
Yo conté.
Conté.
s profundo.
Siempre más profundo.
Sentí como si estuviera buceando en las profundidades del océano azul.
Abajo.
Abajo.
Siempre abajo.
¿Cuánto tiempo había pasado “buceando”?
El sonido claro y agudo de una campana me devolvió a la realidad.
Abrí mis párpados después de mucho tiempo de mantenerlos cerrados. El paisaje del
templo volvió. Se veía increíblemente vívido.
La noche había caído hace mucho tiempo, y mis alrededores estaban iluminados por
una lámpara. Las esculturas de los dioses, iluminadas por llamas vacilantes en la fría
oscuridad, eran profundamente fantásticas y encantadoras.
Nosotros, los humanos, realmente nos acostumbramos a las cosas. Una vez que nos
acostumbramos a ver algo, no prestaremos tanta atención la próxima vez que lo
veamos. Acostúmbrate a escuchar algo, y no prestaremos tanta atención la próxima
vez que lo oigamos. Tocar, oler y probar todo funciona de la misma manera.
Es la forma en que aprendemos a responder a los estímulos de manera eficiente. Pero,
por el otro lado, también amortigua nuestra sensibilidad y nos hace olvidar nuestros
sentimientos.
Por eso amé estos momentos de despertar de una oración profunda. Todo lo que vi y
a se sentía fresco, como si acabara de renacer. Era una sensación estimulante, como
si acabara de limpiar mi cuerpo limpio de una suciedad que se adhería a todos mis
sentidos.
Disfruté de la sensación durante un tiempo, y luego lentamente moví mi cuerpo
deshaciendo la posición de loto. Había estado en la misma posición durante algún
tiempo. Me dolía todo el cuerpo.
“Bien hecho, Will.” Mary había esperado que me moviera antes de hablar. Ella
sostenía la campana que usaba para señalar el final de la adoración.
“Esto concluye el rito de los cinco días de oración en silencio.”
“Gr-Gracias…”
Tenía trece años ahora. Ya habían pasado cinco años desde que me había quemado los
brazos.
De hecho, podría haberlos sanado sin dejar rastro por el uso de la bendición, siempre
y cuando estuviera preparado para que Mary volviera a convertirse en una antorcha.
Se había ofrecido a hacer eso por mí, pero la rechacé. Fue en parte porque no pensé
que las quemaduras fueran lo suficientemente malas como para pedirle algo así a ella,
y en parte porque Blood me había dicho que eran una insignia de honor.
Recibí tratamiento, incluso por la magia de Gus, y después de mucho sufrimiento, me
quedé con la piel descolorida de las palmas de mis manos a algún lugar en mis brazos,
principalmente como se esperaba. Me dijeron que tenía mucha suerte. En realidad, me
estaba preparando para que las quemaduras se convirtieran en cicatrices horribles, así
que me dejó una sensación de, “Oh, ¿eso es todo?” Pero incluso ahora, mi insignia
todavía estaba enrollada alrededor de mis dos brazos.
Desde entonces, mi altura había aumentado notablemente. Yo estaba ahora a la altura
de los ojos con Mary, y estaba muy cerca de Gus también. Todavía tenía que alzar la
cabeza para mirar a Blood, pero él me felicitó una vez que notó lo viril que me estaba
viendo.
Cuando renací en este mundo después de mi vida pasada, no había traído exactamente
una regla conmigo. Solo podía suponer mi altura en “viejas figuras”, pero pensé que
estaba probablemente arriba de los 160 cm en este momento.
Este mundo utiliza principalmente unidades de medida antrópicas. Algo como, si
haces una pistola con el pulgar y el dedo índice, la distancia entre los dos es de unos
quince centímetros. No podía evitar convertirla al sistema métrico, sin embargo. Debe
haber sido la influencia de los recuerdos de mi vida pasada.
Permítanme volver a la situación actual.
Durante los últimos cinco días, había estado tomando tiempo de mis lecciones con
Gus y Blood para realizar el rito de oración en silencio. Era un estricto rito religioso
realizado en el invierno en los monasterios para Mater la Madre Tierra. Mary había
pasado por ello varias veces mientras estaba viva.
El rito era… algo asombroso.
Desde el amanecer hasta el atardecer, cinco días más tarde, estaba prohibido
pronunciar una sola palabra, salvo en caso de una emergencia. La comunicación solo
podía tener lugar a través de una campana, y además del tiempo que se pasaba
durmiendo y así sucesivamente, que debía mantenerse al mínimo, prácticamente todo
el resto del tiempo debía dedicarse firmemente a orar.
Levantarse, orar. Sentarse, orar. Cuando tu cuerpo empiece a ponerse rígido y
doloroso, levántate y camina, y mientras caminas, ora. Una vez que te sientas de
nuevo en forma, siéntate, ora. Cuando es hora de dormir, antes de dormirte, ora.
Había oraciones de gratitud al comer comidas, oraciones de diálogo mientras te
mirabas a ti mismo, oraciones de petición para desear protección, oraciones de
alabanza a Dios.
Y después de realizar ese repertorio de toda clase de oración bajo el sol, el rito debía
ser concluido con esas varias largas horas de no-mente.
Cuando escuché por primera vez lo que estaba haciendo, yo también estaba incrédulo.
Pero es bastante aterrador y sorprendente qué hazas los seres humanos son capaces
de hacer cuando realmente hacen el intento.
Mary, por cierto, me dijo que erasicamente incapaz de orar durante tanto tiempo sin
reducirse a cenizas. Ella me ayudó en su lugar. Lo entendí, por supuesto.
Me pregunté, por un breve momento, si podía ser bendecido con la bendición después
de toda esta oración, pero no había señales de que eso sucediera en absoluto. A juzgar
por eso, parecía que la bendición realmente requería una fuerte afinidad con su dios.
Mary me había dicho que muchos creyentes profundamente devotos nunca son
bendecidos con el arte. Me imaginé que era justo cómo era.
En cualquier caso, las enseñanzas de Mary sobre la oración fueron sin duda un
calvario, pero…
En realidad, habían peores.
El rito del silencio era lo peor que las lecciones de Mary tenían que ofrecer, de lejos.
Normalmente, eran mucho más domésticas: cómo hacer zapatos, cómo coser ropa,
cómo cultivar verduras, cómo comportarse con decencia, etc. Eran… sabes,
calmantes. Ordinarias.
Las lecciones de Gus, por otra parte, se habían estado descontrolando poco tiempo
atrás.
Le agradecí que me enseñara, a pesar de que su cara me decía más fuerte que sus
palabras que él realmente no quería molestarse. El problema era el contenido, cada
vez más avanzado. Era también mucho más denso en términos de cuánto él me
enseñaría a la vez.
Estaba seriamente sobrecargado.
Me tenía aprendiendo de memoria toda clase de Palabras, y combinaciones de
Palabras para hacer frases y frases. Me hacía practicar la vocalización y la
pronunciación, para que yo pudiera decirlas y recitarlas correctamente. Me enseñaría
todo inmediatamente, desde la geometría y la aritmética hasta la retórica y la
argumentación. También historia geográfica, derecho, astronomía, ingeniería civil,
construcción, medicina, economía y administración de negocios… y después de
enseñarme todo eso, me diría que lo memorizara al día siguiente.
Al día siguiente habría una prueba, seguida de más estudio, seguido de otra prueba, y
una vez cada diez días, habría una revisión de lo que habíamos cubierto. “Estudiar”
era una palabra demasiado tolerante para la cantidad ofensiva de temas que había
lanzado contra mí.
Honestamente, había empezado a preguntarme si él estaba en secreto esperando que
yo tirara la toalla.
Por supuesto, los recuerdos de mi vida pasada eran útiles para la geometría y la
aritmética. Había sido muy bueno en matemáticas, así que durante un tiempo, yo
estaba usando eso para darme un respiro. Sin embargo, incluso eso ahora se estaba
haciendo difícil, porque cuando Gus juzgó que yo estaba entendiendo algo, se saltaría
directamente esa parte como si me hubieran subido un año y encontraría algo extra
para enseñarme también.
Una parte de mí deseaba haberlo engañado un poco más. Sin embargo, había decidido
vivir esta vida en serio. Quería eliminar todos los obstáculos. Afortunadamente para
, este cuerpo todavía era joven, y tenía una gran memoria, así que de alguna manera
seguía aguantando.
Y habiendo aprendido tanto, por fin llegué a apreciar que no solo el conocimiento de
Gus era extremadamente amplio, sino profundamente insondable también.
Blood me había dicho una vez que Gus solía ser exaltado como “El Sabio Errante”.
Podía tener la sensación de que realmente había vagado por el mundo y había estado
en todo tipo de lugares, y había aprendido de la experiencia y del conocimiento
ctico.
La civilización de este mundo era menos avanzada que la de mi vida anterior
suponiendo que descartas la parte mágica. Sin embargo, si Gus hablaba de la
anatomía de los animales o del procedimiento para construir un edificio, hablaba de
manera pragmática y con claridad. Ni un solo momento se gastó en el tipo de ideas
fantasiosas que los eruditos medievales de mi viejo mundo tenían.
Incluso cuando Gus hablaba de los demihumanos y bestias míticas, que en mi vida
pasada no eran más que fruto de la imaginación, no hubo la menor vacilación en su
discurso. Mientras le escuchaba hablar de estas cosas después de haberlas encontrado
aparentemente, comencé a darme cuenta de que no estaba siendo inteligente ni listo
dudando constantemente de su existencia. El conocimiento de mi vida pasada no
podía aplicarse a este mundo, y yo estaba empezando a sentirme estúpido por creer
que alguna vez podría. Después de todo, la persona delante de mí era
indiscutiblemente un fantasma.
En cualquier caso, las lecciones de Gus se realizaban increíblemente en una agenda
muy ajustada. Estaba tratando desesperadamente de mantenerme al día, pero era
cuestionable cuánto tiempo iba a durar. Gus, irritable como era, no tendría ninguna
vacilación en detener la lección si comenzaba a quejarme sobre ella, así que ni
siquiera tenía permitido quejarme. Simplemente tenía que trabajar duro y demostrar
que podía llevar a cabo la inmensa cantidad de tareas que estaba poniendo delante de
.
Fue agotador. Podría ser perdonado por llamarlas un poco fuera de control. Pero las
lecciones de Gus, a pesar de mis quejas, eran solo las segundas peores.
Las lecciones de Blood estaban fuera de control incluso en comparación con las de
Gus.
No “un poco” fuera de control—seriamente dementes.
Habíamos pasado de nuestros juegos de lucha, y yo había estado practicando con
espadas de madera más realistas y lanzas de madera, y técnicas de aprendizaje y
forma. Esto estaba bien. Como una extensión de nuestra caza, había aprendido a
colocar trampas, cómo arrear a las presas, cómo derribar animales grandes, y cómo
sobrevivir durante días en el bosque. Esto también tenía sentido. Y las regimentadas
carreras de entrenamiento y el entrenamiento muscular que Blood había comenzado a
imponer en mí, a medida que mi cuerpo empezaba a tomar forma, tampoco eran nada
sorprendente y, obviamente, de acuerdo con su enfoque.
El verdadero equipo empezó a salir: espadas reales, lanzas reales, y armaduras de
cuero genuino. No tenía ni idea de dónde había conseguido esto, pero era natural que
los mantuviera ocultos y fuera del alcance de un niño. Me hizo correr por ahí usando
esas cosas, y practicar mi blandimiento y técnicas con ellas. Todo esto lo consideraba
una parte completamente natural de la educación de un guerrero.
Pero después de eso, empezó a ponerse de locos. Seriamente loco.
“Bueno. Así que, a partir de hoy, voy a empezar a lanzarte en verdaderas batallas.”
¿Qué?
“Te advierto que el tipo con el que pelearás no tendrá nada en mente excepto
matarte.”
¿Qué?
“De acuerdo, vamos. Estaré supervisando, por supuesto, pero si hay un accidente, en
serio vas a morir. Así que, eh, trata de no terminar muerto.”
¡¿QUÉ?!
Les echaré a perder el final. Tuve un tiempo horrible.
Para entrar en los detalles, Blood me dio una espada larga y un escudo circular, y me
hizo luchar hasta la muerte contra un no-muerto débil que había capturado en alguna
parte.
Era el cadáver seco y negro de un monstruo. No tenía nariz ni oídos, un ojo ciclópeo,
y una boca que se abría en una inquietante sonrisa en forma de media luna. Su
construcción no era muy diferente de la mía. Cuando Blood lo soltó, cargó hacia mí
de inmediato, mientras balanceaba sus garras astilladas y agrietadas.
Oh, sí. Estaba aterrado.
Eso podría sorprenderte después de oír todo mi entrenamiento.
Sin embargo, el entrenamiento y lo real eran mundos aparte.
Fue horrible enfrentarse a un oponente que tenía la intención de matarte.
¿mo podría describir ese horror?
Había una sensación de seguridad que vino con el entrenamiento. Había restricciones,
acordadas por todos los que participaban, de modo que el riesgo de accidentes o
lesiones graves se redujo tanto como fuera posible. Si tu oponente se arriesgaba y te
sorprendía con un movimiento que no pudieras tratar, no terminarías gravemente
herido, y no morirías. Lo mismo ocurriría si intentaras una acción arriesgada y audaz.
El costo de pagar por el acto de asumir el riesgo era bajo. Eso fue lo que te permitía
probar todo tipo de comportamientos diferentes, investigar sus pros y sus contras, y
destilarlos a uno o dos que eran realmente eficaces. En mi mundo pasado, también, las
artes marciales gozaban de gran popularidad y avancecnico como resultado de
establecer un formato seguro para la lucha.
Pero en una batalla real, todas las acciones llegaban con riesgo. Si tomabas un mal
golpe, si tu pie resbalaba apenas una vez, ese podría ser tu final. La muerte: el último
callejón sin salida.
Ahora estaba en una batalla real, y cada accn que tomara tenía la posibilidad de
llevar a un cierto nivel de riesgo. Mi mente se quedó en blanco, y empecé a perder la
confianza en lo que debía hacer.
Por supuesto, recordé haber tenido una vida anterior, pero mi sensación intuitiva era
que esto era un acontecimiento extremadamente raro, y no tenía ninguna expectativa
de que iba a conseguir otra. Incluso si lo fuera, no habría hecho una pequeña
diferencia con la aversión biológica a la muerte que bullía dentro de mí.
Y las heridas mortales no eran lo único que me asustaba. Si me arrancaran el ojo, ya
no podría ver. Si me cortaran un tendón, perdería el movimiento en esa extremidad.
Mi tráquea podría ser aplastada. Podría perder mis dedos. Me preguntaba si había
alguna verdad en ese rumor que había oído en mi vida pasada, que si te cortaran la
nariz, la mucosidad gotearía del agujero en tu cara.
La intención asesina de mi enemigo me obligó a enfrentar todas esas horribles
posibilidades a la vez.
Tenía visión de túnel. Mi corazón se aceleró. Mi respiración era irregular, mi cuerpo
empezó a temblar, todo pensamiento cesóy como si nada de eso importara, me
moví para cortar a mi enemigo con un solo golpe.
Cuando el monstruo no-muerto sacudió sus garras hacia mí, las golpeé lejos de mí con
mi escudo y caminé diagonalmente adelante. Cuando nos cruzamos, blandí mi espada
horizontalmente hacia su torso. Ayudado por la inercia rotacional de mi cuerpo
inferior bien entrenado, mis hombros y los músculos del brazo impulsaron la espada.
Sentí una resistencia tranquilizadora cuando la espada conectó.
Puse distancia entre nosotros otra vez. Cuando miré después, el cuerpo totalmente
seco de la criatura no-muerta había sido cortado en dos y se desintegraba
convirtiéndose en polvo.
Luchar en una verdadera batalla era aterrador. Podría decir sin lugar a dudas que
estaba asustado. Mis músculos, sin embargo, que habían sido acondicionados desde
una edad temprana, eran fieles y valientes. Se movieron por su cuenta, dejando atrás
mis pensamientos cobardes. La mejor respuesta a cualquier ataque ya estaba impresa
en ellos como una acción refleja.
En mi mundo anterior, los soldados y los combatientes que habían sido sometidos a
una gran cantidad de entrenamiento para la batalla eran a veces referidos como
“máquinas de matar”. Ahora entendía lo apto que era esa descripción. Los guerreros
debidamente entrenados podían matar a sus enemigos como una respuesta mecánica,
poniendo todo su miedo y asco a un lado, como Blood me lo había dicho una vez.
“Uf…”
El monstruo que acababa de cortar era probablemente un demonio, uno de los
bditos del dios malvado de las dimensiones, Dyrhygma. A menos de que estuviera
equivocado, el demonio contra el que acababa de luchar era uno de los más bajos y
s débiles. Había adquirido ese conocimiento de las lecciones de historia natural de
Gus, así que estaba seguro de que era correcto.
Yo estaba un poco sorprendido, sin embargo. Los demonios eran seres de otra
dimensión, y había oído que cuando eran derrotados, a menudo simplemente
desaparecían. No tenía ni idea de que podrían convertirse en no-muertos también. Tal
vez ese era especial, pensé, mientras me paraba sobre el monstruo que había cortado y
lo veía convertirse en polvo.
Acababa de matar algo que parecía una persona. Claro, era un monstruo no-muerto,
pero todavía me pareció extraño lo impasible que me sentía. No me sentía
emocionado, en pánico, o confundido. Si otro del mismo tipo de enemigo cargara
hacia mí, estaba seguro de poder cortarlo de la misma manera. Mi falta de vacilación
para tomar una vida fue probablemente el resultado de lo proficiente que todo mi
entrenamiento me había hecho.
Después de asegurarme de que se había convertido enteramente en polvo, miré a
Blood, cuya cara parecía estupefacta. Su expresión esquelética no era diferente de la
habitual, por supuesto, pero su boca estaba medio abierta, y él me miraba
directamente.
“Blood, gané. ¿Qué pasa?”
“Eh… Correcto. Sí, buen trabajo. Eh, eso estuvo bien, considerando que era tu
primera batalla.” Trató de pasarlo como si no fuera nada, pero su voz era poco
convincente. Parecía complacido.
La impresión que tenía era que Blood pensaba personalmente que lo que yo había
mostrado allí era muy bueno, pero no quería que se me subiera a la cabeza, así que me
decía que lo tomara con calma.
Bueno, bueno, bueno. Sonreí suavemente a través de la nariz. Aprender esto me hizo
feliz. Había hecho uso de lo que Blood me había enseñado. Me sentía muy orgulloso
de mí mismo. Ahora, entonces…
Dije al principio que tuve un tiempo horrible. Estás pensando “que no fue tan malo”,
¿verdad? Sí, no. Aquí fue donde todo salió mal.
“¡O-Oye! No seas engreído. Estuvo bien, dije, simplemente bien.”
“Vamos, ríndete. ¡Solo dilo, soy un genio!” Por supuesto, estaba bromeando. Quea
hacerle una broma. Eso no fue lo que conseguí, sin embargo.
“Genio, eh. Sí… Tal vez lo seas.” Por alguna razón, Blood respondió a mi broma con
un tono relativamente serio. Y luego, cambiando a uno alegre, dijo algo
absolutamente horripilante. “Muy bien, genio, ¿por qué no adelantamos el plan y
subimos la dificultad?”
¿Seriamente?
La ciudad en ruinas era siempre algo que había visto desde arriba, desde la colina del
templo. Nunca me habían permitido acercarme a ella porque era demasiado peligroso,
y por eso nunca antes había sabido que también tenía una compleja parte subterránea.
Antes de entrar, Blood me había dicho que esta ciudad había sido habitada por
humanos y por una raza de enanos.
Los enanos eran de baja estatura, pero poderosos, y sobresalían en la metalurgia, la
ingeniería y la construcción. Familiarizados con la tierra, preferían vivir en cuevas
subterráneas, y este lugar no era una excepción. Habían construido una gran ciudad
propia debajo de la ciudad.
En la actualidad, la ciudad subterránea debajo de las ruinas era un lugar peligroso,
vagado por salvajes y descerebrados no-muertos como el que Blood había capturado
antes. La razón por la que se me había prohibido acercarme a la ciudad en ruinas era
porque las criaturas no-muertas como aquella ocasionalmente salían del subterráneo.
Ese subterráneo era donde ahora me encontraba.
El equipo que me habían dado era ropa, zapatos, una armadura de cuero, una espada
larga, una daga, un escudo circular y, por último, el paquete en mi espalda, que
contenía pan, carne seca y una piel llena de agua. Blood me había dejado aquí, en lo
profundo de la ciudad subterránea. Yo debía salir de aquí y regresar solo con las cosas
que me habían dado.
La profunda oscuridad se extendía ante mí. No era simplemente oscuro. No podía ver
mi mano delante de mi cara. Esta era la oscuridad verdadera, sin el menor rastro de
luz, echando a perder incluso mi sentido del equilibrio.
Como pudiste haber notado, una fuente de luz no fue incluida entre el equipo que me
dieron. Blood me había llevado hasta aquí a través de la oscuridad. Él, por supuesto,
ya no tenía ojos humanos, y parecía utilizar algún otro método paranormal para
percibir su entorno. Por supuesto, no había sido capaz de memorizar el camino que
habíamos tomado para llegar hasta aquí. Entonces, él solo se fue, sin siquiera darme
una luz, dejándome en medio de esta guarida de los no-muertos. Así que aquí estaba.
Las cosas no parecían buenas, por no decir más, y ni siquiera había empezado. Sin
embargo, el pánico no iba a resolver nada. En esencia, se trataba de un examen
práctico. Esto lo destinaron, presumiblemente, para ser una situación de la que podía
salir, si hacía buen uso de todo lo que me habían dado hasta ahora.
Respiré profundamente, y como si expandiera mi sentido del tacto fuera de los límites
de mi piel, sentí el mana de los alrededores y me sincronicé con él. Tomando mi daga,
luego cuidadosamente grabé la Palabra Lumen, que significaba “luz”, en mi escudo.
El escudo se iluminó, y con su luz mágica pude ver los alrededores, hasta unos diez
metros, en vívidos detalles. La luz no vacilaba como una llama, y era más brillante,
también, cerca del brillo de una lámpara fluorescente de mi viejo mundo. Se acabaría
en unas pocas horas, pero una vez que sucediera, podría hacerlo brillar nuevamente
haciendo entra el mana de los alrededores en la Palabra grabada.
Revisé mi entorno con la luz. Parecía estar en una especie de pequeña habitación.
Había una entrada, y los lugares donde mi luz no alcanzaba estaban sumergidos en la
oscuridad. Podía oír el bajo aullido del viento que soplaba a través de alguna parte.
No tenía ni idea de cuánto tiempo me iba a tomar escapar. Descansar será el
problema, pensé. No tenía a nadie aquí para protegerme cuando lo necesitaba.
Descansar en circunstancias como esta requería fuertes nervios y una serie de
preparaciones.
No tenías ningún problema en estar solo en tu habitación antes, pensé amargamente.
Durante los últimos diez años, Blood siempre había estado allí, y Mary, y Gus.
“Estar solo te hace sentir tan solitario y… ansioso”, murmuré. Lo había olvidado.
Probablemente Blood probaba mis habilidades prácticas: la robusta fuerza física
necesaria para soportar las intensas circunstancias de una batalla real, la flexibilidad
para encontrar la técnica adecuada para manejar cualquier tipo de situación y la
fortaleza mental para mantener la compostura frente a la constante soledad y peligro.
Asegurarme de que yo pudiera hacer uso de todo lo que había aprendido de los tres,
incluso cuando ninguno de ellos estaba alrededorera el punto de este ejercicio.
Tenía trece años, pronto tendría catorce años. Se creía que la edad adulta comenzaba a
los quince en este mundo, así que el tiempo para que me pusiera de pie por mis
propios pies estaba cerca.
Quería que vieran mi mejor desempeño. Quería que los tres supieran que las cosas
que me habían enseñado estaban dando frutos, que había valido la pena su tiempo
para enseñarme. Si era posible, quería que se sintieran orgullosos de que yo fuera su
aprendiz.
Resuelto a hacer pleno uso de mis capacidades, entré en el laberinto.
Utilizando mi escudo, desvié la espinosa cola que se balanceaba hacia mí desde los
bordes de mi visión.
“¡Tacere, os!” Sin vacilar, pronuncié las Palabras para imponer el silencio. La
mandíbula del monstruo esquelético delante de mí se cerró, y las Palabras que
intentaba emitir fueron interrumpidas.
Sin pretender perder mi oportunidad, me acerqué a él, pero una tormenta de
oscilaciones salvajes de su lanza corta me obligó a detenerme repentinamente,
seguido de una retirada. Miré fijamente a través de la espesa oscuridad las cuencas de
sus ojos, y parecía que me devolvía la mirada.
Estaba en una zona amplia y abierta de la ciudad subterránea. La cosa delante de mí
era un esqueleto que había pertenecido a un demonio. Para resumir su apariencia en
pocas palabras, fue una mezcla de humano y cocodrilo.
Tenía unos dos metros de altura, y su cráneo me recordaba a un dinosaurio. Tenía una
gruesa espina dorsal que se ajustaba a su físico, con una serie dramática de
proyecciones óseas que se extendían a lo largo de su cuerpo, y su delgada y extraña
cola larga tenía púas en el extremo. Agarraba una corta lanza de metal, intacta por el
óxido, en sus manos humanas.
Recordé haber aprendido sobre este demonio de Gus. Se llamaba vraskus. Me habían
dicho que un mordisco de sus mandíbulas podría aplastar una armadura de metal,
mientras que los ataques de su cola eran como los de un asesino, procedentes de
ángulos inesperados. Era relativamente alto, era competente en el uso de todo tipo de
armas, e incluso capaz de manejar las Palabras de Creacn.
Se decía que sus duras escamas, su piel gomosa y sus gruesos músculos frustrarían a
sus oponentes al mismo grado que el conjunto completo de la armadura de un
guerrero. Afortunadamente, puesto que ahora era un esqueleto, esa protección se
había perdido. Me sentí un poco afortunado.
Gus me había dicho durante sus lecciones que si enviabas a diez guerreros para luchar
contra este demonio, terminarías con nada más que diez cadáveres. Sin embargo,
podría haber exagerado. Después de todo, este tipo era muy lento comparado con
Blood.
Esperé el momento adecuado, y me acerqué lo más rápido que pude. Mientras
empujaba su lanza corta hacia adelante, la desvié con mi escudo. Oí el escudo y la
lanza raspar el uno contra el otro. Me acerqué. El vraskus se me acercó con sus
mandíbulas que ya no podían usar magia, tratando de morderme en su lugar. Yo
también lo estaba esperando. Me agaché y rodé hacia delante para evitarlo, me puse
de pie y empujé la punta de mi espada en algún lugar alrededor de su cóccix.
Inmediatamente la retorcí con fuerza. La cola se balanceaba de nuevo desde un punto
ciego. Destruí la parte que la conectaba al resto de su cuerpo, y sentí que perdía su
fuerza y colapsó.
El vraskus se detuvo por un instante en aparente sorpresa.
No iba a dejarlo. Levanté mi escudo circular e intenté un golpe de escudo.
Esto debería ser evidente, pero ordinariamente, un niño de 160 cm nunca sería capaz
de sacudir a una enorme bestia de dos metros de altura solo por abordarla. Pero mi
oponente no era más que huesos, y la pérdida de su larga cola había alterado su
equilibrio. Estrellé mi cuerpo y mi escudo contra él con toda la fuerza que pude
reunir. Hubo un impacto forzoso, y al instante siguiente, el vraskus estaba en el suelo.
Pisé la empuñadura de la lanza.
Pero el vraskus era rápido para pensar y actuar. Soltó la lanza inmediatamente y saltó
hacia mí con los brazos extendidos, tratando de morderme.
Tal como pensé que sería.
Ya tenía mi espada agarrada con ambas manos, sostenida en lo alto de mi cabeza,
esperando para interceptar su ataque.
“¡Y-Yaaaaaaghhh!” Cuando el vraskus se zambulló por mi tráquea, aplasté mi espada
sobre su cráneo con toda mi energía. Fragmentos de huesos volaron por todas partes,
y el enorme esqueleto se derrumbó en el suelo boca abajo.
La punta rota de mi espada giró pidamente por el aire. Chocó contra el suelo y giró
hasta detenerse en un rincón de la habitación.
“Ah…”
El vraskus había comenzado a convertirse en polvo, pero yo estaba más preocupado
por el estado de la fiel espada larga a la que nunca le había dado un nombre. Como si
a cambio de derribar a ese fuerte enemigo, estuviera ahora impresionantemente roto.
Sentí que mi sangre se enfriaba.
Esto… era malo.
Los no-muertos rondaban este lugar, y yo estaba aquí sin ningún arma principal. Esto
era muy malo.
Ciertamente había estado conmocionado, pero pronto me distraje. Mi ojo atrapó la
lanza corta que el vraskus había sostenido. No se estaba convirtiendo en polvo. La
recogí y le eché un vistazo. No parecía demoníaca. En todo caso, era una lanza de
enanos.
Tarareé pensativamente. ¿Tal vez esta lanza fue obra de los enanos que solían vivir
aquí?
Pero en ese caso, ¿mo podría haber durado tantos años sin oxidarse? Me pregunté
esto, la inspeccionés de cerca, y noté que Palabras de Creación habían sido
grabadas en ella en numerosos lugares. Según Gus, en la era de los dioses guerreros,
los dioses grabaron todo tipo de signos sobre todo tipo de objetos y crearon muchas
espadas divinas y tesoros legendarios. Los enanos en parte habían heredado estas
habilidades, y poseían una técnica secreta para imbuir sus armas con las Palabras.
Entonces esta lanza sin herrumbre era un arma mágica, hecha por los enanos que
habían poblado esta tierra.
Como regla general, este tipo de armas eran extremadamente duraderas, y podrían
tener un efecto incluso en espectros como Gus, que no podía ser tocado por ataques
sicos normales. Incluso hubo algunas que han tenido efectos adicionales como
expulsar potentes llamas o aturdir al oponente con una onda de choque. El único
problema era que no tenía forma de determinar eso aquí. Tenía miedo de oscilar
alrededor una lanza cuyos efectos mágicos no conocía.
Pero estar sin arma principal era aún más aterrador.
Dado que el vraskus había estado oscilándola perfectamente, pensé que, fueran cuales
fueran estas Palabras, probablemente no eran perjudiciales para el usuario. Decidí
hacer que Gus la evaluara más tarde, y pedí prestado su fuerza por el momento.
Cogí el mango, y practiqué algunos golpes y empujes para tener una idea de ella. Se
sentía maravillosamente fácil de usar, como si estuviera aferrada a mi mano.
“Bien.”
Veamos si no puedo hacer algo con esto, pensé, y apenas había puesto el pie hacia
delante cuando un tembloroso escalofrío recorrió mi espina dorsal.
Me di la vuelta. Gus estaba allí. Me estaba mirando, y había asesinato en sus ojos.
“¿Gus? Ese… eres tú, ¿verdad?” No pude evitar comprobarlo. Su aura era ese
presentimiento.
Conocía a Gus como un terco y un poco excéntrico viejo fantasma que era inteligente
y sabía todo, y tenía una nariz aguileña y ojos hostiles. A diferencia de Blood y Mary,
mantuvo un poco de distancia en sus interacciones conmigo, pero si le pedía
repetidamente que me enseñara y tenía una actitud seria al respecto, él era bastante
consciente como para no brindarme un poco de ayuda.
Ese era el habitual Gus. Yo creía que en el fondo, él era una persona muy bondadosa
y amable. Pero ahora no era a. Había una intención claramente asesina en su
penetrante mirada, y sus manos, sostenidas en una postura firme, se sentían llenas de
mana, probablemente suficiente para usar magia de considerable poder.
La parte de atrás de mi cuello se estremeció, como si alguien hubiera soplado un frío
aliento en él.
Gus no dijo nada.
Era como una persona completamente diferente. ¿Solo una mirada amenazadora y una
actitud amenazante lo hicieron tan aterrador?
No me parecía que fuera una especie de ilusión o disfraz. Definitivamente era Gus.
¿Pero qué le había hecho tan enojado? ¿Por qué estaba aquí?
“Ah…”
Estaré supervisando, por supuesto, pero si hay un accidente, en serio vas a morir.
Así que, eh, trata de no terminar muerto.
Recordé las palabras de Blood.
Diciendo, “estaré supervisando, pero existe el peligro de muerte accidental”,
significaba que probablemente no moriría a menos que dicho accidente realmente
ocurriera. En otras palabras, por muy ardua que fuera la lección, todavía era una
lección. A menos que me encontrara directamente con un enemigo y yo no estuviera
preparado para luchar contra él, y de alguna manera muriera al instante, o cometiera
algún error horrendo, podría esperar que la ayuda viniera si la situación se volvía más
de lo que podía manejar.
¿mo me ayudarían? Si alguien fuera a encargarse de ayudarme aquí, en esta ciudad
subterránea, seguramente sería Gus, quien, como un espectro, podría pasar a través de
las paredes. El trabajo de seguirme sería imposible para Mary, y sin duda muy difícil
incluso para Blood. Gus casi seguramente me había estado observando
constantemente mientras recorría esta ciudad subterránea, luchaba y buscaba la salida.
Lo cual tenía que significar…
“¿Esto es… parte de la lección?” Pregunté, con temor en mi voz. Tal vez esta era otra
parte de la lección, donde Gus sería mi oponente. Quería creer que lo era.
Mi instinto estaba resonando todas sus sirenas de advertencia a todo volumen,
gritándome que estaba equivocado.
“Es eso, ¿verdad? ¿Vas a decirme lo que ten—”
Empezó a dibujar una Palabra en el aire en lugar de una respuesta. Podía decirlo
mirándolo. Esa era una Palabra de ataque.
Magia para matar a alguien.
En el instante en que la reconocí, me volví sobre mis talones y decidí correr. No tenía
idea de lo que estaba pasando. Pero podía sentirlo. ¡Necesitaba correr, lo más rápido
posible! Teniendo cuidado con lo que estaba detrás de mí, corrí tan rápido como pude
hacia la salida de la habitación.
Expergisci”, dijo Gus, hilando una Palabra de sus labios en un tono escalofriante.
Cerca de la salida que estaba a punto de pasar, una montaña de escombros se movió y
se levantó, tomando la forma de un gigante de casi tres metros de altura que raspó el
techo.
“¡¿Qu—?!” ¡Era un golem, hecho con el poder de la magia! Gus había grabado un
signo complejo en los escombros antes de tiempo, y ahora había conjurado la Palabra
para despertarla.
El carácter que había dibujado con su dedo era solo para aparentar. Lo había dibujado
para que decidiera huir. Lo que significaba… que Gus ya había seccionado este lugar
y lo había convertido en su propia zona de matanza meticulosamente preparada.
Cuando me di cuenta de eso, el puño del golem ya se estaba acercando hacia mí. No
había manera de que yo pudiera bloquear completamente la abrumadora masa de ese
puño con mi pequeño escudo circular.
Esperando hasta el último momento posible, moví mi cuerpo y esquivé el golpe.
Entonces, como para contrarrestar, empujé hacia adelante con la lanza mágica que
acababa de obtener. Estaba apuntando a su estómago, específicamente, el Signo que
lo sostenía.
La punta de la lanza se hundió en el golem de escombros como un pincho en la carne.
Barría lateralmente y quité raspando el Signo. El golem regresó a ser trozos
individuales de escombros de piedra y cayó al suelopero apenas un momento
después, algo rozó el lado de mi cara y pasó disparado delante de ella, impactando
fuertemente contra la pared y rompiéndose allí.
De inmediato salté a un lado. La salida se alejó.
Apenas un instante después me pregunté qué me habían disparado, varias piezas más
volaban hacia mí. ¡Escombros! Volví a mirar a Gus para ver una gran Palabra
dibujada en el aire, alrededor de la circunferencia de la cual flotaban incontables
pedazos pequeños de roca.
Me los disparó uno tras otro, como balas de una pistola. Esta magia fue Stone Blast, y
lo que es más, ¡una versión muy avanzada!
“Ehh—Wahh—¡¿Ahh?!” Rodé por el suelo, tratando de evitarlos.
No podía bloquear todos esos fragmentos de escombros con mi escudo. Me golpearon
en varios lugares y ardía como fuego. Luchando para controlar mi respiración, me
preparé para decir la Palabra de Negación para las próximas pelotillas que fueran
conjuradas hacia mí, pero luego
Cadere Araneum.
Sentí un escalofrío de miedo. Yo estaba familiarizado con esta magia. Era la Palabra
para crear una telaraña. La había usado en mi entrenamiento con Blood, así que sabía
de primera mano lo terrible que podía ser esta magia.
pidamente lancé una Palabra de Negación. La telaraña desapareció. Puse mi escudo
e intenté dar un salto hacia la salida, pero resbalé sobre la grasa que tenía bajo mis
pies sin ninguna advertencia.
Qué ¿Qué estaba pasando? Estaba conjurando magia demasiado rápido. ¡Incluso
Gus no debería ser capaz de encadenar hechizos uno tras otro tan rápido como esto!
Volví mis ojos hacia él y me di cuenta de la verdad. Realizaba conjuros verbales e
inscripciones escritas en paralelo.
“¡Doble conjuración!” Sabía que era posible en teoría, pero hacer incluso el más
nimo error mientras usaba las Palabras podía conducir a la propia destrucción del
conjurador. Hablar y escribir diferentes Palabras al mismo tiempo, mientras se asigna
correctamente el mana para cada unapodría decirlo sin siquiera intentarlo. No era
simple.
“¡Khhh—!” Como un loco rodé alrededor, evitando otro bombardeo de escombros.
Traté de escapar de la zona engrasada, pero otra telaraña apareció.
Parálisis. Debilitamiento. Desaceleración. Nube de sueño. Un número interminable de
brutales técnicas de debilitamiento me abrumaron.
Si dejaba de moverme por un segundo, caería víctima de la lluvia de escombros.
Usando las Palabras de Negación y mis propios movimientos de cuerpo, de alguna
manera evité tomar cualquier golpe letal. Hice una serie de desagradables intentos de
escapar, pero todo fue inútil. Estaba tratando desesperadamente de manejar la
situación, pero estaba sin prisa pero sin pausa siendo acorralado…
Inexpresivo, pero probablemente cansado de mi resistencia, Gus separó sus manos.
“¿Qué?”
Los Signos que se dibujaban en el aire brillaban con mana. Dos de ellosdiferentes
para cada mano.
Él todavía estaba conjurando Palabras sin parar de su boca. Triple conjuración.
“De ninguna… manera…”
Ya no había más esperanza. Un simple cálculo mental me dijo que esto demostraba
que Gus era capaz de liberar en su totalidad un poder equivalente al de varias
personas. No había posibilidad de escapar. No podía escapar. Iba a morir.
Gus me miraba sin piedad, preparándose para activar su magia sin la menor
vacilación. Hablaba en serio. Realmente iba a matarme.
¿Por qué? ¿Por qué?
“Gus…” Yo iba a ser asesinado por el padre que me había criado, sin siquiera saber
por qué.
No, pensé.
No, no, no, no.
No quiero morir. ¡No quiero morir! Mis ojos se llenaron de lágrimas. Pensamientos
recorrieron mi mente.
No quiero morir. Tengo que correr. Pero no puedo correr. Nunca podré escapar.
No quiero morir.
No quiero morir.
Si no quiero morir…
¿Qué tengo que hacer para no morir?
Esta lanza tiene Palabras grabadas en ella. Funciona en espectros.
Úsala como una jabalina. Tírasela. Atraviésalo. Mi propia voz me susurró
tranquilamente dentro de mi cabeza.
Podría ser un instante más rápido ahora mismo. Si atravieso a Gus… Si solo le
golpeo… Si lo mato, puedo vivir.
Él fue el que intentó matarme. Está obteniendo lo que se merece. Así que
Atraviésalo. Solo atraviésalo. Atraviésalo. Atraviésalo.
¡TALO!
Mientras escuchaba los insanos gritos resonando dentro de mi cabeza, forcé una
sonrisa, y con las manos tensas… Tiré la lanza a un lado.
El ruido de ella rodando resonó con fuerza. Sorprendido, Gus dejó de activar su
magia.
“¿Gus? ¿Oye, Gus?” ¿Qué quería decir? No lo sabía. Pero había algo que yo sabía.
“Si tienes que matarme, eso significa… debes tener alguna buena razón, ¿verdad?”
Nunca lo haría de otra manera. Incluso ahora que las cosas habían llegado a esto,
todavía podía creer eso.
Lo amaba. Realmente lo amaba.
“¿Gus? ¿Viejo Gus?” Estiré los brazos. Incliné la cabeza hacia atrás y expuse mi
garganta, para convertirla en un blanco fácil. “Está bien. No tienes que darme la
oportunidad de luchar.”
Él tragó saliva y parecía querer responder, pero se ahogó con sus palabras. ¿Cuándo
fue la última vez que vi a Gus sorprendido? Podría no haber sido desde que respondí a
esa pregunta sobre las palabras cuando era más joven.
“Lo entiendo”, dije.
Si Gus hubiera sido serio, toda esta farsa habría sido completamente innecesaria. Yo
era el único ser vivo en este espacio subterráneo. Todo lo que tenía que hacer era
detonar Ignis lo suficiente, y él podría haberme matado, y solo yo, al privarme de
oxígeno y envenenarme con monóxido de carbono. Incluso más simple, él podría
haber utilizado una magia de choque para colapsar el techo de esta gran habitación.
Puesto que Gus era un espectro y podía pasar a través de las paredes, también podía
pasar por un techo colapsado. Una vez más, yo sería la única víctima.
Sin embargo, Gus había tratado de matarme con un método agotador como Stone
Blast. Como si me diera la oportunidad de luchar.
“Lo entiendo… Entiendo lo que estás haciendo, pero…”
Podía decir que este era el mejor compromiso que Gus podía darme. Pero aún así
“No quiero matarte, Gus…”
Las lágrimas salieron de mis ojos. Por supuesto que no quería morir. Yo estaba
asustado, muy asustado. El recuerdo de haber muerto una vez no cambió eso en lo
s mínimo. Pero aún así
“Prefiero morir que hacerte daño, Gus…”
Algo brotó dentro de mí, expandiéndose como un globo, y empecé a tener un hipo
incontrolable. Me sentí tan poco genial.
Quería aceptar la muerte. No era como si no hubiera pasado por ello antes.
“Si esto es importante para ti”, tuve hipo de nuevo, “eso es todo lo que me importa.”
Gus seguía allí sin hacer ruido. Le sonreí torpemente.
“Puedes matarme. No tengo miedo de morir.” Forzando mis labios en una sonrisa
apretada, traté de actuar tan estoico como pude. No podía dejar que mi muerte fuera
desagradable. Yo era el aprendiz de Gus.
“S-Solo trata de no hacer que duela demasiado… por favor…”
Lentamente… Gus se acercó a mí. Apreté mis manos temblorosas. Extendió la mano
y colocó la palma sobre mi cabeza. Cerré los ojos con fuerza, y lo siguiente que oí
“¡Ah, lo siento, muchacho! Quizás exageré un poco, ¿no? ¡Jajaja!” Gus habló y se rió
en una fuerte y exagerada voz, y fingió acariciar mi cabeza con su mano translúcida.
“¿Eh…?” Me sorprendió.
“¡Parece que gané! Tenía la ventaja del terreno, sin embargo. Vamos, anímate. Lo sé,
te asusté, pero no todo es negativo. Tuviste una valiosa experiencia en cómo es una
batalla contra un mago, ¿no?”
Esto no podría haber sido una lección, y eso no fue lo que me impactó. Noera
porque Gus estaba tratando de fingir que todo esto había sido una lección.
Su voz era la prueba. Nunca era tan fuerte o voluble. ¿Por qué? ¿La emoción había
sacado lo mejor de él? ¿Era eso posible para alguien del calibre de Gus? De ninguna
manera. Pero entonces… ¿por qué?
“Gus…”
“¡Ya, ya, podemos hablar más tarde! Derrotaste a un vraskus e incluso obtuviste una
lanza. ¡Blood estará sobre la luna! Ahora, no nos detengamos más en este molesto
lugar. ¡Vamos, Will!” Gus estaba siendo increíblemente verboso.
“¡Oh, lo sé!” dijo, demasiado alegre. “¡Apuesto a que te impresionó esa doble y triple
conjuración! Ahora, trucos como esos son de mala educación, pero en el calor de la
batalla, estarás mejor preparado sabiéndolos. Te enseñaré cosas así de ahora en
adelante. ¿mo suena eso? Vamos, anímate, ¿no? ¿Por favor?”
Mi cara debe haber sido horrible en ese momento, pero justo ahora, incluso Gus
parecía como si estuviera a punto de llorar.
Definitivamente había misterios alrededor de esta ciudad, los tres, y mis antecedentes.
Blood probablemente me lo diría todo antes de los quince años.
El día en que la luz se derramara sobre todos estos misterios se acercaba rápidamente.
Los días que siguieron al incidente de Gus no eran diferentes de los días que habían
venido antes. Incluso después de llegar a la salida con Gus y reunirme con Blood, no
le dije ni una sola palabra sobre nuestra pelea. Yo confiaba en Gus, y si él no iba a
revelárselo a Blood, debe haber una buena razón.
Por supuesto, eso significaba que estaba ocultando algo, así que podría haber actuado
un poco extraño. Pero yo había sido arrojado a una guarida de no-muertos, y acababa
de regresar de aquel entrenamiento completamente loco, habiendo pasado medio día
allí. Un poco de comportamiento extraño fue fácilmente malinterpretado por Blood y
Mary como los efectos del miedo y la tensión que aún no habían desaparecido.
Para añadir a eso, como quedó claro, un esqueleto de vraskus realmente significó un
montón de problemas. Cuando Gus informó a Blood cómo había ido mi
entrenamiento y llegó a la parte en la que tuve que luchar contra un vraskus, Blood
dio un zumbido de comprensión y trató de animarme, diciendo que no era de extrañar
que Gus hubiese tenido que saltar y ayudarme. No sonaba como si hubiera
considerado la posibilidad de que hubiera ganado por mí mismo.
Gus le dijo que lo derroté por mi cuenta, y la mandíbula de Blood cayó. Literalmente.
Su mandíbula inferior se cayó y cayó al suelo. La imagen de Blood conmocionado
tratando de encajar su mandíbula de nuevo era bastante surrealista.
¿Era un vraskus realmente un gran problema? Me había parecido varias veces menos
poderoso que Blood, pero tal vez era débil en comparación con lo que solían ser por
alguna razón. Sin embargo, por lo que me habían enseñado, las habilidades y
destrezas de los no-muertos nunca cambiaban de cómo habían sido en la vida.
“Umm, ¿qué tan difícil es un vraskus para ti, Blood?”
“¿Hm? ¿Para mí?” contestó, cruzando los brazos detrás de su cabeza. “Yo podría solo
cargar directamente hacia él y cortar su cabeza.”
Eh. Entonces un vraskus no era muy fuerte después de todo. Blood acababa de
subestimarme un poco, o pensaba que no sería capaz de alcanzar mi máximo
potencial en una batalla real.
“Entonces todavía tengo un largo camino por recorrer. No puedo descansar tranquilo
simplemente porque derroté a un vraskus.” Si te llenas de ti mismo cada vez que te
vuelves un poco más fuerte, solo te estás preparando para una caída. Tenía que
contenerme.
Blood y Gus hicieron caras extrañas después de oír ese comentario, y murmuraron,
“Sí.” y “De hecho.” y otras cosas indistintas que no podía distinguir.
Hm. Sentí como si estuviera trabajando bajo un malentendido enorme.
Con mi confusión no resuelta, la conversacn se trasladó a los despojos de la batalla.
Había visto viejas monedas y adornos subterráneos, pero debido a la molestia de
llevarlos, la única cosa que había traído de vuelta era solamente esa lanza corta. Fue
mi primer trofeo de batalla, y los tres mostraron gran interés en ella. Todos la
miramos juntos, y pasamos un rato discutiendo sus diferentes aspectos.
La hoja de la lanza era recta, de doble filo y razonablemente larga. Junto con el
mango, la hacía una lanza que era más larga que mi altura.
La punta curvada de la hoja era larga, y había una línea templada recta que divia la
hoja del resto del metal. El acero brillaba con una luz fría y brillante. La base de la
hoja, donde se unía al mango, estaba enganchada hacia adentro en ambos lados. A
Blood le gustaba el aspecto, llamándola bastante seductora.
El mango era de un buen color marrón oscuro. Según Mary, estaba hecha de madera
de nogal. Un anillo de bronce con una Palabra grabada en él se colocó en la base de la
hoja.
En general, era una lanza funcional, aparentemente de un enano. Sin embargo, el
hecho de que todos los elementos no esenciales se hubieran eliminado le dio una
belleza y un impacto propio.
El color oscuro del mango contrastó impresionantemente con la hoja de acero,
resplandeciendo un blanco brillante cuando reflejaba la luz. Cuando pensé en cómo
esta era mi arma, empecé a sentirme un poco excitado, lo cual era inusual para mí.
Tanto es así que no pude evitar agarrarla y llevarla al jardín para practicar
oscilaciones y posturas.
Es un hecho de la vida, tan vergonzoso como es admitir que todos los hombres
anhelan tener algo propio con lo cual puedan obsesionarse, ya sea un arma, un coche,
o cualquier otra cosa. Estaba seguro de que cualquier hombre sería capaz de entender
este sentimiento.
Gus miró la lanza detalladamente junto a mí, mientras me re-explicaba qué buscar.
Después de una inspección cuidadosa, encontramos que esta lanza era conocida como
Luna Pálida. La hoja y el mango habían sido dotados con efectos mágicos a través de
las Palabras de Creación.
En la hoja, había Palabras para aumentar su capacidad de penetrar y cortar, y Palabras
para protegerlo contra el desgaste y la destrucción. Además, una Palabra basada en
Lumen fue grabada allí, haciendo que la hoja sirva también como una fuente de
iluminación con brillo y alcance ajustable. No parecía que pudiera brillar lo suficiente
como para cegar a un enemigo, pero era ciertamente suficiente para iluminar mi
camino a través de la oscuridad. No hay necesidad de una antorcha, entonces.
El mango, mientras tanto, además de las mismas Palabras para la fuerza y la retención
de la calidad, fue grabado con Palabras referentes a la contracción y extensión de la
materia. Parecía que su longitud podía ser ajustada, hasta cierto punto, durante el
lapso de algunos minutos, mientras que todavía preserva la dureza y resistencia del
material. No se podía extender repentinamente en medio de una pelea, pero podía ser
usado como una estaca si la situación lo exigía. Como una lanza corta, podía ser
llevada en pequeños espacios.
No eran efectos llamativos como fuego u ondas de choque, pero cada uno era
innegablemente útil. Podía pensar en formas interminables de usar esta cosa.
Era increíble. Era realmente increíble. ¡Era una verdadera arma mágica! ¡Y era mía!
Me dejé llevar aún más, probando toda una gama diferente de longitudes, viendo
mo se sentían al oscilarse, y puliendo la lanza repetidamente aunque no estaba
sucia. Los tresBlood y Gus en particularme observaron con ojos muy cálidos.
Los días después de eso pasaron pacíficamente.
Las lecciones de Blood a veces implicaban descensos a la ciudad subterránea, pero
me había acostumbrado. A veces con Luna Pálida y a veces con una espada larga,
experimenté batalla tras batalla contra demonios no-muertos. Incluso cuando me
encontré con demonios al mismo nivel que un vraskus, todavía me causaron menos
problemas que en mi primera pelea.
Eventualmente, no solo terminé memorizando la estructura de la ciudad subterránea,
sino que ya nada allí abajo era rival para mí, así que Blood comenzó a darme
inhabilidades. Por ejemplo: debía entrar en la ciudad subterránea con solo ropa y una
daga, adquirir armas y armaduras robándoselas a los no-muertos, y regresar después
de tomar un determinado número. Eso fue bastante difícil, pero no me llevó mucho
tiempo antes de que llegara a cogerle el truco también.
A propósito, aunque recogí una serie de armas y adornos bien conservados, ninguno
de ellos era capaz de eclipsar a Luna Pálida. Sin embargo, pensé que era una
experiencia muy útil para probar todo tipo de equipos diferentes. Había armas de mala
calidad donde favorecí la cantidad en cambio, equipos con nombres, armas largas,
cortas y todo lo demás.
Tal como Gus había prometido, me enseñó los trucos secretos para la doble y triple
conjuración de magia.
Incluso en mi mundo anterior, escribir letras diferentes con tus manos izquierda y
derecha era un truco impresionante, y también recordé haber visto actuaciones
callejeras donde el intérprete tocaba un instrumento mientras hacía algo más al mismo
tiempo. Multiconjurar magia era similar a esos trucos. Al igual que las artes marciales
de Blood, el truco era, probablemente, entrenar tu cuerpo para recordar las
combinaciones útiles para que puedas utilizarlas sin pensar.
Gus y yo decidimos hacer una práctica de combinaciones juntos. Las practiqué para
construir mi memoria muscular. Pero la doble y triple conjuración era simplemente
demasiado difícil, y no podía llevarla a cabo completamente todavía. Debió de
haberle tomado a Gus muchos años de práctica para llegar a ser así de bueno. Yo
quería alcanzarlo algún día.
Sus lecciones también cambiaron. No hubo más sesiones intensivas de estudio.
“Esto bastará para tu educación académica.” En nuestra aula habitual, Gus asint con
una sonrisa en su rostro. “Es hora de que aprendas algo diferente.”
“¿Algo diferente?” Pregunté, y Gus asintió.
“Baja a la ciudad subterránea con Blood y recoge algunas monedas”, dijo, en un tono
serio. “Voy a enseñarte algo importante.” Me senté recto y asentí con la cabeza.
No tenía idea de lo que Gus estaba planeando hacer con las monedas, pero si él estaba
hablando en serio acerca de ello, no tenía ninguna duda de que realmente tenía que ser
un asunto de cierta importancia.
Después de un rato, Blood y yo volvimos con las monedas.
“Ah, bueno. Te he estado esperando.” Gus llevaba dados, un tazón y… lo que
parecían piezas de juego y un tablero.
“¡Oh! Ha pasado un tiempo. ¡¿Quieres jugar, anciano?!” dijo Blood, en una voz muy
alegre. “Oye, Will, nunca has jugado antes, ¿verdad?”
No respondí.
“No es gran cosa, supongo, solo se necesita una vez para hacerse una idea… ¿Will?”
“Um. ¿Gus?” Dije.
“¿Sí?” Respondió Gus.
“¿No es esto… sabes… un juego de azar?”
“‘Juego de azar’ es un término muy ordinario. Tiene poca de elegancia. Llamémoslo
un juego intelectual.”
“¡Esto es un juego de azar!”
“Está bien, está bien, no hay necesidad de perder los nervios.”
“¡Sí, la hay! ¡Pensé que tenías algo muy importante que enseñarme! ¿Por qué juegos
de azar?”
“Oh, me atrevería a decir que te sorprendería lo que los juegos intelectuales tienen
que ofrecer.” Y eso finalmente puso a Gus en su tren de sofismas. “Cuando te
conviertes en un hechicero de élite, es de esperar una modesta familiaridad con los
juegos intelectuales. Juegos de este tipo se utilizan ocasionalmente para duelos entre
hechiceros. La magia es peligrosa de muchas maneras, después de todo. Si entras en
una disputa con un hechicero que detestas y tienen una batalla física, no es raro que
ambas partes se destruyan entre sí, lo cual es un resultado que no le sirve a nadie. Es
por esto que, en el caso de una disputa, uno en ocasiones redactará un contrato y
resolverá el conflicto a través de un juego intelectual, a fin de… “
Memorias de un manga de juegos de cartas de mi vida anterior destellaron a través de
mi mente. Pero pensando en ello, juegos siendo utilizados como formato para resolver
un duelo no era solo una cosa de manga. También había ejemplos históricos reales.
Así que tal vez, incluso en este mundo, era una buena idea aprender cómo
“¡Oh, no, no me vas a conseguir así!” Sacudí la cabeza rápidamente. “¡Juegos de azar
son juegos de azar! ¡Mary estaría tan enojada!”
“Oho… Will, mi muchacho…” Gus sonrió. “Tienes miedo, ya veo.”
“¿Qué?”
“No, no, no. No hay necesidad de esconderlo. Es natural que te intimide la posibilidad
de competir directamente contra mí, el exaltado Sabio Errante, en un juego
intelectual.” Su sonrisa era burlona. “Sí, y Mary se enfadará, después de todo. ¡Nadie
podría culparte por salir corriendo! ¡Por huir! Sí, corre, muchacho, corre. Voy a tener
mi diversión con Blood.” Incluso añadió una carcajada sarcástica al final.
“Oh, eso es todo.” No pude evitar sino responder a su provocación. Así que, procedí a
responder a su provocación.
Como saben, el juego es adictivo. Tanto es así que el juego patológico era un
desorden real reconocido en mi mundo anterior. El juego estimula el cerebro. El
nico y la ira si pierdes, pero el placer y la satisfacción si ganas. Eventualmente, el
cerebro se vuelve insensible a estos estímulos, y la persona busca una estimulación
s fuerte, haciéndose más y más adicta. Había mucha literatura escrita sobre esto en
mi mundo anterior, y apenas necesitaba citarlas para decir que un sinnúmero de
personas había caído en el atractivo de estos juegos diabólicos.
¿Por qué te estoy diciendo todo esto? Para ilustrar un simple punto: “¡Doble seis!
¡Parece que me llevo esto, viejo Gus!”
“¡Tch! Siempre tuviste buenos instintos…”
“¡Bien, el próximo juego! ¡Juguemos otra vez!”
El diablo no era tan fácil de eludir.
El juego implicaba mover piezas a través de un tablero utilizando dados, de manera
similar al backgammon.
“Bueno, vamos otra vez. Espera, antes de empezar. Will, hay un truco para esto.
jame enseñarte. Mira, hay una cosa que se llama racha de mala suerte.”
“¡Pura fantasía!” Gus se burló. “Solo hay resultados y probabilidades. Juega
gicamente durante el tiempo suficiente y, por último—”
“¿Sí? ¿Y quién es el que se está desangrando lentamente aquí?
Blood tenía actualmente una pila enorme de monedas de oro delante de él. Había
tenido muchas pérdidas menores, pero nunca perdió cuando importaba. Verlo me hizo
querer creer en el instinto y en las rachas de suerte.
Permanecí en silencio, mis ojos estaban en la montaña de monedas de plata que había
acumulado tomando decisiones seguras y evitando grandes enfrentamientos con
Blood. Yo estaba actualmente en segundo lugar.
Gus hizo un sonido gutural de frustración. Él era, por supuesto, el último. A pesar de
que hablaba de la importancia de la teoría y la probabilidad, siempre que surgía un
gran choque entre él y Blood, su obstinada personalidad lo llevó a descartar todo eso
y tratar de superarlo.
Quería jugar bien y mantener el segundo lugar, y si es posible, encontrar la
oportunidad adecuada para arrebatar el primer lugar. Así que, estratégicamente
hablando, mi siguiente paso debería ser
Una fuerte explosión interrumpió mis pensamientos. La puerta estaba abierta, y Mary
estaba de pie allí.
Los tres abrimos la boca e hicimos un sonido de “ah” al mismo tiempo.
Por un momento, no dijo nada. Tenía la mirada hacia abajo y una suave sonrisa en su
rostro. Parecía ser la misma expresión que siempre tenía, pero por alguna razón, no
pude dejar de temblar.
“Ustedes tres, siéntense aquí.” Su voz tranquila me hizo romper en un sudor
abundante y frío.
“Yo, ah, bueno.” Gus comenzó.
“Mary, puedo explicarlo—”
“Fue idea de Gus—”
Todos agitamos nuestras manos ante nosotros mientras tratábamos de defendernos.
“Siéntense aquí.”
Ninguno de nosotros podía desobedecer la sonrisa de Mary. Su sermón fue largo y
severo, y me enseñó algo muy importante: ¡engancharse al juego es una mala idea!
Aunque la operación de la sala de juegos de azar de Gus no iba a repetirse, mostró las
grandes formas en que fueron cambiando sus lecciones. En comparación, las de Blood
no cambiaron mucho.
“¡Hfff!” Exhalé. Estaba con el torso desnudo, agarrando una rama de un árbol, y
haciendo dominadas. Lentamente, para hacer que los músculos de mi espalda
trabajaran, levanté mi cuerpo.
Con una mano.
“¡Hfff!”
“Hombre, tu espalda se ha vuelto bastante gruesa.”
El entrenamiento de Blood era una constante. Entrena tu cuerpo, entrena tu técnica,
practica tus habilidadescazar, trepar árboles, escalar rocas, nadar, recolectar
comiday mientras lo haces, construirás gradualmente tu conocimiento de cómo
identificar los diferentes peces y plantas que encuentres.
El entrenamiento nunca cambió. Mi cuerpo, sin embargo, estaba cambiando
lentamente para hacerle frente. Hice dominadas con las dos manos al principio, luego
con pesas, luego con una sola mano. Flexiones, también, lo hice con un peso en mi
espalda, o mientras estaba parado de manos.
Había desarrollado abdominales visibles, estaba construyendo un pecho musculoso, y
mis brazos y muslos eran cada vez más gruesos y fuertes. Poco a poco estaba
convirtiéndome en el guerrero musculoso que Blood alguna vez había sido.
“Muy bien, es suficiente” dijo Blood, después de realizar mi entrenamiento básico
diario.
“Entonces, ¿qué vamos a hacer hoy?” Pregunté. “¿Sparring?”
“No, tengo algo más en mente hoy. Vamos a buscar una colmena. Ve a echarte agua y
mpiate el sudor, ponte un montón de capas de ropa, y regresa aquí con un paño.
Asentí. Me eché agua fría, me limpié el sudor, me puse mucha ropa y regresé con
Blood.
Cuando volví, Blood miraba dentro de un pequeño frasco. Parecía sonreír.
“¿Hm? ¿Qué es eso?”
“Echa un vistazo.”
Miré dentro. Había un olor ricamente dulce de las uvas del bosque, y al mismo
tiempo, mi nariz se llenó de un olor muy distintivo por un segundo. Pude ver burbujas
en el interior del líquido.
“De acuerdo, escucha, Will. Lo que hice fue poner la olla a temperatura de ebullición,
y poner en ella el jugo de las aplastadas uvas del bosque… “
“¿Estás haciendo alcohol?”
“¡Oh, lo sabes!”
“Así que la razón por la que estás buscando una colmena—”
“Sí. Vamos a meter miel aquí y endulzarlo.”
Si un cierto tipo de hongo entra en un líquido que contiene azúcar, comienza a romper
el azúcar y a producir alcohol. Por supuesto, cuanto más azúcar se agregue, mayor
será la concentración de alcohol y más fuerte será la bebida.
(TN: Se refiere al hongo Kombucha)
“Un hombre tiene que ser capaz de manejar su bebida”, dijo.
“¿Estás seguro de que Mary no se enfadará?”
“Vamos. Ella no necesita saberlo, ¿verdad? ¡Será nuestro secreto!” Sus fuegos fatuos
centelleaban, y parecía que realmente se estaba divirtiendo. Era demasiado difícil
rechazarlo.
Estaba a bordo sin mucho convencimiento, y los dos corrimos a tras del bosque en
busca de un nido de abejas. Nos reímos en voz alta juntos cuando les ahuyentamos
con humo. No hubo problema para conseguir la miel, y la añadimos al frasco.
Probé algunas larvas de abeja por la sugerencia de Blood. Eran sorprendentemente
sabrosas. Me golpeó cuánto más áspero y menos quisquilloso me había hecho,
comparado con mi vida anterior.
Lo dejamos durante varios días, y después de comprobar que había fermentado
adecuadamente y se convirtió en alcohol, nos sentamos en secreto enfrente del otro y
disfrutamos de una bebida juntos. Dicho esto, Blood no tenía ni garganta ni lengua,
por supuesto. Apenas lo había vertido en su boca cuando goteaba en la tierra.
“Oh, está bueno. Esto está muy bueno”, dijo con deleite. Estaba seguro de que no
podía probarlo, y tampoco podía emborracharse. Sin embargo, Blood parecía estar
amándolo, y parecía estar divirtiéndose mucho.
“Sí.” Esta bebida, compartida con Blood, me pareció maravillosa también.
Sin nada para merendar, vertimos copa tras copa y nos emborrachamos mirando la
luna. No pasó mucho tiempo antes de que una sensación realmente agradable, ligera y
flotante llenara mi cabeza, y nos reíamos como idiotas ante las pequeñas bromas. Nos
pusimos cada vez más temperamentales, y cuando llegamos al punto en que
estábamos actuando como un par de borrachos totales…
“¿Quieres mostrarme que tienes agallas?” Blood dijo con dificultad.
“¿Sí?”
“Vamos a espiar a Mary mientras se desnuda.”
“¡Oh, qué valiente!”
“Yo soy valiente, ¿no?”
“¡Jajaja!” Ambos nos partimos de risa. ¿Cómo ocurrió esto?
Obviamente, yo sabía en mi cabeza que esto no era algo que deberíamos hacer. Estoy
seguro de que incluso tan embotado como mi cerebro estaba, todavía estaba
correctamente preguntándome, ¡¿Qué es lo divertido acerca de esto en primer
lugar?!
“¡Jajajaja!”
“¡Jajajaja!”
Es solo que era inútil hacerle esa pregunta a un borracho.
Nos movimos rápidamente. Los pasillos del templo se tambaleaban. No, espera, era
yo.
Juzgamos nuestro tiempo, y rápidamente nos movimos a la puerta de la habitación de
Mary. Podía oír el crujido de la tela. Blood y yo echamos un vistazo a través de la
brecha, y vi que Mary se estaba quitando su holgada túnica.
Blood y yo éramos capaces de movernos de forma muy silenciosa y con habilidad
cuando quisiéramos. Espiar a alguien era fácil para nosotros… o lo habría sido
cuando estuviéramos sobrios.
“Ah—”
“¡Tú—idiota!”
Me tambaleé, estupefacto, y nos hicimos caer al suelo.
Mary gritó. “¿Q-quién está ahí?”
Tratamos de correr, pero no éramos lo suficientemente rápidos. Ella fue capaz de
encontrar algo a mano para vestirse, y en seguida, se lo había puesto, salió como una
flecha, y nos capturó a los dos.
“¡¿Will?! ¡¿Blood?! Qué en el mundo—ugh, ¡apestan a alcohol!”
Rara vez vi a Mary tan nerviosa.
“¡Um, yo… esto no es…!”
“Jejeje, pensé que podríamos echar un vistazo mientras te cambiabas.”
“Qu—Qu—¡¿Qué?!”
Si hubiera estado viva, su rostro seguramente se habría vuelto de un rojo intenso. La
forma en que Mary estaba perdiendo la compostura en vergüenza era realmente
adorable, y sentí que mi corazón saltaba por un momento.
“¡¿Qué están haciendo ustedes dos?!”
La roja huella de una mano fue dejada en mi mejilla. En cuanto al principal culpable,
Blood, Mary le pegó con tanta fuerza que su cráneo giró en círculos. Luego se puso
encima de él, lo inmovilizó y lo golpeó repetidamente.
No solo nos habíamos emborrachado completamente, sino que miramos a una dama
en un estado de desnudez. El castigo encajaba con el crimen. Francamente, nos
habíamos librado fácilmente.
Y cuando me desperté a la mañana siguiente, por alguna razón, tenía un sueño
medo. Sí, por primera vez.
Mi voz estaba quebrándose alrededor de este tiempo, así que no era sorprendente,
pero pensar que mi despertar al sexo era Mary desnudándose. Mi despertar al sexo
era Mary desnudándose. Y para empeorar las cosas, Blood se enteró, y se retorció de
risa mientras me señalaba con el dedo. Lo pateé.
Y, mientras lavaba mi taparrabo manchado, le hice jurar que llevaríamos este secreto
con nosotros a la tumba.
No más alcohol. En serio, no más.
Centrándose en mis “episodios” con Blood y Gus puede darte la impresión de que yo
era un creador de travesuras del más alto nivel. Pero básicamente era un buen chico.
Yo… pensé que lo era, de todos modos. Probablemente. Muy probablemente.
“Mary, ya deshierbé el jardín. También, dejé la colada tendida.”
“¡Gracias, Will!”
“También, desempolvé las estatuas de los dioses y puse algunas flores.”
“¡Oh, Dios mío!”
Como prueba, recientemente, llegué al punto en que yo no estaba solo ayudando a
Mary con los quehaceres, estaba superándola en hacerlos. Sorprendentemente, eso era
mucho más difícil de lo que parecía. No podía esperar a que me dieran instrucciones.
Tenía que tener una comprensión total de su procedimiento, pensar en lo que se
necesitaba, y llevarlo a cabo antes de que ella pudiera.
Mary era rápida. Ella me dijo que el truco para no dejar que las tareas se apilaran era
encargarse de las cosas inmediatamente en el momento en que las notaras. Las
herramientas de limpieza y las herramientas agrícolas se mantuvieron al alcance de la
mano en todo momento, y si ella notaba un poco de polvo o una mala hierba, se
ocupaba de ello entonces, y lo sacaba del camino.
Para hacer las cosas antes de que ella pudiera, tuve que estar constantemente atento, y
tampoco podía volverme un holgazán. Siempre pensando en reducir la carga de
trabajo de Mary mientras me ocupaba de mis asuntos me enseñós, en cierto modo,
que incluso las lecciones que me dieron Blood y Gus. Al menos en términos de cómo
afectó mi vida regular, era mucho más importante que fortalecer mis músculos.
Si al menos hubiera hecho algunos quehaceres domésticos en mi vida anterior, podría
haber sido ligeramente una carga menor para mi familia. Ahora que vivía en este
mundo, no quería cometer los mismos errores de nuevo.
“Muchas gracias, Will. Bueno, ahora tengo tiempo en mis manos. Ya sé, ¿por qué no
te corto el pelo hoy?”
“Ah, buena idea.”
Mi cabello había crecido bastante sin que realmente me diera cuenta de ello. ¿Cuándo
fue la última vez que Mary me lo cortó?
Ella era buena cortando el pelo. Gus, por cierto, nunca se ofrec a hacerlo, y la vez
que le pedí a Blood que lo hiciera se podría resumir con la palabra “aterrador”.
“Está bien, estoy listo. Gracias, Mary.”
Mi voz finalmente había dejado de cambiar recientemente. Había crecido mucho más
alto, y mis hombros se habían vuelto más amplios, también. Había alcanzado tanto a
Mary como a Gus en altura, y aunque todavía no podía estar hombro a hombro con
Blood, la diferencia en nuestro físico se había reducido bastante. Podía practicar
combate desarmado con él ahora.
Era una mañana refrescante y fría de otoño. Mary me cortó el pelo, sin ninguna
vacilación con unas tijeras bien afiladas.
“Puedo ver tu manzana de Adán sobresalir ahora. Puede ser que te comience a crecer
barba pronto.”
“Sí. Tal vez necesito que Blood me enseñe cómo usar una navaja. Me pregunto si se
acuerda.”
Mary dejó escapar una pequeña risa. “Me pregunto. Me imagino que él no ha
utilizado una durante mucho tiempo.”
Las maquinillas de afeitar eléctricas eran tan comunes en mi mundo anterior. Me
preguntaba cuántos jóvenes se habían afeitado las barbas con una navaja de afeitar.
Yo tampoco podía hacerlo, por supuesto. Tengo que aprender.
Una vez más, parecía doloroso cortarse con una navaja de afeitar. Si las costumbres
del mundo exterior lo permitieran, tal vez no sería tan malo para dejarla crecer…
“Ahora que lo pienso, ¿cómo se veía el rostro de Blood?”
Gus se veía como él siempre ha sido. Mary solo estaba socavada debido a la
humedad, y todavía tenía su abundante cabello rubio y sus suaves ojos, así que ella, al
menos podía imaginarla. Blood era el más difícil.
Mary dejó de cortar y miró a lo lejos con nostalgia.
“Blood se veía muy diferente de ti. Estoy seguro de que puedes decirlo por su
estructura esquelética. Sus brazos y cuello eran gruesos, y tenía hombros anchos.
Tenía un rostro salvaje… un rostro indomable, lleno de confianza. Su cabello era
remolcado por el viento como la melena de un león. Tenía unos ojos afilados y
penetrantes. ¿Tal vez se veía un poco duro para llamar apuesto?”
Me imaginésculos fornidos superpuestos en el esqueleto familiar de Blood. Estiré
la piel sobre ellos, y agregué el cabello. Una mirada penetrante, salvaje y fuerte, como
un león.
“Whoa, puedo verlo.”
“Puedes, ¿verdad? Era bastante genial”, Mary se rió, un poco tímida. Quizás
realmente tenían algo juntos.
Realmente no podía decirlo, porque ninguno de ellos relajaría su autocontrol como
adultos delante de mí. Incluso con los recuerdos de mi vida anterior, obviamente no
sabía mucho acerca de las sutilezas de este tipo de cosas.
Mary reanudó el corte, y una vez más pedazos de mi cabello empezaron a caer al
suelo.
Sus manos se movían como si esto fuera una segunda naturaleza para ella. De vez en
cuando, me miraba desde diferentes ángulos para comprobar cómo se veía.
“Todo hecho”, dijo ella después de un tiempo, y me mostró un espejo de mano.
Un joven con un rostro limpio y alegre me miró desde dentro del espejo. Tenía el pelo
ligeramente desordenado y castaño, y tuve una impresión de mansedumbre de sus
ojos de un azul verdoso intenso. Con solo su rostro parecía un niño rico y mimado,
pero con el cuerpo musculoso, era más como un joven guerrero de una buena familia.
Mary rió entre dientes. “Creo que eres bastante guapo, ¿no?”
“No lo creo. Habría preferido un rostro como el de Blood.” Este mundo parecía ser
peligroso, así que pensé que un rostro de aspecto fuerte e intimidante probablemente
sería más útil. Y en un nivel más personal, solo quería ser como él. “Es una lástima
que no nos parezcamos mucho.”
“Dos Blood podrían ser demasiados”, dijo Mary, riendo. “Pero creo que realmente te
ves mucho más crecido—oh, sí.”
“¿Hm?”
“Pronto será el momento de tu rito de madurez, recuerda”, dijo ella, mientras quitaba
el paño de mi cuello y barría el pelo en el suelo. “Necesitas pensar seriamente acerca
de tu deidad guardiana, y decidir su juramento.”
Mierda. Lo había olvidado por completo.
Este mundo tenía muchos dioses. Dioses mayores, dioses menores, todos diferentes, y
todos respetados por alguien.
Cada persona tenía su propia “deidad guardiana”, el dios en el cual la persona tenía la
mayor fe. Me dijeron que hasta que un niño se convirtiera en un adulto, este estaba
bajo la protección de las deidades guardianas de sus padres. El rito de madurez era
acerca de despedirse de esa protección: determinando tu propia deidad guardiana,
haciendo un juramento, y deseando protección.
Y se creía que la gente debía vivir y morir de una manera con la cual su propia deidad
guardiana estaría complacida. Suena restrictivo, pero al parecer era posible realizar el
rito nuevamente en un momento posterior para cambiar tu deidad guardiana, si tu
actitud o circunstancias cambiaran.
Además, era normal que la gente adorara a otros dioses más que a su deidad
guardiana cuando la situación lo exigía. Por ejemplo, casi todo el mundo haría una
ofrenda a Whirl, el dios del viento, antes de emprender un viaje. No parecía ser un
tipo muy estricto de politeísmo.
Su perspectiva sobre la vida y la muerte se basaba en la reencarnación.
Cuando las personas fallecen, serían convocadas más allá de esta dimensión, al lugar
de los dioses en los que creían, donde serían juzgados por sus acciones en la vida. Si
el dios los recibiera favorablemente, se les daría reposo en los agradables campos. Si
no, la penitencia sería exigida en el desierto del sufrimiento. Y después de un cierto
período, renacerían otra vez. Después de innumerables tales renacimientos, después
de que el alma hubiera sido refinada al más alto grado, esa persona ascendería a la
escalera hacia la divinidad. El más alto entre los héroes y santos superaría la
dimensión de los seres humanos, y se convertiría en un dios.
Encontré esto difícil de entender en términos concretos. En los mundos politeístas de
Japón y la antigua Roma, individuos verdaderamente excepcionales fueron adorados
después de su muerte como dioses. ¿Era el objetivo convertirse en algo así?
La sala del templo era magnífica, como de costumbre. Había pasado tanto tiempo
desde que me desperté aquí en ese día. A través del curso de crecer y aprender sobre
este mundo, he llegado a conocer los nombres de todos y cada uno de los dioses
representados en estas estatuas. Estos eran los más famosos de los dioses, que habían
existido en este mundo desde hace mucho tiempo.
El hombre imponente con un aire de seriedad, en la plenitud de la vida, teniendo una
espada en forma de rayo en su mano derecha y una balanza un la otra
Este era el dios de la justicia y del rayo, Volt. Él era el líder de los dioses virtuosos.
Dios de dioses y guardián de los humanos, mandó las lluvias benditas, así como el
rayo que era su juicio divino. Muchos ponen su fe en él, desde las clases dominantes
hasta la gente común. Su hermano, el dios malvado Illtreat, tenía el mando sobre la
tiranía, y los dos a menudo lucharon feroces batallas.
La mujer con la sonrisa amorosa, que sostenía a un bebé en sus brazos y estaba de pie
delante de un fondo de plantas de arroz creciendo de la tierra
Mater la Madre Tierra. Ella era la diosa a quien Mary mostró devoción, y gobernó los
dones de la tierra y la crianza de los niños. También se dijo que era la esposa de Volt.
Bendiciones hechas a ella comúnmente relacionadas con la agricultura y la crianza de
los hijos, y las personas en las zonas rurales, en particular, confiaban profundamente
en ella, junto con Volt.
El hombre bigotudo de estatura baja y fornida, con llamas rugientes en la espalda, con
sus manos agarrando un martillo y pinzas
Este era el dios del fuego y la tecnología, Blaze. También se decía que era el
antepasado de los enanos, y a menudo veía relieves de él en la ciudad subterránea de
los enanos. Además de recibir la devoción de los artesanos, era aparentemente
también popular entre los guerreros, al igual que Volt, por su defensa de los méritos
de un temperamento ardiente y de un entrenamiento incesante. A propósito, Blood
había tomado a Blaze como su deidad guardiana.
El joven andrógino que sonreía amablemente, sosteniendo un vaso de vino y un
mero de monedas de oro, y rodeado por lo que parecían ser pictogramas que
representan la fuerza del viento
El dios del viento y el intercambio, Whirl. Progenitor de los halflings, una raza
brillante y alegre de gente pequeña, Whirl era un estafador con el comando sobre el
comercio, el intercambio, la libertad, la buena suerte, y otras cosas, y tenía la
devoción de los comerciantes, de los jugadores y de los viajeros. Pequeños santuarios
dedicados a Whirl a menudo se podía encontrar en la carretera.
La joven bien vestida en tela fina sumergida hasta la cintura en un arroyo claro,
sosteniendo un arco en una mano, y alcanzando con la otra lo que pudo haber sido un
hada
La diosa del agua y la vegetación, Rhea Silvia. Ella era una diosa caprichosa, que
también se decía que era la antepasada de los elfos. Ella gobernaba sobre los mares,
los ríos, los bosques y todas sus bendiciones, y también tenía dominio sobre la caza y
los elementales. Cazadores, pescadores, leñadoresmuchos de sus seguidores tenían
ocupaciones vinculadas a la naturaleza. La visión de ella como una diosa caprichosa
puede haber surgido de su conexión con los desastres naturales. Por cierto, aunque
nunca los había visto, elementales y hadas existían en este mundo, y existía un
sistema especial y específico de técnicas místicas para tomar prestado su poder.
El anciano con un solo ojo que irradiaba inteligencia, de pie delante de algún tipo de
inscripción, sosteniendo un bastón y un libro abierto en sus manos
Este era el dios que Gus me había contado una vez que había creado nuestras letras.
El dios del conocimiento, Enlight. Era un dios que tenía muchos seguidores entre los
intelectuales. Se decía que su único ojo percibía lo que podía verse, mientras que su
ojo faltante percibía lo que no podía. La deidad guardiana de Gus en realidad no era
Enlight, dios del conocimiento, sino Whirl, dios del viento. Según Gus, “es mucho
mejor viajar con dinero que estar rodeado de libros en una torre de marfil”.
Estos seis dioses eran adorados en un número particularmente grande de regiones. Las
leyendas decían que estos dioses tuvieron una batalla estilo Ragnarök con los dioses
malvados, que terminó en una derrota mutua, y ahora ambos lados estaban sanando
sus heridas más allá de esta dimensión.
(TN: Ragnarök es la batalla del fin del mundo)
Sin embargo, también decían que de vez en cuando, enviarían algo llamado un Eco en
este mundo, como un cuerpo separado de los suyos, para ayudar a guiar a la gente.
Estos Ecos de los dioses, tanto buenos como malos, hicieron apariciones esporádicas
en las epopeyas que me habían contado a través de la historia y la poesía.
La escala de todo lo que me habían dicho estaba a otro nivel. Estaba planeando vivir
una vida normal. Dudaba que alguna vez tuviera algo que ver con esas cosas. Cuando
estos pensamientos pasaron por mi mente, eché un vistazo a la escultura con la
linterna que una vez me fascinó inexplicablemente.
El dios de género desconocido, de pie frente a ningún fondo, con una linterna de
mango largo en la mano. El hijo del dios del rayo, Volt, y la Madre Tierra, Mater. El
dios de la llama, cuyo dominio era el ciclo sin fin de la transmigración. Gracefeel.
Gracefeel era un dios parecido a La Muerte, con control sobre las almas y la
reencarnación. Se decía que se presentaba ante las almas de los muertos, y les
mostraba el camino con su linterna, guiándolos a los campos de los dioses, y a la
próxima vida. Poco se había dicho acerca de Gracefeel. Su género era desconocido, su
aspecto no descrito. Eran extremadamente reticentes, incluso para un dios. Rara vez
ofrecieron revelaciones, y las únicas artes que otorga a través de la bendición eran
apenas útiles.
Un sacerdote de Mater la Madre Tierra, por ejemplo, podría utilizar la bendición para
hacer la tierra fértil, ver a un bebé entregado de manera segura para la madre y el
niño, o para dar salud a los niños en crecimiento. El dios del rayo, Volt, ofreció la
bendición para juzgar la veracidad de las palabras del objetivo. Los sacerdotes de alto
nivel podían orar para que cayera lluvia en tierras que estaban sufriendo una sequía.
La bendición de Gracefeel, por otra parte, era razonablemente carente de uso práctico,
e incluía cosas como otorgar descanso y guía a las almas de los muertos.
En este mundo, los dioses eran capaces de ejercer una influencia real sobre la
realidad. Yo personalmente había crecido comiendo avena y pan que en realidad
había sido hecho a través de la bendición, así que no estaba a punto de dudarlo. Si un
a la bendición despertara de repente dentro de ti, ese sería un acontecimiento que
cambiaría la vida. De repente serías capaz de curar heridas y realizar toda clase de
otras hazañas milagrosas, y te convertirías en la charla de todos a tu alrededor. Sería
como ganar la lotería. Debido a esto, muchas personas tomaron en cuenta
consideraciones prácticas, como la bendición que recibirían, en su elección de la
deidad guardiana. Como resultado, Gracefeel no era tan popular.
Era muy natural que la gente pensara de esa manera. Si solo podías recibir un único
billete de lotería, por supuesto querrías que fuera el que tuviera el premio mayor. La
devoción que los dioses amasaron de esta manera se tradujo directamente en su poder,
y cuanto más poder los dioses ganaban, más gente los seguiría. Esto ha empezado a
sonar como una charla sobre la desigualdad de la riqueza, ¿no?
En cualquier caso, eso era Gracefeel: un dios de segunda clase, cuyo nombre siempre
vendría después de los seis grandes. Tal vez la razón por la que Gracefeel me fascinó
tanto fue porque todavía tenía mis recuerdos de mi vida anterior. No pude evitar sentir
un curioso lazo con ellos, dado que su dominio era el samsara y el flujo eterno de
todas las cosas.
Miré alrededor del templo. Tenía que cumplir quince años en el solsticio de invierno
de este año. Yo haría un juramento a uno de estos dioses, los nombraría como mi
deidad guardiana… y entonces, en primavera, probablemente dejaría este templo. Los
vivos tenían que regresar con los vivos. Los tres pensaban esto, como si fuera obvio.
Miré mis manos en silencio. Estas manos eran diferentes ahora. El patrón de
decoloración de esas quemaduras, que subía por mis brazos, seguía allí. Había
pequeños cortes y suciedad en las palmas, de ayudar a Mary con los quehaceres
domésticos y el trabajo en el jardín. Manchas de tinta, de mi estudio con Gus.
Ampollas, de mi entrenamiento con Blood. No eran las manos que tenía cuando era
un niño. No eran las manos malsanas que haa tenido cuando era el viejo yo. Eran
manos que habían sido puestas a algo.
Realmente me habían enseñado mucho. Tantas cosas diferentes. Mary me dijo antes
que no sabía cómo eran las cosas allí afuera, solo que era muy peligroso. Gus y Blood
tampoco decían nada sobre la sociedad exterior. Todavía ni siquiera sabía por qué
estaba aquí. Pero al menos había algo que podía decir con seguridad.
Estas manos, que habían sido indeleblemente moldeadas por tantas enseñanzas,
estaban llenas de la bondad que los tres me habían mostrado. No importa lo peligroso
que sea allá afuera, no importa lo duro que ese lugar era para un forastero de origen
desconocido, los tres me habían enseñado lo suficiente como para poder sobrevivir.
Un día… Quería volver aquí. Si es posible, con amigos o con una familia. Y les
presentaría a Blood, a Mary y a Gus. Esta es la casa en la que crecí, podría decir, y
este es mi papá, y mi mamá y mi abuelo.
¿Qué dirían los tres cuando me vieran volver? ¿Estarían encantados de ver a mis
amigos y familiares? ¿Qué les podía traer como regalos?
Mi imaginación estaba llena de esa simple felicidad.
“¿Qué dios recomendarían los tres, si tuvieran que nombrar uno?” Decidí que valía la
pena preguntarles a los tres por sus pensamientos sobre una deidad guardiana.
Blood fue el primero en responder. “A menos que tengas alguna idea real de cómo
quieres resultar, solo haría algún juramento inofensivo a Volt.”
“Oh, esa es una buena sugerencia”, Mary estuvo de acuerdo. “Una amplia gama de
personas tienen fe en Volt, y él tiene la mayoría de confianza social, también.”
“Hmm, de hecho.” Incluso Gus estaba a bordo. “Una decisión acertada… Una rareza
para ti, Blood.”
“Piérdete.”
Gus soltó un único resoplido desdeñoso en respuesta.
“Ya, ya, ustedes dos. Detengan eso.”
Blood se quejó, claramente insatisfecho.
Tosiendo para despejar el aire, continuó Gus. “Whirl tampoco es una mala elección
para una deidad guardiana, pero un número de seguidores de Whirl son jugadores o
ladrones. Estoy de acuerdo en que Volt está un paso adelante en el aspecto de la
confianza social. Parece ser la mejor opción.”
Los tres se decidieron rápidamente por Volt, dios de dioses, y gobernante de la
justicia y del rayo.
“Estoy sorprendido de que todos estuvieran de acuerdo tan fácilmente.”
“Pues difícilmente puedes equivocarte con Volt”, dijo Gus con claridad. “Esa es la
simple verdad. Y no es como si no pudieras cambiarlo más tarde.”
Blood asintió con la cabeza. “Sería una historia diferente si tuvieras el sueño de
convertirte en, no sé, un artesano o un erudito, pero, ¿mo puedes soñar así cuando
ni siquiera sabes cómo es el mundo?”
“Lo mejor es que mantengas tus opciones abiertas”, dijo Mary pensativa, “así que yo
diría que Volt es mejor, seguido quizás por Mater nuestra Madre Tierra.”
Toda esta conversación sobre “no hay necesidad de reducir tus opciones en esta
etapa” y “elegir algo para que estés preparado, no importa lo que elijas en el futuro”
me estaba haciendo sentir que estaba eligiendo una carrera.
Elige una escuela secundaria con un plan de estudios ordinariono puedes hacerlo
mal. Algo como eso.
“Bueno, lo tendré en cuenta. ¿Y qué tipo de cosas es bueno para el juramento? En
‘Berkeley un Cuento de Valor’ que me contaron antes, él juró sobre la espada de rayo
de Volt vencer todo mal.”
“Sí…” Blood sonaba preocupado. “Es una epopeya legendaria. No vayas a soñar
despierto y hacer un juramento así, ¿me oíste? Un juramento fuerte hace que sea más
cil recibir protección, pero terminas dirigiéndote a un difícil destino. Conviértete en
un héroe o muere, básicamente.”
“Estoy seguro de que los dioses encuentran a idiotas como ellos mucho más
dispuestos a meterse en problemas”, dijo Gus.
Así que había creencias como esa conectadas a estos juramentos también. Quedaba
por ver cuánta verdad había en el asunto de los “difíciles destinos”, pero no tenía
intención de hacer un juramento tan difícil de todos modos. Yo no iba a inflar mi
propia importancia y creer que era especial solo porque tenía recuerdos de una vida
anterior, y no tenía aspiraciones de convertirme en un “héroe”.
“Sí, el juramento de una persona normal sería algo así como…” Mary meditó por un
momento. “Juro vivir mi vida haciendo el menor mal posible, quizás.”
Gus enumeró unos cuantos más. “’Voy a mostrar consideración por mi vecino’, ‘No
diré mentiras’, ‘Atesoraré a mi familia’… y esas cosas.”
Atesorar a mi familia… esa sonaba bien. Resumiendo los ejemplos que había
escuchado hasta ahora, les dije, “Así que, básicamente, ¿solo tengo que jurar algo
como ‘voy a vivir una vida adecuada y no hacer nada malo’?”
“En pocas palabras, sí”, dijo Gus. “Sin embargo, a veces se hace un juramento que se
adapta a la personalidad de tu dios individual.”
“Umm, ¿por ejemplo?”
“Uhh, así que lo que hice fue”, dijo Blood, “juré a Blaze entrenar todos los días y ser
más fuerte. Blaze valora la disciplina y un arte perfeccionado.”
“Mi voto a Mater fue un poco más abstracto”, Mary siguió. “Juré vivir fiel a su
voluntad.”
, eso se adaptaba perfectamente a los dos.
“En cuanto a mí”, dijo Gus, “todo esto acerca de deidades y juramentos de guardianes
y tal parecía una molestia. Elegí a Whirl porque parecía la opción más relajada, y juré
hacer lo que quería y divertirme con la vida.”
El viejo Gus definitivamente era asombroso.
Eso terminó con la discusión. Mary fue al lago para lavar, y Blood al bosque por leña.
El otoño ya estaba terminando. No es para moralizar como en una viejabula, pero la
preparación para el invierno era importante.
En cuanto a mí, estaba tomando una lección con Gus. Practiqué la doble conjuración
una y otra vez, aumentando mi habilidad. Las lecciones de Gus habían llegado a ser
muy prácticas.
“Escucha, ahora, esto es importante. Al intentar usar magia en una situación en la que
tu oponente puede atacarte antes de contar cinco, nunca pierdas tiempo pensando.
Conjura un hechizo por reflejo, algo que has entrenado a tu cuerpo para memorizar de
antemano. Encontrará que la mayoría de los hechiceros del mundo son demasiado
teóricos. Siempre piensan primero. Un buen número de ellos son incapaces de lo que
te estoy diciendo.”
Gus me dijo que había un sinnúmero de personas que habían muerto de esta manera,
disparadas o cortadas mientras vacilaban sobre qué usar. Algunos incluso se
autodestruyeron al decidir usar una Palabra con la que no estaban familiarizados y
terminaron cagándola.
Sin embargo, no era sorprendente. La mayoría de los hechiceros eran eruditos o
manitas. La gente como yo y Gus, que estudiaban la magia mientras imaginaban
mo se usaría en la batalla, eran de lejos la minoría.
“Una estrategia inteligente es para cuando tienes tiempo para considerarla. En un
encuentro repentino, no pierdas tiempo pensando en planes terribles. Presiona al
enemigo fuertemente con la magia que estás familiarizado. Las cadenas complejas de
riesgo mágico terminan en fracaso total si un solo enlace se rompe. Cuanto más
simple sea el hechizo, más resistente.”
Los pensamientos de Gus sobre las tácticas de batalla eran muy similares a las
enseñanzas de Blood. Tal vez esto fue justo lo que sucedió cuando sus habilidades
fueron moldeadas por batallas reales.
“Y Will, te beneficiarás particularmente de identificar cuando es apropiado confiar en
las Palabras y cuando no lo es. Porque tienes la opción de luchar con las técnicas que
Blood te enseñó.”
No sabía si era la presencia de mana, o si este mundo se hizo de esa manera, pero
podías lograr mayores resultados con entrenamiento en este mundo que en mi mundo
anterior. Las capacidades físicas de un buen guerrero en plena forma eran un poco
monstruosas.
Quiero decir, tomen a Blood. Cuando él no estaba corriendo en una marcha más baja
por el bien de mi entrenamiento, podía doblar con facilidad los postes de acero
gruesos que usaba para la práctica de balanceo, y podía correr con la velocidad y la
agudeza de una golondrina en vuelo. Daba un poco de miedo pensar que mis propias
habilidades físicas estaban empezando a seguir su ejemplo. Un poco más allá y sería
sobrehumano.
La magia, por otra parte, llevaba el riesgo de autodestrucción si cometías un error al
escribir o pronunciar. Debido a esto, el área dentro de unos diez metros del oponente
era ineludiblemente el dominio exclusivo del guerrero.
Gus, sin embargo, conocía varios “trucos secretos malintencionados” para tal
situación. Me preguntaba cuánta gente había derrotado este tipo desde dentro del
rango de guerreros.
“Por supuesto, el mejor resultado es que no haya una pelea en el primer lugar, pero si
las cosas se calientan, juzga correctamente.”
Asentí.
“Oh, algo más”, dijo Gus. “He estado metido en la astronomía los últimos años, y
descubrí cuándo podemos esperar el próximo solsticio de invierno.”
Mis ojos se abrieron de par en par al oír eso. ¿Había estado investigando eso
especialmente para mi decimoquinto cumpleaños?
“Oye… Will. Tengo una petición.”
“¿Una petición?”
“Mm”, él asintió. “Blood probablemente te pedirá una batalla uno-a-uno, que se
celebrará el día antes del solsticio de invierno, o por ahí. Una batalla sin cuartel, sin
contenerse, y Mary estará allí para ofrecer la curación y la regeneración a través de la
bendición.”
Sus palabras no me sorprendieron. Haa estado pensando por un tiempo que Blood
probablemente sugeriría algo así. Y estaba dispuesto a aceptarlo.
“Will…” La expresión de Gus era pesada. “¿Podrías… perder esa batalla, de una
manera que Blood no lo averigüe?” Las palabras que forzó a salir de su boca estaban
llenas de angustia.
“¿Por qué?”
El momento en que casi fui asesinado por Gus me vino a la mente. En aquel entonces,
también había algún pensamiento desconocido detrás de las acciones de Gus. Sin
decirme nunca, había meditado sobre algunas circunstancias que no sabía, y llegar a
una conclusión que lo llevó a tratar de matarme. Y luego, por alguna razón, se detuvo.
“¿Por qué hacer esto?”
“Es importante.”
“No.” Eso no.
“¡No yo, tú! ¿Por qué sigues dejándome fuera del círculo?” Sin darme cuenta, estaba
gritándole con ira.
“¡Sé que no eres un idiota! ¡ que no pisotearías los sentimientos de alguien sin una
razón!” Traté de agarrarlo por el cuello, pero mis manos golpearon el aire.
Lo miré fijamente mientras flotaba sobre mí. “¡Soy capaz de hacer lo que me pides si
realmente me explicas las cosas! ¡Yo perdería a propósito por ti! ¡Yo ofrecería mi
vida por ti, como lo hice entonces! ¡Entonces, ¿por qué nunca me dijiste nada?! ¿No
soy digno de confianza para ti? ¿Soy así de insignificante para ti?” Las palabras que
habían estado embotelladas dentro de mi corazón se derramaron como si una presa
hubiera estallado.
Gus todavía tenía una mirada de dolor en su rostro, y no cambió mientras hablaba.
“Lo siento, Will… no puedo. Lo siento.”
Bajé la cabeza y apreté los puños. Tuve que arrancar las siguientes palabras de mí.
“Ya veo.” Así que así fue como fue.
“Entonces… Entonces no esperes que te ayude.” Yo lo aparté verbalmente. No podía
perder una pelea tan importante a propósito sin siquiera saber por qué. “Lo que acabas
de decir… Voy a fingir que no lo escuché.”
Esta iba a ser mi última oportunidad para desafiar a Blood en todo su potencial, sin
que ninguna restricción se interponga en el camino. Como guerrero, quería dar todo lo
que tenía, y estaba seguro de que Blood pensaba lo mismo. Perder a propósito, sin
siquiera saber por qué… Era imposible.
Pero yo no le diría nada a nadie. No escuché nada.
Simple como eso.
Esa fue mi última palabra, y ni Gus ni yo dijimos nada más. Unos días más tarde,
Blood me informó sobre mi examen final.
Una ráfaga de viento helado se precipitó a través de la colina del templo, añadiendo
un mordisco desagradable al aire frío del invierno. Las casas en ruinas junto al lago
permanecían inmóviles, haciendo todo lo que podían para soportar el aire frío que
corría. Delgadas nubes cubrían el cielo, sin dejar pasar mucho sol, aunque era
mediodía. Incluso cuando levanté la vista hacia el cielo, no sentí ningún calor de él.
Los meses habían pasado, y el día de mi enfrentamiento con Blood estaba finalmente
aquí. Mañana, me convertiría en un adulto. Y en primavera, probablemente dejaría
este templo, y viajaría por mi cuenta.
Hice unos estiramientos exhaustivos y practicaba balanceos con mi espada de
entrenamiento, que pesaba el doble que mi habitual arma. Corte diagonal por el
hombro. Cruzado. Acercare y empujar. El sonido de la punta de la hoja cortando el
aire resonó.
Escuché las palabras de Gus en el fondo de mi mente. Puse un esfuerzo extra para
concentrarme y las borré. Mi cuerpo comenzó a calentarse, y poco a poco pasó a un
estado en el que podía liberar todo mi potencial.
“Bien.” Después de terminar mi calentamiento, dejé mi espada de práctica a un lado y
revisé mi equipo.
Tenía mi espada larga y un escudo circular: una tabla de madera en un marco de
metal, cubierto con cuero. Tenía una daga para usar en combate cuerpo a cuerpo en
mi cinturón. Usaría una armadura de cuero suave encima de una armadura gruesa y,
para las áreas vulnerables de mi cuerpo, tenía metal: un gorjal, un peto, guanteletes y
grebas. Y para terminar, tenía un simple casco curvado. Esa era la lista completa del
equipo que usaría hoy. Siempre terminaba pareciendo un caballero pesadamente
armado después de ponerme todo esto.
“Will, déjame ayudarte con eso”, dijo Mary. Este tipo de equipo pesado era un dolor
increíble para equipar y verificar por su cuenta. Mary a las cuerdas y sujetó los
broches de la armadura con manos expertas.
Hoy probablemente sería la última vez que usaría esta armadura. En primavera, iría en
mis viajes. No podía caminar por las ciudades y las montañas llevando
constantemente un juego completo de armadura como un personaje de videojuego. Y
como no tenía ni idea de cuánto tiempo iba a estar en el camino, estar bien preparado
y bien abastecido iba a ser una prioridad más alta que usar demasiada armadura.
Pero nada de eso importaba hoy. Iba a enfrentar a Blood en su momento más serio.
Tenía la bendición de Mary, pero no sería de ninguna ayuda si uno de los golpes de
Blood me mataba al instante.
Si quería el tipo de protección que me salvara de la muerte inmediata, incluso si
Blood me golpeaba con precisión con su golpe más poderoso, tendría que buscar los
artículos de los enanos más magistralmente elaborados de la ciudad, y enfrentarle con
una defensa absolutamente impecable. Pero esto era una competencia. Una prueba de
habilidades. No una pelea hasta la muerte.
“Oye, Will. ¿Estás listo?” preguntó Blood. Como una desventaja para ayudarme, él no
llevaba ninguna armadura.
Tenía un cinturón de espada envuelto alrededor de su cintura, al que estaba atada una
espada de una sola mano en una vaina negra. Pero esa arma no iba a ser la estrella del
espectáculo. En sus manos, sostenía un espadón largo, desagradablemente largo, de
dos manos. Era el arma apropiada de Blood.
Escaneé la zona. Solo la colina, la hierba seca, y Mary y Blood.
No había ninguna señal de Gus.
“En cualquier momento”, dije. “Hagamos esto.” Sacudí la cabeza varias veces para
sacar a Gus de mis pensamientos. Me dije a mí mismo que debía concentrarme. Tenía
que mantener mi mente en la batalla.
“Bien. Repasemos una última vez antes de empezar. Nada de magia. Nada
instantáneamente fatal. Aparte de eso, todo vale. Si algo sucede, Mary se ocupará de
ello. El ganador es decidido por la llamada de ‘rendición’ o cuando uno de nosotros es
físicamente incapaz de continuar la batalla.”
Mientras repasaba por casualidad la explicación, Blood retrocedió y mantuvo su
espadón en la mano. Me habían dicho que cuando Mary se ponía seria, podía reparar
un miembro incluso si estaba aplastado o cortado, por lo que estas condiciones eran
absolutamente despiadadas.
“Asegúrate de no morir”, advirtió Blood. Su voz baja envió escalofríos a través de mí.
Y así comenzó mi examen final.
Era como una tormenta. El inmenso peso de la gruesa hoja de acero me llegaba desde
todas direcciones a una velocidad insondable.
Sabía que era inútil tratar de bloquearlo. Incluso un solo golpe directo rompería mi
espada por la mitad y destrozaría mi escudo en pedazos. Y no quería imaginar qué
pasaría si intentaba bloquearlo con alguna de mis armaduras. Dondequiera que
golpeara, estaba seguro de que me llevaría a estar permanentemente tumbado en el
suelo en una cuestión de segundos. Traté desesperadamente de evitar tomar más que
un golpe de refilón, golpeando el lado del espadón como llegara a mí, desviándolo
lejos de mí con mi escudo, esquivando, dando vueltas alrededor, tratando de aguantar.
Algo así había visto venir, pero todo esto que llevaba, todas mis piezas de armadura,
¡realmente solo estaban allí para que no muriera en el acto! La fuerza y la técnica de
los no-muertos coincidían con lo que habían sido en la vida, y Blood tenía ambos de
sobra. Estaba demostrando una fuerza monumental, así como la técnica necesaria para
transferirla a los golpes de su arma.
El conocimiento de mi mundo anterior decía que una espada japonesa no te permitiría
cortar a través de un samurái en armadura completa, y tampoco podías cortar una
armadura occidental con una espada occidental. Si algo así fuera posible, todos esos
elaborados estilos de armadura japonesa nunca se habrían desarrollado.
Pero estos ataques de Bloodgruñí mientras evitaba estrechamente otroeran
diferentes. Se aseguró de empacar todo lo que tenía en los balanceos que amenazaban
con cortarme: su tamaño sico abrumador, la fuerza centrífuga de su arma favorita
asombrosamente larga y el poder que provenía de los músculos disciplinados que
había tenido en la vida. Incluso si él no podía cortar a través de mí, la fuerza por sí
sola definitivamente me derribaría.
Consigue músculos, y podrás resolver casi todo por la fuerza. Era la encarnación
perfecta de lo que Blood siempre me había dicho.
Hice un ruido desesperado a medio camino entre una respiración aguda y un gruñido
cuando rápidamente retrocedí. Mi espada larga tenía muy buen alcance, pero el
alcance de su espadón era aún mayor.
Él tenía el control total de esta pelea ahora, abalanzándose sobre mí una y otra vez
fuera de mi alcance. Y siendo un no-muerto, Blood nunca se cansaba, así que
resistirle sería imposible. Esto es una mierda. No era como si no hubiera preparado
ninguna estrategia para lidiar con su forma de pelear, pero si las cosas seguían así, no
podía ver mi oportunidad para utilizar cualquiera de ellas.
Maldije a Blood en mi mente. ¡¿Realmente necesitas tanto la victoria?! ¡Actúa como
un adulto!
Abrí una gran distancia entre nosotros e invité el ataque. Cuando se acercó a mí,
saqué la daga de mi cinturón y la tiré hacia él con un rápido movimiento.
“Ajá”, dijo Blood. Sostuvo su espadón plano, como un escudo, para desviar la daga
entrante. La daga se estrelló contra el espadón, pero yo estaba volando hacia Blood
después de ella, casi encima de él
“¡Whoa!” Pisé fuertemente mis frenos de emergencia y salté hacia atrás. No tenía otra
opción.
Blood había sostenido el extremo de la empuñadura del espadón con una mano, y con
la otra, había agarrado la parte mellada en la base de la hoja, y barrió el espadón a mis
espinillas como si fuera un arma enastada.
Él se rió entre dientes. “¿Pensabas que sólo tenías que acercarte?” Sus fuegos fatuos
se balanceaban lentamente en sus cuencas oculares. Sentí como si una sonrisa se
hubiera deslizado a través de su cráneo.
Ahora que lo pensaba, tenía un débil recuerdo de haber leído que los espadones de
dos manos y las espadas japonesas nodachi podían ser utilizarse de esa forma. “No va
a ser tan fácil, supongo… ugh, esto es una pesadilla.”
Ahora que sabía que podía sostenerlo con las manos separadas y usarlo como un arma
enastada, eso significaba que no solo los barridos a las espinillas, sino también las
estocadas cortas y rápidas eran una posibilidad. Si me acercaba demasiado
descuidadamente, corría el riesgo de que él usara técnicas que uno podría usar con un
culo contra mí.
No era simplemente poder. Blood había dominado absolutamente el manejo de este
larga y masiva arma. A pesar del peso inmenso de esta arma destructiva, su increíble
fuerza muscular le permitía mantener la distancia y encadenar golpe tras golpe a un
ritmo vertiginoso. Era rápido, hábil y preciso. Si me acercaba a él, cambiaría su agarre
y me manejaría a corta distancia. En resumen, él era desesperadamente fuerte, y de
igual modo en todos los sentidos.
Poder, técnica y armamentono se había vuelto dependiente de ninguno de estos tres
a expensas de los otros dos. Prácticamente había perfeccionado los tres. No tenía
ninguna debilidad que pudiera aprovechar. No es de extrañar que le llamaran el Ogro
de la Guerra. Realmente sentí que eso era lo que estaba enfrentando.
Solo tengo que arriesgarme. Me armé de valor.
“¿Oh?” Como si pudiera decir lo que yo estaba pensando, Blood sostenía su espadón
encima de su cabeza, listo para un golpe descendente. Su postura era una declaración
clara y confiada de que iba a aplastarme, sin importar lo que intentara.
Si lo bloqueaba con mi espada, mi espada se rompería. Si lo bloqueaba con mi
escudo, mi escudo se rompería. Si lo bloqueaba con mi armadura, mi armadura se
rompería.
Necesitaba algo mejor que pequeños trucos, o él simplemente cambiaría el control y
me contrarrestaría. ¿mo podría sobrevivir a ese golpe y meterlo al alcance de mi
espada? Había solo una respuesta.
Gritando un grito de guerra para encenderme, cargué hacia él. Su respuesta: un
cambio de una postura elevada a una con el espadón sostenido verticalmente cerca de
su hombro¡y un corte horizontal en mi estómago! Fue un ataque como el balanceo
de un bate de béisbol.
Un corte vertical arriesgaba al enemigo usando su escudo para desviar el golpe. Un
corte horizontal al cuello permitía que el enemigo se agachara, y un corte inclinado a
las rodillas le permitía saltar sobre él. Todas estas opciones dejarían a Blood abierto a
ser atacado. Pero el corte horizontal hacia el estómago me dejó con solo dos opciones:
saltar hacia atrás o bloquear.
Saltar hacia atrás me salvaría, pero me pondría de nuevo al principio. Bloquear
significaría que sería aplastado por la fuerza física de Blood. Este movimiento era una
elección lógica que encajaba perfectamente con Blood. Por eso pude verlo venir.
Si lo bloqueaba con mi escudo, mi escudo se rompería. Si la bloqueaba con mi
armadura, mi armadura se rompería. Así que, cuando Blood emitió un breve sonido
de sorpresa, deslicé mi escudo por la hoja del espadón para ralentizar el golpe, y
bloqueé el resto con mi armadura.
El espadón explotó en mi escudo con suficiente fuerza para aplastarlo completamente
fuera de forma, y luego hizo un segundo impacto en mi pectoral. Ge mientras
conectaba. Si podía o no soportar esto era una apuesta.
Pero fue una apuesta que gané. Rugiendo de nuevo, mientras Blood estaba
conmocionado, cargué hacia adelante. Agachado, lo golpeé y lo alejé de mí con los
restos de mi escudo. Sus pies dejaron el suelo.
Yo sabía que una fuerza misteriosa estaba trabajando en los no-muertos. Su poder y
habilidad para mantenerse firmes se conservaron igual que en la vida. Era por eso que
Blood podía blandir su espadón, y por qué podía mantenerse firme sin ser influido por
la enorme masa del espadón.
Pero, ¿qué pasa con su peso? Si simplemente trataras de levantar a Blood en el aire,
¿sería tan pesado como lo era en la vida? No. Lo había demostrado con el vraskus.
Convertirse en un esqueleto redujo su peso. Eso tenía que ser una pista de cómo podía
derrotar a Blood, que era excepcional como un guerrero.
El peso de todos los huesos de un humano, incluyendo el líquido cerebroespinal, es
menos del diez por ciento de su peso corporal total. Incluso si Blood hubiera sido un
hombre enorme que pesara más de cien kilos antes de morir, ahora solo podía pesar
alrededor de diez a lo sumo. Incluso incluyendo el peso de sus armas, no podía pesar
s de cincuenta. Rugís fuerte que nunca. Cuando Blood perdió el equilibrio,
empujé mi espada larga en él con todas mis fuerzas. Estaba apuntando a su columna
vertebral. Todo lo que necesitaba era un golpe
“Will.” Una palabra suavemente pronunciada llegó a mi oído.
Un instante después, mi espada larga fue agarrada y atrapada entre sus costillas.
“Qu—”
Tan pronto como Blood, sosteniendo su enorme espadón, había atrapado
completamente la hoja de mi espada entre sus costillas, torció su cuerpo y la apartó de
. Su caja torácica era el equivalente de coger una hoja entrante con tus manos, solo
posible porque Blood era un esqueleto.
Tomado por sorpresa, no logré soltar la empuñadura de mi espada larga a tiempo, y
antes de que me diera cuenta, mi brazo estaba siendo retorcido con toda la masa del
espadón, y fui tirado al suelo, golpeando contra él. El choque del impacto me había
sacado todo el aire.
“Luchaste bastante bien.” Traté de levantarme tan rápido como pude, pero una hoja ya
estaba descansando contra mi cuello.
Era la espada de repuesto de una sola mano de Blood, la que había estado colgando de
su cinturón. La hoja era negra mate, y con un diseño carmesívido a lo largo de su
longitud. ¿Era una espada mágica? Casi me daba ganas de llamarla espada
demoníaca. Aunque no era realmente el momento para ello, admiré la belleza de la
espada, a pesar de su aspecto siniestro.
“Me rindo”, dije en voz baja, declarando mi rendición.
Gus obviamente tenía varios pensamientos diferentes pasando por su cabeza, pero ni
siquiera llegué a la etapa de perder deliberadamente o no. Incluso después de elaborar
un plan, incluso después de dar todo lo que tenía… me dolió admitirlo, pero en una
simple y sencilla prueba de habilidades con la espada, simplemente no podía vencer a
Blood.
“Buen trabajo”, dijo Blood. “Maldición, eso fue duro. No tener músculos es un
verdadero inconveniente.” El combate fue resuelto, Blood enfundó su espada.
Como de costumbre, no sabía cómo empezar a responder a ese comentario, pero
entendí lo que quería decir. Justo cuando estaba a punto de decir algo, una voz
escalofriante llenó el aire. “¿Blood?”
“¡Ack! Mary…”
“‘¿Ack?’ Esa no es una forma muy agradable de responderme.”
Mary tenía ambas manos en las caderas y miraba a Blood, su expresión indicaba
claramente cuán enfadada estaba. Siendo una momia, Mary no tenía globos oculares.
Esto hacía que se viera más aterradora.
“Te dije que no usaras ese movimiento nunca más, ¿verdad?”
¿Ese movimiento? ¿Nunca más?
“E-Eh… ¿qué era esto de nuevo?”
“¡No te hagas el tonto conmigo! ¡Ese movimiento donde coges el arma de tu oponente
en tu caja torácica!”
“Sí, pero… ya no tengo órganos.”
¡¿Qué?!” grité, incrédulo. “¡Blood, ¿lo hiciste mientras estabas vivo?!”
“¡Sí, lo hizo!” Mary estaba inconsolablemente enojada. “¡¿Puedes creer a este
hombre?!”
Sacudí la cabeza. Él era realmente increíble.
Había estado pensando que ese movimiento era algo que solo un ser no-muerto podía
hacer, pero de pronto recordé que los no-muertos nunca avanzaron. Con muy pocas
excepciones, todos los ataques y otras cuestiones que podían utilizar se ajustaban a lo
que sabían en su vida anterior. En otras palabras, él no habría podido sacar un truco
loco como ese a menos que tuviera experiencia con él antes de morir.
“Él se enfrentaba a un demonio que tenía una espada con la Palabra Penetratus
inscrita en ella.”
“Sí, era un pequeño parásito ágil, y bueno con su arma. Se deslizó a mi lado y parecía
que iba a por Mary, así que naturalmente—”
“¡¿Naturalmente?!”
¿Naturalmente, se dejó apuñalar en el torso, atrapó el arma del demonio en sus
costillas, lo retorció al suelo y le cortó la cabeza? Ninguna persona en su sano juicio
podría llamar a eso un curso de acción natural. Solo el Ogro de la Guerra podía hacer
algo así.
“É-Él tiene suerte de haber sobrevivido…”
“¡Habría muerto sin mi bendición!”
“¡Sí, y confié en ti! ¡Por eso lo hice!”
Wow, las estrategias que un equipo puede usar. Y lo hizo en primer lugar para
proteger a Mary.
“¡Disculpa! ¡Pensé que habías muerto en el acto! ¡Estaba realmente preocupada!
Ahora, ¿te pedí o no te pedí que nunca lo hicieras de nuevo?” Era raro ver a Mary
gritarle a alguien de esta forma. Comprendí de dónde venía Blood, pero también
podía entender los sentimientos de Mary.
Vamos, Blood. Por supuesto que ella iba a estar enojada.
Puse una sonrisa y me reí entre dientes. No había mejor manera de responder a esta
situación. A partir de ahí, vi a Blood ser regañado por un tiempo. Puede que yo no
haya tenido mucha experiencia con las relaciones, pero no era estúpido. Había un
dicho sobre agarrar un perro por las orejas, después de todo.
Blood en voz alta fingió que se aclaraba la garganta. “Uhh, de todos modos. Will,
aunque no pudiste vencerme, no tendrás problemas si eres tan bueno. Aunque no
pudiste vencerme. ¡Aunque no pudiste vencerme!”
“¡Deja de decir eso! ¡Eres muy molesto!”
¡Maldita sea! ¿mo demonios iba a predecir esa maniobra retorcida? Preparé una
estrategia adecuada de antemanomo lidiar con el enorme poder de su espadón,
mo aprovechar su bajo peso, todas esas cosasy lo acerté todo, solo para que me
diera la vuelta en el último segundo.
Blood se rió fuertemente. “¿Quieres decirme cómo te sientes ahora mismo?”
“¡Gaaahhhh! ¡Voy a enfrentarte de frente y destruirte la próxima vez!”
Y luego diré, “¿Bueno? ¿Y bien? ¿Cómo te sientes ahora mismo?” ¡Justo en tu
estúpida cara!
Todavía estaba riendo. “Ese es el espíritu, ese es el espíritu, Willie, mi muchacho…”
“¡Está bien, es suficiente!” dijo Mary. Ella le abofeteó por toda la cara.
“¡Ay!”
, toma eso. ¡Te sirve bien!
“¡Ustedes dos! ¡Por favor, ¿quieren ser más serios?!” Ella también se enfadó
conmigo. “¡Continúen! ¡Al grano!”
“De acuerdo, de acuerdo, te oigo…” dijo Blood a regañadientes. “Así que, eh, sí. Si
tuviera algún movimiento asesino o una técnica secreta para transmitir, podría
enseñártelos ahora mismo.”
“¿No quieres?”
“No”, dijo claramente, y se encogió de hombros. “Tú y yo tenemos diferentes
maneras de pelear. No estoy tratando de convertirte en una copia de mí. Así que los
movimientos que me son útiles no van a ser útiles para ti. Y de todos modos, como
dije antes, los movimientos son situacionales. No puedes apoyarte en uno sola.” Él
habló con confianza y tranquilidad. Podía sentir el aire de un guerrero forjado por las
batallas sobre él.
“Lo que importa es lo básico. Recuerda todo lo que te he enseñado, y prepárate para
usarlo en cualquier momento.” Él golpeó su puño contra mi pecho y lo mantuvo allí.
Mary sonrió mientras nos observaba. “Mary y yo… Te hemos enseñado todo lo
importante que necesitas saber.”
Su puño esquelético no tenía ningún calor. Pero estaba seguro de que podía sentir algo
lido emanando de él, llenando mi pecho.
Así que reuní un poco de valor y respondí, con orgullo y una sonrisa en mi rostro.
“Gracias, Papá. ¡Gracias, Mamá!”
Blood rió fuertemente. “¿’Papá’? Realmente nunca pensé en ello. Supongo que lo
soy.”
“Sí, creo que lo eres”, dijo Mary. Su risita era tranquila y elegante.
Comencé a sentir un poco de vergüenza, e inconscientemente rasqué el lado de mi
cara con mi dedo. Los tres nos reímos juntos por un rato.
Sentí una sensación de pertenencia. La idea de que tendría que dejarlos en primavera
era increíblemente difícil de aceptar.
“Muy bien, qué tal esto”, dijo Blood, después de que termináramos de reír. “No puedo
enseñarte ningún movimiento definitivo, pero, eh, ¿qué hay de algo que marque tu
independencia?”
Lo miré, perplejo.
“Te estoy dando esto.”
Se desabrochó el cinturón de espada y me regaló la espada mágica que había utilizado
para terminar nuestro combate: aquella siniestra, fascinante y negra espada de una
sola mano. “Esta es la espada demoníaca más fuerte que tengo en mi poder.”
¿La más fuerte? ¿De todas las que poseía? Pero… quiero decir…
“Ni siquiera gané…”
“Dije que es para marcar tu independencia. Vamos, sácala.” La empujó en mis manos,
cinturón y todo.
Envolví el cinturón alrededor de mí, y con cierto grado de temor, saqué la espada de
una sola mano de su vaina. Era de un negro mate y de doble filo. El peso se distribu
hacia el extremo de la hoja, que era un poco más gruesa y más ancha que el resto de la
misma. Pensé que probablemente cortaría bien. Los elementos decorativos de la
espada le daban una especie de impresión imponente, y el patrón carmesí que corría
por la hoja tenía una belleza seductora.
“Su nombre es Overeater. Es una de las mejores espadas demoníacas. Cortará todo de
un tajo al blandirla, incluso los ecos de los dioses, siempre y cuando puedas acertar el
golpe. Las Palabras inscritas en ella son muy difíciles de descifrar, pero puedo
resumir el efecto en una sola frase”, Blood habló, de manera natural. “Mientras cortes
seres vivos con esta espada, recuperarás tu fuerza vital. Cuantos más cortes, más te
recuperas.”
¿Eh? “Espera, ¿qué? ¿Escuché mal?”
“Lo diré de nuevo. Al cortar seres vivos con esta espada, recuperarás tu fuerza vital.
Cuantos más cortes, más te recuperas. No escuchaste mal. Si estás en una pelea
cuerpo a cuerpo, puedes dejar tu mente vagar y blandir esta cosa sin rumbo. Seguirás
siendo el último hombre en pie.”
Al darme cuenta de las implicaciones de esto, quedélido.
“Eres inteligente. Estoy seguro de que ya lo entiendes, pero… No quiero saques esto a
menos que tengas que hacerlo. No te apoyes en ella”, continuó Blood con el mismo
tono desapasionado.
“Te hará sentir fuerte, pero este no es el tipo de espada que está destinada a fortalecer
el espíritu del portador. Si te apoyas en ella, tarde o temprano vas a ser dependiente de
ella. Descuidarás tus habilidades con la espada, y te convertirás en una sombra de lo
que eres ahora. Se te subirá a la cabeza, y tarde o temprano pelearás contra alguien
que es simplemente mejor, o alguien te envenenará, o serás rodeado por arqueros a
distancia, y volverás a dar vueltas en los engranajes eternos de un ‘destino redondo’.
Eso es lo que hace que esta sea una verdadera espada demoníaca.
En cuanto a mí, soy un no-muerto. No tengo fuerza vital en primer lugar, así que esta
cosa no me hace nada. Es solo peso muerto. Así que te la doy. A pesar de todas las
cosas que he dicho, estoy seguro de que estarás bien con ella. Puedes decir para qué
es útil.”
Mary asintió con la cabeza en acuerdo. Ambos tenían fe en mí y creyeron que yo
podría manejar esta cosa aterradora. Mis viejos recuerdos pasaron por mi mente, y mi
corazón dolió un poco. ¿Era realmente una persona tan grande como creían que era?
“Ahora, entonces. Cuando un guerrero entrega su espada demoníaca, la costumbre
dicta que cuente su historia. Y no voy a ser el tipo que rompe una antigua tradición.
¡Así que hablemos de esta espada!” La voz de Blood se aclaró, como para borrar la
sombría atmósfera que había arrojado sobre nosotros. “Y, por supuesto, la historia que
la rodea. Nuestra historia. Tu historia. La historia que has estado deseando oír.”
No podía creer que finalmente iba a averiguarlo. Había estado en mi mente durante
tanto tiempo.
“Blood…” dije, sin palabras.
Blood miró a Mary. Ella asintió, sonriendo. “Eres tu propio hombre ahora, Will”, dijo
ella.
“Te prometí que te lo contaría cuando te hicieras más grande”, continuó Blood. “Y
eres más que suficientemente grande ahora, en cuerpo y corazón. Me tomará un
tiempo, pero te lo contaré todo. Esta es la historia del rey entre los reyes de los
demonios que trataron de conquistar este continente: el Gran Rey de los Eternos. Es la
historia de la muerte de muchos héroes. Es la historia de nuestra derrota. Es la historia
de cómo morimos—”
Una ráfaga de viento frío y helado nos invadió a través del cementerio en la base de la
colina.
“—y es la razón por la que creciste aquí.”
Aunque existían numerosos títulos para referirse a ese rey de demonios, no había
nadie que supiera su verdadero nombre. Se le llamó el Demonio de la Espada
Inmortal, el Rey entre Reyes. El Mal Purísimo, la Oscuridad Inagotable, el Jinete de
las Tormentas de Guerra, el Carcajeante…
El Gran Rey de los Eternos.
Hace doscientos años, el continente de Southmark, que había disfrutado de una larga
paz, fue invadido por un rey demonio que fue por ese título y que comandó un ejército
de innumerables demonios.
“Fue un pandemonio mundial provocado por los reyes demonios del Abismo”, dijo
Mary. “Habían diseñado este plan, y habían estado esperando el momento, esperando
su oportunidad.”
“Demonios de alto rango que realmente no quieres ver a menudo. Reyes, Generales,
todos esos tipos—todos salieron arrastrándose de la nada.”
Los reyes demonios habían conspirado juntos para lanzar un infierno de disturbios.
Para dar una idea del sentido de la escala, el vraskus, que yo había derrotado antes,
fue clasificado como un Comandante. El General era el siguiente rango, y el Rey era
el rango por encima de eso.
Basado en mi experiencia con el vraskus, pensé que podría manejar a un General
rodeado de soldados, si estuviera preparado para aceptar un riesgo significativo.
Contra un Rey, sin embargo, probablemente no tenía ninguna posibilidad, no sin
hacer algunas suposiciones completamente poco realistas como pelear uno a uno.
Si esos tipos de demonios habían salieran como un ejército de hormigas, bueno, no
era difícil comprender lo terrible que sería. La sociedad no estaba enteramente
compuesta de gente como yo que había sido entrenada en combate. Y enviar un grupo
de soldados tomaba tiempo y energía, aunque tuvieras esa experiencia.
“Además de eso”, continuó Blood, “esos Generales y Reyes que aparecieron en
nuestro mundo realizaron una serie de grandes rituales a su dios, el dios de las
dimensiones. Ofrecieron a ese dios enormes cantidades de carne y sangre.
Probablemente aprendiste geografía de Gus, pero, eh… mi consejo es que no vayas a
pensar que sigue siendo lo mismo hoy. No me sorprendería si hubiera grandes
agujeros en la tierra y ahora es mar, o si el mar se secó y ahora es tierra.”
“Como si ellos estuvieran esperando que todo esto comenzara”, dijo Mary, “los
bditos del dios de la tiranía, Illtreat, y el dios de la no-muerte, Stagnate, también se
hicieron activos en todo el mundo. Los dioses buenos gastaron mucha energía para
oponerse a ellos. Hubo muchas batallas de este tipo, que asoló ferozmente lo
suficiente para cambiar el mapa para siempre. La información se volvió bastante
confusa y caótica. Las diferentes regiones perdieron completamente el contacto.”
Me pareció un poco difícil imaginar el caos en esa escala. De todos modos,
sicamente, el mundo se convirtió en un lío confuso.
“Así que… gracias a eso, no tenemos ni idea de cómo eran los otros continentes en
ese entonces”, dijo Blood. “Lo único que sabemos es sobre el Gran Rey, quien fue el
principal en volverse un berserker en Southmark.”
“Tenía algunos apodos bastante preocupantes”, dije.
“Sí. No me hagas hablar. Ese tipo estaba tan jodido en la cabeza, quiero añadir
muchos más. No parecía gran cosa—solo un mocoso con una mirada cruel. Pero…”
¿Pero?
“Primero, cuando su sangre era derramada, esta se convertiría en demonios Soldado.
Cuando su carne era cortada, esta se convertiría en demonios Comandantes. Podía
seguir haciéndolos para siempre.”
“De nuevo, ¿mis oídos están escuchando mal?”
“Podría volver a decirlo todo si quieres.”
“Hax…”
“¿Hax?”
“Quiero decir… ¡es un tramposo!” ¿Podía seguir multiplicando sus fuerzas
infinitamente? ¿Qué clase de mal chiste era ese?
“Nada más que espadas podían hacerle daño. Explotarlo con magia o dispararle con
flechas, él no tomaría tanto como un rasguño. Y no solo eso”, suspiró Blood, “sino
que su espada favorita era Overeater.”
Parpadeé.
“Lo entiendes. Estaba loco. Estaba carcajeando constantemente mientras cortaba a sus
enemigos y se cortaba a sí mismo, multiplicando su ejército.”
“Estoy sin palabras.” Qué maldito tramposo.
Mary asumió el control. “La razón por la que llegó a ser llamado el Gran Rey, que
significa el Rey entre Reyes, fue debido a su desempeño en la batalla, que fue
destacado incluso entre los reyes demonios clasificados. Estaba muy por encima y
más allá de la norma.”
Su voz se redujo a un murmullo. “Muchas ciudades fueron consumidas por las hordas
de demonios. Esta fue una de ellas. Era un importante centro de transporte lacustre,
pero incluso con la determinación combinada de los seres humanos y los enanos para
protegerla, fue apenas unos días antes de que cayera.”
Ella miró la ciudad en ruinas con ojos distantes. “Y fue en esta ciudad donde el Gran
Rey permaneció, produciendo demonios. Tomaron el control de todo el transporte
acuático cercano. Los buques llenos de Soldados y Comandantes demonios usaron las
rutas acuáticas para invadir asentamientos en varios lugares. Era día tras día, noche
tras noche de derramamiento de sangre e incendios. Debido a que había tantos
refugiados, las ciudades que todavía estaban seguras tenían que lidiar con luchas
internas. A veces no podían tomarlas todas, y tenían que apartar a la gente. Hubo
disturbios. Los manifestantes fueron asesinados en masa… “
Me sentí enfermo solo escuchándolo.
“Nadie podía matarlo. El colapso de Southmark se creyó inevitable. Y no solo eso,
sino que el alcance del Gran Rey se extendería fácilmente a través del mar estrecho e
intermedio que separa a Southmark del continente de Grassland al norte. Todo el
mundo casi lo aceptaba”, sonrió Mary, “cuando Gusel Sabio Errante Augustus
declaró que ahora era el momento de atacar y propuso su plan para destruir al Gran
Rey.”
Mis ojos se abrieron de par en par. “¿Ahora era el momento? Espera un segundo. El
Gran Rey está rodeado por una horda infinita, no puede ser asesinado por flechas o
magia, y lo único que funciona en él, la espada, hace que demonios nazcan de su
carne y sangre derramada. Y tiene una espada demoníaca que lo cura cuando
contraataque de nuevo.”
“Sí.”
“Destruirlo… ¿Cómo? En primer lugar, quién podría incluso ser capaz de matar
hm.” Me detuve a mitad de la frase. Una bombilla parpadeaba dentro de mi cabeza.
Sentí que casi tenía algo.
Lo pensé. Un ejército de demonios. Las flechas y la magia no funcionan, solo las
espadas. La sangre y la carne se convierten en demonios. Una espada demoníaca. La
ciudad. La ciudad subterránea. Las técnicas de batalla de Blood. La bendición de
Mary. La estrategia de Gus…
“Ajá.” Una idea atravesó mi cerebro como una corriente eléctrica. “Lo entiendo.”
. Sí, esto era todo. Había una posibilidad de esta manera. Podría ser destruido, si lo
hacían correctamente.
“¿Cómo que lo entiendes?”
“¿De verdad lo has descubierto?”
“Sí. Probablemente.” Toqué la Overeater con mi mano, que estaba colgando del
cinturón de espada alrededor de mi cintura. En teoría, esto debería funcionar. Debería
ser posible matarlo de esta manera. “Gus probablemente planeó que un equipo de élite
se infiltrara en la ciudad a través del subterráneo.”
Esta ciudad tenía un complejo barrio subterráneo lleno de enanos.
Había probablemente pasajes secretos allí, también, aunque me faltó el talento para
encontrar alguno. Si podían entrar a través de uno de ellos, era posible que pudieran
deslizarse por las fuerzas demoníacas y atacar directamente en el centro.
“Y él probablemente usaría alguna magia para localizar la ubicación del Gran Rey de
antemano. Eso probablemente sería muy fácil para Gus.” Tuve la sensación de que
Mary y Blood estaban sorprendidos. Parecía que tenía razón hasta ahora. “Y
entonces—”
Con mi mentón en la mano, repasé la idea que me había pasado por la mente una vez
s. La pregunta era cómo matarlo. Las flechas se desvían de él, la magia no podía
rascarle. Podía ser cortado con una espada, pero los demonios bien saldrían de él
infinitamente, y si tomabas un solo golpe de su espada demoníaca, todas las heridas
infligidas a él serían curadas. Probablemente solo había una manera de hacer algo al
respecto.
“Robar su espada demoníaca durante la pelea.”
Me habían dicho que Overeater recuperaba tu propia fuerza vital cuando cortabas a tu
oponente. A juzgar por el nombre, probablemente absorbía la fuerza vital de ellos o
algo así. El punto es, todo el problema comenzó porque el oponente tenía esa espada.
El enemigo solo podía ser dañado por cortes, y esa espada le permitió seguir atacando
mientras sanaba sus heridas y generar un flujo interminable de pequeños chicos. No
había manera de ganar. Pero la espada demoníaca, que era una de las premisas de esta
situación “invencible”, era simplemente un objeto como cualquier otro, y podía ser
entregado o robado. No era una de las habilidades inherentes al Gran Rey. No era algo
con lo que había nacido.
“Una vez que robaran su espada demoníaca, las propias peculiaridades del Gran Rey
serían su destrucción.” Cuanto más lo cortas, más pequeños saldrán listos para
sanarte. ¿Y Blood no me había dicho que en una pelea cuerpo a cuerpo, podrías
simplemente blandir esta espada sin cerebro y ser el último hombre en pie?
Podrías seguir atacando al Gran Rey, usando a los débiles que fluyen de él como una
fuente de sanación. El Gran Rey, por otra parte, no podría recuperarse más, habiendo
perdido la espada demoníaca, que era su elemento curativo.
“Si se trataba de una competencia de resistencia, el Gran Rey debería ser el primero
en rendirse…” murmuré pensamientos incesantemente. “En cuanto a cómo robarla…
Primero, Gus eliminaría a los chicos a su alrededor con un hechizo mágico a gran
escala. El Gran Rey no puede ser herido por la magia, por lo que es perfecto para
nosotros.”
Solo tendríamos que ponerlo en una batalla uno a uno, incluso temporalmente.
“Entonces, Blood, irías al ataque. Mary te sanaría tanto a ti como al Gran Rey con la
bendición. Eso impediría que aparecieran más demonios.” Si su carne y su sangre se
convertían en demonios, entonces sanar las heridas en sí debería detener eso. El
objetivo de esta primera fase no sería herirlo, sino robar su arma.
“Probablemente necesitaríamos ayuda para detener a los demonios que venían desde
fuera. Unas pocas docenas… En realidad, ¿tal vez un centenar o algo así?” Estas
personas, también, probablemente serían los mejores talentos de la élite, pero los
meros que imaginaba rodeándolos no podían ser subestimados. Es probable que
nuestras fuerzas se reduzcan gradualmente.
“Entonces tú, Blood, usarías el truco de las costillas, o lidiarías con él, o cortarías sus
dedos o sus manos, básicamente todo lo que tenías que hacer para conseguir la espada
demoníaca. Esta parte definitivamente funcionó.”
“Oye, espera”, dijo Blood. “¿Cómo puedes estar tan seguro?”
“El hecho de que tengas la espada demoníaca en primer lugar demuestra que lograste
robársela, ¿verdad?” Un silencio de Blood. Pensé que tenía razón. “Y eso sería jaque
mate.”
Las habilidades del Gran Rey eran tan injustas que estabasicamente haciendo
trampa, pero teóricamente, él podía ser asesinado de esta manera. No había manera de
que Gus hubiera pasado por alto una oportunidad como esa. Habría reunido a un
equipo de élites de alguna manera, y salió adelante.
“El Gran Rey… murió, supongo. Pero aún habrían quedado hordas de demonios.
Suficiente para aplastar a nuestro pequeño escuadrón…” Y todos murieron.
sicamente, una derrota mutua. ¡Qué triste conclusión! Pero aún así, el continente se
salvó
“No, Will”, interrumpió Blood.
¿Qué?
“Eres realmente un genio. Estoy más seguro ahora que nunca. Pero tu conclusión”,
dijo Blood amargamente, “es incorrecta.” Blood parecía disgustado consigo mismo.
“Nosotros… yo… no pude matar al Gran Rey.” Sus palabras estaban llenas de
profunda desesperación y resignación.
“¿No… pudiste matarlo?”
La cabeza de Blood estaba abatida, mirando hacia el suelo. Mary asintió en respuesta
a mi pregunta.
“Will, imaginas las cosas correctamente. Todas tus conjeturas han sido
asombrosamente precisas al describir exactamente la estrategia que Gus decidió. Tal
como lo imaginabas, Gus recuperó la posibilidad de matar al Gran Rey, haciendo uso
de todos los factores que le resultaban visibles. Y de hecho, su plan fue exitoso”, dijo
Mary con calma.
“Pero…” Su voz sonaba distante, como si ella estuviera mirando algo insustancial
lejos. “Pero el Gran Rey tenía más para dar más allá de los factores visibles para Gus.
Era un monstruo más allá de las expectativas de Gus.”
Ahora realmente no sabía que decir. Ni siquiera podía llamarlo un tramposo de nuevo.
¿Qué era ese tipo?
“El Gran Rey arrancó su aspecto infantil, y reveló su verdadera naturaleza, tomando
la forma de un espantoso y grotesco guerrero. Y, um… bueno…” Mary vaciló, como
si le fuera difícil decir el resto.
Blood terminó por ella. “Cuando el Gran Rey se puso serio, fue un mejor espadachín
que yo.” Miró a lo lejos. Me preguntaba si estaba recordando su pelea con el Gran
Rey.
Habló de nuevo. “Nada funcionó. Había peleado contra tipos grandes como ese un
montón de veces antes, pero esta fue la primera vez en mi vida que no pude hacer
nada.”
Estaba más allá de la imaginación. ¿Blood no era rival para él? ¿Qué nivel de
habilidad debe tener este tipo? ¿Qué necesita una persona para acumular, y cuánto,
para tener la esperanza de alcanzar tal altura vertiginosa?
“Mi espada demoníaca estaba cortando nada más que aire, y él me estaba cortando
aparte con alguna maldita espada demoníaca que sacó con la Palabra de Despacho.
Mientras tanto, más lejos, nuestros aliados que actuaban como nuestra pared de los
demonios estaban siendo aplastados.” Habló de ello con una sonrisa fingida, como si
fuera una pesadilla barata. “Puedo hacer excusas hasta que las vacas lleguen a casa,
¿sabes? Él era el jefe de los demonios. Rey entre Reyes. Las habilidades de su cuerpo
eran algo que jamás había visto. La espada demoníaca que robé era una espada de una
sola mano, manejada diferente a la gran espada que siempre usé. Ettera. ¿Pero sabes
qué? Yo tenía suficiente apoyo. Tenía la magia de Gus, la bendición de Mary. El Gran
Rey fue herido lo suficiente, también, de su forma de niño.”
Su oponente podía hacer excusas como podía. Las batallas eran a menudo así en el
mundo real, me dijo con tristeza. “Y él no era mucho mejor. Solo un poco.
Probablemente solo un paso más, eso es todo. Un paso más arriba, a una altura que no
pude alcanzar mientras estaba vivo.”
Probablemente cortó una terrible herida en el corazón de Blood. Nunca lo había
escuchado sonar deprimido antes. Normalmente era tan brillante.
“Todavía lo pienso. Lo que me faltaba, lo que pude haber hecho… “
Mary bajó los ojos en silencio. Parecía que nada de lo que ella dijera sería un
consuelo.
“Pero ahora es demasiado tarde. Lo sabes como yo. Esto es lo más lejos que mi
espada alcanzará alguna vez.”
Los no-muertos no progresan.
No importa cuánto pensara Blood, no importaba cuánto blandiera su espada, nunca
sería capaz de subir ese último paso, donde el Gran Rey estaba por encima de él.
Blood se quedó en silencio. Al cabo de un rato, Mary percibió que no quería hablar
s y continuó donde lo dejó. “Cuando parecía probable que íbamos a perder, Gus y
yo usamos todas las técnicas disponibles para colocar un sello en el Gran Rey. Era al
menos algo que podíamos hacer.”
Eso significaba que habían abandonado la posibilidad de que Blood ganara. Sabía
muy bien que los tres tenían una profunda confianza entre sí y que respetaban la
personalidad y las habilidades de cada uno. Este era el momento en que debían haber
confiado en el potencial de Blood para hacer lo que él era capaz de hacer. Para seguir
adelante con una acción que estaba tan bien como decirle, “¿Eres incapaz?” ¿Cómo
debe haberse sentido?
“Afortunadamente… tuvo éxito. Un milagro de Mater dividió la tierra, y con el Gran
Rey atado por las artes de Gus, fue tragado en un abismo gigante. Lo sellamos
profundamente bajo la tierra.”
Ese fue el fin del Gran Rey de los demonios, que había conquistado la mayoría de este
continente.
“Sabíamos que no era más que un juego de tiempo. Entre los demonios, había muchos
hechiceros competentes en el uso de las Palabras, y poderosos sacerdotes que servían
al dios de las dimensiones. La gente que teníamos a cargo de la pared exterior ya
había sido derrotada, y era solo una cuestión de tiempo antes de que los demonios se
acercaran a nosotros.”
Y una vez que los tres fueron derrotados, ¿qué?
“Entonces todos los demonios se reunirían, y tendrían todo el tiempo en el mundo
para romper el sello del Gran Rey. Nuestro desesperado intento de última hora no
lograría nada.” Su tono estaba lleno de desesperación y profundo arrepentimiento.
“Cuando llegó el momento, al final, no pudimos confiar en Blood.”
No importa cuán baja sea la probabilidad, deberían haber creído en la posibilidad de
que la espada de Blood encontraría su destino, hasta el último segundo posible. La
voz de Mary lo comunicaba claramente.
“Y entonces…”
Un viento helado se alzó. Habíamos estado hablando durante tanto tiempo que estaba
helado hasta los huesos.
“Y entonces, como si se burlaran de nosotros…”
Un escalofrío recorrió mi cuerpo.
“Un Eco del dios de la no-muerte, Stagnate, apareció ante nosotros.”
Un Eco. La encarnación de un dios…
“Los dioses malvados no son una entidad monolítica. Todos operan bajo diferentes
filosofías, y cooperarán si está en su interés hacerlo… y viceversa.”
“El Gran Rey probablemente no era tan grande para el dios de la no-muerte.” Blood
parecía listo para hablar de nuevo. “Ese tipo era demasiado fuerte. Eco divino o no, el
Gran Rey con la Overeater en su mano podría haberlo cortado y asesinado,
carcajeando mientras lo hacía.”
El Gran Rey conquistaría todo el continente de Southmark como súbdito de
Dyrhygma, y sus codiciosos dedos se extenderían al siguiente. Su ejército, que solo se
agrandaba con el paso del tiempo, probablemente lograría la conquista de un segundo
continente, y tal vez del mundo entero. Y el demonio, el monstruo capaz de esto, era
uno que incluso los dioses luchaban por una manera de matar.
“En todo caso, fue una buena noticia para el dios de la no-muerte que el Gran Rey
fuera sellado. Así que vino a nosotros con un trato.”
“¿Qué dijo él?”
“Dijo que éramos expertos, y nos pidió que nos convirtiéramos en no-muertos y nos
uniéramos a sus fuerzas. A cambio, acabaría con la horda de demonios por toda la
ciudad. Y entonces podríamos vigilar el sello como no-muertos durante el tiempo que
quisiéramos.”
“El dios de la no-muerte, Stagnate, fue una vez aliado con las fuerzas del bien. Se
apartó de ese camino cuando ya no podía ver las tragedias de la vida y la muerte. Su
deseo es crear un mundo eternamente estancado sin tragedia, convirtiendo almas
talentosas de todo tipo en inmortales. Nos eligió”, dijo Mary con voz positiva.
“Fuimos burlados, más bien”, Blood la corrigió, encogiéndose de hombros.
“Básicamente nos obligó. Él nos dijo que podíamos elegir, pero cómo diablos
teníamos una elección. Aceptamos su ‘oferta’.”
Mary me había dicho una vez que eran “traidores a las fuerzas del bien”, y que ella
había traicionado Mater la Madre Tierra, la misma diosa en quien ella tenía fe. Eso se
refería al contrato hecho en ese mismo momento.
“Y así nos convertimos en no-muertos. Había tenido mi carne cortada por el Gran
Rey, y me convertí en un esqueleto, nada más que huesos. Mary se convirtió en una
momia, probablemente porque ella fue asada por las llamas de Mater cuando se
convirtió en una no-muerta. Y Gus se convirtió en un fantasma. Supongo que ya no
tenía apego a su viejo cuerpo. Todos tenemos que mantener nuestra inteligencia de
cuando estábamos vivos. No-muertos de primera calidad, somos”, dijo Blood, sin
sonar lo menos feliz. “Luego limpió la ciudad. No había manera de que los demonios
inferiores pudieran resistirse a la autoridad de un dios. Sus cuerpos fueron
reformados, y todos se convirtieron en no-muertos. No de la manera que suele ir, eso
es seguro.”
Lo cual explicaba por qué los demonios no-muertos vagaban por esta ciudad incluso
ahora. Todo se estaba enlazando. Las razones detrás de todo lo que había visto hasta
ahora estaban llegando a ser claras por fin.
“Y en cuanto a nosotros, nos convertimos en los protectores del sello del Gran Rey,
con estos cuerpos inmortales.”
Me explicaron que, durante un tiempo, la ciudad fue visitada periódicamente por
subalternos del Gran Rey intentando romper el sello, pero los tres rechazaron a esos
demonios en cada caso. Los tres nunca se cansaron, nunca durmieron, y a menos que
fueran completamente destruidos, incluso sus heridas se curarían por sí solas. Ahora
que eran seres inmortales perfectos, que ni siquiera tenían que temer a la luz del sol,
nadie era rival para ellos.
“Y eso comenzó nuestros próximos doscientos años”, dijo Mary. “Nosotros
enterramos a nuestros aliados, que habían tomado al Gran Rey con nosotros. Gus
estableció una red de alerta mágica que cubre la ciudad. Y luego, simplemente nos
quedamos aquí, protegiendo continuamente el sello.”
“No era como si tuviéramos mucho más que hacer. Estábamos ligados a este lugar por
el contrato. Solo podíamos ir un poco lejos de la ciudad, y ni siquiera podíamos
comprobar lo que estaba pasando fuera usando magia. ¿Se destruyeron todos los
bitats humanos de Southmark? ¿Qué le pasó a Grassland al norte? Estábamos
atrapados aquí sin saber absolutamente nada. Algunas veces, incluso nos dijimos que
la humanidad podría haberse extinguido. Y luego un día… “
“¿Un día…?”
“Viniste, Will. O, propiamente hablando, un grupo de demonios vino y te trajo con
ellos.”
Oh, así que eso fue.
“Lo entiendo ahora.” Toda la información se conectó en mi cabeza. “Así que, yo era
un sacrificio humano, destinado a romper el sello del Gran Rey.”
Por eso un bebé estaba aquí, en estas lejanas ruinas, a kilómetros de la civilización
humana.
Me reí alegremente. “¡No es de extrañar que no me lo dijeran! Debe haber sido
demasiado difícil decirme que originalmente estaba destinado a ser un sacrificio para
un demonio cuando yo era solo un niño.”
La atmósfera alrededor de Blood y Mary se suavizó cuando vieron cómo lo estaba
tomando. “Sí. Blood puede ser insensible, pero incluso él sabía contenerse en este
tema”.
“Oh, insensible, ¿verdad?” Estaban de vuelta a su ser normal.
“Después de que enviáramos a los demonios, tuvimos un pequeño debate con Gus
sobre qué hacer contigo, Will. Al final, decidimos cuidarte y criarte.”
Tal vez la razón por la que Gus me trató bruscamente fue por la discusión que habían
tenido entonces.
“Y el hecho de que los demonios pudieron traerte aquí significa…”
“Que en algún lugar, en algún lugar muy cerca, debe haber un lugar donde los
humanos estén viviendo.”
Los bebés eran débiles y frágiles. Aunque los demonios pudieran usar la magia,
todavía había un límite en cuanto a cuán lejos podan haberme transportado.
“No sabemos cómo son las cosas allá afuera. La situación podría ser bastante
sombría…”
“Pero pensamos, bien, así que solo te daremos la fuerza que necesitas para superar
una situación como esa. Creo que lo hicimos muy bien.”
Y eso me llevó hasta el momento presente. Finalmente entendímo había llegado a
donde estaba. Los misterios fueron resueltos, y el pasado y el presente estaban
conectados con un solo hilo recto.
A partir de aquí, me iba a dirigir a tierras pobladas que probablemente habían sufrido
y sobrevivido a una época de trastornos tempestuosos. Utilizaría la fuerza que los tres
me habían encomendado para embarcarme en mi nueva vida. Y un día, deci,
volvería a esta ciudad. Traería a mi nueva familia y amigos conmigo, y presentarles a
Mary, Blood y Gus.
Tal vez podríamos reconstruir esta ciudad de nuevo. Un día…
“Olvídate de nosotros y diviértete viviendo con los vivos, ¿está bien, amiguito?”
“Will, sé feliz y no olvides orar y ser bueno”.
¿Eh?
“No podría haber deseado un mejor discípulo. Incluso en el examen de hoy… Quiero
decir, en cuanto al contenido, me superaste. Eres un niño prodigio y un sabelotodo, y
te quiero, hijo mío. Sigue haciéndote fuerte.” Blood sacudió mi cabello fuertemente.
“Estaba feliz de que pudiéramos ser una verdadera familia, aunque solo fuera por un
corto tiempo. Will, mi querido niño. Nunca olvides que tu madre te ama.” Mary me
abrazó suavemente.
“¿Eh? Esperen…” Esperen. ¿Por qué? Ustedes—
“Están… hablando como si nunca nos volveremos a ver…”
Justo en ese momento, el cielo fue cubierto repentinamente por nubes gruesas y
oscuras. La forma en que se movían era diferente a cualquier nube que hubiera visto.
El viento comenzó a crecer estrepitosamente encima de la colina.
Una risa resonó en el aire. Era una risa inquietante, oscurecida por el ruido, resonaba
y se superponía muchas veces. Algo negruzco, como la oscuridad pura, eructó de la
nada. Ese inquietante humo negro, como podrías esperar salir a chorros de un volcán,
comenzó a unirse en una forma humana.
Era la forma de un hombre joven. Era esbelto, sus proporciones eran perfectamente
naturales. Su piel era pálida como podría ser, como si no hubiera sangre en ella, y sus
ojos eran oscuros y sin vida.
“¿Satisfechos con sus despedidas, héroes?”
La mera vista de él, el mero sonido de su voz, me hizo congelar como si algo
estuviera sosteniendo mi alma en un puño de hierro.
“Sí.”
“Por favor, adelante. Estamos listos.” Blood y Mary dejaron caer sus miradas,
ninguno de ellos parecía ofrecer resistencia alguna.
Sentí como si todo mi cuerpo se hubiera convertido en hielo. No pude hacer nada. Mi
alma comprendió que el ser delante de mí era un ser de poder absoluto que los seres
humanos eran incapaces de resistir.
“Por fin, ustedes dos han perdido su apego.”
No tenía ni idea de lo que estaba pasando. Pero tuve que moverme.
“De acuerdo con nuestro contrato…”
Tuve que moverme.
“Por la presente declaro…”
Blood y Mary… Tenía que…
“…sus almas…”
¿Por qué no podía moverme? ¡Muévete, muévete! ¡Muévete! Por favor… mu—
“…como mías.”
Mi cerebro se congeló. Miré con horror.
“¡Vastare!”
Hubo un retumbo profundo. Una onda de choque dirigida al hombre pálido envió
tierra y arena volando.
“Hmph.”
Toda esa zona de la colina fue devastada. Llovió brevemente suciedad y arena.
Pero no le había pegado. El hombre había cambiado espontáneamente de localización,
y ahora estaba a diez metros de su lugar anterior, ese gruñido solitario, despectivo, su
único comentario.
No había sido yo. No había logrado moverme. Todavía estaba allí congelado,
temblando.
“Will, toma a Blood y Mary y salgan de aquí.” La espalda espectral semitranslúcida
de una persona estaba delante de mí. Era una vista que había visto tantas veces antes.
Cascarrabias, avaro, ofensivo… Y casi me mató una vez, también.
“No te preocupes.” El mana se arremolinó en un espeso vórtice alrededor de él. Sus
manos estaban abiertas y extendidas, preparadas para conjurar magia pesada. Habló
con decisión. “Voy a acabar con él.”
Mi amado abuelo, Gusel sabio Augustus había llegado.
Un recuerdo nostálgico volvió a mí.
Era un débil recuerdo, de mi anterior vidainfancia, pensé. Estaba leyendo una
historia de niños en la biblioteca.
Yo aprendía rápido como un niño. L libros uno tras otro, incluso los de vocabulario
difícil, destinados a personas de secundaria. Mis padres debieron estar satisfechos con
esto, ya que a menudo me llevaban a la biblioteca.
La biblioteca era un lugar muy grande para mí como un niño, y cubierto de pared a
pared en libros dondequiera que mirase. Fue una experiencia vertiginosa. Busqué todo
tipo de libros de los estantes del rincón de lectura de los niños. Los devoré tan rápido
como pude poner mis manos sobre ellos.
Entre ellos estaba mi libro favorito. Era una antigua novela de fantasía. Tenía
hechiceros. En este punto, ya no podía recordar el nombre de ese libro. Pero el viejo
hechicero, con los brazos extendidoslo recordaba, y él era muy genial.
Ligatur, nodus, obligatio…” Una cantidad colosal de mana convergió y se lanzó a
alta velocidad. Las Palabras volaron hacia el hombre pálido como estrellas fugaces.
“¡Jajaja! ¿No eras un hombre sabio? Sabiendo todo, ¿aún te resistes?”
El hombre, emitiendo un aura profano y sobrenatural, se burló de Gus. Luego, en un
abrir y cerrar de ojos, se desmoronó en una neblina negra.
…conciliat, ¡sequitur!” Gus estaba alerta.
Mientras la espesa nube de niebla se dispersaba para evitar ser atada, dejando tras de
numerosos senderos de oscuridad, las Palabras se esparcieron en todas direcciones,
como si hubieran tirado de ellas por detrás. No parecía nada especial, pero Gus
acababa de realizar una técnica de alto nivel, añadiendo con fluidez las Palabras
apropiadas para reaccionar a los cambios repentinos del oponente. Esto era muy
difícil de hacer en medio de una batalla sin tropezar.
Incluso en el lenguaje ordinario, la impresión de una frase podría cambiarse
completamente a veces añadiendo una o dos palabras al final. Como un poema
elaborado con habilidad técnica, o una novela adornada con presagios y giros
argumentales, las Palabras, cuando se encadenan juntas, a veces cambiaban como una
flor floreciente.
El hombre, que había recuperado otra vez su forma de la niebla negra, ahora estaba
rodeado de capa tras capa de jaulas y cadenas hechas de mana fluctuante. Era una
formación mágica fuerte y multicapa de unión y sellado.
“Hmm…”
Parecía que el ahora restringido hombre de la niebla no sentía nada en particular por
estar atado. Sin la menor pérdida de compostura, miró las masas en forma de jaulas de
mana que lo rodeaban y conjuró una Palabra de manera cansada.
Vastare.”
La Palabra de Destrucción creó un vórtice de violenta devastación aún mayor que la
que Gus había conjurado. Parecía seguro que destrozaría las jaulas en pedazos, pero
para ese momento, Gus había terminado de inscribir sus Signos.
La Palabra de Custodia en su derecha obstruyó el rtice. La Palabra de Supresión en
su izquierda lo borró. Y en ese momento, la cadena de Palabras que había desplegado
estaban inscribiendo otra Palabra. El poder de retención de las jaulas se fortaleció
n más.
“¡…!”
Cuádruple conjuración.
Yo estaba de pie junto a Blood y Mary, todavía congelado, con los ojos desorbitados.
Los dos se derrumbaron en el suelo, casi completamente drenados de fuerza.
Gus extendió sus manos abiertas de una manera que yo podría haber llamado
elegante, y miró fijamente al hombre pálido, con determinación. “Pallida mors aequo
pulsat pede…
Al reconocer la larga Palabra que se estaba recitando, la cara del hombre se retorció
por primera vez.
“¡Tú te atreves…!”
El hombre pronunció Palabras en rápida sucesión. El aire se estremeció. El terreno
circundante se agrietó y creció hacia arriba. Un aluvión de magia fue lanzado contra
las restricciones, cada impacto chocando contra ellas con la fuerza de una bomba.
Pero las Palabras se mantuvieron firmes.
Este encantamiento
…¡pauperum tabernas regumque turres!
Este encantamiento, fortalecido por los Signos de ambos lados, era un hechizo ritual
destinado a ser conjurado por un equipo de varias personas trabajando en tándem. Era
una de las magias definitivas, que era prácticamente imposible de realizar por cuenta
propia.
¡Damnatio memoriae!
Era un pulso incoloro e invisible de destrucción. Mientras viajaba, destrozaba en
pedazos las conexiones entre todas las Palabras de Creacn, dividiéndolas aparte. La
materia, los fenómenos, las almaslos volvía inútiles, y los devolvía al mana. La
magia destructiva definitiva, la Palabra de Obliteración de la Entidad, atravesó una
gran parte de la colina.
Un espacio en blanco visible fue dejado donde esa parte de la colina una vez estuvo,
como si una criatura gigantesca hubiera tomado un bocado completo de ella. Vientos
fuertes soplaron alrededor de la colina, como para llenar el vacío que de pronto se
había formado.
Nadie habló. Incluso después de conectarse perfectamente con la Palabra de
Obliteración de la Entidad, Gus no había bajado la guardia. Él permaneció alerta a su
entorno, y llevó a cabo una serie de comprobaciones con un número de Palabras.
Al cabo de un ratoquizás al final se había convencido de la obliteración de su
oponente—Gus relajó su postura. “¿Blood, Mary, sus almas no han sido tomadas,
espero?”
“Sí… Todavía aquí.”
“E-Estamos bien, de alguna manera.”
Gus soltó un suspiro. “Entonces hagan algo por Will, ¿podrían? No puedo tocarlo.”
Gus me miró. Nunca lo había visto mirarme tan amablemente.
“Siento que hayas tenido que pasar por eso”, dijo suavemente. “Debes haber estado
aterrorizado.”
No me había dado cuenta hasta que dijo eso que mi cuerpo todavía estaba tieso de
tensión. Mary suavemente tomó mi mano. Blood me frotó la espalda torpemente.
Un pequeño sonido escapó de mi garganta. De repente me di cuenta de que apenas
había estado respirando, e incluso ahora, mi respiración se mantuvo en suspenso.
Jadeé, y dejé que mis pulmones tuvieran el oxígeno que exigían, mis respiraciones
pidas y profundas.
Un sudor frío empezó a cubrir todo mi cuerpo. Luego vino un temblor violento. Mis
ojos se llenaron de lágrimas. Estaba tan asustado. ¡Tan asustado! ¡Tan, tan asustado!
Nunca había conocido algo tan aterrador.
Había sentido como si me hubiera hecho razonablemente fuerte. Incluso si no era tan
buen luchador como Blood, tan buen hechicero como Gus, tan fuerte en espíritu como
Mary, todavía me sentía orgulloso de mí mismo por trabajar duro y por los resultados
que había logrado. Pero cuando ese hombre de niebla negra se paró delante de mí, ni
siquiera podía moverme. Me convencí de que no había manera de que pudiera
vencerlo.
“Así que tenías razón todo el tiempo”, dijo Blood a Gus. “Siento haberte ignorado
cuando lo mencionaste.”
“Esperaba que pudiéramos durar hasta que Will partiera”, dijo Mary en un murmullo
arrepentido.
“Fue lo que decidieron”, se encogió Gus. “No soy tan irrazonable que criticaré la
mentalidad detrás de sus decisiones.” Era una voz suave y considerada.
“Además de eso”, continuó, “salió sorprendentemente bien, después de todo, ¿no?”
“Sí”, dijo Blood. “Tengo que decir que estuviste genial.”
“Muchas gracias”, dijo Mary. “Honestamente. Haces tanto…”
“No más que tú.” Gus intercambió sonrisas agradables con los dos.
Se sentía como si algún tipo de grieta se había cerrado entre ellos.
Entonces, Gus se volvió hacia mí. “Will. Oh, Will. En qué lío te encontraste. Sin
embargo, no te preocupes”, se rió. Su expresión era brillante, como si hubiera sido
liberado de una preocupación que le había acosado durante años. “Así. Yo diría que te
debemos una explicación. No es que requiera mucho de uno.”
“Sí. Ahora que esto ha sucedido, supongo que no podemos mantenerlo enterrado por
más tiempo.”
“Creo que sería mejor decirle. Ah… ¿Vamos a entrar primero? Will debe estar frío.
Haré un té de hierbas.”
“Suena bien”, dijo Blood con una carcajada. Se dirigió al templo por delante del resto
de nosotros.
Gus sacudió la cabeza y se volvió hacia mí mientras lo seguíamos. “Muy bien. Vamos
a tener una charla alrededor de la chimenea. Es hora de que dejemos de preocuparnos
y relajarnos.”
Después de ver a Gus con una sonrisa tan poco característica en su cara, empecé a
sentirme feliz también. El nudo de tensión se desató al fin. Pensé en sentarme frente a
la cálida chimenea, con una taza de té de hierbas calentando mis manos,
escuchándoles hablar. Sí, eso sonaba bien. Pasar tiempo con toda mi familia a mi
alrededor era algo que había disfrutado toda mi vida.
“De alguna manera, todo funcionó”, dijo Gus. Me volví para sonreírle de nuevo.
“De… trás…”
La sonrisa se congeló en mi rostro. Un brazo de niebla negra salía del pecho de Gus.
Un gemido de dolor apenas esca de su garganta. Y antes de que pudiera hacer
algo… El cuerpo de Gus se partió sin esfuerzo en dos, en las mitades superior e
inferior.
“Abue—”
“¡Blood!” A diferencia de mí, estando de pie allí sin expresión, Blood y Mary
actuaron inmediatamente. Tan rápido como Mary pudo hablar, Blood estaba frente a
ella como su guardia, y Mary se planteó a invocar la bendición.
“Ghahaha.”
En un instante, los dos fueron aplastados contra el suelo. Un largo gemido de dolor
vino de Blood. Podía oír los sonidos de todos sus huesos agrietándose y quebrándose
en pedazos. Estaba siendo comprimido por la niebla negra. Un fragmento de hueso
voló con un agudo chasquido y me golpeó en la mejilla.
De Mary vino el sonido de aire escapando. La niebla negra había arrancado su
tráquea, y sus dos brazos se rompieron como ramitas. No podía orar más a su diosa.
“Sorprendente. No esperaba que destruyeran mi astilla…”
La niebla negra volvió a tomar la forma de una persona.
Una voz oscurecida por el ruido. Un cuerpo esbelto, sus proporciones
antinaturalmente perfectas. Piel tan pálida como podría ser, como si no hubiera sangre
en ella. Ojos oscuros y sin vida.
“Si no hubiera dividido mi fuerza y me hubiera dividido en dos antes, eso me
habría causado una interferencia duradera.”
El hombre se volvió hacia la mitad superior de Gus, que seguía agarrando en una de
sus manos.
“Te alabo, Sabio Errante. De hecho, eres un Gran Hechicero excepcional.”
Su cuerpo separado por debajo del pecho, los ojos de Gus estaban clavados en el
hombre, y estaban rojos de ira.
El hombre se rió fríamente.
“¡Sta…g…nate!”
Sta…g…nate. Stagnate. El dios de la no-muerte. ¡Un Eco!
“Destruirte sería demasiado desperdicio. Esperaré hasta que pierdas tu apego.”
Habiendo dicho su parte, el Eco de Stagnate lanzó la mitad superior de Gus a un lado.
“En cuanto a ti…”
Su mirada se volvió hacia mí. Mi corazón saltó a mi garganta. Mis piernas empezaron
a temblar. Quería apartar la mirada, pero ni siquiera podía hacer eso.
Vi, claramente, que las comisuras de sus labios se levantaron lentamente. Caminó
hacia mí. No podía moverme.
Mary y Blood podrían haberlo notado acercándose hacia mí. Todavía medio
destruidos, trataron de agarrarse a sus pies, pero fueron presionados aún más
fuertemente. Una vez más, oí el sonido de huesos que se rompían a la vez,
demasiados para contar o incluso para distinguir.
Ahora estaba frente a mí. En ese instante, sentí mi propia muerte. Pero las palabras
que dijo después con una sonrisa en su rostro eran, sin lugar a dudas, palabras de
alabanza.
“Bien hecho. Ayudaste inmensamente. Tienes mi gratitud.”
“¿Por… qué?” De alguna manera logré encadenar algunas palabras junto con mis
temblorosos labios y enredada lengua.
“Estos héroes que ves ante ti…”
El dios de la no-muerte abrió los brazos mientras hablaba, como si estuviera
disfrutando esto mucho, mucho.
“Ellos se convirtieron en los más altos rangos entre los no-muertos al entrar en
un contrato conmigo, con la condición de que cuando su apego al Gran Rey se
perdiera, se encontrarían conmigo de nuevo, y se convertirían en mis siervos
plenamente.”
Este hombre, que emanaba un aura profana, estaba él… diciendo que
“Yo…”
“Sí.”
El hombre se echó a reír. ¿A mí?
“Gracias a ti, el apego del Sabio ha disminuido, y el Ogro de la Guerra y la Hija
Amada han perdido completamente su apego al Gran Rey.”
Las palabras no se registraron. No pude procesarlas. YoLa razón por la que
“Gracias a ti, estos grandes héroes serán finalmente míos.”
Él parecía emocionado.
“Gracias a la buena vida que llevaste como su hijo.”
Pero yo
Cuando renací, yo
Me dije a mí mismo
Iba a vivir… esta vez…
Vivir bien, esta vez…
“¡Jajaja! ¿Demasiado sorprendido para hablar? Comprensible.”
No podía pensar.
“Pero mi gratitud no era una mentira…”
Su voz entró a través de mis oídos.
“Y aunque sin experiencia, eres un aprendiz de tres grandes héroes…”
No podía entender.
“¿Qué dirías… de unirte a mis fuerzas y servirme?”
No podía comprender.
Permitiré que permanezcas en armonía con estos tres para siempre.”
“¡!”
“Jajaja. ¿Interesado? Supongo que sí… Pero forzar una respuesta inmediata
sería insípido.”
Una pausa.
“Te daré tiempo para considerarlo con tu preciosa familia.”
Él se rió.
“Apropiadamente, mañana es el solsticio de invierno. Cuando ese maldito sol
esté en su punto más débil…”
Su forma se desmoronó en una niebla negra.
“Después del atardecer, escucharé tu respuesta.”
Hubo una ráfaga de viento. Él desapareció.
Parado allí como un idiota, solo pude verlo irse.
Después de que el dios de la no-muerte partió, llevé a los tres, inconscientes y
maltratados, a una habitación dentro del templo.
Habían sido dañados hasta el punto de que apenas podían funcionar como no-muertos.
Ellos no habían sido completamente destruidos solo porque el dios de la no-muerte
tenía la intención de ganar el control sobre sus almas.
Los tres eran no-muertos de alto nivel. Podían recuperarse de heridas leves en seguida
en absoluto, pero esto era diferente. Habían sido heridos demasiado mal. Además de
eso, el que había infligido esas heridas era un Eco de Stagnate, que era la fuente de
sus poderes inmortales. No había manera de recuperarse de eso fácilmente.
Era imposible esperar que quedaran completamente curados para el momento que
llegara mañana. Sus heridas se estaban regenerando demasiado despacio.
Seguramente todavía estarían gravemente heridos.
Primero llevé a Mary, con los brazos rotos y la garganta arrancada, colocando su
cuerpo sobre mi hombro. Ella colgó allí, completamente flácida. Era delgada y
dolorosamente ligera.
El siguiente fue Gus. No podía tocarlo, por supuesto, ya que era un espectro. Usé un
mero de Palabras para transportarlo. Mi voz tembló varias veces.
Blood estaba completamente roto. Llevé los huesos uno a uno, pieza por pieza,
ordenando las partes mientras iba. Iba y venía entre el templo y la colina, una y otra
vez, apretando los dientes para contener las lágrimas.
Esto fue mi culpa. Había despojado a Blood y a Mary de su apego.
Ahora finalmente entendí lo que había detrás de las acciones de Gus, también. Por
qué había estado en contra de criarme, por qué había tratado de meter tanto
conocimiento en mí, por qué había intentado matarme y por qué me había dicho que
perdiera a propósito.
Ni Blood ni Mary podían abandonarme. No estaba en su naturaleza. Pero si me
criaban, podrían perder su apego. Así que Gus se opuso a muerte. Él no consiguió
salirse con la suya, sin embargo, y me criaron de todos modos. Y trabajé duro, debido
a los recuerdos de mi vida anterior, para ser un buen chico que aprendió pido. Blood
y Mary realmente se apegaron a mí.
La razón por la que Gus me obligó a estudiar tanto debe haber sido para tratar de
doblegarme. Pensó que el peso de todas las tareas ridículas que estaba acumulando en
sería demasiado para mí, y me impediría querer estudiar. Pero incluso entonces
seguí empujando, y él pudo decir que el apego de Blood y Mary hacia el Gran Rey se
estaba perdiendo, y su enfoque se estaba moviendo a mí en su lugar.
Así que solo decidió ir por ello y matarme. La razón por la que utilizó Create Golem y
Stone Blast en ese momento fue para hacer que pareciera un accidente. Después de
todo, ya había un montón de escombros caídos por ahí en la ciudad subterránea.
No pensé que él fuera horrible por elegir hacer eso. Tenía que sopesar dos cosas entre
: la posibilidad de que las almas de sus dos amigos fueran esclavas eternas de un
dios malvado y la vida de un niño que había sido recogido apenas diez años atrás. No
era una locura de él elegir la primera.
A pesar de todo eso, Gus probablemente todavía estaba en conflicto. Definitivamente
no quería matarme. No solo eso, sino por lo que yo sabía de Gus, definitivamente se
habría dado cuenta de la posibilidad de que Blood y Mary estuvieran tan devastados
por mi muerte que perderían su apego aún más pido. Al final, el problema estaba en
los corazones de los otros dos. El propio Gus habría sabido que no era el tipo de
problema en el que se podía elegir la respuesta correcta por lógica. Por eso me dio la
oportunidad de contraatacar. Estaba dejando el resultado en manos del destino.
¿Cuánto debe haber sufrido cuando me rehusé a pelear? ¿Cuánto debe haber
agonizado sobre esa decisión? ¿Qué sentía cuando decidió dejarme vivir?
Me dijo que perdiera a propósito por la misma razón. Era porque, si ganaba, Blood
sentiría que había logrado todo lo que se proponía hacer, y eso le haría perder su
apego.
Aunque Gus esperaba que luchara contra su petición, él no me dijo nada sobre la
razón de ello. Debía de estar muriendo por decirme lo que yo les estaba haciendo a
Blood y Mary, que estaba a punto de condenarlos a ambos. Pero no dijo nada.
Y cuando las cosas finalmente se volvieron fatales, Gus ya había resuelto luchar
contra el Eco de dios solo. Para protegernos, a, Blood, y Mary, él luchó contra ese
ser aterrador por su cuenta.
Tenía la sensación de que Blood y Mary haan hecho la paz con elloque perderían
su apego si me criaban, que podrían encontrar su final y dejar a Gus por su cuenta. Su
elección de criarme fue hecha en pleno conocimiento de todo eso.
Podrían haber elegido abandonarme. Incluso podrían haber elegido criarme de
cualquier otra manera, sin realmente preocuparse. Pero no, ellos abrazaron
completamente la idea de criarme. Ellos no huyeron de ella. Podía imaginar las
muchas discusiones que debieron tener con Gus. Blood, pareciendo incómodo, pero
negándose a ceder. Mary, pareciendo arrepentida y culpable mientras me defendía.
Había estado viviendo una vida despreocupada, ajena a todo. Solo sentado en mi
trasero, aprovechándome de la agonía interna de Gus y el autosacrificio de Blood y
Mary. Olfateé. ¿Qué había estado haciendo? Emocionándome tanto sobre cómo iba a
“vivir bien”… Ingenuamente creyendo en ellos completamente cuando dijeron que
iban a explicarme algún a. Creando esperanzas de ir al mundo exterior.
Las lágrimas llegaron a mis ojos como un vago recuerdo de mi vida anterior resurgió.
El sonido de un motor. Una carretilla siendo empujada, llevando un ataúd blanco. Un
sonido frío y mecánico acompañó el lento e inexorable cierre de la puerta del
incinerador.
La muerte de mis padres en mi vida pasada… Les cau problemas constantes.
Murieron antes de que yo pudiera devolverles algo.
Las lágrimas inundaron mis mejillas. Mis rodillas golpearon el frío suelo delante de
ellos mientras permanecían allí sin responder. Un ardiente sentimiento de frustración
desgarró mi corazón desde el interior. Me acurruqué en el suelo con dolor.
“Lo… siento.” ¿Esta vez? Esta vez, mi culo. “Lo siento. Lo siento…” Otra vez,
estaban muriendo por mi culpa. Todavía les causaba problemas y no les devolví nada,
tan inútil como lo he sido siempre. “Lo siento, lo siento… Perdónenme… Oh,
dioses…”
Ahora lo sabía. Realmente era escoria. Renacido o no, seguía siendo una escoria
irremediablemente incompetente.
Esta vez, mi culo. Eres exactamente igual ahora que antes, me dije. Incapaz de hacer
algo cuando realmente importa. Acurrucado en una habitación oscura, tu pecho
ardiendo con emoción que no sabes qué hacer. Repitiendo disculpas que no llegarán a
nadie. Has renacido, y sigues sin un maldito cambio.
“Oye…”
La voz me hizo despertar con una sacudida. Recordé que me acurrucaba, lloraba,
gemía, decía “lo siento” una y otra vez… y no mucho más allá de eso. Ni siquiera
estaba seguro de si me había desmayado o dormido.
“Wow, te ves como una mierda”, dijo Blood, que aún estaba roto por todas partes. Su
mandíbula traqueteó de risa.
“Oh… Dios mío, tienes razón.” La voz de Mary sonó ronca; su garganta todavía
estaba en su mayor parte destruida.
Gus, que solo tenía su mitad superior, se encogió de hombros.
“Eso no es bueno para ti, Will”, gruñó Mary. “Es la mitad del invierno. No debes
dormir en el suelo.”
“Sí”, dijo Gus. “Ve y hazte un té de hierbas o algo. Me atrevo a decir que no has
comido nada desde ayer.”
“Sí, no puedes ir haciendo eso. Come hasta saciarte. Todo lo demás puede esperar.”
Todo el mundo estaba actuando como lo normal. Fue tentador creer que todo había
sido un sueño.
Tocado por su calidez, las emociones ardientes dentro de mi pecho arañaron y
desgarraron para salir. Algo brotó dentro de mí. Me resultaba difícil respirar. Mi vista
estaba borrosa.
“Lo siento…” Cambié involuntariamente mi mirada al suelo. No pude mirarlos.
“Will. No”, dijo Blood con firmeza. “Esto es culpa nuestra, no tuya, por hacer algo
tan estúpido en primer lugar. Nos alcanzó. Eso es todo.”
“Hemos existido demasiado tiempo, desafiando el ciclo eterno. Tenemos que pagar el
precio.”
Todavía no pude mirarlos mientras hablaban.
“Así que, vamos a ver, Abuelo Gus”, dijo Blood. “Ignoraste completamente el
contrato, luego trataste de darle una paliza cuando él vino a cobrar. ¡Y entonces,
fallaste! Qué tipo. Nunca cambias.”
“Hmph. Un contrato en el cual eres forzado por alguien que se aprovecha de tus
debilidades no es nada parecido a un contrato. Merecía ser enviado de regreso en el
último segundo. Sin embargo, no esperaba que hubiera dividido su Eco en dos. Mi
intención era hacerlo volar tan a fondo que no podría mostrar su rostro en esta
dimensión durante otra década.”
La risa de Mary fue amortiguada. “Es horrible decirlo, pero debo admitir que tuve un
poco de placer al ver que su pálido rostro estaba siendo abrumado.” Los otros dos se
echaron a reír ante esta observación, que era inusualmente impetuosa para Mary.
“Sí”, dijo ella contemplativamente, “si pudiéramos hacer caer al dios de la no-muerte
con nosotros, no estaría demasiado descontenta con eso.”
“Sí. ¿Qué dicen ustedes, quieren confabularse contra él y enseñarle una lección?
Pensé que nunca iba a vencer a un dios, y tuve que firmar un contrato, así que como
que me resigné a ello. Pero lo hicimos volar en pedazos una vez. Quién sabe, podría
funcionar.”
“Mm, ese es el espíritu. No puedo decir si podría conjurarlo en este estado, pero, ¿y si
usara la Palabra de Obliteración de la Entidad sin ningún tipo de restricción,
limpiándolo a él y a nosotros de la faz de este mundo al mismo tiempo?
“¡Oye, eso suena increíble! Solo nos desintegramos y dejamos de existir, almas y
todo. ¡Eso es exactamente lo que estábamos buscando!”
“Gus, creo que es un plan maravilloso.” La atmósfera que les rodeaba era
refrescantemente positiva. Probablemente era así como se hablaban entre ellos
mientras estaban vivos. Pero era obvio que era solo fanfarronería vacía.
Gus había ganado una vez, apenas, a través de un ataque sorpresa y un aluvión de
sellos que su oponente no había previsto. Pero dudé que hubiera una segunda vez. Los
tres resultaron gravemente heridos.
“Así—Will”, dijo Blood, volviendo la discusión hacia mí. “Ahora eres un adulto.
Independiente. Sal ahí fuera ya y explora el mundo.”
“Siento que no podamos celebrar una fiesta o ceremonia de la mayoría de edad para
ti.”
“Si quieres un regalo, todo el conocimiento que te dimos durante todos estos años
tendrán que bastar.”
Mi corazón dolía.
“Vuélvete loco allá afuera, consigue algunos subordinados, y haz un montón de
travesuras.”
“¡B-Blood! ¡No le des malos consejos!”, dijo ella, poniendo énfasis en cada palabra.
Gus rió en voz alta. “Bueno, tienes que hacer la vista gorda ante estas cosas. Los
niños serán niños, y los hombres serán hombres.”
“¡Una vez que empiece a bajar una pendiente resbaladiza como esa, no será capaz de
dejar el hábito, sabes!”
Me dolía el corazón. Esa emoción ardiente estaba desgarrando furiosamente mi pecho
desde el interior.
“Meterse en un poco de problemas es parte del aprendizaje. ¿Verdad, anciano?”
“En efecto. No me preocuparía. El muchacho estará bien.”
“Sí, Will lo hará genial.”
“No estoy diciendo que no tenga fe en él…”
Mi corazón… dolía. Tan mal que no podía soportarlo más.
“Se equivocan…” No es así. No lo entienden. “¡No soy el tipo de persona que todos
esperan que yo sea!” Como si estuviera escupiendo sangre, forcé las palabras a salir
con una voz temblorosa.
Estimulado por Blood, desahogué todo lo que había mantenido reprimido dentro de
, convirtiéndome en un caos empapado de emociones negativas: remordimiento,
vergüenza, pena.
Les dije que tenía recuerdos de una vida anterior. Allí, yo haa sido una persona
insalvable, sin esperanza.
Que cuando había renacido, había decidido hacer las cosas bien esta vez. Que no
había sido capaz de darme cuenta de nada, y los había estado haciendo sufrir mientras
vivía cómodamente. Que al final, no les había devuelto nada.
Expresé con palabras todo lo que estaba en mi pecho, como un criminal confesando
sus crímenes. Ellos escucharon en silencio.
“Ni siquiera recuerdo si lloré cuando mi mamá y mi papá murieron, después de
causarles todos esos problemas…”
Así es. En aquel entonces, ¿qué estaba en mi mente? Alguien como yo que ni siquiera
podía sacar eso de la brumosa niebla era simplemente…
“Una escoria.” Una escoria, quien se emocionó con la idea de ser capaz de empezar
de nuevo en un nuevo entorno. “Solo soy una escoria irremediable.” El mundo
exterior era imposible para una persona como yo. ¿mo podía estar a la altura de sus
expectativas?
Mi cabeza giraba en círculos. Sufrimiento, dolor, tristeza, vergüenza. No podía
mirarlos a la cara.
“Will”, María llamó mi nombre.
midamente levanté la cabeza.
“Aprieta los dientes.”
Un choque de dolor corrió a través de mí. Me tomó unos momentos para darme
cuenta de lo que había sucedido. Mary me había abofeteado en la mejilla con toda su
fuerza. Su brazo, que acababa de empezar a recuperarse, se retorcía aún más
anormalmente que antes.
Grité con horror. “M-Mar—”
“¡Mírame!” Ignorando su brazo, Mary colocó una mano firmemente alrededor de mi
mejilla y giró mi cabeza para poder hacer contacto visual. Pero ella no tenía ojos allí,
solo cuencas vacías.
Mary había perdido sus ojos hace mucho tiempo, y siempre mantuvo la cabeza hacia
abajo. No era solo una expresión reservada y cortés. También era para que no me
asustara con sus cuencas oculares vacías.
“Will”, dijo bruscamente, “como tu madre, te prohíbo que te lastimes más. ¿Escoria?
No seas ridículo. Siempre has sido trabajador y dedicado. No importaba cuán
increíblemente difíciles eran las tareas que Gus te asignaba, sin importar cuántas
veces resultaras herido mientras entrenabas con Blood, siempre hacías todo lo posible,
incluso cuando te dejaron para que te las arreglaras por ti mismo en las montañas y en
la ciudad subterránea.”
Hablaba en voz baja, pero con vehemencia y autoridad. Ni una sola vez en mi vida
había visto a Mary hablar tan fuertemente.
“¡Echa un vistazo a lo que has logrado! ¿A quién le importa un bledo sobre tus viejos
recuerdos? ¡Entiendo que el dios de la no-muerte te estremeció, pero supéralo! ¡No
deberías dejar que esto te afecte así!”
De repente sentí como si hubiera recibido un duro golpe en la cabeza.
“¿No recuerdas si lloraste cuando tus antiguos padres murieron? ¡Por supuesto que sí!
¡Mira cuánto lo sientes solo por tener un recuerdo borroso! ¡Mira cuánto estás
llorando por nosotros ahora! ¿mo en el mundo una persona como tú no habría
llorado?”
Sentí que mi corazón era firmemente sacudido. Comencé a recuperar la sensación en
una parte de mí donde solo había estado entumecido antes. Pensé que había llorado
hasta secarme, pero las lágrimas comenzaron a surgir en mis ojos otra vez. Algo
lido empezaba a parpadear y brillar dentro de mi corazón congelado.
“¡Will! ¡William! ¡Deja de darle vueltas al asunto y compórtate! ¡¿Bien?! ¡Estoy
esperando!”
Empujado por su voz, sollocé una última vez, enderecé mi espalda, la miré
directamente y respondí, “De acuerdo”, con la voz más confiada que podía reunir. La
sensación de desesperanza que había estado picando en el interior de mi pecho había
desaparecido por completo. Me sentí mucho mejor.
Sobre el hombro de Mary, Blood y Gus se estaban riendo de la situación incómoda.
“¿Ves lo que consigues al ser un aguafiestas?” preguntó Blood, riéndose de manera
diabólica.
“De nuevo en forma, veo.”
Asentí con fuerza. No más dudas. La desconocida y cálida luz dentro de mi corazón
estaba creciendo rápidamente tan caliente como el magma. Mi cerebro empezó a
acelerar y reunir la lógica. Ahora estaba pensando muy claramente.
Estaba bien. Estaba bien ahora. Mary me había protegido. Así que el camino a seguir
era claro.
“Tengo una petición. Por favor… Déjenme protegerlos.”
Ahora, podía luchar. Estaba seguro de ello. Y nada se sentía tan bien como la
determinación.
Mientras el sol estaba arriba, tenía algo caliente para comer. El vapor todavía se
levantaba de él mientras comía. El calor se extendió por mi cuerpo y me dio energía y
coraje.
Me aseguré de que mi equipo estuviera en orden. Me había dicho que vendría por la
noche. Ajusté mi lanza, Luna Pálida, a una longitud de unos dos metros, y ajusté la
luz al alcance máximo y máximo brillo.
Pasé mi escudo sobre mi brazo izquierdo y lo sujeté a mi cinturón. Había afilado el
borde, con la consideración de potencialmente golpearlo con él.
Puse mi armadura de cuero sobre la parte superior de mi gruesa armadura y cubrí las
áreas vulnerables de mi cuerpo con metalun gorjal, un peto, guanteletes y grebas.
Deliberadamente no llevaba el casco, pensando que podría obstruir mi visión.
Iba en contra de un dios. Ninguna de estas armaduras superficiales haría algo aparte
de hacerme sentir mejor, de todos modos. En lugar del casco, al menos me até una
cinta para la cabeza, pensando que sin ella, podría entrar sudor en mis ojos o herir mi
frente por las secuelas de uno de sus ataques.
Y por último, revisé mi cinturón de espada, del cual colgaba la Overeater. Esta
espada, que funcionaba en Ecos, era la clave de todo.
Todo el apoyo que la magia y la bendición pudieran darme, ya lo había conjurado
sobre mí y mi equipo, con la cooperación de Mary y Gus. Gracias a ellos, mis
habilidades físicas y resistencia a la magia fueron un tercio más de lo normal.
Quedaba por ver si eso era “un mero tercio” o “un tercio entero”.
Me habían dicho muchas veces que no hiciera esto, o por lo menos que luchara junto
a ellos en lugar de por mi cuenta. Pero incluso si luchaban junto a mí, no sería capaz
de confiar en ellos en su estado actual. Estaba seguro de que luchar por mismo
sería menos estresante.
“Un jefe secreto antes de salir de la primera ciudad…” murmuré a mí mismo,
recordando los juegos de mi mundo anterior. “¿Quién demonios diseñó esto?”
Pero la realidad era así de vez en cuando. Siempre habrá ocasiones en las que correrás
directamente en ridículos oponentes antes de que estés preparado adecuadamente para
ellos.
Sería bueno si pudieras dar pasos graduales desde los débiles hasta los enemigos más
difíciles, pero la vida no siempre funciona de esa manera. A veces, solo de inmediato
te encuentras con un oponente desesperadamente fuerte. La pregunta era qué hacer al
respecto.
“Nada más que averiguar cuál es mi mejor oportunidad y dar todo lo que tengo,
supongo.”
Podrías llamarlo el espíritu kamikaze japonés, pero aún así, había aprendido a través
de ser renacido que había momentos en que avanzar a pesar del peligro era
importante.
¿Es la posibilidad de ganar alta o baja? ¿Es esto ganable o no? ¿Es esto factible o no?
Preguntas como estas a menudo no pueden ser respondidas en la vida real sin asumir
el desafío. No era como si tuviera estadísticas en las que confiar.
Era importante considerar los riesgos a los que me estaba sometiendo, pero no podía
permitirme tener demasiado miedo al fracaso. Si tratara de eliminar todos los riesgos
antes de actuar, estaría atascado siempre abrazando mis rodillas, nunca tomando
ninguna acción en absoluto.
Después de hacer algunos estiramientos cuidadosos, encendí un palo de incienso
delante de las esculturas de los dioses, y me arrodillé ante ellos.
“Dioses de la buena virtud, ahora voy a luchar por el padre, la madre y el abuelo que
son muy queridos para mí. Lucharé contra un dios malvado, completamente solo.”
Junté las manos y bajé los ojos. “Si ustedes dan testimonio de este acto y lo reconocen
como bueno, les pido su protección divina.”.
No puedo acobardarme. No puedo retroceder. Que mi lucha sea digna de lo que me
han enseñado.
Después de esa breve oración, me levanté. Abrí las grandes puertas del templo. Y
completamente por mi propia voluntad, di un paso adelante, hacia el mundo exterior,
y la oscuridad total de la noche. Un viento helado aullaba ruidosamente a través de la
colina nocturna, y emanando desde el cementerio a su pie haa un aura espantosa y
profana.
“Así. ¿Has tomado una decisión?”
Puedes apostarlo.
“Stagnate, dios profano…” Empecé a caminar hacia él. Gradualmente aumenté la
velocidad. Mi caminar se convirtió en una carrera, y mi carrera se convirtió en un
esprint. Y luego, en reto y desafío, le grité a un dios.
“¡No te daré nada!”
Esprinté colina abajo, mi lanza iluminando mis alrededores. En el lado opuesto de la
ciudad, donde las líneas de las lápidas se alzaban ante un denso bosque, estaba el
hombre con el rostro pálido y los ojos estancados del color del atardecer. No había
sido capaz de moverme en absoluto contra él el día anterior.
La presión que sentía de él hoy no era diferente, pero mi cuerpo se movía
increíblemente libre. El regaño de Mary, su aliento, me habían estimulado tanto que
pude sentir el calor ardiendo dentro de mí.
Abiertamente declaré mi hostilidad al Eco de este dios malvado y abrumadoramente
poderoso, desafiándolo desde el frente. Esto parecía tonto, pero había pensado mucho
en el plan más óptimo, y esta fue mi conclusión.
Era una astilla de un dios, un ser que existía en un plano distinto al de los humanos.
No era el tipo de oponente al que podías hacerle algo simplemente golpeándolo con
una espada o una roca.
Actualmente solo había tres métodos concebibles para herirlo o aniquilarlo: tomar
prestado el poder de otro dios; acertar un golpe directo con magia de alto nivel, como
lo había hecho Gus; o golpearlo con una pieza de equipo mágico de alto nivel.
La primera, la aparición de un Eco de uno de los dioses buenosno tenía
absolutamente ninguna expectativa de esto. No estaba tan lleno de mí mismo que
pensaba que los dioses buenos, probablemente preocupados en otra parte, me harían
convenientemente el favor de aparecer aquí en respuesta a mi oración. Si planeaba
depender de un poder que no estaba bajo mi control, no debería estar luchando, sino
encerrado orando ahora mismo.
Luego, la segunda: magia de alto nivel. Esto era complicado. Yo era el aprendiz de
Gus; no estaría más allá de mí disparar una magia de la misma clase que la
Obliteración de la Entidad si realmente lo intentara. Pero tendría que tomar mi tiempo
meticulosamente preparándola para tener una posibilidad razonable de éxito.
Atándolo usando multiconjuración de alta velocidad, y luego usar la Obliteración de
la Entidad para destruirlo y las Ataduras de inmediato, era una técnica salvaje que no
podía aprender a imitar en un solo día. Siendo así, no tenía sentido tratar de usar una
versión inferior de ese movimiento en un enemigo que ya había sido golpeado por él
una vez y estaría en su guardia para cualquier cosa similar.
Lo que me llevó a la tercera: equipo mágico de alto nivel. Esta era la única posibilidad
que parecía que tenía alguna posibilidad de funcionar. La espada demoníaca
“Overeater” que Blood me había dado estaba a la altura de la tarea sin ninguna duda.
Golpearlo con esto tenía más de una oportunidad que preparar lentamente una obra de
magia a gran escala delante de un enemigo que todavía era cuidadoso de ella.
No solo tenía que golpearlo. Tenía que golpearlo con la espada demoníaca, que era
corta. Idealmente, quería engañarlo o algo para que bajara la guardia, y apuntar por un
ataque sorpresa, pero me vi obligado a concluir que sería imposible. Ya que solo
había un número limitado de métodos para herirlo, el hecho de que yo estaría
equipado con una espada fácilmente extraíble que pudiera lograr exactamente eso
sería lo mismo que declararme hostil.
Imagínalo. Tu enemigo te dice que se rinde. Mientras tanto, se acerca a ti sosteniendo
un cuchillo descaradamente detrás de su espalda. De ninguna manera confiaría en esa
persona. Tampoco el dios de la no-muerte.
Tuve la idea de ocultar de alguna manera la espada demoníaca, pero imaginar que la
encarnación de un dios, y todas sus facultades de percepción, podía ser engañado por
alguna trampa mediocre era solo una ilusión. Si estuviera preparado para intentar una
apuesta tan arriesgada, sería mejor enfrentarlo en su lugar. Desafiándolo de frente,
totalmente preparado para la batalla. Así que traté de apelar a su orgullo como una
existencia superior.
“¡Te desafío a una batalla! ¡Acepta, o sé conocido por siempre como el dios que huyó
de un simple chico humano!”
La situación ideal sería si caía por esta provocación barata y aceptaba este combate
conmigo, pero mis miras fueron puestas realmente un poco más abajo. El Eco de
Stagnate me aplaudió mientras me acercaba, como si lo hubiera divertido.
“¡Jajaja! No está mal, para un simple chico.”
No podía verlo claramente. Sus rasgos impecables estaban envueltos por la niebla.
“Déjame adivinar—estás tratando de concentrar mi atención en ti para que
puedas restringir mis movimientos.”
Sabía exactamente lo que estaba planeando. Independientemente de si iba a luchar
conmigo o no, quería centrar su atención en qué hacer conmigo.
Después de todo, Blood y Mary estaban detrás de, debilitados. Ya no tenían la
oportunidad de vencerlo. Si me ignoraba y se concentraba en recogerlos, no habría
nada que yo pudiera hacer.
“Muy bien… lo acepto. Pero si quieres desafiar a un dios…”
Una niebla negra se extendió desde el dios de la no-muerte al pie de la colina,
retorciéndose y arrastrándose por el suelo. Se filtraba en el suelo como aceite.
No sabía lo que planeaba, pero tenía que actuar primero.
“¡Acceleratio!” Apresuradamente conjuré la Palabra que primero que se me ocurrió y
aumenté mi velocidad aún más. Combinado con los efectos de fortalecimiento del
cuerpo que ya tenía, la sensación de aceleración rápidamente pasó a ser abrumadora.
Ni siquiera podía decir cuántos metros adelante estaba saltando ahora con cada paso.
Como una bala, me precipité hacia el dios de la no-muerte, y al llegar a mi objetivo,
agarré la Overeater y la liberé, combinando el desenvaine y el corte en un único y
pido
Un golpe brusco desde el lado me envió volando. Sabiendo que era inútil luchar
contra el impulso, salté del suelo en la misma dirección con el impacto, rodando
eventualmente hacia atrás y saltando a mis pies otra vez.
“Primero, prueba que eres digno.”
Todas las lápidas alrededor se derrumbaron. El suelo se levantó, y cuerpos
emergieron.
“Esto… es…”
Eran guerreros. Guerreros esqueléticos vestidos con una armadura oxidada, con partes
y fragmentos de ellos desaparecidos.
Eran hechiceros. Hechiceros esqueléticos, con bastones putrefactos en sus manos,
balanceándose ligeramente de un lado a otro mientras permanecían allí, con sus
cuencas oculares vacías.
Suciedad sepulcral se desmoronaba de sus cuerpos, más y más de los esqueletos
emergieron alrededor de mí.
“Soy Stagnate, dios de la no-muerte…”
Una cosa vino a mi mente. Los tres habían venido a este lugar para derrotar al Gran
Rey, y habían traído muchos aliados con ellos.
Eventualmente lograron sellar al Gran Rey, pero se produjo a costa de sus aliados, así
como un contrato con el dios de la no-muerte que no habían querido contraer. Se
convirtieron en protectores del sello, y enterraron los cuerpos de los bravos guerreros
que habían muerto por su causa.
¿Enterrarlos dónde? ¡Aquí, por supuesto!
“Y comandante de legiones inmortales.”
Las almas dentro de ellos podrían no ser las mismas, pero estos eran sin duda sus
aliados, cada uno de ellos los restos de una persona que merecía ser llamada un héroe.
El dios de la no-muerte carcajeó en silencio, y luego se echó a reír.
“Ahora, joven guerrero. Esta es tu oportunidad. ¡Muéstrame tu poder!”
Él sonreía, sus brazos extendidos en desafío, como si me desafiara a llegar hasta él.
Los cadáveres no-muertos de aquellos héroes lo rodeaban completamente. Su número
ascendía a alrededor de un centenar.
Está jugando conmigo. No tengo ninguna posibilidad. Esas palabras comenzaron a
flotar en el fondo de mi mente.
“¡Ja!” Ladré una sola risa. ¿Y qué? Mi boca casi se había congelado de miedo, pero
forcé las esquinas hacia arriba en una feroz sonrisa, como Blood debió haberlo hecho
mientras estaba vivo.
Sostuve mi lanza en la mano, dirigí mi mirada sobre mi entorno y pensé en cuál sería
mi mejor plan de acción. Estaba seguro de que esto habría sido el enfoque de Gus.
No me rendiría. No me permitiría estar asustado. Creería en la posibilidad hasta el
final, tal como había aprendido de Mary.
“¡Amontónense! ¡Me aseguraré de que todos y cada uno de ustedes tengan una idea
de mi acero!”
La situación no se veía al menos un poco bien. Me acerqué a uno de los no-muertos y
golpeé el borde de mi escudo contra él, rompiendo sus frágiles costillas y su espina
dorsal en pedazos. Apoyado contra una gran lápida, grité Palabras, desplegando grasa
y telarañas para detener a otro grupo que se acercaba. Mientras tanto, oscilaba mi
lanza hacia abajo y la barría a los lados como si fuera un báculo, golpeándola contra
varios que se habían acercado demasiado y destrozando sus huesos.
Un no-muerto que parecía un ágil luchador vino saltando sobre la lápida. La cota de
malla que llevaba era de un hermoso color plateado. Sentí inmediatamente que era de
mithril, o algo así. Probablemente no sería capaz de cortar a través de ella.
Mientras estaba en el aire, deposité la hoja de la lanza en el hueco entre su peroné y su
tibia, los dos huesos principales de la pierna, y alteré su postura. Él ca al suelo. Mis
movimientos fluyeron hacia adelante en una patada de talón, aplastando su cráneo en
fragmentos debajo de mi pie. En ese momento, había metido el mango de mi lanza
detrás de mí, en su pesado capuchón de metal, ayudando a mantener más enemigos a
raya.
Alguien me disparó una bala mágica desde un lado. “¡Acceleratio!”
Salté fuera de su camino mientras aplicaba magia para acelerarme.
Mi salto me llevó sobre la gran lápida. Giré mi cuerpo en el aire como un pertiguista,
buscando a los que me perseguían. “¡Cadere Araneum!” Los enredé en una telaraña, y
me moví de posición para no ser acorralado.
“¿Oh…? Lejos de ser bonito, pero… esto contra cien héroes… “
El dios de la no-muerte murmuraba, como si estuviera impresionado. Pero yo solo
estaba luchando como había aprendido a luchar.
Si los cien no-muertos que habían aparecido hubiesen sido no-muertos de alto nivel
con inteligencia como los tres con los que estaba tan familiarizado, estaría muerto.
Pero afortunadamente, a pesar de ser un dios, no parecía como si fuera capaz de
producir instantáneamente no-muertos tan avanzados en masa.
Los guerreros no-muertos eran definitivamente espadachines espantosamente
calificados, y no era difícil creer que fueran antiguos grandes. Pero muchos carecían
de partes del cuerpo o la armadura, y eran al menos un par de escalones más lentos
que Blood. Si mantenía el control de la situación y los tomaba todos individualmente,
por más dolor que pudiera ser, podría destruir a cualquiera de ellos con no más de tres
movimientos.
En cuanto a los hechiceros no-muertos, eran casi demasiado débiles para tomarlos en
serio. La inteligencia que habitaba en su interior era demasiado ordinaria. Su objetivo
estaba muy lejos, y yo estaba moviéndome a gran velocidad con mi cuerpo impulsado
hasta donde podía llegar. Lo único que me preocupaba era un disparo de suerte. Si
mantenía el uso de magia metódica y me centraba en la magia de inmovilización y
obstrucción como Gus siempre me había enseñado, utilindola para el control de
multitudes, y los atraía en batallas uno a uno, podría aplastarlos fácilmente con las
habilidades de lucha que había aprendido de Blood.
Pero aún así, la situación era muy mala. La cuestión no era si podía derrotar a cien o
no. Era si podía luchar contra el dios de la no-muerte después de haberlo hecho. No
había forma que mi resistencia aguantaría si seguía participando en esta imitación de
mala calidad de un tumulto de cien hombres.
Si me quedaba sin aliento, la tasa de fracaso de mis encantamientos mágicos hablados
aumentaría. Mis movimientos también se harían menos efectivos a medida que me
cansaba. Si hubiera podido absorber la fuerza vital de ellos con la Overeater, podría
haber sido capaz de seguir luchando sin cansarme, pero desafortunadamente, todos
mis oponentes eran no-muertos, y no tenían fuerza vital para absorber.
¿Qué iba a hacer? Hice pedazos a otro más con mi lanza y traté de pensar en una
solución, pero fui interrumpido.
“Espera.”
Los no-muertos dejaron de moverse. El dios de la no-muerte colocó una mano contra
su barbilla y tarareó en sus pensamientos.
“Pensé en ti como nada más que un aparte a los tres héroes, pero esto es…
mayor de lo esperado. ¿Cuál es tu nombre?”
Él tenía una sonrisa en su rostro.
“Will…” Contesté con cautela. Habría preferido que me tomara a la ligera, pero
parecía que su estimación de mí había aumentado. Cuando estaba empezando a
considerar la posibilidad de que él estuviera a punto de aplastarme más
despiadadamente que antes, volvió a hablar.
“Ya veo. Will… Quiero pedirte otra vez que te unas a mí.”
Esas palabras resonaron fuertemente en mis oídos.
“Me agradas. Tus excelentes habilidades en combate, tu fortaleza espiritual en
desafiarme tú solo, todo esto es deseable. Con mucho gusto te aceptaría como
uno de los muchos líderes de mis legiones inmortales.”
“¿Qué quieres de—”
“Ahh… Espera. Lo más probable es que estés malentendiendo algo. Cualquier
persona que se ofrece a mí enteramente es alguien con valor, y no tengo la
intención de tratarlos de otra manera. Eso va para ellos y para ti.”
Tuve que admitir que estaba un poco sorprendido por esas palabras. La imagen que
tenía del dios de la no-muerte era espantosa, tanto del nivel de la resignación de
Blood y Mary, y más simplemente de las palabras “almas retenidas por el malvado
dios de la no-muerte”.
“Si decides venir conmigo, te libraré de esa repugnante cosa llamada muerte.
Montarás en el barco de los fantasmas hasta el final del mar, y llegarás a mi
tierra, donde encontrarás un paraíso sin edad ni enfermedad.”
Todavía estaba tratando de superar mi sorpresa ante este desarrollo inesperado, pero
siguió hablando durante largo rato, sin inmutarse.
“Bajo mis órdenes, puede haber ocasiones en las que cruzarás espadas con las
fuerzas de los dioses virtuosos. Lucharás contra enemigos formidables y cargarás
a través del campo de batalla hombro a hombro con los héroes, santos y sabios
de la antigüedad.”
Nunca vaciló antes cuando habló de su ideal. Era un discurso poderoso y convincente,
del cual una persona podría creer que las cosas eran realmente como él decía.
“Cuando termine la batalla, celebraré una fiesta. Será un evento de gran alegría
y regocijo, y una oportunidad para que deleites a los demás con cuentos de tus
logros en el campo de batalla. Y luego, comenzará los preparativos para la
próxima. ¿Tienes que ser consciente de que los no-muertos de alto nivel poseen
almas fuertes, y las emociones de alegría y felicidad?”
Lo estaba. Yo sabía eso de vivir con ellos.
“Will, puedes pasar una época en armonía con los padres que te criaron. No
habrá necesidad de despedidas o tristeza. Y una vez que alcancemos la
supremacía sobre esta dimensión, que se hará eterna…”
Hizo una pausa, como para permitirme tiempo para reflexionar sobre el significado de
esto.
“Ese es mi propósito. Hay demasiada tragedia en este mundo. La muerte no es
hermosa; es generalmente acompañada de dolor y miedo que desafía la
imaginación. El amor no es recompensado, más bien castigado, por el
sufrimiento del ser amado y la separación por la muerte. Héroes poderosos y
santos nobles son rechazados y asesinados, precisamente por su poder,
precisamente por su nobleza.”
El dios de la no-muerte, Stagnate, fue una vez aliado con las fuerzas del bien. Se
apartó de ese camino cuando ya no podía ver las tragedias de la vida y la muerte. Su
deseo es crear un mundo eternamente estancado sin tragedia, convirtiendo almas
talentosas de todo tipo en inmortales.
Recordé las palabras de Mary. Ella ciertamente me lo había dicho.
“¿No crees que es injusto? Este mundo contiene demasiada tragedia. Me
gustaría poner fin a eso. Quiero hacer un mundo que sea eternamente amable,
donde la amenaza de la muerte ya no exista.”
Sus palabras tenían una ternura hacia ellos. Probablemente no estaba mintiendo. Si un
mundo así realmente pudiera ser creado…
Si pudiera
“Vamos, Will. Haz un contrato conmigo, como ellos.”
Produjo un cáliz y una daga de algún lugar. El cáliz era de plata opaca y la daga era
sencilla, pero una fuerte divinidad habitaba en ellos. Sosteniendo el cáliz en posición,
el dios de la no-muerte hizo un corte superficial en su propia muñeca. Su sangre negra
silenciosamente comenzó a llenar el cáliz.
“Bebe mi sangre. Haz esto, y puedes separar caminos con la muerte.”
Me lo ofreció. Supuse que beber esa sangre era lo que te hacía no-muerto. Asentí.
Coloqué mi lanza en el suelo y caminé hacia el cáliz como si estuviera en un trance
hipnótico. Entonces, con un solo movimiento, saqué mi espada y le corté la muñeca.
Su cara se llenó de sorpresa y confusión. Algo como una espinosa vid carmesí salió
de la hoja negra de la Overeater y se enredó en la herida.
Sentí la fuerza fluir en mí desde mi mano derecha, en la cual la espada fue sostenida.
Mi cansancio me abandonó, los cortes pequeños que había tomado se habían curado,
y la energía inmediatamente comenzó a correr a través de mí. Incluso antes de que mi
cerebro tuviera tiempo de entender que esto era lo que se sentía la restauración de la
fuerza vital, mi cuerpo bien disciplinado estaba trayendo de vuelta la hoja. Durante un
momento de confusión, el ataque ideal no era el cuello, sino un golpe en línea recta
sobre el blanco más grande¡el torso!
El dios de la no-muerte gimió de dolor aparente. El golpe había aterrizado. Un golpe
directo. Las espinas carmesíes se enredaron en su torso, también. ¡Estaba
funcionando! Un último movimientodesde la axila hasta el cuelloestaba seguro
de que era todo lo que necesitaba.
Algo tiró de mi pierna de pivote con aterradora fuerza y caí. El suelo me golpeó
fuerte. Podía sentir que se escapaba. Miré mi pierna. Una serpiente ensangrentada
estaba envuelta alrededor de ella. La serpiente se deslizaba fuera del cáliz que había
caído al suelo junto con su muñeca.
Mierda. ¿Estaba ocultando un respaldo en un lugar como ese?
“Ghh… Primero el Sabio, ahora tú… Ratas traidoras…”
Podía oír su voz. La serpiente me apretaba la pierna con una fuerza inimaginable de
su delgado cuerpo. Me miraba con sus pupilas sin emoción, verticalmente divididas,
sus colmillos goteando la sangre del dios de la no-muerte. La serpiente siseó. El dios
de la no-muerte respondió mientras gemía de dolor.
“Puedes. ¡Ataca!”
Con esa sola palabra, la serpiente se lanzó hacia mi cuello. Levanté un brazo por
reflejo. La serpiente se enrolló alrededor de él, y sentí un dolor agudo de una brecha
en mi armadura. Traté de sacudir la serpiente, pero sus colmillos se hundieron
firmemente en mi brazo. Había impulsado sus colmillos, teñidos con la sangre del
dios que convertía a una persona en un no-muerto, en mi piel. Un escalofrío anormal
se extendió de la herida a un paso aterrador, y pronto lo sentí en cada parte de mi
cuerpo.
Mi cuerpo empezó a endurecerse. Traté de luchar, pero mi cuerpo ya no me obedecía.
Mi visión se hizo borrosa. Mi mente se nubló. Algo estaba mal con mi sentido del
equilibrioEl suelo estaba tambaleánd