simplebooklet thumbnail

of 0

1. Definí el objetivo

 El primer paso para iniciar una conversación efectiva es personal, de forma privada, y se realiza antes de iniciar la conversación. Debemos definir el objetivo de la conversación, el motivo del porqué estamos conversando. Este paso, que parece evidente y obvio, muchas veces es pasado por alto, corriendo el grave riesgo de tener una conversación "a la deriva", sin rumbo, que no nos llegue a ningún lado. Peor aún, si no tenemos en claro nuestro objetivo, no será imposible negociar de forma efectiva cuando sea necesario hacerlo.

 2. Define el contexto

 Es bueno recordarnos y aclarar en todo momento que el objetivo que pongamos, y nuestra forma de alcanzarlo, es solamente nuestra propia manera de ver las cosas. Esto nos permitirá estar abiertos a escuchar a nuestro interlocutor, entender su perspectiva, y buscar un acuerdo que le sirva a las dos partes.

 3. Comparte tu objetivo

 Ya con el objetivo y el contexto en claro, estamos listos para encarar la conversación. Y un excelente primer tema con el cual iniciar la charla es compartir nuestros objetivos, nuestras expectativas, lo que nos gustaría y no nos gustaría que ocurra. Este es un buen momento para establecer las condiciones sobre las cuales ocurrirá la conversación. Por ejemplo, si estamos frente a una persona que sabemos suele levantar la voz al enojarse, podemos pedir no levantar la voz durante esa conversación (buen consejo, incluirse a uno mismo dentro de este tipo de pedidos).


 

10 Pasos para una conversación 

efectiva

 

4. Explica tus juicios

 A la conversación llegamos con juicios, nuestra interpretación y opinión sobre la realidad, sobre los hechos que ocurrieron. Sobre estos juicios evaluamos, actuamos y realizamos pedidos. Ante una conversación importante es fundamental tener en claro cuáles son nuestros juicios que están generando la conversación, y sobre qué hechos concretos se originan. Al compartir con el interlocutor nuestros juicios basados en hechos podremos entendernos con mucha más profundidad. 

 5. Comparte tu emoción

 Nuestra emoción afecta nuestra conversación y nuestra interpretación de las palabras del interlocutor. Debemos conocer cómo nos sentimos, en qué estado emocional nos encontramos para empezar a comprender cómo reaccionamos y reflexionamos sobre lo que ocurre.

  6. Escucha activamente

 Una conversación no es un monólogo: es un intercambio de ideas, de opiniones. Entonces, no sólo debemos hablar sino, más importante quizás, debemos escuchar a nuestro interlocutor. La escucha activa demuestra respeto por el mundo del otro, interés por su forma de ver la realidad (aunque podamos no compartirla).

 7. Hacer pedidos

Los pedidos son la única forma que tenemos para coordinar acciones con otras personas. El gran problema ocurre cuando estos pedidos son vagos: pedidos que no son formulados como tal (y que por lo tanto pueden no ser interpretados como un pedido), pedidos que no tienen una fecha clara, ni la forma en la que vamos a evaluar el resultado. Los malos pedidos abundan, y nos generan deterioros en las relaciones que mantenemos.

 

8. Compruebe la respuesta del interlocutor

 Como vimos, un pedido tiene dos respuestas válidas: "si" y "no". En ambos casos, y como estamos realizando una escucha activa, debemos comprobar la respuesta que se nos dio al pedido: en el caso de que se acepte, verificar que se haya entendido realmente lo que queremos; en el caso que no se acepte, indagar las causas para poder iniciar una negociación. En todo momento debemos recordar que el interlocutor interpreta la situación desde su realidad; nos ayudará conocer su perspectiva para poder comunicarnos mejor.

 9. Negocia

 Una conversación no es una imposición de nuestro punto de vista, sino un momento para entender la visión de nuestro interlocutor tratando de llegar a un acuerdo en el que ambas partes salgan beneficiadas. Es por esto que, teniendo en claro nuestro objetivo, debemos estar dispuestos y preparados para negociar. La negociación es una herramienta muy poderosa para acercar posiciones y lograr compromisos, por lo cual debemos tener presente el espacio de negociación que generamos con nuestras palabras.

 10. Establece compromisos y acuerdos

Ya cerrando la conversación, debemos tener en claro que compromisos y acuerdos se generaron. Ambas partes deben entender las negociaciones que se llevaron a cabo y los pedidos que se generaron y aceptaron. Es el momento de acordar los pasos a seguir, la nueva relación que estamos generando, y el plan de acción para lograr lo acordado.

 Terminada la reunión, todavía nos queda una tarea de suma importante: aprender del encuentro. Es un momento de reflexión para aprender qué cosas hicimos bien y qué cosas deberemos mejorar para conversaciones futuras. Además, podemos comprobar nuestro estado emocional al terminar la conversación, lo cual puede ser un buen indicativo sobre el éxito de la misma.

 


 

10 Pasos para una conversación 

efectiva

 

Que son los Valores

Los valores son aquellos principios que determinan nuestra conducta moral frente a la vida. Los valores establecen lo que consideran importante las personas en su vida diaria, y permiten moldear su comportamiento frente a las situaciones que se enfrenten. Estos indican la conducta que debe tomar la persona, en el sentido que una acción puede ser “buena” o por el contrario puede ser considerada “mala” según los valores adoptados. Los valores más conocidos son la responsabilidad, compromiso, respeto, honestidad, confianza, bondad, gratitud, disciplina, justicia, gratitud, entre otras. Estos valores varían de persona a persona, y su importancia depende de las prioridades que se tenga en su momento, y las experiencias vividas.

Existen distintos tipos de valores como los valores éticos, morales, ideológicos, culturales, económicos, personales, religiosos, políticos, sociales, estéticos, entre otros.

1. Pertenencia. Es importante que cada miembro de mi familia se sientan que son amados, que pertenecen y que son importantes. Al ser una familia unida puede significar que pasamos todo el tiempo libre juntos haciendo actividades familiares, pero ten en cuenta que todo el mundo es diferente. La creación de una unidad familiar fuerte es importante, pero cada persona debe permitir el espacio y la libertad para explorar las actividades que ellos piensan que pueden disfrutar. Las personas son más valientes y más dispuestas a correr riesgos si saben que tienen un lugar seguro para volver cuando las cosas no funcionan. 

 




Los 10 valores esenciales en la Familia



2. Flexibilidad. Estoy a favor de la orden, los horarios y la estructura de mi familia para ayudar a mantener un cierto nivel de cordura. Pero demasiada estructura y la falta de voluntad para dar un poco, puede dar lugar a una gran cantidad de infelicidad y resentimiento. Imagina un miembro de la familia piensa siempre que tienen la razón y hace cumplir a su manera como se debe hacer las cosas. Esto ciertamente no conduciría a la felicidad dentro de la unidad familiar

3. Respeto. Esto es un poco más difícil de definir. Para mi familia, respetarse unos a otros es tener sentimientos, pensamientos, necesidades y preferencias a la hora de tomar decisiones. También significa reconocer y valorar pensamientos de todos, los sentimientos y contribuciones a la familia como un todo. El respeto es, en efecto debe ser ganado y hay una línea muy fina entre el mismo y el miedo. La única manera de ganar y mantener el respeto de alguien es mostrar primero que te respetas a ti mismo.

 4. Honestidad. Este es el fundamento de todas las relaciones que están destinados a durar. Madre e hija, esposo y esposa, hermana y hermano. Sin honestidad una conexión más profunda no se formará y desde luego no va a durar. Fomente la honestidad, practicando la comprensión y el respeto cuando alguien 

5. Perdón. Perdonar a personas que te han hecho mal es una decisión importante que se debe tomar. Esto no es un sentimiento que se apodera de ti al azar cuando se siente que la otra persona ha “sufrido” lo suficiente.

6. Generosidad. Dar sin pensar es un valor importante para cualquiera que desee ser un miembro responsable, contribuyendo a la sociedad. A través de la generosidad construimos empatía ya que tendemos a pensar más en lo que la gente quiere o necesita

 


7. Curiosidad. Los niños tienen una curiosidad natural. Si alguna vez has visto a un niño aunque sea por un par de minutos, usted vería que brillan a través de la calidad. Para algunos esa curiosidad se desvanece. Creo que es importante alentar y empujar a nuestros hijos e incluso a nosotros mismos sentir curiosidad por las cosas.

8. Comunicación. La comunicación es tanto un arte como una ciencia. A falta de comunicación probablemente conducirá a la infelicidad y malentendidos. Pequeños problemas se convierten en los más grandes y cuando finalmente hiérvala superficie es poco probable que se resuelva con tranquilidad. Además de las palabras habladas, la comunicación se extiende también a tono, volumen, expresión, escucha el contacto visual, el lenguaje corporal y eficaz. Yo diría que este es el valor más importante que las familias tienen. 

9. Responsabilidad. A todos nos gusta ser considerados como personas responsables. Algunos de nosotros somos y algunos de nosotros son decididamente menos. La responsabilidad es algo que se aprende. Como un niño que haya sido demostrado cómo poner sus juguetes después de jugar, la forma de poner en orden su habitación o cómo y cuándo alimentar al perro. 

10. Tradiciones. Este es por lejos el más divertido para mí. Creo que las tradiciones son los que hacen una familia única. Las tradiciones no tienen que ser costosas, elaboradas o con mucho trabajo.

 

 

 


Los 10 valores esenciales en la Familia



No te ha pasado que cuando quieres hacer una actividad o proyecto de vida que te gusta y piensas que realizándolo estarás satisfecho, escuchas una voz en tu mente que te dice “NO PUEDO”, o simplemente sientes que no vas a poder lograrlo, esto es gracias a las creencias limitantes que posees para ciertas situaciones las cuales pueden haber sido inculcadas desde nuestra infancia, en el desarrollo de la  crianza o simplemente por alguna experiencia vivida  la cual no tuvo una respuesta positiva, luego esta información viaja al subconsciente sin verificar si la información es veraz o no, solo la procesa y la guarda. Estas creencias limitantes se encuentran presentes en nuestro día a día e incluso puede que tengamos impedimento para realizar ciertas tareas diarias motivado a estas creencias, cuando hablamos de creencias limitantes tenemos un ejemplo con el cual si es tu caso podrías sentirte identificado, desde pequeños nuestros padres nos indican lo siguiente: Cuando eres niña: “Si ese niño te hala el cabello, te molesta o te pega es porque ese niño le pareces bonita y le gustas” , con esta afirmación estamos inculcando que cuando alguien me agrede es porque le gusto y esto a su vez sugestiona una creencia limitante que te indica que quien te ama te hará daño ósea que el amor es igual a la agresión, por esta razón a veces nos preguntamos cómo es posible que existen mujeres que soportan tantas agresiones físicas y no hacen nada por cambiar esa situación, con este ejemplo podemos observar el poder que poseen las creencias limitantes a tal punto de colocar en riesgo nuestra integridad física.

Elimina las creencias limitantes proyéctate 

y consigue el éxito que deseas 

Autor :  Felimar Izaguirre

 


Existen Muchísimos tipos de creencias limitantes por esta razón es importante que nos hagamos ciertas preguntas para poder reconocer cuales poseemos y de qué manera podemos transformarlas a nuestro favor, sin embargo en el siguiente articulo nos enfocaremos en la creencias limitantes personales que no nos permiten el comienzo o la culminación de un proyecto de vida, o una actividad para mejorar nuestro entorno.


Una de las preguntas que nos realizarnos es la siguiente: ¿Por qué no he podido lograr este objetivo?, esta creencia limitante es personal que me indica que no he logrado lo que quiero ya que posee una negación dentro de la pregunta, una manera de transformar esta pregunta y enfocarla de una manera distinta y de manera positiva seria ¿Cuál es el objetivo que quiero lograr? Con esto estaríamos definiendo nuestra meta o proyecto que queremos concretar así tendríamos una visión más clara sobre adonde queremos llegar. Otra pregunta sería: ¿No sé por dónde comenzar?, esta pregunta comienza con una negación y por lo tanto resta enfoque y positivismo a la actividad que deseamos realizar, una manera de convertir esta pregunta sería: ¿Por dónde puedo comenzar? Aquí podríamos chequear que necesitamos para poder comenzar, teniendo una visión más amplia del esquema y un mapa amplio sobre todas las posibilidades que poseo para poder comenzar con la ejecución del proyecto. ¿No tengo los recursos necesarios? Aquí estamos indicando que no poseemos los suficientes recursos para alcanzar nuestro objetivo y esto nos impide ver la verdadera cantidad de recursos que tenemos disponibles, podríamos cambiar esta pregunta limitante por: ¿Con que recursos cuento para alcanzar mi objetivo? Aquí estaríamos decretando que tipo de recursos tenemos para poder lograr el objetivo que queremos y cuales nos hacen falta, ¿este objetivo es imposible de lograr?, ya la palabra imposible posee una connotación negativa, por esta razón es mejor utilizar la siguiente pregunta: ¿este objetivo requiere de un poco más de esfuerzo para poder lograrlo?

Elimina las creencias limitantes proyéctate 

y consigue el éxito que deseas 

Autor :  Felimar Izaguirre

 

Como vemos acá cuando eliminamos las connotaciones negativas las preguntas tienden a darnos una visión más amplia sobre nuestro entorno, cuando logramos culminar el objetivo que deseamos debemos de tener cuidado que nuestras creencias limitantes no nos arruinen el momento ya que pudiera darse el caso que nos aparezcan preguntas como ¿Por qué si este objetivo me hace sentir tan bien no lo hice antes? Aquí nos estamos reprochando por qué no actué antes, por este tipo de preguntas solemos no disfrutar del triunfo logrado, aquí debería reemplazar esta pregunta  por una afirmación que indique  que el objetivo logrado fue con mucho esfuerzo y dedicación y gracias a que tome las riendas de mis pensamientos pude lograrlo, ya que con estar al tanto que poseo creencia limitantes y deseo mejorarlas es un gran avance. Debemos recordar que en la vida podemos pasar por distintas situaciones sin embargo es nuestra actitud la que determinara el éxito o el fracaso de nuestro proceder.