simplebooklet thumbnail

COMPRA FÍSICA FRENTE A COMPRA VIRTUAL Es frecuente que las empresas se sorprendan de que, a pesar de tener un número apreciable de visitas a su web, esas visitas no se transforman, a corto plazo, en operaciones de venta. Incluso ocurre eso con alguno de los sitios web que he analizado este último mes que, aun incluyendo bastantes elementos positivos, no era capaz de generar las anheladas ventas. Todos estos casos se explican cuando analizamos la actitud de los clientes en Internet y su forma de aproximación hasta concretar un pedido de compra. Vaya por delante que es normal que, aun teniendo un sitio web bien diseñado, las ventas no se materializarán hasta al cabo de unos meses.

of 0
TRABAJO
COMPRA FÍSICA FRENTE A COMPRA VIRTUAL
Es frecuente que las empresas se sorprendan de que, a pesar de tener un número apreciable de
visitas a su web, esas visitas no se transforman, a corto plazo, en operaciones de venta. Incluso
ocurre eso con alguno de los sitios web que he analizado este último mes que, aun incluyendo
bastantes elementos positivos, no era capaz de generar las anheladas ventas.
Todos estos casos se explican cuando analizamos la actitud de los clientes en Internet y su forma
de aproximación hasta concretar un pedido de compra. Vaya por delante que es normal que, aun
teniendo un sitio web bien diseñado, las ventas no se materializarán hasta al cabo de unos meses.
La mayoría de errores de juicio vienen de dar por supuesto que, en una compra virtual, el cliente
sigue el mismo proceso que en una compra física. Es fundamental conocer que hay, por lo menos,
dos diferencias radicales. En la compra física hay contacto físico y eso le permite al cliente calibrar
si le interesa, o no, la compra, a la vez que permite al vendedor argumentar y defender su oferta.
Así, cuando una persona entra en una perfumería, sabemos que desea comprar un perfume.
El reto del comerciante está en convencer al cliente de que debe comprar el perfume en su
establecimiento (si tiene el perfume adecuado, a un precio adecuado, si trata bien al cliente, etc.).
Igualmente, cuando una empresa industrial o un bufete de abogados reciben una consulta, saben
que ese contacto desea contratar un producto o servicio. Es cuestión de presentar la mejor oferta
para llevarse el pedido.
Un cliente que navega es anónimo. Por eso no nos importa ir a cualquier sitio, y hurgar en detalle en
todo lo que presentan. Estamos tranquilos. Sabemos que no nos descubrirán.
Según lo dicho hasta ahora, será una cuestión de VIDA O MUERTE para la empresa el conseguir
mantener el contacto con cada visitante que reciban sus páginas HASTA EL MOMENTO EN QUE
ESE CONTACTO DECIDA EFECTUAR UNA COMPRA. Y ese momento puede tardar meses o años
en producirse. Si no lo hacemos así, si no nos preocupamos de establecer y desarrollar una relación
con nuestro cliente potencial, el resultado será que nunca conseguiremos vender nada.
EL FRAUDE CON TARJETAS DE CRÉDITO:
El 75 por ciento de los encuestados consideran el fraude en la red como un problema. Y un 62 por
ciento lo consideran como un problema muy serio.
De las encuestas realizadas por nuestra fuente; la búsqueda realizada a más de cien empresas con
negocios en internet, entre las que se encuentran, entre otras Samsung, Compaq y Beyond.com, se
extrae que existe una preocupación generalizada acerca del fraude y su impacto en el comercio
electrónico
.
Las principales conclusiones del estudio son las siguientes:
Se considera que aproximadamente el 5 por ciento del total de las transacciones que se realizan son
fraudulentas.
El tipo de fraude más común según los encuestados son: El uso de tarjetas de crédito robadas (28
por ciento) Y un 7 % de los encuestados responden "otro". Un 72 por ciento cree que las ventas se
incrementarían si los compradores no tuvieran que preocuparse por los fraudes. El 74 por ciento cree
que el fraude aumentará este año con las compras navideñas pero también esperan que los ingresos
por ventas aumenten un 52 por ciento en comparación con las últimas navidades. El 47 por ciento
cree que añadiendo un logo o icono de algunas soluciones dedicadas a la seguridad en las
transacciones y que influyan en la confianza del usuario ayudarían a suavizar el miedo de los
consumidores.
ALTERNATIVAS ONLINE A LAS TARJETAS DE CRÉDITO
Los problemas con los pagos online podrían ser en breve algo del pasado, según un nuevo estudio.
Las tarjetas de crédito son actualmente el método de pago preferido pero muchos consumidores
están preocupados por la seguridad en la Red. Muchos más no poseen una tarjeta de crédito y tienen
que pagar las facturas online con cheques o giros postales.
Un número de compañías, sin embargo, han desarrollado un sistema de pago persona a persona
basado en el correo electrónico. La web de subastas e-Bay permite a sus vendedores establecer
una cuenta online, incluyendo su número de cuenta del banco. El vendedor en un e-mail encriptado
da su número de tarjeta de crédito y el dinero es transferido automáticamente a su cuenta bancaria.
Aunque eBay cobra una alta comisión por este servicio, una cuantas compañías han empezado a
ofrecer servicios de pago gratuitos, esperando sacar beneficios sólo de las transacciones.
Otras empresas planean ofrecer servicios con los cuales, cualquier titular de una cuenta de correo
podría pagar facturas online a través del teléfono móvil. Los Billeteros Digitales que almacenan los
detalles de la tarjeta de crédito del consumidor y la dirección de envío preferida, son también
apuestas conocidas que han sido desarrolladas por grandes compañías como Microsoft y American
Express.
La publicación Business Week comenta que los bancos ya están preparados para ofrecer facilidades
de pago seguro online persona a persona sin la necesidad de tarjetas de crédito pero los bancos
ocultan la necesidad de incorporar sistemas de control de las cuentas corrientes en el programa de
e-mail, ya que reduce considerablemente la velocidad del proceso.
El 78% de las Nuevas
Empresas Online Funcionan!
Crea tu propia tienda Online
Si te interesa vender por Internet y no vas a acudir a la ayuda de profesionales externos, te animamos
a que te lances, pues la tarea no es excesivamente complicada. Lo que sí requiere es de la toma de
muchas decisiones: desde qué vender y a qué precio hasta cómo atraer tráfico a la tienda, cuánto
invertir en publicidad, cuánto cobrar por los gastos de envío, y un largo etcétera. En este post te
intentaremos ayudarte con una de las decisiones clave: qué plataforma utilizar para montar la tienda.
Las tiendas online existen desde hace más de 15 años, pero recientemente está habiendo una
oleada de interés por parte de particulares y empresas por crearlas. Quizá sea debido a la crisis, que
nos obliga a reinventarnos y buscar nuevas fuentes de ingresos, o porque hoy ya no es necesario
realizar grandes inversiones para crear una tienda virtual. En cualquier caso nos gusta que así sea,
porque añade un elemento más a nuestra filosofía de Marketing Democrático.
PLATAFORMAS TIENDAS ONLINE
Por plataforma nos referimos a los servicios de creación de tiendas online que últimamente han
proliferado en Internet y que son sitios web o aplicaciones desde los que se puede crear una tienda
con todo lo necesario: catálogo de productos, carrito de la compra, pasarelas de pago, etc.
Muchas opciones
No vamos a hacer un análisis exhaustivo de todas las plataformas disponibles, porque son muchas.
Hemos hecho una selección basada en nuestra experiencia, quedándonos con dos opciones
básicas, una gratuita y una de pago:
Shopify: De las opciones de pago, para nuestro gusto es la mejor. Si el coste no es un problema
(hablamos de unos 50 € al mes), es la opción más recomendable. Lo que más nos gusta de Shopify
es:
Su interfaz muy intuitiva que permite montar la tienda en muy poco tiempo y sin saber nada de
programación.
Tiene muchos temas (plantillas) disponibles, que permiten personalizar el diseño de la tienda para
hacerla única. Algunos son de pago, pero los gratuitos están muy bien para empezar.
Hay mucha documentación y foros donde resolver problemas, y se puede acceder a programadores
especializados.
Tiene todo lo necesario para optimizar las páginas para su posicionamiento en buscadores (SEO).
Permite contratar y gestionar el dominio desde la propia plataforma, por lo que no es necesario
disponer de un servicio de registro de dominios y de alojamiento web (hosting).
Tiene diferentes planes de precios que permiten ir mejorando las opciones a medida que crece el
negocio, sin cortarnos las alas al principio.
JOOMLA: Es una plataforma open source gratuita que nació como un gestor de contenidos para
crear páginas web y que permite añadir un módulo de comercio electrónico para crear tiendas online.
Lo bueno de Joomla, aparte de ser gratuita, es que se trata de una plataforma probada (el 2,7% de
todas las webs que existen están hechas con Joomla) y que ofrece una enorme cantidad de opciones
y funcionalidades. También dispone de plantillas de diseño personalizables y la actualización de
contenidos es sencilla.
Este programa nos es para alguien que no tenga un perfil técnico, la puesta en marcha de la
plataforma resulta algo intimidante y engorroso. Además, es necesario instalar la aplicación en el
servidor con el que tengamos contratado el hosting, un proceso que requiere conocimientos técnicos.
Como opción gratuita, nos parece muy buena, aunque si optas por ella probablemente tendrás que
invertir en un programador o diseñador web que te monte la tienda al principio.
Además de estas dos opciones existen otras buenas, tanto gratuitas (p.e. Prestashop) como de pago
(p.e. Volusion o Magento), y si buscas en Google crear tienda online te saldrán muchas más. En
cualquier caso, todas las plataformas evolucionan con el tiempo y añaden funcionalidades, por lo
que debemos presumir que, al menos las más populares, tenderán a solucionar las carencias que
tienen hoy. Por eso al final lo importante es que te sientas cómodo con la plataforma que elijas, por
lo que te recomendamos explorar diferentes opciones y quedarte con la que mejor se adapte a ti.
Desde Innova Estrategias os agradecemos vuestra participación en este curso, en el que intentamos
fomentar el uso de internet así como una forma de explicar que el uso Online cada vez está más
avanzado y que todo el mundo puede tener su propia tienda en Internet, una forma muy interesante
de tener nuestro propio negocio.