simplebooklet thumbnail

of 0
COLEGIO ESPAÑOL PADRE
ARRUPE.
Maestra:
Verónica Lourdes.
Materia:
Estudios Sociales.
Alumnas:
Gisela Abigail Castro
Ramírez #7.
María José Hernández
Segundo #16.
Jimena Nicole Méndez
Arteaga #19.
Grado y Sección:
1”A”.
DECLARACIÓN
UNIVERSAL DE LOS
DERECHOS
HUMANOS.
PRIMERA
GENERACIÓN.
ARTÍCULOS
1-22.
Artículo 1
Todos los seres humanos nacen
libres e iguales en dignidad y
derechos y, dotados como están de
razón y conciencia, deben
comportarse fraternalmente los unos
con los otros.
Artículo 2
Toda persona tiene los derechos y libertades
proclamados en esta Declaración, sin distinción
alguna de raza, color, sexo, idioma, religión,
opinión política o de cualquier otra índole, origen
nacional o social, posición económica, nacimiento
o cualquier otra condición. Además, no se hará
distinción alguna fundada en la condición política,
jurídica o internacional del país o territorio de cuya
jurisdicción dependa una persona, tanto si se trata
de un país independiente, como de un territorio
bajo administración fiduciaria, no autónoma o
sometida a cualquier otra limitación de soberanía.
Artículo 3
Todo individuo tiene derecho a
la vida, a la libertad y a la
seguridad de su persona.
Artículo 4
Nadie estará sometido a esclavitud ni
a servidumbre; la esclavitud y la trata
de esclavos están prohibidas en todas
sus formas.
Artículo 5
Nadie será sometido a torturas ni a
penas o tratos crueles, inhumanos o
degradantes.
Artículo 6
Todo ser humano tiene derecho, en
todas partes, al reconocimiento de su
personalidad jurídica.
Artículo 7
Todos son iguales ante la ley y tienen,
sin distinción, derecho a igual
protección de la ley. Todos tienen
derecho a igual protección contra
toda discriminación que infrinja esta
Declaración y contra toda
provocación a tal discriminación.
Artículo 8
Toda persona tiene derecho a un
recurso efectivo, ante los tribunales
nacionales competentes, que la
ampare contra actos que violen sus
derechos fundamentales reconocidos
por la constitución o por la ley.
Artículo 9
Nadie podrá ser arbitrariamente
detenido, preso ni desterrado.
Artículo 10
Toda persona tiene derecho, en
condiciones de plena igualdad, a ser
oída públicamente y con justicia por
un tribunal independiente e imparcial,
para la determinación de sus
derechos y obligaciones o para el
examen de cualquier acusación contra
ella en materia penal.