simplebooklet thumbnail

of 0
Mantenimiento de motor
Motores Los motores eléctricos presentan innumerables ventajas gracias a su fiabilidad y fácil
control (controlabilidad, precisión y repetitividad). Pero a igualdad de potencia, son más
pesados que los neumáticos e hidráulicos, si no se tiene en cuenta que estos dos necesitan de
una unidad de compresión que proporcione la potencia. Los motores eléctricos emplean la
corriente eléctrica para generar el movimiento de rotación, pudiendo ser de corriente alterna
(AC) o continua (DC).
Principio de funcionamiento Las máquinas eléctricas rotativas fundamentan su funcionamiento
en la fuerza de Lorentz, que es aquella que aparece sobre una carga cuando se encuentra bajo
los efectos de un campo eléctrico más la debida a la acción de un campo magnético si esa
carga se encuentra en movimiento.
Dado que la corriente eléctrica son cargas en movimiento, cuando circula corriente por un
conductor que se encuentra sometido a un campo magnético, aparecerá una fuerza sobre
dicho conductor. Así, al igual que en toda máquina rotativa, los motores eléctricos se
encontrarán formados por dos órganos principales, uno fijo denominado estator y la parte
móvil o rotor, donde normalmente uno actuará como 12 productor del campo magnético
(inductor) y el otro como asiento de los efectos de dicho campo (inducido).
MOTORES DE CORRIENTE ALTERNA Los motores AC son generalmente asíncronos trifásicos de
rotor en jaula (˜ 90%) aunque pueden ser síncronos, o monofásicos si la potencia requerida es
baja.
MANTENIMIENTO El mantenimiento preventivo consiste en una serie de trabajos que es
necesario desarrollar para evitar que maquinaria pueda interrumpir el servicio que
proporciona, básicamente, se divide en tres elementos fundamentales:
1. Selección
2. Instalación
3. Montaje
Montaje Es posible que se seleccione correctamente al motor para su carga inicial, y que su
instalación haya sido adecuada, sin embargo, un cambio en su carga o en el acoplamiento de
accionamiento, se manifestará como una sobrecarga en el motor. Las rodamientos o baleros
comenzarán a fallar, los engranes están expuestos a presentar fallas en los dientes, o bien se
presentará algún otro tipo de fricción que se manifieste como sobrecarga. Cuando se presenta
una sobrecarga, el motor demanda más corriente, lo cual incrementa la temperatura del
mismo, reduciendo la vida del aislamiento.